Textos políticos

.

1 Lucha de clases internacional (a partir de 2017)

.

2017- PLATAFORMA DEL COLECTIVO REVOLUCIÓN PERMANENTE

COLECTIVO REVOLUCIÓN PERMANENTE 

 

Socialismo o Barbarie 

PLATAFORMA INTERNACIONAL

EN 55 TESIS 

 

NOVIEMBRE 2017

Contenido:

El tiempo del capitalismo se ha cumplido, el socialismo es necesario 3


La burguesía ya no es progresista, la clase obrera es la única clase revolucionaria 15


La lucha entre las clases es el verdadero motor de la historia; el proletariado no puede hacerla suya sino con organización 31


La revolución proletaria es mundial; el partido del proletariado es internacional 38


La degeneración burocrática de la URSS creó una crisis de dirección del proletariado mundial, la restauración del capitalismo en Rusia y China la agravó 45


Por la internacional obrera revolucionaria por partidos que preparen la revolución socialista 56

 

 

 

2017-12-19 Por el derecho de Cataluña a la autodeterminación

 Primera expresión pública del INTERNACIEMA KOLEKTIVISTA CIRKLO

 

Pdf en catalá  

Pdf en castellano

En defensa del derecho de autodeterminación de Cataluña

¡Fuera la bota represiva del gobierno de la Monarquía!

Por una república obrera


El 1 de octubre, el pueblo catalán, en medio de una fuerte campaña represiva previa del Estado Español, impuso materialmente la realización de un Referéndum. Soportando cargas policiales y secuestros de urnas llenas de votos, más de dos millones personas (de un censo total de cinco) votaron a favor de la pregunta “¿Quiere que Cataluña sea un estado independiente en forma de república?”.


El mandato de las casi imposibles urnas y de la calle es muy claro: la población catalana se ha movilizado mayoritariamente para defender su derecho a decidir democráticamente su propio destino, contra la prohibición y la represión de la monarquía española.


Pero la pregunta tenía su trampa. La única elección posible para votar contra la monarquía franquista forzaba a elegir “independencia” sin más matiz, sin más posibilidad de opinar sobre qué república y qué relación inmediata y futura mantener con los otros pueblos actualmente súbditos del Borbón.


El 27 de octubre, fue finalmente “un poco proclamada” la República Catalana independiente y soberana por la mayoría del parlamento. Esta mayoría estaba constituida por dos coaliciones, Junts pel Sí -dominada por dos partidos burgueses (PDeCAT y ERC)- y CUP-CC -con gran simpatía entre la juventud, asentada en la pequeña burguesía radical y con el apoyo de varias organizaciones que se reclaman del anticapitalismo y el socialismo-. Su peso electoral respectivo fue en 2015: 39,60% y 8,2%.


Entre el 1-O, día del referéndum, i el 27 de octubre, ha habido un larguísimo lapso de tiempo en el que el presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigemont (PdeCAT), ha maniobrado hasta el ultimo instante para evitar finalizar el camino marcado en el parlamento entre Junts pel Sí i CUP-CC. Y mientras pasaba el tiempo, dejaba enfriar la impresionante movilización de masas que durante cuatro días (del 30 de septiembre al 3 de octubre) invadieron escuelas, plazas y calles, para defender su derecho a votar y, habiendo ya votado, para defender el recuento del resultado.


La burguesía republicana e independentista que nunca lo fue


Las maniobras, dudas, oscurantismo, retrasos injustificados, pactos secretos, traiciones, etc, han sido la tónica de toda la acción política burguesa independentista de cara a las masas arrastradas bajo su bandera. En este proceso, el viejo partido CiU ha muerto quebrado económicamente, escindido y envuelto en numerosos procesos de corrupción a gran escala… y ha resucitado como PDeCAT. En una huida hacia delante a la desesperada para evitar su propia desaparición, el gran partido de la burguesía catalana, que ha convivido felizmente con la Monarquía y con todo tipo de gobiernos, ha sabido tomar las riendas del poderoso sentimiento de opresión nacional, reforzado por los numerosos agravios insultantemente anticatalanes de los últimos gobiernos del PP.


El resultado es contradictorio: si bien el PDeCAT, de momento, ha salido relativamente bien parado de la mayor crisis política interna que ha tenido la burguesía catalana desde la muerte de Franco, el precio ha sido ir mucho más lejos de lo que jamás se había planteado en su reivindicación nacionalista.


El 27 de octubre, Carles Puigdemont, a la cabeza de Junts pel Sí, tuvo que tomar finalmente una decisión. Estaba atrapado entre el compromiso formal de respetar el resultado del referéndum y la propia dinámica del fracaso de sus negociaciones secretas con el gobierno Rajoy para desactivar el peligroso juego del “procés constituent” (proceso constituyente). El 26 de octubre la traición a su propia hoja de ruta ya estaba servida, la disolución del parlamento rebelde y la convocatoria de nuevas elecciones, pactados. El gabinete de Presidencia de la Generalitat lo pre-anunció y se publicó en todos los medios. Pero a última hora no pudo o no quiso o (lo más probable) no consiguió todas las condiciones que deseaba para ser el enterrador directo y se vio obligado a proclamar con la boca pequeña la República Catalana en un parlamento rodeado por miles de manifestantes que lo exigían. Proclamación hecha en el aire, sin ningún tipo de instrumento para hacerla real, sin ningún llamado a la intervención de las masas para imponerla, con sus líderes preparando las maletas para huir del país.


El seguidismo de la pequeña burguesía independentista


Desde el momento de su aparición parlamentaria en 2012 hasta el día el día de hoy, la CUP-CC (8% de los votos) – con lenguaje «anticapitalista» y puños en alto – no ha hecho más que seguidismo del bloque burgués: su voto fue determinante para la constitución de un nuevo gobierno burgués en Cataluña, idéntico a todos los anteriores a excepción de la promesa de realización de un referéndum de autodeterminación. El voto parlamentario de la CUP-CC, una y otra vez, ha sido la razón por la que se ha sostenido el gobierno catalán (apoyo a los Presupuestos de siempre a cambio de migajas miserables en servicios sociales) y, aún más, su voto ha sido necesario para aprobar en el parlamento catalán la Ley de Transitoriedad, por la cual la burguesía catalana se ha querido garantizar a sí misma - y a sus compañeros de clase del Estado Español y del mundo- que todas las leyes españolas vigentes, todo el entramado jurídico antiobrero, todos los contratos comerciales, todos los compromisos internacionales, toda la deuda, etc, serían respetadas mientras “la nueva república desarrolle las suyas propias”.


La dirección de la CUP se ha dedicado a esconder a las masas la cruda realidad de que sus aliados burgueses no conocen más intereses que los suyos, que para ellos la reivindicación nacional, incluso cuando la radicalizan, no es más que un instrumento de negociación para incrementar su parte del pastel. Lo ocultan, pero lo saben, porque con la aprobación de la Ley de Transitoriedad, el seguidismo dió un paso más adelante: por si acaso finalmente hubiera una “nueva república”, con la ley aprobada se garantiza que, para empezar, no se pondrá en cuestión ni un punto ni una coma de las bases económicas, sociales y políticas de la actual dominación del capital sobre la clase trabajadora.


En resumen: la CUP ha sido el florón rojo del camino sin salida hacia algo que ninguna de las dos clases sociales principales necesita: una República burguesa catalana.


El Estado Español


El gobierno encargado de la represión contra el pueblo catalán es uno de los más débiles de los últimos cuarenta años. Tras dos elecciones generales en el plazo de seis meses, el PP sólo consiguió la investidura de Rajoy gracias a la abstención de la mayoría de diputados del PSOE, lo que a su vez generó una crisis profunda en este partido, de la que todavía está reponiéndose.


El gobierno español está en manos de un partido que tiene el palmarés de la corrupción en Europa. El PP está inmerso en tal cantidad de procesos judiciales por corrupción que tiene 900 cargos y excargos imputados. Es el primer partido que ha sido imputado como tal, por la destrucción de pruebas determinantes (discos duros) en el caso Bárcenas, un caso que ha puesto a la vista los enormes ingresos ilegales (caja B) que se han manejado desde su tesorería general. El presidente del gobierno, milagrosamente, no está imputado, pero ha tenido que declarar ante el juez y su nombre aparece como receptor de sobres de dinero de esa caja B. Rajoy dice que “los catalanes hacen cosas”. Pero lo cierto es que en la España de los borbones “pasan cosas”. Por ejemplo, que prácticamente nunca los procesos de corrupción acaben con condenas efectivas, que los jueces y fiscales sean relevados a gusto de los imputados, que los juzgados se incendien, que la mortalidad entre los testigos de los casos de corrupción se dispare….


En pleno desarrollo del desafío independentista catalán (como lo llama la prensa española), para conseguir que se aprobaran los Presupuestos del Estado de 2017, el gobierno minoritario del PP necesitó y compró la vergonzosa colaboración del Partido Nacionalista Vasco (PNV), rebajando el cupo anual a pagar por Euskadi al Estado. A fecha de hoy el cupo vasco ha vuelto a ser rebajado, pero los Presupuestos de 2018 no están aprobados ni se espera que lo sean pronto, porque la movilización vasca de solidaridad contra la represión en Cataluña no le ha permitido al PNV repetir la jugada.


Gracias a las garantías parlamentarias del PSOE y el PNV Rajoy ha disfrutado todo el tiempo de manos libres para criminalizar el referéndum e impedir cualquier posible negociación con la Generalitat catalana. Las únicas respuestas que ha ofrecido han sido la asfixia financiera, la inusitada represión policial y finalmente el art. 155 de la Constitución, mediante el cual ha disuelto manu militari un Parlamento democráticamente elegido por los catalanes, ha convertido la administración autonómica en una simple delegación ministerial de Madrid y ha convocado nuevas elecciones autonómicas para el 21 de diciembre.


La celebración de un referéndum en condiciones de libertad habría tenido que ser un acto democrático como los que sí han podido llevarse a cabo sin grandes histerias en otros países más civilizados (Quebec en Canadá o Escocia en Reino Unido). Pero en manos de los gestores de la monarquía heredera de la España Una, Grande y Libre, la reivindicación y la decisión de celebrar la consulta ha tenido como respuesta del Estado la ocupación de Cataluña con miles de agentes armados de la policía y la Guardia Civil, más de 1000 heridos en las cargas policiales del 1 de octubre, centenares de manifestantes pendientes de multas y juicios, el Presidente de la Generalitat y la mitad de su gobierno en el exilio, conocidos dirigentes independentistas y el otro medio gobierno en la cárcel, censura en la televisión pública, persecución de los maestros…


Y todo ello ha podido ocurrir gracias a la colaboración del PSOE sin la cual el gobierno Rajoy ni existiría ni podría sostenerse un solo día. El actual Pedro Sánchez ya no recuerda el golpe de mano interno que le destituyó hace un año por negarse a facilitar un nuevo gobierno del PP. Ni sus afirmaciones de que jamás votaría a favor de aplicar el art. 155 de la Constitución contra la autonomía de Cataluña. Ahora cumple cabalmente con su función de mantener a flote el ya demasiado viejo y corrupto Estado Español explicando a sus militantes que lo hace porque “somos una oposición de Estado” que “vigila” para que haya “una aplicación comedida” del arsenal represivo contra Cataluña.



La clase obrera


Hasta unas pocas semanas previas al referéndum, la clase obrera catalana se ha mantenido totalmente a la expectativa. Su participación en las grandes movilizaciones independentistas ha sido parcial y disuelta como “pueblo” bajo la dirección de la burguesía. Esta misma disolución se ha dado de manera general en los Comités de Defensa del Referéndum (CDR), que han sido la organización de masas que ha tomado en sus manos la organización clandestina y efectiva del referéndum, en unas condiciones semejantes a las de un estado de excepción (detenciones, registros, intervenciones de la policía y la guardia civil en empresas, dependencias administrativas y domicilios). Con sus altos y bajos y su composición variable dependiendo del barrio o localidad, los CDR (hoy transformados en Comités de Defensa de la República) han organizado la rabia creciente contra la represión proveniente de Madrid y ha sido un intrumento clave en la radicalización del proceso.


La primera vez que la clase obrera ha intervenido como tal, con sus propios instrumentos de acción, ha sido en los días previos al referéndum, cuando las asambleas de estibadores de los puertos de Barcelona y Tarragona aprobaron no dar servicio a los barcos enviados por el gobierno de Madrid para alojar los efectivos de refuerzo de la Guardia Civil, enviados para impedir el referéndum. El siguiente hito de intervención independiente como clase, ahora ya a escala de todo el territorio, fue la convocatoria y el desarrollo de la Huelga General del 3 de octubre.


Hasta los días previos al referéndum, una fracción importante de la clase se ha mostrado absolutamente indiferente a la reivindicación nacional liderada por los mismos que han gobernado la Generalitat, aplicado los grandes recortes sociales, privatizado los servicios públicos, enviado a los mossos de esquadra contra las protestas sociales y robado a manos llenas. Montadas en esta sana desconfianza, la direcciones de las federaciones sindicales de UGT y CCOO, mayoritarias pero débiles y muy desprestigiadas, han dado la espalda a la defensa del derecho de autodeterminación -que en viejos tiempos formó parte de su programa- y dejado manos libres al Estado Español para reprimir y a la burguesía catalana para que lo lidere a su beneficio.


Mención aparte merece la federación catalana de CGT, sindicato de un anarcosindicalismo descafeinado, cuyo peso en el seno de la clase obrera catalana es ya importante y parece que en continuo aumento. La ideología anarquista particular de la dirección de este sindicato, que insiste constantemente en defender la independencia de clase, le permite participar en los comités de empresa regulados por el estado, pero le impide defender sin ambages el derecho de los pueblos (en concreto el catalán) a su autodeterminación. No obstante, CGT no ha podido eludir la enorme presión de sus bases ante el cariz represivo de los acontecimientos y días antes del referéndum convocó -junto a otros pequeños sindicatos catalanes: COS-IAC-CSC-CNT una Huelga General “a partir del 3 de octubre”. La convocatoria generó tal entusiasmo que a última hora CCOO y UGT se “sumaron” para intentar convertirla en un “paro de país” de un solo día y sin contenido de clase, asumido hábilmente por la propia Generalitat. Lo cierto es que el día 3, a la llamada de sindicatos de clase, la huelga era un inmenso grito antirrepresivo en Cataluña… que fue acallado a última hora, cuando la dirección de CGT unilateralmente y sin explicaciones desconvocó la continuación en días posteriores.

 

Por otra parte, en Cataluña, de los dos grandes partidos obreros tradicionales (PSC-PSOE y PSUC-PCE) sólo el primero continua interviniendo en la escena política. El PSC tiene una débil relación con la clase obrera, centrada prácticamente en el terreno electoral (entre el 12 y el 16% de los votos en los últimos años, la mitad de los que obtenía en la década anterior). En su interior tiene una importante componente federalista que de vez en cuando defiende públicamente el derecho a la autodeterminación. Esta naturaleza es lo que le permite hacer un dubitativo papel de puente entre el españolismo monárquico de la dirección del PSOE y el “catalanismo”, aunque siempre y en todo caso acaba plegado a Madrid.


Los últimos detritos del viejo PSUC, varios grupos ecologistas y la filial de Podemos mantienen una coalición llamada “Catalunya sí que es pot” (8,15% de los votos en 2015) que actualmente detenta la alcaldía de Barcelona. Esta coalición pequeñoburguesa se presentó a las elecciones con la consigna de República Catalana. Sus representantes han mantenido un perfil completamente plano, adaptado a la gestión burguesa de la gran metrópoli y, a medida que se desarrollaban los acontecimientos, han ido reculando en su reivindicación republicana, hasta votar abiertamente en contra de su propio programa el 27 de octubre, en el parlamento catalán. “Catalunya sí que es potha jugado al sí, al no, al negociemos, al no sé, al votemos pero solo cuando nos deje Madrid, para acabar siendo el primer naufragio político catalán: su líder Albano Dante Fachín ha sido expulsado sin contemplaciones por Pablo Iglesias, acusándolo de votar a favor de la proclamación de la República Catalana. La marca regional de Podemos se ha roto de arriba a abajo. Iglesias ha intentado aplicar un art. 155 en su interior, disolviendo la dirección y convocando una nueva elección, pero el resultado ha sido la ruptura y la formación de una nueva organización. Aún así, la guerra continúa abierta entre los que no han abandonado, hasta el punto de que al menos diez círculos locales de la provincia de Barcelona han aprobado en asamblea no participar en la actual campaña electoral.


La convocatoria de elecciones y el desmoronamiento del frente político independentista


El día 30 de octubre fue el día de la verdad. No fue casualidad que el viernes 27 de octubre nadie saliera al balcón a proclamar la República, ni nadie ordenara arriar las banderas de España del Palacio del Parlament, que no se publicara la Resolución aprobada en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña. El primer día laborable se desveló el pastel: PDeCAT y ERC aceptaban participar en unas elecciones cuyo único objetivo era desmovilizar a las masas y humillar a Cataluña en un contexto de fuerte represión policial. Los mossos se sometían sin más al cambio de mandos, la administración autonómica se convertía en un virreino… Los cinco años que PDeCAT y ERC se habían tomado para “preparar las estructuras de la República” eran un timo. No había absolutamente nada preparado. Era todo un farol. El desconcierto se apoderó de todos los que habían llegado a creer que detrás del secretismo en la actuación de Junts pel Sí había algo diferente a la traición. La CUP, toda la Izquierda Independentista (Endavant, Arran, COS) que les había seguido el juego, quedaron sin palabras, pero no por ello menos expuestos a la represión y las provocaciones fascistas. El sentimiento de traición era generalizado.


El único foro estrictamente de clase que había funcionado hasta ese momento, la mesa de sindicatos que convocó la huelga general del 3 de octubre (CGT-COS-IAC-CSC-CNT), también se dislocó. La IAC, pese al acuerdo de actuar en bloque con todos los demás, decidió sin previo aviso la convocatoria unilateral de una nueva jornada de huelga el 8 de noviembre. Sabiendo que su capacidad de movilización le impedía garantizar un resultado digno, esa convocatoria bloqueó la posibilidad de organizar una auténtica huelga general indefinida contra la represión española. Ni el gobierno de Rajoy ni el frente burgués PDeCAT-ERC podían recibir mejor regalo. La clase obrera organizada no molestaría interviniendo masivamente con sus propios métodos, incorporando a las reivindicaciones democráticas sus propias reivindicaciones de clase. Evitada la huelga, la vuelta al corral monárquico ya puede hacerse con movilizaciones “populares” controladas que permitan unos mejores términos de negociación sin más interferencias.


La CUP no hace balance de la debacle


El 12 de noviembre, una Asamblea Nacional extraordinaria de la CUP declaraba ilegítimos los comicios convocados por Madrid pero aprobaba participar con candidatura diferenciada, dado que sus aliados independentistas se habían sometido al art. 155, incluso con cierto entusiasmo electoral. La Ponencia Política aprobada, que ha servido de base para el programa electoral del 21D, es todo un encaje de bolillos donde se puede leer una cosa y su contraria pero nada que explique el auténtico papel jugado por los parlamentarios de la CUP, la razón por la que han quedado tan expuestos a la traición de lo que llaman “el resto de fuerzas políticas democráticas y republicanas” (PDeCAT y ERC), cuando nada diferente de lo ocurrido era esperable.


En ambos documentos, la CUP centra su objetivo en una Asamblea Constituyente, la “defensa de la República del 1 de octubre” y la resistencia a la represión. Todo lo demás queda subordinado a ellos. Se incluyen algunas reivindicaciones de la clase trabajadora para “dar contenido” y “construir desde abajo” la República. Pero una República existe o no existe. Es una forma de Estado, de poder. En manos de una clase u otra. Tras la debacle del “procesismo”, tras la dilapidación de la gran fuerza y decisión que las masas han mostrado, los dirigentes de la CUP envían a su gente a entretenerse y jugar a “construir” una república de muñecas “desde abajo”. Mientras tanto, los “mayores” seguirán con sus cosas importantes y buscarán la reconstrucción del frente republicano en el que tan a gusto se han encontrado. En sus puntos 85 y 86, el Programa de la CUP lo deja claro: se postulan a formar parte de “un gobierno republicano” con un programa de 12 puntos perfectamente burgués, exactamente en la misma línea política que les ha llevado al impasse actual.

Estamos ante un nuevo partido reformista, asentado en la colaboración de clases, aunque sin implantación entre los trabajadores.


El programa de un partido revolucionario internacionalista


Las elecciones del 21 de diciembre forman parte del paquete represivo excepcional contra el derecho a la autodeterminación del pueblo catalán y deberían haber sido boicoteadas. En estas circunstancias, sea cual sea el resultado nada importante van a cambiar. Porque no hay actualmente en Cataluña, como no lo hay en ninguna de las otras nacionalidades ni en el conjunto del Estado Español, ninguna organización obrera con capacidad de influir en los acontecimientos que, desde posiciones claras de independencia y defensa de los intereses de clase, tome también como propia la reivindicación democrática del derecho a la libre disposición de los pueblos encerrados en la prisión de la monarquía heredada de Franco. Eso sólo lo hará un auténtico partido obrero revolucionario, organizado en una internacional obrera revolucionara, que debe ser construido.


Un partido así luchará por la organización de la clase en base a la democracia obrera, en comités de fábrica, de centro de trabajo, de centro de estudio o de barrio obrero, por unificar fuerzas partiendo de nuestras auténticas reivindicaciones, por la fraternidad de clase contra su enemigo, independientemente de la nacionalidad o de las fronteras.


Un partido así explicaría, especialmente a los jóvenes deslumbrados por las movilizaciones y decepcionados por el resultado, que el objetivo de “independencia” o de “república independiente” como lo plantean las organizaciones de la Izquierda Independentista no tiene ningún sentido específicamente positivo para la clase obrera, que de quien se tiene que independizar es de la burguesía explotadora, sea cual sea la lengua que hable. Pero también explicaría que sólo un proletariado potente, organizado y en lucha por acabar con la sociedad capitalista podrá garantizar que Cataluña se autodetermine democráticamente y en paz, con todas las opciones a debate: la separación total o recreando nuevos lazos en pie de igualdad.


Un partido así explicará a los trabajadores que la defensa contra las medidas represivas que el gobierno de la Monarquía desarrolla Cataluña es una tarea no sólo de las masas catalanas, sino de toda la clase obrera del Estado Español, sin cuya solidaridad acabarán una vez más humilladas y engañadas por sus dirigentes nacionalistas, como ha ocurrido hasta el día de hoy.


Contra la represión:


* Fuera las fuerzas de ocupación de Cataluña.

* Libertad inmediata y sin cargos para los presos políticos y los luchadores sociales. Derogación de todas las leyes represivas especiales. Desmantelamiento de la Audiencia Nacional. Disolución de los cuerpos represivos, incluidos los mossos y la erzaintza,

* Constitución de comités antirrepresivos en centros de trabajo, estudio y barrios obreros.

* Organización de la solidaridad de la clase obrera del Estado Español y de Europa para echar abajo todas las medidas represivas de la Monarquía contra Cataluña.


Frente a la “unidad nacional” con la burguesía, en Cataluña o en el Estado Español,

unidad de la clase para satisfacer las necesidades inmediatas de las masas


Un partido revolucionario plantearía las más urgentes reivindicaciones, las que deberían ser la base de un frente clase, que agrupara para la lucha inmediata a todas las organizaciones dispuestas a defender a los trabajadores alrededor de las siguientes medidas de


un Programa obrero:


* Trabajo o subsidio para todos y todas. Reducción de la jornada sin reducción de salario hasta acabar con el paro.

* Ni un ataque más a nuestros salarios, a los derechos sociales y laborales. Recuperación del poder adquisitivo perdido durante la crisis.

* Derogación del pensionazo y las reformas laborales. Salario mínimo interprofesional de 1.500€, al nivel de Francia, Bélgica o Irlanda. Ni un salario por debajo del mínimo interprofesional. Ni un contrato basura más. Ni un día más de discriminación salarial contra las mujeres.

* Garantía pública de vivienda barata y de calidad para todos! ¡Ni un desalojo más! Congelación inmediata de los alquileres al nivel anterior a la burbuja inmobiliaria. Derogación de la Ley hipotecaria! Municipalización del suelo urbano. Expropiación de los grandes tenedores de viviendas para entregarlas a la disposición de las familias trabajadoras.

* Recuperación de la independencia sindical respecto al Estado y la patronal.

* Legalización de todos los inmigrantes. Derogación de la Ley de Extranjería. Cierre inmediato de los Centros de Retención e Internamiento de Extranjeros (CIES). Apertura de fronteras a todos los trabajadores. Derechos iguales para todos los trabajadores y trabajadoras.

* Defensa de la sanidad universal pública, de calidad y gratuita a todos los niveles. Fuera manos privadas de la explotación y gestión de la sanidad pública.

* Enseñanza universal publica, laica, de calidad y gratuita a todos los niveles.

* Ni un euro de los presupuestos públicos para ninguna confesión religiosa ni para la enseñanza privada. Fuera la enseñanza de la religión de las escuelas.

* Sistema fiscal basado en los impuestos directos y progresivos que haga recaer el grueso de los ingresos sobre las rentas de los capitalistas.

* Nacionalización de la banca bajo control obrero, sin indemnización ni reventa. Anulación de la deuda externa.

* Nacionalización bajo control obrero, sin indemnización ni reventa, de las grandes empresas de la energía, el transporte, las telecomunicaciones.

* Control obrero para evitar las fugas de empresas, sedes sociales y capitales.

* Vuelta inmediata de todas las tropas españolas en el extranjero. No más intervenciones imperialistas.


Por un Estado barato, sin gastos innecesarios ni corrupción: ¡Fuera la Monarquía! ¡República!


Libre ejercicio del derecho a la autodeterminación para todas las nacionalidades oprimidas.


Por Gobiernos Obreros fraternales, en Cataluña y en todo el Estado, que pongan en marcha este programa y todos los medios necesarios para iniciar la planificación de la economía de acuerdo con las necesidades de los trabajadores y trabajadoras.


¡Por la República Catalana Obrera! ¡

¡Por la libre Federación de Repúblicas Obreras y Socialistas de la Península Ibérica!

¡Por los Estados Unidos Socialistas de Europa!


19 de diciembre de 2017



INTERNACIEMA KOLEKTIVISTA CIRKLO


2017-12-22 ¡Fuera manos de Jerusalén !

Trump, Netanyahu ¡fuera manos de Jerusalén !

Declaración de Colectivo Revolución Permanente  y   Patronsuz Dünya / Turquía

 

¿A dónde conducen los Acuerdos de Oslo?


Después de denunciar el acuerdo con Irán el 17 de julio, el presidente estadounidense Trump anunció el 6 de diciembre que transferiría la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv a Jerusalén. En otras palabras, la principal potencia del mundo ha reconocido oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel.


El primer ministro israelí, Netanyahu, lo ha declarado como un "día histórico". Israel conquistó completamente Jerusalén en 1967. Desde entonces, el estado sionista ha perseguido y acosado sistemáticamente a la población árabe de la parte oriental de la ciudad, mientras favorece la colonización hebrea como también hace en Cisjordania.
Ante la decisión de los Estados Unidos, las otras potencias imperialistas (China, Rusia, Alemania, Japón, Francia, Gran Bretaña ...) han expresado su descontento. El secretario general de la ONU ha condenado la decisión de Trump por ser contraria a la "solución de los dos Estados". La asamblea general lo respaldó el 21 de diciembre. Sin embargo, la ONU refrendó la conquista violenta de una parte de Palestina en 1947 al reconocer a Israel. Nunca las numerosas resoluciones anteriores que condenaron a Israel tuvieron consecuencias prácticas; nunca el Consejo de Seguridad de la ONU ha sancionado a Estados Unidos o Israel.

Esta decisión no es una mera excentricidad. Trump ha satisfecho al Partido Republicano y ha aplicado lo que Obama y el Partido Demócrata habían propuesto anteriormente. Intenta consolidar las posiciones de su burguesía y del Estado estadounidense en una región donde han reculado considerablemente. Los objetivos reales de Trump y el Partido Republicano son Irán y Rusia; Los palestinos son víctimas colaterales. Al reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, la "democracia" estadounidense aprueba la limpieza étnica que se está llevando a cabo en esta ciudad.

La Autoridad Palestina ha convocado a un "día de furia". Quien la dirige es Fatah, un partido palestino nacionalista burgués gastado hasta más no poder. Su fundador Arafat cerró en 1993, con los EE.UU. y el Estado israelí, los acuerdos de Oslo. Este tratado reconoce a Israel y su dominio sobre una parte de Palestina. A cambio, promete un Estado palestino.

La solución de "dos Estados" fue aprobada por la ONU. En los hechos, por un lado hay un Estado real, armado hasta los dientes y con armamento nuclear, apoyado por los Estados Unidos. Por el otro lado, lo que hay es un gran campo de detención para árabes, sin ejército, económicamente dependiente de Israel, alimentado gota a gota por la Unión Europea y las monarquías del Golfo. Cisjordania y Jerusalén están separadas de la Franja de Gaza. Cisjordania está dividida en zonas circunscritas por los asentamientos sionistas y el ejército israelí. La policía de Fatah hace de auxiliar del ejército colonial y de los servicios secretos israelíes.

Hamás predijo que la decisión de Trump "abrirá las puertas del infierno a los intereses estadounidenses en la región". Hamás es un partido clerical burgués fundado por los Hermanos Musulmanes. Afirma que Palestina debe ser musulmana, aunque allí hayan vivido siempre judíos israelitas, árabes y armenios cristianos. Este partido reaccionario pudo tomar el control de la Franja de Gaza en 2007 debido a la traición de Fatah a la causa nacional.

Si Hamás fuera capaz de hacer retroceder al imperialismo estadounidense, eso se habría sabido hace mucho tiempo. De hecho, ni siquiera puede evitar que el Estado israelí (con la ayuda del Estado egipcio) transforme la vida de los habitantes de Gaza en un infierno. En particular, el ejército israelí ha intervenido militarmente en la Franja de Gaza en 2008, 2012 y 2014, masacrando a su población y destruyendo sus infraestructuras.

Fatah y Hamás tienen en común ser dirigidos por la burguesía, oponerse a la lucha del proletariado palestino, depender de los Estados burgueses vecinos y se incapaces de dirigirse a los trabajadores de Israel (árabes o Judíos). Además, en los últimos meses se han aproximado entre ellos bajo la presión del general Al-Sissi, el presidente de Egipto que reprime cualquier oposición política.

Por el frente único obrero

contra la continuación de la colonización y la opresión sionista

Las monarquías del Golfo y de Jordania han protestado contra la decisión de Trump, igual que las repúblicas islámicas de Irán y Turquía. Pero los palestinos no pueden confiar en los estados burgueses de la región.

La monarquía aplastó la resistencia palestina en Jordania en 1970-1971. Los cristianos-fascistas del Líbano liquidaron en 1982 a miles de refugiados palestinos con la ayuda del ejército israelí. El régimen del Baas sirio golpeó militarmente a la resistencia palestina en 1983. Los gobiernos egipcio y sirio reprimieron el movimiento revolucionario de 2011, cuya victoria podría abrir una perspectiva para los palestinos. La mayoría de los estados vecinos están sobreexplotando a los refugiados palestinos o trabajadores migrantes y los discriminan. Arabia Saudita acaba de reforzar sus lazos con Estados Unidos e Israel; está interviniendo militarmente en Yemen y su bloqueo causa estragos entre la población civil; además, está amenazando abiertamente a Irán. Irán y Turquía oprimen a sus minorías nacionales, incluidos los kurdos. Turquía todavía es miembro de la OTAN liderada por los Estados Unidos. Turquía y las monarquías del Golfo ayudan a los islamo-fascistas que oprimen a las mujeres y los hombres en Siria e Irak, que han exterminado a los activistas sindicales, las minorías religiosas y las minorías nacionales. Egipto recibe armas y dinero de los Estados Unidos y bloquea la Franja de Gaza.

Miles de árabes palestinos han protestado en Jerusalén y Gaza. El 15 de diciembre, el ejército israelí hirió a 160 de ellos y mató a cuatro. Cientos de miles de personas, particularmente en países árabes o musulmanes, han protestado contra la decisión del gobierno de los Estados Unidos. La colonización de Palestina, la opresión de los palestinos, las amenazas contra Irán, las intervenciones militares en Siria y en Irak de los imperialistas estadounidenses, rusos, británicos, franceses ... deben convertirse en el asunto de todo el movimiento obrero mundial.

La mejor ayuda para los palestinos es la lucha para derrocar a los gobiernos que apoyan al Estado sionista. En todo el mundo, principalmente en los Estados Unidos e Israel, todas las organizaciones que reclaman trabajadores deberían exigir:


• ¡Fin de la colonización actual de Jerusalén oriental y Cisjordania!

¡Levantamiento del bloqueo de Gaza por parte de Israel y Egipto!

¡Destrucción del muro del apartheid!

¡Liberación de todos los presos palestinos!

¡Derecho al retorno de los refugiados y sus descendientes!

¡Ni armas ni ayuda militar para Israel!

¡No a las amenazas militares contra Irán!

Por la destrucción del último estado colonial

En esta cuestión como en las demás, la clase obrera mundial está paralizada por la política de sus direcciones. Los partidos laboristas o socialdemócratas, los partidos procedentes del estalinismo, algunas organizaciones centristas (SPEW, SAlt, LO, NPA ...) apoyan la solución de "dos estados" de la ONU.


Nosotros no consideramos que la desaparición del Estado de Israel sea necesaria o deseable. Incluso creemos que su existencia podría ser beneficiosa para toda la población árabe y judía de Oriente Medio. (Lutte de classe, julio de 1967); Un poder de los trabajadores en Francia apoyaría el establecimiento del Estado palestino dentro de las fronteras de 1967. (Arthaud, candidata de LO en las elecciones presidenciales, 2 de abril de 2012)

Esto equivale a respaldar la colonización violenta de parte de Palestina y la creación de bantustanes bajo la bota de Israel. Algunas direcciones de los partidos reformistas incluso expulsan a activistas molestos acusándolos de antisemitismo: por ejemplo, Tony Greenstein fue excluido del Partido Laborista británico, Gérard Filoche del Partido Socialista Francés.…

En todas partes, el estado israelí y el movimiento sionista están tratando de equiparar a los antisionistas con los racistas antijudíos. El presidente francés Macron ha retomado esta calumnia. El estado austríaco, que nunca depuró realmente a los nazis y que ahora tiene un gobierno que incluye un partido fascista, incluso persigue como "antisemitas" a los militantes que defienden los derechos de los palestinos.


El antisemitismo es odio hacia los judíos por ser judío judíos. El antisionismo se opone a Israel por ser una potencia colonial y un Estado judío exclusivo. (Avi Shlaim, profesor en Oxford)


Ciertamente, existen antisionistas que son antisemitas, pero también hay muchos pro-sionistas que son antisemitas, en la tradición de Lord Arthur Balfour o Lord Winston Churchill. Los gobiernos pro-sionistas de los EE.UU. y la UE tienen fuertes vínculos con las monarquías absolutas e islamistas que difunden por todo el mundo el
Protocolo de los Sabios de Sion, un libelo anti-semita realizado en 1901 por la policía zarista y citado abundantemente por Hitler.

Los comunistas internacionalistas que han estado luchando contra el racismo y el colonialismo durante 170 años no tienen lecciones que aprender de Macron, Trump y Netanyahu. El movimiento sionista a menudo se adaptó al antisemitismo a principios del siglo XX porque estas dos corrientes reaccionarias compartían la idea de que los judíos eran inasimilables en los países en los que vivían. Ante el peor antisemitismo de la historia, el nacionalismo burgués judío apenas se opuso al Tercer Reich y algunos de sus líderes incluso colaboraron con los nazis. No fue sino después de la Segunda Guerra Mundial que el Holocausto sirvió de pretexto para que la burguesía sionista colonizara Palestina. Las redes terroristas sionistas exterminaron aldeas enteras, expulsaron a cientos de miles de personas ... El Partido Laborista israelí y el sindicato sionista exigieron la exclusión de los árabes en los puestos de trabajo. El estado burgués hebreo discrimina a sus ciudadanos según su origen étnico y persigue la limpieza racial.

De ese modo, el nacionalismo burgués judío transformó a una pequeña minoría de los judíos del mundo en opresores. La consecuencia fue la persecución y la emigración forzosa de judíos establecidos en el norte de África y Oriente Medio durante dos milenios, que no eran colonos pero que sirvieron de chivos expiatorios de los regímenes nacionalistas burgueses árabes. El sionismo también ha facilitado el nauseabundo antisemitismo de los islamistas en todo el mundo.

Israel fue fundado con la ayuda de las potencias imperialistas occidentales (que reciclaron a los antiguos nazis) y la complicidad de la burocracia de la URSS. Israel ha organizado guerras contra todos sus vecinos. Se ha beneficiado de la ayuda del imperialismo francés para fabricar armas nucleares. Colaboró ​​con el régimen de apartheid de Sudáfrica, con la contrarrevolución en América Latina, y así sucesivamente.

El fin de la opresión nacional de la que son víctimas los árabes palestinos pasa por la destrucción del estado racista, belicista y colonialista de Israel, instrumento del imperialismo occidental en Asia occidental. Contra todas las burguesías (americana, hebrea, árabe, turca, persa ...), la movilización de los trabajadores en Jerusalén, Cisjordania, Gaza, Israel, Jordania, Turquía, Egipto, Túnez ... establecerá una Palestina laica y multiétnica en todo el territorio de Palestina, en la que árabes y judíos, musulmanes, israelitas, cristianos y ateos puedan vivir juntos. Jerusalén, con sus tradiciones multiculturales, probablemente sea la capital de este estado obrero. Una Palestina así sería viable solo por la extensión de la revolución, la abolición de las fronteras heredadas de la colonización y el establecimiento de la federación socialista de Levante.



A finales del siglo XX, las organizaciones revolucionarias defendieron con valentía esa perspectiva en Israel (ex-Matzpen) o en los campos palestinos (ex-FDPLP). Por el contrario, la burguesía palestina (Fatah) o islamista (Hamás) no puede liberar a Palestina porque siempre ha preferido la colaboración con los Estados burgueses vecinos en vez de movilizar a los trabajadores de las ciudades y el campo campañas, lo que habría llevado a poner en cuestión la propiedad privada. La burguesía nacional, al predicar la unidad engañosa de todos los árabes o musulmanes, ha demostrado ser incapaz de dirigirse a la clase trabajadora de toda la región.

La clase obrera, agrupando a los campesinos y estudiantes con ella, es la fuerza social que es capaz de acabar con la colonización sionista y la dominación imperialista, emancipar a los jóvenes y las mujeres, dar tierra a los campesinos, formación a la juventud, empleo a todos y garantizar el desarrollo económico.


22 de diciembre de 2017


Colectivo Revolución Permanente

Patronsuz Dünya / Turquía

2018-01-12 La clase obrera levanta la cabeza en Irán

Declaración del Colectivo Revolución Permanente y Patronsuz Dünya  de Turquía


pdf en castellano

pdf en catalán 


Del 28 de diciembre al 5 de enero, decenas de miles de trabajadores y jóvenes se manifestaron por las calles en muchas ciudades de Irán, a pesar de los importantes riesgos que ello significa. Obreros, empleados, desempleados, campesinos y estudiantes reclamaban una mejora de su situación económica y desafiaban con ello al régimen despótico de la burguesía islamista.


El régimen de la contrarrevolución de 1979-1981


En 1978 comenzó en Irán una revolución proletaria. Derribó el régimen despótico del sah Mohammad Reza Pahlavi, que era un pilar del orden norteamericano en el mundo. Hubo disturbios desde febrero de 1978 en las grandes ciudades. El Sah los reprimió violentamente con la ayuda del ejército, cuya base estaba compuesta por reclutas [conscriptos]. El 10 de octubre de 1978, la refinería de Abadán se declaró en huelga. La dinastía se derrumbó cuando la clase obrera inició una huelga general en noviembre de 1978, cuando los kurdos se sublevaron el 1 de febrero de 1979, cuando algunos regimientos se pasaron al lado del pueblo, en Teherán, el 9 de febrero de 1979. Algunas organizaciones guerrilleras (Poki, Komala, Fedayines, Muyahidines ...) distribuyeron armas tanto en Kurdistán como en la capital y se enfrentaron a las tropas leales a la monarquía.

Durante algunas semanas se impuso la libertad de expresión y surgieron consejos obreros (shoras) en las grandes empresas. Pero la clase obrera era una minoría social y no había un partido obrero revolucionario que interviniera en los shoras y los desarrollara. En la década precedente, las corrientes centristas que habían roto con el partido reformista Tudeh1, al orientarse hacia el guerrillerismo también le dieron la espalda a la clase obrera. En 1978, los Fedayines, Peykar y Komala, sin saberlo, estaban más cerca del Partido Socialista Revolucionario de 1917 que del Partido Bolchevique.

Para bloquear la revolución, la burguesía local, con el apoyo del imperialismo francés, jugó la carta de un líder religioso, el ayatolá Ruhollah Musavi Jomeini, que regresó de Francia el 1 de febrero de 1979 en un avión especial fletado por el gobierno francés. De hecho, ésta fue la única fuerza significativa y organizada de la burguesía que se mantuvo en pie después de que el movimiento de masas derrocara al Sah, cuando el primer ministro Bakhtiar, designado de urgencia, se demostraba demasiado débil para contener la revolución. El clero musulmán chiita siempre se ha opuesto a la modernización del país. La reacción islamista jugó un papel auxiliar en el golpe militar de 1953 que derrocó al nacionalista burgués Mosaddeq y restauró la monarquía. La monarquía reprimió violentamente a la clase obrera, los estudiantes y las minorías nacionales con el apoyo de los Estados Unidos. Jomeini y otros clérigos chiitas se opusieron a la "revolución" blanca del Sah porque inició una reforma agraria, privilegiaba a la industria y a la banca a expensas del comercio y la usura, avanzaba hacia el igualdad legal de las mujeres y elogiaba la continuidad histórica que se remonta a la antigüedad (antes de la islamización de Persia).

Desde 1978, la organización guerrillera clerical Muyahidines se postró ante los ayatolás. La mayoría del movimiento obrero, en nombre de la "revolución por etapas" y el "frente único antiimperialista", puso a los explotados y oprimidos subordinados bajo una fracción de la burguesía nacional. El partido vinculado a la burocracia de la URSS (Tudeh), o las organizaciones castristas o maoístas (Fedayines, Peykar) y un grupo seudotrotskista (HKE) presentaron a Jomeini como un"progresista" y "antiimperialista".

Los hechos fueron que Jomeini tomó la jefatura del estado burgués y salvó el capitalismo iraní. Los ayatolás aglomeraron en contra de la revolución social al clero chiita, la burguesía comercial, el ejército de la monarquía, los terratenientes, el lumpen de los barrios pobres, los pequeños agricultores y a una minoría de estudiantes. Sus bandas fascistas (los hezbollahi) agredían a las organizaciones que se reclamaban del socialismo, desarmaron a las masas, cerraron las universidades durante dos años, aplastaron una por una las fuerzas sociales revolucionarias: a las mujeres que se resistían a la obligación de llevar el velo, a los estudiantes que se se habían opuesto al Sah, al proletariado minoritario en el país y sin dirección, a las minorías nacionales en revuelta (kurdos, árabes, turcomanos ...). El "partido de Dios" [Hezbollah] prohibió y destruyó todas y cada una de las organizaciones del movimiento obrero. Nunca se formó un frente único obrero que se opusiera al islamofascismo.

En marzo de 1979, el Partido de la República islámica organizó un referéndum (sin voto secreto) para aprobar la "República Islámica". Ganó con un 99,7% de votos a favor (los Muyahidín, y Tudeh pidieron el voto de "sí"). En abril, Jomeini alaba al ejército; en junio, proclama una amnistía para los militares y la policía; en julio, prohíbe presentar querellas contra ellos; en agosto, implanta la censura (con la aprobación de Tudeh). Para dar una apariencia antiimperialista, Jomeini, el 4 de noviembre de 1979, envía a los "estudiantes islamistas" a ocupar durante 444 días la embajada de los Estados Unidos. Esta operación era una distracción, puramente simbólica, frente a la guerra revolucionaria de Vietnam e incluso frente a las medidas reales tomadas por Nasser o Mosaddeq. Sin embargo, los cretinos de todo tipo aplaudían a los clérigos iraníes mientras ellos dirigían la contrarrevolución: el filósofo francés Foucault, Arafat, el jefe de la OLP, los partidos estalinistas en todo el mundo, los revisionistas del trotskismo (especialmente el SWP americano y el WRP británico).

Jomeini desconfiaba del ejército heredado del Sah. En mayo de 1979 creó los Pasdarán (guardianes de la "revolución" islàmica) y en noviembre de 1979 el Basij (movilización). En el seno de la coalición islamista, los ayatolás, que tenían gran popularidad y bandas armadas fanáticas, superaron a sus rivales civiles. Bazargan es eliminado en noviembre de 1979, Banisadr es expulsado en junio de 1981 a pesar del apoyo proporcionado por el MEK (Muyahidines).

Los días 2 y 3 de diciembre de 1979, un referéndum refrendó la constitución elaborada por los ayatolás (98% de los votos). Los barbudos con turbante afirman haber creado un Estado basado en su dios. Como este dios apenas se expresa, las cumbres religiosas predominan sobre los ciudadanos vulgares.

La institución principal es el "guía". Está designado por una "asamblea de expertos" compuesta por 86 líderes religiosos.

El "Consejo de Guardianes" verifica la conformidad de las leyes con la religión islámica y clasifica las candidaturas para las elecciones legislativas y las elecciones presidenciales. Los 12 guardias son elegidos por el guía.

El "presidente" es responsable de gobernar bajo la autoridad del guía. Es elegido por sufragio universal por cuatro años.

Una "Asamblea Consultiva Islámica" es el parlamento (Majlis) que vota el presupuesto y otras leyes bajo el control del Consejo de Guardianes. Está compuesto por 5 representantes de minorías confesionales admitidas y 285 diputados elegidos por sufragio universal.

La agresión militar de Irak en septiembre de 1980, alentada por las potencias imperialistas occidentales, consolidó el régimen clerical y contrarrevolucionario que se presentaba como un defensor de la patria. Irán adquirió armas de la URSS, de Corea del Norte, de China y, ocultándoselo a su población, de los Estados Unidos (el "gran Satanás" en la retórica islamista de entonces) así como de Israel ("la madre de Satanás").

El régimen totalitario asesinó entre 1981 y 1985 a 8000 oponentes, por lo menos. En julio de 1988, cuando se firmó el armisticio con Irak, se ejecutó en cuatro semanas a 2.800 prisioneros, en su mayoría militantes del movimiento obrero (HKS, Komala, fedayines, Peykar, Tudeh ...).

Hoy en día, algunas corrientes que se reivindican trotskistas (LOI Argentina, CWG de Nueva Zelanda, SWP de Gran Bretaña, RKOB de Austria, IS deArgentina ...) todavía creen que los islamistas son antiimperialistas, incluso revolucionarios. El balance general de la contrarrevolución islámica en Irán es que, en los países dominados, los líderes religiosos son capaces de movilizar el lumpen fanatizado para aplastar físicamente al proletariado y las minorías nacionales.

En este sentido, el islamismo presta el mayor servicio al sistema imperialista mundial. La evolución posterior de la República Islámica confirma la teoría de la revolución permanente formulada a partir de la experiencia de la revolución rusa y china en la época imperialista: ninguna fracción de la burguesía de los países oprimidos es capaz de combatir con eficacia a las potencias imperialistas.

Las contradicciones de la dictadura

de la burguesía islamista empeoran

En 1978-1981, el islamofascismo utilizó un lenguaje antiimperialista e incluso igualitario. Pero las clases bajas que seguían al clero ha sido estafadas y el país sigue sujeto al capitalismo mundial.

En 1979, la burguesía nacional permaneció en su sitio. Las empresas de la familia del Sah y los capitalistas que habían huido con él fueron nacionalizadas. Surgieron nuevos actores capitalistas, especialmente fundaciones religiosas con contabilidad opaca, subsidiadas por el Estado y que escapan a todos los impuestos. Las instituciones religiosas (incluida el Guía Supremo y los Pasdarán) son verdaderos grupos capitalistas que producen y venden armamento, energía, telecomunicaciones, química, productos agrícolas. Como resultado, las desigualdades en renta y patrimonio se acentúan.

Gracias a la renta petrolera, el Estado burgués financia un aparato pletórico que ofrece empleos (funcionarios, Pasdarán, Basij) a una parte de los desclasados urbanos y campesinos arruinados. También sirve para subvencionar los combustibles y alimentos básicos.

La continua presión de los EE. UU. a pesar del acuerdo de 2015, la persistente debilidad de la industria y la agricultura, el descenso de los precios internacionales del petróleo y el gas natural en 2014, están poniendo al sistema en dificultades económicas, políticas e ideológicas. Los asalariados son víctimas de las privatizaciones, la subcontratación, la precarización del empleo y de la prohibición de los sindicatos y las huelgas. Los pequeños agricultores están arruinados por la concentración de tierras y la crisis ambiental. Los pequeños comerciantes compiten con los nuevos centros comerciales. Los jóvenes de ambos sexos están más instruidos que en otros países de la región, pero por eso mismo aspiran más a tener un empleo, a la libertad de expresión y a acabar con el apartheid sexual. Las mujeres rechazan cada vez más la humillación instituida y la policía de la moral. Las clases explotadas y semiexplotadas están experimentando el desempleo masivo, una alta inflación, el incremento de los alquileres ...

El Estado iraní hizo concesiones en su programa nuclear en 2015. A cambio, esperaba que las potencias imperialistas firmantes del acuerdo conjunto (Estados Unidos, China, Francia, Gran Bretaña y Rusia -equipados con un arsenal de destrucción masiva y Alemania) levantaran las sanciones económicas. Tales sanciones no existen contra Israel o Pakistán, dos aliados de los Estados Unidos que tienen armas nucleares. El gobierno esperaba que los grupos capitalistas internacionales invirtieran en Irán, pero éstos chocan con la burocracia administrativa y la incertidumbre que alimenta el gobierno de los Estados Unidos.

Las intervenciones en la región (Líbano, Irak, Siria, Yemen ...) se hacen bajo el control del guía y el cuerpo de los guardianes de la "revolución" (Pasdarán). Los éxitos diplomáticos y militares son espectaculares y halagan el sentimiento nacional, pero son muy costosos para un país que en muchos aspectos sigue subdesarrollado. Otro revés es que la pretensión inicial del régimen teocrático para ponerse a la cabeza de todos los musulmanes del mundo se ha reducido a la defensa de los chiitas, muy minoritarios en el Islam.

Las cúspides del Estado y la burguesía iraní están divididas tanto en el terreno de la política internacional como el de la política interna. Esta división causó la desaparición del partido único (el Partido de la "Revolución" Islámica) en 1987. Salió a la luz tan pronto como Jomeini murió en 1989.

Los "conservadores" en torno al guía supremo (Alí Jamenei, 78 años, designado para suceder a Jomeini en 1989) se niegan a hacer concesiones democráticas porque temen que las masas aprovechen la brecha para derrocar la República Islámica.

Los "reformadores" en torno a Presidente (Hassan Rouhani, de 69 años, elegido en 2013, reelegido en 2017) tratan de negociar con las burguesías imperialistas para que sus inversiones impulsen la economía nacional y evitar de ese modo el cuestionamiento de la República Islámica.

En el verano de 2009, los "reformadores" lanzaron una ola de protestas masivas (llamada movimiento verde) tras la reelección del presidente "conservador" Ahmadineyad. Muchos jóvenes y mujeres participaron en las manifestaciones en las grandes ciudades. Aunque violentamente reprimidas (más de 150 muertos), inauguraron un ciclo de levantamientos populares en la región contra los regímenes falsamente antiimperialistas y realmente despóticos (Túnez a finales de 2010, Egipto a principios de 2011 y Siria en la primavera de 2011, etc.).

Sin embargo, no hay que sobreestimar la homogeneidad interna de cada uno de los polos ni las diferencias entre ellos: todos han nacido de la contrarrevolución de 1979-1981. Las dos camarillas son capitalistas; ambas quieren defender al capitalismo iraní contra las amenazas extranjeras; ambas defienden la "teocracia" (despotismo clerical); ambas están de acuerdo en oprimir y reprimir a los obreros, los estudiantes, las mujeres, los kurdos; ambas coinciden con relación a las privatizaciones y las restricciones del gasto social.

Los presupuestos del Estado para 2018 desencadenan una protesta popular


Aunque todos los medios de comunicación están en manos del régimen, la división de la burguesía islámica y los ataques recíprocos permiten que la gente sepa que todas las fracciones se enriquecen y son corruptos, mientras que el empobrecimiento de las trabajadoras y los trabajadores empeora.

Este movimiento nacional espontáneo ha venido preparado por meses de discusiones en las redes sociales sobre las crecientes desigualdades, por las protestas dispersas de los campesinos contra las consecuencias de la sequía, por decenas de huelgas y manifestaciones de asalariados contra el atraso de los pagos y os despidos, por la rebelión de algunas mujeres y jóvenes contra el yugo de los fanáticos religiosos.
La división de la burguesía islámica y el debilitamiento de su control sobre los trabajadores independientes, los directivos, los funcionarios y los desclasados ha permitido a los manifestantes de finales de 2017 y principios de 2018 atreverse a salir a las calles colectivamente y atacar al régimen en su totalidad.

En diciembre de 2017, al presentar el proyecto de presupuestos 2018, Rohani revela el monto de las subvenciones descomunales pagadas a las fundaciones religiosas. Los "reformadores" intentan desviar el descontento popular porque este presupuesto elimina los subsidios básicos a los alimentos (en particular los huevos) y la gasolina, y reduce a la mitad las ayudas sociales que se pagan a los pobres.

En respuesta, las múltiples sociedades de producción y sitios web vinculados a los Pasdarán atacan la austeridad del gobierno. El 28 de diciembre, el ayatolá "conservador" Alomolhoda impulsa en Mashhad, la segunda ciudad más grande de Irán, una manifestación de 200 mujeres con chador contra la carestía de la vida y contra el presidente Rohani.

Rápidamente, en Mashhad, la multitud de trabajadores, desempleados y jóvenes desborda el cortejo y lanza consignas contra el régimen, el guía supremo y la ayuda al extranjero. Igual pasa en Racht. Las manifestaciones, los días siguientes, se extienden a todo el país y afectan a más de 80 ciudades.

La novedad de las manifestaciones del invierno 2017-2018 es que:

escapan a todas las fracciones del régimen;

afectan también a las ciudades pequeñas (que generalmente votan por candidatos "conservadores");

son más populares (junto con los estudiantes, predominan los obreros, empleados, desempleados, campesinos empobrecidos ...);

las reivindicaciones no son solo políticas sino también sociales.

De acuerdo con la página web británica Hopi, las consignas a favor de la restauración monárquica, facilitadas por la destrucción del movimiento obrero, son poco frecuentes y, a menudo contrarrestadas por otras consignas que rechazan tanto a la monarquía como la la teocracia (Yassamine Mather, Protests by impoverished, hungry Iranians, 2 janvier 2018). En cambio, parece que el descontento a menudo se dirige contra los gastos en el extranjero, sobre todo en Palestina (la Franja de Gaza controlada por el partido islamista sunita Hamas), en el Líbano (el partido islamista chiita Hezbolá y sus actividades sociales y militares) y en Siria (operaciones militares de Pasdarán, del Hezbollah libanés, las milicias chiitas que han salvado el régimen de Assad).

El presidente Trump ha prohibido a los iraníes viajar a los Estados Unidos. Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita compiten en el oeste de Asia con Rusia, Turquía e Irán. En los últimos meses han aumentado las amenazas contra Irán. El apoyo abierto de Trump y Netanyahu a las manifestaciones las debilitan (todo el mundo en Irán sabe que el imperialismo es capaz de destruir Estados en detrimento de la población) y fortalece al sistema (todas su alas y los medios de comunicación han denunciado las interferencias extranjeras). Los gobiernos europeos, que quieren aprovechar la apertura del capitalismo iraní a sus capitales, son más prudentes. Rusia y China apoyan al régimen.

El gobierno censura las redes sociales. La represión se apoya esencialmente en la policía dirigida por el gobierno (y menos que en 2009, en los Pasdarán y los Basij, que están bajo las órdenes del guía). Ha habido 22 muertos y 3,700 detenidos. La represión llevada a cabo por los "reformadores" se completa con las contramanifestaciones masivas organizadas por los "conservadores". Las últimas protestas ha sucedido la noche del 4 al 5 de enero.

El líder de los guardias (Pasdarán), el general Jafari, ha anunciado el "fin de la sedición". El presidente Rohani le enseña a la burguesía nacional (islamista o no) y al mundo que sabe cómo reprimir y restablecer el orden. A las masas, les promete que tendrá en cuenta sus preocupaciones. Pero no puede satisfacer las aspiraciones económicas y políticas de las masas explotadas, en formación o excluidas de la producción.



Por el derrocamiento de la república islámica,

por el gobierno obrero y campesino


Para que la próxima ola sea victoriosa, para que logre arrancar las reivindicaciones y acabar con el régimen islámico, no sólo será necesario que de la espalda a las dos fracciones del régimen, sino también que se proteja tanto contra las agencias de las potencias imperialistas occidentales como de los monárquicos y los islamistas rivales (
Muyahidines). La liquidación de la burguesía islamista por la revolución socialista sería un golpe a las burguesías vecinas, al sionismo, a toda la reacción islamista, al imperialismo mundial.

El movimiento obrero es débil, pero está activo en el exilio, en las empresas y universidades. Puede tomar la iniciativa en la lucha de los oprimidos y explotados si extrae las lecciones de las traiciones y errores cometidos, durante la revolución de 1978, por el Tudeh y los fedayines (una fracción se unió al Tudeh): No confiar en ningún ala de la burguesía iraní. Hasta donde sabemos, en su momento sólo el Partido Socialista de los Trabajadores (HKS), la organización guerrillera kurda Komala y los Fedayin (minoría) entendieron, por experiencia, que el islamismo era contrarrevolucionario.

Pero también debemos aprender de los errores cometidos en el exilio por el HKI y el HKKI (ambos nacidos en Komala): no debemos confiar en ninguna burguesía imperialista (ni del oeste ni del este). Esos partidos, el Partido Comunista de Irán (HKI) y el Partido Comunista Obrero de Irán (HKKI) substituyen el internacionalismo proletario con llamamientos a la burguesía (incluida la imperialista) para presionar al régimen islamista.

Por eso, el HKI y el HKKI exigen que la OIT expulse a la República Islámica. La OIT no es una organización sindical, sino una organización internacional burguesa, una institución de las Naciones Unidas que reúne a los gobiernos, los empleadores y los burócratas sindicales de todos los países.

En la misma línea, el HKKI llama a "la gente del mundo" (?) a "presionar a los gobiernos europeos para que dejen de hacer concesiones a la República Islámica, rompan las relaciones diplomáticas y cierren sus embajadas" (WCPI [HKKI en inglés], To the People of the World, 31 de diciembre de 2017).

Irán sigue siendo un país dominado. Confiar en una burguesía dominante es aún más peligroso que confiar en la burguesía de un país dominado. El proletariado iraní no tiene nada que ganar con las sanciones imperialistas (diplomáticas, económicas o militares) contra la "República Islámica". Esto fortalece al régimen.

El aliado del proletariado de Irán es el proletariado internacional. El movimiento obrero en Irán debe recurrir a las otras organizaciones obreras del mundo para obtener:

¡Solidaridad con las trabajadoras y los trabajadores de Irán, liberación de todos los presos!

¡Libertades democráticas, derecho de las trabajadoras y los trabajadores de todo Irán a organizarse en sindicatos y partidos, derecho de publicación, de reunión, de huelga, de manifestación!

¡Levantamiento de todas las sanciones europeas y estadounidenses contra Irán! ¡Derecho para Irán a desarrollar un programa nuclear!

¡Libertad de circulación para los trabajadores y estudiantes iraníes!

En Irán, el HKKI no plantea jamás una perspectiva de revolución socialista, de Estado obrero, de gobierno obrero y campesino. No se pronuncia sobre qué debe substituir a la "República Islámica" burguesa, aunque es obvio que serán el proletariado y las clases semi-explotadas quienes lo derrocarán al precio de su sangre.

La única forma de beneficiarse de la experiencia de la lucha de clases en Irán y en el mundo es creando lo antes posible una organización comunista e internacionalista para agrupar a la vanguardia en el exilio y en el interior del país. El propósito de esta organización de debate y de combate será luchar con las masas para construir un partido obrero revolucionario, en relación con la construcción de la internacional obrera revolucionaria, basado en el programa de la Liga de los Comunistas, de la izquierda de Zimmerwald, de la Internacional Comunista, de la IV Internacional.

¡Libertad para todos los manifestantes y sindicalistas presos!

¡Libertades democráticas, República laica establecida por una asamblea constituyente democrática!
• ¡Separación completa entre el clero y el Estado! ¡No a la financiación pública de las instituciones religiosas!

¡Igualdad total de mujeres y hombres, fin de la persecución de homosexuales y lesbianas!
• ¡Derecho de las minorías nacionales a la autodeterminación!

¡Pago de los salarios atrasados, aumento de salarios, indexación de salarios respecto a los precios!

¡Fuera la religión de la escuela! ¡Enseñanza pública universal, gratuita y laica!

¡Sanidad gratuita y de calidad para todos!

¡Defensa de las manifestaciones y huelgas! ¡Disolución de los Pasdarán, los Basij, el ejército y la policía!

¡Subsidio para todos los desempleados, contratación masiva mediante un plan de grandes obras! ¡Expropiación bajo control obrero y campesino de las grandes explotaciones agrícolas y grupos capitalistas, incluidos los camuflados como organizaciones caritativas!

¡Consejos obreros y populares, Gobierno de los trabajadores basados en los shoras!

¡Federación socialista de Asia occidental y central!


12 de enero de 2018



Colectivo Revolución Permanente

Patronsuz Dünya / Turquie



Traducido por Internaciema Kolektivista Cirklo



1Partido de masas vinculado a la burocracia de la URSS, en la misma orla que los PC’s europeos.

2018-01-21 Afrin: No a la guerra contra los kurdos

Declaración de  PATRONSUZ DÜNYA [Mundo sin patrones]   y   SOSYALİST ALTERNATİF [Alternativa socialista]

 

                                                                                                                                                                                                                     pdf en castellano 

Afrin: no a la guerra contra los kurdos!


El régimen de Erdogán, con el pleno apoyo del Partido Kemalista (CHP), ha comenzado una operación de invasión militar contra la ciudad kurda de Afrin en el noroeste de Siria. Los esfuerzos para la libertad de los kurdos y sus conquistas en una región dividida por los imperialistas entre Turquía, Irán, Iraq y Siria corren el riesgo de ser destruidos por los grandes estados imperialistas como Estados Unidos y Rusia, junto a los regímenes de aquellos cuatro países.


El nombre dado por el Estado turco a esta operación militar expresa el acuerdo de estos cuatro estados, incluso si son enemigos entre ellos, contra cualquier reivindicación de los kurdos para determinar por sí mismos su destino: "la rama de olivo" simboliza la rama de olivo que un dictador tiende al otro, ellos, que se califican unos a otros como dictadores con las manos manchadas de sangre. Nosotros, como revolucionarios marxistas / socialistas, llamamos a todos los trabajadores y a los sindicatos a oponerse a esta agresión.


Esta guerra es una guerra contra los kurdos y la lógica subyacente es muy clara: los kurdos, divididos entre cuatro Estados, son oprimidos por estos Estados y todos sus derechos democráticos están confiscados. Las victorias que los kurdos puedan obtener en uno de estos Estados servirán para acelerar las reivindicaciones de los derechos democráticos de los otros kurdos bajo la soberanía de los otros Estados y, en consecuencia, la constitución de su conciencia nacional. Esto crea preocupaciones en los regímenes de los Estados opresores sobre el destino de su dominación. Esto explica por qué no dudan en utilizar cualquier medio, incluida la guerra y las matanzas, para sofocar este tipo de desarrollo.


La posibilidad de renovar la unidad nacional después del 15 de julio [fecha del golpe fallido en Turquía] se ha creado gracias a la guerra abierta, la declaración de invasión anunciada durante días, la declaración de guerra del palacio presidencial vomitada día tras día de propaganda que difunde veneno racista en las mentes de las masas a través de los medios de comunicación, que se han convertido en el Ministerio de Propaganda del Palacio y en las débiles oposiciones de los centros imperialistas.


Cada uno de los análisis "técnicos" que disertaban sobre las condiciones geográficas de Afrin o el hecho de que tal operación sería imposible sin el apoyo aéreo constituían una operación militar de masacre perfectamente anunciada. Pero nosotros, marxistas revolucionarios, debemos oponernos hasta el final. El régimen de Erdogán ha dado el nombre de rama de olivo a esta operación, y su justificación es la lucha contra el terrorismo. Los medios, que han asumido el papel del Ministerio de Propaganda del Palacio están difundiendo la propaganda del racismo en la conciencia de las masas y esta operación de invasión se llama operación contra el terror. Todo esto es una gran mentira. Porque quien jugó a los provocadores en la guerra civil de Siria, quien ha apoyado a organizaciones terroristas yihadistas, quien describió como "jóvenes indignados" a las organizaciones terroristas enemigos de la humanidad como el Estado Islámico, que han causado baños de sangre no sólo en Siria, sino también en muchos países, quien ha utilizado los ataques suicidas en su interés político en el camino que le ha llevado a un régimen político personal, quien ha convertido las ciudades kurdas como Cizre o Sur en ciudades medio orientales invadidas no es otro que el régimen de Erdogán mismo. Ni siquiera temen conducir en autocares a los yihadistas de Turquía a la ciudad de Afrin. De todos modos, para tomar conciencia de la realidad, basta ver que el régimen de Erdogán se sienta en la mesa de negociaciones con el régimen sirio y con Rusia, en calidad de protector de las organizaciones terroristas manchadas de sangre, durante las negociaciones sobre el futuro de la ciudad de Alepo y, más recientemente, de Idlib.


Por otro lado, también es ese régimen quien oprime y aplica un terror de Estado a cualquier elemento de oposición al estado de excepción y los decretos-leyes. El verdadero enemigo no es la población de Afrin sino el régimen de Erdogán. El régimen de Erdogán está tratando de crear nuevas condiciones para prolongar su poder. Al estado de excepción, va a añadirle un estado de guerra. Planea no ser apartado del reparto imperialista de Siria y limitar el espacio de la oposición gracias al clima nacionalista impuesto al país: el CHP hace mucho tiempo que hace carreras con el AKP y el MHP. para ver quén es el más nacionalista Incluso se ve claramente que algunos círculos socialistas están siendo absorbidos por esta carrera en nombre del "patriotismo". Erdogán aspira a entrar en el año 2019 apareciendo como un héroe nacional.


El verdadero enemigo no es el pueblo de Afrin sino el régimen de Erdogán, que reprime con el poder del Estado la más mínima reivindicación democrática. En cuanto a la clase trabajadora, cuyos hijos son enviados a la guerra, su condición está empeorando día a día. Para hacer frente al descontento creciente de las masas trabajadoras, el régimen de Erdogán tiene la intención de utilizar esta guerra contra los kurdos de la manera más efectiva. Con la excusa de la guerra, será más fácil para el régimen enfrentar a los que reclaman sus derechos acusándolos de apoyar el terrorismo. Sin duda veremos la prohibición de la huelga que preparan los trabajadores metalúrgicos. Cuando Erdogán anunció el comienzo de la operación militar contra Afrin en la ciudad de Kütahya, fue recibido con las reivindicaciones de los trabajadores de las empresas subcontratadas. Probablemente sea la seguridad generada por el clima de dominación que ha establecido en el país lo que le permitió regañar a estos trabajadores diciéndoles "probablemente no escuchéis lo que os han explicado hasta hoy, no os enteráis. ¡Cuantas veces hemos hablado de esto en lugares públicos, en el parlamento!¿ Todavía no lo entendéis …? " Esta situación será más frecuente con la guerra y la división de la clase trabajadora con el racismo, el nacionalismo, el chovinismo y la religión.

Los partidos de oposición y los medios de comunicación que están de acuerdo con el régimen de Erdogán muestran la lucha contra el terrorismo como una justificación para la operación y son muy cuidadosos de usar la palabra "kurdo" lo menos posible (esto también incluye a los grupos que se autodenominan socialistas) - por eso cambiaron rápidamente de la expresión "corredor kurdo" a la expresión "corredor terrorista" cuando se formó el Rojava en el norte de Siria y se ha extendido al llamado Mediterráneo según un plan imperialista. Esa es la razón por la cual incluso el partido ultranacionalista y racista MHP dice "no se puede decir que el MHP está en contra de los kurdos". La verdadera preocupación es la conciencia nacional que se desarrollará entre los kurdos.

Este partido es el enemigo delas conquistas y el Estado obtenido por los kurdos en Siria. Ya sea en Siria, Turquía, Irán o Irak, los kurdos tienen derecho a vivir como lo consideren conveniente y a determinar su propio destino. El desarrollo de la conciencia nacional de los kurdos, que reclaman derechos democráticos, puede ser motivo de preocupación solo para los dominantes, no para la clase trabajadora explotada. Que los kurdos tengan una conciencia nacional colectiva significará que los partidos burgueses como el AKP-MHP, el CHP, el partido İYİ no tendrán ningún apoyo de los kurdos. Y esta es la condición para que la lucha de la clase obrera de Turquía tenga éxito como una fuerza unida. Esto requiere que la clase trabajadora en Turquía defienda los derechos colectivos de los kurdos (no solo a nivel individual, sino de una manera organizada). Solo así será posible obtener la confianza del pueblo kurdo y, por lo tanto, su apoyo para unir la lucha por los derechos nacionales democráticos con la lucha de clases. Erdogán, que describe las áreas controladas por el pueblo kurdo como un centro terrorista, lleva a cabo la operación sobre el terreno con las organizaciones terroristas yihadistas. Al mostrar al pueblo kurdo como un enemigo, sienta las bases para los conflictos interétnicos.


Ni el pueblo kurdo ni el pueblo sirio son nuestros enemigos como clase trabajadora. Los verdaderos enemigos son los capitalistas que no nos dan nada más que desempleo, pobreza, explotación, sangre, lágrimas, guerra y muerte; y la dictadura de Erdogán que protege a los patrones, los ladrones, la corrupción, los asesinos, los pedófilos, los violadores y las organizaciones terroristas yihadistas. Una dictadura nunca cae hasta que es derrocada por sus víctimas. Las víctimas de este régimen son los trabajadores y los oprimidos turcos, kurdos, alevíes, sunnitas y todos los demás.

El AKP-MHP, el CHP y el Partido İYİ, como partidos chovinistas, presentan a la clase trabajadora y a la clase capitalista como si tuvieran un interés común bajo el nombre de "nación". Sin embargo, sea cual sea su religión, su nacionalidad, los intereses de la clase trabajadora no se corresponden con los del capital. Por el contrario, se oponen. Es por esta razón que frente a los partidos capitalistas nacionalistas, la clase trabajadora necesita su propio partido de clase. Solo la unidad de la clase trabajadora puede detener las guerras, el imperialismo y sus colaboradores. Por lo tanto, hacemos un llamamiento a todas las organizaciones de la clase obrera, y en particular a los sindicatos, para que se opongan a la guerra que el Estado turco ha desatado contra los kurdos con el apoyo del imperialismo ruso y americano.


