1922. Discurso ante el Ejecutivo de la Internacional Comunista el 2 de marzo de 1922