¡Que los sindicatos se pongan a trabajar contra la guerra, ¡preparemos la huelga general! ¡unamos la defensa de la huelga de los trabajadores metalúrgicos con la lucha contra la guerra!


¡No participes en la invasión, di no al ataque a Afrin! La manera de oponerse a este destino es a través del frente único de los oprimidos y los trabajadores.


El verdadero enemigo no es la población de Afrin sino el régimen de Erdogán.


¡No participes en la invasión, di no a la operación de orden!


¡Inmediata detención de la invasión!


¡Ante el nacionalismo y la religión, viva la unidad de la clase!


¡La única solución para la guerra, la explotación, la opresión y la pobreza es la Confederación Socialista de Oriente Medio basada en la libre voluntad de los pueblos !


¡Fuera el régimen de Erdogán de Afrin! ¡fuera de Siria!



PATRONSUZ DÜNYA [Mundo sin patrones]


SOSYALİST ALTERNATİF [Alternativa socialista]


(traducción por el IKC desde la traducción directa al francés del GMI)





2018-03-08 Día Internacional de la mujer trabajadora

En català

¡Mujeres trabajadoras de todos los países,

en pie contra la opresión y la explotación!



Desde que la sociedad humana está dividida en clases sociales, también es patriarcal: los hombres adultos dominan a las mujeres y a los jóvenes. Desde que surgió el capitalismo, las mujeres trabajadoras, en general, han sido más explotadas que los hombres. Además, incluso donde las mujeres han ganado la igualdad jurídica, las mujeres de las clases explotadas todavía proporcionan la mayor parte del trabajo doméstico y familiar no remunerado.

En todas partes, la violencia conyugal, los "asesinatos de honor", el acoso sexual y la violación tienen como víctima principal a las mujeres. La mitad de las mujeres asesinadas en el mundo lo son a manos de un pariente. La descomposición mafiosa (como en México) y las guerras reaccionarias (como en Siria, Irak, Afganistán ...) se ensañan con ellas especialmente. Las víctimas de la prostitución forzosa son mayoritariamente mujeres (entre 400,000 y 1,6 millones de niñas y mujeres cada año). Existe el matrimonio forzoso de las niñas y la mutilación sexual (entre 100 y 140 millones de mujeres en todo el mundo han sido extirpadas o infibuladas).

El ataque sistemático a los servicios públicos por parte de todos los gobiernos desde las crisis capitalistas mundiales de 1973 y 2009 las afecta directamente. El ascenso del clericalismo en todas sus formas (cristiano, musulmán, hindú, budista ...) refuerza la opresión. Algunos países están experimentando regresiones: Erdoğan desalienta la anticoncepción y el aborto en Turquía, Trump está en contra del aborto en todo el mundo, Putin despenaliza la violencia conyugal en Rusia ...

Las mujeres siempre han sido una parte componente del trabajo asalariado a pesar de la hostilidad de todo el clero. En los países desarrollados representan más de la mitad de los trabajadores asalariados. Pero su distribución sigue siendo desigual según las ramas y los oficios. Siguen estando peor pagadas que los hombres y son especialmente víctimas de la precariedad, el trabajo a tiempo parcial y el desempleo. La mayoría de las tareas domésticas recae sobre ellas en el seno de su familia.

Así como la lucha contra la opresión nacional no puede dejarse en manos del nacionalismo burgués y pequeño burgués, la lucha contra la opresión de género no puede dejarse en manos del feminismo burgués y pequeño burgués, que o bien enfrenta de manera reaccionaria a las mujeres y los hombres. o simplemente se limita a peddir más puestos de dirigencia política o de directivos de empresa capitalista. Un ejemplo es la campaña #metoo, que empezó con la denuncia legítima de violación de actrices por parte de un productor de cine. Algunos la usan para reactivar una moral conservadora que iguala cualquier propuesta sexual fuera del matrimonio con la violencia. La otra deriva aberrante consiste en presentar a un puñado de capitalistas que abusan de su riqueza y poder como representativos de todos los hombres.

El 8 de marzo es el resultado de un llamamiento de la Internacional Obrera (1889-1914) y en particular de la actividad de Clara Zetkin, marxista, revolucionaria e internacionalista. La Revolución Rusa (1917) otorgó el derecho al voto a las mujeres, legalizó el aborto, garantizó la educación de las niñas, facilitó la extensión de los derechos de voto a otros lugares (en Gran Bretaña, Alemania ...). La Revolución española (1936) hizo más por la emancipación de las mujeres que todos los partidos republicanos anteriores. Por el contrario, las contrarrevoluciones (fascismo en Italia, estalinismo en la URSS, nazismo en Alemania, teocracia en Irán ...) significaron la humillación de las mujeres y un salto hacia atrás.

Hoy, en todas partes, las mujeres trabajadoras se levanten: están a la vanguardia de las luchas contra la opresión de la que son víctimas (como las manifestantes iraníes, polacas, estadounidenses …) ; participan en la lucha contra la opresión nacional y la xenofobia (como las combatientes kurdas, las activistas inmigrantes, las que apoyan a los inmigrantes ...) y la lucha contra la explotación (como activistas sindicales de base en Bangladesh y en todos los países).

El capitalismo no puede lograr la igualdad real entre los sexos porque la burguesía usa el patriarcado para dividir a los oprimidos y beneficiarse indirectamente del trabajo doméstico gratuito de las mujeres.

La lucha por la emancipación de las mujeres debe ser una cuestión del movimiento obrero. Los sindicatos y los partidos de trabajadoras y trabajadores tienen la responsabilidad de luchar contra el machismo dentro de ellos y en la sociedad, y de tomar la iniciativa en la lucha de las mujeres por la emancipación. Solo la construcción del socialismo mundial finalmente erradicará el machismo.

¡Igualdad jurídica total entre hombres y mujeres! ¡Separación de las religiones y el Estado! ¡Enseñanza mixta y laica!

¡Igualdad salarial! Creación masiva de estructuras gratuitas y de calidad para el cuidado y la educación de las niñas y niños de edad infantil !

¡Contracepción libre y gratuita! ¡Derecho y gratuidad total del aborto, también para las menores de edad !



CoReP

Internaciema Kolektivista Cirklo (IKC)

2018-03-23 Italia: las elecciones generales del 4 de marzo

 Artículo del Groupe Marxiste Internationaliste

 

Italia :

Las elecciones generales del 4 de marzo

Los grandes partidos burgueses del período precedente (PD, FI) se desmoronan; lo que queda del movimiento obrero (PRC, LeU) no se beneficia de ello; dos partidos anteriormente marginales (M5S, LN) son los que lo aprovechan.

Para los partidarios del dégagisme1, las elecciones generales de marzo en Italia confirman que «hay una ola dégagista en Europa» (Bastien Lachaud, diputado La Francia insumisa, LCI, 5 de marzo). Un término que pone en el mismo saco el inicio de la revolución social de Túnez en 2011 con la victoria electoral del capitalista Trump en los Estados Unidos en 2016, o la actual de los partidos reaccionarios en Italia, no es que sea muy ilustrativo. Por otra parte, a fecha de hoy, la LFI2 no ha presentado un verdadero análisis de las elecciones italianas, no más que el PCF o el PS.

El gobierno Macron-Philippe-Collomb se aprovecha de ello para justificar su caza a los inmigrantes al modo Trump y su proyecto de ley inspirado en Sarkozy y Le Pen.

Tomo nota de que, en el mundo donde vivimos, se pueden defender bellas ideas pero no pueden defenderse haciendo abstracción de la brutalidad del contexto. Italia ha sufrido hoy innegablemente en el contexto de una presión migratoria muy fuerte en la que vive desde hace meses y meses. (Emmanuel Macron, AFP, 5 de marzo)

Lo que hay que comprender es que acoger a los refugiados (la «bella idea») choca contra la dura realidad ("una fuerte presión migratoria) y puede conducir al país que lo olvide a una crisis política. ¿Con su explicación del resultado de las elecciones italianas por el exceso de extranjeros, es Macron tan diferente de los "populismos" de los que dice que protege a Francia? Todas las fracciones políticas de la burguesía decadente esconden que:

  1. La pobreza y la inestabilidad política de los países dominados son los resultados de la dominación y de la explotación extranjeras (que incluye a los grandes grupos capitalistas franceses o italianos...);

  2. El ejército francés, con el ejército británico, jugó un papel decisivo en la destrucción de Libia en 2011 (que el gobierno italiano intentó entonces impedir) y participa en las devastaciones en curso en Siria y en Irak;

  3. La desigualdad y los conflictos de Asia occidental y de África generan inevitablemente desplazamientos de población, pero estos desplazamientos afectan sobre todo a los países dominados. Por ejemplo, los sirios ha huido mayoritariamente dentro mismo de Siria o con destino al Líbano, a Jordania y a Turquía;

  4. El Estado francés ha contribuido a la «fuerte presión migratoria» en Italia, suspendiendo los acuerdos de Shengen, cerrando desde el 2015 su frontera italiana a los emigrantes, igual que el Estado suizo (no miembro de la UE, pero sí del espacio Shengen). La mayoría de los emigrantes que abordaban las costas italianas no tenían la intención de quedarse sino que se han encontrado encerrados allí. Esta política de Hollande y de Macron ha contribuido mucho al éxito de las consignas xenófobas y anti-UE en el país vecino: «hay un sentimiento, ampliamente difundido, de que sus socios de la UE han dejado que Italia se enfrente sola con la inmigración » (The Economist, el 10 de marzo).

La fragilidad del capitalismo italiano revelada por la crisis mundial

El capitalismo italiano consiguió una acumulación de gran escala después de la 2a Guerra mundial, apoyándose en las traiciones de PSI y de PCI, en la reconstrucción de la economía devastada y en la CEE-Unión europea.

Del 1950 al 1963, la economía italiana conoció una fase de expansión sin equivalente en la Europa de postguerra, con un crecimiento del 7,5 % en 1955. (Piedra Milza, Historia de Italia, 2005, Fayard, p. 927)

Con el crecimiento económico y la emigración, la tasa de desempleo cayó al 3,6 % en 1963. Pero Italia se vió afectada particularmente por las crisis capitalistas mundiales de 1973-1975 y de 2007-2009 (el PIB descendió el -5,5 % en 2009 respecto a 2008). Sufrió cuatro años de recesión (2008-2009 luego 2012-2013), lo que implicó una regresión del PIB de cerca del 9 % con relación a su situación de 2007 y una duplicación de la tasa de desempleo (del 6 % en 2007 al 13 % a finales de 2014). En quince años, 200.000 titulados universitarios dejaron el sur para emigrar hacia el norte o en el extranjero.

Como todos los demás estados capitalistas, incluida China, el estado italiano recurrió al déficit presupuestario frente a la crisis (saldo presupuestario del -5,2 % del PIB en 2009) sin preocuparse de las reglas de la Unión Europea vigentes desde el 1992 ( el 3 % del PIB como máximo). Las finanzas públicas quedaron marcadas por una deuda elevada ( el 132 % del PIB, cuando la regla es menos del 60 % como máximo), lo que limita los márgenes de la política presupuestaria del estado burgués italiano.

Los gobiernos Letta (2013-2014), Renzi (2014-2016) y Gentiloni (2016-2018) se esforzaron por reducir el déficit ( el-1,9 % del PIB en 2017) y, de ese modo, la deuda. Estos gobiernos dirigidos por el PD procedieron, como todos los gobiernos burgueses, recortando los gastos públicos que sirven en primer lugar a los trabajadores y acusando de buena gana a la UE de ser la culpable de la austeridad : « los políticos rechazaron la responsabilidad del crecimiento reducido a causa de la austeridad impuesta por la UE ». (The Economist, el 10 de marzo).

LFI atribuye la austeridad, italiana o francesa, al extranjero, a “Europa”, aunque se aplique todavía más severamente en Gran Bretaña, que ha mantenido su moneda y decidido salir de la Unión Europea. Como lo reconoce un ex presidente del consejo (primer ministro) del 2011 al 2013 : « hasta sin los mandatos europeos, deberíamos tener una cierta disciplina. »(Mario Monti, Le Monde, 2 de marzo). Es notable que la UE, ejerciendo una presión, nunca sancionó Italia para sus faltas a ambas reglas.

La persistencia del paro masivo

Entre la crisis capitalista y la austeridad estatal, centenares de miles de personas se hundieron en la miseria, especialmente en el Sur. En cambio, el ejército, la policía y los bancos reciben más que nunca el maná público, sin hablar de la criminalidad mafiosa que continua parasitando Italia.

El gobierno italiano oficializó el salvamento de dos bancos mutualistas3 de tamaño medio - Banca popolare di Vicenza y Veneto banca, al borde de la quiebra. El decreto que inicia el procedimiento de liquidación de ambos bancos ha sido aprobado por el presidente del consejo, Paolo Gentiloni. El Estado italiano pondrá 4,785 mil millones de euros sobre la mesa para que Intesa Sanpaolo, el primer banco minorista del país, recupere ambos bancos. Pier Carlo Padoan, ministro de economía, precisó que el coste total de las garantías públicas en esta transacción podía elevarse hasta 17 mil millones de euros, para cubrir los créditos deteriorados de ambos bancos. (Le Monde, 25 de junio de 2017)

Para intentar salir el marasmo, todos los gobiernos burgueses italianos han ayudado al capital y golpeado a los trabajadores : recorte en los gastos sociales (enseñanza, salud, etc.), reducción de los impuestos sobre el capital, ampliación de la edad de jubilación (65 años para los hombres, de 60 años para las mujeres), reducción de las pensiones (cálculo sobre los salarios del conjunto de la vida laboral), contratos de trabajo más flexibles, aumento de las tasas de matrícula en la universidad, el salario «al mérito» para los profesores, etc.

Gracias al aumento de la tasa de explotación y a la coyuntura europea y mundial, el capitalismo italiano acabó por reanudar el crecimiento a partir de finales de 2014: +1 % en 2015, +0,9 % en 2016, +1,6 % en 2017 (pero la media es del +2,2 % en la zona euro y del +3,7 % en el mundo, para el mismo período).

A pesar de esta escampada, Italia sigue siendo el enfermo de la zona euro : el PIB en volumen continua inferior en un 6 % a su nivel de antes de la crisis, y la reanudación del crecimiento es menos sostenida allí que entre sus socios de la zona euro. Por otra parte, la deuda pública, superior al 130 %, todavía no ha iniciado su descenso y el sector bancario continua frágil. (Céline Antonin, Italia : el horizonte parece aclararse, OFCE, diciembre de 2017)

La recuperación se traduce en una creación nítida de empleos ( +900.000 en el período 2015-2017), la tasa de empleo de la población en edad de trabajar reencontró su nivel anterior a 2008 (58,4 %) y la tasa de desempleo acabó por bajar. Pero sigue elevada : El 10,8 % de la población activa y hasta el 32,2 % en los jóvenes activos de 15-24 años. El paro se queda en el 18 % en el sur.

En estas condiciones, el capitalismo italiano, aunque no se priva de sobreexplotar a los trabajadores extranjeros, no necesita una inmigración masiva, contrariamente al capitalismo alemán. Los partidos italianos que hacen de los extranjeros el blanco principal de sus ataques (LN, FI) totalizan más de el tercio de los sufragios expresados. Si a ellos se les suma los que, sin hacer de ello el eje de su política, también quieren rechazar los emigrantes (M5S, PD), se sobrepasa el 84 %.

El jefe del M5S Luigi Di Maio, en la primavera de 2017, tomó posiciones muy duras en la crisis migratoria del Mediterráneo, popularizando la expresión de «taxis de los mares» para calificar a los buques fletados por las ONG humanitarias para efectuar operaciones de socorro a la altura de Libia. (Le Monde, 7 de marzo)

Las traiciones repetidas de las burocracias sindicales

Aparte del PRC4, las únicas organizaciones obreras de masa que subsisten son los sindicatos tradicionales. Las confederaciones principales son las previsibles : CGIL (más o menos equivalente de la CGT [o CCOO en España, NDT]), CISL (equivalente de CFDT [origen en la democracia cristiana, como ELA-STV en Euskalherria, NDT]) y UIL (equivalente de FO [o UGT en España, NDT]). Pero, como en todos los países imperialistas, los aparatos de los sindicatos están corrompidos por el Estado burgués y los capitalistas. De vez en cuando, se ven forzados a llamar a «jornadas de acción» que sirven de válvulas de escape para las bases, mientras negocian ataques interrumpidos contra la clase obrera, exacerbados por las crisis capitalistas recurrentes y la competencia internacional.

En julio de 1992, las burocracias de CGIL, CISL y UIL renunciaron a la escala móvil de los salarios por exigencia de Confidustria (el Medef italiano [confederación patronal,NDT]). En julio de 1993, firmaron un acuerdo de negociación colectiva a dos niveles : de rama y de empresa. Los sindicatos se comprometían a tener en cuenta tanto las restricciones macroeconómicas como la competitividad de las empresas.

En noviembre de 2012, las burocracias de CISL y de UIL firmaron con la patronal un acuerdo «de productividad» que liga los salarios con los resultados de las empresas. Ahora los acuerdos de empresa reemplazan a los convenios colectivos en lo que afecta a la organización del trabajo.

En junio de 2013, las burocracias de las confederaciones de CGIL, de CISL y de UIL firmaron con la patronal un acuerdo sobre representatividad. A los firmantes se les garantiza el monopolio de la representación del personal en las empresas. Como consecuencia de ello, a los otros sindicatos (COBAS, CUB, USB, CSB) les es casi imposible participar en las elecciones de delegados del personal en las empresas.

En enero de 2014, las burocracias de las confederaciones de CGIL, de CISL y de UIL firmaron con la patronal un acuerdo que permitía derogaciones de los convenios colectivos nacionales sobre las condiciones de trabajo los horarios y los salarios.

El 28 de febrero, la víspera de las elecciones, las burocracias de las confederaciones de CGIL, de CISL y de UIL firman con Confindustria un acuerdo sobre los salarios que privilegia el nivel de la empresa y condiciona los aumentos salariales a los incrementos de productividad.

Así, los aparatos social-imperialistas de los sindicatos contribuyen a la desorientación política e ideológica de la clase obrera, completando las traiciones históricas del ex-PSI y del ex-PCI, así como a la orientación "reformista" de los pequeños partidos que han sobrevivido al naufragio de la socialdemocracia y del estalinismo (LeU, PRC).

La política migratoria del Estado burgués

Tanto el antiguo «centro izquierda» El Olivo-PD, cuando estaba a la cabeza del gobierno (2006-2008, 2013-2018), como el antiguo «centro derecha» PDL-FI, cuando era su turno (2001-2005, 2008-2011), intentaron limitar la inmigración. Por una parte, el Estado encerró a trabajadores y a jóvenes que no habían cometido ningún crimen o delito (en los CIE, los CARA, o los CDA) ; por otra parte, se intentó impedir la entrada (acuerdos con los señores de guerra de Libia, patrullas en el mar), todo con la ayuda de la UE. Así, en octubre de 2013, después de la muerte en un solo naufragio de 366 emigrantes en Lampedusa, el gobierno Letta (coalición de PD con, entre otros, el PDL de Berlusconi) activó la operación Mare Nostrum, reemplazada en noviembre de 2014 por la operación Tritón, menos costosa y a cargo de la UE.

Durante la ceremonia hipócrita de la cadena de ataúdes, el ministro del interior Angelino Alfano anuncia que el gobierno ha decidido remodelar su "misión", empleando más medios de patrulla con el fin de salvar a los náufragos; y precisa que a este cambio le ha llamado Mare Nostrum. Evidentemente, Mare Nostrum no sustituye a Frontex - el mecanismo europeo de control de las fronteras exteriores de la UE – efectivo desde el 2005 mediante dos dispositivos : Hermès (dedicado al control del Canal de la Sicilia y de las islas Pelagias) y Aeneas. Mare Nostrum no tiene como objetivo real salvar la vida de los emigrantes o de llevar a los tribunales a los barqueros, sino más bien hacer frente, gracias a un control militar minucioso, y esto hasta las costas libias, el aflujo migratorio creciente que a finales de octubre representaba más de 50.000 llegadas. Mare Nostrum, este control intensivo del área mediterránea afectada por los flujos migratorios, fue puesta en funcionamiento en noviembre de 2013. (Rivoluzione comunista, Fronte proletario contro guerra statale anti-immigrati, 2017, p. 14)

En julio de 2017, el gobierno PD, como el de LREM a Francia en el mismo momento, culpabiliza a las organizaciones que socorren los emigrantes.

Nacido hace sesenta y un años en Reggio Calabria, hijo de general, Marco Minniti es un producto puro del Partido comunista italiano (PCI)... En Libia, antigua colonia italiana donde los intereses económicos transalpinos siguen siendo importantes y los servicios de contraespionaje muy activos, el ministro de interior multiplica sin miramientos los contactos con los jefes locales, para acabar con las salidas de barcos hacia Europa, equipando a los guardacostas con barcos radiantemente nuevos. En el canal de la Sicilia, fuerza a las ONG encargadas de las operaciones de socorro en el mar a comprometerse con un «código de buena conducta». (Le Monde, 14 de septiembre de 2017)

Acusada de «favorecer la inmigración ilegal» más bien que de salvar vidas, la ONG alemana Jugend Rettet ha sido privada de su buque de socorro en el Mediterráneo por las autoridades italianas, el miércoles, 2 de agosto. (Le Monde, 3 de agosto de 2017)

Los policías bloquearon el domingo por la mañana al Open-Arms, fletado por la ONG española Proactiva. La razón ? La víspera, el barco había obtenido el derecho de desembarcar a 218 personas que se habían negado a ser entregadas a los guarda-costas libios. (Le Monde, el 23 de marzo de 2018)

Bloqueados en Libia, los emigrantes africanos a menudo son extornsionados, reducidos a la esclavitud, víctimas de maltratos, violados, asesinados.

Un atentado racista y una movilización antifascista

El 3 de febrero de 2018, un antiguo candidato de la Lega en 2017, después de haber hecho el saludo fascista y gritado «Viva Italia!» disparó contra un grupo de personas negras en Macerata, en el centro de Italia. Seis personas están heridas. El fascista invoca la violación y el homicidio de Pamela Mastropietro por traficantes de droga nigerianis para disparar contra inocentes cuyo único crimen era tener la piel oscura. Berlusconi, cuya formación Forza Italia reclama la expulsión de 600.000 extranjeros y es aliada de la LN en el seno del «centro derecha», infravalora :«me parece que se trata del gesto de un desequilibrado, que merece la condena más firme, pero que no puede considerarsa que tenga una connotación política clara ».

El PD utiliza al ministro del interior y al alcalde de Macerata, así como su influencia en la CGIL (la central sindical principal) y en la Associazione nazionale partigiani de Italia (la Asociación de los antiguos miembros de la Resistencia), para impedir las manifestaciones de protesta. A pesar de la prohibición oficial, los fascistas de Forza Nuova se concentraron en Macerata el 8 de febrero, con la complacencia de la policía y de los carabineros (gendarmería).

Los Centri Sociali (CS, un movimiento anarquista una de cuyas fracciones apoya a la coalición electoral PaP) convocaron manifestación el 10 de febrero en Macerata. Se adhieren las coaliciones de partidos Liberi e uguali y Potere al popolo, FIOM (la federación de la metalurgia de CGIL), COBAS (clases del SUR), etc. : Hubo por lo menos 20.000 manifestantes. El 25 de febrero, otras 20.000 personas, sobre todo jóvenes, se manifiestaron en Milán. En Livorno, cuando los CS se contra-manifestaban frente a los provocadores FDI, el dirigente de PaP Maurizio Acerbo apoyó a los antifascistas pero al portavoz de LeU Pietro Grasso les condenó.

El naufragio de la representación política anterior de la burguesía

El 4 de marzo, la participación en las elecciones de ambas cámaras (Cámara de los Diputados, Senado) ha sido elevada: El 73 % de los inscritos, aunque un poco inferior a la de las elecciones precedentes generales, en febrero de 2013 (75 %).

El Partito Democratico (PD, Partido demócrata) es el partido burgués que ha sido el eje de los gobiernos precedentes. Procede de la fusión en 1998 de los renegados del estalinismo (PDS, la mayoría del antiguo Partido comunista italiano) y de supervivientes del clericalismo ligado a la Iglesia católica (PPI, principal componente resultante del desaparecido Partido demócrata-cristiano que dirigió el país durante 40 años). Los votos al PD pasaron del 25,4 % en 2013 al 18,7 % en 2018. Su secretario general, Mateo Renzi, se ha visto forzado a dimitir.

La primera víctima del escrutinio es el Partido Demócrata del antiguo primer ministro Matteo Renzi, que sufre una derrota humillante. Con menos del 19 % de los votos, es decir apenas 112 diputados y 57 senadores, el principal partido de izquierda alcanza un mínimo histórico. (Le Monde, 7 de marzo)

El otro partido burgués de gobierno, Forza Italia (FI, Fuerza Italia), fundado en 1994, se desmorona también (ha pasado del 21,6 % al 14 %). No es seguro que él sobreviva a su jefe, de 81 años de edad.

El segundo perdedor de las elecciones legislativas, Forza Italia, ha quedado tal vez en un estado más lastimoso todavía. Con apenas el 14 %, una cifra ridículamente baja para una formación que se supone que representa al conjunto de la derecha moderada, la formación nacida en 1994 solo por la voluntad de Silvio Berlusconi está al final de carrera. (Le Monde, 7 de marzo)

El éxito de dos partidos "populistas"

El gran vencedor de las elecciones del 4 de marzo es el Movimento 5 stelle (M5S, Movimiento 5 estrellas), un partido pequeño burgués demagógico y xenófobo creado sobre una base del dégagisme [ver nota pg 1, NDT] en 2009 por un payaso que pasó el testigo a Luigi Di Maio. Denunciando el abandono del Sur y gracias a la promesa de una «renta ciudadana», el M5S ha captado más del 32,7 % de los votos en todo el país (frente al 25,5 % en 2013) y es netamente mayoritario en el sur. Ha sido felicitado por Farrange, el antiguo dirigente de UKIP, el partido que promovió el Brexit.

El otro partido que sale bien librado, con el 17,4 % (frente al 4,1 % en 2013), es la Lega de Matteo Salvini (antiguo Lega Nord, Liga Norte). Nunca había sobrepasado el 10,2 % de los votos. Mantiene su racismo anterior pero ha cambiado su viejo programa (la secesión de la parte más rica de Italia) por un nacionalismo italiano agresivo.

El líder de la Liga ha acertado en su apuesta : completar la mutación del partido federalista y antiitaliano, del que tomó la jefatura hace menos de cinco años, en una gran formación nacionalista y xenófoba, extendiéndose por todo el país. (Le Monde, el 7 de marzo).

La LN gana en el seno de la coalición llamada de "centro derecha" (sic) que incluía, además de a FI, a otro partido fascistoide, Fratelli d' Italia (FdI, Hermanos de Italia), que consiguió el 4,35 % de los votos. Ha recibido las felicitaciones del jefe del FN-RN francés.

Además, dos listas fascistas, CasaPound y la coalición Italia agli Italiani (Italia para los italianos, formada por FN y MS-FT) tienen respectivamente el 0,95 % y el 0,38 % de los votos. Estos grupos atacan físicamente a los militantes obreros y a los extranjeros.

La marginación electoral del reformismo

Los dos grandes partidos reformistas de postguerra, Partito socialista italiano (PSI) y Partito comunista italiano (PCI) desaparecieron, respectivamente en 1994 y en 1991-2007.

La herencia de la socialdemocracia, es la colaboración de clase más repugnante : el sabotaje de la revolución de 1920 por el PSI, la reconstrucción del Estado burgués después de la II Guerra mundial, la participación repetida en gobiernos con la Democracia Cristiana, la dirección del gobierno que puso fin a la escala móvil de los salarios, la ayuda a la toma de control por Bersluconi de la televisión privada, la corrupción …

La operación Mani pulite (manos limpias) comenzó en febrero de 1992 cuando dos magistrados milaneses, investigando un asunto común de corrupción, encontraron un flagrante delito de soborno a un miembro importante del PSI, Mario Chiesa... Siguió una auténtica marea de detenciones, pesquisas, denuncias, confesiones. Dos antiguos alcaldes PSI de Milán fueron inculpados. Craxi mismo, después de haber intentado sublevar a la opinión pública contra el «gobierno de los jueces», tuvo que rendir cuentas : Hallado culpable de haber desviado en su propio beneficio sumas de dinero considerables, fue forzado a dimitir de su puesto de secretario general del PSI. Pronto no tuvo otro recurso que exiliarse en Túnez. (Piedra Milza, Historia de Italia, 2005, Fayard, p. 927)

Quienes ocupan hoy el lugar de la socialdemocracia en Italia, las escisiones de izquierda del PD y de la derecha de PRC, reunidas en la coalición cajón de sastre Liberi e uguali (LeU, libres e iguales), tienen el límite de votos en el 3,4 %.

El principal partido reformista que sobrevivió a la desaparición de PCI es Partito della rifondazione comunista (PRC).

El PRC nació en 1991 cuando el PCI fue disuelto al final de su 20º y último congreso y fue creado el Partido democrático de la izquierda ...Desde el principio se juntaron un conjunto de personalidades, de corrientes culturales y de posiciones políticas muy diversas, unidos esencialmente sobre una base de su voluntad de oponerse al "giro," que consideraban como una liquidación del patrimonio político, ideológico y simbólico del Partido comunista. (Los Partidos comunistas y post-comunistas en Europa Occidental, 1999, Documentation française, p. 72)

En 2013, su mini frente popular con el Movimento Arancione y la Federazione dei verde reunió el 4,4 % de los votos. En 2018, forma de nuevo una coalición, Potere al popolo (PaP, Poder para el pueblo). Incluye al Partito comunista italiano (una escisión de PRC que enarbola la bandera burguesa italiana al lado de la bandera roja), la Piattaforma eurostop (una frente eurófobo), los CRAC (estalino-maoístas), la Sinistra anticapitalista (SAC, Izquierda anticapitalista ligada al NPA)... Este bloque electoral es sostenido en Francia por el NPA, el PCF y LFI. Ha obtenido solamente el 1,32 % de los sufragios expresados y ningún diputado.

La escisión neo-estalinista de RPC, el Partito comunista (PC), que se ha presentado por separado, es marginal, con el 0,32%.

El PRC, el PCI, el PC, los CRAC ... nunca aprendieron las lecciones del estalinismo. La historia del estalinismo-togliattismo es la de la mano tendida al fascismo por el PCI en 1936 ("llamamiento a los fascistas"), la traición a la revolución de 1943-1944, la participación en los gobiernos burgueses de 1943 a 1947, el intento para restaurar la monarquía en 1944 ( "giro de Salerno"), la traición a la situación revolucionaria en 1969, la propuesta para gobernar conjuntamente con la DC en 1973 ("compromiso histórico"), la renuncia abierta del marxismo con la transformación en 1991 del PCI en PSD, la liquidación del PSD en 2007 en un partido burgués normal (PD) con lo que quedaba de la Democracia Cristiana desacreditada y procesada por la justicia.

El cretinismo reformista y pacifista del PRC

A la mayoría de las corrientes centristas del mundo, esto no les ha impedido dar un apoyo entusista al PRC durante todo el final del siglo XX, incluidas las corrientes “trotskistas” sumadas al proteccionismo, el pacifismo y el reformismo. Ello se tradujo en la incorporación de sus afiliados locales al PRC (y su integración en las burocracias sindicales viejas o nuevas) del mismo modo que participaban ya al mismo tiempo en Syriza, en Grecia, en Die Linke, Alemania, etc.

El PRC practicó la colaboración internacional de clases montando el engaño del Foro Social Mundial en 2001, con la ayuda de la burocracia cubana de Castro, del gobierno burgués de Brasil y de un ala del Iglesia Católica. A nivel nacional, el PRC apoyó a un gobierno burgués en 1996 y luego participó en un gobierno liderado por un antiguo demócrata cristiano en 2006. Todavía está vinculado al PCF, que ha gobernado más de una vez por cuentade la burguesía y a Syriza que lo hace todavía en Grecia.

La estrategia comunista fue resumida en una moción del Congreso de La Haya de la Primera Internacional: hegemonía de la clase obrera, necesidad del partido, toma del poder.

En su lucha contra el poder unido de las clases poseedoras, el proletariado solo puede actuar como clase constituyéndose a sí mismo en partido político separado y opuesto a todos los antiguos partidos políticos creados por las clases poseedoras. Esta constitución del proletariado en partido político es indispensable para asegurar el triunfo de la revolución social y su fin supremo: la abolición de las clases. La coalición de fuerzas de la clase obrera, ya lograda por la lucha económica, debe servir así como una palanca en su lucha contra el poder político de sus explotadores. Puesto que los amos de la tierra y el capital todavía usan sus privilegios políticos para defender y perpetuar sus monopolios económicos y subyugar al trabajo, la conquista del poder político se ha convertido en el gran deber del proletariado. (AIT, Artículo 7a de los Estatutos, septiembre de 1872, La Première Internationale, 10-18, p.338).


Durante la campaña electoral, el PRC y sus aliados no hablaban de socialismo o de revolución, ni de expropiación o derrocamiento del Estado burgués. Cosas como "poder para el pueblo" o el "poder" aparecen por todas partes (y en ninguna parte), dejando a los explotadores con el instrumento de poder más formidable, el Estado.

Nosotros practicamos cada día la solidaridad, el mutualismo y el control popular sobre las instituciones que no protegen nuestros intereses ... (PaP, Manifesto, 2017)

"Pueblo" hace posible reemplazar la lucha de clases por un agregado de movimientos opuestos no al capitalismo, sino a la Unión Europea y la "mercantilización del mundo".

Un movimiento de trabajadores y trabajadoras, jóvenes, desempleados y jubilados, de todos aquellos que ponen sus habilidades al servicio del bien común, ya sea que estén comprometidos con asociaciones, comités territoriales, o más puntualmente en las movilizaciiones ciudadanas en los territorios, o bien que militen en el terreno en sindicatos, partidos políticos u otras organizaciones comprometidas con los ideales de la izquierda social y política, anti-capitalista, comunista libertario, ecologista, feminista, laico, pacifista "meridionalista". (PaP, Manifiesto, 2017)

Potere al Popolo alaba el rescate del capitalismo y la reconstrucción del estado burgués que efectuaron sus predecesores del PCI de 1943 a 1947.

Hemos luchado contra el socavamiento de nuestra Constitución, nacida de la Resistencia, y por su verdadera aplicación ... (PaP, Manifesto, 2017); Nuestra República se basa en el trabajo ... La reapropiación de la soberanía popular en todos los niveles y en todos los planos de la sociedad ... Restaurar la dignidad y la centralidad para las asalariadas y asalariados. (PaP, Programma, 2017)

La coalición PaP de hecho quiere mejorar el capitalismo y el estado burgués.

Exigimos un sistema judicial capaz de garantizar su respeto efectivo y rápido. La justicia también es parte del bien común ... Para nosotros, el poder del pueblo significa restaurar al control de las clases populares sobre la producción y la distribución de la riqueza, realizar la democracia en su sentido verdadero y original. Para lograr esto, debemos dar pasos intermedios y, sobre todo, construir y experimentar con un método que hemos llamado control popular. (PaP, Programma, 2017)

La coalición PAP predica a los explotados y oprimidos el pacifismo que las bandas fascistas, e’ejército imperialista, los servicios secretos, los carabineros, la policía y la mafia se cuidan mucho de respetar.

Separada del pueblo, constituyendo una casta profesional cerrada de hombres entrenados para castigar duramente a los pobres, hombres relativamente bien pagados y disfrutando de los privilegios del poder (por no hablar de sus ingresos lícitos), la policía sigue siendo indefectiblemente - en todas las repúblicas democráticas donde reina la burguesía - el instrumento, la muralla, el escudo más seguro de aquélla. No se pueden hacer reformas serias y radicales a favor de las masas trabajadoras con su ayuda. Es objetivamente imposible. La sustitución de una milicia popular por la policía y el ejército permanente es la condición para el éxito de cualquier reforma ... (Lenin, Olvidaron lo esencial, 18 de mayo de 1917, Oeuvres, Progrès, t. 24, p.60).

Una ruptura incompleta con el reformismo

Per una sinistra rivoluzionaria (PuSR, por una izquierda revolucionaria), la coalición electoral de dos organizaciones que dicen ser trotskistas, ha obtenido solo el 0,08%. Se trata del Partito Comunista dei Lavoratori (PCL, Partido Comunista de los Trabajadores) y de Sinistra Classe Rivoluzione (SCR Izquierda Clase Revolución) ligada a la GR francesa que apoyó la candidatura socialimperialista de Mélenchon en la primera vuelta.

En general, las corrientes que se fueron del PRC cuando éste proporcionó un ministro al gobierno de Prodi tienen muchas dificultades para distinguirse de su padre: la SAC sigue sembrando ilusiones sobre el PRC.

La reconstrucción de una verdadera izquierda comenzó en las elecciones con la formación de la lista de PaP. (SAC, Declaración, 5 de marzo)

Incluso al PCL, que ha reivindicado un gobierno de los trabajadores durante su campaña, le cuesta deshacerse del frentepopulismo: en las elecciones municipales de Nápoles, en mayo de 2011, llamó a votar por el “progresista” Luigi de Magistris, del partido burgués Italia dei Valor El programa de Per una sinistra rivoluzionaria no dice nada sobre autodefensa, ni sobre la necesidad de desmantelar los cuerpos represivos, como si se pudiera "controlar" al ejército y la policía.

La vieja burocracia estatal debe ser desmantelada y el control de los trabajadores extendido a todas las ramas de la vida pública. Elección y revocabilidad de todas las responsabilidades públicas. Límite máximo de la remuneración de todos los funcionarios públicos, que se corresponderá con el salario promedio de un trabajador cualificado. Control de los trabajadores en todos los niveles de la administración pública. (PuSR, Il nostro programma, febrero de 2018)

Reivindicándose de Lenin y Trotsky, el centrismo procedente de la destrucción de la IVª Internacional censura una pieza esencial del programa de la Internacional Comunista: la lucha contra las burocracias social-patriotas (políticas y sindicales), la centralización de los soviets, armamento de los trabajadores, destrucción del estado burgués, insurrección, poder de los trabajadores ...

La Oposición de Izquierda Internacional se basa en los primeros cuatro congresos del IC. Eso no significa que jure lealtad a cada letra de sus decisiones... Pero todos los principios fundamentales (actitud ante el imperialismo y el estado burgués, ante la democracia y el reformismo; problemas de la insurrección; dictadura del proletariado; actitud hacia el campesinado y las naciones oprimidas; soviets, trabajo en los sindicatos; parlamentarismo; la política del frente único) siguen siendo la más alta expresión de la estrategia proletaria en la época de la crisis del capitalismo. (OGI, La Oposición de Izquierda Internacional, Sus Tareas, Sus Métodos, enero de 1933, Los Congresos de la Cuarta Internacional, La Brèche, t. 1, pp. 60-61)

Una incertidumbre institucional

Una vez más, la Unión Europea está conmocionada, pero no a causa de la clase obrera y menos aún por cuenta de la clase obrera. El golpe lo ha dado la reacción e, incluso más que en el caso del Brexit, es claramente xenófobo. El sector más frágil de la clase trabajadora sirve como chivo expiatorio de las dificultades del capitalismo italiano y del sufrimiento que su supervivencia ocasiona en quienes trabajan para vivir.

Ciertamente, el gran capital italiano y mundial no se alegra de que esos partidos tan inciertos hayan ganado las elecciones generales, y mucho menos de que ninguno de ellos tenga la capacidad de formar un gobierno por sí mismo, a falta de una mayoría parlamentaria.

Los triunfos electorales del M5S y la Liga marcan el mayor giro en Europa desde la votación del Brexit. Anuncian un largo período de incertidumbre política y amargas negociaciones antes de que Italia tenga un nuevo gobierno. (Financial Times, 7 de marzo)

Pero la burguesía sabe cómo doblegar los partidos más demagógicos a sus necesidades. Cuando apareció, Forza Italia tampoco era un partido tradicional de la burguesía (se construyó alrededor de un hombre, con el apoyo de los canales de televisión). La Liga Norte ya participó en los gobiernos de Berlusconi. En cuanto al M5S, se está preparando para convertirse en un partido burgués de gobierno.

El Sr. Di Maio se reúne regularmente con los líderes empresariales y los embajadores de la UE, e incluso fue a Londres para tranquilizar a los inversores. (Financial Times, 11 de marzo)

Y el M5S ya ha renegado de uno de sus principios fundametales: rechazar cualquier transacción con los otros partidos.

Si bien el rechazo de alianzas ha sido siempre una de las singularidades del movimiento, junto con el compromiso de su "pureza", el M5S ha entrado, sin remilgos, en una lógica de negociaciones para formar un gobierno. (Le Monde, 7 de marzo)

Cualquiera que sea el próximo gobierno, será burgués de parte a parte.

El poder del capital imperialista no reside en su capacidad de establecer, a voluntad, el gobierno que desea y cuando lo desea. Su poder radica en el hecho de que cualquier gobierno no proletario está obligado a servir al capital imperialista. (Trotsky, Bonapartismo y fascismo, julio de 1934, Contra el fascismo, Syllepsis, p. 440)

Romper con la burguesía, reagrupar a la vanguardia de los trabajadores

Incluso si el fascismo no es un peligro inmediato, la alternativa es cada vez más clara: socialismo o barbarie. O bien una serie de retrocesos económicos, políticos, ideológicos; o bien la unidad de los explotados para derrocar al capitalismo, para abrir la vía a la revolución europea y mediterránea. Para esto, se necesita un partido obrero revolucionario.

La crisis del movimiento obrero ha alcanzado un punto culminante en Italia. Es hora de que, en relación con la construcción de una nueva internacional, los militantes más decididos y conscientes, actualmente dispersos en el PCL, el PRC, los CS, etc. se reagrupen sobre una base revolucionaria e internacionalista. Se inspirarán en los esfuerzos de Antonio Labriola, Amedeo Bordiga, Antonio Gramsci y Pietro Tresso. Se guiarán por los programas de la Liga de los Comunistas dirigida por Engels y Marx, de la Internacional Comunista en vida de Lenin y de la Cuarta Internacional en vida de Trotsky.

Los militantes del partido comunista revolucionario en construcción sabrán estar a la vanguardia del frente único en defensa de los refugiados, del derecho de todos los trabajadores y estudiantes circular y establecerse en Europa, de la lucha diaria por las reivindicaciones y la independencia de los sindicatos frente al estado, la auto-organización de las luchas y la centralización de los órganos soviéticos. la autodefensa contra las fuerzas de represión y los matones fascistas, para abrir la perspectiva de un gobierno obrero y campesino, de los Estados Unidos Socialistas de Europa, de la Federación Socialista del Mediterráneo.

23 de marzo de 2018

Groupe Marxiste Internationaliste (Francia)



1#Dégagisme: Deriva de la expresión “Dégage!” (¡Lárgate!). El "dégagisme" es un neologismo político popularizado desde 2011 durante la Primavera Árabe. Se utiliza en la política francesa para exigir el desalojo, por la fuerza o no, de la persona o personas que detentan el poder, sin la voluntad de substituirlos, lo que conduce a un vacío de poder (Wikipedia).

2#LFI: La France Insoumise. Partido “de izquierdas” fundado en 2016 alrededor de la candidatura presidencial de Jean-Luc Mélenchon, que quedó en cuarto lugar (19,58%), tres veces más votos que el candidato del PS (6,36%).

3#Bancos mutualistas: Cooperativas de crédito. En el Estado Español, por ejemplo, las Cajas Rurales.

4#PRC : Partito de la Rifondazione Comunista, partido continuador del antiguo Partido Comunista Italiano (PCI), cuando éste, en 1991, decidió disolverse para acabar fundando un partido burgués (Partido Demócrata) fusionándose con una corriente de la Democracia Cristiana,

2018-03-24 Contra la represión

Declaración de Internaciema Kolektivista Cirklo


Por la libertad inmediata y sin cargos de todos los presos políticos y luchadores sociales


La situación de la clase obrera es muy grave: el trabajo que apenas nos garantiza la supervivencia, el paro, la inseguridad laboral, el vivienda inaccesible, son la otra cara de los privilegios de los ricos, cada vez más ricos, que han resuelto la crisis capitalista con la súper explotación del proletariado.

Desde la aprobación de la Ley Mordaza y la reforma del Código Penal, la represión sobre los que luchan contra esta situación se ha multiplicado: diariamente se hacen imputaciones judiciales graves a trabajadores cuyos delitos han estado hacer piquetes de huelga, defender a las familias pobres contra los desahucios, ocupar tierras de terratenientes absentistas, defender las manifestaciones contra la violencia policial, hacer chistes sobre franquistas o sobre la Virgen María en Internet, hablar en clase sobre el referéndum de l’1O, quemar fotos del rey o cantar cosas que no le gustan al gobierno o a la Iglesia. Mientras tanto, desde el poder se desvía la atención de la gente amplificando delitos comunes, explotados al máximo por los medios de comunicación.

Esta represión inusitada y creciente es la respuesta del gobierno que gestiona los intereses de la burguesía frente al importante ascenso de las movilizaciones de masas que vivimos desde ha más de un año. A pesar de la paz social que intentan imponer las burocracias colaboracionistas de los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO, el incremento de las huelgas obreras, las mareas sociales, las marchas por la dignidad, las movilizaciones de las personas migrantes, las manifestaciones de las mujeres trabajadoras y los jubilados, muestran una reactivación clara de la lucha de la clase obrera después de tantos años de dura crisis económica.

Todo eso se proyecta también en la crisis catalana. El viernes 23 de marzo, el Tribunal Supremo, siguiendo desfachatadamente las instrucciones del gobierno del PP, decidió procesar a 25 representantes políticos y sociales catalanes. Por delito de «rebelión» (hasta 30 años de prisión) al Presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, al vicepresidente Oriol Junqueras y 7 consejeros de su gobierno disuelto, a la presidenta del Parlamento disuelto, a la secretaria general de ERC y a los dirigentes de ANC y Omnium Cultural. Por el delito de «desobediencia» (inhabilitación y multa) a 5 miembros del gobierno disuelto, 5 miembros de la mesa del Parlamento disuelto y las portavoces de la CUP, Mireia Boya y Anna Gabriel. Además, a algunos de ellos se les imputa el delito de malversación (hasta 8 años). El crimen: haber organizado un referéndum el 1 de octubre para que el pueblo catalán se manifestara democráticamente sobre la creación de una república catalana separada del reino de España.

El gobierno en minoría del PP – el primer partido imputado por corrupción, con más de 900 cargos imputados por la misma razón – debe su existencia a la voluntad del PSOE que, si quisiera, puede derribarlo desde las Cortes del Reino de España en cualquier momento. Muy al contrario, la dirección de ese partido está dejándole manos libres para criminalizar el referéndum y el independentismo catalán, para asfixiar financieramente a Cataluña, para reprimir policialmente las imponentes movilizaciones de masas, para disolver las instituciones estatales autonómicas (aplicación arte. 155) y para vetar la posibilidad de elegir nuevo presidente de la Generalitat, producto de las elecciones forzadas del 21 de diciembre.

No se trata de tener o crear ilusiones sobre que del movimiento independentista se puedan obtener contenidos favorables a la causa obrera, sino de comprender que la respuesta represiva del estado a las aspiraciones democráticas catalanas son un elemento de la involución política hacia formas que amenazan aún más las libertades políticas que necesitamos para luchar por nuestras reivindicaciones.

Por ello, es el momento de responder y parar la espiral represiva. Y hay que hacerlo como clase obrera. Porque es la burguesía española la que ataca y porque su fracción catalana también lo hace cuando lo interesa. Y porque, como se ha demostrado durante todo el «procés», la burguesía catalana, aunque sea víctima de la represión del estado, lo reconoce como propio y no deja de subordinarse a él. Como experiencia interclasista ya hemos tenido suficiente con el callejón sin salida en que han quedado las masas desconcertadas, mientras sus dirigentes «independentistas» se dedicaban a las negociaciones secretas para solucionar su propio futuro político, económico y personal.

Es necesario que todas las organizaciones del movimiento obrero del Estado Español, políticas, sindicales, sociales, de cualquier tipo, confluyan en un movimiento, como un puño :

  • Por la derogación del pensionàs, las reformas laborales, la reforma del Código Penal y la Ley Mordaza

  • Por la libertad inmediata y sin cargos de todos los presos políticos y luchadores sociales

  • Por el fin de la represión política contra los independentistas en la comunidad catalana.

  • Por el alzamiento inmediato del arte. 155

  • Por el derecho del pueblo catalán a elegir su destino sin interferencias del reino de España. Por el mismo derecho de todos los pueblos que lo deseen.


Abajo el gobierno Rajoy!


Hay condiciones para organizar una huelga general para conseguir estas reivindicaciones y acabar con el gobierno más corrupto y antiobrero que nos ha otorgado la monarquía heredada de Franco.


Hay condiciones por acabar con la monarquía y abrir el camino de un nuevo sistema de gobierno de los trabajadores por ellos mismos, que satisfaga las necesidades reales de la mayoría de la población y donde cada pueblo sea libre de elegir sus relaciones con la resto.


24 de marzo de 2018


Internaciema Kolektivista Cirklo

http://ikcirklo.org

ikcirklo@tutanota.com

2018-04-14 Alto a la masacre de palestinos

Declaración COREP

En català

Tiroteo deliberado contra civiles

El Estado norteamericano siempre ha apoyado al Estado colonial sionista, igual que siempre ha apostado por la monarquía absoluta, clerical y antisemita de Arabia Saudita. Con el refuerzo de Irán y del imperialismo ruso en Siria, con un cierto alejamiento de Turquía, Trump, flanqueado por generales y jefes torturadores de la CIA, ha modificado la política del imperialismo americano. Ha vuelto al acuerdo negociado sobre la producción nuclear iraní, en detrimento de los pueblos de Irán que creían que finalmente escapaba del bloqueo; le ha otorgado al gobierno islámico turco el derecho a intervenir en Siria e Irak, autorizándolo a masacrar a los kurdos del PKK-PYD-KCK junto con los islamistas sirios; alienta al próximo monarca saudita que bloquea Qatar y destruye Yemen; apoya al primer ministro racista y militarista de Israel que estrangula la Franja de Gaza, prosigue la colonización de Jerusalén y Cisjordania, y redobla su política de terror contra los palestinos.
¿Qué ha significado, en la práctica, el traslado de la embajada en Israel anunciado por Trump el 6 de diciembre de 2017 ?
• El 15 de diciembre, el ejército israelí mató a 4 palestinos que protestaban e hirió a 160.
• En la noche del 8 al 9 de enero, el ejército israelí bombardeó una base militar siria. El 9 de abril, lo repitió.
• El 16 de enero, el Estado americano congeló más de la mitad de los pagos previstos a la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, empeorando la dramética situación de Gaza, bajo el bloqueo de Israel y Egipto.
• El 30 de marzo, el ejército israelí disparó munición real en Gaza contra los manifestantes pacíficos de la Marcha del retorno: al menos 17 palestinos muertos y 758 heridos. El 6 de abril, el ejército volvió a disparar munición real: al menos 9 palestinos  murieron (incluido un periodista) y varios cientos resultaron heridos. El 13 de abril, un palestino fue asesinado y hubo 120 heridos por balas. Los soldados disparan fríamente a los manifestantes a varios cientos de metros de la frontera.
Por el frente obrero unido contra el terrorismo de estado israelí
Francia ha invitado a Israel a la "moderarse". Arabia Saudita ha retomado la posición de los dos estados. Jordania y Egipto han condenado la masacre. Turquía ha protestado con más fuerza.
Pero los palestinos no pueden confiar en los estados burgueses de la región. La monarquía aplastó la resistencia palestina en Jordania en 1970-1971. Los cristianos-fascistas del Líbano liquidaron en 1982 a miles de refugiados palestinos con la ayuda del ejército israelí. El régimen del Baas sirio  golpeó militarmente a la resistencia palestina en 1983. Los gobiernos egipcio y sirio reprimieron el movimiento revolucionario de 2011, cuya victoria podría abrir una perspectiva para los palestinos.
El 4 de abril, el futuro rey de Arabia declaró que Israel tiene derecho a existir.
I believe the Palestinians and the Israelis have the right to have their own land. (Mohammed bin Salman, The Atlantic, 2 April 2018)
Yo creo que los palestinos y los israelíes tienen el derecho de tener su propia tierra. (Mohamed Ben Salmane, The Atlantic, 2  de abril de 2018)
La mayor parte de los estados vecinos están sobreexplotando a los refugiados o trabajadores migrantes palestinos y los discriminan. Irán y Turquía oprimen a sus minorías nacionales, incluidos los kurdos. Turquía todavía es miembro de la OTAN liderada por los Estados Unidos. Turquía y las monarquías del Golfo ayudan a los islamo-fascistas que oprimen a las mujeres en Siria e Irak, que han exterminado a los activistas sindicales, las minorías religiosas y las minorías nacionales. Egipto recibe armas y dinero de los Estados Unidos y bloquea la Franja de Gaza.
La mejor ayuda para los palestinos es la lucha por derrocar a los gobiernos que apoyan al Estado sionista. En todo el mundo, principalmente en los Estados Unidos e Israel, todas las organizaciones que reclaman trabajadores deberían exigir:
• ¡Fin de la colonización actual de Jerusalén y Cisjordania!
• ¡Levantamiento del bloqueo de Gaza por parte de Israel y Egipto!
• ¡Destrucción del muro del apartheid!
• ¡Liberación de todos los presos palestinos!
• ¡Derecho al retorno de los refugiados y sus descendientes!
• ¡Ni armas ni ayuda militar para Israel!
• ¡No a las amenazas militares contra Siria o Irán!
El sionismo alimenta el antisemitismo
En esta cuestión como en las demás, la clase obrera mundial está paralizada por la política de sus direcciones. Los partidos laboristas o socialdemócratas y los partidos procedentes del estalinismo apoyan la solución “de los dos Estados”, lo mismo que algunas organizaciones centristas (SPEW, SAlt, LO, NPA…). Esto equivale a poner en pie de igualdad a un estado colonial respaldado por todos los imperialismos y a una nación oprimida. Esto equivale a ratificar la colonización violenta de una gran parte de Palestina y la creación de bantustanes bajo la bota de Israel en el resto del territorio.
La solidaridad proletaria exige que nunca mantengamos una actitud puramente formal hacia la cuestión nacional, sino que siempre tengamos en cuenta la diferencia obligatoria en el comportamiento del proletario de una nación oprimida hacia la nación opresora. (Lenin, 31 de diciembre de 1922)
El estado israelí y el movimiento sionista, el imperialismo estadounidense y sus aledaños intentan equiparar los antisionistas con los racistas antijudíos. Por ejemplo, en Francia, Mélenchon, el líder de La Francia Insumisa, fue expulsado el 28 de marzo de una manifestación de protesta contra un crimen sórdido con connotaciones antisemitas. ¿Su crimen? ¡Apoyar la campaña de boicot a Israel (BDS)! Otro ejemplo, la prensa burguesa británica ha acusado, una vez más, a Corbyn, el líder electo del Partido Laborista, de antisemitismo. ¿Su crimen? ¡Haber pasado la noche del 2 de abril con Jewdas, un grupo de judíos no sionistas de su circunscripción electoral!
Ciertamente, existen antisionistas que son antisemitas, pero también hay muchos pro-sionistas que son antisemitas, en la tradición de Lord Arthur Balfour o Lord Winston Churchill. Los gobiernos pro-sionistas de los EE.UU. y la UE tienen fuertes vínculos con las monarquías absolutas e islamistas que difunden por todo el mundo el Protocolo de los Sabios de Sion, un libelo anti-semita realizado en 1901 por la policía zarista y citado abundantemente por Hitler.
Los comunistas internacionalistas que han estado luchando contra el racismo y el colonialismo durante 170 años no tienen lecciones que aprender de gente como Trump y Netanyahu. El movimiento sionista a menudo se adaptó al antisemitismo a principios del siglo XX porque estas dos corrientes reaccionarias compartían la idea de que los judíos eran inasimilables en los países en los que vivían. Ante el peor antisemitismo de la historia, el nacionalismo burgués judío apenas se opuso al Tercer Reich y algunos de sus líderes incluso colaboraron con los nazis. No fue sino después de la Segunda Guerra Mundial que el Holocausto sirvió de pretexto para que la burguesía sionista colonizara Palestina.
El estado israelí está construido sobre el racismo y la violencia contra los árabes de Palestina. El proyecto sionista consiste en rechazar la integración de los judíos en los países donde viven e instalarlos en Palestina, que ha sido el terreno de múltiples mestizajes étnicos y luchas religiosas violentas. El estado israelí se estableció en 1947 con el apoyo de los Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y la URSS. En 1948, durante la Nakba, 700,000 palestinos huyeron del ejército israelí y sus exacciones. El Partido Laborista israelí y el Sindicato Sionista Histadrut pidieron la exclusión de los árabes del empleo.
De ese modo, el nacionalismo burgués judío transformó a una pequeña minoría de los judíos del mundo en opresores. La consecuencia fue la persecución y la emigración forzosa de judíos establecidos en el norte de África y Oriente Medio durante dos milenios, que no eran colonos pero que sirvieron de chivos expiatorios de los regímenes nacionalistas burgueses árabes. El sionismo también ha facilitado el nauseabundo antisemitismo de los islamistas en todo el mundo.
Por una Palestina unificada por la revolución socialista
Para obtener de la ONU y de los Estados Unidos un estado junto a Israel, el nacionalismo pan-árabe burgués (Fatah, FDLP) firmó los Acuerdos de Oslo en 1993 (solo el FPLP se opuso, mientras permanecía en la OLP dirigda por Arafat). El resultado fue la continuación de la colonización de Jerusalén y Cisjordania, la construcción del muro del apartheid, la destrucción repetida de la Franja de Gaza en 2008, 2012 y 2014, la represión sistemática, los asesinatos y las encarcelaciones de palestinos. Otra consecuencia ha sido, en ausencia de una perspectiva proletaria, el surgimiento del islamismo anteriormente muy minoritario (Hamas, DJihad ...) entre los palestinos. Esto ha permitido a Hamas tomar el control de la Franja de Gaza.
Pero Hamas y Fatah tienen en común estar dirigidos por burgueses, oponerse a la lucha del proletariado palestino, depender de los estados burgueses vecinos y ser incapaces de dirigirse a los trabajadores de Israel (árabes o judíos). Además, se han acercado entre ellos en los últimos meses bajo la presión del general Al-Sissi, el presidente de Egipto que reprime  toda oposición política y participa en el bloqueo de Gaza.
El fin de la opresión nacional de la que son víctimas los árabes palestinos pasa por la destrucción del estado racista, belicista y colonialista de Israel, instrumento del imperialismo occidental en Asia occidental. Contra todas las burguesías (americana, hebrea, árabe, turca, persa...), la movilización de los trabajadores en Jerusalén, Cisjordania, Gaza, Israel, Jordania, Turquía, Egipto, Túnez... establecerá una Palestina laica y multiétnica en todo el territorio de Palestina, en la que árabes y judíos,  musulmanes, israelitas, cristianos y ateos puedan vivir juntos. Jerusalén, con sus tradiciones multiculturales, probablemente sea la capital de este estado obrero. Una Palestina así sería viable solo por la extensión de la revolución, la abolición de las fronteras heredadas de la colonización y el establecimiento de la federación socialista de Levante. Sólo una internacional obrera (y partidos obreros revolucionarios en cada país) podrá llevar a cabo un combate así.
La clase obrera, agrupando a los campesinos y estudiantes con ella, es la fuerza social que es capaz de acabar con la colonización sionista en Palestina y la dominación imperialista sobre Oriente Medio,  emancipar a los jóvenes y las mujeres,  dar tierra a los campesinos, formación a la juventud, empleo a todos y garantizar el desarrollo económico.

14 abril 2018

2018-05-01 1º de Mayo internacionalista

Contra la guerra, por los derechos de los pueblos oprimidos, por el socialismo:
¡por la revolución proletaria mundial!

Declaración firmada por

Colectivo Revolución Permanente (Alemania, Austria, Canadá, Francia) , IKC (Estado Español) , Patronsuz Dünya (Turquía) , TML (Brasil)

 

El 1 de mayo de 2018 se produce en un contexto de rivalidades entre potencias imperialistas y múltiples guerras locales. La rivalidad entre los “viejos” imperialismos de Estados Unidos, Europa occidental, Japón, con los imperialismos emergentes en China y en Rusia se ha acentuado claramente. Potencias regionales (Israel, Arabia Saudí, Turquía, Irán) se disputan el Próximo Oriente. Siria, irak, Corea, el mar de China, Ucrania, Afganistán… son el teatro de maniobras y confrontaciones militares.

Incluso la recuperación económica del capitalismo mundial, desigualmente repartida, no ha calmado las tensiones entre las diferentes fracciones de la burguesía, ni los ataques contra los productores. El empleo mundial aumenta, pero no lo bastante para hacer frente al crecimiento demográfico. Para el imperialismo mundial, una parte cada vez mayor de la humanidad es superflua. Además, el medio ambiente de la especia human está puesto en peligro por la supervivencia del capitalismo: aceleración del calentamiento climático, pérdida de diversidad biológica, enrarecimiento de los bosques y del agua pura, etc.

Todas las potencias imperialistas quieren defender no solo sus superbeneficios contra sus rivales sino también acrecentarlos. Sus estados buscan hacerlo atacando las conquistas de su clase obrera, anudando y reanudando alianzas, retomando la carrera de armamentos, interviniendo económica, política, diplomática y militarmente en el resto del mundo.

La OMC no logra llevar adelante acuerdos mundiales. Los intercambios de mercancías han dejado de intensificarse (aumentan ahora al mismo ritmo que la producción mundial). Porque los Estados Unidos siguen siendo la primera potencia mundial pero amenazada por China, el presidente Trump habla abiertamente de guerras comerciales que quiere llevar adelante y ganar. El proteccionismo, que nunca desapareció, vuelve con fuerza. Gran Bretaña se retira de la Unión Europea.


La reacción política en toda la línea es lo propio del imperialismo (Lenin, El imperialismo y la escisión del socialismo, diciembre 1916)


Israel jamás se ha preocupado por la autorización de la ONU para matar palestinos o para hacer la guerra a sus vecinos. Pero los Estados Unidos, que fundaron la ONU tras la Segunda Guerra Mundial, la esquivan cada vez más a la hora de llevar adelante sus agresiones militares, porque China y Rusia tienen un derecho de veto en el Consejo de Seguridad. Así, el el ejército americano, ayudado por Francia y Gran Bretaña, invocando un nuevo ataque químico, ha bombardeado Siria el 14 de abril. Como si los crímenes de guerra de esas tres potencias no fueran peores que los del carnicero Asad.

Los emigrantes de los países pobres y de los países en guerra son rechazados y perseguidos más que nunca. Se organizan referéndums que deciden sobre esta cuestión (Brexit), hay candidatos y partidos que ganan elecciones designando a los emigrantes como chivos expiatorios (Estados Unidos, Austria, Italia, Hungría…) Han surgido muros y se han reforzado las fronteras de los Estados Unidos, Israel, España, Grecia, Bulgaria, Hungría, Noruega, China, Gran Bretaña, Paquistán, Bostwana…

Turquía, que sigue siendo miembro de la OTAN, y de hecho una dictadura islamista, ha efectuado en enero una invasión militar en Siria para impedir la creación de un estado kurdo en su frontera y demostrar sus pretensiones de poder regional. Para ello ha recibido el apoyo de yijadistas sirios y la autorización de Rusia y Estados Unidos, mientras que los jefes del PKK-YPD han puesto a los combatientes kurdos al servicio del ejército americano. Habiendo vencido en Afrin el 18 de marzo, Erdogan extiende su guerra sucia enviando a las tropas turcas a invadir el norte de Irak, con la complicidad no solamente de Washington sino también del gobierno de Barzanik (PDK) de la zona autónoma kurda en Irak.

Al mismo tiempo, el gobierno colonialista israelí tiene carta blanca para una nueva oleada de represión brutal contra la población palestina. El nuevo hombre fuerte de Arabia Saudí, el príncipe Bin Salmán, justifica la existencia del estado de apartheid, mientras que su país continúa alimentando el antisemitismo y el salafismo a través del mundo, financiando a los movimientos islamofascistas.

La restauración del capitalismo por la burocracias estalinistas en Rusia y China no solo ha introducido nuevas potencias imperialistas, también ha cambiado el equilibrio entre las clases, en detrimento de los trabajadores. En Europa del Este, China, Vietnam, las conquistas en términos de empleo, sanidad, enseñanza, aportadas por la expropiación del capital han desaparecido brutalmente. La perspectiva del socialismo ha retrocedido en las masas explotadas y oprimidas. Los burócratas en el poder en Cuba y Corea del Norte han comenzado a convertirse en capitalistas.

Contrariamente a lo que querían hacer creer los ideólogos y politicastros de la burguesía imperialista, ello no ha llevado al triunfo de la “democracia representativa”.

Los regímenes autoritarios han sobrevivido y las democracias tradicionales recortan las libertades democráticas y espían a su población en nombre de la “ lucha contra el terrorismo”. Trump fue elegido con menos votos que Clinton. En los Estados Unidos, los negros siguen siendo el objetivo de los policías blancos. El papel de los servicios secretos y del estado mayor es más grande que nunca en los Estados Unidos. El presidente PT del Brasil, elegido por sufragio universal, fue destituido en agosto en nombre de la “lucha contra la corrupción” para substituirlo por un presidente MDB mucho más corrupto. El nacionalismo burgués de Venezuela, que ha mantenido al capitalismo, se apoya cada vez más en el ejército para resistir a la fracción proimperialista. En el Estado Español, el gobierno Rajoy PP y la monarquía franquista han criminalizado la lucha social y recortado drásticamente todas las libertades democráticas, llenando los juzgados y cárceles de trabajadores y jóvenes, mediante la reforma del Código Penal y la ley Mordaza, usados también para reprimir e impedir al pueblo catalán escoger democráticamente su suerte mediante un referéndum, en octubre de 2017.

Incluso en los países más avanzados, fracciones de las clases dominantes promueven la religión y el creacionismo. Los homosexuales siguen siendo per-seguidos en la mayoría de Estados. Los derechos de las mujeres también se cuestionan, en particular el derecho a abortar en Estados Unidos, Polonia, Hungría.

De nuevo, en todo el mundo, hay bandas fascistas que aterrorizan a los inmigrantes, a los huelguistas, a los campesinos pobres a las minorías religiosas o nacionales (Yezidis, gitanos, Rohinyás…)

Sin embargo, los trabajadores, las mujeres, las minorías oprimidas, los jóvenes en formación resisten de todas maneras: rivindicaciones, huelgas, manifestaciones, lucha armada… en Siria, Turquía, China Irán, Brasil, en España, en Estados Unidos, Francia… La clase obrera nicaragüense, a costa de decenas de muertos, ha obligado al gobierno a retirar su proyecto contra la Seguridad Social y las pensiones. Las luchas de clase no cesan, pero el proletariado y los oprimidos del mundo carecen de las organizaciones necesarias para transformar la aspiración y el compromiso de las masas en avances y victorias decisivas.

Las organizaciones que controlan actualmente al movimiento obrero se demuestran incapaces de hacer frente al ascenso de la reacción, de luchar contra las intervenciones imperialistas, de encabezar las luchas para debilitar y derrocar al capitalismo mundial. Las burocracias sindicales aceptan negociar todos los ataques. Los partidos exestalinistas, socialdemócratas y laboristas gobiernan para el capitalismo, atacando las conquistas (o disponiéndose a hacerlo). El DSA está dentro de uno de los dos grandes partidos burgueses de Estados Unidos, el Partido Demoćrata, cuyos candidatos (Obama, Clinton) también son apoyados por el PCUS. El SPD acaba de salvar a Merkel en Alemania. La Syriza griega ha capitulado ante las exigencias de Berlín y París. La SD danesa se alía con el DF fascistizante y se suma a su xenofobia. La SMER eslovaca gobierna con el SNS racista. El LP de Nueva Zelanda gobierna con el partido xenófobo NZF. Los viejos y nuevos partidos “reformistas” que están en la oposición, como el Partido Laborista de Gran Bretaña, Die Linke de Alemania, La Francia Insumisa, Podemos del Estado Español… no se reclaman ni siquiera del socialismo.

En esta situación, es más importante que nunca reconstruir la internacional obrera (y en cada país un partido obrero revolucionario) sobre la base del programa comunista. En todas partes, la vanguardia debe agruparse para oponer el internacionalismo proletario al nacionalismo estrecho que predica el enfrentamiento de unos trabajadores contra otros. El internacionalismo defiende el derecho de las naciones oprimidas a la autodeterminación, sin defender necesariamente una separación. Los trabajadores avanzados deben luchar contra toda restricción de las conquistas políticas y sociales, como el mejor terreno para la lucha por una verdadera democracia, es decir, por el poder de los consejos obreros. Sobre la base de la solidaridad de clase del proletariado, se oponen a la división entre nacionales y extranjeros, entre trabajadores intelectuales y manuales, entre hombres y mujeres, entre jóvenes y viejos, entre religiones diferentes.

Hay que prevenir el peligro de una guerra mundial destructiva, detener la destrucción del medio ambiente causada por la ley del máximo beneficio capitalista, derrocar a la burguesía, desmantelar el estado burgués, tomar el poder, poner los medios de producción en manos de quienes, con su trabajo, crean la riqueza de la sociedad, marchar hacia el socialismo, hacer desaparecer las fronteras, las clases y el Estado.


1º mayo 2018

Colectivo Revolución Permanente (Alemania, Austria, Canadá, Francia)

IKC (Estado Español)

Patronsuz Dünya (Turquía)

TML (Brasil)

p { margin-bottom: 0.25cm; line-height: 120%; }p.western { font-family: "Liberation Serif", serif; font-size: 12pt; }p.cjk { font-family: "Noto Sans CJK SC Regular"; font-size: 12pt; }p.ctl { font-family: "Lohit Hindi"; font-size: 12pt; }

2018-05-01 IKC Kreta Cirklo - Cercle de guix - Círculo de tiza nº1

Revista de IKC

Primavera 2018

 

2018-05-03 Por la libertad de Kadir Çınar

La víspera del 1º de mayo, el gobierno islamista de Erdoğan ha detenido a 84 personas en varias ciudades de Turquía.

Entre las víctimas de la represión, nuestros camaradas de Patronsuz Dünya nos señalan que figura Kadir Çınar, detenido en su domicilio durante la noche del 29 de abril en Bursa.

Kadir es un trabajador (cocinero en Genç Gıda), un militante sindical (representante sindical de Dev Turizm İş), un revolucionario y un internacionalista.

La policía le acusa de citar a Trotsky y de difundir sus ideas en las redes sociales. El 2 de mayo el tribunal ha decidido dejarlo en prisión provisional. Está en aislamiento y su sumario es secreto.

Liberación de Kadir Çınar, de todos los presos del movimiento obrero y del movimiento kurdo, sin sanciones ni cargos !

3 mayo 2018

Colectivo Revolución Permanente



Protestad ante la embajada de Turquía de vuestro país :

16 av Lamballe 75016 Paris
ambassade.paris@mfa.gov.tr

Case postale 34, Lombachweg 33 3000 Berne 15
botschaft.bern@mfa.gov.tr

Rue Montoyer 4 1000 Bruxelles
embassy.brussels@mfa.gov.tr

197 Wurtemburg St Ottawa, ON K1N 8L9
embassy.ottawa@mfa.gov.tr/

C/Rafael Calvo, 18 2ºA-B 28010 MADRID

embajada.madrid@mfa.gov.tr

y hacedlo saber a : freekadir@tutanota.com

2018-06-20 ¡Derecho de circulación e instalación para todos y todas!

¡Apertura de las fronteras!

¡Derecho de circulación e instalación para todos y todas!



Macron, Conte, Merkel y Sánchez expulsan a los inmigrates fuera de Europa

Empujados por una guerra comercial mundial naciente, Trump, May, Xi, Putin y los dirigentes de las potencia europeas, supuestamente unidas en la UE, multiplican las leyes y medidas para impedir a los migrantes la entrada en sus territorios. El nuevo gobierno ultranacionalista italiano (M5I-Liga) y su ministro del Interior Salvini, rechazaron, el 11 de junio, al Aquarius de la ONG SOS Mediterranée que salvaba a 639 personas procedentes de Libia. El barco, no acogido por Macron en Francia, ha encontrado finalmente refugio en Valencia (España) el 17 de junio. Si bien en estas circunstancias la acogida del barco en España se presenta como un alivio, Pedro Sánchez (PSOE) ha confirmado con toda tranquilidad que los migrantes tendrán mes y medio para prepararse a sufrir la ley antiinmigrantes. Ésta autoriza a la policía a rechazar las pateras (que sobre todo llegan de Marruecos), a los migrantes en los enclaves españoles en Marruecos (Ceuta y Melilla) y a enviar a centros de retención durante 60 días a todas las personas migrantes ilegales antes de expulsarlos.

La Ley de Extranjería PP-PSOE-CiU no tiene nada que envidiar a la de Macron llamada de “Asilo e inmigración”, aprobada en febrero de 2018, que alarga los plazos de retención y reduce los recursos y los derechos de los migrantes amenazados de prisión, si utilizan papeles falsos. Los migrantes del Aquarius, en Francia y en España, no tendrán el derecho a vivir decentemente en Europa, lo mismo que los 2,4 millones de solicitantes de asilo desde 2015, a veces expulsados y más a menudo iligales, que representan menos del 1% de la población europea. Tampoco los 3.700 migrantes muertos en el Mediterráneo, solo en 2017.

Potencia dominante en Europa, la Alemania capitalista proyecta reenviar a los migrantes hacia los países de llegada, después de haber a cogido a más de un millón de trabajadores y trabajadoras desde 2015. Empujado por la ola nacionalista representada por el partido fascistoide AfD, el gobierno CDU-SPD dirigido por Merkel cuenta con aplicar severamente la expulsión a las fronteras de la UE mientras orienta hacia los empleos duros y precarios a los migrantes llegados desde 2015. Porque, como lo muestran los gobiernos de Austria, Hungría, Polonia, Eslovenia, República Checa y Servia, el mercado de trabajo europeo puede prescindir de esta fuerza de trabajo.

Se erigen muros para rechazar a las personas migrantes y se aprueban leyes que criminalizan a los que los ayudan. El capitalismo no sólo empuja en cada país a una parte de la clase obrera y de la juventud a la miseria creciente ¡también señala a los migrantes como chivo expiatorio! Existen ya acuerdos con el dictador Erdogan y el primer ministro griego Tsipras (Syriza) para dejarlos pudrirse en Turquía (3,9 millones) y en las islas griegas. Desde 2017, el gobierno italiano ayuda a los guarda-costas libios y la UE ha proporcionado barcos militares a Libia para bloquearla llegada de trabajadores y jóvenes, donde sufren trabajo forzado y violaciones.

 

La explotación y la guerra capitalistas

son la causa de las migraciones

En todo el mundo, cada Estado utiliza a la policía y la justicia contra los inmigrantes que huyen de la miseria y las guerras que las grandes potencias imperialistas (China, Estados Unidos, Rusia, Francia, Alemania, España, Italia, Gran Bretaña…) imponen a regiones enteras del globo. Mientras que la ley Collomb permite el encierro de niños, Trump se responsabiliza de separar a los niños de sus padres migrantes procedentes de México, para expulsar a los adultos, aunque haya tenido que recular ante la indignación social provocada. Pero millones de latinoamericanos continúan arriesgando la vida en la frontera con México para no morir en la miseria.

Cada burguesía utiliza el nacionalismo y la xenofobia para dividir a la clase obrera y presentar a los extranjeros pobres como los culpables del marasmo económico producido por el capital. Recientemente, el primer ministro húngaro Orban ha hecho aprobar una una ley que condenará a prisión a los militantes que ayuden a los migrantes. En Austria, el primer ministro Sebastian Kurtz ha anunciado que puede crearse un “eje de voluntarios en la lucha contra la inmigración ilegal” con Alemania e Italia. En Italia, Salvini, llama a “limpiar el país calle por calle” de emigrantes ilegales.

Estas grandes potencias que expulsan a los inmigrantes están en primera línea para defender sus cuotas de mercado y sus grandes empresas. Para el beneficio de sus accionistas, su policía y su ejército intervienen contra las huelgas y las luchas anticapitalistas. Los grandes grupos capitalistas y sus Estados respectivos hacen exactamente lo mismo en los países dominados para sobreexplotar a las masas, delegando en esbirros la seguridad del país. Si tal o cual presidente o primer ministro no hace lo que debe, puede contemplarse la intervención militar como en Irak, en Afghanistán, en la República Centroafricana o en Costa de Marfíl.

¡Frente único obrero para la apertura de las fronteras!

Frente a la ola represiva contra los migrantes en Europa y en general, la responsabilidad del movimiento obrero (partidos y sindicatos) no consiste en avalar las políticas reacccionarias de cierre de fronteras y de expulsiones, sino en luchar por la unidad de la clase obrera, con o sin papeles, migrante o no. Defender el derecho de todos los migrantes, ya sean refugiados económicos o políticos, a desplazarse e instalarse con los mismos derechos que los trabajadores locales, obliga a que el movimiento obrero declare la guerra al nacionalismo, al fascismo y a la xenofobia como lo hizo en su momento el Manifiesto del Partido Comunista: ¡Proletarios de todos los países, uníos! Es la única consigna que abre una perspectiva a los migrantes y a la Humanidad.

En cada país, esa lucha planteará la cuestión de los mismos derechos para todas y todos y la del poder obrero, el único capaz de garantizar el desarrollo económico al servicio de la población, la apertura de fronteras, el derecho de instalación y circulación para todos en el seno de los Estados Unidos Socialistas de Europa.


20 de junio de 2018

Colectivo Revolución Permanente (Alemania, Austria, Canadá, Francia)

IKC



2018-06-21 Las guerras y la barbarie capitalista son la causa de las crisis migratorias

¡Por la igualdad de derechos para todos los trabajadores y trabajadoras, migrantes
o no migrantes!

 

 

Comunicado de IKC:   en catalán

                                         en castellano

2018-06-27 El nuevo gobierno del PSOE a la salvación de la monarquía putrefacta

El gobierno del PSOE,

a la salvación de la monarquía putrefacta

 

La clase obrera en retroceso, durante los años de crisis


Durante los años de la gran crisis económica, las condiciones de vida y los derechos laborales de la clase obrera han sido brutalmente reducidos en la mayoría de los países. También en la mayoría de los casos, es un hecho el recrudecimiento generalizado de la represión de la lucha social y la reducción de derechos políticos y democráticos en general.

España no es una excepción, pero sí un caso especialmente exagerado (en comparación con otros países europeos) porque aquí la crisis ha durado mucho más (6-7 años) y nuestra clase obrera absorbió con estupor y sin mucha resistencia todos los golpes. Los pensionazos y reformas laborales de Zapatero, las reformas laborales y de pensiones de Rajoy, la ley mordaza y la modificación del Código Penal se sumaron a todas las reformas laborales anteriores, las leyes antiterroristas, la ley de extranjería, mientras los representantes de las grandes federaciones sindicales garantizaban la paz social y firmaban aumentos de horas de trabajo, reducciones de los salarios nominales y despidos de manera generalizada.

La burguesía salvó sus bancos privados con dinero público, mientras negaba la sanidad pública a los inmigrantes y recortaba el subsidio a los parados.

Millones de personas sin trabajo, pobreza extendida también entre los que tienen trabajo, emigración de dos millones de personas (nacionales y extranjeras), deshaucios de las viviendas, suicidios, incluso hambre, mientras ninguna voz se levantaba contra ello. PSOE e IU se dedicaron a vegetar incluso en el parlamento. La huelgas prácticamente desaparecieron: los huelguistas anuales pasaron de 650.000 en 2009 a 183.129 en 2016. Y las burocracias sindicales acostumbraron a la clase obrera a jornadas sueltas de paro por objetivos cada vez de mayor retroceso (uno típico fue “ofrecer rebajas salariales por menos despedidos”).

Desde entonces el trabajo “fijo” es un bien para unos pocos privilegiados de cierta edad. La precariedad en todos los grados posibles es la única norma hasta el máximum legal: el ejército de falsos autónomos “subcontratados” por las empresas, incluidas las públicas, que ya no tienen ni derecho a paro ni a cobrar las bajas médicas cortas ni a futura pensión que no sea de hambre, ni a ningún tipo de indemnización por despido, puesto que no hay un contrato laboral.


El Estado, corrupto hasta la médula


La corrupción política de los años del despilfarro continuó en todos los partidos con posiciones de gobierno al nivel que fuera (local, autonómico o estatal), incluso a la monarquía al más alto nivel. Pero la reducción del pastel provocó grandes enfrentamientos hasta dar lugar a filtraciones cruzadas de mafias en competencia: los “casos” fueron tomando forma gracias sobre todo a este método y acabaron provocando la abdicación del rey, la disolución de CiU, una gravísima crisis en el PSOE y finalmente el hundimiento del gobierno Rajoy y probablemente del PP, del cual judicialmente se ha demostrado que es una organización recaudadora de masivos sobornos empresariales.

Han sido años de plomo de los que la clase sale desapegada de los sindicatos tradicionales (¿cómo confiar en esos dirigentes amorrados al Estado?), y también de los viejos partidos que se autodenominan “de izquierda”, que forman un todo político y económico con el aparato del Estado burgués (PSOE, y los residuos PCE-IU).

Las asambleas de mayo del 2011 fueron un signo de cambio en el ambiente. Miles de jóvenes (muchos de ellos parados y otros muchos procedentes de capas pequeño-burguesas pauperizadas repentinamente por la crisis) mostraron una búsqueda de algo nuevo, sobre todo enrabiados por el contraste de la situación general de las masas con el lujo visible procedente de la corrupción (el lujo real de la alta burguesía es habitualmente muy discreto y lejano a los medios de comunicación).

Nadie en este tiempo ha trabajado por organizar tendencias revolucionarias en las grandes organizaciones sindicales. De hecho, son organizaciones muertas, sin asambleas de sección, sin reuniones, sin congresos democráticos dignos de ese nombre, sin más vida que las conspiraciones aparatiles exacerbadas, porque están en quiebra financiera. El porcentaje de la clase obrera sindicalizada disminuye continuamente a causa tanto del desapego como de la extrema precariedad.

A nivel político, el desapego, las inquietudes, la búsqueda de “algo nuevo” ha sido rápidamente dirigido a un nuevo aparato político (Podemos) apoyado descaradamente desde un medio de comunicación y cuya organización abierta y lenguaje radical de los primeros meses ha dejado paso a lo mismo de siempre: un partido dirigido con mano de hierro por el líder (Iglesias) con posiciones políticas calcadas de IU, basadas en la colaboración de clases para “moderar” con “reformas” los peores efectos del capitalismo sobre las masas no burguesas (objetivo imposible, por cierto, que se lo pregunten a los griegos). Podemos ha sido creado para suplir las funciones del PSOE allí donde ese partido ya no tiene arraigo y cumple muy bien esa función sobre todo entre la pequeña burguesía, pero no parece que haya conseguido la menor relación con la clase obrera, ni siquiera simplemente electoral.


La mayor crisis política de la Monarquía postfranquista


Parecería que con una clase obrera silenciada políticamente y casi sindicalmente, sometida a una represión inusitada (hay centenares de sindicalistas enjuiciados por acciones simples y cada día gotean nuevos) debería dar lugar a un paraíso político para la clase dominante. Pero, justamente, es al contrario: Al no tener que hacer frente común contra la clase enemiga y encontrarse con un recorte tan drástico del pastel a repartir, todas las contradicciones internas de la burguesía afloran y se exacerban en la competición por la parte más grande o siquiera por la defensa de sus territorios de control. Esto, que ha sido una de las razones del destape de la corrupción, también forma parte de la explicación de la crisis con Cataluña y la caída final del gobierno del PP con el voto de todos los grandes partidos burgueses “periféricos”. La burguesía española no ha conseguido jamás centralizarse en un único partido burgués que asimilara las componentes vasca y catalana. Y aunque ni una ni la otra quieren ni tienen ningún interés real en independizarse, saben muy bien levantar la vieja reivindicación democrática no resuelta del derecho a la autodeterminación porque responde a un sentimiento real de las masas (especialmente pequeñoburguesas). Un sentimiento que tanto el PNV como PDCAT-ERC alimentan y deforman de manera controlada, para utilizarlo en las negociaciones con Madrid.

El “procés” catalán, sin embargo, no ha sido simplemente la maniobra habitual. El enfrentamiento con el PP y su gobierno (del que tantas veces han sido aliados los burgueses catalanes) ha ido tan lejos que, en este momento, las cúpulas de los partidos catalanes están en la cárcel o exiliados. Y las penas que pueden recaerles son muy importantes. Rajoy jugó fuerte contra la burguesia catalana y empujó a los dirigentes del “procés” hasta donde ni ellos mismos nunca creyeron que llegaran.

La victoria del gobierno era obvia, (tenía el beneplácito del PSOE y, en último término, el ejército), como también lo era la sumisión dócil y vergonzosa de los supuestos proclamadores de la república a la convocatoria de elecciones monárquicas y la aplicación del Art. 155.

Pero la Monarquía ha sufrido un severo desgaste. No tiene raíces en las masas, tiene miembros condenados por corrupción en un proceso que hasta el juez instructor afirma que quien también debería haber sido imputado Juan Carlos rey. El actual rey Felipe se creyó obligado a intervenir públicamente en apoyo del gobierno. Pero ahora ese gobierno y ese partido se han desmoronado bajo una sentencia por corrupción de gran envergadura. La “cuestión catalana” no sólo no está resuelta, sino que es uno de los principales problemas del nuevo gobierno PSOE, conformado para sortear la crisis política más profunda que hemos vivido desde la muerte de Franco y el hundimiento de la UCD.

La caída de Rajoy y el gobierno de Pedro Sánchez han sido presentadas y vistas por las masas como una especie de victoria, pero en realidad se trata de una operación de salvación .

El gobierno del PSOE es un gobierno burgués con miembros de gran confianza para el sistema. Ciudadanos, el partido creado para sustituir al PP en su muerte anunciada, ha opinado que ellos no lo hubieran elegido mejor. Los comentarios sobran.


El acuerdo CEOE-CCOO-UGT


Las direcciones de UGT y CCOO, en su habitual línea de colaboración de clases, acaban de firmar un acuerdo con la patronal por el que garantizan la paz social en la medida de sus posibilidades. En el acuerdo, renuncian en nombre de toda la clase obrera a recuperar el poder adquisitivo perdido por los salarios durante los años de la crisis (alrededor del 9 % de media), pactan agilizar el despido individual para ahorrar salarios de trámite a las empresas y aceptan que cualquier mal momento de la empresa se cargue contra los salarios y la Seguridad Socal (ya bien arruinada por el gobierno Rajoy). ¿ A cambio de qué? De buenas palabras. Mientras todos los medios han anunciado que los salarios mínimos de convenio subirán a 1.000€, el acuerdo, en este punto, se limita a “recomendar”. No es extraño, por tanto, que la CEOE se desviviera por firmar bien rápido.

Las escasas medidas que efectúe Pedro Sánchez sólo van a tener por objetivo incrementar el score electoral del PSOE. No tiene mayoría parlamentaria para hacer nada relevante en terrenos presupuestario y legislativo (con algunas excepciones). Pero no le importa, porque no quiere hacer nada relevante. Será un gobierno de mantenimiento del statu quo (que ya es mucho, dada la putrefacción general del Estado), con gestos de márketing hacia los trabajadores. L’affaire Aquarius es una muestra de que nos espera: publicidad llorosa de tan humanitario como es nuestro nuevo gobierno (y nuestras alcaldías), pero cuando lleguen los migrantes serán tratados como todos los demás: cárcel inhumana en los CIE y expulsión.

Ni las reformas laborales, ni los pensionazos ni la ley Mordaza, ni la modificación del Código Penal van a ser puestos en cuestión.

Tampoco se indultará a los presos sindicales, sociales y políticos, incluido los del gobierno catalán. Ni se darán instrucciones a las fiscalías para sobreseer todas las causas de la ley Mordaza y los delitos de odio, blasfemia e injurias a la corona. Como mucho, se acercará los presos catalanes a Cataluña…otro gesto de márketing vacío. Para el resto, las detenciones por delitos aberrantes continúan día a día, con todo el calvario que significa para los militantes el proceso judicial y la cárcel.

Con la mayoría que tiene el gobierno, podría aceptar la convocatoria de un referéndum democrático en Cataluña, donde se pudiera decidir libremente y en paz las relaciones con el resto del Estado Español (incluida su separación), pero nada ni lejanamente parecido está entre las intenciones de un partido que votó a favor de la aplicación del art. 155.

Los trabajadores no pueden esperar nada bueno de este gobierno, ni del PSOE, ni de Podemos, que todos los días pide formar parte de él, ni de las burocracias sindicales que viven del presupuesto del Estado.

Del mismo modo que dentro de los sindicatos no hay resistencia real a las burocracias, nadie en este tiempo ha planteado la necesidad de una nueva organización política de la clase obrera sin lazos con el cadáver putrefacto de la burguesía en cualquiera de sus expresiones territoriales.

En medio de esta grave crisis política, cuando por fin rebrotan las huelgas (se han triplicado en un año) y movilizaciones (pensionistas, mujeres trabajadoras), es un momento propicio para luchar por construir un partido con programa revolucionario que recoja desde las reivindicaciones más elementales de supervivencia hasta el camino hacia la toma del poder por el proletariado. Que plantee con claridad la necesidad de la independencia de clase para desarrollarlo. Que promueva la lucha obrera capaz de hacer retroceder a la burguesía. Nosotros sí lo hacemos. Otros dicen que lo hacen, pero mientras lo dicen están dentro de la CUP, apoyando a la burguesía catalana, o en Bildu, colaborando con la vasca, o en IU o Podemos, apoyando a la española. Hay mucho trabajo por hacer y hacen falta muchos cerebros y manos.

España no es una excepción, pero sí un caso especialmente exagerado (en comparación con otros países europeos) porque aquí la crisis ha durado mucho más (6-7 años) y nuestra clase obrera absorbió con estupor y sin mucha resistencia todos los golpes. Los pensionazos y reformas laborales de Zapatero, las reformas laborales y de pensiones de Rajoy, la ley mordaza y la modificación del Código Penal se sumaron a todas las reformas laborales anteriores, las leyes antiterroristas, la ley de extranjería, mientras los representantes de las grandes federaciones sindicales garantizaban la paz social y firmaban aumentos de horas de trabajo, reducciones de los salarios nominales y despidos de manera generalizada.

La burguesía salvó sus bancos privados con dinero público, mientras negaba la sanidad pública a los inmigrantes y recortaba el subsidio a los parados.

Millones de personas sin trabajo, pobreza extendida también entre los que tienen trabajo, emigración de dos millones de personas (nacionales y extranjeras), deshaucios de las viviendas, suicidios, incluso hambre, mientras ninguna voz se levantaba contra ello. PSOE e IU se dedicaron a vegetar incluso en el parlamento. La huelgas prácticamente desaparecieron: los huelguistas anuales pasaron de 650.000 en 2009 a 183.129 en 2016. Y las burocracias sindicales acostumbraron a la clase obrera a jornadas sueltas de paro por objetivos cada vez de mayor retroceso (uno típico fue “ofrecer rebajas salariales por menos despedidos”).

Desde entonces el trabajo “fijo” es un bien para unos pocos privilegiados de cierta edad. La precariedad en todos los grados posibles es la única norma hasta el máximum legal: el ejército de falsos autónomos “subcontratados” por las empresas, incluidas las públicas, que ya no tienen ni derecho a paro ni a cobrar las bajas médicas cortas ni a futura pensión que no sea de hambre, ni a ningún tipo de indemnización por despido, puesto que no hay un contrato laboral.


El Estado, corrupto hasta la médula


La corrupción política de los años del despilfarro continuó en todos los partidos con posiciones de gobierno al nivel que fuera (local, autonómico o estatal), incluso a la monarquía al más alto nivel. Pero la reducción del pastel provocó grandes enfrentamientos hasta dar lugar a filtraciones cruzadas de mafias en competencia: los “casos” fueron tomando forma gracias sobre todo a este método y acabaron provocando la abdicación del rey, la disolución de CiU, una gravísima crisis en el PSOE y finalmente el hundimiento del gobierno Rajoy y probablemente del PP, del cual judicialmente se ha demostrado que es una organización recaudadora de masivos sobornos empresariales.

Han sido años de plomo de los que la clase sale desapegada de los sindicatos tradicionales (¿cómo confiar en esos dirigentes amorrados al Estado?), y también de los viejos partidos que se autodenominan “de izquierda”, que forman un todo político y económico con el aparato del Estado burgués (PSOE, y los residuos PCE-IU).

Las asambleas de mayo del 2011 fueron un signo de cambio en el ambiente. Miles de jóvenes (muchos de ellos parados y otros muchos procedentes de capas pequeño-burguesas pauperizadas repentinamente por la crisis) mostraron una búsqueda de algo nuevo, sobre todo enrabiados por el contraste de la situación general de las masas con el lujo visible procedente de la corrupción (el lujo real de la alta burguesía es habitualmente muy discreto y lejano a los medios de comunicación).

Nadie en este tiempo ha trabajado por organizar tendencias revolucionarias en las grandes organizaciones sindicales. De hecho, son organizaciones muertas, sin asambleas de sección, sin reuniones, sin congresos democráticos dignos de ese nombre, sin más vida que las conspiraciones aparatiles exacerbadas, porque están en quiebra financiera. El porcentaje de la clase obrera sindicalizada disminuye continuamente a causa tanto del desapego como de la extrema precariedad.

A nivel político, el desapego, las inquietudes, la búsqueda de “algo nuevo” ha sido rápidamente dirigido a un nuevo aparato político (Podemos) apoyado descaradamente desde un medio de comunicación y cuya organización abierta y lenguaje radical de los primeros meses ha dejado paso a lo mismo de siempre: un partido dirigido con mano de hierro por el líder (Iglesias) con posiciones políticas calcadas de IU, basadas en la colaboración de clases para “moderar” con “reformas” los peores efectos del capitalismo sobre las masas no burguesas (objetivo imposible, por cierto, que se lo pregunten a los griegos). Podemos ha sido creado para suplir las funciones del PSOE allí donde ese partido ya no tiene arraigo y cumple muy bien esa función sobre todo entre la pequeña burguesía, pero no parece que haya conseguido la menor relación con la clase obrera, ni siquiera simplemente electoral.


La mayor crisis política de la Monarquía postfranquista


Parecería que con una clase obrera silenciada políticamente y casi sindicalmente, sometida a una represión inusitada (hay centenares de sindicalistas enjuiciados por acciones simples y cada día gotean nuevos) debería dar lugar a un paraíso político para la clase dominante. Pero, justamente, es al contrario: Al no tener que hacer frente común contra la clase enemiga y encontrarse con un recorte tan drástico del pastel a repartir, todas las contradicciones internas de la burguesía afloran y se exacerban en la competición por la parte más grande o siquiera por la defensa de sus territorios de control. Esto, que ha sido una de las razones del destape de la corrupción, también forma parte de la explicación de la crisis con Cataluña y la caída final del gobierno del PP con el voto de todos los grandes partidos burgueses “periféricos”. La burguesía española no ha conseguido jamás centralizarse en un único partido burgués que asimilara las componentes vasca y catalana. Y aunque ni una ni la otra quieren ni tienen ningún interés real en independizarse, saben muy bien levantar la vieja reivindicación democrática no resuelta del derecho a la autodeterminación porque responde a un sentimiento real de las masas (especialmente pequeñoburguesas). Un sentimiento que tanto el PNV como PDCAT-ERC alimentan y deforman de manera controlada, para utilizarlo en las negociaciones con Madrid.

El “procés” catalán, sin embargo, no ha sido simplemente la maniobra habitual. El enfrentamiento con el PP y su gobierno (del que tantas veces han sido aliados los burgueses catalanes) ha ido tan lejos que, en este momento, las cúpulas de los partidos catalanes están en la cárcel o exiliados. Y las penas que pueden recaerles son muy importantes. Rajoy jugó fuerte contra la burguesia catalana y empujó a los dirigentes del “procés” hasta donde ni ellos mismos nunca creyeron que llegaran.

La victoria del gobierno era obvia, (tenía el beneplácito del PSOE y, en último término, el ejército), como también lo era la sumisión dócil y vergonzosa de los supuestos proclamadores de la república a la convocatoria de elecciones monárquicas y la aplicación del Art. 155.

Pero la Monarquía ha sufrido un severo desgaste. No tiene raíces en las masas, tiene miembros condenados por corrupción en un proceso que hasta el juez instructor afirma que quien también debería haber sido imputado Juan Carlos rey. El actual rey Felipe se creyó obligado a intervenir públicamente en apoyo del gobierno. Pero ahora ese gobierno y ese partido se han desmoronado bajo una sentencia por corrupción de gran envergadura. La “cuestión catalana” no sólo no está resuelta, sino que es uno de los principales problemas del nuevo gobierno PSOE, conformado para sortear la crisis política más profunda que hemos vivido desde la muerte de Franco y el hundimiento de la UCD.

La caída de Rajoy y el gobierno de Pedro Sánchez han sido presentadas y vistas por las masas como una especie de victoria, pero en realidad se trata de una operación de salvación .

El gobierno del PSOE es un gobierno burgués con miembros de gran confianza para el sistema. Ciudadanos, el partido creado para sustituir al PP en su muerte anunciada, ha opinado que ellos no lo hubieran elegido mejor. Los comentarios sobran.


El acuerdo CEOE-CCOO-UGT


Las direcciones de UGT y CCOO, en su habitual línea de colaboración de clases, acaban de firmar un acuerdo con la patronal por el que garantizan la paz social en la medida de sus posibilidades. En el acuerdo, renuncian en nombre de toda la clase obrera a recuperar el poder adquisitivo perdido por los salarios durante los años de la crisis (alrededor del 9 % de media), pactan agilizar el despido individual para ahorrar salarios de trámite a las empresas y aceptan que cualquier mal momento de la empresa se cargue contra los salarios y la Seguridad Socal (ya bien arruinada por el gobierno Rajoy). ¿ A cambio de qué? De buenas palabras. Mientras todos los medios han anunciado que los salarios mínimos de convenio subirán a 1.000€, el acuerdo, en este punto, se limita a “recomendar”. No es extraño, por tanto, que la CEOE se desviviera por firmar bien rápido.

Las escasas medidas que efectúe Pedro Sánchez sólo van a tener por objetivo incrementar el score electoral del PSOE. No tiene mayoría parlamentaria para hacer nada relevante en terrenos presupuestario y legislativo (con algunas excepciones). Pero no le importa, porque no quiere hacer nada relevante. Será un gobierno de mantenimiento del statu quo (que ya es mucho, dada la putrefacción general del Estado), con gestos de márketing hacia los trabajadores. L’affaire Aquarius es una muestra de que nos espera: publicidad llorosa de tan humanitario como es nuestro nuevo gobierno (y nuestras alcaldías), pero cuando lleguen los migrantes serán tratados como todos los demás: cárcel inhumana en los CIE y expulsión.

Ni las reformas laborales, ni los pensionazos ni la ley Mordaza, ni la modificación del Código Penal van a ser puestos en cuestión.

Tampoco se indultará a los presos sindicales, sociales y políticos, incluido los del gobierno catalán. Ni se darán instrucciones a las fiscalías para sobreseer todas las causas de la ley Mordaza y los delitos de odio, blasfemia e injurias a la corona. Como mucho, se acercará los presos catalanes a Cataluña…otro gesto de márketing vacío. Para el resto, las detenciones por delitos aberrantes continúan día a día, con todo el calvario que significa para los militantes el proceso judicial y la cárcel.

Con la mayoría que tiene el gobierno, podría aceptar la convocatoria de un referéndum democrático en Cataluña, donde se pudiera decidir libremente y en paz las relaciones con el resto del Estado Español (incluida su separación), pero nada ni lejanamente parecido está entre las intenciones de un partido que votó a favor de la aplicación del art. 155.

Los trabajadores no pueden esperar nada bueno de este gobierno, ni del PSOE, ni de Podemos, que todos los días pide formar parte de él, ni de las burocracias sindicales que viven del presupuesto del Estado.

Del mismo modo que dentro de los sindicatos no hay resistencia real a las burocracias, nadie en este tiempo ha planteado la necesidad de una nueva organización política de la clase obrera sin lazos con el cadáver putrefacto de la burguesía en cualquiera de sus expresiones territoriales.

En medio de esta grave crisis política, cuando por fin rebrotan las huelgas (se han triplicado en un año) y movilizaciones (pensionistas, mujeres trabajadoras), es un momento propicio para luchar por construir un partido con programa revolucionario que recoja desde las reivindicaciones más elementales de supervivencia hasta el camino hacia la toma del poder por el proletariado. Que plantee con claridad la necesidad de la independencia de clase para desarrollarlo. Que promueva la lucha obrera capaz de hacer retroceder a la burguesía. Nosotros sí lo hacemos. Otros dicen que lo hacen, pero mientras lo dicen están dentro de la CUP, apoyando a la burguesía catalana, o en Bildu, colaborando con la vasca, o en IU o Podemos, apoyando a la española. Hay mucho trabajo por hacer y hacen falta muchos cerebros y manos.

 

27-06-2018

Internaciema Kolektivista Cirklo

 

2018-06-27 ¡Por la igualdad de derechos para todos los trabajadores y trabajadoras, migrantes o no migrantes!

Las guerras y la barbarie capitalista

son la causa de las crisis migratorias


¡Por la igualdad de derechos para todos los trabajadores y trabajadoras, migrantes o no migrantes!


El Mediterráneo es un inmenso cementerio de seres humanos que huyen de las guerras y la miseria de sus países de origen. En los últimos 25 años está documentada la desaparición 34.361 personas ahogadas en sus aguas, más de 3.100 de ellas en 2017.


A los que sobreviven al viaje infernal, que en ocasiones supone miles de km y varios años, les espera, si son interceptados por la armada, la policía o la guardia civil, el internamiento en CIE’s , que son auténticas prisiones en condiciones inhumanas, y la expulsión forzada hacia terceros países donde son tratados de manera brutal (por ejemplo, Marruecos acarrea migrantes a los límites del desierto y los abandona).


Los migrantes que consiguen quedarse en el Estado Español, como en el resto de los países de la UE, pasan por todo tipo de situaciones inhumanas que pueden ir desde la dependencia de las mafias tratantes de esclavos hasta la prostitución forzada, pasando siempre por la precariedad laboral más absoluta.


Ni las guerras ni la miseria de la que huyen son fenómenos «naturales». Son producto de la destrucción económica, ecológica y en muchas ocasiones militar ocasionada por el capitalismo con todas sus ramificaciones. Lo que está provocando las continuas crisis migratorias es la intervención del capital, encabezado por los países imperialistas, en su movimiento constante de búsqueda del máximo beneficio y con sus refriegas para repartirse los recursos de todo el planeta.


Pero mientras el capital no tiene fronteras en sus movimientos de depredación y rapiña, a los seres humanos que buscan ganarse la vida se les obliga a la migración clandestina, a la que se responde en toda la UE con la militarización de las fronteras. Mafias especializadas en emigración y muertes masivas por la precariedad de los medios de transporte son el fruto de esa política.


En toda Europa están extendiéndose cada vez más, entre los partidos de la burguesía y pequeña burguesía, posiciones descaradamente xenófobas y racistas, que se presentan como populismo nacionalista. Estas posiciones culpabilizan a los migrantes y a las minorías étnicas de todos los males que sufren los trabajadores “nacionales” y sirven para intentar enfrentarnos unos contra otros, mientras se oculta que el auténtico origen de las difíciles condiciones de vida de toda la clase obrera es la explotación capitalista.


De la tierra o extranjera, la clase obrera es única. La defensa de los derechos de las personas migrantes, su sector más desprotegido y sobreexplotado, ha sido un trabajo constante de numerosas organizaciones que forman parte del movimiento obrero en todo el Estado Español y muy concretamente en el País Valencià. Trabajo que se ha hecho sobre la base de la solidaridad de clase y la autoorganización, lejos del asistencialismo beato y burgués.


La denuncia permanente de la Ley de Extranjería, de los ominosos CIE’s, de las expulsiones “en caliente” y la lucha por la igualdad de derechos para los trabajadores y estudiantes migrantes, ha generado un sano estado de opinión general entre la población (no sólo en la clase obrera) que es la base que ha sustentado la “sensibilidad” de los partidos del actual gobierno de la Generalitat y de la ciudad de València hacia problemas tan graves como el acceso gratuito a la sanidad pública (negado a los migrantes por el gobierno del PP), las condiciones de los CIE’s y, la presente semana, la tragedia humana del Aquarius de Médicos sin Fronteras y SOS Mediterranée, sobrecargado con 629 personas salvadas de la muerte segura, al que los gobiernos de Italia y Malta han negado sin empacho el atraque en sus puertos.


Felizmente, la iniciativa de la Alcaldía de València-Generalitat Valenciana para acoger a los refugiados del Aquarius no ha sido abortada por el recién estrenado gobierno del PSOE y hoy están acogidos en nuestro país. El gobierno Rajoy tuvo por bandera la posición contraria y, entre otros, impidió en 2015 la realización del proyecto de la Generalitat de enviar a Grecia un barco humanitario que aliviara la dramática crisis migratoria que allí se vivía.


La propaganda pre-electoral de unos y otros, y la habitual manipulación de la opinión pública por los medios de comunicación burgueses, quiere hacernos creer hipócritamente que el Reino de España y el País Valencià son ahora “tierra de acogida” para los refugiados.


Pero lo cierto es que ni el gobierno del PSOE de España ni el bipartito valenciano ponen en cuestión el mantenimiento de toda la legislación básica europea y española que convierte a los migrantes en objeto de persecución policial permanente. El mismo fin de semana que entró en condiciones humanitarias el Aquarius en el puerto de València, 1.000 migrantes ilegales lo hicieron por las playas de Andalucía y fueron enviados sin miramientos a centros de retención, sin más derechos que esperar una cercana expulsión. Más aún, como bien explicaba el flamante nuevo ministro de Interior, una vez pasados los 45 días de gracia concedidos a los refugiados del Aquarius, les espera la misma suerte.


Y las condiciones de precariedad, sobreexplotación, represión racista, negación de derechos, de los migrantes ya establecidos, tampoco han cambiado.


Por esa razón, es una obligación indispensable de todas las organizaciones del movimiento obrero (políticas, sindicales, sociales, culturales, etc) denunciar la campaña de autocomplaciencia y unir fuerzas para luchar:


Por la apertura de fronteras para todos los estudiantes y trabajadores

Por la derogación inmediata de la Ley de Extranjería

Por el cierre inmediato de todos los CIE’s

Por la igualdad de derechos sociales, laborales, civiles y políticos para todos los trabajadores y trabajadoras, migrantes o no migrantes.

Por acabar con todas las guerras imperialistas y la explotación capitalista

¡De la tierra o extranjera, una sola clase obrera!


¡La clase obrera no debe reconocer

más patria que a los trabajadores de todos los países del mundo!


27 de juny de 2018

 

CASAL OBRERI POPULAR (COIP), INTERNACIEMA KOLEKTIVISTA CIRKLO (IKC), CANDOMBE, STOP DESNONAMENTS, ARRAN,  COS-HORTA

2018-07-27 Trump lanza una guerra económica y amenaza a Irán

 COLECTIVO REVOLUCIÓN PERMANENTE

 

Desde 1944 a 2016, el Estado norteamericano ha tratado de administrar el capitalismo mundial

La burguesía estadounidense logró la supremacía con la Primera Guerra Mundial.

Las fuerzas productivas creadas por el capitalismo ya no podían mantenerse en el marco de las fuerzas sociales del capitalismo, incluido el marco del Estado nacional. De ahí la guerra. ¿Cuál ha sido el resultado para Europa? Una considerable agravación de la situación ... América es ahora la fuerza esencial del mundo capitalista. (Trotsky, Europa y América, 28 de julio de 1924)

Entre la firma del Tratado de Versalles (1919) y la ofensiva japonesa en Pearl Harbor (1941), la representación política de la burguesía estadounidense, mientras expandía y fortalecía su zona de influencia, se negaba a asumir el orden mundial.

Pero a partir del final de la Segunda Guerra Mundial los Estados Unidos impulsaron tratados económicos multilaterales (Bretton Woods, AGETAC ...) y creaon instituciones con vocación global (ONU, FMI, BIRF-BM, OMC ...). Como había poco que temer de la competencia, el gobierno de los EE.UU. derribaban las barreras al comercio y la inversión transfronterizos. Lo negociaron en un marco global (AGETAC-OMC). En este contexto, preconizaron la igualdad de trato para todos los países capitalistas ("la cláusula de la nación más favorecida").

El Estado norteamericano administró el mundo sin descuidar sus propios intereses. Sin embargo, corría sus riesgos. Con la ofensiva contra la URSS ("guerra fría") y la revolución china (guerra de Corea), completó este dispositivo económico con alianzas militares regionales (OTAN en 1949, OTASE en 1954 ...). La abrumadora superioridad militar de los Estados Unidos en cuestiones nucleares, convencionales y de espionaje no impidió la conquista de Europa del Este por parte del ejército de la URSS, la derrota en Cuba y Vietnam ni los fracasos humillantes en Afganistán e Irak.

A finales de la década de 1970, una parte importante del mundo había escapado del capitalismo: la URSS y Europa del Este, China, Vietnam, Laos, Cuba. Pero la economía colectivizada estaba debilitada por la usurpación del poder por parte de una casta parásita y privilegiada. El capitalismo mundial ejerció una presión económica, ideológica y militar sobre estos Estados obreros degenerados. El Estado norteamericano lideró conscientemente la ofensiva contra cualquier riesgo revolucionario y para la restauración del capitalismo, apostando por el fraccionamiento nacional de la burocracia estalinista (ruptura entre la URSS y Yugoslavia, ruptura entre China y la URSS, tensiones entre China y Vietnam ...).

La economía de EE. UU. sigue siendo el mayor productor del mundo con un PIB de 19,3 billones de dólares en 2017 (por delante de China: 11.9 billones). Estados Unidos es el mayor extractor de petróleo y gas del mundo y el mayor exportador de productos agrícolas. En el campo industrial, los grupos estadounidenses figuran en numerosos oligopolios internacionales: refinería, automóvil, aeronáutica, armamento, electrónica, alimentación, farmacia, productos de higiene, artículos deportivos ... Son preponderantes en las finanzas y, en conjunto, sus bolsas de productos financieros y materias primas (NYSE, NASDAQ, AMEX ...) superan con creces el mercado de Londres. El dólar está muy por delante del euro en los intercambios de divisas (y los productos derivados de divisas).

La investigación y la educación superior atraen a investigadores y estudiantes de todo el mundo. Como resultado, los Estados Unidos siempre es la primera proprietaria de patentes. La cultura estadounidense influye en el mundo entero. El inglés, aunque menos hablado que el chino, es el idioma del comercio internacional, especialmente porque ya era el del poder hegemónico durante el capitalismo ascendente en el siglo XIX.

Si un país puede hacer de matón del mundo, ése es Estados Unidos. Su poder militar, diplomático, científico, cultural y económico no tiene rival. (The Economist, 9 de junio de 2018)

La supremacía estadounidense se ve socavada cada vez más, no solo por el ascenso del imperialismo chino, sino también por las veleidades de todos los demás imperialismos que se cuelan en cada hueco dejado por el imperialismo americano. Esta erosión no puede durar sin consecuencias mucho más serias para la burguesía estadounidense.

El debilitamiento de la dominación estadounidense

A causa de las victorias del ejército de la URSS contra el imperialismo alemán, la revolución china y su riesgo de expansión en Asia, la revolución en Yugoslavia y Albania y el ascenso revolucionario en Europa desde 1943 (Italia, Francia ...), los gobiernos democrátas o republicanos estadounidenses han cuidado a los rivales imperialistas (Gran Bretaña, Francia, los Países Bajos ...), incluso los reconstruyó (Japón, Alemania, Italia ...). La Guerra de Vietnam facilitó la aparición de nuevos capitalismos (Brasil, Corea del Sur ...). Como todo capitalismo emergente, sus burguesías se protegieron inicialmente con medidas proteccionistas.

Mientras que el imperialismo hegemónico había soportado lo esencial de la carga del militarismo, la restauración del capitalismo en Europa Oriental y Rusia a partir de 1989 benefició por primera vez a las potencias imperialistas en competencia en Europa Occidental, especialmente Alemania. Las nuevas burguesías rusas y chinas se han apoyado en el tamaño de su territorio y en la herencia cultural e industrial de las anteriores economías planificadas para resistir a las antiguas potencias imperialistas y constituirse en potencias imperialistas.

Desde los años 1970, los Estados Unidos han importado más riqueza de la que exportan. En 2017, el déficit comercial en bienes y servicios se amplió en más del 12% a 566 mil millones de dólares, e incluso a 796 mil millones si solo hablamos de mercaderías (la diferencia es el superávit de la balanza de servicios). A pesar de la recuperación mundial, la pérdida de competitividad de la economía estadounidense no hace más que acentuarse. El superávit comercial de China con Estados Unidos aumenta en un 10% en 2017 en un monto estimado por la Casa Blanca en más de 375 mil millones de dólares (cantidad que las autoridades chinas impugnan al reducirla en 100 mil millones). ¡En el primer trimestre de 2018, este superávit se ha incrementado en cerca del 20% en comparación con el primer trimestre de 2017!

No será por el lado de Europa que la burguesía estadounidense pueda consolarse, con un déficit comercial recurrente y que ha estado aumentando constantemente durante varios años, especialmente con Alemania. Por eso Trump dijo en Davos que " la Unión Europea es injusta con los Estados Unidos "(28 de enero de 2018). La acusa de mantener aranceles a las exportaciones estadounidenses más altos que los aplicados en los Estados Unidos a los productos europeos. De hecho, los Estados Unidos tienen déficits de balanza comercial con todo el planeta, desde Canadá hasta Japón, desde Alemania hasta Corea del Sur, etc.

La huída hacia adelante al proteccionismo

Hasta hace poco, el gobierno norteamericano alegaba el pretexto de las virtudes del libre comercio para abrir los mercados extranjeros. La protección estatal de las empresas locales nunca se ha limitado a los aranceles, puede recurrir a "barreras no arancelarias": medidas y normas administrativas, contratos públicos reservados, subvenciones, reducción de la tributación de las empresas, manipulación de tipos de cambio, patentes y otras "propiedades intelectuales", restricciones a la inversión extranjera ...

El mensaje en Pekín es claro: por dos veces esta semana el gobierno alemán ha impedido que los inversores chinos tomaran el control de empresas alemanas. El banco público alemán KfW adquiere una participación del 20% en el operador de red 50Hertz con el fin de evitar la entrada de la empresa estatal china SGCC en su capital. Y se ha prohibido la adquisición por parte de inversores chinos del fabricante de máquinas-herramientas de Westfalia, Leifeld Metal Spinning. (Deutschlandfunk , 27 de julio de 2018)

Debido a la Guerra de Vietnam y al debilitamiento del dólar, Nixon comenzó en 1971 el abandono por parte de los Estados Unidos de sus responsabilidades globales con la retirada del sistema monetario internacional puesto en práctica durante los acuerdos de Bretton Woods: abandono la tasa de cambio fija entre el dólar y otras monedas, cancelando la convertibilidad del dólar en oro.

Trump va mucho más allá.

Cuando un país (los Estados Unidos) pierde miles de millones de dólares comerciando, posiblemente con todos los países con los que opera, las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar. Por ejemplo, cuando se tiene un déficit de 100 mil millones de dólares con un país que se hace el listo, se deja de hacer negocios y se gana mucho. Es fácil. (Trump, 2 de marzo de 2018)

Perder su posición es la obsesión de la burguesía estadounidense que la empuja a aceptar Trump, un año tras otro, como un demiurgo, a pesar de haber sido elegido con menos votos que su rival y del horror que sus malos modales inspiran a sus élites.

El mantenimiento de una clase dominante se está convirtiendo cada vez más en un obstáculo para el desarrollo de las fuerzas productivas industriales, así como para el de la ciencia, el arte y, en particular, las formas refinadas de la vida social. Nunca ha habido hombres más groseros que nuestros modernos burgueses. (Engels, La cuestión de la vivienda , 1872)

En contraposición con la doctrina oficial de sus predecesores demócratas o republicanos, el Presidente de los Estados Unidos rechaza las negociaciones y los acuerdos multilaterales, aumenta unilateralmente los aranceles y pone en cuestión los compromisos de los Estados Unidos. Como explicaba Hegel, el contingente realiza lo necesario. Con su estilo de vaquero y sus soluciones burdas, Trump expresa la imperiosa necesidad de que la burguesía estadounidense salga de una situación que la mina cada día un poco más y de conservar una base industrial. Y, al mismo tiempo, revela su callejón sin salida, excepto para marchar a la guerra, económica sin duda, militar en el futuro.

El 31 de mayo, Trump confirma la aplicación del 25% de aranceles sobre el acero y el 10% sobre el aluminio europeo, lo que afectará principalmente a Alemania e Italia, a pesar de ser viejos aliados de los Estados Unidos. Otros aliados, Canadá y México, también están preocupados, mientras que Argentina, Brasil y Australia, que han acordado reducir su producción, se han librado. En cuanto al acero chino, a partir de marzo se le aplicarán estos aranceles. China es el mayor productor de acero del mundo y está experimentando una crisis de sobreproducción. Parcialmente expulsada del mercado estadounidense, China necesariamente buscará vender en otros lugares su producción, de ahí los temores de los grupos siderúrgicos ubicados en Europa. Pero no es solo acero el que está en el punto de mira americano.

Impondremos aranceles a 50 mil millones [de productos chinos], luego a 100 mil millones. Ya sabéis, en algún momento, se quedarán sin munición. (Trump, 12 de abril de 2018)

Los Estados Unidos anuncian el 15 de junio una lista de 1.102 productos de origen chino a la que se aplicarán arancels a partir del 6 de julio, y China toma represalias con medidas similares contra 659 productos estadounidenses. La escalada está en curso ya que Trump ahora amenaza con gravar con tasas del 10% a unos 200 mil millones de importaciones chinas adicionales, y Xi denuncia el chantaje estadounidense y promete represalias.

Evidentemente, los otros imperialismos, grandes y pequeños, claman contra la traición de las reglas del comercio, anuncian medidas de represalia gravando a la misma altura los productos estadounidenses y quieren vaqlerse de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para condenar estas prácticas. Problema: Estados Unidos ahora ponen en la picota a la OMC, acusándola de cubrir el dumping de sus competidores y bloqueando el nombramiento de los jueces de la OMC que decidieron sobre la apelación, dejándola impotente ... Trudeau considera que es "una afrenta contra la colaboración de seguridad existente de larga data entre Canadá y los Estados Unidos", el presidente Macron, al parecer, telefonea a Trump para decirle que su decisión es "un error y es ilegal", mientras que la canciller Merkel denuncia" una escalada que perjudicará a todos ", especialmente dado que las exportaciones alemanas de automóviles ahora están amenazadas con la imposición de tasas de Trump. En el G7 del 3 de junio de 2017, todos condenaron a los Estados Unidos.

Si los Estados Unidos introducen sanciones comerciales, incluido el aumento de sus aranceles, todos los frutos de las negociaciones comerciales y económicas serán ineficaces. (Nueva China, 3 de junio de 2017)

En el G7 los días 8 y 9 de junio de 2018, Trump finalmente se negó a firmar el comunicado conjunto laboriosamente negociado. Incluso concretó sus amenazas contra los superávits comerciales de Canadá y Alemania. Los otros Estados siguen divididos por sus propios intereses según calibren que tienen más que perder o que ganar al enfrentarse con Estados Unidos. Las burguesías europeas deciden solo medidas leves de represalia lideradas por Alemania, que está a la vanguardia del comercio con los Estados Unidos. Esta respuesta mesurada, sin embargo, no calma la agresividad de los Estados Unidos ,ya que Trump amenaza con gravar al 20%, frente al 2,5% de hoy, todas las importaciones de automóviles europeos, es decir, ¡esencialmente la industria alemana!

El poder político puede causar un gran daño al desarrollo económico y producir desechos masivos. (Engels, Carta a Conrad Schmidt, 27 de octubre de 1890)

La guerra comercial es inseparable del militarismo y es el preludio de la guerra a secas.

Los Estados Unidos negocian unilateralmente con Corea del Norte y rompen el acuerdo multilateral con Irán

Otro frente, más directamente militar, es parte de la rivalidad de los Estados Unidos con China: Corea del Norte. Dando una de cal y otra de arena, Trump consigue que la camarilla estalinista de Pyongyang congele sus proyectos nucleares. Ha habido una cumbre entre el dictador norcoreano y el presidente de Estados Unidos el 12 de junio en Singapur. Esta iniciativa tiene como objetivo restaurar completamente el capitalismo en Corea del Norte y con ello unificar el país bajo su influencia. De este modo, Trump espera presionar a China. De paso, pisotea a sus socios tradicionales que no están asociados en las negociaciones.

Un compromiso de este tipo es la pesadilla de los aliados más cercanos de la región, Corea del Sur y Japón. (The Economist , 9 de junio de 2018)

El imperialismo estadounidense está tratando de recuperar un papel de liderazgo en el Medio Oriente donde ha perdido terreno. El 8 de mayo, Trump anunció su retirada del acuerdo alcanzado en 2015 con Irán y otras potencias imperialistas (incluidas Rusia y China) que instituían la suspensión del programa nuclear y el levantamiento gradual de las sanciones económicas.

En esa línea, Trump intenta ganar a Turquía y se vuelca más que nunca sobre Israel y Arabia Saudita. El 6 de diciembre de 2017, anunció la transferencia de la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén, brindando así todo su apoyo a la continuación de la colonización sionista. A partir del 30 de marzo, Netanyahu se dedica a lisiar y masacrar a cientos de palestinos desarmados en la frontera de la Franja de Gaza. En la noche del 9 al 10 de mayo, 28 aviones del ejército israelí atacan posiciones iraníes en Siria. El régimen islamista turco puede reprimir a gran escala. El ejército turco recibe la autorización de los Estados Unidos para intervenir contra los kurdos en Siria e Irak. El sangriento tirano Assad recibe permiso para reducir los últimos bastiones de sus oponentes en Siria.

El jefe de la diplomacia norteamericana, Pompeo, ha amenazado a Irán con "las sanciones más fuertes de la historia», diciendo que "Irán nunca más tendrá carta blanca para dominar el Oriente Medio" y que lo se estaba preparando para "perseguir a los agentes iraníes y sus auxiliares de Hezbolá por todo el mundo para aplastarlos". Tales amenazas están calculadas para empujar al régimen clerical iraní, que no puede rendirse sin desaparecer, a la huida hacia adelante y justificar mejor la intervención militar. El ala más conservadora del régimen se basa en el sentimiento nacional y el antiimperialismo. El Estado reduce los ínfimos espacios de libertad conquistados por la clase trabajadora y la juventud.

No contento con amenazar a Irán, los Estados Unidos han advertido inequívocamente a los otros países signatarios del acuerdo con Irán, Rusia, China, el Reino Unido, Francia y Alemania, de que sus compañías se expondrán a duras persecuciones y sanciones financieras si mantienen relaciones comerciales y financieras con Irán.

Detrás de Arabia Saudita e Israel están los Estados Unidos; pero detrás de Irán, potencia regional que comete el error de hacerles sombra, el apoyo de Rusia y China es más incierto, dada la enorme ventaja militar de los Estados Unidos en caso de enfrentamiento. La presión del imperialismo estadounidense sobre Irán, lejos de facilitar la lucha de los trabajadores y jóvenes iraníes, es un golpe suplementario, como lo es para los palestinos la instigación y el apoyo brindado a la colonización israelí a cambio de su compromiso militar contra Irán.

Para las trabajadoras y trabajadores conscientes, la consigna de oposición a cualquier sanción económica e intervención militar imperialista contra Irán va de la mano con el apoyo a la clase obrera iraní y la juventud para derrocar a la dictadura islamista reaccionaria, como lo va con el apoyo a los palestinos que luchan por sus derechos contra el Estado de Israel.

Las contradicciones inextricables de los gobiernos imperialistas

Después de mucha escenificación de amistad y proximidad con Trump, que se suponía que se mantendría, Macron ha tenido que cambiar el tono. Junto con Merkel, ha encontrado tonos combativos para oponerse: "¡No seamos débiles, no suframos! ¿Aceptaremos las normas de otro o su tiranía? ¿Quién debería decidir nuestras opciones comerciales? » (10 de mayo de 2018).

Pero detrás de los gestos de orgullo, la realidad es cruel, las burguesías europeas no tienen -o casi- los medios para preservar sus empresas de las sanciones americanas. De hecho, en la medida en que las empresas multinacionales europeas hacen negocios con los Estados Unidos (un mercado más importante que Irán), no pueden escapar a las sanciones.

La Comisión Europea ha tenido a bien sacar de entre las bolas de naftalina un reglamento de 1996 llamado "ley de bloqueo" para evitar las sanciones estadounidenses en Europa, pero el paraguas es muy irrisorio. Así, después de Total, Engie renuncia a su vez a relacionarse con Irán. Alemania será la más afectada, incluidos Siemens y Daimler, pero también Italia y Francia con PSA y Renault, además del petróleo y el gas, sin mencionar los compromisos de venta de Airbus que afectan tanto a Alemania como a Francia. Las posiciones perdidas por el imperialismo europeo serán ocupadas por el imperialismo ruso y chino, puesto que Rusia ya está bajo las sanciones de Estados Unidos y China no está decidida a ceder ante los mandatos estadounidenses.

No existe un imperialismo europeo en el sentido estricto. La Unión Europea es un compromiso tambaleante entre estados burgueses con fronteras demasiado estrechas. La UE está debilitada por la partida de Gran Bretaña ("Brexit"), pero también por la disidencia de los países bálticos y centroeuropeos ("Grupo Visegrád"). El desacuerdo apareció en 2015-2016 con la negativa de Polonia, la República Checa, Eslovaquia, Hungría ... de acoger a los refugiados. No ha disminuido desde que la coalición CDU-SPD liderada por Merkel cerró sus fronteras. De hecho, los gobiernos "populistas" eligen la alianza con el imperialismo estadounidense contra el imperialismo ruso ... y el imperialismo alemán. Por esta razón, aunque propagan el antisemitismo dentro de ellos, están estrechamente aliados con Israel.

El 22 de julio, la Unión Europea parecía dispuesta a buscar un compromiso con el Estado de los Estados Unidos a costa de China.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump y el de la Comisión Europea Jean Claude Juncker anunciaron un pacto para desactivar el conflicto comercial entre Washington y Bruselas que se tradujo en aranceles recíprocos… Según una fuente europea, algún arancel nuevo será instaurado por Estados Unidos a los autos importados… La UE aumentará “inmediatamente” sus compras de soja estadounidense, dijo Trump quien, de su lado, prometió revisar los aranceles que le impuso al acero y al aluminio importados de Europa… Trump anunció también que Estados Unidos y la UE trabajaron en forma conjunta para reformar la Organización Mundial de Comercio (OMC). En forma especial, puso a China en la mira a la que acusa de transgredir derechos de propiedad intelectual y de forzar a transferirle tecnología. (El País, 25 julio, 2018)

Para Trump, el comercio internacional es "un juego con suma cero": según él, lo que gana un país es necesariamente igual a lo que otro pierde.

Esta visión arcaica proviene del mercantilismo. Esta doctrina está superada desde finales del siglo XVIII. Adam Smith y David Ricardo mostraron que el comercio internacional estimula el desarrollo de las fuerzas productivas: la riqueza mundial total es mayor con la especialización que si cada país siguiera siendo autosuficiente. Obviamente, los "economistas clásicos", vinculados a la burguesía industrial británica, olvidaban que el capitalismo surgió del saqueo colonial y dejaron sin respuesta la cuestión de la distribución del beneficio obtenido por la división internacional del trabajo.

No debe sorprendernos que los librecambistas no puedan entender cómo un país puede hacerse rico a expensas del otro, ya que estos mismos caballeros no quieren entender cómo, en el interior de un país, una clase puede hacerse rica a expensas de otra clase. (Marx, Discurso sobre el libre comercio, 9 de enero de 1848)

La internacionalización de las fuerzas productivas es un fenómeno irreversible del que ni siquiera la economía nacional más grande y poderosa puede escapar.

Las empresas metalúrgicas, con los fabricantes de automóviles a la cabeza, se quejan de las tasas aduaneras al acero, que se traducen en un encarecimiento espectacular de su material de base ... Los anuncios de una posible restricción de las inversiones chinas en tecnología americana ha hecho caer esta semana el NASDAQ. (Le Monde , 29 de junio de 2018)

De esta manera, en el espacio de pocas semanas, el mundo se encuentra de repente al borde de una guerra comercial generalizada.

De acuerdo con el informe del Director General de mitad de año sobre la evolución del comercio presentado a los miembros [de la OMC] el 25 de julio, en una reunión del Órgano de Examen de las Políticas Comerciales, los miembros de la OMC han implantado más medidas comerciales restrictivas entre mediados de octubre de 2017 y mediados de mayo de 2018 que durante el período de revisión anterior (mediados de octubre de 2016 a mediados de octubre de 2017). (OMC, 25 de julio de 2018)

El regreso del proteccionismo de los años 1930, lo mismo que lal nuevas amenazas militares, manifestaciones de la decadencia del modo de producción capitalista, en primer lugar el del imperialismo más poderoso, Estados Unidos.

El "patriotismo económico" siempre se construye sobre la espalda de los trabajadores

Cuando una burguesía nacional pierde en el juego de la competencia inherente al capitalismo, alega la deslealtad del extranjero e invoca la defensa de los trabajadores locales. Es tan cierto en los Estados Unidos como en Italia, Gran Bretaña o Francia.

Nuestra industria ha sido el objetivo desde hace años, incluso décadas, de ataques comerciales desleales. Y eso ha provocado el cierre de fábricas, altos hornos, el despido de millones de trabajadores, con comunidades diezmadas. Bueno !eso se va a acabarse! (Trump, 9 de marzo de 2018)

Trump ganó la presidencia al agregar al electorado habitual del Partido Republicano una capa de la clase obrera blanca que votaba más bien por el otro partido burgués, el Partido Demócrata. Una vez más se dirige al "cinturón oxidado", toda esa área siniestrada por la competencia internacional, pero también por las decisiones de los grupos industriales (incluidas las deslocalizaciones a México y también al sur de los Estados Unidos, menos sindicalizado), cuyos votos busca nuevamente para las próximas elecciones (las de "mitad de mandatoo" en noviembre de 2018, la presidencia de noviembre de 2020). La burocracia sindical de la principal confederación de los Estados Unidos, la AFL-CIO, está ayudando a este engaño.

El presidente Donald Trump, en lugar contentarse con hablar sobre el problema, está haciendo algo por primera vez para resolverlo. Este es un primer paso y lo encontramos positivo. (Trumka, 6 de marzo de 2018)

La burocracia de la confederación rival, CtW (que depende del sindicato de camioneros de IBT), es igualmente social-chovinista.

Estamos listos para trabajar con la Casa Blanca y otros sindicatos estadounidenses para defender estos derechos de aduanas y verificar su aplicación para proteger a los trabajadores estadounidenses y nuestro bienestar nacional. (Hoffa, 8 de marzo de 2018)

Es un engaño. En los Estados Unidos, el proteccionismo que se supone debe devolver las fábricas en realidad causa más daño que crea empleos. Por ejemplo, el grupo Ford, que había renunciado a producir uno de sus modelos en México, de lo que Trump se jactó ámpliamente, lo fabricará finalmente en China para escapar al encarecimiento del precio del acero importado y por lo tanto ¡objeto de los aranceles de Trump! Los tres mayores fabricantes de automóviles de los Estados Unidos producen en el exterior, principalmente en Canadá y México, aproximadamente el 15% de los automóviles que venden en el mercado nacional.

En cuanto a los fabricantes extranjeros, no se contentan con exportar sus vehículos a los Estados Unidos. Para eludir el proteccionismo estatal y el chauvinismo de los clientes, los grupos Toyota, Honda, Hyundai, Nissan y Volkswagen han establecido desde hace tiempo filiales que producen para el mercado interior o para la exportación: 17 fábricas y 65 000 asalariados en total. Además, Fiat tomó el control en 2010 de uno de los tres grupos históricos, Chrysler.

A fin de cuentas, de acuerdo con la consultora Trade Partnership Worldwide, si bien las tasas al acero y al aluminio puedieran crear 92.000 empleos, al mismo pueden destruir otros 250.000. Los trabajadores no ganarán nada en la guerra económica que viene, más bien lo contrario. Ni en los Estados Unidos ni en ningún otro lado. A falta de ningún tipo de mejora en su situación, Trump les vende un nacionalismo ilusorio. Los gobiernos de los Estados Unidos, Gran Bretaña, Italia, Austria, Hungría, Polonia, etc. adoptan el populismo, la xenofobia y el racismo.

No podréis créer hasta qué punto son malas estas personas. No son personas, son animales. (Trump, 16 de mayo de 2018)

Es un signo de la putrefacción histórica del modo de producción capitalista en la etapa imperialista.

El mundo del capitalismo decadente está superpoblado. La cuestión de admitir un centenar de refugiados adicionales se convierte en un problema importante para una potencia mundial como Estados Unidos. (Trotsky, Manifiesto de la Cuarta Internacional , mayo de 1940)

Es también es el precio a pagar por las traiciones de las viejas y nuevas direcciones "reformistas" a las luchas revolucionarias del proletariado. La crisis de dirección del proletariado mundial se acentúa. La Internacional Comunista, que era una internacional revolucionaria de masas, se convirtió en un instrumento de contrarrevolución en la década de 1930 bajo el control de la burocracia estalinista de la URSS. La Cuarta Internacional, fundada en 1938 para reemplazarla, estalló en la década de 1950 bajo la influencia del estalinismo y el nacionalismo burgués. Incluso en Francia se encuentran organizaciones del "trotskismo" (POID, POI) que compiten en la defensa de la nación con los restos del estalinismo (PCF) y la socialdemocracia (PS, Générations, la France insoumise).

Defender la "liberación nacional" [en un país imperialista] es una política que parece hecha a medida para distraer la atención de los trabajadores respecto de los problemas fundamentales, para debilitar la lucha contra el capitalismo y obligarlos a buscar el enemigo principal y la causa primera de su miseria fuera de las fronteras. (Trotsky, El único camino , 14 de septiembre de 1932)

El socialismo pequeño burgués o burgués (desde el laborismo hasta el estalinismo) presenta como progresivos el estatismo en general y el proteccionismo en particular, mientras que el fascismo los lleva hasta el paroxismo. Por contra, el ala internacionalista del movimiento obrero siempre ha luchado contra el proteccionismo, desde la fundación de la Liga de Comunistas en 1847 hasta la desaparición de la Cuarta Internacional en 1951-1953.

No creáis que por criticar la libertad comercial tenemos la intención de defender el sistema proteccionista. Decimos que somos enemigos del régimen constitucional, no por eso nos decimos amigos del antiguo régimen. (Marx, Discurso sobre el libre comercio , 9 de enero de 1848)

Entre el electorado, no podían no manifestarse tendencias proteccionistas aquí y allá, pero ¿era preciso tenerlas en cuenta? (Engels & Marx, SAPD, Circular a la dirección del SAPD, septiembre de 1879)

La socialdemocracia lucha contra el militarismo, el colonialismo y el proteccionismo aduanero, del mismo modo que lucha contra todos los aparatos básicos del Estado de clase existente, su administración, su legislación, su sistema escolar, etc. (Luxemburg, El Estado-nación y el proletariado, 1908)

De hecho, aquellos que en el movimiento obrero contemporáneo condenan los estragos de la "globalización" en lugar de llamar al derrocamiento del capitalismo y abogan, como el líder de LFI Mélenchon, por un "proteccionismo solidario" (sic), o los partidarios de Brexit en Gran Bretaña, del tipo CPB, SPEW y SWP, en realidad están detrás de las facciones más reaccionarias de su burguesía.

Por la independencia de clase, por la dictadura del proletariado

No solo Trump es el problema. Todos los gobiernos burgueses recortan en los gastos que mejoran las vidas de los trabajadores y gastan cada vez más en el aparato represivo del Estado (servicios secretos, ejércitos, policía, prisiones ...).

Después de 13 años consecutivos de aumentos de 1999 a 2012 y gastos relativamente sin cambios de 2012 a 2016, el gasto militar mundial total aumentó nuevamente en 2017. En 2017, el gasto militar representa el 2,2% del producto interior bruto mundial, es decir, 230 dólares por persona. Los Estados Unidos continúan registrando los mayores gastos militares del mundo. En 2017, gastaron en sus fuerzas armadas más que los siguientes siete países de mayor gasto juntos ... China registró el mayor aumento absoluto en el gasto en 2017: 12 mil millones de dólares. (SIPRI, 2 de mayo de 2018)

La clase trabajadora puede salvar a la humanidad de la catástrofe económica, social, ecológica y política a la que le lleva el mantenimiento de la burguesía.

Con el nivel actual de tecnología y cualificación de los trabajadores, es perfectamente posible crear las condiciones adecuadas para el desarrollo material y espiritual de toda la humanidad. Solo deberíamos organizar la vida económica en cada país y en todo nuestro planeta de manera justa, científica y racionalment, de acuerdo con un plan general. Sin embargo, mientras las principales fuerzas productivas de la sociedad estén en manos de grupos, es decir, de camarillas capitalistas aisladas, y mientras el Estado nacional siga siendo una herramienta complaciente en manos de estas camarillas, la lucha por los mercados, por las fuentes de materias primas, por la dominación del mundo, asumirá inevitablemente un carácter cada vez más destructivo. El poder del Estado y el dominio de la economía solo pueden ser arrancados de las manos de estas camarillas imperialistas rapaces por la clase obrera revolucionaria. (Trotsky, Manifiesto de la Cuarta Internacional, mayo de 1940)

Todo depende de la construcción de una nueva internacional obrera capaz de levantar la bandera del comunismo.

 

COLECTIVO REVOLUCIÓN PERMANENTE

27 de julio de 2018

 


2018-08-20 Turquía: Kadir Çınar condenado a más de 1 año y medio de prisión por delito de opinión

Comunicado del Colectivo Revolución Permanente

 

 Turquía: Kadir Çınar condenado a más de 1 año y medio de prisión por delito de opinión

 

El 29 de abril la policía detuvo en Bursa (Turquía) al trabajador de la restauración y militante comunista internacionalista Kadir Çınar, acusado de compartir en las redes sociales posiciones en defensa de los derechos del pueblo kurdo. Encarcelado desde entonces, ha sido juzgado el 14 de agosto. El tribunal sometido a las órdenes del gobierno islamista lo sentenció a un año, seis meses y 22 días de prisión. Su sentencia no ha sido pospuesta debido a otra sentencia condicional anterior, de 10 meses. Como tenía 3 meses y medio de prisión ya cumplidos y la condena restante era de menos de un año, ha sido puesto en libertad condicional.

Gracias a todas las organizaciones obreras que protestaron contra su arresto y detención.

¡Libertad para todos los presos del movimiento obrero y los pueblos oprimidos!

¡Respeto de las libertades democráticas fundamentales!

¡Derecho para los kurdos de separarse del Estado turco y fundar un Estado con los otros kurdos de la región!

 

Buró Internacional del Colectivo Revolucionario Permanente

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Comunicat del Col·lectiu Revolució Permanent

Turquia: Kadir Çınar condemnat a més d'1 any i mig de presó per delicte d'opinió


El 29 d'abril la policia va detindre en Bursa (Turquia) al treballador de la restauració i militant comunista internacionalista Kadir Çınar, acusat de compartir en les xarxes socials posicions en defensa dels drets del poble kurd. Empresonat des de llavors, ha sigut jutjat el 14 d'agost. El tribunal sotmès a les ordres del govern islamista l’ha sentenciat a un any, sis mesos i 22 dies de presó. La seua sentència no ha sigut posposada a causa d'una altra sentència condicional anterior, de 10 mesos. Com tenia 3 mesos i mig de presó ja complerts i la condemna restant era de menys d'un any, ha sigut posat en llibertat condicional.

Gràcies a totes les organitzacions obreres que van protestar contra el seu arrest i detenció.

Llibertat per a tots els presos del moviment obrer i els pobles oprimits!

Respecte de les llibertats democràtiques fonamentals!

Dret per als kurds de separar-se de l’Estat turc i fundar un Estat amb els altres kurds de la regió!


Buró Internacional del Col·lectiu Revolucionari Permanent



2018-09-15 ¡Libertad para Shen Meng Yu!

En català

Es castellano

Esperante

Desde mediados de Mayo de 2018, los trabajadores de la fábrica de equipos de soldadura Jasic Technology intentan un organizar sindicato de trabajadores para mejorar sus condiciones de trabajo. La fábrica está situada en la ciudad de Shenzheng, próxima a Honkong, China meridional, una ciudad con un activo movimiento obrero.


Según los trabajadores, las condiciones de trabajo han empeorado enormemente. Salarios, seguridad social y ayuda al alquiler de vivienda han sido recortados. Las tasas de productividad han sido cambiadas sin negociación previa. Los trabajadores afirman que la empresa los trata “como esclavos”.


En la República Popular de China solo se tiene derecho a la acción sindical dentro del sindicato oficial.


Desde medios de Julio la empresa Jasic ha reaccionado con despidos y violencia contra los activistas. También la policía ha reprimido a los trabajadores con detenciones y en forma violenta. Después de las movilizaciones y represiones, el 27 de Julio, la policía arrestó a 29 trabajadores y estudiantes y los trató cruelmente en la comisaría. El 29 de Julio, estudiantes de toda China, por ejemplo de la Universidad de Pekín, Universidad Popular China y Universidad de Nanjing, lanzaron una llamada contra la represión. Eso causó una extensión del movimiento.


Una de las dirigentes de la lucha, Shen Meng Yu, eligió el camino de trabajadora después de graduarse en la Universidad de Zhongshan. En la noche del 11 de Agosto, hombres no identificados se la llevaron. Actualmente se encuentra en paradero desconocido. Se cree que se trata de una desaparición forzada.

Esta movilización obrera no está aislada, sino que está relacionada con numerosas huelgas y movilizaciones obreras que se desarrollan desde el año 2000 y más a menudo desde 2015 hasta ahora. Pueden mencionarse, por ejemplo, las huelgas de Honda en 2010. Todo ello está relacionado con las miserables condiciones laborales de la clase obrera en China, que recientemente han empeorado por acción del gobierno.


Peligros y perspectivas


Estos movimientos a veces son apoyados por algunas organizaciones maoístas del interior. Éstas son la única oposición tolerada por el régimen.

Encuentran eco en una parte de la población por nostalgia de la economía nacionalizada y de sus proclamaciones igualitaria.

Pero el “maoísmo” es una variante del stalinismo, una mistificación del marxismo que, desde los años 1920, justifica la colaboración con la burguesía nacional a nombre de las revoluciones democráticas y la lucha anticolonialista, actuando contra la revolución proletaria por todo el mundo. Recordemos que Mao ha colaborado a veces con el Kuomintang burgués y nacionalista contra el proletariado chino; que Mao, después de tomar el poder -al hundirse el Estado burgués simultáneamente a la retirada de las fuerzas japonesas de ocupación- organizó un Estado burocrático y policial similar al de la URSS de Stalin, en el que, aunque la burguesía fue expropiada y la economía planificada, el proletariado no tenía el poder y poco derechos.


La burocracia china ha estado, de hecho, durante décadas en la trinchera internacional de la burocracia rusa y de la burguesía mundial, justificando muchas decisiones contra el proletariado bajo la bandera del "marxismo-leninismo" y del “pensamiento de Mao Tse-tung”: la represión de los obreros alemanes en 1953, de los húngaros en 1956; directiva al PCI de capitular a la burguesía indonesia en 1965; visita en 1972 de Nixon durante los intensos bombardeos de Vietnam, Laos y Camboya, etc.


Más aún, la terrible dictadura construida bajo la ideología del maoísmo decidió en 1992 de reincorpar China a la economía capitalista internacional manteniendo a su proletariado sin ningún tipo de libertad de organización, expresión, reunión, etc., para defenderse de la explotación. El maoísmo es, pues, una de las principales causas de la situación actual en China.


Es posible que las organizaciones “maoístas” intenten dominar este movimiento obrero incipiente, para ganar posiciones políticas perdidas ante la fracción del PCC que domina el actual gobierno chino o para. canalizarlo y mostrar su utilidad como una especie de partido “reformista”. Otro peligro también puede amenazar este movimiento. Puede ocurrir que se proponga un sindicalismo colaboracionista del tipo de los EEU, de UE o de Japón. Una perspectiva política de clase y revolucionaría es necesaria por sortear estos peligros.


Llamamiento


Damos
pleno apoyo a la acción de los trabajadores chinos y los alentamos a organizarse con independencia del Estado y de la patronal, defenderse contra la policía y el ejército, expropiar al capital y constituir un poder: el gobierno obrero y campesino a través de los Consejos de trabajadores.


Llamamos a todas las organizaciones obreras de todos los países a solidarizarse de manera material y efectiva con la lucha de la clase obrera china por sus reivindicaciones laborales, sociales y políticas frente al Estado y los patrones.


¡Libertad para Shen Meng Yu y los otros trabajadores arrestados!

Adelante con el movimiento obrero chino!


Internaciema Kolektivista Cirklo


COREP

2018-10- 15 El problema de la vivienda. Artículo de IKC

Cuando la vivienda obrera

es el nicho de mercado del gran capital

[Artículo de IKC, octubre 2018]

 

Entre los muchos derechos y garantías que el gobierno de Rajoy nos arrebató, en sus famosos viernes de Consejo de Ministros, se encontró la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos del 2013, que agravó enormemente las condiciones de los alquileres. Con ella, la duración mínima de los contratos pasó de cinco a tres años y las subidas quedaron desvinculadas del IPC. La reforma fue acompañada de dos medidas clave: muchas mayores facilidades para desahuciar a los inquilinos y finalizar los contratos junto a una nueva regulación de las Socimi, gracias a la cual quedaron completamente exentas del Impuesto de Sociedades y casi exentas del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (con una bonificación del 95%).

En plena crisis económica, con más de 6 millones de parados y centenares de miles de familias que ya habían sido desahuciadas por no poder pagar la hipoteca, el gobierno dejaba la vivienda de los hogares obreros al libre deseo de los propietarios ¡cada tres años!

Los pisos procedentes de los desahucios bancarios ahora son ...

Desde el inicio de la crisis hasta 2017 se calculan cerca de 500.000 desahucios. En 2013, la banca había sido rescatada impúdicamente con dinero público y poseía una cantidad inmensa de viviendas procedentes de aquellos desahucios. Ellos les llamaban “activos tóxicos” porque se había roto la cadena especulativa - con la parálisis de las ventas y el posterior hundimiento de los precios - y su valor era muy inferior a las hipotecas a las que iban ligados. Ya no era posible revenderlos y recuperar con creces la hipoteca impagada. Ciertamente, aquellas hipotecas eran (y son) un gravísimo “pasivo tóxico” para los trabajadores que las firmaron, que se han encontrado pagando créditos por cantidades muy superiores al valor del piso, mientras su trabajo (cuando lo tienen) se precariza y sus salarios reales descienden sin parar. Peor aún, cuando ya no pueden pagar, no sólo pierden el piso, sino que la Ley Hipotecaria permite que los bancos les persigan hasta la muerte con una deuda adicional que corresponde a la diferencia entre el precio de subasta (o el 70% de su tasación, si queda desierta) y la cantidad hipotecada, más intereses que rondan entre el 15% y el 25% y todas las costas procesales.

Y aquí entran las Socimi.

el negocio de los bancos y de los fondos buitres

Uno de los objetivos específicos declarados por el PP para justificar la Reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos fue la voluntad expresa de ayudar a desarrollarse a esas Socimi a las que se exoneraba casi por completo de impuestos.

La Socimi ( Real Estate Investment Trust ) son sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario cuyos ingresos proceden fundamentalmente de los alquileres de los inmuebles que compran. Su capital procede fundamentalmente de fondos de capital riesgo (fondos buitres) extranjeros y lo habitual es que se gestionen desde paraísos fiscales. A la cabeza de todas se encuentran las creadas o absorbidas por la norteamericana Blackstone a través de un complejo sistema de sociedades (Albirana Properties, Fidere, Corona Patrimonial, Torbel Investment, Tourmalet, Pegarena, Hispania, Testa...). Blackstone, el mayor casero del Estado Español, compró a precio de saldo 40.000 hipotecas de la desaparecida Catalunya Caixa y 1.800 viviendas sociales propiedad del ayuntamiento de Madrid, a las que subió inmediatamente los alquileres provocando nuevos desahucios. Blackstone se ha hecho con 3.500 inmuebles del BBVA, 4.000 del Banco Sabadell, 1.000 pisos de la Sareb y FCC, 12.000 de Catalunya Caixa y, el 51% de los inmuebles del Banco Popular. En la actualidad se calcula que tiene una cartera de 50.000 viviendas de alquiler repartidas por todo el Estado, además de haberse convertido en el mayor propietario de hoteles en España con casi 17.000 habitaciones, por encima de Meliá (que tiene 11.000).

En cuatro años, las socimis han dado un vuelco total al panorama inmobiliario en España. Las cinco mayores de estas sociedades controlan, según los resultados presentados de 2017, propiedades por valor de 26.334 millones de euros. Supone casi un 85% más respecto a lo controlado el año anterior.” Cinco Días, 1 de marzo de 2018.

No sería justo olvidar que la guinda del gobierno Rajoy en sus regalos al gran capital inmobiliario han sido los sucesivos Planes de Vivienda, que en vez de crear vivienda social han consistido únicamente en transferir fondos públicos a las grandes constructoras y propietarios. Como ejemplo, el Plan de Vivienda 2018-2021, del ex ministro De la Serna, prevé un gasto de 1.445 millones de euros para financiar promociones privadas de vivienda destinada durante un tiempo al alquiler, la rehabilitación de casas y edificios. Todo ello, a pesar de que se calcula que todavía quedan en manos de los bancos unas 388.000 viviendas, en su mayoría vacías, que no se sacan al mercado para evitar una nueva caída de los precios.

En España no hay un parque sustancial de vivienda social estable para las familias necesitadas. No lo hay por voluntad continuada de las administraciones públicas que incluso, como en el caso de la Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, llegaron a vender, en 2013, 4.000 viviendas de alquiler social a las socimis, en una operación que está a punto de ser anulada por un tribunal. Actualmente el parque de vivienda pública es menor del 2% del total de viviendas, en contraste sangrante con una media del 15% en la Unión Europea. Por otro lado, la figura de la vivienda de protección oficial, a precio limitado y parcialmente subvencionada, ha dado luz a solo 5.375 viviendas en todo el Estado durante 2017 y a precios que muy pocos jóvenes trabajadores pueden asumir.

La burbuja de los precios de la vivienda alquilada

Desahucios hipotecarios, ausencia de vivienda social, precios de compra de nuevo en aumento, trabajos precarios que hacen imposible acceder a una hipoteca, todo se conjuga para un gran incremento de la demanda de pisos de alquiler, concentrada, como es natural, en las grandes ciudades y en los trabajadores jóvenes, los migrantes y en general los de sueldos más bajos.

Por el lado de la oferta, encontramos libertad absoluta de precios y tres años de contrato mínimo, centenares de miles pisos vacíos en manos de los bancos, concentración en muy pocas sociedades de grandes cantidades de viviendas de alquiler destinadas exprimir al arrendatario el mayor beneficio posible inmediato, exenciones fiscales totales y subvenciones públicas para los caseros buitres. El boom de los pisos turísticos, que se retiran de la oferta para vivienda familiar y permiten rentas mucho mayores, añade su peso al tirón de los precios, aunque no sean, como muchos quieren hacer creer, ni el único ni el principal elemento en esa dirección.

Un desequilibrio tan reforzado entre la atomización y la pobreza de los que buscan arrendar vivienda frente a la concentración, fuerza y riqueza de los que la poseen, sólo podía dar lugar a la actual burbuja de los precios de los alquileres, que se ha convertido en el segundo gran problema de la clase obrera, indisolublemente ligado al primero: el paro, el trabajo precario y los salarios reducidos durante la crisis.

En España la administración pública todavía no tiene una estadística propia sobre los precios de la vivienda de alquiler. El INE ha anunciado recientemente que va a iniciarla. Mientras tanto, los datos que se tienen proceden de los grandes portales inmobiliarios en Internet. Los informes anuales de El Idealista han calculado, de media para todo el Estado Español, unos incrementos anuales que han pasado del “modesto” 2,6% en 2014 al 7,1% en 2015, el 15,9% en 2016 hasta el 18,4% en 2017 . En lo que va de año 2018 este portal calcula un 15,6% adicional. Esto significa que los precios de los alquileres ha subido en cinco años más del 78%. De media. En ciudades como Barcelona y Madrid, los incrementos han sido mucho mayores. Esto es una auténtica tragedia para las familias de trabajadores que no son propietarias, cada vez más numerosas.

El resultado: los inquilinos deben cambiar de piso cada tres años, alejándose cada vez más de su ciudad de trabajo en la búsqueda de alquileres más asequibles. Los desahucios por impago de alquiler crecen, mientras que los hipotecarios se reducen lentamente. Y lo que demuestra el nivel de gravedad social del problema: crecen sin parar los desahucios de inquilinos con trabajo, que antes de las subidas del propietario pagaban sin problemas el alquiler y ahora no encuentran vivienda alternativa asequible a sus ingresos. Y los suicidios por desesperación ante los desahucios continúan menudeando, como en los peores años de la crisis.



De “No tendrás casa en tu puta vida”

a la aparición de las PAH (Plataformas de Afectados por las Hipotecas)

En 2006, a partir de Barcelona, ciudad con gran tradición de lucha vecinal en los barrios obreros, se extendió un movimiento de jóvenes trabajadores que denunciaba la burbuja de los precios inmobiliarios y la imposibilidad para la juventud de acceder a una vivienda independiente de sus padres (“No tendrás casa en tu puta vida”, fue uno de sus lemas). En 2007 llegaron a organizar algunas manifestaciones simultáneas en todo el Estado y fueron el caldo de cultivo hacia un fuerte impulso de la ocupación de viviendas vacías. Inmediatamente, en 2008, al estallar la burbuja y comenzar un proceso masivo de familias expulsadas de sus viviendas por impagos hipotecarios, el movimiento cambió de objetivo y componentes. Aparece la primera PAH, también en Barcelona, y se extienden como la pólvora por todas las ciudades del Estado.

Las PAH-Stop Desahucios son organizaciones fluidas, asamblearias, con coordinacion floja entre ellas, compuestas fundamentalmente por familias inmersas en procesos de desahucios. Han conseguido grandes movilizaciones, han parado miles de desahucios y arrancado a algunas administraciones autonómicas y locales (no gobernadas por el PP) medidas de socorro inmediatas para paliar un poco su drama. Se han ganado a pulso una gran simpatía en el conjunto de la clase trabajadora. Su prestigio, por ejemplo, fue utilizado para la candidatura que gobierna Barcelona (Barcelona en comú: un pupurri de izquierdas unidas, ecologistas, Podemos y otros) cuyo mayor atractivo electoral se concentraba en la persona de Ada Colau, una de las organizadoras y portavoz de la PAH de la ciudad.

En ausencia de ningún tipo de defensa ni reacción específica real por parte de los partidos y sindicatos obreros ante las tragedias inmediatas y masivas de miles de familias cada año, las PAH-Stop Desahucios siguen siendo las organizaciones que marcan las reivindicaciones y dirigen la lucha en relación al derecho a la vivienda para los trabajadores y contra una Ley Hipotecaria que sólo protege los intereses de los bancos.

En ausencia también de componentes de peso que posean una visión global del problema de la vivienda obrera y su solución definitiva, las reivindicaciones de las PAH han quedado limitadas a la solución inmediata de los problemas inmediatos y muy influidas por propuestas de Podemos, el nuevo partido reformista aparecido durante los últimos años.

La Propuesta de Ley de Vivienda de la PAH

A finales de septiembre, las PAH consiguieron que su Propuesta de Ley de Vivienda fuera aceptada para la discusión en las Cortes, con el aval de Unidos Podemos-En Comú, Podem-En Marea, ERC, Compromís y EH Bildu.

El proyecto recoge las viejas reivindicaciones de la ILP que bloqueó el PP (dación en pago retroactiva, alquiler social y moratoria en los desahucios), a las que se ha añadido la creación de un índice para regular los precios, “como existe en Berlín y en París, pero que no solo contemple las características o localización de la vivienda, sino también la capacidad adquisitiva de la población”. Los contratos de alquiler pasarían a cinco años y a diez cuando se trate de un gran propietario, como bancos o inmobiliarias.

El Proyecto también introduce medidas para “paliar la pobreza energética”. Se basan en la “experiencia catalana, donde la parte relativa a pobreza energética de la ley autonómica impulsada por la PAH sigue en vigor”.

La dación en pago retroactiva, el alquiler social, la moratoria de los desahucios hasta que las familias tengan una vivienda digna alternativa en el mismo barrio y la prohibición de los cortes de suministros básicos por impagos de los hogares sin recursos son reivindicaciones básicas, necesarias, de urgente aplicación.

Pero el proyecto, que tiene todo el tufo de la mano redactora de Podemos-IU, se enmarca en el respeto más religioso a la propiedad privada inmobiliaria que busca el negocio a costa de la vivienda de los trabajadores. Una auténtica traición a la vieja lucha de los activistas de las asambleas PAH-Stop Desahucios, que siempre han defendido la vivienda como un derecho contra los que la convierten en un negocio más

Seguir leyendo

2018-10-19 EL pacte govern PSOE-Podemos. Artícle d'IKC

El pacte govern PSOE-Podemos: molt de soroll per no res

 

[Article d'IKC]      En pdf 

 

L'11 d'octubre el govern PSOE i Podemos han signat un pacte pressupostari anunciat amb gran cridòria (algaravia) pels signants i rebut amb ganyotes i amenaces per la caverna PP-Ciutadans.

Les línies bàsiques del pacte responen a la natura de l'actual govern del PSOE, constituït per a salvar la monarquia d'una de les seues pitjors crisis polítiques. Com expliquem a l’article següent, Pedro Sánchez està decidit fonamentalment a guanyar temps i vots fins a les properes eleccions, però sense molestar res d'important dels interessos del capital, l'Església Catòlica o la Monarquia, ni modificar res substancial de l'acció de l'aparell repressiu. Amb aquest pacte, Podemos tanca definitivament el seu cicle juvenil i es treu (retira) del tot la pell de tigre per a mostrar-se com un dolç gatet que rondineja al seu amo quan li dóna una mica de llet (pots ser també, en el futur, algun ministeri?).


Però, què hi ha de real i positiu en aquest pacte?


Poc, molt poc. En primer lloc, i en general, és una simple carta als reis mags. La major part de les mesures suposen modificacions legislatives totalment incertes, ja que per a la seua aprovació necessitaran el suport sense fissures dels partits de la burgesia i xicoteta burgesia perifèrica (PNB, PDeCAT, ERC, Compromís) que, per cert, ja han avisat que (de què) el seu suport total o parcial es vendrà ben car. Diners són diners.


Però fins i tot com a carta al reis és insubstancial i bromosa.


  • Inclou l'actualització de les pensions segons l'IPC (cosa que ja van arrancar les mobilitzacions de pensionistes Rajoy), però ho proposa només per al 2019, respectant els dos grans pensionassos de Zapatero i de Rajoy.

  • Augmenta el SMI a 900€, que no permeten pagar un lloguer i menjar al mateix temps, però respecta totes les reformes laborals, inclosa l'última, origen de la precarització generalitzada de la classe obrera i el descens continuat dels salaris reals.

  • Augmenta de 3 a 5 anys (com fins a 2013) el mínim dels contractes de lloguer, però s'enfanga en la proposta de creació d'índexs de referència municipals, “com a París o Berlín”, la funció dels quals consisteix, resumidament, a pregar-li al “mercat” que els preus no pugen molt més. Quan ja ho han fet més del 78% de mitjana en cinc anys i són impagables!

  • En compte de prohibir la intervenció de les Socimi (fons voltors) en el mercat de lloguer d'habitatge o almenys fer-les desistir amargant-les a impostos ...l'acord govern PSOE-Podemos parla de gravar al 15% els impostos no repartits (callant que el 80% dels beneficis els s'han de repartir obligatòriament i que aquesta part repartida continuarà completament exempta d'impostos).

  • Les pujades d'impostos als grans patrimonis i rendes són encara més boiroses, ja que segons les seues pròpies dades afectaran molt pocs. L'important, tota l'estructura fiscal basada en els impostos indirectes que recauen massivament sobre els treballadors, queda respectada. Però, podem estar tranquils, davant l'escàndol de la tributació a l'1% de les Sicav dels milionaris, l'acord promet que ¡l'Agència Tributària les vigilarà molt atentament!

  • La Modificació del Codi Penal i la Llei Mordassa del govern Rajoy, que han omplit els jutjats i les presons de sindicalistes, activistes socials, artistes o simples twitters, a més de inundar-los a multes, són acceptades en la seua globalitat pels signants. El text del pacte ja sols promet mitigar els seus articles més impresentables, els que criminalitzen els piquets de vaga, la blasfèmia o els insults a la Corona.


I què no hi ha?


  • Una gran capa de silenci s'estén al Pacte davant la situació insostenible i empantanada amb Catalunya. Defensa de la Monarquia obliga. La bota repressiva sobre Catalunya no s'alça. Les absurdes acusacions dels fiscals contra els membres del govern, del parlament o de l’ANC no se sobreseuen, ni tan sols es rebaixen. Als presos no se'ls concedeix ni la llibertat provisional. Se envien reforços de la Guàrdia Civil amb l'excusa de les manifestacions de la Diada. El govern de Pedro Sánchez amenaça al Parlament català amb la maça del Tribunal Constitucional a causa de dues simples declaracions testimonials sobre el dret a l'autodeterminació i contra la monarquia. La negativa a acceptar un referèndum amb garanties democràtiques, en pau i llibertat, és tan persistent com al govern anterior.

  • El pacte només parla dels migrants per a prometre que retornarà el dret a la sanitat pública dels irregulars, retirat per Rajoy. La militarització de les fronteres contra la migració - que tantes morts causa cada dia - o l’existència del CIEs queden assegurades.

  • Tampoc es contempla la depuració de l'Estat. No hi ha ni una mesura ni tan sols simbòlica contra la corrupció, menys encara per a acabar amb els foscos llaços de l'exèrcit, els cossos repressius i la judicatura amb l'extrema dreta. I això, enmig de l'escàndol Villarejo que, ai!, està posant en evidència l'ús espuri i la connivència de les clavegueres més negres de l'aparell repressiu amb els grans interessos econòmics i polítics.

  • Tant la fabricació i venda d'armament per a guerres infames, com les tropes espanyoles a l’estranger, defenent compromisos imperialistes, o la pertinença d’Espanya a l’OTAN queden fora de discussió.

  • I, per suposat!, no trobem ni una paraula sobre el finançament directe i indirecte de l'Església Catòlica. Els pressupostos del PSOE avalats per Podemos deixen intactes els més 11.000 milions d’euros que els comptes públics dediquen anualment als rectors.

     

L'acord és llarg i conté tot tipus de picades d'ullet dirigides a nombrosos col·lectius populars, però en general les promeses, molt en la línia d'un pre-programa electoral que ningú es creu molt, impliquen la creació de comissions de negociació que crearan comissions d'estudi que estudiaran com s’estudia... Molt de soroll i poca xixa. Tot dedicat a desactivar l'entrada de la classe obrera en l'escena política, com s’ha materialitzat en les mobilitzacions de les dones treballadores i els pensionistes. Una entrada al primer pla que està nodrint-se amb l'increment del nombre de vagues i la seua durada. Inclús amb algunes victòries importants, encara que siguen parcials i limitades. Un exemple notori ha estat, com ja hem dit, l’actualització de les pensions d’acord amb l’IPC en 2018 i 2019. I un altre, molt poc conegut, el resultat de la dura lluita dels treballadors i treballadores de les indústries càrnies d’Osona, que ha donat lloc a la regularització com a personal assalariat de plantilla de milers del seus companys de tot l’Estat, abans autònoms en falses cooperatives. De fet, aquesta victòria - encara materialitzant-se per tot arreu i amb acomiadats per desenes no reincorporats - és un precedent molt important per als nombrosos sectors productius on la patronal ha aconseguit multiplicar l’explotació i anul·lar tots els drets laborals utilitzant el frau dels falsos autònoms i les falses cooperatives.


Les nostres famílies no mengen paraules


Tota la història del moviment obrer demostra que res se’ns regala i que únicament la lluita paga. El govern de Pedro Sánchez és com els de Zapatero (el que prometé no fallar-nos) o els de González (el primer que fallà), que començaren accedint a algunes reivindicacions democràtiques i dels treballadors per poder dedicar-se amb tranquil·litat a gestionar l’Estat burgés per a la burgesia. Ja són massa dècades en les que per fugir de les agressions salvatges dels governs de la dreta no hi ha més opció que governs que respecten tot el que és important de l’anterior per a mantindre boiants els negocis de la burgesia. Cal trencar el cercle viciós perquè, mentre uns i altres s’alternen al govern, els problemes dels treballadors cada vegada són més greus, l’aparell repressiu de l’Estat és més fort, les llibertats democràtiques estan més retallades i l’extrema dreta amplia la seua base social i s’embraveix contra nosaltres.


Cal dir les coses amb la mateixa claredat que els bombers forestals de la Generalitat Valenciana, en vaga indefinida ja fa un mes: perquè les nostres famílies no mengen paraules, cal començar a posar les bases d’un nou partit obrer que no tinga més interessos ni més compromisos que organitzar-nos per acabar amb el sistema capitalista i construir un de nou entre tots els treballadors i treballadores, sense explotació, sense opressió, que gestione democràticament l’economia sota el principi solidari «de cadascú segons les seues possibilitats i a cadascú segons les seues necessitats».


Ni aquests pressuposts ni cap altres ens faran conformar....perquè nosaltres ho volem tot!


19 d’octubre de 2018

 

2018-10-19 IKC Kreta Cirklo - Cercle de guix - Círculo de tiza nº 2

Kreta Cirklo - Cercle de guix - Círculo de tiza n 2 en .pdf

órgano de expresión de Internaciema Kolektivista Cirklo (IKC)

 

 

 

  • Editorial
  • El govern del PSOE, a la salvació de la monarquia putrefacta
  • Cuando la vivienda obrera es el nicho de mercado del gran capital
  • La Comuna de París y la Revolución Rusa requisaron todas las viviendas vacías
  • Les guerres i la barbàrie capitalista són la causa de les crisis migratòries
  • Ells volen tornar al segle XIX: Nosaltres els oferim un nou 1917!
  • Trump lanza una guerra económica y amenaza a Irán
  • Llibertat per a Shen Meng Yu
  • Libereco por Shen Meng Yu

2018-11-14 Brasil: ¡frente único obrero y autodefensa contra Bolsonaro!

.pdf en català                          

Brasil: ¡frente único obrero y autodefensa contra el presidente fascista y el Estado Mayor!

El domingo 28 de octubre tuvo lugar la segunda vuelta de las elecciones generales en Brasil. Bolsonaro, el candidato favorito del capital, partidario de la dictadura militar, ganó las elecciones presidenciales con el 56% de los votos. El conjunto de los partidos de la clase obrera (PT-PCdoB, PDT, PSOL ...) obtuvieron en la primera vuelta de las elecciones presidenciales solo el 42% de los votos. La abstención superó el 21% de los inscritos. Los votos nulos o blancos representaron casi el 10% de los votos. El PSL de Bolsonaro recogió menos del 12% de los votos en las legislativas, el PT más del 10%, ningún otro partido obtuvo más del 10% de los votos.

Bolsonaro prepara una nueva dictadura antiobrera.

El gesto favorito del candidato Bolsonaro ha sido simular una ejecución con revólver. El vicepresidente Hamilton Mourão es un antiguo general. El nuevo presidente ha anunciado claramente su programa: «preparar una purga como jamás ha conocido Brasil, acelerar la gran limpieza del país de rojos marginales», acabar con el movimiento de campesinos sin tierra calificado de «terrorista». Quiere nombrar al juez Moro, el que destituyó a Rousseff y encarceló a Lula, ministro de «Justicia». Con la excusa de combatir la inseguridad, Bolsonaro quiere crear su milicia y lanzar la policía y el ejército contra el movimiento obrero. Quiere autorizar el libre acceso a las armas para sus partidarios, da carta blanca a los policías y militares para disparar a los criminales y presuntos delincuentes. Ya se han dado numerosos ataques contra activistas del movimiento obrero, homosexuales, feministas, personas negras, estudiantes ... durante la campaña electoral.

Si Bolsonaro quiere deshacerse de los «rojos», es para tener las manos libres para actuar a favor de su clase, la burguesía. Con el apoyo del estado Mayor, apoyado y financiado por los grandes grupos empresariales y los terratenientes, alentado por el Estado imperialista del continente, Bolsonaro quiere privatizar las empresas públicas, limitar las pensiones y las becas, reducir los impuestos a las empresas. aumentar los impuestos directos, flexibilizar el trabajo, reducir el gasto en educación, permitir el saqueo sin obstáculos de la Amazonía negando todos los derechos a los pueblos indígenas, etc. Su victoria esperada tras la primera vuelta también fue recibida por un espectacular aumento en la Bolsa.

La sumisión de Lula y el PT a la burguesía

ha allanado el camino a la reacción

¿Cómo se ha llegado hasta aquí? ¿Cómo se ha pasado de la primera elección de Lula como presidente en octubre de 2002 a la amenaza de aplastamiento del movimiento obrero a fines de 2018?

Esta es la consecuencia de la traición de Lula y el PT, de la aceptación del Estado burgués (incluido el poder judicial, la policía, el ejército ...), de la defensa del capitalismo brasileño, de la negativa enfrentarse a los explotadores (capitalistas agrarios, industriales, financieros...), de las alianzas gubernamentales con partidos burgueses (PSDB, PMDB ...). Lula y el PT nunca se atrevieron a armar al pueblo o comenzar a expropiar a los capitalistas.

Por lo tanto, la minoría capitalista ha conservado todo el poder económico (la propiedad de los medios de producción, la capacidad de explotar y despedir) y ha conservado la mayor parte del poder político (con los cuerpos represivos en su servicio).

La política de los gobiernos de tipo «frente popular» ha hecho fundir como la nieve al sol las primeras medidas tomadas en favor de los más pobres, a medida que la crisis capitalista ha golpeado a Brasil. En 2010, el crecimiento económico, impulsado por las exportaciones de materias primas, todavía fue del 7,5%. Ello permitió, siempre preservando el capitalismo, una redistribución limitada de las rentas. Pero después de la elección de Rousseff en 2010, el crecimiento fue solo del 0.2% en 2014, antes de entrar en una recesión.

La clase dominante destituye en agosto de 2016 a la presidenta electa.

Con la crisis económica, la burguesía brasileña exigió que las masas fueran las que pagasen en su lugar, el tiempo que toleraba cada vez menos que el PT estuviera en el gobierno. El dinero público no faltó en 2013 para financiar los jugosos trabajos de organizar la Copa Mundial de Fútbol con 11 mil millones de euros pagados a las grandes empresas constructoras, las mismas que hoy apoyan a Bolsonaro. En contraste, el gobierno de colaboración de clases de Rousseff en 2015 hizo recortes en el programa Bolsa Familia y en Educación Pública, liberalizó la deforestación ...

Al contrario de lo que los líderes de los partidos «reformistas» del mundo pretenden hacernos creer cuando llegan al poder, la burguesía, lejos de restringir sus exigencias en agradecimiento a las concesiones que se le hacen, se nutre de ellas para preparar su contraofensiva.

¿Ha logrado el PT conciliarse con al Estado Mayor aumentando el presupuesto del ejército en un 42%? ¿Ha tenido éxito en ganarse a las iglesias evangélicas cuando, entre las dos vueltas de las elecciones de octubre de 2010, se comprometió a no legalizar el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo? ¿Ha logrado el PT convertir al PMDB, el PP, el PRB, en aliados leales al incluirlos en el gobierno y al nombrar a Temer, del PMDB, vicepresidente junto a Dilma Rousseff? ¡Esto partidos son los que fomentaron en 2016 el golpe de estado en frío que condujo a la destitución de Rousseff, a su reemplazo por Temer, al procedimiento para prohibir que Lula se representara y finalmente meterlo en la cárcel! Sin embargo, en 2018, el PT y el PCdoB han formado una coalición electoral con un partido del mismo tipo, el PROS.

De hecho, es la burguesía, sus grandes empresas, sus líderes, quienes en los últimos años han estado sobrefacturando, sobornando para conseguir operaciones gigantescas, especialmente obras públicas. La misma burguesía, su Estado, su justicia, que ha montado la operación Lava Jato, que se supone arroja luz sobre la corrupción en la que los cargos electos de todos los colores campan alegremente, pero que concentra sus golpes únicamente en el PT y sus líderes.

Bajo el lema nacionalista y clerical que ha tomado del ejército, “Brasil por encima de todo, Dios por encima de todo”, el antiguo militar mediocre y parlamentario marginal Bolsonaro puede presentarse como campeón de la lucha contra la corrupción, especialmente porque la mayoría de los medios de comunicación privados, que pertenecen a unas pocas familias, lo tienen continuamente en el candelero y le siguen los pasos. El frente popular, como en Francia en 1936-1937, en España en 1936-1939, en Chile en 1971-1973 ... ha allanado el camino a la reacción, ha alejado a una parte de las masas del PT y ha permitido el éxito electoral de Bolsonaro.

Movilizar a todos los explotados y oprimidos contra la reacción

En 2016, la clase obrera y los jóvenes de Brasil sufrieron una derrota, confirmada en las elecciones generales de 2018, pero no han sido aplastados. Su voluntad y capacidad de movilización están fuertes, como lo demostraron en 2016 y ahora en 2018, encabezadas por las mujeres bajo el lema «#EleNão» [Él no]. Pueden evitar lo peor, el fin de las libertades democráticas, la represión masiva, la prohibición de sus organizaciones.

A condición organizarse alrededor de un eje claro: ¡independencia de la clase obrera, unidad de todos los explotados y oprimidos alrededor de la clase obrera! Pero el PT no aprende nada y quiere continuar paralizando a los trabajadores haciéndoles confiar en este o aquel sector de los explotadores.

La dirección de la principal confederación sindical, la CUT, llamó el 28 de octubre a la "unidad de las fuerzas democrático-populares". Los principales responsables de la derrota de 2016, los líderes del PT, reunidos el 31 de octubre, presa del pánico, mantuvieron la política de sumisión a la burguesía y anunciaron su voluntad de expandir la alianza realizada con PROS a "todos los demócratas", para constituir un "frente de resistencia democrática". Haddad, el candidato presidencial del PT, ha declarado que quiere "representar a una oposición que coloque los intereses de la nación por encima de todo", retomando curiosamente ¡la misma consigna de Bolsonaro! Los "intereses de la nación" significan exactamente la continuación de la política de alianza con la burguesía, que siempre encadena al proletariado a su propia explotación, a su propia opresión.
El PT, el PCdoB, el PSOL ... predican el pacifismo, lo que equivale a dejar las manos libres a Bolsonaro, al Estado Mayor, a los policías, a los esbirros de los latifundios.

Hay una ofensiva de todas las burguesías del mundo contra todas las conquistas del movimiento obrero al nivel que puedan existir en cada país: la sanidad y educación públicas, la Seguridad Social y las pensiones, las garantías jurídicas contra los despidos y abusos de los patronos, los límites a las jornadas laborales, los convenios colectivos, etc. En todos los países, los gobiernos están aprobando leyes que recortan gravemente los derechos y libertades democráticas - en la medida que existen en cada uno de ellos - que son también adquisiciones clave del movimiento obrero en su lucha contra el capital. El estado turco ha reiniciado la guerra contra los kurdos. La tendencia general se dirige hacia los Estados fuertes y el consiguiente refuerzo de los cuerpos represivos.

Pero aquí estamos ante un salto cualitativo. El derrocamiento de Rousseff y la victoria electoral del ejército disfrazado con ropas civiles se producen tras la elección de al-Sissi, Trump y Duterte, del gobierno de Salvini-Di Maio y el gobierno Modi, de los regímenes. islamistas de Pakistán, Irán y Turquía, del referéndum para el Brexit ... En todo el mundo, algunas fracciones de la burguesía están derivando radicalmente hacia la religión, la xenofobia, el proteccionismo, la destrucción acelerada del medio ambiente, el odio a los migrantes, el antisocialismo, para mantener a toda costa la propiedad privada y el imperio del beneficio capitalista.

Contra la creciente barbarie, el proletariado debe reabrir el camino de la lucha contra el capitalismo, por el poder de los trabajadores, por el socialismo.

La lucha indispensable de la clase obrera, los campesinos trabajadores, los jóvenes estudiantes, los habitantes de las favelas, los amerindios, los reclutas ... implica primero que nada la independencia de clase.


¡Por la unidad de las organizaciones de trabajadores CUT, CTB, CSP-Conlutas, PT, PSOL, PCdoB, PSTU, PCB, PCO ... para realizar inmediatamente un frente único obrero!

¡Por la creación y centralización de comités de autodefensa en las empresas, barrios, favelas, en el campo, en las escuelas, en las universidades, los regimientos ...! ¡Hay que preparar la huelga general!


¡Por todas las libertades democráticas! ¡Liberación de Lula!

¡No a las propuestas de conciliación sindical con Bolsonaro! ¡Por la defensa de la Seguridad social y todas las conquistas sociales! ¡Por todas las reivindicaciones obreras! ¡Abajo Bolsonaro y el gobierno militar! ¡Por un gobierno obrero y campesino producto de las movilizaciones!

¡Por la construcción de un partido obrero revolucionario del tipo del Partido Bolchevique en todos los países!



COREP (Alemania, Austria, Canadá, Francia, Turquía)

IKC (Estado Español)

TML (Brasil)

FT-VP (Brasil)

2018-11-29 Declaración del GMI ante el movimiento de los "chalecos amarillos"

¡Abajo Macron !

Manifestación nacional unida en el Eliseo

 

¿Por qué ha aparecido un movimiento al margen de los partidos obreros y de los sindicatos?

El capitalismo, que desde hace mucho tiempo está dirigido por grandes grupos empresariales, ha deteriorado el medio ambiente durante más de un siglo porque se basa en la obtención del beneficio y en la competencia, no en el interés de la humanidad. Desde la crisis capitalista mundial de 1974, la clase obrera francesa sufre un desempleo masivo. Desde la crisis capitalista global de 2008, la clase obrera ha sido empobrecida y precarizada para que la burguesía francesa pueda conservar sus beneficios. La vivienda de los trabajadores pobres de las ciudades se deteriora, la SNCF [compañía de ferrocarriles] cierra las pequeñas líneas de tren, la sanidad y la educación públicas son estranguladas. Los más pobres de los pobres, los migrantes, son el blanco de la represión policial y de fronteras. La policía y el ejército incrementan sus efectivos personales y se equipan más que nunca.

Hollande y el gobierno del PS-PRG-EELV gobernaron para la burguesía y decepcionaron a la masa de trabajadores que votaron por él y el PS. Esto facilitó el acceso a la presidencia de Macron, un ex banquero de inversiones y ex ministro de economía de Hollande. Desde hace dos años, Macron, en nombre de la burguesía, ha redoblado los ataques contra los trabajadores y ha fortalecido la explotación y la flexibilidad del empleo y los salarios. En nombre de la "transición ecológica", ha transferido una gran parte de los impuestos de los capitalistas y ricos a las espaldas de los trabajadores. Pero el PS, La France Insoumise (LFI), el PCF o Générations explican que hay que esperar a las próximas elecciones. LFI preconiza el proteccionismo y hace creer que los problemas provienen del extranjero (de la UE, de Alemania ...) y no del capitalismo.

Los líderes sindicales de la CGT, CFDT, FO, Solidaires ... ha sido incapaces de impedir los ataques de los gobiernos de Sarkozy, Hollande y Macron porque siempre han aceptado negociarlos y porque han impedido el Huelga general. Actualmente, los dirigentes sindicales han aceptado discutir proyectos contra los desempleados, los jubilados y los funcionarios públicos. El PCF, LFI, LO, el NPA ... los han respaldado cada vez. ¿Cómo sorprenderse entonces de que el creciente descontento popular finalmente haya explotado al margen de los partidos "reformistas" y los sindicatos de trabajadores?

Un movimiento confuso y con acciones desordenadas.

El 17 de noviembre, a partir de las convocatorias lanzadas en las redes sociales, apareció una movilización visiblemente espontánea contra el aumento de los precios de los combustibles, con "chalecos amarillos" como señal de adhesión. No es enorme, pero dura. Aglomera trabajadores independientes (especialmente artesanos, algunos agricultores ...), directivos de bajo nivel de las empresas, trabajadores y empleados que necesitan el automóvil para trabajar, desempleados, jubilados víctimas del aumento de la CSG [aportación a la Seguridad Social] y el bloqueo de pensiones. Este movimiento atraviesa varias clases sociales, sin una organización estructurada, sin asambleas democráticas. La patronal misma no lo apoya, la federación de transportistas especialmente se ha negado a unirse a él. Los capitalistas de este sector tienen su recompensa: está exentos desde siempre de una parte de los impuestos sobre los combustibles y el gobierno renuncia al "impuesto sobre los vehículos pesados".

Actualmente el movimiento tiene objetivos diferentes y, a veces, contrapuestos: rechazo del impuesto o de la recreación del ISF [Impuesto sobre el Patrimonio], dimisión de Macron o exigencia para que atienda sus reivindicaciones. Para expresar que representan al pueblo los manifestantes ostentan banderas tricolores, sin ver que desde 1848 esas banderas son símbolos de la sumisión de los trabajadores a los explotadores y poderosos.

Las acciones, por el momento, no son huelgas, sino bloqueos de cruces y centros comerciales que molestan a los empleados y levantan a los comerciantes contra el movimiento. Desorganizados, los "chalecos amarillos" sufren la represión policial. Las manifestaciones en los Campos Elíseos también son impotentes y se prestan a las manipulaciones de provocadores y fascistas. Varias veces algunas de ellas se han deslizado hacia el racismo y la xenofobia. Incluso en la Somme [departamento del norte, cerca de Pas de Calais], el 20 de noviembre, algunos migrantes indocumentados fueron entregados a la policía.

Elección de delegados de trabajadores en lucha.

Macron está desestabilizado. Apoyándose en la confusión de los chalecos amarillos, los partidos políticos de la burguesía competidores de LREM (LR de Wauquiez, DlF de Dupont-Aignan, RN de Le Pen ...) intentan recuperar el movimiento mientras sirven a los mismos intereses que Macron, los de la burguesía francesa.

La responsabilidad de las organizaciones obreras es inmensa. No hay que hacer como el jefe de la CFDT, que ha corrido en socorro de Macron. Hay que impedir que se caiga en la desesperación y la reacción. Hay que dirigir la protesta hacia la unidad de los trabajadores y hacia la eficacia. Los sindicatos deben romper con el gobierno, movilizarse y unirse para:

¡La supresión de todos los impuestos sobre el consumo corriente (IVA, TIPP, TICPE ...)! ¡Impuesto ecológico sobre el gran capital y los ricos! Impuestos progresivos sobre la renta y el patrimonio! ¡Fin de las exenciones fiscales ofrecidas a los empresarios y aumento de las cotizaciones patronales! ¡Eliminación de las cotizaciones sociales a cargo del trabajador!

¡Expropiación de las empresas de autopistas! ¡Expropiación de los bancos que organizan la evasión fiscal de los ricos! ¡Expropiación de los principales grupos petroleros y automovilísticos! Transporte público gratuito en las áreas metropolitanas y autopistas.

¡Prohibición de los despidos y reducción del tiempo de trabajo! Incremento de salario mínimo y de todos los salarios, ajuste automático de los salarios y pensiones con el IPC! ¡Viviendas baratas y de calidad en las ciudades!

¡Asambleas generales en las empresas, lugares de estudio y barrios! ¡elección de representantes! ¡Servicio de orden decidido por las asambleas para defender huelgas y manifestaciones! ¡Coordinación en cada ciudad, en cada departamento, en todo el país!

¡Abajo Macron! manifestación nacional unida en el Eliseo! ¡Gobierno de los trabajadores!

 

30 de noviembre de 2018



Groupe Marxiste Internationaliste (GMI). Francia

https://groupemarxiste.info/



 

2018-12-05 ¡Abajo Macron! ¡Huelga General!

Editorial de Révolution Communiste, n.º 32, noviembre-diciembre de 2018.

Groupe marxiste internationaliste. Traducido por IKC.

.pdf en català                                       

.pdf en castellano                               



¡Abajo Macron!

¡Manifestación central de la clase obrera y la juventud en el Elíseo!

¡Huelga general!

.

La cólera de los de abajo

Los trabajadores crean toda la riqueza. Pero en el capitalismo, todos son explotados. Trabajan bajo la dictadura del capital, bajo la amenaza de ser despedidos. La masa de beneficios, intereses, dividendos, remuneración de los gerentes de la compañía y el Estado son la contrapartida de esta explotación.

Los trabajadores no cualificados son especialmente víctimas de la competencia que organizan los grandes grupos capitalistas (incluidos los franceses) entre todos los asalariados del mundo. El aumento de los precios de los combustibles o el cierre de pequeños hospitales y líneas ferroviarias afecta gravemente a los trabajadores de las ciudades pequeñas y los pueblos, los jubilados sufren el aumento de la CSG [cotización a la SS a cargo del trabajador] y el casi total bloqueo de las pensiones, los funcionarios se ven empobrecidos por la congelación de su salario, la mayoría de los jóvenes solo encuentran trabajos precarios. La parte de la renta disponible dedicada a los gastos básicos (alquiler, calefacción, vehículos, etc.) aumenta para las personas de ingresos más bajos.

La acumulación de riqueza en un polo de la sociedad y la acumulación de miseria en el otro polo han dado lugar a la revuelta de los “chalecos amarillos” contra Macron.

Este es un movimiento de trabajadores de todo tipo. Predominan por el número los obreros, los empleados, los parados, los jubilados ... algunos de los cuales tienen experiencia en el movimiento obrero (sindicalización, huelgas, manifestaciones, etc.) y algunos otros se consideran poco representados por los partidos de la clase obrera (PCF, LFI, PS, Générations) y las centrales sindicales. Aunque los proletarios son la mayoría, otras clases sociales participan y marcan la pauta, porque la movilización se lleva a cabo fuera de las empresas y administraciones. Se trata de las capas más bajas de la pequeña burguesía (taxistas, propietarios de guarderías, jefes de equipo, artesanos, comerciales, agricultores, dueños de pequeñas cafeterías, suboficiales ...) y la burguesía (especialmente empresarios de construcción ... ).


Fortalezas y debilidades del movimiento de los “chalecos amarillos”

El 17 de noviembre, el punto de partida de los bloqueos de carreteras es el alza en los precios de los combustibles. Desde entonces el movimiento no para de extenderse. En la Reunión, donde la vida es aún más cara, las desigualdades más graves y el desempleo más alto, tomó una forma más masiva desde el principio.

Los ataques contra los locales de la administración tributaria forman parte de la tradición de los movimientos de comerciantes o agricultores, no del movimiento obrero. La elección de los Campos Elíseos, las banderas tricolores, la Marsellesa, las agresiones a periodistas, la inutilización de los radares, los desbordamientos racistas ... muestran la confusión del movimiento y dan testimonio del retroceso de la conciencia de clase del proletariado.

Los portavoces más o menos consensuados del movimiento han publicado cajón de sastre heterogéneo que contiene numerosas medidas progresivas que reflejan las aspiraciones de los trabajadores asalariados.

Nadie sin techo, impuesto sobre la renta más progresivo (por tramos), Salario Mínimo a 1,300 euros netos, gran plan de aislamiento de viviendas, no a las pensiones por puntos [capitalización], ninguna pensión por debajo de 1,200 euros, todo representante electo tendrá derecho al salario medio, limita aún más el número de contratos de duración determinada para las grandes empresas, acabar con el CICE [desgravación fiscal a las empresas, relacionada con la masa salarial], dejar de pagar los intereses de la deuda, el salario máximo establecido en 15.000 euros, que se creen puestos de trabajo para los desempleados, aumento de las ayudas para discapacitados, limitación de alquileres, más viviendas de alquileres moderados, acabar inmediatamente con el cierre de las pequeñas líneas férreas, oficinas de correos, escuelas y hospitales de maternidad, prohibición de hacer negocios con las personas mayores, máximo de 25 alumnos por clase, aportación de recursos sustanciales para la psiquiatría, jubilación a los 60 años, promover el transporte de mercancías por ferrocarril ... (Carta a los diputados de Francia, 29 de noviembre).

La presencia de pequeños empresarios explica la modestia del incremento del Salario Mínimo solicitado (está previsto que suba a 1.210 € netos el 1 de enero por la inflación de 2018).

Otras medidas son incluso reaccionarias y testimonian la influencia de otras clases, incluida la gran burguesía, que obviamente está ausente de los bloqueos. Nunca se cuestiona el derecho de propiedad de los grandes grupos capitalistas sobre la economía. El catálogo de "chalecos amarillos" prefiere defender "Francia" contra "el extranjero", incluso los extranjeros.

Detener la construcción de grandes áreas comerciales alrededor de las principales ciudades ... Proteger a la industria francesa es proteger nuestros conocimientos y nuestros trabajos ... Prohibición de vender propiedades pertenecientes a Francia ... Paguemos la deuda pública ... Vivir en Francia implica para convertirse en francés ... Que a las personas a las que se deniegue el derecho de asilo se les reenvíe a su país de origen ... Que se aumenten significativamente los medios otorgados a la justicia, a la policía, a la gendarmería y al ejército ... El referéndum popular debe entrar en la Constitución ... Volver a un mandato de 7 años para el Presidente de la República ... (Carta a los diputados de Francia, 29 de noviembre)

Algunas de estas medidas serían caras, financiera y políticamente, para los trabajadores. ¿Por qué un presidente de la república? ¿Por qué darle más poder todavía al elegirlo por 7 años? ¿Por qué deberíamos pagar la creciente deuda pública a los bancos y los ricos defraudadores y exentos del impuesto sobre el patrimonio? y ¿cómo hacerlo sin aumentar los impuestos? Los "el aumento de los medios significativos" para un Estado policial y militarista también tendrá que ser financiado ... y servirán para defender los intereses del gran capital francés, para reprimir a los trabajadores.

La confusión de objetivos, la permeabilidad al chovinismo permiten a los partidos burgueses intentar recuperar el movimiento. Wauquiez [presidente de Los Republicanos, derecha], hostil al límite de velocidad y favorable a la privatización, ha tenido mucho cuidado de no aparecer con los ferroviarios. Por contra, ha podido poner en escena sobre el terreno su apoyo a los "chalecos amarillos". Sin embargo, los "dégagistes" [ideología del tipo “que se vayan todos”], que niegan la lucha de clases, adulan el movimiento.

Un inmenso momento de autoorganización popular está en progreso. La gente ya ha superado los obstáculos del desvío y la disuasión. (Jean-Luc Mélenchon, 17 de noviembre); El movimiento de los chalecos amarillos es un ejemplo de autoorganización. (Jean-Luc Mélenchon, 18 de noviembre)

Por mucho que le pese a la LFI, estamos lejos de un modelo de auto-organización: no hay asambleas, no hay votaciones, no hay elecciones, no hay delegados, no hay coordinación nacional de delegados, No hay control de la base sobre los portavoces, no hay autodefensa. Una vez más, las redes sociales muestran que facilitan la movilización, pero no garantizan en absoluto la democracia de las luchas.

En los Campos Elíseos, el lujo desplegado exaspera la ira de los “chalecos amarillos”. En El 24 de noviembre y el 1 de diciembre, la falta de organización de los manifestantes permite que los grupos fascistas que usan chalecos amarillos hagan estropicios a gran escala. Cuando llegan los refuerzos policiales, los nazis desaparecen; entonces detienen a los manifestantes provenientes de las provincias y pasan a comparecencia inmediata. El gobierno utiliza los robos y los saqueos para restringir el derecho de manifestación.

 

Por primera vez, el gobierno de Macron-Philippe retrocede.

Una parte de los jóvenes se precipita hacia la brecha: a principios de diciembre, más de cien escuelas secundarias están bloqueadas, en muchas universidades, los estudiantes celebran asambleas generales.

El NPA suplica a Macron que se exprese: "Macron pasa a escena. Es hora de que hable y diga cosas. (Besancenot, France Inter, 3 de diciembre).

El 5 de diciembre, Philippe hizo que la Asamblea Nacional aplaudiera a la policía. En Puy-en-Velay (Haute-Loire), los manifestantes atacan la prefectura, que representa al Estado burgués. Aunque hay más de 600 personas detenidas, varias organizaciones policiales piden más represión, con el establecimiento del estado de emergencia o incluso el "refuerzo del ejército" para enfrentar una situación considerada "insurreccional". LR a su vez exige el estado de emergencia. El día 4, Macron va a la prefectura de Puy. La policía hiere gravemente a un estudiante de secundaria el 5 de diciembre.

El gobierno burgués creyó que sería suficiente con dar más ayudas financieras al cambio de automóvil, enviar a los diputados de LREM [el partido de Macron] sobre el terreno para explicar mejor su política y con un discurso del charlatán en jefe para resolver el problema. No ha encontrado ningún interlocutor. El 3 de diciembre llamó a consulta a los partidos políticos.

En lugar de boicotear, los partidos de origen obrero (PCF, PS, Générations y LFI) se prestaron a la operación.

Habrá una delegación de La France Insoumise con el Primer Ministro. No se trata de ignorarle, todo lo contrario. Estamos a favor del diálogo. (Adrien Quatennens, Inter France, 3 de diciembre)

Mélenchon reedita, como Le Pen, su solicitud de disolución de la Asamblea por parte de Macron y la convocatoria de elecciones parlamentarias anticipadas.

Entre la legitimidad del ejecutivo y la de los "chalecos amarillos", solo hay una manera de decidir, una votación. A esto se le llama disolución. (Jean-Luc Mélenchon, 2 de diciembre)

En otras palabras, Macron debe permanecer en su lugar y los trabajadores deben confiar en las papeletas de voto. LFI y RN retoman la maniobra de De Gaulle y el PCF contra la huelga general en mayo de 1968.

La duración y extensión del movimiento está haciendo retroceder al gobierno por primera vez. Cuando, el 4 de diciembre, el gobierno anuncia concesiones por seis meses y decide abolir el impuesto sobre el diésel para todas las empresas, los capitalistas de la industria de la construcción se quedan satisfechos.

El 5 de diciembre, Macron decide que el ISF [impuesto sobre las grandes fortunas] no se restablecerá, pero abandona el impuesto adicional a los combustibles que entraría en vigencia en 2019, en el momento en que su casi ex primer ministro habla en la Asamblea Nacional.

La clase obrera debe afirmarse y ponerse a la cabeza del movimiento

Macron ha sido apoyado y financiado por fracciones significativas de la burguesía francesa presentándose como un presidente que jamás retrocedería ante las masas populares. Obtuvo sobre esta base un 20% de los votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

El PS, el PCF, la CGT, la CFDT llamaron a votar por él en la segunda vuelta. Luego, todos los líderes sindicales (CGT, CFDT, FO, Solidaires ...) se opusieron a la huelga general contra Macron, para hacer frente a las ordenanzas, a la ley del trabajo, a la ley SNCF [compañía nacional ferroviaria]. Todos participan en los “consensos” contra las pensiones, contra los desempleados y contra los funcionarios. La CFDT apoya a Macron. Otras organizaciones sindicales continúan declarando "jornadas de acción" impotentes: 9 de octubre, 12 de noviembre, 1 de diciembre, 14 de diciembre ... ¿Como extrañarse de que haya surgido un movimiento fuera de los partidos y sindicatos "reformistas"?

Las clases pequeñoburguesas (autónomos, ejecutivos) que hasta ahora influyen en el movimiento de los "chalecos amarillos" son incapaces de trazar un rumbo. Creen que pueden reconciliar a todas las clases, de ahí la bandera tricolor y la lista de reivindicaciones irreconciliables del 29 de noviembre. Pero estas clases intermedias están obligadas a unirse a una de las dos clases fundamentales del capitalismo, la burguesía o el proletariado. Sólo la clase obrera, poniéndose resueltamente a la cabeza de todos los movimientos contra la explotación y la opresión, autoorganizándose, constituyendo consejos, es capaz de orientar las protestas hacia la satisfacción de las reivindicaciones y el derrocamiento de la burguesía.

El sábado 1 de diciembre, a veces hubo confluencias con manifestaciones convocadas por la CGT. Los sindicatos FO y CGT del transporte por carretera llamaron a la huelga desde el 9 de diciembre.

Los sindicatos de los trabajadores asalariados deben romper sus negociaciones de los planes de Macron contra las pensiones, contra los desempleados, contra los funcionarios públicos. Con los partidos de origen obrero, deben convocar asambleas generales, llamar a la huelga general y a manifestarse todos juntos masivamente ante el Palacio del Elíseo.

  • Contra el empobrecimiento, hay que arrancar el aumento del salario mínimo, de todos los salarios, el aumento de las ayudas para las rentas bajas, la indexación de los salarios y las pensiones con el coste de la vida.

  • Contra la desigualdad, hay que abolir los impuestos sobre los productos de consumo popular, eliminar las cotizaciones de seguridad social a cargo de trabajadores asalariados, instaurar un impuesto progresivo sobre la renta y un verdadero impuesto sobre el patrimonio (el antiguo ISF tenía un alcance reducido), dotar de medios suficientes a la sanidad pública y la escuela pública, garantizar una vivienda digna para todos.

  • Contra el calentamiento global, hay que expropiar a Total, a las compañías de autopistas, a los bancos, a todas las multinacionales cuya producción contamina masivamente el planeta, hay que desarrollar el transporte público (incluidas las líneas pequeñas de ferrocarril y el RER [red ferroviaria de cercanías del área metropolitana de París] ) y los fletes ferroviarios.

  • Contra el Estado burgués, los fascistas y saqueadores, es necesario organizar la autodefensa, disolver los cuerpos represivos, suprimir la Presidencia y el Senado, recompensar a los funcionarios electos a nivel de los trabajadores, hacerlos revocables.

  • Para que los trabajadores controlen su propio movimiento e instauren una forma de democracia superior se necesita: asambleas generales en ciudades, barrios, empresas, centros formativos, administraciones; comités elegidos por las asambleas, centralización de los comités en una coordinadora nacional.

El movimiento debe anclarse en las empresas y ser controlado por los propios trabajadores. Entonces la bandera roja reemplazará la bandera tricolor del aplastamiento de los comuneros de 1871, de las guerras coloniales y mundiales.

El proletariado debe dirigir al conjunto de los oprimidos y explotados hacia el poder de los trabajadores, ya que solo un gobierno obrero es capaz de unir a la masa de los trabajadores y la pequeña burguesía contra su enemigo común, el capital. Para lograrlo, se debe construir lo más pronto posible un partido obrero revolucionario del tipo del Partido Bolchevique, que llevó a las masas rusas a la victoria en octubre de 1917.

El proletariado avanzado, que expresará esta verdad objetiva de una lucha de masas variada, discordante y abigarrada, a primera vista sin unidad, podrá unirla y dirigirla, conquistar el poder, apoderarse de los bancos, expropiar a los grupos capitalistas odiados por todos. (Lenin, julio de 1916).



5 de diciembre de 2018



GROUPE MARXISTE INTERNATIONALISTE



Traducción: Internaciema Kolektivista Cirklo (IKC)

 

.

2019-01-26 Venezuela. Comunicado COREP-IKC-TML

.pdf en català

.pdf en castellano

¡Fuera manos imperialistas de Venezuela!

 

Un golpe de Estado imperialista

 

El 21 de enero, un golpe de Estado de 27 militares contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro fracasó en Cotiza, en el norte de Caracas.

El 22 de enero continuaron las manifestaciones callejeras organizadas por los partidos de la oposición burguesa. Para el 23, aniversario del derrocamiento del entonces dictador Marcos Pérez Jiménez, en 1958, se preparaba un mitin de masas.

El 23 de enero de 2019, Juan Guaidó, Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, se autoproclamó Presidente del país. Guaidó es miembro de Voluntad Popular, un movimiento de reagrupación burgués construido y financiado por los Estados Unidos, incluido el movimiento oficicioso National Endowment for Democracy (NED). Inmediatamente después de la autoproclamación de Guaidó como jefe de Estado, Trump reconoció al nuevo "presidente" de Venezuela. Declaraba que como Presidente del Parlamento, Guaidó es el "único órgano legítimo" del país porque fue "debidamente" elegido por el pueblo venezolano.

En pocas horas, los gobiernos de Brasil, Argentina, Ecuador, Chile, Perú y Canadá asumieron esta declaración, pero el autoproclamado Presidente también recibió el apoyo de políticos europeos como el presidente francés Emmanuel Macron, el ministro del Interior italiano Matteo Salvini y el ministro de Asuntos Exteriores alemán del SPD Heiko. Maas. A propuesta de Pedro Sánchez, presidente "socialista" del gobierno de Esàña -la potencia colonial de Venezuela hasta el siglo XIX-, la UE creía que tenía derecho a amenazar con reconocer al títere de Trump "si no se celebran nuevas elecciones dentro de una semana".

Como en un manual sobre golpes de Estado, nos encontramos ante un golpe de Estado imperialista meticulosamente orquestado que puede desembocar en una intervención militar del imperialismo estadounidense en Venezuela. Sin embargo, el régimen de Maduro no es independiente de toda potencia imperialista. Como prueba, los Estados de China y Rusia denunciaron inmediatamente la "interferencia de Estados Unidos", revelando que defienden al régimen chavista. Cabe señalar que de los 1,5 millones de barriles de petróleo que se producen diariamente, 700.000 son comprados por multinacionales chinas. Putin y Xi renegocian regularmente la deuda de Venezuela, país en el que el 96% de los ingresos provienen del petróleo.

 

La crisis del chavismo

La razón por la que las manifestaciones contra el gobierno de Maduro y su PSUV pueden ser masivas y estar instrumentalizadas por la reacción es el fracaso de la política nacionalista burguesa practicada bajo el nombre de bolivarismo, chavismo o incluso "socialismo del siglo XXI".

Su fundador, el coronel Hugo Chávez, fue resultado final de casi diez años de una gravísima crisis económica, política y social que concentró su expresión en el "Caracazo" de febrero de 1989, cuando una revuelta espontánea de multitudes hambrientas barrió el país y fue aplastada sin piedad (3.000 muertos) por el entonces Presidente, Carlos Andrés Pérez, ejecutor de medidas del FMI y, en aquel momento, presidente de la "Internacional Socialista". A la cabeza de una fracción de las capas medias y bajas de la oficialidad del ejército, intentó remodelar el Estado burgués para que fuera viable, cuando los viejos modos de dominación eran insostenibles. Para ello, el bonaparte surgido del ejército se situó por encima de la burguesía y el proletariado locales, apoyándose en una amplia movilización de masas extremadamente empobrecidas.

El coronel Hugo Chávez intentó aflojar la influencia del imperialismo en Venezuela, pero nunca cuestionó la propiedad privada de los medios de producción ni el capitalismo, ni siquiera en su constitución de 1999. La deuda externa ha sido pagada con absoluta puntualidad, las rentas petroleras han sido monopolizadas por los "amigos" del chavismo, fundamentalmente por los gestores militares de las sociedades estatales y la fracción de la burguesía ligada al ejército.

Sin embargo, la oposición de la fracción proimperialista de la burguesía y la necesidad del régimen de contar con las masas permitieron una serie de medidas sociales en los primeros años del chavismo, que mejorararon las condiciones de vida de los sectores más pobres de la población en muchas regiones y asegurararon una amplia base de apoyo en la población para el coronel Chávez y su movimiento bolivariano.

Un intento de golpe de Estado apoyado por Estados Unidos fracasó en 2002, fundamentalmente porque los trabajadores defendieron al gobierno bolivariano. Tras el fracaso del golpe de Estado, Chávez indultó a la mayoría de los conspiradores pro-imperialistas y disolvió los órganos de poder creados por los trabajadores, principalmente en la industria petrolera.

Los ingresos provenientes de las rentas del petróleo permitieron financiar una serie de reformas que modernizaron el sistema educativo, la sanidad, etc., pero no pusieron en cuestión la base capitalista. Por ello aparecieron una serie de líneas de fractura cuando se hizo evidente que el "socialismo del siglo XXI", proclamado desde arriba, no toleraba la autoorganización de los trabajadores, ni la independencia de las organizaciones obreras. Los sindicatos fueron integrados en el movimiento bolivariano (a través de la UNT) y en el Estado. Los partidos obreros fueron sometidos a la fusión con el partido nacionalista burgués. Y como en todos los demás estados burgueses, la guardia nacional "bolivariana" ataca a los trabajadores en huelga y a los jóvenes que se manifiestan.

La responsabilidad de la ausencia de un partido obrero revolucionario recae particularmente en las corrientes centristas y reformistas que apoyaron a Chávez. La CI mandelista y más aún la TMI woodista, han desempeñado el papel de hoja de parra para el bonaparte y el nacionalismo burgués. Esta gente defendió a Chávez contra las protestas obreras, obstaculizó la construcción de un partido obrero revolucionario independiente incluso apoyó la creación de un partido único, el PSUV. Hablaban del socialismo venezolano cuando en realidad el Estado burgués estaba intacto y se mantenía el capitalismo.

El descenso del precio del petróleo, el hundimiento de la capacidad de producción (de 3 millones de barriles de petróleo al día en 1999 a 1,5 millones en 2018), las sanciones económicas extranjeras, la mala administración y la corrupción han llevado a un nuevo deterioro del nivel de vida de las masas y a una ola de protestas sociales.

Tras la muerte de Chávez en 2013, le sucedió en Maduro, quien, junto con su esposa, desde 2006, ha instalado a miembros de su familia en puestos clave en el gobierno y las empresas. Como resultado de la crisis económica mundial de 2008, las rentas del petróleo (la energía ha quedado como la única exportación del país) disminuyeron, erosionando una economía frágil bajo la dominación del imperialismo mundial. Al mismo tiempo, las huelgas y manifestaciones han aumentado porque la situación social de los trabajadores y trabajadoras de la ciudad y el campo se ha vuelto cada vez más desastrosa. El régimen ha recurrido cada vez más a medidas represivas. La ausencia de un partido obrero independiente ha alentado el surgimiento de la oposición burguesa, que se dice "popular" y "democrática". Desde 2015, el capitalismo venezolano está hundido en la crisis: hiperinflación (hasta 1.000.000% del valor de la moneda en 2018), un gigantesco mercado negro, desnutrición, resurgimiento de enfermedades como la malaria, delincuencia, éxodo,....

 

Sólo el proletariado puede resolver la crisis

 

Tres millones de personas han abandonado el país. La fracción compradora de la burguesía, en comandita con el imperialismo estadounidense y sus aliados en la región, explota la desesperación de la población y el debilitamiento de la clase obrera para tomar el poder abiertamente.

Nosotros advertimos a las masas venezolanas contra cualquier ilusión en los cantos de sirena de la burguesía pro-estadounidense. Su toma del poder irá acompañada de la liquidación de lo que queda de las adquisiciones sociales, del debilitamiento de las libertades democráticas y de los ataques contra los trabajadores. La retórica abiertamente antisocialista de Guaidó y sus partidarios se inscribe en el mismo esquema que también ha surgido con el establecimiento de Bolsonaro en Brasil: el comienzo de una nueva ola de ataques brutales contra el movimiento obrero y la población trabajadora.

 

El movimiento obrero internacional debe impedir toda agresión imperialista contra Venezuela!

 

Los comunistas internacionalistas rechazan tanto el régimen bonapartista y corrupto del PSUV de Maduro como los proyectos reaccionarios de la burguesía imperialista y sus aliados locales. Pero también nos negamos a hacer concesiones al régimen de Maduro ante las amenazas imperialistas. En caso de un golpe armado, o de intervención extranjera, los trabajadores y campesinos, los jóvenes y los pobres deben organizarse y luchar contra los golpistas.

Incluso si esta resistencia condujera a una acción conjunta con los obreros partidarios del PSUV, los trabajadores deben mantener su completa independencia política. Deben crear comités de resistencia y acción en todo el país, preparándose no sólo para luchar contra el golpe de Estado, sino también contra el régimen corrupto de Maduro y todas las fracciones de la burguesía nacional. ¡Para ganar, hay que construir un partido revolucionario!

 

¡Fuera manos imperialistas de Venezuela!

¡Organización independiente de los obreros, de otros trabajadores y trabajadoras, de los campesinos pobres, de los jóvenes!

¡Construcción de comités (consejos, soviets)! ¡Disolución de las fuerzas represivas y del ejército permanente burgués, armamento de los trabajadores! ¡Creación de milicias obreras!

¡Ocupación de las empresas estatales, expulsión de los gerentes militares y control obrero de la producción!

¡Ocupación y expropiación de las grandes empresas industriales, bancos, medios de comunicación, telecomunicaciones, bajo el control de los trabajadores!

¡Ocupación y expropiación de los grandes latifundios, para su explotación por el proletariado agrícola y el campesinado pobre!

¡Confiscación del dinero, los alimentos y medicamentos acumulados por los traficantes del mercado negro! Distribución por los comités de trabajadores y campesinos entre la población!

¡Por un gobierno obrero y campesino, que expropie los grandes grupos capitalistas!

¡Por una Venezuela socialista dentro de una Federación Socialista de América Latina!


 


IKC - Internaciema Kolektivista Cirklo


CoReP - Colectivo Revolución Permanente

(Alemania, Austria, Canadá, Francia, Turquía)


TML (Brasil)

 

 

 

2019-03-06 Comunicado sobre Argelia

¡Fuera el régimen de los ladrones y corruptos del FLN !

 

Todo el poder a los trabajadores de Argelia!

.pdf en català

.pdf en castellano

A pesar de las manifestaciones que en 2014 ya habían marcado el anuncio del cuarto mandato de Abdelaziz Bouteflika , las camarillas del FLN y del ejército, incapaces de ponerse de acuerdo sobre cómo substituirlo, pensaban que renovarían tranquilamente la operación en abril de 2019, reutilizando la medio momia de un anciano enfermo e incapaz de la menor iniciativa. Todos los soportes tradicionales del poder habían sido preparados para ello. El 1 de febrero de 2019, la dirección de la central sindical de la UGTA y las organizaciones patronales FCE, Cipa, CNPA, CAP, CAP, Unep, AGEA y UNI, juntas, declararon en Batna, en un llamamiento a la construcción de un "frente popular sólido": "Bouteflika es nuestro candidato en las elecciones presidenciales". El temor hábilmente utilizado de una vuelta a los años noventa, cuando la combinación del terror islamista con el terror policial causó decenas de miles de muertes entre la población, debería bastar para disuadir cualquier oposición seria.
Sin embargo, ya el sábado 16 de febrero, una semana después del anuncio de la candidatura de Abdelaziz Buteflika, se produjeron las primeras manifestaciones espontáneas contra este quinto mandato. Luego, el viernes 22 de febrero, se juntaron decenas de miles de manifestantes, todavía espontáneamente y utilizando las redes sociales, a pesar de la prohibición de las manifestaciones. Estudiantes, mujeres, desempleados, trabajadores de todo tipo están en primera fila. Desde entonces, a pesar de las llamadas a la calma por parte del gobierno, a pesar de las detenciones, a pesar de las amenazas de todos los partidarios del gobierno, las manifestaciones se han repetido e intensificado en toda Argelia, pero también en muchos países, especialmente en Francia.
Rápidamente, junto a la consigna "No al quinto mandato", carteles y pancartas enfocan al régimen en su conjunto: "Fuera el Poder" “[Pouvoir, dégage”]. Los caciques del FLN, los patronos y los generales que confiscan la renta petrolera sin desarrollar la economía, que monopolizan la mayor parte de la riqueza producida por los trabajadores y campesinos argelinos, están maniobrando: asientan la candidatura de Abdelaziz Bouteflika mientras se comprometen a acortar su mandato y a organizar nuevas elecciones presidenciales en un año. El periódico progubernamental El Moudjahid puede que no lo vea como "en absoluto es una maniobra, solo una respuesta pragmática...", pero obviamente no engaña a nadie. La lucha se libra entre este régimen odiado y la gran mayoría de la población argelina.

Para vencer, se necesitan perspectivas claras:
Proteger las manifestaciones, en particular para evitar las detenciones:
Servicio de seguridad de los manifestantes, autodefensa de las manifestaciones!
Para paralizar al gobierno y evitar que prepare la represión, hay que exigir a todas las direcciones sindicales (UGTA, CSA, COSYFOP...)  que rompan con el gobierno de Bouteflika, que llamen inmediatamente a la:


Huelga general para la caída del régimen!


Para derrotar al gobierno, para poner fin a este régimen, es necesaria la huelga general de las empresas y las administraciones, hay que crear comités elegidos en las empresas, las  administraciones, las universidades, los barrios, los pueblos, etc.
Frente a un régimen que tiene el ejército, la policía, muchos medios de comunicación, etc., la centralización de todos los comités con delegados electos y con mandato para unificar la lucha de los trabajadores y los jóvenes y proporcionar al movimiento una dirección política candidata al poder de los trabajadores.
Hay muchas reivindicaciones, entre ellas el incremento inmediato de los salarios, las pensiones, las ayudas sociales y su indexación con el coste de vida, trabajo para todos con salario decente, todas las libertades democráticas, control sobre todas las cuentas de las empresas y de las administraciones, sobre la riqueza producida y su uso! Y muchas otras reivindicaciones planteadas por los obreros, campesinos, jóvenes, mujeres, bereberes.
¿Qué gobierno puede satisfacerlas?
La clase obrera debería tomar la iniciativa del movimiento y orientadlo. Pero ella misma tiene  grandes dificultades para encontrar una solución entre la fracción burguesa gobernante y su facción islamista. El PAGS, el antiguo partido estalinista (heredero del PCA que rechazaba la independencia) estalló en 1993: su principal residuo, el MDS, ni siquiera se reclama el socialismo; el PST (procedente del FLN de los tiempos de Ben Bella) está desorientado por la desaparición del PAGS; El PT firmó un frente popular con el FLN y el FIS islamista en enero de 1995 y no se ha pronunciado en contra los cuatro mandatos de Bouteflika.
La debilidad del movimiento obrero puede salvar a la burguesía argelina. Por si el Estado no logra el detener la movilización de las masas, algunas fracciones preparan ya el golpe de después, bien el establecimiento de un despotismo islamista (de los Hermanos Musulmanes, como el MSI o los islamofascistas de Daesh), bien el lavado de cara del régimen actual: "que todos los aliados políticos se reúnan en torno a una mesa y rediseñen una nueva república que responda a las ambiciones de la sociedad y sea capaz de enfrentar los desafíos que enfrentamos ..." (El Moudjahid, 5 marzo).
El islamismo, como lo muestran Irán y Turquía, preserva el capitalismo y todas las desigualdades que genera, pero con más hipocresía en la sociedad y más opresión de las mujeres, los jóvenes, los comunistas, los homosexuales. La "nueva república" que la fracción burguesa "democrática" mantiene en reserva es un cambio cosmético diseñado para preservar lo esencial de su poder y las prebendas de sus sirvientes.
Bajo ninguna circunstancia una nueva república construida mano a mano con los que hasta ahora se han atiborrado a costa de la mayoría satisfará la más mínima de las demandas esenciales de los trabajadores y los jóvenes.
Es un señuelo al que se adapta la consigna de "Asamblea Constituyente Soberana" propuesta por diversas fuerzas políticas de oposición, no sólo por el FFS, sino también por el PT y el PST. Este es el método que utilizó la burguesía tunecina para sofocar el movimiento revolucionario que expulsó a Ben Ali del poder. Allí se consiguió disolver el movimiento en la interminable palabrería de la constituyente soberana, también defendida por todos los partidos de la oposición (nostálgicos del nacionalismo árabe, islamistas reaccionarios, organización obrera). Como resultado, ninguna de las reivindicaciones importantes de las masas tunecinas ha sido satisfecha y la burguesía tunecina ha recuperado el control total de la situación.
Para satisfacer todas las reivindicaciones, para controlar la riqueza producida, su uso, para el desarrollo del país en beneficio de la gran mayoría de la población, de los trabajadores, de los jóvenes, de los campesinos, etc., no podemos contar con un gobierno de la burguesía argelina, ni con ningún otro maquillado de manera diferente. Son los propios trabajadores quienes deben tomar el poder que se les escapó en 1962, expropiar las grandes empresas, establecer el control de los trabajadores sobre las cuentas, desarrollar la producción para satisfacer las necesidades de todos y no para el beneficio de unos pocos.


¡No al quinto mandato! ¡Abajo el gobierno! ¡Fuera el régimen!
¡Separación total del Estado y la religión! ¡Laicidad!
¡Todo el poder para los trabajadores! ¡Gobierno obrero y campesino! ¡Federación Socialista del Magreb!


Estas son las perspectivas sobre las que la vanguardia debe organizarse para construir el partido obrero revolucionario indispensable para ayudar a las masas a superar los obstáculos.   

5 de marzo de 2019

Colectivo Revolución Permanente (Alemania, Austria, Canadá, Francia, Turquía)

FT-VP (Brasil)

Internaciema Kolektivista Cirklo (EstadoEspañol)

TML (Brasil)

 

2019-03-08 Dia Internacional de la mujer trabajadora

Declaración del CoReP e IKC

.pdf en castellano

.pdf en catalán

PASO A LA MUJER TRABAJADORA

 

Todos los movimientos políticos burgueses más reaccionarios que aparecen y se desarrollan por el planeta - desde Trump en los EEUU, Bolsonaro en Brasil y los partidos xenofobóbicos y fascistas de Europa, hasta el yihadismo y las dictaduras islamistas - enfocan sus ataques políticos más aberrantes contra los derechos de las mujeres. Éstas, junto a los trabajadores migrantes y las minorías étnicas y sexuales, conforman el chivo expiatorio común que se ofrece a la «patria» para cargar con las culpas del capitalismo, que ha convertido cada país en un estercolero económico, social y político.


Por todo el mundo, las mujeres han sido víctimas en mayor medida que los hombres de los efectos de la crisis, del paro, de los recortes sociales y de la precarización del trabajo. Y ya partían de una posición claramente inferior respecto a sus compañeros varones, en cuanto a la calidad de los empleos y los salarios. Sus cargas de trabajo doméstico continúan siendo en general muy superiores a los de los hombres y no han dejado de ser las principales cuidadoras de niños, ancianos, enfermos crónicos y discapacitados. Tareas todas ellas que deberían recaer sobre el conjunto de la sociedad.


En pleno siglo XXI, millones de mujeres todavía sufren amputaciones genitales, matrimonios forzosos infantiles y esclavitud sexual. Las mujeres trabajadoras de los países más pobres son las principales víctimas del tráfico de personas para la explotación sexual y ésta es un negocio de crecimiento exponencial en todos los países, especialmente en los más ricos.


La dominación machista en el ámbito personal, laboral y social, la violencia física y psicológica contra las mujeres, la cosificación de sus cuerpos o la concepción de sus personas como animales reproductivos, no solo no desaparecen, sino que encuentran soporte ideológico en las religiones y en las nuevas corrientes políticas reaccionarias que se extienden y que, cuando gobiernan, tienen por objetivo prioritario multiplicar al máximo la explotación y arrasar las adquisiciones y derechos conquistados por las trabajadoras y trabajadores.


Las religiones patriarcales, la ideología misógina y machista – igual que la xenofobia, el racismo o la homofobia - ha sido usadas por la clase capitalista, desde que existe, como un potente instrumento de división en el seno de las clases trabajadoras. División que permite disponer de una gran masa de trabajadoras educadas para la sumisión y a precio de saldo. Por eso, la opresión sobre la mujer, especialmente sobre la trabajadora, no desaparece y solo se amortigua allí donde se han desarrollado grandes luchas sociales por su liberación…y la burguesía no ha conseguido revertir sus victorias.


El derecho al aborto libre y gratuito, por ejemplo, fue instaurado por primera vez en la historia por la revolución rusa. Se han necesitado muchas décadas de luchas incesantes para alcanzar el actual número de países donde el aborto ha dejado de ser delito. Pero hoy ese derecho está puesto en cuestión en casi todos ellos. Los cristianos-fascistas amenazan constantemente a los médicos en Irlanda y EEUU. Trump en Estados Unidos, el PP y VOX en España, los gobiernos de Brasil, Polonia, Hungría, Austria, entre otros, tienen en su agenda la voluntad de eliminarlo. No obstante, las victorias de las mujeres de España en 2014 y de Polonia en 2016, obligando a sus respectivos gobiernos a retirar las leyes antiabortistas, anunciaron una nueva ola de importantes movilizaciones en numerosos países, que alcanzó un punto álgido el pasado 8 de marzo de 2018, y que puede repetirse, incluso superior, en 2019.


Con dos epicentros, uno en Argentina y otro en España, las movilizaciones actuales tienen como auténtica novedad haber empezado a romper, parcialmente, el corsé descompuesto del feminismo burgués y pequeño-burgués que ha dominado, hasta la asfixia y durante décadas, el campo de la defensa de la liberación de la mujer. El proceso se está basando en la organización por múltiples tipos de asociaciones, de asambleas abiertas, normalmente de barrio, que en ambos países han llegado a tener raíces muy extensas entre las mujeres trabajadoras jóvenes. De ese modo, en las movilizaciones se han abierto paso naturalmente las reivindicaciones específicas de las mujer obrera, de las migrantes, de las minorías étnicas y las que afectan al conjunto de la clase obrera frente a sus explotadores. Un “feminismo clasista”, como se le está llamando, se desarrolla tomando como soporte, al menos en España, algunos sindicatos obreros minoritarios (CGT, CNT, COS, etc.). La lucha de clases se desarrolla, por fin, dentro del feminismo, y la incorporación de las mujeres trabajadoras con sus reivindicaciones masifica las movilizaciones. No obstante, en ausencia de alguna organización auténticamente revolucionaria que plantee un programa coherente, los objetivos y métodos que se aprueban no dejan de ser a veces contradictorios y casi siempre muy confusos y empapados de la ideología dominante centrada, en el ámbito personal, punitivista y asistencialista, tan característica del feminismo pequeño burgués y burgués norteamericano.


En España, la coordinación del movimiento, reunida en Valencia a primeros de febrero, ha llamado a la “huelga general feminista”, en realidad una jornada de huelga sin ningún objetivo concreto que arrancar a patrones o gobierno. Las corrientes “sororistas” que practican la guerra de sexos llaman a participar solo a las mujeres, pero las corrientes “clasistas” llaman a incorporarse a la huelga a ambos sexos, en una lucha solidaria y común encabezada, claro está, por las trabajadoras. Estas corrientes son las que llaman a las organizaciones de masa de la clase obrera a tomar como propias las reivindicaciones de las trabajadoras.


Nosotros consideramos que es una obligación y una necesidad que toda la clase obrera y todas sus organizaciones se comprometan activamente con la defensa de la libertad e igualdad de la mujer en todos los terrenos, en la defensa de su derecho al control de su vida, su cuerpo y su capacidad reproductora y en la defensa de todas las reivindicaciones específicas como trabajadoras especialmente explotadas y sometidas.


Consideramos también que solo una visión programática global que incorpore el objetivo de acabar definitivamente con la sociedad de clases, que es la base de toda opresión, puede dar a la lucha por la liberación de la mujer y por las reivindicaciones de la mujer trabajadora el enfoque que la unifique como parte integrante de la liberación definitiva de toda la clase obrera.


Con Rosa Luxemburg, Clara Zetkin y Aleskandra Kolontái: ¡paso a las mujeres trabajadoras!


  • Contra todo tipo de discriminación y opresión ejercida contra las mujeres.

  • Por el reparto del trabajo entre todas y todos, con reducción de la jornada y sin reducción salarial, hasta acabar con el paro.

  • Contra el trabajo precario y por la igualdad salarial real entre hombres y mujeres.

  • Salarios, pensiones y subsidios que permitan una vida digna para todas las trabajadoras y los trabajadores.

  • Servicios públicos suficientes, gratuitos y de calidad para el cuidado de niños, enfermos y dependientes.

  • Por una vivienda digna para todas las trabajadoras y trabajadores.

  • Por una escuela pública universal, laica, gratuita y coeducadora. Por la eliminación inmediata de la religión en la escuela y contra la financiación pública de la escuela privada.

  • Por una educación sexual científica centrada en el amor y el respeto de la libertad sexual propia y de los demás, independientemente de la opción escogida.

  • Contra todo tipo de financiación directa o indirecta a ninguna confesión religiosa.

  • Por los anticonceptivos y el aborto libres y gratuitos a cargo de la sanidad pública. Por la defensa de la sanidad pública, universal, gratuita y laica. Por el respeto y tratamiento médico adecuado de las patologías específicas de la biología femenina y de las enfermedades feminizadas.

  • Contra la cosificación y mercantilización de la mujer. Por la prohibición y persecución del proxenetismo. Por la prohibición de los “vientres de alquiler”.

  • Por el derecho a migrar libremente y con seguridad para todas las trabajadoras, trabajadores y jóvenes en formación. ¡Abajo todos los muros y las fronteras!

  • Contra la justicia machista y los linchamientos mediáticos de todo tipo. Depuración de todos los jueces reaccionarios. Por una auténtica justicia democrática no sexista donde los jueces y juezas sean elegibles y revocables por los consejos de trabajadores y trabajadoras.

  • Por un gobierno de las trabajadoras y trabajadores hacia una sociedad sin clases, sin explotación y sin opresión. Por el socialismo.


8 de marzo 2019

CoReP (Alemania, Austria, Canadá, Francia, Turquía)

IKC / Estado Español

2019-04-01 IKC Kreta Cirklo - Cercle de guix - Círculo de tiza nº 3

CONTENIDO:

  • EDITORIAL
  • Un flautista neofeixista recorre Europa
  • Coneixement lliure
  • La lucha contra la precarización
  • Manifestació central de la classe obrera i la joventut a l'Elisi!
  • ¡Fuera manos imperialistas de Venezuela!
  • 8 de Març: Pas a les dones treballadores!
  • Decreto sobre la protección de la salud de las mujeres
 

2019-04-24 IKC ante las elecciones generales

Ante la convocatoria electoral del 28 de abril:
¡Ni un voto a los partidos de la burguesía, en ningún sitio!

.pdf en català

 .pdf en castellano

La gran cloaca

Desde 2015, una crisis política sin precedentes desde la muerte del dictador se desarrolla en el Estado Español.
En primer lugar, y como marco global, cada día continúan apareciendo nuevos escándalos que muestran la corrupción generalizada del aparato del Estado a manos, fundamentalmente, del PP. Si los papeles de Bárcenas mostraron un PP organizado de arriba abajo para el expolio de las finanzas públicas, las fracturas internas provocadas por los procesos judiciales abren grietas por donde se entrevén algunos elementos del funcionamiento de las cavernas del Estado (policía, CNI). Así, ante el asombro general, está saliendo a la luz cómo el gobierno del PP ha utilizado de manera ilícita y obscena el aparato judicial y policial contra adversarios de fuera (políticos catalanes o de Podemos) y de dentro del propio partido. Todavía más, en el contexto de venganzas de los imputados, se publican revelaciones que muestran la más que estrecha relación entre la corrupción económica, las mafias parapoliciales, la guerra sucia política (mentiras, falsificaciones documentales, persecución fiscal, chantajes), la familia real, los medios de comunicación y las grandes empresas (constructoras, banca...). ¡Todo el sistema de dominación del capitalismo en España se muestra como una gran cloaca!

La crisis de representación política directa de la burguesía

La necesaria crisis del PP, a causa de la gravedad y generalización de las condenas judiciales, ha ido de la mano de la agravación de las tensiones con la burguesía catalana. Esta ha mostrado la misma naturaleza corrupta en su gestión territorial y durante 40 años ha sido una muleta habitual de los gobiernos de Madrid (mediante la vieja CiU, exactamente igual que la burguesía vasca con el PNV). Pero en los últimos años se ha dado un juego dialéctico donde cada cual desviaba la atención hacia un «mal» exterior. En España la burguesía preparaba a   Ciudadanos para sustituir al PP y el gobierno acumulaba provocaciones contra Cataluña. Simultáneamente, en Cataluña, CiU se rompía y rebautizaba varias veces, ERC se reforzaba y la burguesía local encontraba cerradas las vías habituales de negociación, hasta verse obligada a ir mucho más lejos de lo que nunca hubiera deseado, para no perder la cabecera de la creciente indignación de masas frente el centralismo «españolizador».  El gran engaño del «procés», que resultó no tener más contenido que envíar inútilmente a las masas contra la pared del estado monárquico, más la desproporcionada represión estatal, organizada en base a montajes policiales y judiciales, son el otro elemento clave de la crisis política actual en el interior de la burguesía española.

La casi segura emergencia electoral de Vox, en este contexto, divide más todavía las filas electorales de la burguesía, pero a cambio introduce un fortísimo tirón hacia la derecha a los gemelos PP-Ciudadanos. Vox es un partido de extrema derecha con un discurso de guerra civil, orgulloso de la defensa abierta de los intereses de los ricos y de las «soluciones» franquistas a todos los problemas presentes y futuros, incluida la ilegalización de las organizaciones marxistas o que no respeten la «sagrada unidad de España». Militantemente xenófobo, machista y homófobo, ha pasado a encabezar la vieja caverna nacional-catolicista, que hasta ahora actuaba discretamente desde el interior del PP, del ejército, de los cuerpos policiales, la judicatura o la iglesia católica. La aparición de Vox, con el apoyo de una parte significativa del electorado, es fruto de la incapacidad de la burguesía española de salir de la putrefacción política alcanzada con el PP. Ante la parálisis del PP-Ciudadanos, Vox se presenta ya como la fuente ideológica de la que bebe todo el «trifachito», como tan claramente está viéndose en la campaña electoral. Sin complejos sociales ni democráticos, Vox marca a todos el viejo camino del «Imperio hacia Dios».

La clase obrera sin auténtica representación política para defender sus intereses

Las condiciones de vida de la clase trabajadora han empeorado sustancialmente las últimas décadas. El paro crónico, la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, la amenaza permanente contra las pensiones, la precarización generalizada del trabajo, la vivienda digna a precios imposibles, los desahucios, la sobreexplotación de los migrantes, la pobreza feminizada, son nuestro pan de cada día.

Un gobierno tras otro han legislado en todas las direcciones contra nosotros. Desde 1984, con Felipe González (PSOE), hasta 2012 con Rajoy (PP), las reformas laborales han retirado derechos y garantías frente a los patronos, y rebajado todas las coberturas económicas en caso de despido y de paro. Las condiciones de acceso a las pensiones y su cálculo fueron gravemente atacadas, primero en 2011 por el pensionazo del gobierno Zapatero (PSOE) y después por el decreto de 2013 de Rajoy, que las desindexó del IPC. El acceso a la enseñanza universitaria se ha convertido en un lujo para los hijos de las familias trabajadoras desde la reforma del proceso Bolonia (Zapatero, 2008), mientras la financiación de la enseñanza privada (los conciertos de la LODE de Felipe González) se ha multiplicado hasta el delirio de incluir los centros más elitistas del Opus y compañía. La sanidad pública ha sufrido recortes, privatizaciones y axfisia presupuestaria, mientras había consenso para dedicar cantidades ingentes de dinero público para salvar la banca privada.

Los ataques a nuestras condiciones de existencia han ido de la mano del refuerzo legislativo y efectivo de la represión de la protesta social. La última modificación del Código Penal y la Ley Mordaza del gobierno Rajoy ha llenado los juzgados y las prisiones de participantes en piquetes de huelga, de manifestantes, de humoristas y cantantes o de simples blogueros. Las multas administrativas se multiplican, como en tiempos de Franco.

En todo este tiempo, las direcciones de las grandes federaciones sindicales (CCOO y UGT) han «dormitado» (cobrando, eso sí) entre almohadas de pactos sociales con el gobierno de turno. Por su parte, el PSOE y la medio zombi IU , donde se esconden los defensores del histórico «timo moscovita», se han limitado a protestas parlamentarías  y a respetar la continuidad cuando han alcanzado el gobierno de España o de alguna autonomía. Los diez meses de gobierno de Pedro Sánchez son un ejemplo más de esto: ningún problema importante ha sido encarado, nada se ha hecho, más allá de los pequeños decretos de los últimos días, pura propaganda electoral.

Podemos, que nació fundamentalmente como conscuencia de esta ausencia de representación política de los intereses de la clase obrera, ha pasado de los primeros radicalismos a ser una nueva versión de IU, mucho más caudillista y menos democrática, cuyo objetivo es gobernar con el PSOE y empujarlo a hacer reformitas, mientras respetan y gestionan todo el sistema de explotación y opresión del capital.

Todos los partidos que dicen defender los intereses de los trabajadores han entrado en el juego de la dominación de clase, limitándose a pedir migajas al amo. La clase obrera ya los ha probado de sobra y no puede esperar nada de ellos.

En las elecciones, hay que enfrentar a la burguesía, con los instrumentos que hay ...

Las elecciones parlamentarias son un terreno muy deformado de la lucha de clases y especialmente desfavorable para los trabajadores. El estado es una máquina burocrática creada por la burguesía para asegurar la explotación del proletariado e impedir su liberación. En las elecciones simplemente nos dejan elegir quién gestionará esta función.

Las grandes batallas de clase no se ganan en el parlamento sino en la calle, como bien saben, por ejemplo, los pensionistas que hicieron retirar al gobierno de Rajoy la congelación de las pensiones.

Los partidos «de izquierda» como el PSOE, Podemos, Compromís, Bildu y otros nos quieren hacer creer que pueden convertir el estado en herramienta de mejora de nuestras condiciones de vida, pero están comprometidos con la perpetuación del orden capitalista que permanentemente ataca todas nuestras conquistas. ¿Dónde  están las propuestas que dirijan hacia el socialismo, en sus programas? Estos partidos de «la izquierda del capital» son los colaboradores de la burguesía y es peligroso hacerse ilusiones en otro sentido.

Sin embargo, las elecciones del 28 de abril pueden y tienen que ser utilizadas para hacer frente a la clase enemiga. Y si bien no podemos esperar ganar mucho – porque ningún partido está dispuesto de verdad a defendernos – sí podemos perder mucho si el resultado permite gobernar libremente a los partidos de la burguesía de cualquiera de sus dos ramas: la «democrática» (PNV-EA, PdeCat-ERC...) o la «trifachita» (PP-Ciudadanos-Vox). Esto la alentaría en sus proyectos de feroz política antiobrera y represiva y repercutiría en más desmoralización de la que ya ha sembrado la sumisión política del PSOE-IU-Podemos.

Con conciencia de que nada se resuelve con unas elecciones y de que nuestras reivindicaciones tienen que ser defendidas con nuestras propias manos, hay que votar contra la burguesía al partido que se considere más útil para concentrar la fuerza de nuestra clase en este terreno y ocasión.

... pero hay que ponerse a construir ya el instrumento necesario para nuestra liberación definitiva

Y, sea el que fuere el resultado, encarar activamente la conclusión que se impone: tenemos que reorganizarnos sobre nuevas bases políticas para escapar del bucle que nos anuda a este sistema económico y social (capitalismo) que se pudre devorándonos. Somos la clase social mayoritaria y nuestra única esperanza está en construir un nuevo partido obrero revolucionario, que forme parte de una internacional obrera revolucionaria y cuyo objetivo sea el establecimiento de un gobierno obrero, basado en consejos obreros elegidos y revocables, en la vía de la desaparición definitiva de todas las clases, toda explotación y opresión, de la construcción del socialismo.

Por la solidaridad obrera!
Por la autoorganización de las trabajadoras y trabajadores en las fábricas, las empresas, los barrios, los pueblos, para defender nuestros intereses,  para expropiar a los que nos expropían.
Por un gobierno obrero!
Por la revolución social
Por el socialismo!

 

INTERNACIEMA KOLEKTIVISTA CIRKLO                                 

24 de abril de 2019

2019-05-00 Declaración fundacional del Internaciema Kolektivista Cirklo

 

pdf en castellano       pdf en català

 

Internaciema Kolektivista Cirklo (IKC) es un proyecto de grupo político formado con el objetivo de avanzar en la teoría y práctica de la construcción de una organización obrera revolucionaria que luche por acabar con la barbarie capitalista y alcanzar una sociedad sin clases y socialista. Defendemos un modelo social basado en la democracia obrera de los consejos obreros federados, en la solidaridad y el internacionalismo proletario, donde nunca vuelva a haber lugar para ninguna discriminación por razones económicas, de sexo o de orientación sexual, etnia, cultura, o de otro tipo. En este proyecto tiene una relevancia esencial la construcción de una organización obrera revolucionaria internacional.

Las concepciones políticas que adoptamos están basadas tanto en el análisis materialista, dialéctico y científico de la realidad social como en las experiencias históricas revolucionarias del proletariado, es decir, en el marxismo. Por tanto, no creemos en ninguna ortodoxia obligatoria y sí en la riqueza del pensamiento racional y libre que crece y se enriquece con el debate democrático entre iguales para encontrar una comprensión común de la realidad y la unidad de acción para transformarla.

 

[Febrero 2018 - mayo 2019]

 

2 Artículos de grupos hermanos (2007-2015)

.

2007-10-00 A propósito de la crisis inmobiliaria

 

(Traducción propia de Révolution socialiste, nº 25, Groupe bolchevik, Francia, octubre 2007)

El capitalismo, cada vez más amenazado por sus propias contradicciones

Desde los años ochenta las crisis económicas se han multiplicado: el crac de Wall Street en octubre de 1987, la crisis del sistema monetario europeo en 1993, la crisis mejicana en 1995, la debacle rusa así como la de numerosos estados del sureste de Asia y de América Latina en 1997-1998, el estallido de la burbuja especulativa de las nuevas tecnologías en 2001-2002, la crisis argentina en 2001, por citar sólo las más espectaculares.

 

La crisis actual, con su punto de partida en la quiebra del sector inmobiliario en los Estados Unidos, anuncia crecientes desequilibrios para la economía capitalista mundial; se inscribe en una crisis de descomposición del capitalismo. La relación entre el valor de los activos financieros y la producción de mercancías ha pasado del 109% en 1980 al 316% en el 2005 (303% en la zona euro que ha conocido el crecimiento relativo más fuerte y 405% en los Estados Unidos), aunque los títulos que se cambian en las Bolsas cada vez se corresponden menos con el valor de las mercancías producidas. El mundo financiero no se centra en los créditos a largo plazo sino en las transacciones a corto plazo, lo que eleva considerablemente el riesgo y, por tanto, las posibilidades de enriquecerse de golpe. El número de fondos especulativos (hedge funds), de los organismos de gestión colectiva que realizan rápidos beneficios gracias a apuestas muy arriesgadas en el mercado, especulando con futuras fusiones de empresas, con la cotización de las divisas, con los precios de las materias primas, con las cotizaciones de las acciones, ha pasado de 610 en 1990 a 9.575 en el primer semestre de 2007.

 

Medidas como el control de movimientos del capitales, el restablecimiento del umbral de crédito como existían desde los tiempos de Roosevelt hasta los años 1980, intervenciones de los bancos centrales sobre los precios de los activos financieros e inmobiliarios, el cierre de los paraísos fiscales, además de ser irrealizables sin el derrocamiento de las fuerzas políticas capitalistas y de sus estado, nos remiten a un fordismo keynesiano totalmente mítico puesto que sólo pudo funcionar gracias a la guerra y a los gastos militares permanentes. La política de armamento masivo llevada a cabo por los imperialismos, empezando por el gobierno norteamericano, tiene como doble función asegurar su influencia sobre los países dominados y relanzar artificialmente la economía capitalista a través del gasto público.

 

La burguesía se enriquece a costa de los trabajadores: nada nuevo en el horizonte

Para convertirse en propietarios de su hogar, los trabajadores deben endeudarse pues no disponen del poder adquisitivo necesario. Ello constituye una fuente de beneficios para los bancos, mucho más teniendo en cuenta que modulan sus créditos en función de la confianza que otorgan a sus clientes. La cartera de créditos inmobiliarios está clasificada en los Estados Unidos en tres categorías: de alto riesgo (subprime), de riesgo moderado (non-prime) y sin riesgo (prime). Los subprimes, que se corresponden con el más bajo nivel de solvencia, ya fueron incentivados en la época de Reagan. Estaban dirigidos a las familias de ingresos más inferiores y que se retrasaban en el pago, que a menudo incluso se declaraban insolventes.

 

Concretamente el subprime, que puede durar hasta 50 años, es un crédito hipotecario con un tipo de interés variable, que tiene como compensación la hipótesis de que los precios de alquiler subirán. Una subida de los precios permite un reembolso más fácil, ya que el tipo de interés evolucionará mecánicamente en sentido inverso a los precios. Durante el período de reembolso, la casa comprada está hipotecada: sirve de garantía al banco o al organismo de crédito especializado, lo que permite a los deudores, a veces, en período de inflación inmobiliaria, tomar nuevos préstamos. La transformación de millones de asalariados norteamericanos en “propietarios” pasa, pues, a través de su endeudamiento vía subprimes. En sus orígenes, este sistema servía para comprar cuchitriles, incluso caravanas, después se extendió a las casas y apartamentos.

 

Estos créditos tenían un tipo de interés elevado, 4 a 5% superior al tipo medio, en razón de la “prima de riesgo”. En los Estados Unidos, la mayoría de los créditos hipotecarios están suscritos a interés variable: suben o bajan en función del tipo fijado por la Reserva Federal Norteamericana (la Fed, llamada también Banco Central de los Estados Unidos) y por movimientos especulativos. Su devolución se hace, a menudo, siguiendo la regla del 2-28: dos años de reembolso muy bajo, después 28 años con plena carga. En el 2006, los créditos subprimes representaron 600.000 millones de dólares, es decir: alrededor de un 20% del total de los créditos hipotecarios en los Estados Unidos. Sobre los dos millones y medio de norteamericanos que tienen suscrito un crédito cuyo interés será elevado automáticamente “un millón y medio se encontrarán con dificultades financieras” (Sheila Bair, directora de la Federal Deposit Insurance Corp).

 

Estos últimos tiempos, y sobretodo en el año pasado, se han conjugado tres tendencias: la estagnación o bajada de los salarios reales, la bajada de los precios de los solares e inmuebles y la subida de los tipos de interés. Desde el 2001, en particular desde el 11 de septiembre, la remontada de los salarios impuesta por las luchas obreras, especialmente desde la huelga de UPS en 1997, hizo aguas. La bajada de los precios inmobiliarios llevó a los propietarios a conservar su casa, por lo que se empobrecían, o se veían  expulsados, su hogar hipotecado resultaba confiscado para ser vendido por cuenta del banco o del organismo de crédito. A partir del 2005, los tipos de la Fed subieron rápidamente hasta alcanzar el 5,25% a mediados del 2006. Los reembolsos de los créditos sufrieron, pues, importantes aumentos, pasando a veces de 400 a 1.500 dólares mensuales con tipos que podían alcanzar el 18% y numerosos deudores resultaron arruinados.

 

Cerca de un millón doscientos mil préstamos hipotecarios se declararon insolventes en el 2006 en los Estados Unidos, es decir, un aumento del 42% en relación con el año 2005. Estas quiebras comportaron la puesta en venta de las casas. Se puede decir que más de dos millones de hogares norteamericanos perdieron su casa, no sólo los pobres sobreendeudados sino también cada vez más trabajadores cualificados. En caso de no devolución del préstamo, los bancos y el resto de organismos de crédito, embargan los bienes inmobiliarios para venderlos en subasta, lo que lleva el precio a la baja y nutre más quiebras en los pagos. Cada vez que pasa esto, los establecimientos prestamistas no recuperan más que una parte de lo que han prestado. De esta forma han quebrado determinados prestamistas.

 

Ahogados por la subida del tipo de interés de sus créditos hipotecarios, centenares de millares de familias norteamericanas ven su hogar embargado por los bancos, reflejando el drama humano tras la crisis financiera. Esta marea de embargos se ha doblado en julio y amenaza hasta a tres millones de personas, según un senador norteamericano. Los procedimientos de embargo han golpeado también a alrededor de 180.000 personas en julio, dos veces más que en julio del 2006 y superando la barrera del millón desde principios de año, es decir el 60% más que hace un año, indicó el martes la página especializada Realty Trac. Entre enero y julio, los embargos afectaron a alrededor de un hogar de cada 112 en los Estados Unidos… Las Vegas, que conoció un extraordinario boom inmobiliario desde hace tres años, logra un record de un embargo de cada 33 hogares en los siete primeros meses del 2007… el mapa de los embargos se ajusta al de las minorías étnicas. El presidente de Realty Trac, James Saccacio, pronosticó en julio que habría más de dos millones de embargos en el 2007… “Estamos en el más alto nivel de embargos de casas desde hace 37 años”… Según el portal de Internet especializado mortgagedaily.com, 84 sociedades de crédito hipotecario han quebrado o cerrado desde principios de año… una venta de casas en subasta en la región de San Diego ha mostrado que las mejores ofertas eran inferiores al 67% de su precio de venta original, generalmente fechada en el año 2004 o 2005 (AFP, 21 de agosto de 2007)

 

Los bancos, atrapados en su propia trampa

Así, los mismos bancos corren riesgos porque, con el objetivo de compartir estos riesgos con otros bancos, se intercambian estos subprimes entre ellos bajo forma de títulos financieros en el mercado mundial de los créditos negociables a corto plazo. Semejante operación de “titulización” lleva a nuevo títulos (ABS, CDO, CLO…) mezclando los créditos existentes de diversos tipos. Como los mercados de “productos derivados”, la titulización es un vector de especulación, de parasitismo y de riesgo financiero.

 

Hoy en día, los grandes bancos toman prestado la mayor parte del dinero que, a su vez, prestan vendiendo títulos a los inversores financieros. Y la mayoría de los préstamos que conceden no figuran en sus balances sino que inmediatamente se ven agrupados a otros préstamos (que son vendidos a compradores, tales como los fondos especulativos). Esto es lo que pasó durante el boom inmobiliario de 2000 a 2005, en el que numerosos operadores fueron atraídos por este dinero fácil puesto que a priori presentaba poco riesgo.

 

En las condiciones en que un abundante crédito (que en su mayor parte se apoyaba en inversiones de alto riesgo y en compras especulativas de empresas) fue una indispensable componente del boom bursátil de estos últimos años, la restricción del crédito amenaza con desencadenar una oleada de quiebras entre las empresas, los fondos especulativos, los fondos de inversión y los principales bancos comerciales y de inversiones, no sólo en los Estados Unidos sino también en el resto del mundo. Así es como, fenómeno raro, el mercado inmobiliario ha evolucionado en el mismo sentido que el mercado financiero.

 

Los bancos compiten entre ellos y, por tanto, no se informan mutuamente y así no les es posible saber cuáles de ellos están expuestos a riesgo. Por otra parte, los mismos establecimientos no saben si están expuestos teniendo en cuenta la complejidad de determinados montajes financieros en los que están implicados una multitud de actores.

 

En consecuencia, los bancos desconfían unos de otros, especialmente desde el momento en que algunos de ellos muestran signos de debilidad. Fue lo que ocurrió el 7 de agosto cuando el American Home Montage Investissement Corp, un organismo de refinanciación de los créditos hipotecarios, declaró que estaba en suspensión de pagos y el 10 de agosto despidió a 6.000 de sus 7.000 empleados. Bear Stearns, un banco de inversión, vio cómo dos de sus fondos especulativos se arruinaban y un tercero entraba en profundas dificultades. Sobretodo, el 9 de agosto, BNP Paribas anunciaba que retiraba del mercado tres de sus fondos de títulos de propiedad y crédito que se apoyaban principalmente en el sector inmobiliario norteamericano, a pesar del anuncio de su director general Baudoin Prot, tres días antes,  sobre “la calidad de su ‘business model’ y su vigilancia en materia de riesgos los colocaban en buena posición para continuar funcionando en un entorno menos favorable” (Reuters, 1 de agosto de 2007).

 

En consecuencia, los bancos rehúsan prestarse mutuamente en el “mercado interbancario”, a causa de esta opacidad en sus actividades, y al sistema le falta liquidez y entra en una crisis de crédito. Esta falta de confianza entre los bancos se concretó en un aumento de los tipos de interés interbancario de 4,1% a 4,7% ¡en cinco minutos! Para conseguir liquidez los bancos se ven obligados a vender sus acciones, lo que entraña una rápida bajada de las cotizaciones y la crisis del crédito se transmite a las Bolsas internacionales. Si la situación se prolonga, la “confianza” podría desaparecer en el mercado de préstamos y las empresas, los particulares e incluso los gobiernos, se verían así en dificultades para conseguir crédito, lo que llevaría a una recesión.

 

En la semana del 6 al 10 de agosto, las bolsas bajaron ampliamente: -1,99% en Japón, bajada análoga para las bolsas europeas y para Wall Street, Sydney y Auckland, pero en Shangai la bajada llegó al -2,14% y al -3,77 en Bombay… las más pequeñas sufrieron más, con un -3,61% en Hong-Kong, -3,7% en Kuala Lumpur, -4.09% en Bangkok, -4,56% en Taipei, -4,6% en Singapur, -6,01 en Seúl y -10% en el índice surcoreano Kosdaq de valores tecnológicos, cuya sesión fue suspendida.

 

No se trata aquí de seguir la bajada de los índices bursátiles sino de analizarlos como un síntoma que expresa una crisis del capitalismo.

 

El estado burgués al rescate

Para evitar el agotamiento de la liquidez en el mercado interbancario, los bancos centrales, empezando por le Banco Central europeo (BCE) y la Reserva Federal norteamericana decidieron intervenir inyectando centenares de miles de millones de euros y dólares en este mercado. Ejerciendo el papel de prestamista en última instancia, confían en que el mercado se restablezca. El BCE intervino una primera vez inyectando 94.800 millones de dólares. La Fed y casi todos los otros bancos centrales se pusieron a inyectar liquidez por un total del orden de 400.0000 millones de dólares durante la semana del 10 de agosto, de los cuales más de la mitad corresponden al BCE. Se trata de préstamos concedidos a los bancos privados; por una parte han sido rápidamente devueltos, por otra, se trata de creación monetaria pura y simple, por tanto inflacionista, que ha servido para absorber las pérdidas y relanzar los procesos de préstamos. Se trata ciertamente de dinero ficticio, pero igualmente es equivalente al PIB de Argentina y pude ser comparado con los 100 millones dólares enviados al Perú víctima de un terremoto el 15 de agosto último causando la muerte de más de 500 personas y la destrucción de más de 30.000 hogares.

 

Es extremadamente raro que la Fed intervenga fuera de las reuniones de su Comité de política monetaria. Lo hizo de hecho en el 2001, diez días después de los atentados del 11 de septiembre, para bajar sus tipos. Una intervención tan masiva de los bancos centrales en un estado aún relativamente poco avanzado de la crisis es inédita. Se trata de devolver la calma a los mercados financieros suministrándoles toda la liquidez necesaria, sin la cual la capacidad de los bancos para conceder créditos se vería limitada, lo que tendría como consecuencia una ralentización de la inversión y podría provocar una recesión económica. Incluso si la economía continúa creciendo a un ritmo moderado, el Comité juzga que los riesgos para el crecimiento han aumentado sensiblemente… los mercados financieros se han deteriorado, y el endurecimiento de las condiciones de crédito así como el aumento de las incertidumbres tienen la capacidad de frenar el crecimiento económico en un futuro.” (Reserva Federal, Comunicado, 17 de agosto de 2007)

 

Los medios para impedir la propagación de la crisis a toda la economía, inyección de liquidez y tipos de interés más elevados, son los medios que fueron empleados ante la crisis de Asia del este y que llevaron a la burbuja de las “acciones tecnológicas”, idénticos a los empleados para evitar a la que… facilitó la burbuja inmobiliaria.

 

La crisis de los créditos hipotecarios de riesgo es primero que nada una crisis del capitalismo: una incontrolada sed de beneficio lleva a la burguesía a su perdición

 

Los créditos hipotecarios de riesgo no son más que la parte más visible del iceberg de una economía capitalista; es todo el sistema de financiación de la economía a través de los juegos monetarios lo que está en cuestión. Los subprimes sólo son el efecto desencadenante. En paralelo, los constructores de automóviles registran resultados de sus ventas sensiblemente inferiores. General Motors ha declarado que las ventas de turismos en julio han caído un 22% en relación con el último año, Ford ha anunciado una bajada del 19% de las ventas de coches nuevos y de camionetas, Chrysler del 8,4%, llegando a su nivel más bajo en cuatro años y medio y Toyota del 7,3% en el actual mes.

 

Está claro que no nos enfrentamos a un saneamiento sino a una expresión de la enfermedad mortal, no de las finanzas, ni del sector inmobiliario, sino del capitalismo y sería reductor presentar esta crisis como causada sólo por unos banqueros sin escrúpulos. Los burgueses más clarividentes son perfectamente conscientes de ello, como lo testimonia Ben Bernanke, el director de la Fed:

 

Las turbulencias han tenido como origen las inquietudes sobre los créditos hipotecarios de riesgo, pero las pérdidas que de ello han resultado en los mercados financieros mundiales han superado ampliamente las estimaciones más pesimistas del montante posible de pérdidas atribuibles a estos préstamos.” (Les Échos, 20 septiembre 2007)

 

Si es cierto que el capital, sobretodo su dimensión financiera, comporta aspectos necesariamente caóticos y, por tanto, imprevisibles, no lo es menos que las formas concretas de su desarrollo reciente han llevado con muchas probabilidades a la crisis presente, en las formas precisas que reviste. En particular el hecho que el segmento débil haya sido el de los subprimes responde a una necesidad lógica. El paso del endeudamiento permanente a la extracción de los ingresos salariales para un sector de la clase obrera norteamericana se corresponde con los límites del tipo de crecimiento iniciado a principios de la década del 2000.

 

Se han movilizado relaciones sociales características de la finanza (el préstamo a interés) en combinación con la relación tierra-renta en las que el asalariado proclamado propietario se ha hecho robar su salario, el precio de su fuerza de trabajo. Con los subprime, la transformación de los salarios en propietarios ha llevado a su expropiación, su propio salario habiéndosele recuperado bajo forma de renta  y de interés a pagar para toda la eternidad.

 

Una especificidad de esta crisis es que tiene su epicentro en el corazón del sistema, es decir en el imperialismo norteamericano. Éste alcanzó su apogeo entre 1945 y 1970, años en los que hasta el 60% de la producción industrial mundial estaba localizada en los Estado Unidos, contra a penas más del 20% de hoy en día, a causa de la competencia de los otros imperialismos. Vive de crédito desde 1970, es decir: consume más de lo que produce. Su déficit comercial está equilibrado por masivas compras de bonos del tesoro norteamericano que realizan los bancos centrales y los particulares de otras potencias.

 

En diferentes momentos, los Estados Unidos se han apoyado en un socio que siempre resultaba ser su principal competidor en las industrias de base y en la productividad del trabajo. En los años 1970 fue el caso de Alemania, en los años 1980 el de Japón, que lo pago caro, pero que pagó. Hoy en día, China ejerce ese papel pero en una relación particular. Por una parte, el capitalismo chino, apoyándose en la explotación de una reserva de mano de obra de centenares de millones de trabajadores, pero sin sistema bursátil, financiero, bancario y fiscal estructurado. Por otra parte, tiene una autonomía más grande que sus predecesores, estando constituido en su cúspide por los negociantes de la burocracia del PC chino.

 

La prensa del capital financiero evoca cada vez más a menudo la posibilidad de venta masiva de bonos del Tesoro norteamericano por China. Esto no sólo llevaría a un crac bursátil sino que también haría aparecer al capital norteamericano como insolvente, poniendo en peligro todo el orden mundial que reposa sobre su dominación, con las implicaciones militares de semejante choque. Para que la burocracia china tome tal responsabilidad, que ella misma pagaría muy caro (las exportaciones chinas se hundirían), sería verdaderamente necesario que estuviera muy cogida por el cuello. No es por casualidad que, en el mismo momento, China haya sido señalada con el dedo por la producción de juguetes  peligrosos, como si semejante práctica no fuera corriente desde hace décadas. Por otra parte, no se trata de la práctica china sino de los métodos de todo el capital industrial a la búsqueda de absorber el mercado mundial.

 

Puesto que oponer a los “productores” (mezclando asalariados, trabajadores autónomos y capitalistas industriales) con “las finanzas” es un lugar común burgués, de los fascistas a los altermundistas pasando por los keynesianos, no es sorprendente que Sarkozy pueda hablar como Buffet, Hollande o Fabius… y hacerse aplaudir por los patronos:

 

A un capitalismo puramente financiero, a sus derivas, a sus excesos, quiero oponer un capitalismo de emprendedores. A los especuladores quiero oponer los productores, los inventores, los creadores” (Discurso con ocasión de la Universidad de Verano del MEDF, 30 de agosto de 2007).

 

La utopía reformista de un capitalismo desembarazado de la especulación es tan estúpida como la idea pacifista de un imperialismo exento del militarismo.

 

Si el sistema de crédito aparece como la palanca principal de la superproducción y del exceso de especulación en el comercio es, pura y simplemente, porque el proceso de reproducción, que es por su propia naturaleza un proceso elástico, se ve forzado aquí hasta el máximo, y se ve forzado porque una gran parte del capital social es invertido por quienes no son sus propietarios, los cuales lo manejan, naturalmente, con mayor desembarazo que los propietarios, ya que éstos, cuando actúan personalmente, tantean de un modo meticuloso los límites y las posibilidades de su capital privado. No hace más que destacarse así el hecho de que la valorización del capital basada en el carácter antagónico de la producción capitalista sólo consiente hasta cierto punto su libre y efectivo desarrollo, pues en realidad constituye una traba y un límite inmanentes de la producción, que el sistema de crédito se encarga de romper constantemente. Por consiguiente, el crédito acelera el desarrollo material de las fuerzas productivas y la instauración del mercado mundial, bases de la nueva forma de producción, que es misión histórica del régimen de producción capitalista implantar hasta un cierto nivel. El crédito acelera al mismo tiempo las explosiones violentas de esta contradicción que son las crisis, y con ellas los elementos para la disolución del régimen de producción vigente.

 

La doble característica inmanente al sistema de crédito: de una parte, el desarrollar los resortes de la producción capitalista, el enriquecimiento mediante la explotación del trabajo ajeno, hasta convertirlos en el más puro y gigantesco sistema de juego y especulación, reduciendo cada vez más el número de los contados individuos que explotan la riqueza social y, de otra parte, el establecer la forma de transición hacia un régimen de producción nuevo.” (K. Marx [1894], El Capital, Libro III, capítulo 27; edición castellana: Fondo Cultura Económica, México, 1972, Tomo III, página 419)

 

Para acabar con las crisis y el paro, la especulación y el parasitismo, hay que derrocar al mismo capitalismo, a sus Sarkozy y sus Bush.

 

5 de octubre de 2007

2008-04-00 La crisis del capitalismo y la construcción de un Partido Obrero Revolucionario

Reproducimos en versión castellana el editorial del número 13 del boletín Combattre pour en finir avec le capitalisme que editan los compañeros del Comité Communiste Internationaliste (Trotskyste), Pour la contruction d'un Parti Ouvrier Révolutionnaire, d'une International Ouvrière Révolutionnaire. Coincidimos en términos generales con su contenido, especialmente (y al igual que, a buen seguro, otros grupos y organizaciones que se reclaman de la revolución socialista) con la nueva situación que se abre y las tareas ante ella que deben enfrentar el proletariado y la juventud del planeta así como en la agudización de la crisis de dirección revolucionaria y su expresión contradictoria que los revolucionarios deberemos saber aprovechar para sentar las bases del Partido Obrero Revolucionario y de la Internacional Obrera Revolucionaria, instrumento indispensable para darle una sálida favorable a la civilización humana ante el dilema en que la coloca el capitalismo en su fase imperialista: socialismo o barbarie.
LA CRISIS DEL CAPITALISMO Y LA CONSTRUCCIÓN DE UN PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO
EL MUNDO ENTERO EN UNA REGRESIÓN SIN PRECEDENTES
En muchos aspectos la situación es inédita para las actuales generaciones de trabajadores, militantes y para la juventud, tanto en los viejos países capitalistas, como Francia, como también en los países dominados económicamente por los principales imperialismos, en África o en otros lugares: se anuncia una regresión, sin precedentes desde la posguerra, en las condiciones de vida de la mayor parte de la población. En una marcha desenfrenada, cada golpe descargado por un gobierno burgués contra su proletariado es para los otros gobiernos una referencia a alcanzar y superar la más rápido posible. Evidentemente, en los años precedentes, todo no era de color de rosa sin embargo. La burguesía nunca ha dejado de combatir para apropiarse la mayor parte posible de las riquezas producidas. Pero hoy en día, la amplitud y el ritmo de los ataques en todos los frentes modifican radicalmente la situación. Para centenares de millones de hombre, el presente se convierte en inevitable y el futuro es incluso más sombrío. El precio del petróleo arde, igual que el de las materias primas, el del oro, el de los alimentos de base, bajo el efecto de una gigantesca especulación que no sabe dónde invertir, ante la tambaleante salud de las acciones en Bolsa que refleja la ralentización económica y tras el estallido de las burbujas en el sector inmobiliario y en los subprimes. Por una parte, masas de capitales no encuentran ya donde emplearse si no es en una huida especulativa hacia delante que deviene, ella misma, en factor suplementario de parálisis económica, por otra parte los motines del hambre, la bajada de los salarios, los despidos y la precarización del trabajo a ultranza.
UN MERCADO MUNDIAL QUE SE HA CONVERTIDO EN DEMASIADO PEQUEÑO
No es la primera crisis de la economía capitalista mundial de estos últimos treinta años. Cada vez los gobiernos han logrado diferir las consecuencias relanzando la máquina a golpe de créditos y déficit cada vez más colosales. Pero estas soluciones están llegando a su límite. La reintroducción del capitalismo en la ex URSS, en los países del Este, China, ciertamente ha dado un soplo de aire a los imperialismos mejor situados, permitiéndoles a la vez nuevas inversiones y el chantaje de la deslocalización que persigue la bajada de los salarios, pero no han podido transformar en colonias ni a Rusia ni a China. A fin de cuentas son nuevos competidores temibles que se plantan en medio de su camino. La burguesía rusa, salida en una buena parte de la antigua burocracia, se ha reestructurado alrededor de un poder fuerte, se mantiene como dueña de las inmensas riquezas naturales se su subsuelo y vende su petróleo y gas a precio caro. La burocracia china ha seguido el mismo camino pero ha mantenido intacto, además, su aparato represivo de estado que le permite una feroz explotación. El mercado mundial se ha quedado muy pequeño para el apetito de beneficio de todos estos cocodrilos. El imperialismo norteamericano continúa siendo la única potencia mundial tras el estallido de la URSS en 1991, dotado de una fuerza militar sin igual, no ha logrado, no obstante, regentar el planeta a pesar de la guerra en Irak. Incluso ha perdido control sobre América Latina donde ya no dispone de gobiernos bajo su bota. Está carcomido hasta la médula por la gangrena de los déficit, por la desenfrenada carrera de los capitales especulativos. El dólar, principal moneda de pagos internacionales, cae cada día un poco más. Toda la economía capitalista mundial está de nuevo gripada y los medios empleados hasta ahora para mantener el sistema a flote han llegado a su límite.
LAS PEORES CONDICIONES DE EXPLOTACIÓN PARA CADA PROLETARIADO
Bajo estas condiciones, llevar el proletariado a las peores condiciones de explotación es, para cada burguesía, un objetivo tan vital como inmediato para intentar salvarse frente al resto de burguesías. Pero ello no hace más que precipitar la crisis. Cada gobierno burgués actúa de la misma forma mientras que las restricciones impuestas al consumo de una mayoría de la población llevan, inevitablemente, a una reducción de las posibilidades de encontrar salida a la producción, tanto en los mercados de unos como en los de los otros. Ya se llamen Sarkozy, ya Merckel, Brown, Berlusconi o Bush, sus programas son idénticos: talón de acero contra los asalariados. Pero hagan lo que hagan, y a pesar de todos sus discursos prometiendo un mañana mejor, únicamente un crisis económica gigantesca entrañando la dislocación del mercado mundial, o la guerra, o bien ambas, podrían, sobre la base de la liquidación masiva de infraestructuras industriales convertidas en inútiles y obsoletas, un empobrecimiento generalizado, y destrucciones masivas, purgar suficientemente el sistema otra vez para permitirle volver a funcionar de nuevo… hasta el siguiente batacazo.
LA SIMPLE DEFENSA ELEMENTAL IMPLICA COMBATIR CONTRA EL SISTEMA CAPITALISTA, SUS GOBIERNOS…
El proletariado y la juventud sienten la gravedad de la situación. Cuando se emprenden combates por los salarios, contra el aumento del tiempo de trabajo, para salvar los empleos, los convenios, las condiciones de trabajo, los resultados son escasos o inclusos inexistentes mientras que la huelga les cuesta cada vez más cara. Sin embargo hay combates victoriosos, como los de Dacia en Rumania o bien en Francia contra el CPE. Pero en un caso como en el otro, aquí la dirección de la empresa, allí el gobierno, han cedido ante la amplitud y determinación de la movilización, ante el temor a perder mucho más acabando en una situación que no dominarían. Todavía es preciso señalar que, lo que ha sido ganado o mantenido, la burguesía se empeña, el mismo día siguiente, en cuestionarlo. Todo muestra, hoy en día, que la simple defensa de las reivindicaciones implica el combate de toda la clase obrera y de la juventud dirigido a cuestionar al gobierno. Todo muestra que la solución para salir de la crisis implica derrocar al gobierno de la burguesía, constituir un gobierno obrero que ataque al capitalismo para, así, poner fin al descenso a los infiernos. Pero nada es más difícil para los asalariados y la juventud pues la lucha cambia radicalmente de dimensión, implica, necesariamente, entablar el combate a favor de la toma del poder. No falta su combatividad sino que se ven obligados a luchar con las manos atadas a la espalda. …
Y LOS APARATOS QUE LAS PROTEGEN
Los aparatos políticos y sindicales del movimiento obrero han comprendido perfectamente la gravedad de la situación. Han jurado su cariño indefectible hacia las virtudes de la economía de mercado, es decir hacia el capitalismo que hoy en día amenaza ruina. Como más avanza la crisis, menos hablan de socialismo y de las reivindicaciones reales de las masas, y más toman abiertamente posición a favor de los ataques contra los asalariados y la juventud. Es cierto para Inglaterra, Alemania, España como también para Francia donde, por ejemplo, tras haber apoyado tras bambalinas la liquidación de los regimenes especiales de jubilación se puede escuchar a Emmanuel Valls, por el PS, ¡aprobar el pase “inevitable” a las 41 anualidades! Yendo incluso más lejos, el antiguo PC italiano se ha disuelto en un partido burgués con los restos de la Democracia Cristiana, cuyo programa abiertamente reaccionario, primero puesto en marcha por Prodi, después retomado por el candidato de “izquierda” Veltroni, ha recibido el apoyo de Ségolène Royal y Delanoé, que sueñan con el mismo camino para el PS francés. Ha dado los resultados conocidos: la triunfal vuelta de Berlusconi, flanqueado por la extrema derecha. Poniendo en obra directamente la regresión social impuesta por el capitalismo inglés, el Partido Laborista, bajo la dirección de Tony Blair y Gordon Brown, hoy en día acaba de recibir una paliza en las elecciones municipales en provecho de los partidos liberal y conservador. En Alemania, el SPD colabora en el gobierno de coalición con Merckel, en Francia el PS y el PCF rechazan, a pesar de la urgencia, abrir cualquier perspectiva que sea para acabar con Sarkozy y su gobierno, envían a las masas a la papeleta de voto del 2012, masas que no pueden más que sufrir día tras día la avalancha de reformas reaccionarias. Los aparatos sindicales, por su parte, hacen un doble juego * por una parte, aceptando negociar todos los planes del gobierno y de la patronal, reclamando incluso ser asociados siempre cada vez más al “dialogo social” que prepara la vía a las “reformas”. * Por otra parte, llamando a los trabajadores y a la juventud, cuando la cólera contra el gobierno deviene muy fuerte, a las sempiternas jornadas de acción, un día contra la supresión de puestos de trabajo, otro a favor de las jubilaciones, otro a favor de la Seguridad Social. ¡Solo para el mes de mayo puede contarse el 15, el 18, el 22 y el 24! Evidentemente los asalariados participarán, a falta de algo mejor, para marcar su oposición al gobierno y su política, mientras que otros, más que dubitativos sobre cualquier eficacia de este género de acciones, rehusarán perder en ellas varias jornadas de salario. En estas condiciones, la exigencia de masas dirigida a sus viejas organizaciones, PS y PC, para que se opongan al poder de la burguesía y para constituir un gobierno, deviene cada vez menos plausible y comprensible. Cuando la posibilidad no ha, pura y simplemente, desaparecido como en Italia.
LA NECESIDAD DE UN PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO
Todo ello pesa sobre las espaldas del proletariado en el momento en que la burguesía ha desencadenado una ofensiva sin precedentes y en el que no existe organización revolucionaria combatiendo abiertamente para acabar con el capitalismo, a favor de que las masas tomen el poder y organicen la sociedad en función de sus necesidades. La LCR quiere construir un Nuevo Partido Anticapitalista. Pero en las reuniones, no es esta perspectiva política lo que se avanza sino el llamamiento a las luchas en todos los frentes para obtener un mejor reparto de las riquezas entre el capital y el trabajo, es decir: muy exactamente el antiguo programa reformista del PS y del PC cuando incluso la crisis del capitalismo ha entrado en una nueva fase que lo convierte en totalmente caduco. ¿Y de qué luchas se trata? ¿En qué y sobre qué línea deberán diferenciarse de los llamamientos en que los aparatos de la CGT y de la FSU, por ejemplo, no escatiman, para “desarrollar las iniciativas”, “multiplicar las acciones”, “aprovechar las oportunidades”, “crear las condiciones” del movimiento, o “instalarlo en el tiempo”, es decir: llevarlo hasta el agotamiento esperando al próximo despertar de combatividad, necesariamente “prematuro” pues primero habrá que “reconstruir las condiciones de la movilización”? Todo ello ocultando sistemáticamente el único eje sobre el cual podrían vencer: no el de “las luchas” sin orden ni concierto sino el del combate, centralizado, contra el gobierno con el objetivo de tirarlo del poder. A pesar de todos estos obstáculos, la clase obrera y la juventud combaten porque el capitalismo en crisis, lanzando cada vez más amplias capas de la sociedad en la regresión, no les deja otra alternativa. En Francia, la experiencia de importantes movilizaciones que se han producido desde 1995, muestra que éstas buscan constantemente las vías de tal enfrentamiento decisivo contra el gobierno de la burguesía, única solución para sus combates. La cuestión central a resolver hoy en día es, efectivamente, la construcción de un partido que responda a esta necesidad presentando una perspectiva clara para vencer la resistencia de los viejos aparatos políticos del movimiento obrero que están atados al carro de la burguesía, para romper las trabas que las direcciones sindicales ponen a cada paso entre las piernas del proletariado. Un partido que no sea únicamente “anticapitalista”, en general y de palabra, sino que esté basado en un programa de combate a favor del derrocamiento del capitalismo, a favor de tirarlo del poder y establecer un gobierno de los trabajadores: un Partido Obrero Revolucionario que ni oculte su nombre ni sus objetivos. Los materiales para construir tal partido existen, y este es un producto también nuevo resultado de todas las contradicciones de la situación política. Cada vez más trabajadores, más jóvenes, militantes sindicales o políticos, se preguntan y discuten entre ellos. Grupos que antes se ignoraban soberbiamente toman la palabra ahora, pues la urgencia vital de esta cuestión les aguijonea. El CCI(T), con todos aquellos que se reconocen en este objetivo, pone todas sus fuerzas para llegar a ese objetivo.

2008-04-29 Debate sobre la cuestión del Tíbet

A continuación presentamos un artículo traducido de la revista de nuestro grupo hermano Comité Communiste Internationaliste (Trotskyste) de Francia y publicado en Combattre pour en finir avec le capitalisme, nº 13, de 19 de mayo de 2008. http://www.cci-t.org/
Germinal comparte los términos generales de su contenido.

El paso de la llama olímpica ha dado lugar a manifestaciones en diversas capitales para protestar contra la represión en el Tíbet, pedir el boicot a los Juegos de Pekín y en algunos casos reivindicar la independencia del Tíbet. En París, hemos visto a la policía de Sarkozy convertida en auxiliar de los servicios chinos, enviados in situ vestidos de chándal para proteger la llama, rechazar a los manifestantes y arrancar las banderas tibetanas.

Sin embargo estas protestas no dejaban de ser un batiburrillo. Así, ante la Asamblea nacional, algunos diputados de la UMP [el partido burgués de Chirac y Sarkozy, NDT], en compañía de otros de la oposición, desplegaban una pancarta que reclamaba "el respeto de los derechos humanos en China", ¡lo piden ellos, quienes al mismo tiempo aprueban la intervención imperialista francesa en el Chad, el refuerzo del contingente francés en Afganistán y muchas otras cosas parecidas! Para añadir confusión, mientras que el Gobierno chino clamaba contra la campaña de desinformación y animaba a cambio las contramanifestaciones de chinos ofendidos en su dignidad y su orgullo nacional, el mismo Dalai Lama desaprobaba la continuación de las manifestaciones en el Tíbet, amenazando con dimitir, y condenaba toda consigna de boicot a los Juegos.

 

En estas condiciones, los militantes, trabajadores y jóvenes se plantean numerosas cuestiones, empezando por la primera de entre ellas, que condiciona ampliamente todas las otras: ¿es legítimo hoy reivindicar el derecho a la independencia del Tíbet? ¿Protestar contra la represión en el Tíbet conduce necesariamente a compartir las posiciones del Dalai Lama o a alinearse a favor de un campo contra otro en la lucha económica que enfrenta a las principales burguesías, entre ellas la China, a nivel mundial?

Jean-Luc Mélenchon1, representante del PRS, ha tomado una posición categórica. Para él es un tema cerrado y sus argumentos se pueden resumir en los siguientes:

  • Todos estos manifestantes ha sido manipulados por una propaganda agresiva, con tufo de colonialismo, contra China;

  • El Tíbet es chino desde el siglo XIV;

  • Los comunistas chinos pusieron fin en el Tíbet a la servidumbre y a un régimen teocrático representado por el Dalai Lama, régimen al que no es posible apoyar;

  • La cuestión de la independencia del Tíbet es un factor de guerra y de desestabilización que oculta una tentativa de despedazamiento de China y "el interés de mi país y sus valores no están del lado al que se le quiere arrastrar"

Algunos recordatorios históricos indispensables

Históricamente, no es exacto decir que el Tíbet es chino desde el siglo XIV. El Tíbet y el imperio chino mantuvieron relaciones a veces de alianza, a veces conflictivas, y si bien es cierto que el poder imperial chino instaló en 1720 una guarnición y administradores en el Tíbet, no llegó nunca, como consecuencia de sus propias debilidades, a unificar completamente las dos partes en un único imperio. Es esta la razón de que el control del Tíbet siguiera estando en discusión a principios del siglo XX entre el imperialismo inglés y China. Con el hundimiento de la dinastía Quing en 1911, el Tíbet reafirma de nuevo su independencia, pero es bajo la dirección del imperialismo inglés, en un complejo juego para desarrollar sus propios intereses en la región, cuando el Convenio de Simla, en 1914, reconoce la soberanía feudal china sobre el Tíbet.

 

La naturaleza del antiguo régimen tibetano


Es incuestionable que el régimen tibetano antes de la intervención de la República popular de China era de carácter teocrático, feudal y atrasado: el Dalai Lama, representante de Dios vivo, ejerce al mismo tiempo la soberanía sobre el país. Se divide a la sociedad entre los religiosos, la nobleza, el pueblo. Algunos oficios como los carniceros y los pescadores pertenecen a categorías inferiores, puesto que sus actividades contravienen por naturaleza al espíritu del budismo. Sólo el Estado, el clero y la nobleza gozan del derecho de propiedad. El pueblo, en su mayoría campesinos, mantiene a un numeroso clero y debe a los señores días de trabajo en los campos. El budismo, religión de Estado, cubre con su santa transcendencia todas estas realidades terrestres ...

La dirección burocrática del Partido comunista chino arregla la cuestión del Tíbet a su manera

A raíz de su victoria sobre las fuerzas nacionalistas de Tchang Kai-Chek, el ejército popular chino entra en Lhassa en 1950. Se constituye una Asamblea popular pero, con el acuerdo de los dirigentes del Partido comunista chino, el Dalai Lama se convierte en el Vicepresidente y una buena parte de la vieja sociedad tibetana se mantiene como estaba. Manifiestamente, no estaba entonces entre las intenciones de la burocracia del PCC instalar en el Tíbet las bases del socialismo. Al contrario, procedió como lo hizo al principio la burocracia soviética en los países del Este de Europa al final de la 2ª Guerra Mundial: por ejemplo en Rumania, donde intentó volver a poner en el trono al rey, antes de verse obligada a instalar regímenes burocráticos bajo su estricto control, expropiando al capitalismo, a la vez para preservarse de las maquinaciones del imperialismo y para yugular el empuje revolucionario de las masas.

Pero a partir de 1950, China consolida su dominación sobre el Tíbet. A una parte de éste lo mantiene como una región autónoma. El resto, que representa dos tercios del antiguo territorio tibetano, queda integrado en China. Esta situación es inestable por contradictoria: las masas tibetanas se ven divididas entre el empuje hacia la revolución y la defensa de su identidad nacional, con los señores y el clero utilizando esta reivindicación nacional por cuenta propia y, ciertamente, detrás ellos el imperialismo contra la revolución china.

Sólo es en 1959, con relación a la guerra de Corea, cuando la burocracia china se ve obligada a cambiar completamente de opinión. Después del aplastamiento de las rebeliones en Tíbet y la fuga del Dalai Lama en la India, suprime la servidumbre, las formas de castas y pone fin completamente al poder de la clero y los señores feudales. Pero lo hace al mismo tiempo sobre la base del aplastamiento de la reivindicación nacional tibetana y claramente con un comportamiento de tipo colonial, idéntico al de la burocracia estalinista de la URSS frente a las otras nacionalidades.

Esta forma de colonialismo se manifiesta, en particular, a nivel demográfico, en la llegada masiva de emigrantes chinos; a nivel lingüístico, en el uso oficial del chino mandarín que excluye de hecho a los tibetanos de numerosos empleos, lo que conduce a la creación de una nueva capa de tibetanos pobres; y finalmente, en un encuadramiento estrecho de la población tibetana por la policía y el ejército chino. Mao, amenazado por otra fracción de la burocracia china, provocó la "Revolución cultural" y utilizó a los Guardias Rojos en una operación ultraizquierdista para reducir a sus opositores al silencio. Luego, hecha la limpieza, se deshizo de los que había manipulado enviándolos algunos años de trabajos forzados al campo. Este episodio de las luchas internas de la burocracia china dejó rastros profundos en el Tíbet, ya que causó destrucciones considerables del patrimonio cultural tibetano por parte de los Guardias Rojos, en nombre del combate contra los valores burgueses.

La burocracia china, del mismo modo que no respondió a las aspiraciones del proletariado chino sobre bases socialistas, no pudo solucionar positivamente la cuestión nacional tibetana, sobre la base de la igualdad total de los dos pueblos, lo que incluye el derecho del pueblo tibetano a la separación y la independencia. Obviamente, se sirvió del contraste con el antiguo régimen tibetano para justificar su propia soberanía sobre el Tíbet, como si el derecho a la independencia del Tíbet significara necesariamente la vuelta al orden anterior.

Que el imperialismo manipula detrás del Dalai Lama en ese sentido es indudable, pero el medio más seguro de alejar a la inmensa mayoría de los tibetanos de estos objetivos retrógrados ¿no hubiera sido darles por una parte la absoluta igualdad de los derechos con los trabajadores chinos, y por otra parte el derecho a administrarse a sí mismos, llegando hasta el derecho a la independencia si lo deseaban?

Ningún apoyo ni alianza con el Dalai Lama

En la actualidad, el Dalai Lama, que ha abandonado la reivindicación del derecho a la independencia, tiene por único objetivo reinstalarse en las antiguas funciones y privilegios que ocupaba con la aprobación de la burocracia china de 1950 a 1959, apoyándose en los intereses de las burguesías imperialistas, que ven en él la ocasión de combatir a la burguesía y el nuevo imperialismo chino. Pero la lucha del pueblo tibetano rebasa y trastorna sus objetivos, lo que le lleva a desaprobar a la vez la continuación de las manifestaciones en el Tíbet y las manifestaciones de solidaridad con éstas. El movimiento obrero debe por tanto delimitarse claramente de esta clase de personaje y de las fuerzas sociales reaccionarias que representa, negándose a identificar el combate del pueblo tibetano por sus derechos nacionales con la vuelta al régimen feudal del Dalai Lama.

El combate del pueblo tibetano se inscribió en el combate del proletariado y los estudiantes chinos contra el régimen burocrático

Todos nos acordamos de la movilización de los estudiantes y trabajadores chinos contra el régimen burocrático, en la primavera 1989, en la plaza de Tian'anmen, reclamando las libertades de pensamiento, expresión y organización. Y cómo pusieron fin a ello la intervención del ejército, las detenciones masivas y la represión. Pero se sabe menos que a principios de 1989 también estallaron revueltas en Lhassa, reprimidas muy severamente por el ejército y la policía china, y que dejaron 450 muertes in situ, lo que le valió al dirigente regional del Partido Comunista Chino, Hu Sintao, responsable de la masacre, el apodo de "carnicero de Lhassa".

Estas manifestaciones de 1989, como las más recientes, combinan las reivindicaciones nacionales con reivindicaciones sociales. El dirigente Hu Sintao, bien demostradas sus capacidades, pasará a ser en 2002 el Secretario General del Partido comunista chino, luego el Presidente de la República en 2003, reelegido en 2008.

La conversión total de los dirigentes del Partido comunista chino a las virtudes del capitalismo da hoy a China una configuración particular: una explotación loca permitida por el mantenimiento de un encuadramiento político, e incluso policial, muy estrecho, heredero del combate de la burocracia china contra las masas. Lo que, desde el punto de vista capitalista, constituiría una situación casi ideal si no hubiera, en estas difíciles condiciones, una multiplicación de las luchas del proletariado chino y los campesinos desarraigados.

La decisión de asignar la organización de los Juegos Olímpicos a Pekín responde sobre todo a cuestiones de contratos jugosos para una serie de grupos internacionales deseosos de establecerse o de reforzar su implantación en China. Al mismo tiempo eso permite al Gobierno chino desarrollar en su beneficio una campaña que halaga los sentimientos nacionalistas chinos, para desviar la cólera de las masas y afirmar su potencia de nuevo imperialismo.

 

Los intereses de los capitalistas y los del proletariado mundial

"Los intereses [de Francia ] y sus valores no están del lado al que se la quiere arrastrar" nos dice Jean-Luc Mélenchon. Esto es lo mismo que ha comprendido perfectamente Sarkozy, y detrás él Carrefour y otros grupos, apresurándose en hacer olvidar a los dirigentes chinos la impresión desastrosa de la manifestación de París. Se entiende, obviamente, que para defender los "valores", comerciales...

Las principales potencias imperialistas están encantadas con las condiciones políticas y económicas espantosas en las que se mantiene al proletariado chino mientras se trate de hacer fructificar sus propios capitales, mientras eso les permita ejercer presión sobre su propio proletariado para la reducción de salarios con las amenazas de deslocalizar hacia allí la producción. Pero no han conseguido hacer de la China capitalista una nueva colonia a su entera disposición. Al contrario, es un nuevo y temible competidor que se ha erigido frente ellas en pocos años. Desde el punto de vista de los viejos imperialismos, la cuestión del Tíbet no es más que una herramienta entre otras en esta confrontación con China, que pasa y pasará por fases de colaboración y fases de oposición frontal. Esta herramienta puede ser utilizada de diferente manera por cada imperialismo según sus intereses propios del momento. El enfrentamiento inteimperialista no solucionará ninguna de las cuestiones nacionales, ni en el Tíbet ni en los Balcanes, sólo serán utilizadas por cuenta de unos o de otros.

Pero el interés del proletariado francés es estar junto con el proletariado chino en su lucha contra el régimen capitalista y el Gobierno chino, en su combate para la libertad de expresión, la liberación de los presos políticos, la constitución de sindicatos libres, etc.

El capitalismo ha sido completamente reintroducido en China, los antiguos burócratas se han convertido en propietarios y se ha constituido así muy rápidamente la burguesía nacional china, utilizando al máximo contra las masas el aparato represivo y el encuadramiento político del antiguo estado obrero burocrático y del Partido Comunista Chino que, en estas circunstancias particulares, ya no es más que el aparato político de la burguesía.

Por consiguiente, las masas chinas deberán poner en el centro de sus combates la destrucción del Estado burgués chino, de su ejército y de su policía política, la constitución de un gobierno obrero que expropie el capitalismo, repare los gigantescos daños causados y dé lugar a un desarrollo armonioso al servicio de las necesidades de las masas. La suerte del Tíbet es indisociable de este combate del proletariado chino, que debe incluir en su programa la reconstrucción de las relaciones con el pueblo tibetano, respetando su identidad nacional y sus derechos, incluido el derecho a la separación con China, no como una necesidad irreversible, sino en el marco de una propuesta de colaboración e intercambio para la construcción de Estados socialistas de Asia. Únicamente sobre esta base puede encontrar su solución la cuestión nacional tibetana.

Sébastien COLERE, 30 de abril de 2008.

 

1Senador de la izquierda socialista , animador de la asociación PRS (Por la República Social). Mélenchon colabora regularmente en “N’ayons pas peur des mots” (No tenemos miedo a las palabras), un debate diario que presenta Samuel Étienne en la cadena de información continua I> Télé.

2008-06-00 Crisis financiera y económica: temibles resquebrajamientos.

Reproducimos la versión castellana de la serie de cuatro artículos sobre la crisis 'financiera y económica' publicados en el boletín "Pour le Socialisme" nº 14/15, junio de 2008, páginas 48-68. Este boletín es publicado por el "Regroupement militant pour la construction du Parti Ouvrier Révolutionnaire, pour la construction de l'Internationale ouvrière révolutionnaire", grupo salido del estallido del Comité.

2008-06-15 Los partidos socialdemócratas europeos se comportan abiertamente como defensores del imperialismo

LOS PARTIDOS SOCIALDEMÓCRATAS EUROPEOS SE COMPORTAN ABIERTAMENTE COMO DEFENSORES DEL IMPERIALISMO

Publicado en 'Pour le socialisme', nº 14-15, junio 2008.

2009-00-00 Crisis económica: el capitalismo amenzado por una recesión más violenta que la de 1929

Reproducimos el artículo publicado por el Groupe bolchevik de Francia, en su boletín Révolution socialiste nº 27. En lo fundamental estamos de acuerdo; especialmente resaltamos (ya que así lo hemos hecho en nuestras discusiones internas) la afirmación "el capitalismo amenazado por una recesión más violenta que la de 1929", aunque nosotros creemos más correcto afirmar que se trata de una crisis con sus componentes social, económico y político. También coincidimos plenamente en señalar que esta crisis que se avecina se distingue de las inmediatamente anteriores porque afectará al "corazón del capitalismo", es decir: al imperialismo estadounidense.

 

Crisis económica

 

El capitalismo amenazado por una recesión más violenta que la de 1929

 

El período en curso está marcado por una intensificación de las contradicciones que expresan las tendencias objetivas del desarrollo del capitalismo. Desde hace unos veinte años se constata una aceleración de las crisis financieras de una amplitud sin precedentes desde 1929: crac bursátil a causa de la deuda mejicana en 1987 (comparable al de 1929) crisis inmobiliaria en los Estado Unidos, en Europa y en Japón en 1990, crisis de la serpiente monetaria europea en 1992 (que desembocó en la creación del euro) crisis mejicana en 1994-1995, crisis financiera asiática, rusa y, después, internacional en 1997-1998, crisis brasileña en 1999 y 2002, crisis turca en el 2000, crisis de las nuevas tecnologías y crisis argentina en 2001-2002… Hasta entonces el capitalismo había logrado, más o menos, dominarlas haciendo pagar los costes a la clase obrera. La actual crisis, que estalló en el verano del 2007 a partir del fenómeno de las “subprimes” en los Estados Unidos (ver Revolution socialiste nº 25), tiene como especificidad que afecta al corazón del mundo capitalista.

UN PERÍODO, SIN EMBARGO, FAVORABLE A LA SUBIDA DE LA TASA DE BENEFICIO

En el 2007, el FMI (World Economic Outlook) señalaba que el crecimiento anual mundial entre el 2003 y el 2006 había sido del 4,9%, es decir el más elevado desde el principio de los años setenta, con una débil tasa de inflación, y preveía una prolongación del mismo cómo mínimo de dos años. El crecimiento mundial en el 2006 fue del 5,5%; en Europa del Oeste era el más intenso desde el año 2000, impulsado por el capitalismo alemán, la economía japonesa conocía una alza masiva de sus beneficios y el crecimiento económico era intenso en numerosas regiones (10,7% en China, 9,2% en India, 7,7% en Rusia, 6% en Europa del Este, 5,5% en África, más del 5% en América Latina). Evidentemente, semejante crecimiento económico no se corresponde en nada con el aumento del bienestar de las poblaciones, se apoya en una acrecentada explotación de la clase obrera y en una agudización notable de las desigualdades en las rentas, especialmente en la principal metrópoli imperialista. (Tasa de margen y tasa de inversión de las sociedades no financieras) En los Estados Unidos la centésima parte más rica de la población posee más de un tercio de la riqueza (34,3%) mientras que, por el contrario, el 20% más pobre sólo posee el 0,2% (Edgard N. Wolf, Class Structure and Economic Inequality, enero 2007, Levy Economics Institute). Los ingresos medios (sobrepasados por el 50% de la población y no alcanzados por el otro 50%) disminuyeron un 7% entre el 2001 y el 2004, a pesar de ser un período de expansión, lo que da testimonio de una espectacular agudización de las desigualdades. Como ejemplo: entre el 2001 y el 2006, siete millones más de personas se vieron privadas del seguro de salud, la tasa de pobreza pasó del 11,3% al 12,3% mientras que los beneficios de las empresas alcanzaron una punta del 12,8 (este porcentaje no superó, durante el período de intenso crecimiento de la posguerra, el 8,3%). Así, la relación capital-trabajo se ha modificado a favor del capital, principalmente en razón del desarrollo del capitalismo en China, en India y en los países de la ex URSS, lo que ha duplicado la fuerza de trabajo mundial a disposición del capital en un período de tiempo muy corto. La consecuencia fue una disminución de la composición orgánica del capital (aumento del número de trabajadores en relación con el capital físico) y, al mismo tiempo, una presión a la baja sobre los salarios, lo que ha llevado a un aumento de la tasa de explotación y, en consecuencia, de la tasa de beneficio. “En los Estados Unidos los beneficios tras impuestos alcanzaron su nivel más alta desde hace 75 años en proporción con el PIB; la parte de los beneficios en la zona euro y en Japón están, igualmente, cerca de su más alto nivel desde hace al menos 25 años… La emergencia de China en la economía mundial ha hecho que el trabajo sea relativamente abundante y el capital relativamente escaso, aunque el rendimiento relativo del capital ha aumentado.” (The Economist, julio 2006) El crecimiento económico en los Estados Unidos se apoya, al mismo tiempo, en los gastos militares y el déficit presupuestario, especialmente financiado por los capitales chinos, prestamistas por valor de 400.000 millones de dólares (la deuda norteamericana está en manos de capitales extranjeros en su 46% frente el 31% en 2001). Este crecimiento se ve favorecido por tres factores: el aumento de la productividad china, la disminución de los tipos de interés y de los salarios reales incluso de los nominales (los salarios semanales disminuyeron un 0,9% el último año en los Estados Unidos), que paralelamente se corresponde con la aparición de la inflación, sobretodo en los artículos de primera necesidad, con la explosión de la burbuja inmobiliaria, y el carácter limitado de la explotación. La plus-valía aumenta más rápidamente que la renta nacional y, al no ser ésta invertida, se produce una superabundancia de capitales financieros que exigen rendimientos cada vez más importantes. Ahora bien, teniendo en cuenta los fundamentos físicos y sociales del valor de la fuerza de trabajo, el grado de explotación no puede crecer de forma exponencial. Se producen, pues, los primero síntomas de una crisis mundial del capitalismo y ésta se manifiesta en su corazón., en los Estados Unidos. La cantidad de empleos creados se ha ralentizado sensiblemente, pasando de 219.900 en el 2005 a 82.200 en el 2007 (de 2001 a 2007, la industria perdió 1,8 millones de empleos), la deuda de los hogares se elevó al 133% de la renta disponible, la parte de las inversiones en el PIB (10,4%) es la más débil desde los años 1960, el déficit para el 2008 se prevé en 219.000 millones de dólares, contra 163.000 en el 2007…

UN DESENCADENANTE: LA CRISIS DE LAS SUBPRIMES

El carácter recurrente de las crisis se debe a que los remedios utilizados contra cada una de ellas contienen los gérmenes de la siguiente. En el 2000, la crisis bursátil presagiaba una importante ralentización económica: el estallido de la burbuja bursátil comportó una severa caída de las inversiones de las empresas y un fuerte aumento de los despidos. Sin embargo, la recesión no se transformó en verdadera depresión gracias al aumento masivo de los gastos militares que siguió a los atentados en el 2001 y, al mismo tiempo, gracias a la fuerte bajada de los tipos de interés de los bancos centrales. Así, se alienta en endeudamiento, especialmente en el sector inmobiliario, con la adopción de leyes que permiten aumentar la capacidad de endeudamiento, la concesión de préstamos, la falta de impuestos sobre los intereses de los préstamos hipotecarios… El acceso al crédito se ve facilitado, particularmente el crédito hipotecario, lo que lleva a la constitución de una burbuja inmobiliaria, que fue la droga aplicada para sanar la burbuja financiera: organismos de crédito inmobiliario concedían a los cliente poco solventes préstamos a tipos de interés elevados y variables (aumentaban progresivamente), que podían revender para reembolsárselos cuando los tipos fueran más elevados. Estos organismos vendían los títulos crediticios a otros agentes que los revendían como productos financieros sofisticados que parecían rentables. Esta operación se apoyaba en la hipótesis que una oferta continua de crédito llevaría los precios al alza sin necesidad de evaluar el riesgo del deudor ya que éste siempre podría vender la casa. Esta práctica funcionó de 1994 a 2006 (entre 2001 y 2006 los precios en el sector inmobiliario aumentaron entre un 10 y un 20 por cien al año), con la burbuja especulativa y la sobrevaloración de las casas. En el curso de este período, las inversiones en nueva construcción aumentaron un 80% en los Estados Unidos y entre un 20% y un 40% en Europa; los créditos hipotecarios concedidos a los hogares aumentaron anualmente en un 3,3% en Alemania, un 11% en los Estados Unidos y hasta en un 19,2% en Italia, aunque la tasa de endeudamiento de los hogares pasó, entre el año 2001 y el 2006 del 31,1% al 52,2% en Italia, del 64,7% al 75,3% en Francia, del 99,7% al 109,9% en Alemania, del 106,6% al 155,5% en Inglaterra, del 107% al 140% en los Estados Unidos. El problema surgió cuando una cantidad significativa de hogares no pudieron devolver la deuda, lo que se produjo cuando cayeron los precios en el sector inmobiliario, provocando una elevación mecánica de los tipos de interés, teniendo en cuenta que el total de los reembolsos alcanzaba el 70% de los ingresos, que los salarios se congelaban… Este fue el caso en el año 2005: al no poderse ampliar más el mercado inmobiliario numerosas casas no encontraron comprador y los precios tocaron techo. En el año 2007, la venta de casas nuevas cayó un 40,7%, con una bajada del 10,4% de los precios. Sólo los embargos inmobiliarios de la banca aumentaron un 90% en el mes de enero. El número total de embargos declarados (que incluían los de la banca como también los de las subastas) progresó en un 57% en el mismo mes: 1,3 millones de hogares (1% de los hogares norteamericanos) fueron embargados en el 2007, principalmente entre julio y diciembre, es decir: un crecimiento anual del 79%. Al no poder vender, los hogares más vulnerables confiaron sus casas a la banca, lo que estaba permitido por la ley, aunque los bancos más frágiles se encontraron en dificultades. Éstos tuvieron que pedir prestado a los bancos centrales, que rebajaron el tipo de interés para evitar la agravación y difusión de las dificultades. En consecuencia, 25 estados se vieron amenazados por la quiebra. Countrywide Financial, líder del crédito hipotecario, uno de estos organismos usureros, señaló que un tercio de sus créditos hipotecarios subprimes presentaba riesgos de insolvencia. Hoy en día el mercado de las subprimes se ha hundido, más de 3.000.000 millones de dólares de préstamos subprimes perderán la mitad de su valor y se produce una caída de los beneficios de la banca de negocios norteamericana de más del 50%. Aunque afectando sectores diferentes y con efectos económicos diferentes, la similitud formal de las crisis del 2007 y 2001 es abrumadora. Se puede ver el mismo delirio especulativo, la misma carencia en las empresas encargadas de evaluar las acciones y títulos emitidos por la banca (las agencias de calificación de riesgos). Decenas de bancos y fondos de inversión se han visto implicados, camuflando la catástrofe una vez descubierta, en el mercado inmobiliario a la búsqueda de jugosos beneficios (Deutsche Bank, Morgan Stanley, Merrill Lynch, Union des Banques Suisses, JP Morgan, BNP Paribas, Unicredit, Crédit Suisse, Goldman Sachs, Bank of America, Countrywide, Landesbank Sachsen, City Group, Bayerische Landesbank…), sin contar las decenas de PIME financieras que han presentado su balance. UBS ha perdido 18.000 millones de dólares, Merryl Lynch 19.000, City Group 21.000… sin operaciones fraudulentas ni Jérôme Kerviel local. En catorce días, en agosto de 2007, estas sociedades mendigaron 324.000 millones de dólares en créditos a los bancos centrales (ya han devuelto una parte de ellos).

EL ESTALLIDO DE LA BURBUJA INMOBILIARIA Y LA BURBUJA DEL CRÉDITO

Las subprimes son más un síntoma que una causa; simplemente han sido subestimadas por los economistas burgueses. Estos créditos inmobiliarios estaban ligados a otros préstamos de riesgo gestionados por los bancos. Los han tenido que vender a bajo precio, los beneficios de los bancos y de las compañías de seguros se han hundido, y la crisis inmobiliaria se ha transformado en crisis bancaria en dos sentidos: una crisis de liquidez, puesto que les es cada vez más difícil a los bancos conseguir crédito de otros bancos en el mercado interbancario, a causa de la desconfianza, lo que obliga a los bancos centrales a intervenir, y una crisis de rentabilidad, ya que las pérdidas ligadas a la crisis inmobiliario pesan sobre los beneficios, y en el peor de los casos llevan a la quiebra. El aparato bancario de la primera potencia mundial está afectado, determinados bancos de entre los más importantes están amenazados. En su último informe sobre la estabilidad financiera en el mundo, el FMI estima que “… la crisis ha sobrepasado los limites del mercado norteamericano de las subprime, para afectar concretamente a los principales mercados inmobiliarios y a las empresas de construcción, el crédito al consumo y el crédito a las empresas.” (Les Échos, 8 de abril) El 21 de enero, las bolsas del mundo entero conocieron un “lunes negro”, perdiendo entre el 5,5% y el 7,5%. El CAC40 ha sufrido la tercera mayor bajada de su historia (-6,83%), tras el 11 de septiembre del 2001 (-7,39%) y el putsch contra Gorbachov el 19 de agosto de 1991 (-7,29%). La Fed (banco central norteamericano) rebajó su tipo director en 0,75 puntos, lo que es la mayor bajada desde 1985. La burguesía tiene miedo, miedo que expresa Felix Rohatyn, antiguo embajador de los Estados Unidos en Francia: “Esta crisis es diferente. Es más inquietante y peligrosa… Nuestra industria tradicional, como la del automóvil, está en peligro. El sector inmobiliario y de la construcción, van mal. Y ahora, el sector financiero se ve afectado; tres de los sectores claves de nuestro país sufren de forma simultánea.” (Les Échos, 11 de febrero) Entonces los capitalistas piden socorro: “Los mercados necesitan una sola cosa: un líder, sea a nivel regional o mundial. Pero éste parece no existir estos días.” (John Sutdzinsky, consejero en jefe de fondos de inversión Blacsktone) El imperialismo norteamericano es el garante de esta dominación: “La mano invisible del mercado no funciona jamás sin un puño invisible (McDonald no puede desarrollarse sin McDonell Douglas, el constructor de los F15. Y el puño invisible que asegura el mundo a través de las tecnologías del Silicon Valley se llama USA, United States Army, Air Force, Navy and Marine Corps.” (New York Times Magazine, 28 de marzo de 1999) La economía norteamericana ejerce siempre el papel de locomotora para el mundo entero concentrando la mayoría de capitales e incluso China es ampliamente dependiente del nivel de actividad norteamericana. La administración ha intentado frenar el proceso con 140.000 millones de dólares de “apoyo al consumo” de los más ricos, principalmente mediante la rebaja de impuestos. “La actual crisis financiera en los Estados Unidos será juzgada seguramente como la más grave desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. (Alan Greenspan, Financial Times, 17 de marzo de 2008).

EL ESTADO AL RESCATE DE LOS CAPITALISTAS

En 1997, Alan Greenspan, entonces gobernador de la Fed, explicaba la crisis asiática por el rechazo a adoptar los “métodos del libre mercado”; hablando en plata: juzgaba el grado de explotación insuficiente y estimaba que los capitalistas debían tener las manos libres para aumentarlo. ¡Lastima! En 1998, la incapacidad de Rusia para pagar su deuda y la quiebra del fondo especulativo LTCM (fundado por dos premios Nobel de economía), llevaron a los bancos centrales a romper con la lógica del “libre mercado” inyectando 3.000 millones de dólares para salvar a LTCM y disminuyendo los tipos de interés para facilitar la inversión de los capitalistas. Hoy en día, el director general del FMI estima que “… la necesidad de una intervención de los poderes públicos [es] más evidente [y] en lo que concierne a los bancos, si sus reservas de fondos propios no puede ser suficientemente restablecidas rápidamente por el sector privado, puede contemplarse el uso del dinero público.” (AFP, 7 abril) Todo ello llevaría a reproducir las medidas tomadas tras la crisis de 1929, cuando Roosevelt salvó al capitalismo con el New Deal y, sobretodo, la economía de guerra. Esto fue una realidad el 11 de marzo cuando la Fed decidió inyectar 400.000 millones de dólares para refinanciar los créditos dudosos, rescatar las deudas… recuperar lo que los burgueses ya no quieren. Tal es el papel de “prestamista en última instancia”, de bombero, de muleta del capital ejercido por los bancos centrales. Tal es la “utilización potencial de fondos públicos para asegurar los sistemas financieros.” (John Lipsky, director general adjunto del FMI). Con otras palabras, lanzadas por Henry Paulson, secretario norteamericano del Tesoro, se trata de “restaurar la confianza de los inversores” (Les Échos, 13 marzo 2008). Los principales dirigentes de los principales imperialismos europeos llaman, asustados, a “aumentar la transparencia de los mercados, de las instituciones y de los instrumentos financieros” (Londres, 29 de enero) a fin que los bancos acepten por fin prestarse mutuamente… como si capitalistas ávidos de beneficio pudiesen renunciar, por su buen corazón, a los masivos beneficios. Por este motivo los bancos centrales ejercen su papel tradicional de prestamista en última instancia. Los episodios de Northern Rock y de Bear Stearns son reveladores de esta necesidad de estado expresada por los capitalistas. En febrero, el estado británico decidió nacionalizar el banco Northern Rock que estaba en dificultades, hay que remontarse a 1866 para encontrar el equivalente a tal operación. En cuanto a Bear Stearns, el quinto banco de inversiones norteamericano, encontrándose en graves problemas de liquidez y cuya quiebra hubiera tenido “consecuencias imprevisibles pero sin lugar a dudas severas” (Bernanke en el Senado, AFP, 3 de abril), la Fed le ha prestado 30.000 millones de dólares a JP Morgan Chase para comprar el Bear Stearns el 19 de marzo por solo 278,5 millones de dólares, es decir 2,32 dólares por acción (la cotización era de 50 dólares el 14 de marzo). “No es que nos guste nacionalizar el Northern Rock o salvar el Bear Stearns, es que es preciso dar la señal que las autoridades están dispuesta a hacer todo lo que sea necesario.” (Gurria, secretario general de la OCDE, AFP, 17 de marzo) No se trata de “ir en auxilio de los accionistas sino del sistema” (Strauss-Kahn, director general del FMI, 17 de marzo)

HACIA UNA RECESIÓN ACOMPAÑADA DE UNA MASIVA SUBIDA DE LOS PRECIOS DE LOS PRODUCTOS DE PRIMERA NECESIDAD

Incluso el FMI admite, en boca de su director general: “La crisis es mundial… Países en desarrollo como también China e India podrían verse afectados”. (AFP, 7 de abril) En su informe semestral añade que “la economía norteamericana sufrirá una pequeña recesión en el 2008”, con una previsión de crecimiento anual del PIB del 0,5% frente a más del 3% a lo largo del reciente período de crecimiento. El crecimiento económico en el 2008 se prevé que sea de un 1,4% en Alemania y Francia (por debajo de las previsiones del gobierno, de 1,7% a un 2%). China se verá también sensiblemente afectada, con un crecimiento del 9,4% frente a una tasa de dos cifras en el reciente período. El actual período está igualmente marcado por un brutal aumento de los precios de las materias primas, particularmente de los productos alimenticios. El precio del trigo ha aumentado un 287% desde el 1 de enero de 2006, el del maíz y la soja un 149% y 129% respectivamente, el del arroz un 60%, el café un 139%... y este movimiento se ha agudizado en las últimas semanas. Constituye una disminución del valor de la fuerza de trabajo, mucho más dolorosa para los trabajadores de los países dominados teniendo en cuenta que sus ingresos están dedicados en un 70% a la compra de alimentos, pero igualmente también para los trabajadores de las metrópolis imperialistas: en los Estados Unidos, 28 millones de personas están acogidas al programa alimentario federal, la cifra más elevada desde su introducción en los años 1960. Numerosas razones explican esta inflación, las principales de las cuales son la especulación sobre las materias primas que ejercen los capitalistas como un refugio a causa de la crisis inmobiliaria, o incluso el desvío de la producción de alimentos hacia los biocarburantes. Así, la producción de cereales norteamericanos surte ampliamente a la producción de bioetanol. En consecuencia, los trabajadores reaccionan, particularmente a través de la huelga general en Burkina Faso, los disturbios en Haití, los saqueos en Malí y en Egipto, incluso revueltas de campesino en China, desórdenes ligados a la subida de los precios de los alimentos en Argentina, Yemen, Zimbabwe, México, Bangla Desh, Filipinas, Guinea, Mauritania, Marruecos, Senegal, Uzbekistán o Camerún. (Nuevas previsiones de crecimiento del FMI) Se trata, sin lugar a dudas, del capitalismo, otra vez más sacudido por crisis masivas cuyo germen contiene en sí mismo y cuyas víctimas son, a parte de los burgueses menos preparados y peor situados, el conjunto de los trabajadores del mundo entero. Por este motivo, sólo una organización planificada de la producción, que satisfaga las necesidades de los trabajadores, que constituyen la inmensa mayoría de la población mundial, podrá evitar estas crisis recurrentes e impedir que millones de vidas humanas dependan de los vampiros capitalistas.

Traducción: Germinal – núcleo en defensa del marxismo

Fuente: Revolution socialiste, nº 27, páginas 22-25

Para contactar con nosotros: germinal_1917@yahoo.es

2009-02-21 HG en Guadalupe y Martinica. Otro posicionamiento de grupo trotskista francés.

 

 

Comunicado del Grupo para la construcción del Partido obrero revolucionario, de la Internacional obrera revolucionaria


El 17 de febrero, el LKP, estado mayor de la huelga general que ya dura un mes en Guadalupe, ha hecho un llamamiento en su ayuda al "movimiento obrero y democrático internacional" frente a la represión colonial que organiza el Gobierno Sarkozy-Fillon.


Las direcciones sindicales CGT, FO, FSU, el PS, el PCF, deben responder positivamente y pronunciarse a favor de:



La retirada inmediata de las fuerzas de represión francesas de Guadalupe



Desde hace más de un mes, bajo la dirección del colectivo contra la explotación (LKP), los trabajadores guadalupeños están en huelga general contra la vida cara. Reivindican, en concreto, el aumento de 200 € al mes de los salarios, jubilaciones y mínimos sociales, la congelación de los alquileres y la reducción de los precios de artículos de primera necesidad. El coste exorbitante de la vida en las Antillas procede directamente del tratamiento colonial que sufren Guadalupe y Martinica. Los descendientes de los esclavistas (békés, como la familia Hayot) y los grandes grupos industriales franceses ejercen una verdadera extorsión gracias a su posición dominante en la distribución

.
La fuerza excepcional de este movimiento se explica por la constitución del LKP, colectivo que agrupa la parte fundamental de las organizaciones del movimiento obrero de la isla, partidos y sindicatos, realizando de hecho el frente único, sobre la base de reivindicaciones obreras calculadas, precisas. Estamos ante una lección preciosa para todos aquellos que se proponen, en las Antillas o Francia, el combate para infligir una derrota al Gobierno Sarkozy. Porque ésta es precisamente la condición para alcanzar las reivindicaciones, realizar bien el frente único de las organizaciones obreras para acabar con el Gobierno de los burgueses y békés.

.
Este Gobierno, desde el principio, hace de todo para hacer morder el polvo a la huelga general. Por un lado, el "
diálogo social", de interminables negociaciones jugando al yoyó con su Ministro Jego. Por el otro, la represión colonial, racista, contra los militantes del LKP, enviando a cientos de gendarmes antidisturbios, creando las condiciones gracias a las cuales un responsable sindical encontró la muerte.


El Gobierno esperaba que la huelga se deshinchara, a falta de salida política. En efecto, La ruptura de las negociaciones por Jego, el 8 de febrero, planteaba brutalmente la cuestión que toda huelga general plantea: ¿quién es el amo en la casa?


La cuestión permanece planteada en el momento en que estas líneas se escriben: que el LKP asuma el poder, haga abrir los libros de contabilidad de las empresas, que organice el control obrero sobre la importación y la distribución de los productos alimentarios, apoyándose en las masas movilizadas, que su servicio de orden garantice el orden en la isla. Esto sería comprometerse en la vía de un gobierno obrero y campesino en una Guadalupe liberada de las cadenas del colonialismo francés, que establería vínculos fraternales con los otros pueblos del Caribe, hacia la federación socialista del Caribe.


Pero el gobierno Sarkozy esperaba también la reunión de la "cumbre social" del 18 de febrero. Contra lo que habían expresado los millones de manifestantes del 29 de enero, Sarkozy de nuevo reafirmó que proseguiría sus "
reformas", las supresiones de puestos de trabajo, que los despidos seguirían, y que era inaceptable aumentar los salarios. Toda la situación exigía que los dirigentes sindicales boicotearan esta cumbre, de la que Sarkozy especificaba que debía servir "para llevar a cabo" su política. Sin embargo, Thibault y Mailly [dirigentes de las centrales sindicales, NDT] ¡hasta han encontrado motivo para alegrarse del anuncio de medidas financiadas con dinero público, en último término siempre pagadas por los trabajadores! Y han aceptado asociarse aún más estrechamente a la política del Gobierno en un "Comité de seguimiento de la crisis". Paralelamente, mantienen su día de acción cortafuegos del 19 de marzo.


Sobre esta base Sarkozy ha recibido, desde el día siguiente, a cargos electos de ultramar, en particular los cargos electos PS, quienes han desempeñado el mismo papel de guardaespaldas del poder, según la recomendación de Martine Aubry que dijo querer "hacerlo todo" para evitar el contagio en la metrópolis [Francia continental, NDT] - lo que significa ahogar la llama de la huelga en Guadalupe. Por supuesto que Sarkozy no ha anunciado nada que pueda significar la satisfacción de las reivindicaciones del LKP, al contrario, ha propuesto, por ejemplo, con la extensión del RSA [Renta de Solidaridad Activa, complemento público para salarios ínfimos, NDT] ¡acelerar la puesta en marcha de su propia política! A tal efecto, ha anunciado la próxima reunión de los "Estados Generales". ¿Deberían reanudarse y alargarse las "negociaciones" sobre esta base? ¡No!


De lo que tienen necesidad, con urgencia, los trabajadores guadalupeños, no es flores envenenadas de "solidaridad" sin contenido, con los que los aparatos del movimiento obrero y sus guarda flancos de 'extrema izquierda' trenzan la corona de flores de la huelga general.

La verdadera "solidaridad", es combatir para que las organizaciones del movimiento obrero, sindicatos (CGT, FO, FSU), y partidos, se pronuncien:


- por la satisfacción de las reivindicaciones del LKP y especialmente de los 200 euros. Por la apertura de los libros de contabilidad de los empresarios que expolian a las masas en Guadalupe.

- por el rechazo de las propuestas Sarkozy y el boicot a los “Estados Generales sobre ultramar”


Y el apoyo, urgente, vital, del que tienen necesidad los trabajadores y la juventud de Guadalupe, es que los sindicatos y los partidos se pronuncien y actúen por la retirada inmediata de las fuerzas de represión francesas de Guadalupe.


Tal es la posición que defiende el Grupo para la construcción del Partido obrero revolucionario, quien os llama a discutirla, a organizaros para hacerla prevalecer mientras siga siendo posible.


París, 21 de febrero





2009-02-26 Huelga general en Guadalupe y Martinica

Mitin de la LKP. 24 de febrero de 2009. Un mes de huelga general.


Traducción de la toma de posición del Comité Communiste Internationaliste (Trotsyste) Francia

 

[Introducción. Noticia de Afp de 28 de febrero de 2009 

Guadalupe: suben los salarios, sigue el paro

Pointe a Pitre. Tras un mes y una semana de paralización económica, a causa de una huelga general que reclama mejores condiciones de vida para la mayoría negra en el territorio colonial francés de Guadalupe, las autoridades locales y las organizaciones sindicales de esta isla caribeña firmaron un primer acuerdo para aumentar los salarios de trabajadores de menores ingresos, aunque las organizaciones patronales se mantuvieron al margen de la negociación y no firmaron el documento final. Es un primer paso, dijo Elie Domota, líder del colectivo intersindical conocido como LKP, que sin embargo no dio por concluida la huelga general. El paro de labores también afecta a Martinica desde el 6 de febrero, otra isla bajo dominio de Francia, cuyo jefe de gobierno, Calude Lise, informó este viernes que continúan las pláticas sobre precios y salarios.]

Las reivindicaciones fundamentales de esta huelga general: aumento de 200 € mensuales para los salarios y las pensiones, congelación de los alquileres y reducción de los precios de artículos de primera necesidad.

Plataforma reivindicativa de la Huelga General (en francés) 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Posicionamiento del Comité Communiste Internationaliste (Trotsyste) Francia

26 février 2009

¡La solidaridad con Guadalupe y la Martinica es la huelga general en la metrópolis!

"Lo que quiere Sarkozy, es contener el movimiento dentro de los Distritos de Ultramar (DOM) y evitar el contagio de la metrópolis (Francia continental)." ¡Hemos reunido hasta 100.000 personas en la calle, es el 23% de la población de Guadalupe! ¡Imaginaos una movilización de 15 millones de personas en la metrópolis! ". Elie Domota, leader du LKP [Colectivo Contra la Explotación, organización dirigente de la movilización, que agrupa en un frente único a las principales organizaciones del movimiento obrero de la isla, partidos y sindicatos. NDT].

 

En efecto, mientras los trabajadores de Guadalupe y Martinica permanezcan aislados, el Gobierno podrá maniobrar, intentar ganar tiempo, esperar el desgaste de la huelga, limar las reivindicaciones y enviar a cargar, en su caso, a la policía antidisturbios. Por el contrario, Sarkozy, los capitalistas y su gobierno temen que toda la población se levante contra ellos en una huelga general en la metrópolis, como ahora en las Antillas.


¿Los dirigentes sindicales de la Francia metropolitana defienden esta orientación? No. En su comunicado común de 23 de febrero se limitan a expresar "su solidaridad y su apoyo a los asalariados de los territorios de ultramar y piden al Gobierno y patronal que respondan positivamente a las reivindicaciones planteadas.

 

Un mismo enemigo: Sarkozy y el Gobierno de los capitalistas

En París como en Pointe à Pitre, los que mandan, el gobierno que es su estado mayor político, tienen el mismo objetivo: hacer pagar a los asalariados, a los jóvenes, a los pensionistas, a la inmensa mayoría de la población, el peso de la crisis del sistema capitalista. Gobierno y MEDEF [organización patronal, NDT] hacen bloque para no ceder en nada. Sarkozy, en respuesta a la huelga de 29 de enero, no solamente no accedió a nada en favor de los asalariados, sino que decidió pagar aún unos miles de millones más a los patrones y reafirmó su voluntad de proseguir y acelerar sus reformas destructivas. Pero en Guadalupe, ante la determinación y la organización de los huelguistas y por miedo al levantamiento general, acaban de retroceder parcialmente sobre los aumentos de salarios. La conclusión que saca de ello cualquier trabajador es que solamente la huelga general que amenace con llevarse al el gobierno por delante puede ser eficaz. Pero no es esa la conclusión que extraen los dirigentes sindicales.


Los dirigentes sindicales intentan hacernos confundir la gimnasia con la magnesia

Contra toda evidencia, los dirigentes sindicales afirman a coro: "La fuerte movilización del 29 de enero condujo al Presidente de la República a anunciar, con motivo del encuentro con los interlocutores sociales, el 18 de febrero, una ligera inflexión social en su plan de reactivación." En respuesta a una parte de las reivindicaciones planteadas por las organizaciones sindicales, se ha anunciado algunas medidas, se han propuesto algunos procesos de concertación sobre el reparto del valor añadido y los beneficios, se ha programado un fondo de inversión social." ¡Pero la negociación deberá desarrollarse en base a los planes y reformas del Gobierno! ¡Pero el objetivo principal del fondo de inversión social es saquear las cajas del seguro de desempleo para, en su lugar, financiar a los patronos los paros parciales de producción!


Y predican la concertación con el Gobierno y repetir las jornadas de acción

Fingiendo creer que gobierno y patronal pueden responder positivamente a las reivindicaciones de los asalariados, los dirigentes sindicales eligen limitarse a la concertación en base a los planes del gobierno, llaman a una nueva jornada "de huelgas y manifestaciones" el 19 de marzo -supuestamente para mantener la presión sobre el gobierno- u organizan combates separados, cada cual por su reivindicación. Y lo hacen cuando toda la clase obrera, todos los asalariados del sector público y del privado, la juventud, con todas sus reivindicaciones, pusieron de manifiesto, el 29 de enero, que estaban dispuestos a dar la batalla.


¡Del mismo modo que el LKP lo hace en Guadalupe, hay que organizarse para imponer a los dirigentes sindicales la convocatoria a la huelga general y acabar con Sarkozy!


El enfrentamiento con el Gobierno de los capitalistas es inevitable. Los nuevos 90.000 parados contabilizados sólo en el mes de enero ponen de manifiesto que no harán regalos. Dejarlos en el poder, es dejarles proseguir una política que conduce a la ruina, a la miseria, al retroceso en todos los ámbitos.
Por una parte, PS y PCF piden educadamente al gobierno que por favor cambie de política. De la otra, los dirigentes sindicales se niegan a centralizar todos los combates de la clase obrera en una huelga general para acabar con el gobierno de los capitalistas. La solución es organizarse para sumergir los obstáculos, para imponer la unidad de toda la clase obrera, de sus organizaciones, en un combate con un sólo puño para terminar con el gobierno.


¡Necesitamos otro gobierno !


Pero otro gobierno, si no está dispuesto a romper con el mantenimiento del beneficio privado y de la más aberrante competitividad, hará lo mismo, cualquiera que sea la etiqueta que le pongan sus dirigentes. En Alemania, Gran Bretaña, España, en los Estados Unidos, en todos lados, hacen la misma política: por un lado, miles millones para los banqueros, accionistas y patrones, por el otro un retroceso espantoso para las poblaciones.


Entonces ¿qué gobierno puede decidir la satisfacción de todas las reivindicaciones expropiando sin indemnizaciones ni recompra a los grandes banqueros y a las grandes empresas que controlan toda la economía, derogando todas las leyes y medidas reaccionarias?. ¿Qué gobierno puede impedir la fuga de capitales y reactivar la producción respondiendo a las grandes necesidades de las masas y respetando al mismo tiempo el medio ambiente? ¿Qué clase, qué gobierno podrá solucionar los problemas de la sociedad?

En Havre, los manifestantes del 29 de enero escribían en su pancarta: "la crisis son ellos, la solución somos nosotros". En Guadalupe, los trabajadores constituyeron el LKP que dirige su combate. El LKP debería postularse para la dirección de la sociedad guadalupeña, para tomar bajo su control la economía, para expropiar a los békés  [burguesía criolla local, descendientes de los esclavistas franceses, NDT] en favor de las masas guadalupeñas. Este es el camino que debe seguirse: ¡sólo un gobierno constituido por los propios trabajadores, controlado por ellos, apoyado en su movilización, que abra la vía al socialismo, puede permitirnos salir de esto!


Construir un Partido Trabajador Revolucionario

La crisis del capitalismo se acelera en una proporciones hasta ahora desconocidas. Todos los planes extraordinarios de los gobiernos burgueses son incapaces de suprimir la crisis. Al contrario, hacen aparecer nuevos callejones sin salida, endeudamientos aún más colosales y quiebras. Para mantenerse, este sistema en quiebra nos conduce a la miseria, a la destrucción de todas las adquisiciones sociales, a la represión y a la reacción más negra. La burguesía no puede ya contentarse con medidas a medias y la clase obrera y la juventud no pueden ya defenderse mendigando a los capitalistas limosnas para sobrevivir, dejándoles al mismo tiempo las riendas. Una crisis revolucionaria va a abrirse y su resultado dependerá de la construcción de un Partido Obrero Revolucionario. El CCI (T), que es uno de los elementos de esta construcción, propone el debate más abierto sobre estas cuestiones.

 

 

Apoyo: El Partido Comunista Obrero de Irán , Sección Francesa, aporta su solidaridad a los trabajadores de Guadalupe y la Martinica en huelga general y se asocia a este escrito.

 

2009-04-27 Estudiantes detenidos en Francia

¡LIBERAD A NUESTROS COMPAÑEROS!

(Comunicado del Comité Communiste Internationaliste - Trotskyste)

Lunes, 27 de abril, la dirección de la Universidad Lyon 2 organizó una votación, con voto secreto, para la reanudación de las clases. Las Asambleas Generales de estudiantes de Bron y Quais, así como también los estudiantes de doctorado, habían llamado al boicot a esta votación. Por ello la dirección intentó organizarla con la ayuda de guardas privados. Estos guardas privados se enfrentaron violentamente a los estudiantes que se manifestaban ante las oficinas de votación.

Cuando los estudiantes salían de la Universidad en manifestación la policía cargó contra ellos y arrestó a cuatro. Dos de ellos fueron liberados pero los otros dos, miembros del sindicato FSE, conocidos por su compromiso con la huelga, quedaron detenidos y deberán comparecer inmediatamente ante el tribunal el 29 de abril, ¡cuando ni incluso estaban presentes en el lugar de los enfrentamientos con los guardas privados!

Ante las protestas, los movimientos huelguísticos y las manifestaciones, que son cada vez más numerosas en todo el país, el gobierno intenta criminalizar a los movimientos sociales y hacer pasar a los militantes sindicales o políticos por delincuentes.

¡Unidad de todas las organizaciones sindicales, políticas y democráticas a favor de la inmediata liberación de los dos militantes del sindicato FSE y retirada de todas las acusaciones contra ellos!

28 de abril de 2009

 

 

2009-05-01 Panfleto del CCI(T) Primero Mayo

Panfleto del CCI(T) con motivo del Primero de Mayo 2009

Se va a abrir una crisis revolucionaria

¡La salida dependen de nosotros!

2009-06-17 Crisis del régimen islámico iraní

Irán, junio 2009
¡Solidaridad obrera internacional contra las presiones  imperialistas y contra la dictadura de los ayatolláhs! 
¡Abajo la República islámica!
¡Por un gobierno obrero y campesino!
Irán vive una crisis mortal para el régimen en su conjunto, que se empezó a manifestar a través de las luchas entre sus fracciones internas.
Desde hace varios días, la rabia de las masas busca encontrar el camino independiente para derribar la sangrienta dictadura instaurada para aplastar la revolución proletaria iniciada en 1979, que liquidó el régimen del Sha, peón del imperialismo yanqui .


Las cosas no son como las muestran en los media.  No todo son fracciones del aparato islámico o agentes del imperialismo. Los trabajadores iraníes se organizan, se movilizan y combaten por sus propios objetivos

 

Publicamos más abajo la Resolución adoptada el 1 de mayo de 2009 por diez sindicatos y/o colectivos y el llamamiento del PCOI (Partido Comunista Obrero de Irán) contra la represión que siguió las manifestaciones del 1 de mayo, cuando el régimen islamista burgués de Mahmoud Ahmadinejad detuvo a más de 170 trabajadores y militantes obreros.

 

Junto con el CCI (T), nos asociamos a este llamamiento, considerando que el conjunto de las organizaciones obreras del Estado español (políticas y sindicales) deberían asumirlo en nombre de la solidaridad y el internacionalismo proletario.

 

Por último, publicamos el mensaje que Hamid Taqvaee, dirigente del PCOI, envía al pueblo de Irán tras los disturbios que ha seguido a la reelección de Mahmoud Ahmadinejad.

 

[Traducción de Germinal - núcleo en defensa del marxismo,

 

desde la versión francesa publicada por el Comité Communiste Internationaliste (Trotskyste)]
Leer completo
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

 

RESOLUCIÓN DEL 1º DE MAYO DE LOS OBREROS IRANÍES

 

La crisis financiera actual y sus consecuencias destructivas para la clase obrera a lo ancho del mundo aún no han extendido todavía su espectro sobre la vida cotidiana de los trabajadores de Irán; sin embargo, las injusticias que éstos sufren no son más que el resultado de la dominación de la clase capitalista iraní.

 

Injusticias tales como salarios que dejan a los trabajadores bajo el nivel pobreza, despidos masivos, impago de salarios durante meses, contratos temporales y en blanco impuestos por las empresas, el encarcelamiento y la flagelación de los trabajadores para impedirles la desobediencia y la resistencia, la ausencia de contratos equitativos y legales, no son problemas que hayan aparecido con la nueva ola de crisis económica. Tales injusticias existen desde hace mucho tiempo en Irán y la crisis los profundiza de año en año.

 

El 1 de mayo es el día internacional de solidaridad de la clase obrera. Es un día para celebrar que los trabajadores aspiran a un mundo liberado de la explotación y la opresión. Es el día de su lucha por todo el mundo contra la dominación opresora del capitalismo.

 

Este año la clase obrera celebra el 1 de mayo mientras el sistema capitalista mundial se hunde en una crisis económica que se vuelve cada vez más destructiva. Por eso la clase obrera lucha para liberarse de este cenagal por todos los medios.

 

La crisis económica actual ha demostrado la incapacidad del sistema capitalista para administrar sus problemas. En todas partes en el mundo, este sistema no encuentra ninguna otra alternativa diferente a la de volcar el peso de la crisis sobre los hombros de la clase obrera. Esto prueba que a la clase obrera y al mundo civilizado no les queda más alternativa que liberarse de las relaciones inhumanas de producción, en este tiempo tras la caída del bloque del Este y la declaración del 'final de la historia' por el mundo capitalista decadente.

 

No quedaremos en silencio ante tales prácticas inhumanas y no les permitiremos mofarse aún más de nuestros derechos. Somos los principales productores de riquezas en la sociedad y consideramos que es nuestro derecho legítimo vivir con el nivel de vida más elevado. Merecemos un nivel de vida decente y actuaremos para atenuar estos problemas con nuestra solidaridad y creando sindicatos independientes del Gobierno y de la influencia de las empresas.

 

En consecuencia, nosotros, trabajadores, reivindicamos los puntos siguientes como programa mínimo que debería tener efecto de manera inmediata:

  1. Seguridad del empleo para todos los trabajadores y abolición de los contratos en blanco, temporales y los formulados recientemente.
  2.  Consideramos el salario mínimo establecido por el alto consejo del trabajo como una muerte progresiva impuesta a millones de familias obreras, e insistimos en el aumento inmediato del salario mínimo según las reivindicaciones legítimas de los trabajadores, transmitidos por sus representantes reales y sus sindicatos independientes.
  3. La creación de sindicatos independientes, el derecho de huelga, de manifestación, la libertad de reunión y de expresión son nuestros derechos legítimos, y reivindicamos su concesión sin condiciones como derechos inalienables de todos los trabajadores.
  4.  Los salarios impagados deben regularizarse inmediatamente y, en adelante, el impago de los salarios debe considerarse como un delito punible y denunciable  ante los tribunales, y aplicarse efectivamente.
  5.  El despido de los trabajadores utilizando diversas excusas debe acabarse y todos los los que han sido despedidos o acaban de entrar en el mercado laboral deben beneficiarse de un seguro de desempleo acorde con un nivel de vida decente.
  6.  Exigimos derechos iguales para los hombres y las mujeres en todos los aspectos de la vida económica y social, así como la abolición de todas las leyes discriminatorias.
  7.  Exigimos pensiones decentes para todos los jubilados y condenamos todas las prácticas discriminatorias relacionadas con el pago de estas pensiones.
  8.  Apoyamos firmemente todas las reivindicaciones planteadas por los profesores, enfermeras y todos los demás trabajadores de cuello blanco que trabajan duro, y nos consideramos como sus aliados en su lucha. Pedimos igualmente la revocación de la condena a muerte de Farzad Kamangar.
  9.  Puesto que se priva a los temporeros y los obreros de la construcción del derecho a la seguridad social, apoyamos su lucha para la satisfacción de sus reivindicaciones y una vida decente.
  10.  El capitalismo es el principal responsable del trabajo infantil. Exigimos que todos los niños, independientemente de su sexo, origen étnico o de su religión, se beneficien de oportunidades iguales de acceso a la educación, a la higiene y a los cuidados.
  11.  Exigimos la liberación de todos los trabajadores encarcelados, en particular de Mansour Osanloo y de Ebrahim Madadi, así como la revocación de todas las sentencias dictadas contra ellos, y el cese del acoso y las detenciones de trabajadores.
  12.  Anunciamos nuestro apoyo a todos los movimientos que buscan la igualdad y la libertad, tales como el movimiento de los estudiantes y de las mujeres, y condenamos firmemente la detención y el encarcelamiento de sus militantes.
  13.  Formamos parte del movimiento internacional de la clase obrera, y como tales, condenamos la deportación aleatoria, la doble explotación y el acoso de los trabajadores afganos y otros trabajadores inmigrantes en Irán.
  14.  Agradecemos el apoyo internacional de la clase obrera en favor de nuestras luchas en Irán, somos su aliado en sus luchas contra las dificultades impuestas por el sistema capitalista.
  15.  El 1 de mayo debe ser declarado fiesta civil en el calendario iraní y toda prohibición de las celebraciones debe revocarse y eliminarse.

¡Viva el 1 de mayo!

¡Viva la solidaridad internacional de la clase obrera!

1º de mayo de 2009.

 

Comité del 1 de mayo (The May first committee)

Sindicato de los trabajadoress de la compañía de autobús Vahed de Teherán y periferia (The Syndicate of Workers of Tehran and Suburbs Vahed Bus Company)

Sindicato de los trabajadores de las plantaciones de azúcar de Haft Tapeh (The Syndicate of Workers of the Haft Tapeh Sugar Plantations)

Sindicato libre de los trabajadores de Irán (The Free Union of Workers in Iran)

Comité fundador del sindicato de los obreros yesero- pintores (The Founding Committee of the Syndicate of Building' s Painters and Decoration' s Workers)

Consejo cooperativo de las organizaciones obreras y de sus militantes (The Collaborative Council of Labour Organizations and Activists) 

Comité de coordinacion para crear organizaciones obreras (The Coordinating Committee to Form Workers' Organizations)

Comité para proseguir el establecimiento de organizaciones obreras libres (The Committee to Pursue the Establishment of Free Workers' Organizations)

Consejo de las mujeres (The Women' s Council)

Centro para los derechos de los trabajadores en Irán (The Center for Workers' Rights in Iran)

------------------------------

 

DETENCIONES DEL 1º de MAYO EN IRÁN

 

A las organizaciones obreras y de los derechos humanos así como a los militantes de los partidos políticos y a los medios de comunicación.

Detenciones del 1 de mayo en Irán

Queridos amigos!

Este año hemos tenido un 1º de mayo ejemplar en Irán. Era una gran victoria para los trabajadores y el pueblo.

Mostraron su poder contra la opresión islamista brutal. A pesar de la ley marcial no declarada del régimen, docenas de organizaciones obreras a lo largo del país han celebrado la fiesta del 1º de mayo en Teherán y otras ciudades en una unión que no se había visto durante los últimos treinta años. También publicaron una Resolución nacional que destacaba sus reivindicaciones más inmediatas y las de la gran mayoría del pueblo en Irán. Esto, por sí mismo, fue una gran conquista para todo el pueblo dirigido por la clase obrera durante su día internacional.

 

En las primeras horas del 1º de mayo, la República Islámica de Irán ejecutó a Delara Darabi - que sólo tenía 17 años cuando supuestamente cometía el asesinato del que se le acusaba - para aterrorizar aún aún más a la sociedad. Este asesinato infantil por parte de la banda criminales en el poder en Irán recibió una respuesta internacional inmediata: ha sido retransmitido ampliamente en los medios de comunicación del mundo entero y ha sido condenado firmemente por las organizaciones internacionales y las instituciones políticas. A raíz de este crimen odioso, el régimen islámico atacó brutalmente la concentración pública del 1º de mayo en Teherán. Para tomar el control de las calles e impedir las celebraciones del 1º de mayo, el régimen movilizó a su policía y a sus paramilitares (conocidos bajo el nombre de Bassidj) también en otras ciudades . Sin embargo, a pesar de las cobardes medidas de precaución del régimen, la fiesta del 1º de mayo se celebró de manera más brillante que nunca.

 

En Teherán, aproximadamente 2.000 personas se reunieron desde los los primeros momentos. Para poder impedir el aumento continuo del número de participantes, la policía y las fuerzas paramilitares bloquearon el lugar de la reunión y atacaron a los manifestantes con porras y gas lacrimógeno. La policía pegó de forma bárbara e hirió a numerosos manifestantes. Más de 170 personas, aproximadamente la mitad de ellas mujeres, fueron detenidas y dejadas en prisión preventiva.

 

En Sanandaj, para impedir las celebraciones del 1º de mayo, se detuvo a cinco líderes obreros hasta la noche del 1º de mayo. La policía también detuvo a otros seis líderes obreros durante las celebraciones y los retuvo hasta el día siguiente. A pesar de todo ello los trabajadores consiguieron celebrar la fiesta del día del 1º de mayo.

 

Desde este día, las familias de los detenidos se han reunido ante el tribunal en Teherán, todos los días, pidiendo la puesta en libertad de sus allegados. Gracias a esta movilización se liberó a algunos detenidos. Sin embargo, alrededor de 130 de ellos, incluidos líderes y militantes obreros conocidos, están todavía en detención.

 

La República islámica de Irán ha fijado fianzas extremadamente elevadas para la puesta en libertad de los que todavía siguen detenidos. El régimen pretende someter a los líderes y a militantes obreros con el fin de debilitar la capacidad de organización y protesta de los trabajadores.

¡Queridos amigos!

Los obreros y el pueblo en Irán necesitan apoyo y solidaridad internacionales para conquistar sus derechos, cuentan con ese apoyo.

La República Islámica utiliza el arma de la pena de muerte y ejecuta niños y adolescentes para aterrorizar a la sociedad. El pueblo en Irán espera que condenéis estas atrocidades. Esperan que condenéis la represión de los trabajadores en la fiesta del 1º de mayo. Esperan que utilicéis todo lo que está en vuestro poder para ejercer presión sobre el régimen islámico con el fin de obtener la liberación inmediata y sin condiciones de los presos del 1º de mayo y todos los líderes y militantes obreros encarcelados.

Los representantes de la República Islámica de Irán y las organizaciones supuestamente obreras creadas por el régimen deben ser condenados y expulsados de la Organización Internacional de los Trabajadores por sus numerosos crímenes contra los trabajadores y el pueblo en Irán.

¡Larga vida a la solidaridad internacional de los trabajadores!

Saludos,

Khalil Keyvan

Secretario del Partido Comunista Obrero de Irán (Organización en el extranjero)

..........................................

 

¡NO HAY QUE CONCEDER LA MENOR TREGUA A ESTOS ASESINOS!

 

Un mensaje de Hamid Taqvaee, dirigente del Partido comunista obrero de Irán (PCOI), al pueblo de Irán,

 

¡Amigos de la libertad!

La mascarada de las elecciones se ha terminado. Lo que nuestro partido no ha dejado de repetir está ahora claramente a los ojos de todos: el régimen de la República islámica no ha organizado elecciones libres, no es reformable. Hay que derribarlo totalmente. Hoy no estamos asistiendo a una situación postelectoral, sino a las sacudidas de un régimen agonizante. Es una crisis mortal para el régimen en su conjunto, que se trasluce a través de las luchas entre sus fracciones internas. ¡No dejéis que escapen de ella los dirigentes asesinos!

 

¡A la población!

Las filas del régimen nunca han estado tan desorganizadas, tan desbaratadas. La banda de malhechores Khamenei-Ahmadinejad está resuelta a aplastar a las bandas adversas. Cree que puede mantenerse sólo con las fuerzas represivas, por el control que ejerce sobre la maquinaria del Estado, para proceder al mismo tiempo a una operación de cirugía interna y aterrorizar a la sociedad entera, con el fin de hacer retroceder la lucha que iniciáis para echar abajo este régimen inhumano. Es una pura ilusión de su parte. No estamos en el 20 de junio de 1981, cuando la represión se abatió sobre la revolución. No estamos en el verano 1988, cuando, inmediatamente después de la guerra Irán- Irak, millares de presos políticos fueron masacrados para aterrorizar a la población. No estamos en el 9 de julio de 1999, cuando el pueblo se levantó en masa en demanda de la libertad de expresión. Hoy, el régimen islámico está demasiado desesperado, demasiado corrompido, demasiado podrido para ser capaz de contener la ola de protestas en todo el país." ¡No hay que conceder la menor tregua a estos asesinos!

 

Hamid Taqvaee, secretario del comité central del Partido comunista obrero de Irán, 14 de junio de 2009.

2011-01-14 La revuelta de la juventud y los trabajadores de Túnez y Argelia

Comunicado conjunto CCI (T) y Groupe Bolchevik (Francia)

 

Abajo el apoyo del imperialismo francés a las dictaduras en Túnez y Argelia !

 

Las organizaciones obreras deben llamar a la huelga general para proteger a la juventud, derribar las dictaduras mafiosas y abrir una salida al país y a todo el Magreb !


 

La revuelta de la juventud y de los trabajadores en Túnez y en Argelia


La crisis capitalista mundial ha agravado la situación de los trabajadores a escala mundial : despidos, intensificación del trabajo, ascenso de los precios de los carburantes, los alimentos y la vivienda...

En Túnez, el 17 de diciembre, Mohamed Bouazizi, un vendedor ambulante de frutas y verduras, de 26 años, se inmoló a lo bonzo ante la jprefectura de Sidi Bouzid tras ver confiscada su mercancía por la policía municipal ; no sobrevivió a las heridas. Anteriormente, el 2010 habían estallado motines en Ben Guerdane y en 2008 una huelga paralizó durante seis meses Redeyef y toda la cuenca minera de Gafsa, contra el criterio de la dirección nacional de la confederación sindical UGTT.

Desde finales de diciembre se están desarrollando manifestaciones en la mayor parte del país. Las protestas se han multiplicado en los institutos y las universidades. El gobierno de Ben Ali ha detenido una mezcla de estudiantes, abogados, sindicalistas, raperos, blogueros, artistas, opositores... Se calcula que la policía ha asesinado, a fecha de hoy, a 35 personas. Tras las muertes, los manifestantes no han aflojado y piden abiertamente la caída del presidente.

En Argelia, la subida brutal de los precios de los productos de primera necesidad (aceite, azúcar, sémola...) ha llevado el 5 de enero a un levantamiento de la juventud, a pesar de las llamadas a la calma de las autoridades y de varios imanes. Allí también la policía ha asesinado a 5 jóvenes.


Solidaridad internacional con la juventud de Túnez y de Argelia


El 11 de enero, la ministra francesa de los Asuntos exteriores Michèle Alliot-Marie ofreció a Ben Ali y a Bouteflika la ayuda de la policía francesa, la misma que ataca los huelguistas y persigue a los trabajadores inmigrantes en Francia.

Los trabajadores, los desempleados y los estudiantes no pueden confiar en las llamadas "democracias" de Europa y de América del norte, que saquean el mundo entero, que sostienen y arman los regímenes policiales de África, de Asia y de Latinoamérica, que ocupan Haití y Afganistán. La verdadera solidaridad con los jóvenes y los proletarios árabes y bereberes de Argelia o de Túnez sólo puede venir de sus hermanas y hermanos, los trabajadores y los jóvenes de Marruecos, de Turquía, de Egipto, de Irak, de Europa (muchos de los cuales son de origen maghrebí), de América del norte...

Pero las burocracias sindicales y los partidos de masa de origen obrero están corrompidos por sus propias burguesías. No hay más salida que organizarse para imponer a los partidos y sindicatos obreros la convocatoria de manifestaciones en defensa de la juventud de Túnez y de Argelia, impedir las exportaciones de armas y poner final a las políticas que restringen la entrada de los trabajadores y de los estudiantes procedentes de Argelia o de Túnez.

En Francia, en España, en Italia... El apoyo más eficaz a los trabajadores del otro lado de Mediterráneo es la lucha resuelta para derribar a su propio gobierno, su propio capitalismo, su propio imperialismo.

La clase obrera debe ponerse a la cabeza de las movilizaciones y tumbar a Ben Ali, Bouteflika y toda la burguesía

El proletariado y la juventud de Argelia y de Túnez no tienen nada bueno que esperar de los burgueses "demócratas" locales, opositores de fachada que quieren que la explotación capitalista perdure. El proletariado, las mujeres y la juventud no tienen nada bueno que esperar de los islamistas, defensores acérrimos de la propiedad privada, cuyos amigos de Irán se enriquecen del mismo modo que la familia Ben Ali o el estado major del ejército argelino, que han colaborado con el ejército estadounidense contra Irak, que igualmente reprimen a los estudiantes, las mujeres, los trabajadores.

Los trabajadores asalriados, los desempleados, los jóvenes en formación no pueden contar con los dirigentes confederales de la UGTA y de la UGTT, pero tienen que obligar a los sindicatos a llamar a la huelga general para derrocar a Ben Ali y Bouteflika.

Tienen que organizarse ellos mismos en comités y federarlos nacionalmente para defenderse, para vencer, para arrancar las reivindicaciones, para impedir que mañana los partidos burgueses y los generales les roben su victoria.

Los trabajadores tienen que constituir su propio partido, obrero, revolucionario e internationalista , vinculado a la vanguardia de los demás países, porque tienen necesidad de un programa, el de la revolución socialista. La concentración de todos los oprimidos y explotados tiene el potencial de derramar las dictaduras corruptas, de imponer la liberación de todos los presos políticos, la congelación de los precios de los productos de primera necesidad, el aumento de los salarios, el trabajo para todos, la vivienda decente para todos, la igualdad jurídica de las mujeres, el respeto de los derechos de las minorías, la libertad sexual de los jóvenes, la disolución de los cuerpos represivos, etc. Para obtener todo ello y garantizarlo, se necesita el poder de los trabajadores: destruir el Estado burgués, expropiar a los grupos capitalistas privatizados y extranjeros, planificar, abrir la vía en la federación socialista del Magreb y del Mediterráneo...

Proletarios de Argelia, de Túnez, de todos los países, uníos !

Comité Communiste Internationaliste (Trotskyste)

Groupe Bolchevik (Colectivo Revolución Permanente)

Contacto : ccit@cci-t.*org - Sitio : http://cci-t.org/

Contacto :groupe.bolchevik@free.fr - Sitio : http://www.revolution-socialista.Info

2011-05-19 ¡ABAJO LA INTERVENCIÓN IMPERIALISTA EN LIBIA!

Panfleto del Comité Communiste Internationaliste (Trotskyste) – Pour la construction d’un Parti Ouvrier Révolutionnaire et d’une Internationale Ouvrière Révolutionnaire (Francia)

2015-01-08 Atentado contra Charlie Hebdo. Declaración del Groupe Marxiste Internationaliste (Francia)

 


Le Pen, Sarkozy, Hollande, Valls... ¡Callad la boca!

 

Declaración del Groupe marxiste internationaliste. Francia [en .pdf]

 

Un ataque integrista contra un periódico

satírico y anticlerical


El 7 de enero, en París, un comando islamista ha atacado una reunión de la redacción del Semanario Charlie
Hebdo, asesinando entre sus participantes a los dibujantes Cabu, Charb, Honore, Tignous, Wolinski y el profesor de economía Bernard Maris ("tío Bernard"). Además, también ejecutaron a otros dos colaboradores del periódico, Elsa Cayat y Frédéric Boisseau, al corrector Ourrad Mustapha, a un visitante, Michel Renaud, y a los dos policías que protegían el periódico, Frank Brinsolaro y Ahmed Merabet.


Los fanáticos no han atacado a "Francia", como tantas “buenas personas” se han empeñado en hacer creer a los jóvenes y los trabajadores que, con razón, respondieron a la barbarie de inmediato y en la calle. Los fanáticos no han atacado al cuartel general del ejército o a la sede de un servicio secreto (DGSE, DGSI …), al semanario racista Minute, a TF1 o a Figaro, medios de comunicación muy ligados a los capitalistas y al ejército francés.


Es un hecho, los oscurantistas islamistas han asesinado a artistas y a un enseñante. Eligieron deliberadamente un objetivo vulnerable, un periódico que para todos los francófonos del mundo es una encarnación de la lucha contra el racismo, del anticlericalismo, del antimilitarismo. Por eso nuestro boletín bimensual, Révolución Communiste, había usado recientemente dibujos de Cabu, Charb y Honoré.


Este ataque está en línea con las ejecuciones públicas nazis, franquistas e islamistas; con los ataques contra los trabajadores de Nueva York, París, Madrid y Londres; con el ataque racista contra una escuela judía en Toulouse y la matanza en un museo judío en Bélgica; con los ataques reaccionarios contra escuelas de niñas paquistaníes, afganas o nigerianas …


 Visiblemente entrenados, estos fanáticos probablemente están relacionados con las redes burguesas y mafiosas de Al Qaeda o Daech. En las zonas que controlan, en Oriente Medio y en África, las bandas islámico-fascistas secuestran periodistas y personal humanitario, los torturan y los ejecutan, defienden la propiedad privada, prohíben las huelgas y liquidan las organizaciones de trabajadores, matan a más árabes y kurdos que soldados de los ejércitos imperialistas y sionistas, oprimen violentamente a las mujeres, los jóvenes y los homosexuales, prohíben cualquier actividad artística y persiguen a otras creencias.


Los que querían silenciar a Charlie Hebdo:

el ejército y el clero, la UMP y el FN


En noviembre de 1970, el semanario L'Hebdo hara-kiri, el antepasado de Charlie Hebdo (y de Siné mensuel) fue prohibido por el gobierno de la UNR (hoy UMP) de Georges Pompidou. En enero de 1996, el Ministro de Defensa de RPR (ahora UMP) de Chirac envió a Charlie Hebdo a los tribunales y ganó.

En septiembre de 1995, la candidata a diputada por el FN en Neuilly, Marie-Caroline Le Pen (hija mayor del fundador del FN, uno de los torturadores de la guerra de Argelia), demandó a Charlie Hebdo y ganó. En diciembre de 1995, el alcalde de Toulon FN, Jean-Marie Le Chevallier, los demandó y perdió. En abril de 1996, el periódico Nacional Hebdo del FN presentó una demanda, perdida, contra Charlie. En noviembre de 1997, el diputado del FN Le Chevallier planteó un nuevo juicio, que también perdió, porque Charlie había denunciado su relación con el crimen organizado. En febrero de 1998, la alcaldesa de Vitrolles del FN, Catherine Maigret, intentó cuatro procesos y los pierdió todos.


Los católicos fundamentalistas (AGRIF) iniciaron acciones legales contra Charlie Hebdo en 13 ocasiones, entre marzo de 1994 y junio de 1998, perdiendo la mayoría.


El Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM), la Gran Mezquita de París y la UOIF (Unión de Organizaciones Islámicas de Francia, próxima a los Hermanos Musulmanes) denunciaron dos veces en 2006 a Charlie Hebdo ante los tribunales (denuncias no admitidas). En 2011, el sitio web del periódico fue atacado y los locales del periódico fueron incendiados (no se ha encontrado a los autores).


Ya sólo por esta razón, molestan las lágrimas de cocodrilo que derraman sobre Charlie Hebdo los que siempre lo han querido silenciar: Sarkozy (UMP) y Le Pen (FN), Ribadeau Dumas (Confederación de Obispos de Francia), BOUBAKAR (CFCM) y Kotbi (UOIF).


Los mayores terroristas son los estados imperialistas

El integrismo musulmán no es una creencia religiosa, es un movimiento político reaccionario. No es el único, como lo demuestra la declaración del presidente de la República Sarkozy de que los sacerdotes son superiores a los maestros; o las manifestaciones homofóbicas apoyadas por la Iglesia Católica, los grupos fascistas, la UMP y la UDI; o las presiones a los artistas y las amenazas que hacen los cristianos integristas contra los médicos que realizan abortos, o las campañas xenófobas de la UMP y el FN …


El yihadismo no es la única corriente fascista, como lo demuestra el asesinato de un militante antifascista por un grupo nazi en Francia, los múltiples asesinatos de turcos por un grupo nazi en Alemania, la masacre de los jóvenes socialistas por un nazi en Noruega , las palizas a inmigrantes y el asesinato de un cantante a manos de Amanecer Dorado en Grecia, etc.


El islamismo es un producto de la descomposición del capitalismo: ha sido impulsado por los servicios secretos de Estados Unidos, Pakistán, Turquía e Israel; es financiado por las monarquías del Golfo, aliadas de los Estados Unidos; se ensambla con el capitalismo global a través de su tráfico de drogas, del petróleo, de armas ... No sólo encuentra eco en los países países dominados, sino también en las minorías árabes y musulmanes de los países dominantes, tomando la apariencia, falaz, de antiimperialismo y antisionismo.

Esto es posible porque los Estados imperialistas, entre ellos Francia, supuran discriminación contra las minorías étnicas (negros y latinos en Norteamérica, árabes, turcos, pakistaníes, gitanos, negros ... en Europa). Estos Estados apoyan la colonización sionista de Palestina, protegen a sus grupos capitalistas que operan más allá de sus fronteras, intervienen diplomática, política y militarmente en todo el mundo para mantener su dominación a base de apoyar planes despóticos, de golpes de estado, de intervenciones militares, de drones, del asesinato y la tortura a los que se atreven a desafiarlos...


Contra la unidad nacional con el gobierno imperialista, los partidos xenófobos y los cleros oscurantistas


La unidad nacional, ya sea contra el Kaiser en agosto de 1914 o contra los yihadistas en enero de 2015, convierte siempre al proletariado y la juventud en los embaucados de la clase dominante. En nombre de la unidad nacional, el presidente y jefe del ejército François Hollande recibe a Sarkozy, Bayrou y Le Pen en el Elíseo. La concentración patriótica defendida por el gobierno Hollande-Valls sólo conseguirá el fortalecimiento político del partido fascistoide y de los grupos fascistas, el espionaje general de la población, la disminución de las libertades democráticas, la hipertrofia del aparato represivo (servicios secretos, ejército, policía nacional ...) del Estado, que se revela impotente frente al terrorismo, pero constituye una amenaza contra las huelgas, las luchas sociales y la revolución social aquí y en el extranjero. El IFNU ya ha intervenido contra los trabajadores de correos en huelga , el GIGN ya ha tomado medidas contra los marinos en huelga.


Los sindicatos de periodistas y de los trabajadores de imprenta, deben aportar todo su apoyo a Charlie Hebdo para que siga existiendo. Todas las organizaciones de la clase obrera, tanto partidos como sindicatos, deben denunciar la Unión Nacional, romper con la burguesía, con todos sus partidos, con su Estado, con el gobierno que le sirve.


Los trabajadores de este país, independientemente de su origen étnico, de su religión o su ausencia de religión, deben unirse para defender las libertades democráticas, empezando por la libertad de prensa y la abolición de la censura. Deben luchar contra todas las acciones fascistas y también contra las campañas xenófobas y islamófobas de los partidos burgueses "republicanos" como la UMP o fascistoides como el FN, contra las intervenciones militares y la caza de inmigrantes del gobierno PS-PRG. Para erradicar permanentemente el fascismo en todas sus formas debemos erradicar el capitalismo en este país y en todo el mundo con la ayuda de los trabajadores de todos los países.


¡Honor a Cabu, a Charb, a Honore, a Tignous, a Wolinski!
¡Fuera manos de los árabes, de las mezquitas!

No aceptemos ninguna restricción de las libertades democráticas!
¡Unidad obrera contra todos los racistas y todos los fascistas, contra el Estado policial y el ejército imperialista!




Publicado el 8 de enero 2015

Groupe marxiste internationaliste


[Collectif révolution permanente]

groupemarxiste.info




Traducción del original en francés:

Germinal – En defensa del marxismo

http://grupgerminal.org/

germinal_1917@yahoo.es








2015-01-15 Atentado contra Charlie Hebdo. Groupe pour la construction du POR


DECLARACIÓN DEL

GRUPO POR LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO DEL PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO,

DE LA INTERNACIONAL OBRERA REVOLUCIONARI[en .pdf]


François Hollande y Valls explotan de manera fraudulenta la indignación popular legítima contra los viles asesinatos de los días 7 (contra Charlie Hebdo) y 9 de enero: toda la negra reacción mundial, con su cohorte de tiranos y asesinos del pueblo, ha estado al frente de la manifestación del 11 de enero.

¡Abajo la Unión Nacional!


La responsabilidad de las organizaciones del movimiento obrero (partidos y sindicatos) es hacer todo lo posible para oponerse a lo que está en la raíz de este terrorismo:
las intervenciones militares del imperialismo francés en el Oriente Medio (Irak) y el Sahel (Malí, República Centroafricana)


El 11 de enero se organizó en el país una gran manifestación de Unión nacional. La ocasión para esta manifestación vino dada por los viles asesinatos contra Charlie Hebdo y, a continuación, contra un supermercado kosher.

Esta manifestación no fue una manifestación ordinaria. Fue una manifestación oficial, convocada oficialmente por el Gobierno y el Presidente de la República, oficialmente convocada por todos los medios de comunicación, radio y televisión, machacando las ondas sin descanso durante 48 horas. Fue convocada por todos los partidos desde el PCF a la UMP, por todos dirigentes sindicales sin excepción. Fue convocada por la MEDEF [central patronal francesa, NDT]. Fue convocada por los cleros de todas las religiones.

Pero tomó un carácter mundial con la presencia no sólo de todos los líderes de la Unión Europea, sino también de Netanyahu, el primer ministro israelí, Davutoglu, el primer ministro turco, y toda una serie de tiranos africanos. La bandera de enganche de la manifestación fue la de la defensa de la "libertad de expresión".

¡Qué impostura, ver envueltos en esta bandera y en defensa de Charlie Hebdo a quienes, a lo largo de décadas, han estado intentando prohibir su libertad de expresión, muy especialmente los dirigentes de los cleros religiosos! Una vez más, la religión se muestra como la moral más extendida para justificar los actos más despreciables.

¡Qué impostura, ver a los que, mientras que en su propio país encarcelan y torturan a sus oponentes (Turquía, África), vienen a París convertidos en defensores de las libertades!

¡Qué impostura ver a Netanyahu, cuyas manos rebosan de sangre de miles de palestinos de Gaza y Cisjordania, disfrazado de demócrata!


Grupos terroristas armados, equipados, entrenados por las potencias imperialistas y sus vasallos


¿Pero cómo explicar estos asesinatos atroces? Son el resultado de los grupos fuertemente armados y organizados que asesinan en nombre de la yihad. ¿De dónde vienen? ¿Quién los arma? El gobierno de Estados Unidos no oculta que apoyó a los talibanes, que creó, desarrolló y armó a Al Qaeda, en su momento utilizada en la lucha contra el régimen "pro-Moscú" de Kabul a finales de los 70.

El EI (Estado islámico) ha sido apoyado y armado por los regímenes de los Estados del Golfo con el fin de contrarrestar a Irán y el régimen chiíta en Irak. Recibió durante mucho tiempo el apoyo apenas camuflado de Erdogan, cuyo primer ministro ... se manifestó en París "contra del terrorismo”.

Grupos islamistas del Sahel disfrutan del arsenal militar... que fue generosamente abandonado por
los gobiernos francés y británico durante su intervención en Libia.

Los grupos yihadistas no son más que criaturas de las potencias imperialistas y sus vasallos, criaturas
que en un momento dado escapan a la tutela de sus creadores por sus propios intereses!

¡Los responsables de los ataques terroristas son los gobiernos de las potencias imperialistas! ¡Y, entre ellos, el gobierno presidido por Hollande!


Estos grupos yihadistas han encontrado un terreno de reclutamiento entre los elementos
desclasados de las ciudades o incluso entre elementos del hampa. Lo que ha alimentado y alimenta este reclutamiento son las intervenciones militares en Irak, Afganistán, Libia, el Sahel. Estas guerras han provocado centenares de miles de muertos desde 1991.
En cuanto a Francia,
tras la intervención en Libia del gobierno de Sarkozy-Fillon, es el gobierno de Hollande el que multiplica las intervenciones imperialistas en defensa de los intereses de los grandes grupos capitalistas: intervención en Malí, en la República Centroafricana; y ahora el bombardeo en Irak.

Existe una relación directa entre la intervención militar imperialista del gobierno francés en África y Oriente Medio y los atentados. Al decidir y mantener estas intervenciones, el gobierno de Hollande-Valls carga con la responsabilidad del
desarrollo de estos grupos terroristas y
sus atentados.


La manifestación del 11 de enero se utilizará como trampolín para atacar las libertades democráticas e impulsar la intervención militar del imperialismo francés.


Del uso que ha el gobierno de la manifestación del 11 de enero no hay duda. Empezó a atacar brutalmente
las libertades democráticas incluso antes de los
atentados: prohibición de las manifestaciones contra las masacres de Israel en Gaza este verano, la ley antiterrorista que, de hecho, da todo el poder a la policía para prohibir la entrada o salida del territorio francés sobre la base de presunciones. "Necesitamos nuevas medidas", comenzó a decir Valls, espoleado por la UMP y el FN. "Estamos guerra", agregó."Una guerra de civilizaciones", dijo Sarkozy. Esto anuncia reforzamiento policial (ya son 500 puestos adicionales), cacería de árabes por el aspecto, etc. Se trata de acercarse a una verdadera "Patriot Act" francesa, al modo de España, cuyo gobierno acaba de aprobar una ley que cuestiona de manera radical el derecho a manifestación, con penas de prisión para aquellos que violen las prohibiciones o simplemente que filmen... ¡a la policía enfrentándose a los manifestantes!

Por otra parte, desde el día 13, el Senado y la Asamblea Nacional discuten la prórroga de los bombardeos en Irak. Intensificar la intervención en Irak y en África es lo que está en la agenda bajo la etiqueta de "guerra contra el terrorismo".


Debemos exigir que las organizaciones del movimiento obrero rompan la Unión Nacional y exijan la paralización inmediata de las intervenciones imperialistas francesas tanto en África como en Irak,
la retirada de todas las tropas francesas


Las organizaciones del movimiento obrero,
y especialmente los líderes sindicales, han cargado con la grave responsabilidad de asociarse a la Unión nacional, convocando a manifestarse detrás del gobierno, de los jefes de gobierno de la UE, de Netanyahu, de Erdogan y del manojo de dictadores. La defensa de los intereses de los trabajadores y la juventud requiere que esta asociación se rompa inmediatamente. Es preciso que los dirigentes de las organizaciones sindicales dejen de apoyar las intervenciones imperialistas, exijan su cese inmediato y la salida de las tropas francesas del Sahel, de la RCA y de Iraq.

Esta es la lucha del Grupo por la construcción del Partido Obrero Revolucionario y la Internacional Obrera Revolucionaria reunidos alrededor del boletín Combattre pour le Socialisme.


12 de enero 2015


¡Ponte en contacto con nosotros! A.E.P.S. 1a Rue GUTENBERG, 93100 Montreuil -

http://socialisme.free.fr - socialisme@free.fr



Traducción del original en francés: Germinal – En defensa del marxismo

http://grupgerminal.org/   

germinal_1917@yahoo.es

3 Germinal-En defensa del marxismo (1986-2012)

.

Archivo revistas (1988-2006)

.

Germinal, 1ª Época (1988-1990)

Disponemos de esta colección escaneada en CD. En la actualidad no es posible colgarla en la web debido a limitaciones de nuestro servidor.

Germinal, 1ª época, nº 0, noviembre 1988

GERMINAL, PRIMERA ÉPOCA, NÚMERO 0, NOVIEMBRE 1998

Germinal, 1ª época, nº 1, noviembre 1988

GERMINAL, PRIMERA ÉPOCA, NÚMERO 1, NOVIEMBRE 1988

Germinal, 1ª época, nº 2, mayo 1989

GERMINAL, PRIMERA ÉPOCA, NÚMERO 2, MAYO 1989

Germinal, 1ª época, nº 3, julio 1990

GERMINAL, PRIMERA ÉPOCA, NÚMERO 3, JULIO 1990

Germinal, 2ª Época (1996-2000)

Disponemos de esta colección escaneada en CD. En la actualidad no es posible colgarla en la web debido a limitaciones de nuestro servidor.

Declaración ante las elecciones generales del 3 de marzo de 1996

ANTE LAS ELECCIOONES GENERALES: FRENAR AL PP
¿A QUIÉN VOTAR?
DECLARACIÓN DEL GRUPO GERMINAL ANTE LAS ELECCIONES GENERALES DEL 3 DE MARZO DE 1996

Germinal, 2ª época, nº 1, febrero 1996

GERMINAL, SEGUNDA ÉPOCA, NÚMERO 1, FEBRERO 1996

Germinal, 2ª época, nº 2, febrero 1996

GERMINAL, SEGUNDA ÉPOCA, NÚMERO 2, FEBRERO 1996
ELECCIONES GENERALES MARZO DE 1996
TRECE AÑOS DE GOBIERNOS 'SOCIALISTAS': PERSPECTIVAS DESDE LA LUCHA DE CLASES

Germinal, 2ª época, nº 3, 26 marzo 1996

GERMINAL, SEGUNDA ÉPOCA, NÚMERO 3, 26 DE MARZO DE 1996

Portada: Gobernabilidad y Tras las elecciones
- Cuadro resumen de los resultados electorales de las elecciones generales del 3 de marzo de 1996, página 2
- 3 de marzo: crisis en la recomposición política de la burguesía, páginas 3-9
- Izquierda Unida: quien calla otorga, páginas 10-11

(Adunto pdf: 96-03-26, Germinal, 2ª época, número 3, 26 marzo de 1996, contiene el texto de los artículos)

Germinal, 2ª época, nº 4, 24 de mayo de 1996

GERMINAL, SEGUNDA ÉPOCA, NÚMERO 4, 24 DE MAYO DE 1996
- Editorial
- Tras dos meses de negociaciones y con la complicidad de PSOE-PCE/IU la burguesía española consigue levantar un gobierno contra las masas

Germinal, 2ª época, nº 5, julio 1996

GERMINAL, SEGUNDA ÉPOCA, NÚMERO 5, JULIO DE 1996

(Páginas 1 a 5)

- Chechenia o el infierno"
- 'Mundialización'... de la lucha de clases
- Seguridad Social: el gobierno adelanta ficha
- Sahara: referéndum, un callejón sin salida

(Páginas 6 a 35) Atención: se adjunta el texto de los artículos. La presentación no se corresponde con la edición impresa ya que nos ha sido imposible, por ahora, recuperar este número en soporte digital.

-Ex Yugoslavia. El imperialismo americano adquiere una posición estratégica
-Rusia ante las elecciones generales. Elecciones a la Duma. Condiciones de estas elecciones.
-Argelia. Contra la dictadura militar, contra la reacción islamista. Por un auténtico Partido Obrero

Germinal, 2ª época, nº 6, 21 de noviembre de 1996

GERMINAL, SEGUNDA ÉPOCA, NÚMERO 6, 21 DE NOVIEMBRE DE 1996, PÁGINAS 1 A 14

- Juventud y POR. La Juventud y la construcción del Partido Obrero Revolucionario
- Seis meses de gobierno contra las masas.
_____________________________________
Páginas 14 a 24

- Defender el marxismo, defender el materialismo dialéctico (1) y (2). Atención: encontrarás el texto de estos dos artículos en nuestro apartado "El revisionismo lambertista"
_____________________________________
_____________________________________

LA JUVENTUD Y LA CONSTRUCCION DEL POR

Según las proyecciones demográficas el peso específico de la juventud puede alcanzar en los próximos años su menor volumen histórico en el Estado español. Este es el rasgo más característico del progresivo “envejecimiento” de la población. Al mismo tiempo que la porción de la población definida como “joven” presenta un mínimo histórico frente al total de aquella, su densidad alcanza también cotas históricas. Que el papel que debe jugar la juventud en la organización de la vanguardia revolucionaria está condicionado por este hecho lo demuestra, por ejemplo, la “dejadez” sobre la “cuestión juvenil” que padecen las direcciones de los partidos obrero-burgueses implicados en el mantenimiento del sistema burgués de explotación del hombre por el hombre. Estructurado dicho sostén alrededor del sistema parlamentario, los votos de la juventud deciden…, pero no tanto como otros “yacimientos” del censo. El otro lado de este fenómeno expresa la mayor densidad social alcanzada por la juventud en el momento actual y se expresa de muy diversas formas siendo la sistemática política de negación de los derechos democráticos, desfase entre las obligaciones sociales y el derecho al voto, la más peculiar y que el progresivo envejecimiento de las élites dirigentes de los partidos en cuestión ilustra muy a las claras. La potencialidad revolucionaria de la juventud organizada ha requerido una sitemática poda de ésta en las organizaciones tradicionales obrero-burguesas del Estado español: PCE y PSOE. En los años de la “transición” el peso relativo, demográficamente hablando, era muy superior al actual y políticamente aún más. El sector juvenil de la población formó, junto a la clase obrera, la avanzadilla primero y luego la primera y masiva línea del frente contra la dictadura franquista que en aquellos momentos garantizaba la permanencia del capitalismo. Paralelamente, y en consonancia con dicho papel, nutrió las corrientes internas del PCE y del PSOE que en repetidas ocasiones pusieron en peligro la capacidad de éstos en la colaboración de clases que permitió salvar de las ruinas franquistas el sistema burgués de explotación. Que las actuales élites dirigentes de dichos partidos (como se ve en un franco proceso combinado biológico-político de maduración-putrefacción) estén extraídas de aquella generación no es más que un síntoma más de hasta que punto es cierto, de hasta que punto la burocracia estalinista y socialdemócrata tivo que ceder ante el empuje juvenil en la “transición”.

La sociedad que sufre el sistema burgués en su época de putrefacción, el imperialismo, sólo puede pervivir, y mantener el parasitismo económico y social que represente, sobre la base de enormes desigualdades planetarias e internas a las mismas metrópolis, grandes o pequeñas, de primer o cuarto orden. Sólo sobre la base de continuas agresiones a las masas puede el acpitalismo continuar asegurando el máximo beneficio, motor del sistema económico. La juventud, como segmento social, sufre en su conjunto de forma muy acentuada los mecanismos, analizados en este mismo número de GERMINAL, tendentes a contrarrestar la baja tendencial de la tasa de beneficio: el paro que garantiza un ejército industrial de reserva que presione sobre las conquistas económicas y sociales de los asalariados agudizando los mecanismos concurrenciales en el interior de la propia clase obrera; la depreciación del valor de la fuerza de trabajo plasmada en la pérdida de valor del conjunto de los salarios, tanto directos como indirectos. Asimismo también la juventud en su conjunto ha de soportar de forma particular los sacrificios que la reproducción del sistema capitalista y el aseguramiento de la forma estatal que lo garantiza exigen de las masas, sacrificios que devienen del encuadramiento en las diversas “instituciones” sociales y aparatos estatales que son los instrumentos básicos de la reproducción social del sistema burgués de explotación del hombre por el hombre: la familia y la educación burguesa, el ejército, la cultura de masas imperialista, y toda la retahíla de consecuencias que hacen del hombre actual un ser tan sofisticadamente enajenado hasta el tuétano.

El paro afecta al sector juvenil de forma aplastante y no hace falta aportar estadísticas, es harto sabido que la tasa de paro juvenil ha venido doblando a la tasa general de paro, que los jóvenes que han representado aproximadamente un 34% de la población activa han nutrido más de la mitad del contingente del ejército de reserva, llegando a suponer más del 65% de los parados. Que estas cifras traata de ocultarlas la cortina de humo de la prolongación del período de educación preparatoria para el eternamente repetido primer empleo (¡ha de ser posible con experiencia!) y que el corolario del masivo paro juvenil es la antesala a la masiva precarización del empleo es también de sobras conocido. La descualificación de los trabajos ofertados es el rostro diamantino con el que el mercado capitalista de trabajo se muestra a los jóvenes haciéndoles enternecedores mohines para que acepten salarios por lo general muy por debajo de las generaciones que aún conservan un lugar bajo el sol en dicho mercado, la renuncia a practicamente la totalidad del salario indirecto (seguros sociales) es la prueba de amor más palpable que el decrépito y viejo mercado capitalista de trabajo reconocerá de los jóvenes para fundirse con ellos en un abrazo prometedor de una larga vida de miseria y privaciones. La tolerante familia que ha generado la democracia guardará bajo llave la dignidad de la juventud para entregársela como regalo de despedida cuando no pueda tolerar por más tiempo el sustento de la masa de seres humanos obligados a crecer, crecer y crecer consumiendo (lo que se pueda) para acceder a la plenitud de no ser nada ni nadie. Claro que para esto estará preparada la juventud por el ejército legado por Franco y puesto a buen recaudo de las iras de las masas por la democracia, ejército de leva que promete en reconvertirse en profesional para dejar el trabajo sucio de policía de barrio conflictivo a las levas del servicio social sustitutorio como apunta el proyecto francés.

Las fariseas quejas de las direcciones políticas respecto a la desafección política de la juventud se elevan sobre el conjunto de agresiones que la democracia ha asegurado al sector juvenil de la población. No es de extrañar que el instrumento más importante que han utilizado las masas para frenar a la burguesía hasta ahora, el PSOE, ande huérfano… de hijos. No es de extrañar que la juventud deje de lado los “sindicatos de clase”. Tanto la política de deconstrucción del carácter obrero del PSOE y del PCE-IU como la continuada dejación de la defensa de dicho sector que han ejercido Comisiones y UGT tienen como resultado un fenómeno contradictorio: por una parte se amplía la cantidad de jóvenes que están libres de sujeciones a las direcciones tradicionales del movimiento obrero y al mismo tiempo, ante la ausencia de un partido revolucionario capaz de servir de alternativa a los jóvenes, el nivel de conciencia baja a cotas no conocidas hasta ahora desde que la clase obrera se constituyó en clase para sí mediante la construcción de organizaciones propias independientes de la burguesía. El pleno desarrollo de este fenómeno no se ha realizado todavía y el resultado dependerá, en última instancia, de que la clase obrera y la juventud sean capaces de generar dicho partido a partir de los elementos que dan vida al propio fenómeno. Y un elemento fundamental es la destrucción de la IV Internacional, la degeneración de las corriente y grupúsculos que de dicha destrucción se han desgajado. Pero que la juventud asuma el papel que sólo ella puede ejercer en la construcción del POR, del Partido obrero revolucionario, será determinante en la resolución de la contradicción señalada.

A la luz de esa necesidad cabe recordar en 1996 el análisis que hace 60 años resumía Trotsky en El Programa de Transición en su epígrafe “¡Abrid paso a la mujer trabajadora! ¡Abrid paso a los jóvenes!” Decía: “La generación madura, que ha sufrido terribles derrotas, abandonará masivamente la lucha. Por otra parte la IV Internacional no está dispuesta a convertirse en un asilo de revolucionarios inválidos o de burócratas y arribistas desilusionados…Sin duda hay no pocos hartos y desilusionados entre los trabajadores que en algún momento estuvieron en los primeros puestos. En el próximo período, al menos, seguirán manteniéndose a la expectativa. Cuando un programa o una organización se aviejan, también envejece con ellos la generación que les sirvió de soporte. Son los jóvenes, libres de responsabilidades por el pasado, quienes se encargan de regenerar al movimiento. La IV Internacional dedica especial atención a la joven generación proletaria. Toda su política se dirige a hacer que los jóvenes confíen en sus propias fuerzas y en el futuro. Tan solo el fresco entusiasmo y el espíritu agresivo de la juventud pueden garantizar los primeros éxitos en el combate; y sólo esos éxitos pueden volver a traer a los mejores elementos de la generación madura al camino de la revolución. Así ha sido siempre y así será.” (L. Trotsky, “El Programa de Transición”, Edit. Akal 1977, p.58).

14/11/96

Germinal, 2ª época, nº 7/8, 10 de abril de 1997

GERMINAL, SEGUNDA ÉPOCA, NÚMERO 7/8, 10 DE ABRIL DE 1997
________________________________________________________
El adjunto contiene el texto de los artículos del número 7/8 de Germinal, Segunda Época. La presentación no se corresponde con la edición impresa ya que nos ha sido imposible, por ahora, recuperarl en soporte digital. Te recordamos que si quieres recibir un CD con la colección de todos los números escaneados no tienes más que escribirnos e indicarnos tu dirección.
________________________________________________________

Índice:
ESTADO ESPAÑOL
El PP festeja su primer año de la 'victoria'
ESPECIAL PALESTINA
Palestina y la política del imperialismo
La Bota de Hierro (Terror en Palestina)
ALEMANIA
El imperialismo alemán: líder político
ECONOMÍA
Notas para una caracterización del capitalismo de finales del siglo XX (1ª parte). F. Chesnais
Contra el nuevo 'partenariado' social, en defensa de los convenios colectivos que unifican a la clase obrera
LIBROS
Globalización: a propósito de "La nueva economía'.
ÚLTIMA HORA: ALBANIA
Nueva intervención imperialista contra la revolución

Germinal, 2ª época, nº 9, 26 de mayo de 1997

GERMINAL, SEGUNDA ÉPOCA, NÚMERO 9,(ESPECIAL REFORMA LABORAL) 26 DE MAYO DE 1997

Nota: presentamos el texto de los artículos. La presentación no se corresponde con la edición impresa ya que, por ahora, nos ha sido imposible recuperarla en soporte digital. Te recordamos que si quieres recibir un CD con la colección Germinal impresa completa escaneada no tienes más que escribirnos y solicitárnoslo.

LA 'REFORMA LABORAL': NUEVO FRENTE ABIERTO EN LA OFENSIVA DE LA BURGUESÍA ESPAÑOLA CONTRA LA CLASE OBRERA Y LA JUVENTUD
*Los objetivos inmediatos de los 'acuerdos'
*A largo plazo: revertir la correlación de fuerzas
*El objetivo final: hacer retroceder más de un siglo las conquistas sociales del proletariado a escala mundial
*Revertir la correlación de fuerzas: condición indispensable para el capitalismo en la actual fase, imperialista, de parasitismo 'económico' del capital financiero
*La destrucción de las organizaciones obreras (obrero-burguesas también, sindicatos y partidos) como necesidad, previa, para revertir definitivamente la correlación de fuerzas
*La construcción del POR: instrumento para evitar la reversión de la correlación de fuerzas.

LA REFORMA LABORAL. CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA
EL CONTENIDO DE LOS ACUERDOS DEL 8 DE ABRIL. EL 'ACUERDO INTERCONFEDERAL PARA LA ESTABILIDAD DEL EMPLEO': UN ACUERDO 'HISTÓRICO'
*El gobierno del Sr. Aznar puede tomarse un respiro
*Asunción de las reivindicaciones patronales
*Consolidar divisiones descualificadas del ejérctio industrial de reserva juvenil
*Trabajadores 'en precario': 'yacimiento' de mano de obra a mitad de precio
*Despidos a mitad de precio
*Subvencionarf la reorganización de la explotación
*Los trabajadores de las empresas de trabajo temporal (ETT) condenados a continuar vendiéndose todos los días en la plaza pública
*Mejorar la gestión del tiempo de explotación
*Proteger al gobierno del Sr. Aznar ampliando los mecanismos de cogestión
*Despido individual 'objetivo' y reducción de plantillas

ASEGURAR LA IMPOSICIÓN DE LAS MEDIDAS CONTRA LOS TRABAJADORES: 'ACUERDO INTERCONFEDERAL SOBRE NEGOCIACIÓN COLECTIVA'
*Ceñir la negociación a las necesidades de la producción
*Asegurar el control de las cúpulas
*Facilitar la movilidad funcional
*La negociación de convenios en manos de la patronal y la patronal en manos del gran capital
*La capacidad de 'descuelgue (atomización) salarial' de los empresarios: intacta
*Riesgos laborales: los trabajadores siguen solos en la fábrica ante el peligro

'ACUERDO SOBRE COBERTURA DE VACÍOS': PREPARAR EL TERRENO PARA LA REORDENACIÓN DE LAS CONDICIONES DE TRABAJO EN FUNCIÓN DE LAS NECESIDADES DEL CAPITAL

LÍNEAS MAESTRAS DE LOS 'ACUERDOS'

LAS CÚPULAS SINDICALES SE EXPLICAN

ALGUNAS ACLARACIONES SOBRE EL CONCEPTO 'MERCADO DE TRABAJO'

EL PARO Y LA 'PRECARIEDAD LABORAL' FENÓMENOS CONSUSTANCIALES AL MODO DE PRODUCCIÓN CAPITALISTA

EL 'PROBLEMA' DEL PARO TIENE SOLUCIÓN
*Los economistas burgueses también se explican
*Trabajo para todos y todas, escala móvil de horas de trabajo

RECUPERAR LOS SINDICATOS DE CLASE, CONSTRUIR EL POR

ADENDA

Germinal, 2ª época, número 10, febrero de 1998

GERMINAL, SEGUNDA ÉPOCA, NÚMERO 10, FEBRERO DE 1998

Nota: adjuntamos el texto de los artículos. La presentación no se corresponde con la edición impresa ya que, por ahora, nos ha sido imposible recuperarla en soporte digital. Te recordamos que si deseas recibir el CD con la colección completa de Germinal edición impresa escaneada no tienes más que solicitárnoslo por correo.

Germinal, 2ª época, nº 11, 21 de mayo de 1998

GERMINAL, SEGUNDA ÉPOCA, NÚMERO 11, 21 DE MAYO DE 1998

BOLIVIA EN LLAMAS

DOS AÑOS DE GOBIERNO "POPULAR": VA BIEN LA ESPAÑA DEL CAPITAL FINANCIERO

CRÓNICA INTERNACIONAL (CPS)
*Francia: 9 meses de gobierno Jospin-Gayssot-Chevènement-Voynet-Kouchner
*Degeneración del movimiento obrero: Tony Blair abre la vía
*"Alianza patriótica" y "nueva internacional"
*Italia: ¿hacia la disolución del PDS?
*Elecciones regionales y cantonales francesas: impedir la expresión de un voto de clase
*Mejora económica...
*... Pero una perspectiva amenazadora
*"El acuerdo multilateral sobre inversiones"
*"Pax americana" en Irak y Oriente Medio
*Acabar con el gobierno del PP

COLABORACIÓN DE CLASES A LA ITALIANA
*Balance del gobierno Dini
*Maastricht: cuando Alemania preveía descartar a Italia
*El gobierno Prodi aspira la euro
*El imperialismo italiano pele por conservar un puesto...
*... contra su propio proletariado
*Una burguesía muy dividida
*El PDS al socorro de la burguesía
*Resultados de las elecciones a la Cámara de Diputados del 25 de abril de 1997
*Primer acto del gobierno Prodi: un presupuesto de austeridad contra los trabajadores
*El segundo presupuesto del Gobierno Prodi
*Golpe teatral: el PRC rehúsa votar el prespuesto
*Capitulación del PRC y regreso de Prodi
*El acuerdo del 1 de noviembre
*La reforma constitucional
*Preparar los futuros combates

HOJA GERMINAL (Valencia 29 de abril de 1998)
¡No a la nueva "Ley Postal"!
¡No a la liquidación de Correos en "Entidad Empresarial"!
¡Reinstauración de la Dirección General de Correos y Telégrafos!
¡Re-nacionalización de la Caja Postal!
¡FRENTE ÚNICO DE LOS SINDICATOS OBREROS!

Germinal, 2ª época, nº 12, 5 de noviembre de 1998

GERMINAL, SEGUNDA ÉPOCA, NÚMERO 12, 5 DE NOVIEMBRE DE 1998

INFAME PINOCHET

ELECCIONES EN EUZKADI: LA CLASE OBRERA VASCA SIN VOZ

LA 'VOLATILIDAD' DEL CAPITAL FICTICIO: ANUNCIO DE UNA CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL
*Japón y el Sudeste asiático
*El colapso financiero ruso
*Latinoamérica
*Crisis financiera mundial
*Las discrepancias entre imperialismos

UN POCO DE HISTORIA DE LAS POLÍTICAS KEYNESIANAS

A PROPÓSITO DE LA 'REDUCCIÓN' DE LA JORNADA LABORAL
*Una campaña con segundas intenciones
*El punto crucial: hacer descender el valor de la fuerza de trabajo
*"Moments are the elements of profit"
*Reducir el tiempo de trabajo para crear empleo
*Moderar los salarios... para afianzar los beneficios del capital
*Dividir a la clase obrera, aislar a los trabajadores
*Acabar con el paro

FRANCIA: TRAS LA ADOPCIÓN DE LA LLAMADA "LEY DE LAS 35 HORAS"
*Una ley reaccionaria dirigida contra el proletariado
*El compromiso del gobierno Jospin-Gayssot-Chevènement-Voynet-Kouchner
*... El apoyo inquebrantable del PS y del PCF
*... La responsabilidad de los dirigentes sindicales
*¿Sobre qué orientación combatir?

ÚLTIMA HORA: EL HURACÁN "MITCH" SIEMBRA LA DESOLACIÓN EN CENTROAMÉRICA

Germinal, 3ª época (2003-2006)

Revistas del Grupo Germinal- En defensa del marxismo

Germinal, 3ª época,nº 7, marzo-abril 2006

Germinal, 3ª época, número 7, marzo-abril de 2006

Editorial

ES NECESARIO Y POSIBLE GENERALIZAR LA RESISTENCIA CONTRA LA OFENSIVA DE LA BURGUESÍA
Las condiciones para pasar a la ofensiva existen ya,

para ello es preciso imponer un frente único de las organizaciones que creó la clase obrera para la defensa de sus intereses

¡HAY QUE PASAR A LA OFENSIVA!

Un crecimiento económico con los pies de barro que sigue tropezando con la impotencia para aprovechar las posibilidades de las fuerzas productivas

Ninguna economía nacional puede escapar a las leyes del desarrollo del capitalismo en su fase imperialista. En estos momentos las economías de los diferentes imperialismos se encuentran en fases diferentes del ciclo económico pero, en líneas generales, “el buen comportamiento de la economía mundial a lo largo de 2005 se prolongó en los meses finales del año” según el Banco de España. Las diferentes zonas geográficas han mantenido un crecimiento económico “elevado” y unas tasas de inflación “moderadas”. El Banco de España vaticina para el presente año “un crecimiento similar al observado en 2005”. Este crecimiento medio a nivel mundial se situó en 2005 alrededor del 4,5%. Las curvas de crecimiento del Producto Interior Bruto de las economías imperialistas, sin embargo, muestran una evolución en ascenso (desde niveles por debajo del 2%) a partir de 2002 que en su apogeo mayor no superó el 4% en la primera mitad de 2004 para estabilizarse en el 2005, de nuevo, alrededor del 2%. Como señaló Trotsky, bajo la fase imperialista del capitalismo los períodos de alza del ciclo económico han perdido la lozanía del capitalismo en su juventud. El mismo informe del Banco de España que vaticina un ‘buen comportamiento’ de la economía mundial para este año no puede dejar de señalar que “persisten, sin embargo, las incertidumbres y los riesgos”. El mayor de ellos es el aumento de los desequilibrios comerciales (los déficit comerciales de algunos, los excedentes de otros). La superación de estos desequilibrios comerciales supondría enfrentar una mayor devaluación de dólar y una subida de los tipos de interés.

Le economía china ha ‘provocado’ en buena parte déficit comerciales a diversas economías imperialistas, de entre las cuales la estadounidense. Este hecho es una buena ilustración de los límites del capitalismo en su fase imperialista: a pesar de haber logrado reconquistar para el capital privado buena parte de la economía china y por completo la rusa, el capitalismo no puede recuperar la lozanía de su época juvenil cuando la conquista de nuevos mercados se veía acompañada de una progresión geométrica del acrecentamiento de sus fuerzas productivas.

Realmente la economía mundial imperialista sigue demostrando que sólo a costa del endeudamiento, del enorme parasitismo que los ‘mercados financieros’ ejercen sobre la sociedad mediante la deuda pública y que el capital financiero ejerce sobre el capital productivo, del aumento de la extracción de plusvalía (es decir de la explotación) a las clases obreras de las metrópolis, del acrecentamiento de la rapiña sobre los recursos naturales de los países dominados y de la sobreexplotación de sus clases obreras y de sus campesinados, puede mantenerse a flote.

Pero, a pesar de encontrarse en el punto alto del ciclo económico, el imperialismo es incapaz de poner a disposición de la humanidad los avances que el pleno desarrollo de las fuerzas productivas producirían. De hecho la utilización de la capacidad productiva de la economía de los imperialismos del euro sólo en el punto álgido del 2004 rozó el 82% de sus posibilidades. El aumento en la inversión en bienes de equipo, es decir en capital constante destinado a facilitar el acrecentamiento de la explotación mediante el aumento de la tasa de plusvalía relativa, está destinado a permanecer ocioso mientras millones de seres humanos son condenados al hambre.

‘pleno empleo’ imperialista: masas de parados, masas de trabajadores en precario

El capitalismo necesita mantener continuamente un ejército de reserva de mano de obra para echar mano de ella durante los ciclos de alza de la economía. Pero también necesita mantenerlo durante las fases de aumento de la actividad económica con el fin de que la competencia entre los obreros continue para, así, poder presionar a la baja sobre sus salarios. En su fase imperialista, el capitalismo ha convertido a este ejército de reserva de mano de obra, es decir a los parados, en un ejército permanente que aumenta masivamente durante las crisis pero que nunca deja de existir durante los cortos períodos de alza económica. El ‘pleno empleo’ en la economía imperialista es, simplemente, una tasa de paro baja. Desde el año 2002 las economías imperialistas de Estados Unidos, Japón y Reino Unido han visto descender continuamente la tasa de paro mientras que la de los imperialismos coaligados bajo en la UEM (la Europa del euro) la han mantenido entre el 9% y el 8%. Pero ello ha sido a costa de aumentar constantemente los empleos precarios y de mantener a capas de la clase obrera, particularmente los inmigrantes y la juventud, sometidas a tasas de paro por encima del 15%.

La burguesía redobla sus ataques contra la clase obrera y las masas en general para enfrentar bajo condiciones óptimas la próxima crisis económica

El aumento de los trabajadores ocupados (la clase obrera sigue creciendo a nivel mundial por más que les pese a los agoreros de su desaparición) ha ido acompañado de continuos ataques a las condiciones salariales y de trabajo. Los salarios siguen bajando; en los Estados Unidos (entre 1984 y 1994) ya bajaron en un 6,4% y en la última década aún lo han hecho en mayor medida; en los imperialismos de la UE del euro han mantenido la tendencia descendente que viene de lejos y que desde el año 2002 supuso una bajada media aproximada de un 2%. De nuevo, este descenso de los salarios se agudiza en determinadas capas de la clase obrera. A este descenso de los salarios se le une el descenso del salario diferido, los continuos recortes a las jubilaciones en los imperialismos europeos y los ataques, aún más brutales, contra las pensiones en los Estados Unidos.

La crisis de ‘sobreproducción’ mundial amenaza con estallar

Los déficit comerciales son, en parte, una expresión del despilfarro de riqueza a que el capitalismo somete a la humanidad a través de la anarquía en la producción a que la somete debido a la exacerbada competencia entre capitalistas; esta anarquía en la producción se ve agudizada bajo el imperialismo que, concentrando al máximo el capital, construye monopolios que luchan a muerte entre ellos dejando en el campo de batalla a millones de seres humanos sometidos a la miseria, privados de cualquier perspectiva de futuro que no sea la muerte por hambre, como resultado de las guerras de ‘baja intensidad’ o destripados por el armamento más sofisticado jamás hasta ahora producido por el hombre.

Por otra parte, la necesidad de aumentar la explotación del hombre por el hombre, para saciar la sed de beneficios consustancial al capitalismo, hace que la capacidad de consumo de las masas a nivel mundial (y en la última década de forma particular en el interior de cada metrópolis imperialista) cada vez sea más limitada y, por tanto, las mercancías producidas no puedan ser vendidas. La economía de armamentos (es decir de fuerzas destructivas) no consigue llenar el hueco que el bajo consumo de las masas deja, por más que aumente día a día.

Anarquía en la producción (déficit comerciales), capital financiero parásito (aumento del endeudamiento y crecimiento de los mercados financieros y de la especulación) y subconsumo de las masas, son los componentes básicos del imperialismo que preparan la próxima crisis económica mundial.

Los imperialismos exacerban sus enfrentamientos

La amenaza de la próxima crisis económica mundial y la necesidad de situarse en mejor posición que el contrincante, han llevado a los imperialismo a redoblar sus enfrentamientos en la arena mundial. La invasión y ocupación de Irak y la lucha entre los imperialismos europeos del euro por hacerse con el control de los monopolios del sector de la energía son buen ejemplo de ello. El impass de la ONU como comité de gestión de los intereses de los diversos imperialismos, es la traducción de esta (soterrada a veces, iluminada por las bombas otras veces) lucha de todos contra todos.

Por ello asistimos a una recomposición de la forma de dominación imperialista que se traduce en crisis de representación política en América Latina, en la vuelta a la ocupación militar de las semicolonias (Afganistán, Irak), creciente sometimiento de los países asiáticos de la ex URSS, aumento de las tensiones entre China y Japón y, como ejemplo paradigmático, disputas soterradas dentro de la UE tras el fracaso del intento de imposición de la ‘Constitución europea’. Las invasiones de Kosovo, Afganistán e Irak son los jalones del camino que conduce a la futura invasión de Irán, ante la cual sólo duda el imperialismo estadounidense a causa de la segura agudización de la resistencia de las masas, tanto en los países dominados como en las metrópolis. Esta resistencia aún agudizará más las contradicciones entre los imperialismos en lucha por mantener sus porciones en el reparto del mundo.

El imperialismo español: uno de los eslabones más débiles de la cadena

La economía española sigue basando su crecimiento económico sobre la enorme burbuja inflada por la combinación del endeudamiento y de un sector inmobiliario basado en éste endeudamiento y en el dinero negro mafioso procedente de todos los confines del globo. La masa de capital financiero acumulada por el capitalismo español durante décadas, gracias a la sobreexplotación de la clase obrera, ha configurado unas pocas empresas monopolísticas que detraen ahora buena parte de sus beneficios de la explotación de las masas americanas particularmente. Nunca fue tan grande el grado de concentración del capital financiero en el estado español.

Sin embargo, la economía española continúa perdiendo mercados exteriores y continua siendo la cenicienta de la productividad del trabajo. El capitalismo español no logra remontar un modesto tercer plano en la foto de conjunto de los imperialismos del mundo.

Por ello el gobierno de Zapatero debe continuar la política antiobrera de sus predecesores... ya fueran del PP o del PSOE

La gran burguesía española sabe que la próxima crisis económica le golpeará de forma particularmente aguda. Por ello necesita aumentar el grado de explotación de la clase obrera y para hacerlo le es preciso recomponer sus gestión política. Esa es la función del gobierno socialdemócrata de Zapatero. La negación del derecho de autodeterminación, para un ‘largo período’; la reforma de la Constitución; el intento por modernizar el ejército ‘profesional’ (es decir: mercenario) y los aparatos judiciales y policiales; el adiestramiento en las intervenciones imperialistas en el extranjero; el ejercicio de una diplomacia al servicio directo del gran capital monopolista español; los ataques contra la juventud obrera (concentrados en la LOE y en la negociación de la próxima reforma laboral); la reforma fiscal y los proyectos de privatización de la gestión de las jubilaciones, son líneas básicas de la construcción de barreras defensivas del gran capital ante la ineluctable próxima crisis económica.

La política del gobierno de Zapatero va pareja con la ofensiva burguesa

La burguesía española pasó hace ya tiempo a la ofensiva, tras el repliegue defensivo de los años de la ‘transición democrática’. Los últimos años del gobierno de Felipe González no fueron más que el preludio de la eclosión ofensiva que supuso el triunfo ‘democrático’ de los representantes políticos directos de la burguesía: del PP.

La ofensiva burguesa contra la clase obrera se ha traducido en un aumento de los beneficios empresariales, una drástica disminución de los salarios, una constante deterioración de las condiciones de trabajo, una fragmentación del mercado laboral que aumenta la competencia entre las diversas capas de la clase trabajadora, un aumento de la explotación impositiva de las masas. La desigualdad social crece: cada vez los ricos son más ricos, cada vez los pobres son más numerosos y más pobres en comparación con los ricos. La capa de ‘trabajadores pobres’ aumenta día a día y se extiende como una plaga entre las jóvenes generaciones y los trabajadores inmigrantes. La ‘generación de los 600 euros mensuales’ no madura al ritmo biológico de la vida natural sino al ritmo que marca la necesidad del capitalismo español en aumentar la explotación de la mano de obra.

Los políticos burgueses cohesionan sus filas

Los agentes de la burguesía en el seno de las organizaciones que la clase obrera construyó para enfrentarse a ella consiguen aumentar el control sobre dichas organizaciones a base de diluir, cada vez más, su naturaleza histórica de organizaciones obreras. El PCE, reconvertido en IU, busca un lugar bajo el sol de la socialdemocracia (como pronóstico Trotsky hace ya muchas décadas). La socialdemocracia, organizada en el PSOE, ha logrado expulsar de sus filas a los obreros de forma tal que hasta la aristocracia obrera no encuentra acomodo ya en sus filas y se ve postergada al aparato burocrático sindical.

Por su parte, la burguesía ha logrado bajo la democracia monárquica recomponer sus filas y nuclearse en el PP. Este partido cuenta ahora con una sólida base de votos, que no bajó en las últimas elecciones de los nueve millones. Internamente la nueva dirección del PP está logrando contener las tensiones que le produjo la derrota electoral que le infligió la clase obrera y renovar sus direcciones autonómicas de forma cómoda (aunque tenga que sacrificar al ostracismo a sus dirigentes vascos y catalanes).

Las direcciones radicales pequeño burguesas vascas (HB) y catalanas (ERC) sirven su cabeza en bandeja de plata a la gran burguesía española.

Esta cohesión, sin embargo, no evita que, soterradamente o con las alharacas propias del parlamentarismo burgués, afloren enfrentamientos que traducen los intereses contrapuestos de las diferentes fracciones burguesas. Pero todos los políticos burgueses no dudan en mantener el frente unido burgués para sostener al estado monárquico que garantiza la pervivencia de la explotación y opresión.

La clase obrera española, componente de la lucha mundial de clases

Con la derrota de los mineros ingleses a manos del gobierno de la dama de hierro y con la restauración del capitalismo en la URSS, se inició la ofensiva burguesa de finales del siglo XX. En Europa, las masas resistieron de forma dispersa; las direcciones socialdemócratas y estalinistas lograron contener, una y otra vez, los intentos de las diversas clases obreras para enfrentar a la ofensiva del imperialismo. La invasión y ocupación de Irak, las masivas movilizaciones de masas en las metrópolis imperialistas contra esa invasión imperialista y la insurrección abortada de las masas bolivianas, han sido los últimos hitos en este camino de ofensiva burguesa y resistencia obrera y de las masas de las semicolonias.

Las clases obreras de todos los países, casi sin excepción, resisten y pugnan por pasar a la ofensiva para quitarse de encima, de una vez por todas, la explotación y la opresión. La movilización prerrevolucionaria de las masas argentinas; la resistencia del pueblo palestino; el levantamiento de los trabajadores bolivianos y, en estos días, la movilización por millones de los estudiantes y enseñantes franceses, no son más que la punta de un iceberg que los medios de comunicación en manos de la burguesía logra ocultar pero que se desplaza, inexorablemente, bajo la aguas del océano de la lucha de clases mundial. Las huelgas en los Estados Unidos se producen a diario y de costa a costa; las movilizaciones en América Latina asaltan, una tras otra, las barreras de contención que las direcciones burguesas construyen y saltan de un país a otro tomándose el relevo unas a otras; en Francia la clase obrera y la juventud han demostrado en los últimos dos años su deseo de luchar para pasar a la ofensiva a pesar de haber sido, una y otra vez, traicionadas por sus direcciones. La clase obrera española, como componente de la clase obrera mundial, no le ha ido a la zaga a ninguna de estas movilizaciones. A pesar de la traición de las cúpulas sindicales, fue a los paros de un día cuando tuvo la oportunidad, llenó masivamente las calles de sus principales ciudades para oponerse a la invasión de Irak. En el último año, las huelgas de los trabajadores de Izar, de los mineros y de los trabajadores de SEAT han sido, también, la punta del iceberg de un masivo aumento de incontables huelgas y movilizaciones aisladas fábrica a fábrica, y tajo a tajo, por las direcciones sindicales. Según datos de la patronal (CEOE), en 2005 aumentó en un 122% el número de huelgas, en un 18% el numero de huelguistas y en un 34% el número de horas de huelga. ¡La clase obrera española resiste! Además, cada vez son más los conflictos y huelgas que se desarrollan con el objetivo de lograr aumentos salariales para recuperar el poder adquisitivo perdido. ¡La clase obrera española pugna por pasar a la ofensiva contra la burguesía!

Vencer es posible

Si la clase obrera española no ha faltado a ninguna cita para enfrentarse en la calle a la ofensiva burguesa, si la clase obrera española aumentó día a día en el último año sus huelgas para enfrentarse a los ataques contras sus condiciones de trabajo y para recuperar el poder adquisitivo de sus salarios... ¿Por qué aún la burguesía puede mantener su ofensiva política y económica? Porque las direcciones de las organizaciones sindicales y políticas que la clase obrera construyó para lograr el objetivo de liberarse de la explotación y de la opresión continúan detentando el control burocrático de las movilizaciones. Esta es la explicación única a la paradoja de una clase que abnegadamente pugna por luchar, y día a día se sacrifica en huelgas y movilizaciones, y otra clase que puede mantener sus privilegios gracias a la estabilidad de su forma de dominación: la democracia parlamentaria monárquica.

¿Pero significa esto que la clase obrera está condenada a seguir sufriendo la ofensiva burguesa? ¿Significa esto que las masas españolas están condenadas a seguir sufriendo la explotación económica y la opresión política? No. El movimiento de la clase obrera y de las masas se presenta ahora disperso, fragmentado y, por tanto, desincronizado. La burguesía española necesita aumentar la explotación de la clase obrera para enfrentar la crisis económica que, más pronto que tarde, estallará irremediablemente. La clase obrera se verá obligada a volver, una y otra vez, a la lucha. El año 2005 ha sido un año en el que la clase se ha movilizado de forma dispersa, el 2006 debe ser el año en el que la clase obrera logre aunar sus fuerzas y conformar un frente unido que le permita generalizar las luchas.

Los obreros, las obreras y los estudiantes hijos de la clase obrera, pueden triunfar. Para ello es necesario que limpien los sindicatos de arribistas y de burócratas vendidos a la burguesía, para ello es necesario que tomen conciencia que dos barrios más allá, en una empresa del mismo ramo en otro pueblo o ciudad, en un tajo en una obra dos calles arriba, también está luchando; que es mentira lo que los burócratas sindicales les dicen (“¡es difícil! ¡estamos solos! ¡no se puede hacer otra cosa!”). Hay que saltar por encima de la división fábrica a fábrica, sección sindical a sección sindical, tajo a tajo: hay que organizarse para unir nuestras fuerzas, apartar al burócrata sindical de turno y andar hasta la fábrica vecina, hasta el pueblo de al lado, hasta la otra punta de la ciudad para decir a los otros compañeros que también están en lucha: “¡no estáis solos! ¡nosotros también estamos en lucha!”

Este año ‘celebraremos’ el primero de mayo bajo el signo de las multitudinarias manifestaciones desarrolladas en los Estados Unidos por la clase obrera en defensa de los mínimos derechos de los trabajadores inmigrantes y de la convocatoria a una huelga general para que, en el imperialismo hegemónico, este día sea festivo. La clase obrera en España, como componente de la clase obrera mundial, debe llenar las calles de todas las ciudades con su fuerza concentrada y con sus reivindicaciones: fiesta sí, pero fiesta para luchar. Es necesario obligar a las direcciones de las organizaciones que la clase construyó para la defensa de sus derechos a que conformen un frente unido que permita a los trabajadores generalizar sus luchas y pasar a la ofensiva política.¡Vencer es posible!

Germinal, 3ª época,nº 6, junio 2004-diciembre 2005

GERMINAL, TERCERA ÉPOCA, NÚMERO 6 (junio 2004-diciembre 2005)

Germinal, 3ª época, número especial, mayo 2006

Germinal, número especial, mayo 2006

Germinal, 3ª época, especial internacional 1er maig 2005

MANIFEST PELS ESTATS UNITS SOCIALISTES D'EUROPA
(Col·lectiu Revolució Permanent)

Per acabar amb la divisió d'Europa, l'atur, la fortalesa europea i les intervencions imperialistes
PELS ESTATS UNITS SOCIALISTES D'EUROPA!

Germinal, 3ª época, especial internacional, 1º de mayo de 2005

MANIFIESTO POR LOS ESTADOS UNIDOS SOCIALISTAS DE EUROPA

Germinal, 3ª época, Volumen III, Tomo 1 (enero-marzo 2005)

GERMINAL, TERCERA ÉPOCA, VOLUMEN III, TOMO 1 (ENERO-MARZO 2005)

Germinal, 3ª época,Volumen III, Tomo 1, enero-marzo 2005 (artículos)

Editorial

LAS TAREAS DEL MOMENTO

La derrota del PP no se ha traducido en un avance en la correlación de fuerzas

Cumplido un año de la derrota electoral del PP se ha de constatar que, ésta, no resultó en un impulso a las movilizaciones que, desde diversos sectores de la clase obrera, desde la juventud y desde amplias masas de las clases medias, exigían una centralización política para desarrollar todo su potencial de ‘cambio social’; es decir: para traducirse en conquistas sociales, económicas y políticas.

Zapatero pudo conformar un gobierno que satisficiera plenamente las necesidades del gran capital. Para ello contó con la inestimable colaboración de los dirigentes estalinistas en reconversión, IU, y de los de los partidos nacionalistas burgueses catalán, particularmente, pero también gallego. A este llamamiento a la colaboración no faltaron, tampoco, las cúpulas sindicales de UGT y CCOO.

Dejando de lado teorías mecanicistas (como, por ejemplo, la de los ‘ciclos electorales’) es necesario, desde el campo de los revolucionarios, abordar un análisis que, explicando el porqué de esta falta de aprovechamiento por las masas de su propia victoria sobre el PP, ayude a articular los elementos políticos

que sirvan para construir una orientación política correcta para enfrentar lo que se va perfilando ya como una nueva fase en la lucha política por la liberación de la opresión y la explotación. Partimos de la constatación de que, con la conformación del PP como partido burgués hegemónico en la filas de la representación política burguesa directa y su triunfo electoral, el gran capital español logró un significativo avance traducido en una correlación de fuerzas entre la burguesía y el proletariado decantada a favor de aquella.

La colaboración de las cúpulas sindicales y de los dirigentes estalinistas y pequeñoburgueses radicales no explica la actual situación ya que esta colaboración también se dio bajo el primer, y sucesivos, gobiernos de Felipe González. Siendo esta colaboración el resultado de la degeneración de los partidos obrero-burgueses (PSOE y PCE), convertidos en los instrumentos de los agentes de la burguesía en el seno del movimiento obrero, y de la prosecución de la política reformistas sindical, tampoco este hecho es suficiente para explicar el actual momento político de la clase obrera y de la juventud.

Diferencias entre los primeros gobierno de González y Zapatero

Las diferencias más significativas entre los gobiernos de Felipe González y el gobierno Zapatero son varias. En el nivel de las representaciones políticas, el triunfo electoral del PSOE dirigido por González estuvo acompañado (y, en relación dialéctica, fue producto) de una profunda crisis de las representaciones directas de la burguesía, de los llamados ‘partidos de la derecha’. Al mismo tiempo, el estalinismo (PCE) colaborador con la socialdemocracia de González levantaba en aquellos momentos expectativas políticas muy fuertes que le obligaban a situarse en ciertas posiciones de ‘oposición’. Expectativas que aún eran más fuertes, incluso, entre las mismas filas del partido socialdemócrata (PSOE) produciendo corrientes y reagrupamientos políticos que, de hecho, representaban una ‘oposición’ política a los gobiernos de González más poderosa que la del aparato estalinista.

Esta realidad, que afectaba a los partidos políticos, era el producto, deformado al igual que el resultado electoral, de la situación económico-social. La oleada revolucionaria del 68 rompía aún sus últimas olas en la playa de la movilización social española. La crisis económica de los setenta, chocando con estos últimos impulsos del 68, provocaba numerosas movilizaciones de defensa de múltiples sectores de la clase obrera y llevaba a una amplia mayoría de las clases medias a buscar la forma de unir sus luchas con las de aquella. Por su parte, el movimiento estudiantil, forjado en la lucha contra el franquismo, recibía la influencia combinada de las luchas de los sectores obreros y de las clases medias y, a su vez, era un componente punta de la movilización de estas últimas contra la crisis económica que hacía estragos en las capas más bajas de la clase media. Las movilizaciones obreras se producían sobre la firme base sociológica de grandes plantillas en las fábricas del metal, textil y en la construcción y de plantillas medias en otros sectores, como el de la madera por ejemplo. En la administración pública y en la sanidad, la irrupción de sectores de considerable peso numérico y briosa juventud, en lucha por asegurarse un puesto de trabajo en condiciones dignas, actuaba como un potente aliado de los sectores obreros en lucha, cuando no era la mecha que amenazaba con generalizar estas luchas. La enorme movilización que había obligado a que la monarquía impuesta por Franco tuviera que pasar por el aro de una Constitución, exigía, en el plano político, la traducción de sus victorias parciales en una completa victoria política. La derrota parcial del proyecto continuista franquista (la monarquía restaurada) y las victorias políticas parciales que las masas impusieron en la Constitución del 78 (libertades sindical, política y de prensa; ‘reconocimiento’ de la cuestión nacional) alimentaron, durante más de una década aún, las ilusiones de las masas (por más contaminadas del ‘democratismo burgués’ que estas estuvieran) en que un verdadero cambio político era posible y, también, un cambio social y que, por tanto, la destrucción de la opresión y de la explotación del hombre por el hombre estaba al alcance de la mano.

Tras 25 años de vigencia de la Constitución del 78. Tras el pleno desarrollo de la ‘transición democrática’, la derrota electoral del PP no ha producido una crisis en este partido ni, tampoco, ha sido el producto de un resquebrajamiento de esta representación directa de la burguesía. Los casi diez millones de votos del PP están demostrando ser un buen colchón para amortiguar la caída del gobierno de Aznar mientras que, por su parte, los prácticamente once millones de votos del PSOE muestran su provisionalidad a través de la capacidad que ERC e IU tienen para negociar componendas (a pesar de la futilidad de los votos a IU y de la precariedad de los ochocientos mil a ERC). Esta es la diferencia más significativa en el plano de las representaciones políticas. La realidad social, económica y política que, deformadamente, representan éstas muestra, también, serias diferencias con la que expresaban los primeros gobiernos de González.

Si, entonces, la oleada revolucionaria del 68 estaba alimentada por fuertes tendencias hacia la revolución política en los estados obreros, degenerados o deformados, (revolución que hubiera abierto a nivel internacional de nuevo enormes posibilidades de desarrollo de la revolución permanente), en estos momentos, la clase obrera deglute aún el amargo bocado de la destrucción de los primeros estados obreros, especialmente Rusia, a causa de la derrota de aquella a manos del imperialismo y de sus agentes estalinistas (ahora reconvertidos en ‘nueva burguesía’ compradora). La clase obrera basa sus dispersas movilizaciones sobre una realidad sociológica de

atomización, si no completa destrucción, de las plantillas de las grandes empresas del metal, textil y construcción con el cortejo de una aguda precarización en las capas más jóvenes de los trabajadores y trabajadoras de la administración pública y la sanidad pareja a un avanzado envejecimiento y adocenamiento de las capas que salvan sus contratos indefinidos. Las clases medias no se han visto afectadas por la última crisis económica de forma tan aguda como en los setenta y han salido de ella, por más coyunturalmente que sea, con patrimonios bolsísticos e inmobiliarios revalorizados que actúan como un potente opio que las sume en la paralización política para despertarlas, si acaso, en medio del sopor pacifista (como se está demostrando que ocurrió en las movilizaciones contra la intervención en Irak). El movimiento juvenil estudiantil no puede escapar de la influencia de todos estos factores mientras que la profunda división, que la política de colaboración de las cúpulas sindicales ha introducido en el seno de las plantillas en los lugares de producción, que afecta a casi todos los sectores sociológicos de la clase obrera cierra el camino a la movilización de sus filas juveniles obstruyendo su autoorganización (por más concentradas que se encuentren en los polígonos industriales de subcontratas o parques de proveedores de las grandes empresas) y dificultando su sindicalización y la misma acción dentro de los sindicatos si llegan a afiliarse. Coronando y alimentando esta realidad, reina la desilusión y desarraigo políticos sólo quebrados por algún momentáneo aliento de recuperación; desarraigo y desilusión justificados subjetivamente y producto objetivo de las reiteradas traiciones que las masas han sufrido durante estos 25 años por parte de las direcciones de las organizaciones que ellas mismas construyeron.

Por todo ello, el Gobierno Zapatero (más exactamente Zapatero-Solbes-Bono) puede rehacer el desarrollo de las políticas antiobreras de los gobiernos del Sr. Aznar sin verse obstaculizado por movilizaciones espontáneas de las masas, bien sean defensivas bien sean ofensivas (basadas en expectativas a raíz de la derrota de la ‘derecha’). Todos los ‘problemas’ inmediatos a los que se está enfrentando este gobierno quedan circunscritos al campo de las componendas entre las diversas fracciones de la burguesía que cobija el marco constitucional monárquico español.

Las tareas de la clase obrera y la juventud y los instrumentos con que cuentan

La clase obrera y la juventud, sin embargo, tarde o temprano habrán de reaccionar ya sea espontáneamente ya se deformadamente a través de las organizaciones sindicales que se vean obligadas a convocatorias preventivas de división y desmovilización. Además del recurso básico, y democrático por excelencia, de la autoorganización con que cuenta la clase y la juventud para instrumentar sus movilizaciones espontáneas de cara a la próxima fase de la lucha de clases será inevitable que, de nuevo, recurra a las organizaciones ‘tradicionales’ creadas por ella como la socialdemócrata (PSOE), la estalinista en reconversión (IU) y los sindicatos (UGT y CCOO) mayoritariamente; más aún teniendo en cuenta la práctica destrucción y asimilación de todas las corrientes a la ‘izquierda’ de estas organizaciones.

Los partidos ‘tradicionales’ (PSOE y IU ex PCE) construidos en su momento por la clase como partidos obreros ya mostraban desde sus inicios cómo la burguesía era capaz de infiltrarlos y convertir a sus dirigentes en sus agentes en el seno del movimiento obrero. La composición sociológica del PSOE y de IU (ex PCE) ha evolucionado durante estos veinticinco años de forma que el peso relativo de la juventud y de la clase obrera ha caído casi a mínimos porcentuales (por más que, en el caso de la juventud, haya aumentado su presencia como teloneros tras los ponentes en los mítines prefabricados); por otra parte, son ya escasísimos (si no inexistentes) los obreros (incluso los provenientes de la aristocracia obrera) que ‘hacen carrera’ en sus aparatos. La burocracia de estos partidos y su fracción parlamentaria (estatal, autonómica y municipal) están formadas abrumadoramente por miembros que provienen directamente de las clases medias, si no de la alta burguesía. La enorme dependencia económica del estado que tienen los sindicatos también se traduce en una aceleración de la tendencia a asimilar, directamente, a miembros de las clases medias en su burocracia, dejando las migajas (entre ellas las de las ‘horas sindicales’) a los obreros que buscan hacer carrera como ‘liberados’ profesionales (liberados de las condiciones de vida de un obrero, se entiende). En cuanto a todo el arco iris de pequeños partidos y grupúsculos a la ‘izquierda’ de la socialdemocracia y del estalinismo en estos momentos ha desparecido prácticamente de la arena política bien porque sus estas organizaciones se han integrado en el proyecto de reconversión estalinista (IU), bien porque amplias franjas de sus militantes han sido asimiladas por la
socialdemocracia o bien porque, simplemente, sus militantes más consecuentes han caído en el desánimo y se han retirado de la primera línea de la lucha.

¿Se ha producido un cambio cualitativo en los partidos obrero-burgueses que justifique hablar de un salto cualitativo que nos lleve a una nueva caracterización de ellos? Para responder a esta cuestión no sólo es necesario tener en cuenta la dialéctica interna en estas organizaciones sino también la dialéctica externa a ellas, es decir: el movimiento de la sociedad en su conjunto. Y, teniendo en cuenta estos dos enfoques, salta a la vista que estos partidos siguen cumpliendo la función de instrumentos de la lucha obrera y juvenil contra la burguesía. No sólo es que sean los únicos instrumentos que, sobretodo en el plano electoral, tiene la clase obrera y la juventud para enfrentarse a los partidos burgueses. Si se tratara de este aspecto únicamente estaríamos ante un caso parecido al del Partido Demócrata de EEUU. Es que, además, son partidos creados por la clase obrera y cuya razón de ser históricamente se sustenta en este hecho. En el caso de IU (PCE) se trata de una organización creada directamente por la burocracia estalinista del Kremlin (el caso del PCE fue especialmente claro), con la función de ser agente (franquiciado por el Kremlin) del imperialismo en el seno del movimiento obrero y, la destrucción del estado obrero degenerado marca su actual proceso de reconversión como marcó el estallido del PCE. La clase obrera ha sido incapaz de crear otra organización que suplante estas viejas organizaciones convertidas en instrumentos indirectos de la burguesía. La construcción del Partido Obrero Revolucionario continua siendo una tarea pendiente.

Las tareas de los revolucionarios: discusión programática y política de masas

La enorme debilidad política y sociológica de las corrientes y grupos que nos reclamamos como revolucionarios, que pugnamos por construir organizaciones que respondan a las necesidades de la clase obrera y la juventud, dificulta en gran manera en estos momentos el proceso de reagrupamiento militante para enfrentar la construcción de este partido obrero revolucionario, partido que es indispensable para garantizar el triunfo de la lucha contra la opresión y explotación, triunfo que requerirá la ineludible preparación y ejecución de la insurrección y la toma del poder por el proletariado (como la teoría y la experiencia histórica demuestran).

¿Qué hacer en estas condiciones? ¿Cómo enfrentar las políticas burguesas del Gobierno Zapatero-Solbes-Bono? No hay otro camino más que el de la persistente actividad propagandística y de intervención en la medida en que la implantación lo permiten. Por una parte, dada nuestra escasa implantación, se impone la necesidad de entrar en una etapa de propaganda del marxismo, tarea que se enfrenta a las carencias y precariedad de medios de comunicación (prensa, editoriales) y a la contaminación de la palabra marxismo por el estalinismo y el centrismo seudotrotskysta (casi perdida ya en la memoria colectiva la corrupción que del término hizo la socialdemocracia). Pero para romper el aislamiento y la precariedad, que dificultan estas tareas de propaganda, no hay otro camino que el de la intervención en las luchas de la clase y la juventud; intervención directa de los escasos militantes e intervención política que sólo puede vehiculizarse a través de la agitación política. Esta intervención es aún más necesaria teniendo en cuenta que el marxismo es un instrumento vivo y que el método materialista de análisis obliga a beber directamente del movimiento social, es decir: es indispensable para el desarrollo de la tarea propagandística.

Propaganda marxista, intervención y agitación deben, pues, articularse de forma que hagan posible romper el aislamiento y la atomización. Estas tareas sólo pueden lograr estos objetivos mediante dos instrumentos medulares: la discusión programática entre los revolucionarios y la articulación por éstos de una agitación política dirigida a las más amplias masas, al conjunto del proletariado y de la juventud. Priorizar cualquiera de estos dos instrumentos en detrimento del otro sólo puede repercutir en estancar el movimiento y, por tanto, en un desarrollo incorrecto de cualquiera de ellos tomado aisladamente. Por otra parte, lanzarse a aventuras teóricas que sobrepasen la capacidad política o reducir la intervención política a segmentos aislados de la clase obrera (por más que se expresen en formas y lenguajes ‘radicales’), si es un atajo lo es hacia el precipicio de la destrucción política. No hay atajos y el camino es difícil, pero no hay otro camino hacia la revolución proletaria, hacia el socialismo.Basarse en la teoría revolucionaria acumulada por el marxismo, desarrollarla en la medida de las posibilidades políticas y en función de la interacción entre práctica y teoría se traduce, pues, en el esfuerzo por plasmar la discusión programática entre revolucionarios en posicionamientos políticos que permitan establecer el nexo entre las consignas transitorias y los instrumentos organizativos con los que, ahora y aquí, cuentan la clase obrera y la juventud. Para el Grupo Germinal esta tarea combinada requiere mantenerse en el marco de las adquisiciones teóricas y prácticas (estratégicas y tácticas) de las I, II, III y IV internacionales mientras consiguieron escapar a la corrupción burguesa y traducirlas en un política orientada hacia las posibilidades de la clase, hacia el Frente Único de las organizaciones con que cuentan, ahora y aquí, el proletariado y la juventud.

El referéndum destinado a perpetuar la Europa de la explotación y la opresión

Los jefes de Estado y ministros de exterior firmaron en Roma, el pasado 29 de octubre, el Tratado de Constitución para Europa. Representaban a 25 estados que tendrán que ‘ratificar’ este Tratado. Las Cortes del Reino de España aprobaron permitir al presidente del gobierno la firma del Tratado, el Tribunal Constitucional dictaminó también que no había nada que objetar a tal firma y que, para ello, no era necesario ningún cambio en la Constitución del Reino de España.

El 14 de noviembre, en unas jornadas del PSOE sobre la Constitución para Europa, Zapatero declaraba. “Todos los partidos estuvimos juntos a favor de la Constitución de 1978 y ahora vamos a estar juntos en la Constitución europea; es el mejor reconocimiento al triunfo de la democracia en España”. En las mismas jornadas Zapatero agradeció al PP su pronunciamiento a favor del sí a la Constitución para Europa. El 26 de noviembre se realizaba en Madrid un encuentro de líderes socialistas del Partido Socialista Europeo, todos se pronunciaban por apoyar la ‘Constitución europea’; Zapatero se dirigía a sus colegas con estas palabras: “Los socialistas tienen que ser la voz más poderosa en defensa de la Constitución Europea.” A principios de enero la dirección del PSOE prohibía realizar críticas al PP en la campaña del referéndum europeo. Los principales

partidos representantes de la burguesía española, el uno directamente y el otro indirectamente, conformaban un frente unido en defensa del mantenimiento y perpetuación de la dominación de la burguesía y de los imperialismos europeos; en la defensa de votar sí en el referéndum del pasado día 20 de febrero. A este frente se unieron CiU, PNV y Coalición Canaria. Por su parte, CCOO y UGT también se unieron al frente del sí al Tratado de Constitución para Europa.

IU se pronunció por votar no en el referéndum, no sin dejar claro que “los sectores de la derecha que piden el no son irrelevantes” y que “la izquierda tiene que plantarse” porque “se habla 78 veces de la necesidad de la competitividad del mercado, 28 de la estabilidad de precios y se cuentan con los dedos de una mano los aspectos sociales.” , según palabras de Llamazares. Por su parte, Esquerra Republicana de Catalunya también se pronunciaba por participar en el referéndum y llamaba a votar no porque, en boca de su Secretario General Joan Puig, “No existe Europa, no hay voluntad unificada de los Estados. Nosotros queremos más Europa y para eso hay que dar un toque de atención.”

Los mensajes del PSOE para participar y votar sí en el referéndum se resumían en su eslogan: “Se trata de Europa”; los de IU y acólitos en “otra Europa es posible”.

¿De qué Europa se trata?

Por más que Zapatero pretenda que “La Constitución promueve la cohesión económica, social y territorial porque el Tratado ‘constitucionaliza’ el modelo social de Europa” lo que el Tratado constitucionaliza de forma muy concreta en su Parte III (“De las políticas y el funcionamiento de la Unión”) es la Europa sometida a la burguesía y al imperialismo ya que la declaración de intenciones de su artículo I-3 (“La Unión obrará en pro del desarrollo sostenible de Europa basado en un crecimiento económico equilibrado ... en una economía social de mercado altamente competitiva...”) sólo plasma políticas concretas en el sentido de asegurar la mayor flexibilidad del mercado laboral en aras de la defensa de la ‘competencia’ y la ‘competitividad’. En vano buscará un joven trabajador en toda la parte no declarativa, la III, alguna concreción de cara a esos prometidos derechos sociales... no encontrará nada. Con placer leerá todo empresario ‘necesitado’ de aumentar la explotación de sus trabajadores, para mejor competir, este apartado pues está consagrado a ‘institucionalizar’ la explotación del hombre por el hombre, el respeto sacrosanto a las fronteras estatales, la garantías para que las grandes potencias imperialistas europeas puedan seguir con sus tejemanejes en defensa de los intereses de una minoría. Todo ello bendecido con la más rancia y oscurantista tradición religiosa, como muy acertadamente reconocía el eurodiputado del PP Iñigo Méndez. “Los tratados de la UE nunca han incluido referencias religiosas. En la Constitución, en cambio, hay un reconocimiento de las Iglesias y de sus relaciones con la Unión. Y hay una referencia a la herencia religiosa en Europa..”; en efecto, el Preámbulo comienza “Inspirándose en la herencia cultural, religiosa...”

Con razón Zapatero podía afirmar el 11 de febrero en Barcelona, acompañado por el líder burgués francés Chirac, que el acto al que estaban convocados los simpatizantes del PSOE era “un acto que no es de partido, porque la decisión que tenemos que tomar no es una decisión de partido sino de país”. Pero en este ‘país’ están incluidos los explotados y los explotadores, la burguesía. Y la Constitución se hace para perpetuar la dominación de ésta, para asegurar el mantenimiento de la explotación.

Cándido Méndez, Secretario General de UGT, defendía el sí a la Constitución, entre otras cosas, porque “define el modelo económico como economía social de mercado”, ya hemos visto que, para ser más exactos, la Constitución continúa aclarando ‘altamente competitiva’, cuestión que Méndez olvidaba citar. Otro argumento que usó fue que “se está mejorando nuestra correlación como trabajadores y sindicatos frente a la estrategia de las multinacionales” pasando a recalcar que existen 640 comités de empresa europeos, sólo con facultades de información y consulta, para responderse a sí mismo a su misma pregunta: “¿Significa eso que de la noche a la mañana vaya a existir un convenio europeo en una empresa? No, pero es la base necesaria para poder plantearlo”. De la noche a la mañana no será posible lo que desearía Cándido pero en octubre pasado ya fue posible la creación de empresas bajo el paraguas legal de Sociedad Europea, empresas que tendrán garantizada por la normativa europea, aprobada el pasado 8 de octubre, la división de sus trabajadores estado por estado y la posibilidad de cambiar sus sede social de estado a estado sin cortapisas y unificar su gestión y publicación de información financiera acabando con la división en filiales por países si así le interesa al gran capital.

Otra Europa es posible, sí..

pero ¿cuál y cómo?

Los partidarios de participar en el referéndum votando no a este Tratado, porque ‘otra Europa es posible’, desarrollaron una campaña de bajo perfil con el obvio objetivo de no aumentar la abrumadora abstención de las últimas elecciones europeas y porque están apresados en su apoyo a esta Europa; a la Europa del gran capital y de los imperialismos. Por eso debían acabar excusándose, por su llamamiento a votar no, con palabras como las citadas más arriba: “hay que dar un toque de atención”, “la izquierda debe plantarse”. Y ello porque sus propuestas políticas se enmarcan dentro del respeto a la ‘construcción europea’ bajo la batuta de la clase social que llevó y lleva la destrucción al continente, bajo la dominación de la burguesía. Gaspar Llamazares lo dejó muy claro cuando afirmó el 10 de febrero que no pretendía “una Constitución a la carta de la izquierda” sino avivar un debate “en lo que es la identidad europea”.

Bajo el dictado del capitalismo, la Europa que se avecina es la Europa de las guerras fraticidas en los Balcanes, de las intervenciones imperialistas en la misma Europa (Yugoslavia) o en el resto del mundo (Irak, Haití, Costa de Marfil..), de las fronteras nacionales que encarcelan a trabajadores y naciones oprimidas, de la destrucción de puestos de trabajo, de la ruina para los pequeños agricultores y el engrandecimiento de los terratenientes y grandes empresas agrarias, del aumento de la explotación en aras de defender la ‘competitividad’, de la pérdida de conquistas sociales gracias a la prosecución de la destrucción de la sanidad y educación públicas y gratuitas; del avance del oscurantismo religioso so capa del respeto a la ‘diversidad’. Porque todos los ‘avances’ que se han realizado en la ‘construcción europea’ lo han sido hacia la protección del mercado (tanto interior como exterior), hacia el aumento del grado de explotación de la clase obrera asegurando la bajada de los salarios tanto los directos como los ‘diferidos’ (sanidad y jubilaciones); porque los ‘avances’ para asegurar la paz lo han sido o bien para plegarse a la paz militar de EEUU o bien para imponer la ‘paz’ de las armas, de los bombardeos y la ocupación imperialista. Puede que Zapatero tuviera un lapsus cuando afirmó, el 15 de febrero, que el Tratado para la Constitución europea es “el camino más sólido que ha conocido la historia hacia el ideal de la paz perpetua”, la paz perpetua tiene en castellano connotaciones de cementerio. Y es que no puede ser de otra forma pues lo único que unifica a las diversas burguesías europeas son los ataques contra la clase obrera y la pequeña burguesía (especialmente los pequeños agricultores) y las componendas para mantener sus precarias posiciones imperialistas. Si ‘otra Europa es posible’ tendrá que ser rompiendo la dominación de la clase burguesa, dominación que se ejerce política, policial y militarmente a través de los estados actuales y que éstos coordinan a nivel europeo en la Comisión Europea, y que ésta impone al supuesto ‘Parlamento Europeo’.

¿Cómo la España de la explotación capitalista?
En el mitin de cierre de campaña que el PSOE celebró el 18 de febrero en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, Zapatero clamó vehementemente por voto “masivo”, prometió que el Tratado de Constitución para Europa acabaría con “la lacra del terrorismo” (a menos de un año del atentado antiobrero en Madrid de los reaccionarios islamistas) pero, sobretodo, insistió en su mensaje (como había hecho el día anterior en Zaragoza) de equiparar la votación en el referéndum sobre el Tratado con la de la Constitución monárquica y capitalista española de 1978; como entonces, la socialdemocracia cerraba filas con los más preclaros defensores del sistema capitalista, del Rey impuesto por Franco y, por tanto, Zapatero no pudo menos que dar gracias a Felipe González, Carrillo y... Fraga Iribarne. El mismo día, también en el mitin de cierre de campaña, el líder del PP, Rajoy afirmaba “Lo único que nos interesa del referéndum es que gane el sí”
El resultado del referéndum: las abstención traduce la conciencia política de las masas sobre de qué Europa se trata

Por más interés que los dos partidos del ‘frente constitucionalista’ (PSOE y PP), más el de los partidos burgueses nacionalistas catalanes, vascos y canarios, le pusieron a la campaña a favor de votar sí al Tratado para la Constitución europea la abstención fue histórica. Más de veinte millones de los posibles votantes no acudieron a las urnas. La votación del referéndum arrojó la más alta abstención de toda la historia de las elecciones realizadas en el marco de la Constitución monárquica de 1978. Y ello comparando con las elecciones generales, con los diversos referéndum (de 1976, sobre el proyecto de reforma política; de 1978, Constitución monárquica; 1979, sobre estatutos de autonomía de Catalunya y País Vasco; y el de 1986, sobre continuidad en la OTAN) e, incluso, con las diversas convocatorias electorales europeas (en el referéndum la abstención alcanzó el 57,6% frente al 54,8%, por ejemplo, de las últimas elecciones europeas). Se le han dado muchas interpretaciones que todas, básicamente, acaban con la conclusión de que en las elecciones europeas la abstención es alta porque eso es lo que ocurre en la media europea, conclusión que trata de alejar la interpretación política suplantándola por una especie de interpretación híbrida entre ‘lo cultural’ (¡moderno, como no, por europeo!) y pedagógico (las masas españolas necesitarían más práctica o didáctica de la importancia de lo europeo, bueno, sí... también las francesas, alemanas, etc.). La conclusión política, sin embargo, es tan evidente que ni toneladas de sesudos análisis de ‘expertos’ pueden obviarla: esta construcción de Europa, la de los estados y los imperialismos conchabados bajo la manta de la UE, se hace a espaldas de los electores y, por tanto, contra la democracia; resultado: abstención... por ahora.

El no y la abstención fueron superiores a la media en Catalunya (no: 28%; abstención: 59%) y País Vasco (no 33,6%; abstención 61%). También en Navarra y Madrid, aunque en menor medida. La prensa trata de consolar a las elites burguesas con la justificación de que en estas dos ‘comunidades’ los partidos que propugnaban el no tienen más implantación que en el resto de España; evidente. Pero en España, tomada en su conjunto, resulta que el resultado del sí no se correlaciona con el resultado, en las anteriores elecciones, de los partidos que apoyan esta opción. Un ejemplo: el PP y el PSOE lograron el 84,6% de los votos en las pasadas elecciones europeas frente al 76,6% logrado por el sí en este referéndum europeo; el dato cobra mayor significación si se tiene en cuenta que el sí también ha sido apoyado por el PNV, CiU y CC, y, por otra parte, no pierde significación sino que, por el contrario, gana más si se tiene en cuenta que en algunos distritos electorales que son feudos tradicionales del PP (y no de IU) el no alcanzó un resultado por encima de la media. ¿Qué los dirigentes del PP, partido que representa directamente a la burguesía española, han lanzado un mensaje contradictorio que se ha traducido en que algunos de sus votantes hayan optado por el no para ‘castigar a Zapatero? Esto sólo demuestra la poca credibilidad que la burguesía le da a la ‘construcción europea’ sobre la base de la democracia: sabe de sobras que esta construcción se basa en la imposición y que, sea cual sea el resultado de los referéndum, si no se impone la ‘construcción europea’ sobre la base de los estados capitalistas, de la explotación del hombre por el hombre y de la rapiña imperialista lo que se terciara imponer será la destrucción europea como en otras ocasiones ya se ha hecho.

RESULTADO REFERÉNDUM

SOBRE EL TRATADO PARA UNA CONSTITUCIÓN PARA EUROPA (20 febrero 2005)

CENSO 34.687.888

VOTOS

VOTOS

NO

VOTOS EN BLANCO

ABSTENCIÓN

20.737.796

Votos emitidos (13.949.092)

10.694.381

2.412.151

842.560

Porcentaje sobre total votantes

76,6%

17,2%

6%

Porcentaje sobre censo

30%

6,9%

2,4%

57,6%

Tanto el PP como el PSOE se autofelicitaron por el triunfo del sí. El PP, en la oposición, tachó el resultado como decepcionante por la abstención achacándola al PSOE y asegurando que, con Rajoy en el Gobierno, la participación hubiera sido mucho mayor. La dirección del PSOE hizo de tripas corazón y presentó buena cara a un exiguo 30% del censo en apoyo al sí al Tratado: sólo 3 de cada diez españoles en edad de votar apoyan el Tratado firmado, ya antes de la votación, por Zapatero. Si éste había comparado la votación del día 20 con la del 6 de diciembre de 1978, no se explica como puede ratificar la firma del Tratado y seguir reivindicándose demócrata: aquel referéndum tuvo una abstención del 33% frente a al abrumador 57,6% de este.

Los representantes de los imperialismos más importantes de la UE no tardaron, el mismo día 21, en felicitar a España por tan ‘masivo’ sí. Schröder señaló que este resultado era “un buen ejemplo” llegando a afirmar que “España se ha pronunciado de forma inequívoca por una Europa moderna, pacífica y social”; parece que el socialdemócrata Schröder o no sabe hacer bien las cuentas o cree que los trabajadores alemanes no las saben hacer. ¿‘España’ sólo son 3 de cada 10 ‘ciudadanos’? Por su parte, Chirac, de tan atrevido que fue, rozó la imprudencia cuando señaló el resultado como “un símbolo fuerte” que “muestra el camino a los otros países de la UE”. Este compendio de cuentas mal hechas, distorsiones, mixtificaciones y mentiras lo resumió muy bien el

ministro español de Exteriores, Moratinos, afirmando. “las ciudadanas y los ciudadanos españoles han dado un sí rotundo a Europa y a la Constitución europea, un sí, rotundo a los valores europeos, a la Europa del siglo XXI”. ¿Desde cuando la rotundidad en una votación es que una ciudadana y media de cada diez posibles votantes voten a favor, o, visto de otra manera y siguiendo a Moratinos, que un ciudadano y medio de cada diez posibles votantes voten a favor?

Las reivindicaciones del sí y las de no:

expresión de la reacción

Gaspar Llamazares reivindicó para IU el día 20 el resultado del no de la siguiente forma: “nosotros somos los responsables de la gestión del no, que en España es todo progresista, de izquierdas y europeísta crítico. Nadie puede reclamar el no más allá de quienes lo hemos propuesto”. Esta afirmación se compadece mal con el análisis del resultado electoral, es evidente que parte de la ‘derecha’, de los ‘no progresistas’ pusieron su granito de arena en el porcentaje del no; Llamazares consigue, de nuevo como en otras ocasiones, alzarse por encima del cotidiano quehacer político reformista en el marco de la Constitución monárquica para alcanzar las cumbres de la utopía... reaccionaria.

Por su parte, Carod, por ERC, afirmaba el mismo día cosas como que el no en Catalunya era la expresión de una “disconformidad con la Europa de los Estados que ignora Cataluña” y analizaba el 28% de votos negativos en Catalunya como un “avance” de la “izquierda nacional” y achacaba el flojo resultado del sí a un “retroceso” de los “partidos tradicionales”. De nuevo estamos ante un cielo de utopía reaccionaria (única explicación al concepto ‘izquierda nacional’ ya que estos señores olvidan que para llenar de algún contenido el término ‘izquierda’ éste debe ser el internacionalismo) y, además, ante alguna incongruencia cognitiva ya que, que se sepa, CiU, por ejemplo, es un partido con mucha menos ‘tradición’ que la propia ERC a la que él representa.

Imaz, presidente del PNV, trataba de hacer valer el esfuerzo realizado por este partido tradicional, este sí, de la burguesía vasca en aras del triunfo del sí. Aprovechaba para hacer pasar agua por su molino y señalaba que el alto porcentaje del no en el País Vasco exigía a la Unión Europea un esfuerzo para “acercarse a las realidades naturales que están por debajo de los Estados”. Ciertamente es difícil calibrar

qué realidad natural está por debajo de un Estado que es una realidad política. A la espera de que Jon Imaz explique mejor esta cuestión, tenemos derecho a pensar que él se refiere al País Vasco (bajo su responsabilidad queda el que esta realidad esté ‘por debajo’ del Estado). Pero al definir al País Vasco como una ‘realidad natural’ deja muy claro su concepto de nación, logrando superar a sus reaccionarios antecesores etnicistas y situándose en primera fila de la reacción medieval.

Lo que destaca en la reivindicación del sí por parte del PSOE y del PP es su intento de ‘normalizar’ la abstención (recurso al que, al fin de cuentas, han tenido que llegar también los dirigentes del PP). Ello era necesario para barnizar de democracia el valor del sí y, por tanto, la antidemocrática ‘construcción europea’. Aceptemos esta línea de razonamiento ya que, al fin y al cabo, el país con mayor índice de abstención en los procesos electorales es el paradigma burgués de la democracia: los EEUU.

Pero este mismo tipo de justificaciones y mistificaciones no hace más que dejar aún más claro qué significa el imperialismo en el plano político: el triunfo de la reacción en toda la línea.

Sí, es preciso construir ‘otra Europa’

pero ello sólo es posible a través del socialismo, a través de la expropiación del capital

Nos serán ni los partidos ‘socialistas’ o socialdemócratas ni los partidos provenientes del estalinismo quienes asegurarán a la clase obrera y a la juventud la construcción de la Europa de la paz y la prosperidad pues llevan ya muchos años colaborando en la ‘construcción’ de la Europa de la explotación y la opresión. Para enfrentar la tarea de unificar Europa, los trabajadores y la juventud cuentan ya con las organizaciones políticas y sindicales que hace tiempo construyeron pero que están dirigidas por agentes de la burguesía, que realizan políticas proburguesas; sería suficiente con que estas organizaciones articularan un Frente Único Obrero europeo contra la burguesía para reanudar el camino emprendido por la revolución proletaria de 1917, único camino que llevaba realmente hacia la unificación europea; este Frente sí que abriría esperanzas en la clase obrera y provocaría una participación masiva en la lucha por una Europa Unificada.

Ante la constante negación a dirigir la lucha contra el capital y la explotación, contra la rapiña imperialista, por parte de estas organizaciones, cada día que pasa se le hace más perentorio a la clase obrera y la juventud europeas la construcción de nuevas organizaciones, limpias de la corrupción burguesa, realmente internacionalistas y volcadas por completo en la lucha por acabar con la opresión y la explotación porque, mientras el poder del Estado siga en manos de los representantes de la burguesía, mientras los medios de producción y de distribución sigan siendo monopolio de unos pocos, será imposible construir una Europa unificada y libre de la explotación y opresión, tanto de sus propios ‘ciudadanos’ como de los países semicolonizados.

11 de marzo de 2005

VENEZUELA:¿’Revolución Bolivariana' o gestión bonapartista de la crisis social?

El fenómeno Chávez hunde sus raíces en la crisis del 'caracazo' de 1989

El 27 de febrero de 1989, bajo el gobierno de Carlos Andrés Pérez de AD[1], en aquél momento presidente de la Segunda Internacional, el anuncio de un paquete de medidas que contemplaban la liberación de las tasas de interés, privatización de las empresas del Estado, aumento de las tarifas de los servicios, el gasoil y el transporte popular, provocó una revuelta espontánea de multitudes hambrientas, que duró cuatro días y dominó Caracas y algunas de las más importantes ciudades del país. Las masas saquearon y destruyeron todo a su paso. El gobierno de CAP suspendió las garantías constitucionales, estableció el estado de sitio y encargó al ejército el aplastamiento del motín de hambre. Tras la sangrienta represión (nunca se supo con seguridad pero diversos organismos calcularon unos tres mil muertos) todas las instituciones estatales y paraestatales del país, incluidos los partidos, las centrales sindicales y la Iglesia católica, entraron en una crisis de la que no se han recuperado.

En medio de movilizaciones obreras y populares crecientes, del deterioro imparable de las condiciones de vida de la mayor parte de la población, Chávez, a la cabeza de un grupo de jóvenes oficiales, protagonizó en febrero de 1992 un golpe militar nacionalista. Fracasó y fue encarcelado, pero su prestigio empezó a extenderse entre las capas más desfavorecidas porque se presentaba como el azote y futuro liquidador del viejo orden corrupto y degradado hasta la médula de los huesos.

Finalmente, en mayo de 1993, la burguesía decide canalizar la crisis política, que viene acompañada de la caída sostenida de los ingresos petroleros, el peso insufrible de la deuda externa, la fuga de divisas y el rechazo generalizado al gobierno, con el juicio político (el primero en la historia moderna de Venezuela a un presidente en ejercicio) y posterior encarcelamiento de Carlos Andrés Pérez, acusado de corrupción. En 1994, y en un intento de cerrar la crisis, asume la presidencia Rafael Caldera, veterano dirigente de la burguesía, quien se "autoexcluyó" de su tradicional partido, el desprestigiado COPEI (social-cristiano), y con su propio agrupamiento, ganó las elecciones apoyado por los ex guerrilleros ex estalinistas del MAS y el PCV. Caldera, que no había condenado el intento de golpe, indultó a Chávez -ganando con ello algo de popularidad- y se puso a lo suyo: gobernar como siempre un país que se hundía en la inflación, la crisis bancaria, la deuda y la miseria creciente.

Al dictado del FMI, Caldera organiza en 1996 la 'Agenda Venezuela', un paquete de medidas económicas que incluía la eliminación de los controles sobre los precios y la liberalización del mercado cambiario, junto con el aumento de los ingresos y el recorte de gastos del Estado, con el fin de reducir el déficit fiscal. Y sobre todo, contemplaba la privatización acelerada de las empresas todavía públicas. Así, inicia la "apertura petrolera", con la participación de las compañías Conoco, Total, Texaco, Shell y Mobil, entre otras, en la explotación del crudo y el carbón. La compañía telefónica, y la línea aérea Aeropostal Venezolana son privatizadas y vendidas a precio de saldo.

Los efectos de la 'Agenda Venezuela' fueron inmediatos: El paro aumentó, la inflación sobrepasó el 100%, el precio de la electricidad subió un 70 % en seis meses, el de la gasolina se multiplicó por 5. El hambre campeó sobre la inmensa mayoría de la población: los propios datos del Estado reportaron un descenso del 40 % del consumo de alimentos...

El 'huracán Chávez', con su victoria del 56,2 % de los votos en las elecciones presidenciales, el mayor porcentaje alcanzado por un candidato democrático en Venezuela, es el producto directo de estos diez años de pauperización generalizada de la clase obrera, el campesinado y las clases medias urbanas, de la crisis política y desprestigio sin retorno de los dos viejos partidos burgueses (AD y COPEI)[2], de la fractura de las Fuerzas Armadas ante todo ello. Se acabó la vieja Venezuela 'saudita', clientelista, que se alimentada con las fabulosas rentas de un mercado de petróleo con altos precios. Y con ella se agotó el régimen del “Pacto de Punto Fijo”[3], el sistema político de dominación burguesa que contó con el apuntalamiento fiel del PCV, su hijo putativo, el MAS[4], y con la estrechísima colaboración de la burocracia sindical 'adeca' de la CTV. En ausencia de un partido que organice a la clase obrera, la dote de una política independiente de la de la burguesía y la postule para el poder, la rabia social, siempre al borde del estallido, se entusiasma ante el discurso de tinte antiimperialista de Chávez, que prometía arrasar con toda la casta de políticos corruptos, el no pago de la deuda externa, la revisión de las privatizaciones, la protección y desarrollo de la industria nacional, la creación de empleos y aumentos salariales, el reparto de tierras. (Y no olvidemos que el MAS y el PCV dieron su aval 'de izquierdas' a Chávez[5] hasta el punto de formar parte de la coalición “Polo Patriótico”, con la que ganó estas elecciones de 1998).

Chávez es un gerente muy desagradable para la burguesía venezolana. Es mestizo. Poco fino, inculto, militar. Habla una y otra vez de comerse vivo al imperialismo, de grandes proyectos para cambiar el destino de la población más miserable. Su vocación bonapartista -gracias a la cual el Estado burgués venezolano está reorganizándose tras la zozobra de los '90- entierra los viejos mecanismos de dirección y control del aparato del Estado: la casta política caduca se vuelve innecesaria y pierde sus privilegios personales y económicos, tras décadas de estar amorrada a la renta petrolera. La nueva casta de políticos y gestores de carácter castrense que la sustituye ha de 'maniobrar con el proletariado' para mantenerse, dejar que las masas se desfoguen en las reuniones de la 'democracia participativa' y en las calles, llamar a los desheredados de los cerros en su apoyo cuando lo necesite, hacerles concesiones. Es un juego muy peligroso. Tal vez, piensa la burguesía, sea peor el remedio que la enfermedad.

"En los países industrialmente atrasados el capital extranjero juega un rol decisivo. De ahí la relativa debilidad de la burguesía nacional en relación al proletariado nacional. Esto crea condiciones especiales de poder estatal. El gobierno oscila entre el capital extranjero y el nacional, entre la relativamente débil burguesía nacional y el relativamente poderoso proletariado. Esto le da al gobierno un carácter bonapartista sui generis de índole particular. Se eleva por así decirlo, por encima de las clases. En realidad, puede gobernar convirtiéndose en instrumento del capitalismo extranjero y sometiendo al proletariado con las cadenas de una dictadura policial, o bien maniobrando con el proletariado, llegando incluso hacerle concesiones, ganando de este modo la posibilidad de disponer de cierta libertad en relación a los capitalistas extranjeros". (L. Trotsky, La industria nacionalizada y la administración obrera, 12 de mayo de 1939 - Publicado en Fourth International, agosto de 1946. Sin firma. Escritos, Tomo X, pág. 482, Editorial Pluma.)

La Administración Bush convirtió a Chávez desde el principio en uno de sus objetivos prioritarios. La nacionalización de las industrias del hierro y del petróleo, en manos de compañías norteamericanas, en 1974-76, por Carlos Andrés Pérez (de AD, el mismo de la carnicería del 'caracazo'), no mereció, ni mucho menos, tanta dedicación y esfuerzos del gobierno yanki: intentonas de golpe de Estado, cierres patronales generales de dos meses, sabotajes petroleros, presión nacional e internacional, presión militar desde Colombia, amenaza de embargo internacional, el arsenal de los instrumentos del imperialismo es grande y variado.

Y sin embargo,

¿cuál es la realidad

de la ‘revolución bolivariana'?

Un repaso de las reformas verdaderamente ejecutadas por el chavismo nos hace encontrar en el terreno social las bases para el fervor popular que despierta: ha duplicado el presupuesto en salud, creando una gran red de asistencia sanitaria primaria con el programa Misión Barrio Adentro, dirigida a la población excluida hasta ahora, que ha incorporado a unos 10.000 médicos cubanos y unos 30 venezolanos[6]. También ha incrementado en un 100 % el presupuesto de educación, con programas masivos de alfabetización de adultos (Plan Robinson), implantación de la gratuidad y apertura de nuevas escuelas primarias, puesta en marcha de programas nutricionales escolares, becas para la Universidad, etc.

Por otro lado, desde 2003, ha establecido el control de precios sobre 151 productos básicos de la canasta familiar y creado una red de distribución estatal (Misión Mercal) de esos productos a precios bajos, dirigida a la fracción más pobre de la población [7]

Ha multiplicado la construcción de viviendas sociales, de infraestructuras sociales, creado el Banco del Pueblo, el Banco de la Mujer, Créditos a Microempresarios. Tiene toda una política de incentivación y protección de las cooperativas, en la línea de estímulo de la libre empresa y la producción nacional.

En cuanto a las reformas institucionales, su Constitución 'bolivariana' (parece ser que con muchas semejanzas con la de la V República francesa, claramente presidencialista) ha obtenido el visto bueno[8] de todo tipo de expertos en constitucionalismo burgués. De hecho, incluso los más entregados chavistas sólo resaltan de ella, además de la palabrería sobre derechos y democracia participativa, etc., la declaración de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) como propiedad absoluta del Estado, pero incluso eso viene matizado con la posibilidad de existencia de filiales con capital mixto y realización de 'asociaciones estratégicas'.

La “Revolución bolivariana”

y la cuestión agraria:

Bolívar tampoco repartió la tierra

La cuestión agraria merece un punto a parte. En Venezuela nunca ha habido una auténtica reforma agraria. Las guerras independentistas de Bolívar se basaron, como en toda Latinoamérica (a excepción, parece ser, del caso de Uruguay con Artigas), en la oligarquía criolla terrateniente, con lo que la estructura de propiedad no cambió. Las haciendas de los realistas simplemente pasaron de propiedad del señor duque de algo al señor general tal, en pago por los servicios prestados[9]. En 1960 se promulgó una ley de “Reforma Agraria” y se creó el Instituto Agrario Nacional, organismo encargado de ejecutarla. En realidad, la supuesta reforma consistió en una lentísima regularización de las titularidades de propiedad de las tierras, que en gran parte no estaban catastradas ni escrituradas, existiendo numerosas formas de ocupación irregular de tierras públicas (provenientes en gran parte de la deforestación ilegal). En estos últimos casos, ese proceso de “regulación de la tenencia”, lo que hizo fue dar 'títulos' de usufructo, pero no de propiedad, que continúa en manos públicas. El beneficiario no la puede vender, sólo traspasar sus derechos previa autorización. Todavía hoy el conjunto de las tierras públicas se calibra en más del 50 % de la superficie agrícola total.

Tras cuarenta años de aplicación de esa 'reforma agraria', un informe publicado por el Banco Mundial en 1998 y titulado "La Larga Marcha", afirmaba que Venezuela es el segundo país con mayor concentración de tierras en pocas manos del mundo. Si nos atenemos al censo agrícola del 1999, el 5 % de los propietarios acaparan el 75 % de la tierra, mientras que el 75 % de los campesinos sólo poseen el 6 %.

Por otro lado, en la actualidad, Venezuela tiene el segundo porcentaje más bajo de población dedicada a tareas agrícolas de toda Latinoamérica, después de Uruguay. Esto en un país industrializado sería consecuencia de la industrialización del campo y su gran productividad, pero en Venezuela es todo lo contrario. El aproximadamente 10 % de población no alcanza a producir el 30% de las necesidades alimenticias del país. La productividad, tanto de la agricultura como de la ganadería, es bajísima y los estudios muestran que descendió en la década de los 90, debido a la ausencia de inversión y al absentismo de los grandes propietarios. Como consecuencia, se debe importar productos de consumo básico popular como maíz, azúcar, caraotas (una especie de alubias), frutos y hortalizas, perfectamente producibles por el país.

La decadencia de la agricultura viene de largo. Antes del descubrimiento del petróleo a primeros del siglo XX, los monocultivos de café y cacao ya habían destruido la producción tradicional. Pero el boom petrolero provocó una corriente migratoria imparable del campo a la ciudad, donde los campesinos – a pesar de engrosar los voluminosos cinturones de las villas miseria – encontraban más futuro que en el campo.

Esta es la situación de partida del gobierno de Chávez. Su programa se ha concretado en la 'Ley de tierras y desarrollo agrario', de diciembre de 2001, probablemente la que más histeria ha causado en la oposición burguesa y aparentemente desencadenadora del proceso golpista de abril de 2002. Hasta ahora, la aplicación de esta ley ha servido para continuar con el proceso de 'regularización de la tenencia' y, tal vez, pero no es posible saberlo en el marasmo autopublicitario del chavismo, para entregar ex novo tierra siempre pública a unos miles de campesinos[10]. En cualquier caso, ha tenido tan poca relevancia a nivel nacional que el 29 de agosto de 2004, Hugo Chávez anuncia en su alocución semanal de radio y televisión: "Llegó la hora de democratizar la tierra en Venezuela, ya es hora, ya es tiempo, quiero ver resultados y pronto, tierra para los campesinos, tierra para el que trabaja, tierra para el pueblo, para trabajar... para producir". Típica demagogia del personaje, que acabará diciendo al poco rato: “No somos enemigos de los latifundistas, ni los vamos a quemar, ni les vamos a invadir las propiedades” (Reuters, 29 de agosto de 2004).

En realidad, la 'tierra para el pueblo' que propugna su ley consiste en definir como latifundio a la propiedad que tenga más de 5.000 ha. El propietario que no explote esas tierras para la producción de alimentos puede ser penalizado con una multa, cuya cantidad variará dependiendo del número de hectáreas improductivas. Si después de la multa el propietario continúa sin cultivar, el Gobierno pasaría a la expropiación del terreno y pagaría una indemnización por ello al latifundista. De hecho, esta segunda fase ya ni se contempla por parte del gobierno, puesto que acaba de anunciar un “nuevo impuesto que se cobrará a partir de enero de 2006 a los propietarios de tierras ociosas e improductivas del país” (El Universal, Caracas, 9 de diciembre de 2004).

Chávez y los sindicatos

Una de las grandes bestias negras del bonapartista venezolano ha sido y sigue siendo las centrales sindicales, muy especialmente la mayoritaria, la CTV.

Esta central, burocratizada y muy estatalizada está dirigida desde hace cuatro décadas por un aparato extremadamente corrupto y políticamente ligado a AD. Chávez tuvo muy claro desde el principio que para él y su régimen era básico impedir la utilización de las organizaciones de la clase obrera por sus enemigos políticos, pero también y no menos importante, tuvo clara la importancia de impedir todo tipo de organización obrera clasista que pudiera actuar con política independiente[11]. Entre la segunda mitad del 1999 y principios del 2000 intentó en tres ocasiones que la Asamblea Nacional Constituyente aprobara un decreto de ”Emergencia Sindical” que disolvía las cuatro centrales sindicales, incautaba su patrimonio, decretaba la unificación y establecía el mecanismo de la 'elección democrática' de la dirección del organismo resultante[12]. Fracasada esta vía, por las grandes resistencias no sólo de los aparatos sindicales, sino también de sectores importantes de la clase obrera organizada, entre las que cabe señalar las propias bases del MAS, se decidió a plebiscitar por referéndum popular, el 3 de diciembre de 2000[13], la intervención estatal completa de las organizaciones sindicales. La abstención fue tan aplastante, el 76,57%, que los chavistas se consideraron derrotados. Pero la derrota es sólo parcial. Si bien de momento no se ha conseguido disolver las centrales obreras ni implantar el sindicato único como un organismo más del Estado de la 'democracia participativa', la Constitución bolivariana ha dejado asentado el principio de intervención estatal en el movimiento obrero y declara, entre otras cosas, que la facultad para organizar las elecciones internas de todas las organizaciones sindicales pertenece la Consejo Nacional Electoral.

Aceptando este marco, la burocracia de la CTV contraatacó y salió muy reforzada en las elecciones para la renovación de su ejecutiva federal en 2001: la lista de la coalición AD+COPEI del futuro golpista Carlos Ortega alcanzó el 57,41 % de los votos, mientras que la apoyada por Chávez se quedó en un miserable 15, 41 %. Por último, cabe añadir que en abril de 2003 se ha constituido la UNT, nueva central sindical adicta a la 'revolución bolivariana', creada a partir de la FBT (Fuerza Bolivariana de Trabajadores), la organización fundada por Chávez con el cometido de 'demoler' la CVT.

La política económica

El gobierno 'bolivariano' ha sido conservador en el terreno económico. Palabrerías aparte, ha sido puntual como nadie en sus pagos de deuda externa. En ningún momento ha puesto en cuestión las privatizaciones de los gobiernos anteriores y ha continuado la política de entrada de los oligopolios mundiales del petróleo, fundamentalmente en la prospección y explotación del gas. No ha promulgado ni una sola ley irrespetuosa con la propiedad privada y, pese a la histeria de la burguesía caraqueña, no ha tocado en ningún sector ningún interés de importancia para el capital local o internacional.

Sus políticas sociales se han basado fiscalmente en la depuración de las cuentas (y necesariamente, de la cúpula gestora) de PDVSA y en la circunstancia de los incrementos de los precios excepcionales del petróleo a raíz de la guerra y ocupación imperialista de Irak. De hecho, los ingresos del Estado procedentes del petróleo, que habían caído desde el 70 % del total del Presupuesto en 1976 al 20 % en 1989, se han recuperado hasta suponer el 50 % de los ingresos fiscales de 2004[14].

Por otra parte, en enero de 2003, obligado por la huelga patronal y la fuga masiva de capitales, reestableció el control estatal de cambios fijo. Y, como casi todos sus predecesores, cuando ha tenido necesidad de cubrir déficits públicos, ha acudido a la devaluación de la moneda respecto al dólar[15], lo que hace incrementar los ingresos por petróleo en bolívares, y le sirve para cubrir momentáneamente los agujeros de su política presupuestaria ultraexpansiva[16]. A cambio, claro está, de provocar inflación interior: suben de manera inmediata los precios en bolívares de los productos importados, pero también los nacionales en respuesta al crecimiento de la masa monetaria. Keynesianismo de lo más tradicional.

En resumidas cuentas, el ejercicio 2004 lo acabó con una tasa de inflación del 20 %, un porcentaje de paro del 15,5 % (al que hay que añadir el saco negro de los 'empleos informales') y una disminución del salario real industrial medio del 6,5 %[17]. Esto, para la clase obrera, es mucho más significativo que el exuberante incremento del 18 % del PIB que ventilan los exégetas, puesto que es hijo de la escalada de los precios internacionales de los hidrocarburos, y no de la recuperación del vertiginoso descenso del 23 % de la producción de bienes no petroleros durante los años 2002 y 2003.

Nada de lo que hemos relatado hasta ahora sobresale de los límites más respetuosos del orden económico capitalista, ni de las políticas que en un país u otro -incluida la propia Venezuela- en algún momento, haya aplicado un gobierno burgués.

Sin embargo, en el contexto internacional actual de ofensiva imperialista, el chavismo ha merecido ataques permanentes de los gobiernos de los EEUU en todos los terrenos y por casi todos los medios. En su estreno como secretaria de Estado, Condoleeza Rice afirmó que el presidente venezolano "ejerce una influencia desestabilizadora en Latinoamérica". Hace pocos días, esta declaración fue completada por el anuncio del consejero de asuntos políticos Marc Groosman, quien calificó a Chávez como un elemento "negativo y desestabilizador" y afirmó que Washington seguirá de cerca la presunta compra de armas a Rusia, por parte del gobierno venezolano. Más claro ha sido el nuevo director de la CIA, Porter Goss, quien señala que, para este año, Venezuela seguramente integrará la lista de posibles "fuentes de conflictos" para el reelecto gobierno de Bush.[18].

El crimen de Chávez es intentar recomponer un Estado burgués 'viable' en su país, cuando ya los viejos modos de dominación eran insostenibles. Actuando para la estabilidad del modo de producción capitalista en Venezuela, se ha visto obligado a situarse por encima de la burguesía local, ligada sin tapujos al saqueo imperialista de los recursos del país. Y, con eso mismo, debe presentar, si quiere mantenerse, una cierta resistencia ante el imperialismo. Escasa, pero cierta. La gran petrolera PDVSA, proveedora del 15 % de las necesidades de los EEUU, sigue siendo propiedad del Estado[19]. A Cuba se le declara país amigo. Se buscan alianzas con un Irán declarado como integrante del 'eje del mal'...

Pero para conseguir su objetivo y mantener esta limitada posición, Chávez ha necesitado desde el primer momento apoyarse -movilizándolas de manera controlada- en las masas empobrecidas de su país. Es la vieja historia del viejo nacionalismo burgués populista. La 'democracia participativa bolivariana', con sus 'círculos'[20] y sus 'asambleas populares', la creación de su propia central sindical UNT, son la respuesta a la necesidad de asegurarse el encauzamiento de las fuerzas de la clase obrera y los sectores populares pauperizados alrededor de su proyecto de 'cohesión nacional'. El aprendiz de brujo no puede atreverse a dejarlas desatadas sin más. Que de lo profundo de las villas miseria haya nacido un colosal entusiasmo chavista que caldea y masifica aquellos organismos paraestatales, no los convierte en nada diferente de lo que son y para lo que han sido creados. Desde el Palacio de Miraflores no se han creado ni se dirigen embriones de doble poder o del futuro Estado 'socialista'.

Los hechos son simples y tozudos: no existe ningún tipo de control obrero de la producción petrolera (el 25 % de la producción del país) o del sistema financiero, la electricidad o las telecomunicaciones, mayoritariamente en manos extranjeras. Cuando la clase obrera toma la iniciativa y ocupa -como en Argentina – fábricas en quiebra abandonadas por su propietario, la 'revolución bolivariana' en pleno 'salto adelante' y a pesar de las lágrimas de Alan Woods, se niega a expropiarlas[21]. Ni siquiera eso.

A su vez, en el campo se suceden, como en Brasil, los asesinatos de militantes sindicales que dirigen las tomas de tierras, pero el gobierno 'revolucionario' sólo amenaza con alguna seriedad a algunos latifundios improductivos asentados ilegalmente en tierras públicas[22]....

La acción independiente

de la clase obrera venezolana

La cuestión de las cuestiones para el futuro de Venezuela es precisamente ésta. En la década entre el 'caracazo' y el 'irresistible ascenso' de Chávez, el movimiento obrero de Venezuela busca recomponerse lentamente.

Del calentamiento de la caldera da pruebas el que tres meses después del aplastamiento de los jóvenes hambrientos de Caracas, el 18 de mayo de 1989, la CTV convocó su primera huelga general después de 31 años. Manifestaciones y huelgas se suceden y convierten en habituales los enfrentamientos callejeros con la policía. Según las estadísticas del Ministerio del Interior, sólo entre 1989 y 1991 hubo más de 5.000 acciones de masas. En el último trimestre de 1991 se registraron 400 movilizaciones y levantamientos, terminando el 40% en enfrentamientos con las fuerzas represivas. En este ambiente, es cuando Chávez, el 4 de febrero de 1992, intenta su primer golpe.

Es el momento en que en numerosos sindicatos surgen listas clasistas y corrientes organizadas que se presentan contra el control de la burocracia dirigente de la CTV, identificada políticamente con el partido burgués AD. Y algunas de ellas – muy a menudo ligadas al MAS – alcanzan la dirección de importantes empresas siderúrgicas, petroquímicas, telefónicas y textiles.

Sin embargo, este proceso queda duramente taponado a partir de 1998, ya que todas las corrientes políticas importantes en el seno de la clase obrera venezolana pasaron a apoyar a Chávez y a desistir total y definitivamente de cualquier veleidad de organización de clase independiente del nacionalismo burgués del militar populista. Y se dedican con cuerpo y alma, a desviar hacia el ‘bolivarianismo’ la tendencia espontánea del proletariado a organizarse como tal.

Que la “revolución bolivariana” haya taponado por el momento la acción independiente de la clase obrera no significa que ésta esté paralizada. El bonapartismo no liquida la lucha de clases (aunque sueña con ello). El intento de golpe de Estado de abril de 2002 y la huelga patronal de diciembre de 2002-enero de 2003, los grandes envites del imperialismo yanqui y la burguesía gorila encabezada por Gustavo Cisneros[23] y el dirigente adeco de la CTV Carlos Ortega, sólo pudieron fracasar por una inmensa y espontánea movilización de masas que usaban sus propios medios en su propio terreno. Sitiando el palacio presidencial y los cuarteles, ocupando las industrias para hacerlas funcionar, tomando el control de la producción petrolera, el proletariado ha ido abortando los sucesivos intentos de derribo golpistas... para ser enviado inmediatamente a casa por Chávez. Éste, tras cada victoria, sin detener siquiera a los militares implicados, hacía nuevas concesiones a los derrotados: convocatoria del referéndum revocatorio de agosto de 2004, a pesar de que los promotores no habían alcanzado el número de firmas necesarias; reposición de antiguos gestores de PDVSA, ampliación de contratos con las petroleras yanquis...

La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos

De este taponamiento de la acción y organización independiente de la clase obrera, también participan, cada una con sus matices y salvedades, las organizaciones que fraudulentamente se reclaman del trotskismo, como el SU de la IV Internacional, el Militante o los grupos morenistas. Repasando sus posciciones, vemos cómo lo que les caracteriza es su adaptación 'crítica' a esta nueva versión del nacionalismo burgués latinoamericano, sus falsas ilusiones de que el ex comandante de paracaidistas sustituye al proletariado

· en la lucha por la liquidación de la burocracia reaccionaria en los sindicatos. Cuando, en realidad, ha pretendido disolverlos, expropiar su patrimonio y crear un sindicato único dependiente del Estado. Y fracasado parcialmente este proyecto, lo que ha hecho es crear una nueva central sindical con aparato adicto 'bolivariano', instaurar el control férreo del Estado burgués sobre la vida interna de los sindicatos y, por reacción, fortalecer la burocracia adeca de la CTV, que continúa siendo el sindicato mayoritario.

· organizándole desde el Palacio de Miraflores 'soviets bolivarianos' .... pero no para tomar el poder, sino para canalizar los problemas de la comunidad “a través del organismo competente” (ver nota 18)

· volviendo innecesarias las milicias obreras y el armamento del proletariado, con su proyecto de 'civilización revolucionaria' del ejército. Cuando la realidad es que ha multiplicado la intervención social directa del aparato militar, creado una casta adicional de 'gestores' militares en la administración del Estado y las empresas públicas, fortalecido en definitiva el ejército burgués, instrumento central para el mantenimiento de la dominación del capital.

· en la organización de la sanidad, la enseñanza, un sistema de protección social que dé cobertura a la totalidad de las clases trabajadoras y de las masas pauperizadas. Cuando las mejoras implantadas, bien limitadas, ha sido posibles por una coyuntura excepcionalmente propicia de precios internacionales de los hidrocarburos y su mantenimiento depende en gran parte de 'voluntarios' o 'becarios' o de los salarios miserables pagados a los médicos cubanos, a los que se obliga a vivir alojados en familias voluntarias en las villas miseria.

· en la defensa de Venezuela, de su soberanía y de sus recursos contra el expolio y los ataques del imperialismo. Cuando la resistencia real de Chávez es cada vez más limitada y sus concesiones mayores, a pesar de la gran disposición de las masas a apoyarlo en la dirección contraria.

· Creen, en resumen, que Chávez sustituye al proletariado en el combate por la mejora de sus propias condiciones de vida y la del resto de las clases trabajadoras, en la lucha contra el hambre y por la tierra. Y que organizará el socialismo en Venezuela, en cuanto haga caso de sus consejeros 'trotskistas' y se deje presionar un poco más por las masas.

Nada más criminal y sin salida que estas falsas ilusiones que cierran el camino a la constitución de la clase obrera en clase independiente, condición previa para defender sus propios intereses, para ponerse a la cabeza de la lucha emancipadora de todo el 'pueblo pobre' contra el imperialismo, para discutirle el poder a la burguesía. Y para enlazar con las luchas de todos los proletariados, con quienes comparte explotación y, en términos históricos, destino.

Por eso, la primera tarea que deben plantear los revolucionarios a la clase obrera venezolana es la necesidad de romper todos lo lazos de dependencia, colaboración o subordinación de sus organizaciones ya existentes respecto al Estado (y su ejército) y la burguesía, incluyendo en ésta tanto a los partidos burgueses tradicionales como a las organizaciones políticas chavistas. Y la creación de nuevas organizaciones de masas de carácter auténticamente consejista, que autoorganicen las capas más profundas de las masas y les permitan actuar con sus propios métodos y establecer sus propios objetivos.

Sólo así será posible luchar con éxito por el trabajo y la mejora de sus condiciones, la defensa y mejora del poder de compra de los salarios, la mejora de las condiciones de vida, de vivienda, de salud o de educación. Sólo así podrá postularse como clase política dominante, la única capaz de levantar y defender hasta sus últimas consecuencias la bandera de la emancipación nacional y de la reforma agraria, con la expropiación inmediata de todos los latifundios, productivos o no, sobre suelo público o privado, para su entrega a los braceros y campesinos pobres.

Del desarrollo de la constitución del proletariado venezolano como clase consciente forma parte inseparable la construcción de un partido obrero revolucionario, sección de una internacional obrera revolucionaria, capaz de establecer la estrategia y las tácticas que permitan finalmente la toma del poder político, la expropiación de la burguesía nacional y del capital imperialista, la destrucción del Estado burgués, el establecimiento de una República Obrera que combata por la revolución proletaria mundial.

16 de marzo de 2005

[1]Acción Democrática, partido burgués nacionalista creado en 1941. Es el viejo partido de Rómulo Betancourt. Su recorrido histórico en la gerencia del Estado venezolano se inició con el trienio que transcurrió entre el 18 de octubre de 1945 y el 24 de noviembre de 1948. Invitada al poder por un cuerpo de jóvenes oficiales de la UPM que protagonizaron un golpe de estado tradicional, Acción Democrática obtuvo para su líder Rómulo Betancourt la presidencia de la 'Junta Revolucionaria de Gobierno'. En este proceso, se eligió una Asamblea Nacional Constituyente y se aprobó una nueva Constitución. El 'Trienio Adeco' incorporó el entusiasmo de las grandes masas con una política fiscal que gravaba al 50 % los beneficios de las empresas petroleras y que permitió el desarrollo de proyectos de obras públicas y sociales. Por otra parte, este fue el inicio de la casi identificación entre AD y la dirigencia de la mayor central sindical del país, la CTV, inicialmente en manos del Partido Comunista de Venezuela.

[2] Los resultados electorales de estos partidos han seguido la siguiente evolución: Presidenciales de 1988: AD, 52,9 %; COPEI 40,3 %; abstención, 18,8%. Presidenciales de 1993, tras el 'caracazo': AD, 23,6 %; COPEI, 22,73%; abstención, 39,84 %. Presidenciales de 1998: AD, 9,05 %; COPEI, 2,15 %; abstención, 35,55%)

[3] Durante cuatro décadas Acción Democrática y el COPEI se alternaron en los puestos gubernamentales conforme con el “Pacto de Punto Fijo” sellado bajo la tutela del imperialismo norteamericano tras la caída de la dictadura de Pérez Jiménez, en 1958.

[4] En los comicios de los últimos años, estos dos partidos obreros-burgueses han estado obteniendo resultado del orden del 1% de los votos, el PCV, y del 9 %, el M.A.S.

[5] Pero no sólo ellos. La sección simpatizante de la LIT-CI morenista, el PST editor de La Chispa, formó parte también de la coalición pro Chávez. Es de suponer (aunque ignoramos su forma) que también los grupos relacionados con el SU y El Militante de T. Grant y Alan Woods, visto el entusiasmo que desplegan como consejeros rojos del Presidente.

[6] Los médicos cubanos han sido enviados por La Habana por un Convenio de octubre de 2.000, como parte del pago por los 53.000 barriles diarios que recibe de Venezuela (Síntesis del Plan Barrio Adentro actualizada a agosto de 2003, Defensoría del Pueblo de Venezuela).

[7] En la Web del Ministerio de la Producción y el Comercio, rubricado como “Prensa MPC/ Nancy Carrero/ 12-11-04”, Chávez afirma “que actualmente existen 30 Supermercales en todo el país, 208 Mercales tipo I, 703 Mercales tipo II, 10 mil 440 Mercalitos y bodegas de Barrio Adentro, asimismo 2 mil 600 casas de alimentación que suministran comida a 260.000 personas, especialmente niños de la calle, ancianos y mujeres embarazadas.”

[8] Como curiosidad: la Asamblea Nacional Constituyente encargó al Centro de Estudios Políticos y Sociales de Valencia (España), formado por catedráticos de Derecho de diversas universidades españolas, la emisión del dictamen jurídico del nuevo texto constitucional, inmediatamente antes de su aprobación definitiva. A nuestros paisanos juristas burgueses les pareció muy bien.

[9] No sólo eso. La esclavitud no fue abolida. Bolívar proclamó la libertad de los esclavos (y liberó a los de su propiedad personal), pero lo cierto es que en las haciendas continuaron trabajando hasta pasado 1850, cuando el Parlamento promulgó la ley que abolió definitivamente la esclavitud, previa indemnización a los propietarios.

[10] Unas 100.000 familias habrían recibido 'títulos' de tenencia de tierras en estos tres años de aplicación, según el organismo encargado de ello, el INTI

[11] En una entrevista concedida a Agustín Blanco Muñoz el 24 de junio de 1998, seis meses antes de resultar elegido, publicada en el libro”Habla el Comandante”, declaraba: “Si no logramos la gobernabilidad, si no logramos transformar la estructura y el cuadro de fuerzas en el Congreso y en el Poder judicial y los factores reales, la CTV por ejemplo, que hay que demolerla, no habremos hecho nada”.

[12] Lo que, como en Portugal del 74-75, tuvo muy buena acogida entre las direcciones de 'ultraizquierda'.

[13] La primera versión de la pregunta se estableció mediante Acuerdo de 10 de octubre de 2000, de la Asamblea nacional, y decía: “¿Está Ud. de acuerdo con la convocatoria y elección de una Asamblea constituyente de los Trabajadores, bajo estatuto electoral especial aprobado por el Poder Judicial, previa consulta y oídos de los distintos movimientos organizados de los trabajadores, cuyo fin sea refundar el movimiento sindical venezolano en el marco del art. 95 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela?. Tras una auténtica batalla política y judicial, al conjunto de la 'ciudadanía' venezolana se le preguntó: “¿Está usted de acuerdo con la renovación de la dirigencia sindical, en un plazo de 180 días, y bajo estatuto electoral, conforme con los principios de alternabilidad, elección universal directa y secreta, consagrados en el artículo 95 de la Constitución y que suspendan en sus atribuciones a los directivos de las centrales, federaciones y confederaciones sindicales establecidas en el país?”

[14] http://www.bancomundial.org.ve

[15] Cambio 1$: año 1999: 607 bolívares; año 2003: 1600 bs; marzo de 2005: 2150 bs

[16] En 2004, hubo un incremento del gasto público del orden del 60 % nominal en bolívares corrientes, acompañado de la reducción de un 1 % en el IVA y la eliminación del impuesto sobre activos empresariales

[17] Panorama laboral 2004 de la OIT: “[Durante 2004] El salario industrial real aumentó en Argentina (8.6%), Brasil (9.1%), Chile (2.1%), Colombia (1.2%), Ecuador (7.2%), y México (2.3%), pero se contrajo en Paraguay (-2.5%), Uruguay (-1.4%) y Venezuela (-6.5%)”.

[18] La lista la completan Colombia, Haití, Cuba y México. Agencia EFE, 25 de febrero de 2005.

[19] En 1998, Luis Giusti, entonces presidente de PDVSA, luchó vehementemente por privatizar la empresa. Hoy día es asesor energético del presidente George W. Bush;

[20] http://www.circulosbolivarianos.org/: Círculos Bolivarianos: “Creación. El Presidente Hugo Chávez crea oficialmente el 11 de junio de 2001 los Círculos Bolivarianos (...) Concepto. Los Círculos Bolivarianos, son grupos organizados, conformados por el pueblo en un número variable que puede oscilar entre siete (07) a once (11) personas, las cuales se reúnen para discutir los problemas de su comunidad y canalizarlos a través del organismo competente, para buscar su pronta solución, basándose en lo consagrado en la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela. (...)El máximo dirigente de los Círculos Bolivarianos será el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. La sede a nivel nacional e internacional en donde se llevarán los registros en lo que respecta a los Círculos Bolivarianos será el Palacio de Miraflores.

[21] A pesar de que nos ha explicado sin reírse que “en realidad, el Estado de Venezuela ya no está controlado por la burguesía”. (Los marxistas y la revolución venezolana. Allan Woods .El Militante. 10 de mayo de 2004).

[22] Caso de El Charcote, en manos del productor ganadero británico Vestey Group, y de Hato Piñero, Borges y Sanz, intervenidos en marzo de 2005.

[23] El famoso beneficiario del pelotazo de Galerías Preciados, con el gobierno de F. González

Brasil, 2003-2004 Dos años de austeridad del gobierno Lula-Alencar

Artículo publicado en Révolution Socialiste nº14 de octubre de 2004. Órgano del Groupe bolchevik (Francia)

CUANDO SE TEME IR AL SOCIALISMO EL ÚNICO MUNDO POSIBLE ES LA EXPLOTACIÓN Y LA REPRESIÓN

Los ‘altermundistas’ designan como adversario al ‘neoliberalismo’. Como no se atreven a pregonar claramente ante los trabajadores y los jóvenes que defienden el capitalismo, su alternativa es más bien vaga: ‘Otro mundo es posible’, repiten en coro Le Monde Diplomatique, Carré Rouge, Témoignage Chrétien, L’Humanité, Charli Hebdo, Rouge… pero nunca otro modo de producción, porque todos se reafirman en la mejora, la regulación del capitalismo.

Con ocasión del Foro Social Mundial de febrero de 2002, en Porto Alegre, tuvieron la ocasión de concretar su visión, porque el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) que controlaba el Foro, ‘Lula’, acababa de tomar las riendas de la 11 ª economía del mundo.

Porto Alegre quedará marcado por la llegada de invitados muy especiales. Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva, el nuevo presidente de Brasil, y Hugo Chávez, presidente de Venezuela. En un continente en plena ebullición, estas visitas tomaron un sentido muy especial. Brasil acababa de conocer un cambio político histórico, con la victoria del Partido de los Trabajadores (PT). Es una victoria de las clases populares contra el imperialismo y las clases dominantes. Pero el nuevo gobierno –en el que participan nuestros camaradas de Democracia Socialista- está en el momento de optar. Debe escoger entre Porto Alegre y Davos. (Rouge, órgano de la LCR, 6 de febrero de 2003)

‘Lula’ ha demostrado muy pronto que Porto Alegre era perfectamente compatible con el Foro Económico Mundial de Davos: anda con ambos. Nada de extraño, el Foro Social Mundial es una especie de kermesse organizada por las iglesias cristianas, ATTAC, ONGs y ecologistas con fracciones de la Internacional ‘socialista’, la burocracia castrista, los restos del estalinismo y la mayoría de los seudo-trotskistas (LCR y GR franceses, SWP y WP británicos, PTS y PO argentinos, PSTU y CST brasileños…). En septiembre de 2004, Lula desempaquetó en la ONU, con su compadre Chirac –que en Francia ataca todas las conquistas obreras- un plan de reformitas inspiradas de los altermundialistas, a saber, impuestos internacionales menores que probablemente no verán jamás el día…

Elegido con el 61 % de los sufragios junto a Alencar, un empresario, senador del Partido Liberal (PL), como vicepresidente, el nuevo presidente Lula ha puesto en funcionamiento, por cuenta de los explotadores locales y del imperialismo, un gobierno burgués contra las aspiraciones de las masas. Millones de trabajadores asalariados y de campesinos, en efecto, habían votado PT, un partido que emergió en 1980 de sus propias luchas, para obtener la satisfacción de sus reivindicaciones, por una sociedad desembarazada del capital, de los grandes terratenientes, de la dominación extranjera. La alianza PT-PL ha gobernado después para la minoría privilegiada de la sociedad, de los capitalistas y de los latifundistas. La coalición de colaboración de clases Lula-Alencar ha golpeado a la clase obrera y a los campesinos pobres: la reforma de las pensiones de los funcionarios adoptada en agosto de 2003 a pesar de las potentes huelgas y manifestaciones, las leyes sobre la fiscalidad y los impuestos. Y lo que prepara contra los derechos sindicales y el derecho del trabajo, contra los salarios, para la privatización de las universidades.

UN FRENTE POPULAR LEVANTADO CONTRA LAS ASPIRACIONES DE LOS TRABAJADORES Y DE LOS CAMPESINOS

Los mismos partidos que sostuvieron la coalición con la burguesía que impidió lal revolución chilena en 1973, que realizaron en Francia más de una coalición gubernamental para gestionar lealmente el capitalismo, no han tardado en saludar la colaboración de clases en Brasil:

Querido amigo, los comunistas franceses comparten su alegría, con el anuncio de su elección a la presidencia de Brasil…Una nueva etapa se abre para Brasil y su pueblo, pero también para las fuerzas populares, de izquierda y progresistas de América Latina. (R. Hue y M.G. Buffet, ‘Mensaje a Luiz Inácio Lula da Silva’, 28 de octubre 2002)

Mientras que el frente popular en Chile (‘Unidad Popular’) accedió al poder en 1969 frente a un ascenso revolucionario, en Brasil, un sector de la burguesía ha comprendido que la alianza Lula-Alencar […], serviría perfectamente a sus intereses: las tareas a acometer para mantener a flote la economía capitalista e intentar convertir a Brasil en una potencia regional, tienen el riesgo de precipitar una reacción incontrolable de las masas. Utilizar, para infligir golpes decisivos al proletariado más potente de Latinoamérica, el prestigio de un antiguo metalúrgico y del partido obrero de masas surgido de las grandes luchas de los años 70 se ha revelado, hasta el momento, rentable.

En menos de un año, el gobierno ha conseguido, auténtica hazaña, introducir reformas que el gobierno precedente no había conseguido llevar a cabo. (Amérique latine 2004, La Documentation Française, p. 38)

Todos los partidos reformistas brasileños son aliados del PT para tender la mano a la burguesía y gobernar a su favor: el Partido Socialista Brasileño (PSB), Partido Comunista Brasileño (PCB) y Partido Comunista de Brasil (PCdoB). El viejo partido socialdemócrata (PSB), los partidos ex estalinista versión rusa (PCB) o refrito chino-albanés (PCdoB), aportan su cooperación a los laboristas del PT, igual que los castristas y los seudo-trotskistas. El ministro PT Berzoini dirigió el ataque contra las pensiones. Palucci, un ex ‘trotskista’, ayuda a Mireilles en el ministerio de economía. El ministro de la reforma agraria es Miguel Rossetto, de la corriente pablista Democracia Socialista del PT, la organización hermana de la LCR.

El frente popular recibe también el apoyo de las direcciones de la confederación sindical

CUT, de la organización campesina MST, la organización estudiantil UNE. Contra cualquier desbordamiento, el gobierno y la iglesia católica han puesto en pie, desde finales de 2003, la Coordinadora de Movimientos Sociales (CMS) con la CUT, la UNE, y el MST, la Comisión pastoral obrera y la comisión pastoral campesina. Su objetivo oficial es: ‘garantizar la posibilidad de cambio de la política económica’ del gobierno. Tal estructura lo que intenta es prevenir la emergencia de órganos de autoorganización.

Apoyándose sin ninguna reticencia sobre el Estado burgués y su aparato represivo, el PT vertebra el gobierno y asume el trabajo de traición que la burguesía le ha encomendado, contra la aspiración revolucionaria de las masas que han creído votar por su representante, votando por su candidato. Lula levanta un gobierno de colaboración de clases PCdoB-PCB-PT-PL-PMDB contra los obreros, la juventud y los campesinos.

UN FRENTE POPULAR SIN LÍMITE A LA DERECHA

Las nominaciones para el nuevo presidente corresponden a su programa: a programa capitalista, gobierno burgués. El presidente del banco central elegido por Lula, Meirelles, es un hombre del imperialismo, un ex dirigente del banco americano BankBoston. Es también un cargo electo del PSDB, el partido burgués del candidato vencido en la segunda vuelta. El ministro de industria, Furlan, es un dirigente de la organización patronal de Sao Paulo (la FIESP), empresario exportador ligado especialmente al banco holandés Amo Bank. El ministro de Agricultura, Rodrigues, es un gran terrateniente ligado a la industria agroalimentaria.

Lula presentó, con el apoyo de todos los partidos burgueses, ‘la Carta de Brasilia’. Convocándolos a inicios del 2003 a los 27 gobernadores de los Estados, el nuevo presidente los asoció en una voluntad de unión nacional a las reformas de los impuestos y de las pensiones. La primera redujo el impuesto sobre el capital, la segunda se ha hecho contra los que Lula llama los ‘privilegios’ de los funcionarios.

Para legitimar esta carta reaccionaria, el gobierno fundó un órgano de colaboración de clases, el Consejo de Desarrollo Económico y Social. Está compuesto de 80 miembros: 2/3 de los puestos para los empresarios; el resto para los burócratas sindicales de las dos centrales, la CUT (que apoya el frente popular) y el FS (que apoya la oposición burguesa al gobierno).

Estas reformas necesitaban un retoque de la Constitución y el gobierno tuvo necesidad de más de 2/3 de los votos del Parlamento (Cámara de diputados y Senado), donde el PT (91 diputados de los 513) y el PL no eran mayoritarios. Esto se consiguió en febrero de 2004:

Lula dispone, en la Cámara federal de Diputados, del apoyo de 319 electos (62.2%): los diputados del Partido de los Trabajadores (PT), del Partido Liberal (PL), del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del Partido Socialista Brasileño (PSB), del Partido Popular Socilista (PPS), del Partido Comunista de Brasil (PCB), del Partido Verde (PV), del Partido Social Liberal (PSL) y del Partido Laborista Brasileño (PTB). En el Senado, Lula puede contar igualmente con 46 senadores de los 81…(Amerique Latine 2004, La Documentation Française, p.71)

El Partido del movimiento democrático brasileño es uno de los viejos partidos burgueses. Aportó su apoyo a la dictadura militar. Accedió a la presidencia con Sarney en 1985, conocido por haber impuesto a las masas brasileñas un plan de austeridad draconiano.

El Frente Popular es una coalición de partidos. Toda coalición, es decir, toda alianza política duradera, tiene necesariamente como programa de acción el programa más ajustado de los partidos coaligados. (L. Trotsky, ‘la hora de la decisión se aproxima’, 1938, ¿Dónde va Francia?, p.117)

AL SERVICIO DE LOS CAPITALISTAS

Desde el principio de la campaña electoral de 2002, Lula y el PT se comprometieron a pagar loas deudas del Estado burgués. Fue cosa hecha en 2003 y 2004, gracias a la reducción drástica de los presupuestos sociales, ya muy limitados. El 54% de presupuesto federal del año 2003 fue consagrado al pago de la deuda y de sus intereses. El proletariado brasileño y el campesinado pobre han trabajado en parte para enriquecer más aún a los vampiros de los bancos multinacionales. Esto explica los numerosos cumplidos y las acogidas calurosas que recibe Lula en sus visitas a las principales capitales imperialistas, entre ellas París. Un reciente acuerdo entre el Fondo Monetario Internacional (FMI y el gobierno brasileño prevé continuar en esta vía de la dependencia respecto al imperialismo.

Toda economía capitalista está sometida a fluctuaciones coyunturales, sin hablar de las grandes crisis económicas. Las economías dominadas son especialmente vulnerables. En 2003, la economía brasileña estaba estancada, lo que el proletariado pagó con altas tasas de paro: el 13 % de la población activa en diciembre de 2003, descenso del poder de compra, etc. En 2004, el crecimiento se retomó.[…] El saldo comercial continua mejorándose. Pero el ejército de reserva sigue siendo importante, con una tasa de paro del 11,3 % en julio.

Brasil se beneficia del dinamismo de sus exportaciones y sobre todo del bajo valor de la fuerza de trabajo en el que se empeña el gobierno: la congelación del salario de los funcionarios, el descenso del poder de compra de los trabajadores, el trabajo en negro para el 55 % de la población, ausencia de seguridad social para el 60 % de la población. El candidato Lula prometió doblar (+100%) el salario mínimo interprofesional durante su mandato (4 años). El gobierno decidió en junio un aumento del 1,2 % del salario mínimo, es decir, 260 reales mensuales (74 euros) mientras que la inflación fue del 6,3% en un año… La política de Lula-Alencar es, pues, la reducción organizada del poder de compra de los bajos salarios. Sin embargo, los cómplices sindicales de Lula se niegan a combatir por un aumento del poder de compra de los asalariados con salario mínimo y por la escala móvil de los salarios, contra la política salarial de gobierno.

En una sociedad ya muy desigual, se han acrecentado las diferencias de rentas entre los más pobres y os más ricos. Esto es lo que el PT y sus aliados burgueses han alimentado y desarrollado a cuenta de los capitalistas.

NI SIQUIERA LA REFORMA AGRARIA DEL GOBIERNO PRECEDENTE

La alianza del PCdoB-PCB-PSB-PT-PL ampliada al PDMB ha defendido la propiedad privada de las tierras y de las construcciones, tanto en las ciudades como en los campos, en detrimento de los arrendados, de los campesinos pobres y de los obreros agrícolas.

Hay más de 4,5 millones de familias sin tierra en Brasil, mientras que el 3 % de la población posee más del 55 % de las tierras cultivables. El Movimiento de los Sin Tierra está históricamente ligado al PT. La Iglesia católica, que jugó un gran papel en la creación del PT como partido obrero burgués, controla ampliamente el MST. Éste se esfuerza por frenar a los campesinos y los obreros agrícolas que quieren ocupar tierras. La dirección del MST intenta mantenerlos en los límites del derecho burgués, ‘constitucional’, de acceso a la tierra. El programa del MST es la aplicación de la reforma agraria limitada del precedente gobierno Cardoso.

El gobierno Lula ni siquiera alcanza los objetivos fijados por esta última, es decir, dotar 400.000 familias en 4 años de tierras de barbecho. El año 2003 ha visto beneficiarse de ello a menos de 10.000. Los pocos propietarios afectados han sido indemnizados por el Estado. Durante este tiempo, los policías del Estado o privados han reprimido a unas 200.000 familias campesinas que ocupaban propiedades ‘ilegalmente’. En 2003, más de 60 militantes fueron asesinados y 17 encarcelados por la ‘justicia social’ de Lula y Alentar. Un dirigente histórico del MST, José Rainha, cumple actualmente una pena de prisión por su actividad reivindicativa. El 19 de agosto la policía atacó con 300 agentes y helicópteros a 80 familias que ocupaban tierras en Fazenda Salitre (estado de Minas Gerais) por iniciativa del la Liga de los Campesinos Pobres.

Esto no impide que João Pedro Stédile, la dirigente actual del MST que reagrupa a centenares de miles de campesinos pobres, apoye al gobierno multiplicando las frases huecas típicas de los demócratas pequeño-burgueses:

Por parte del gobierno, sería necesario en primer lugar, que se decida claramente a favor de un nuevo proyecto de desarrollo del país. La reforma agraria no es un fin en sí, sino un medio para democratizar la propiedad de la tierra y, ante todo, para ser parte activa de un nuevo proyecto de desarrollo que tendría como centro de gravedad la redistribución de la riqueza. (O Pasquim 21, 27 de marzo 2004)

Así, Stédile le hace el juego a la burguesía latifundista porque ésta no tiene la intención de ‘democratizar’ la tierra. Apoyadas por el ministro de Agricultura, las policías privadas reprimen y expulsan a los campesinos que ocupan tierras. Para dar la tierra a quienes la trabajan, hay que quitar el poder a la burguesía. Sin dictadura del proletariado no hay verdadera distribución de la riqueza.

Por su parte, el ministro ‘trotskista’ de la reforma agraria, Miguel Rossetto, explica regularmente que hay que respetar las decisiones de los tribunales burgueses de defensa de la propiedad privada, de ahí las expulsiones de los campesinos pobres, aplicadas con celo por la policía.

El país dispone de un poder judicial, de una fiscalía pública. Las tensiones deben ser arregladas mediante el diálogo…La ocupación de las tierras es un tema de envergadura. Nosotros hablamos de propiedades privadas en espacios públicos. La Justicia es la que debe determinar lo que es legal o no. (M. Rossetto, Folha de São Paolo, 16 de marzo de 2003, Inprecor nº 481)

A pesar de Rossetto y el gobierno, a pesar de la orientación de sus cómplices de la dirección del MST, las ocupaciones de tierras han progresado en 2004.

TRABAJADORES DESARMADOS, MERCENARIOS DEL CAPITAL ARMADOS HASTA LOS DIENTES

La máquina del Estado, el aparato y el órgano de administración son los de siempre: ejército permanente, policía, cuerpos de funcionarios prácticamente irrevocables, privilegiados, situados por encima del pueblo. (V. Lenin, Las tareas del proletariado en nuestra revolución, 1917, Oeuvres t. 24, p. 60)

Contra la policía, de Estado o privada, las organizaciones obreras y campesinas deben organizar la autodefensa armada constituyendo milicias.

Lejos de armar a los trabajadores, el gobierno Lula-Alencar tolera las bandas mafiosas privadas de los empresarios de las ciudades y de los grandes terratenientes. Cubre los gastos colosales de los mercenarios oficiales de la clase dominante, de las policías de los Estados, que han acosado durante décadas a los huelguistas y protegido a los asesinos pagados por los latifundistas. Ese gobierno defiende el presupuesto federal de los servicios secretos que han espiado, acorralado y torturado a los militantes obreros de Brasil y de toda América Latina, y el del Ejército, que ha ejercido la dictadura contra la clase obrera.

Lula intenta hacer creer que se trata de trabajadores como cualesquiera otros, bautizando a los policías como ‘trabajadores de la seguridad’. En función de las ambiciones de la burguesía brasileña como potencia regional, el gobierno de Lula ha enviado al Ejército para funciones de mantenimiento del orden en Haití, junto a los ejércitos y las policías imperialistas franceses y americanos. Los escuadrones de la muerte compuestos por policías armados prosiguen impunemente su obra criminal, especialmente asesinando los jóvenes de los barrios pobres.

LA REFORMA LULA-ALENCAR CONTRA LAS PENSIONES…

En mayo y junio de 2004, los funcionarios brasileños iniciaban su lucha contra la ley Lula-Alencar que responde a la exigencia de los capitalistas de reducir el salario diferido pagado en forma de pensión.

Después de las negociaciones con los ‘agentes sociales’, la ley brasileña encara el incremento de las cotizaciones, el retraso de 7 años de la edad de jubilación ( de 48 a 55 años para las mujeres, de 53 a 60 años para los hombres) y establece la pensión mensual máxima en 514 €. Además, grava con un impuesto del 11 % las pensiones de jubilación superiores a 320 € mensuales. Prevé también el cálculo de la pensión por media salarial y no ya sobre la base del último salario percibido. Igual que en Francia, crea fondos de pensiones que cogestionarán dirigentes sindicales pagados por hacerlo.

… PONE EN MOVIMIENTO LA RESPUESTA DE LOS TRABAJADORES DE LA FUNCIÓN PÚBLICA

El 11 de junio en Brasilia más de 30.000 trabajadores se manifestaron convocados por la Confederación de los sindicatos del sector público (CNESF), de la federación de docentes (CNTE, afiliada a la CUT) y exigieron la retirada del proyecto. Una parte de los manifestantes gritó: ‘¡Lula, has traicionado!’. Pero el movimiento quedó dentro del marco establecido por el aparato sindical de la CUT, ligado al PT. En ningún momento la CUT llamó a la huelga general, al contrario, continuó negociando el proyecto del gobierno.

Con ocasión de su 8º congreso, del 2 al 7 de junio de 2003, la burocracia de la CUT validó esta actitud. Pilar del frente popular, la CUT rechazó la consigna de retirada del proyecto antiobrero. Propuso enmiendas declarándose ‘solidaria’ con los huelguistas. En este congreso, las tendencias que se reclaman del trotskismo lo único que harán será acompañar, por la izquierda, a la traición de la dirección sindical, combatiendo contra la huelga general.

La corriente lambertista O Trabalho del PT (OT), organización hermana del PT francés de Lambert & Gluckstein propuso la retirada de algunos puntos. Los pablistas de DS, la organización hermana de la LCR francesa de Krivine et Besancenot, también propusieron enmendar la ley. Estos últimos votaron a favor del nuevo portavoz de la CUT, el muy lulista Luiz Marinho. En fin, la tendencia sindical de los morenistas del PSTU (expulsados del PT en 1992) se conformará con pedir la retirada del proyecto, sin exigir la convocatoria de la huelga general. Estas políticas de los seudo-trotskistas se asemejan en todo a las de LO, la LCR y el PT en mayo y junio de 2003 en Francia: aceptación del calendario de las jornadas de acción y de las negociaciones, ninguna batalla contra las direcciones sindicales y por la huelga general.

LAS JORNADAS DE ACCIÓN DE LA DIRECCIÓN DE LA CUT CONTRA LA HUELGA GENERAL

Las negociaciones continuaron gracias a la complicidad de los dirigentes de la CUT y su política de ‘jornadas de acción’. De nuevo, el 8 de julio fueron 400.000 funcionarios, es decir, la mitad, quienes hicieron huelga durante 72 horas. Durante el mes de julio, la política de colaboración de clase condujo a romper el movimiento con huelgas escalonadas, con la división por sectores y con jornadas de acción de 24 horas.

El 6 de agosto, el proyecto del PT fue aprobado por una mayoría de diputados. La burocracia sindical permitió votar al parlamento el texto antiobrero de desguace de las pensiones. En el parlamento, la aplastante mayoría de los diputados del PT votó a favor. Una fracción de los huelguistas, que comprendió la naturaleza contrarrevolucionaria del PT al que una parte estaba afiliada, buscó vencer al gobierno.

La aceptación de negociar el proyecto, la división sector público-sector privado, la huelga prorrogable sector por sector y las jornadas de acción impidieron la huelga general y protegieron al gobierno. Faltó un partido que trazara la vía de la victoria de los trabajadores, decidido a infligir una derrota al gobierno: ¡Ninguna negociación de la reforma! ¡Huelga general hasta la retirada del proyecto! ¡Derogación de la ley contra las pensiones! ¡Ruptura de la CUT con la burguesía! ¡Autoorganización de los huelguistas y centralización de sus órganos en un comité central de huelga! ¡Fuera los ministros burgueses! ¡ Por un gobierno al servicio de los trabajadores!

LA CLASE OBRERA BRASILEÑA TIENE NECESIDAD DE ORGANISMOS DE LUCHA Y DE UN NUEVO PARTIDO, DE UN PARTIDO REVOLUCIONARIO

Sólo un partido que lucha por la toma del poder por los trabajadores, por la expropiación de los latifundios y de los bancos, de los grandes grupos de la industria y del comercio, es capaz de desplegar toda la energía del proletariado frente a un gobierno apoyado por todos los agentes de la burguesía en el seno de la clase obrera, desde el PT hasta los seudo-trotskistas, pasando por todas las variantes de la socialdemocracia y del estalinismo. Esto incluye a todos los centristas, que hacen creer que el gobierno de frente popular, gobierno de coalición con la burguesía, podría servir a los intereses de las masas.

Desde la primavera de 2004, una ola de huelgas sacude al país: metalúrgicos de Audi-Volkswagen y de General Motors, trabajadores de la banca que exigen el 25 % de aumento salarial, de funcionarios y empleados municipales que exigen más del 50 %, trabajadores de Petrobras, principal grupo petrolero brasileño, contra la pérdida del poder adquisitivo de los salarios y en defensa de sus condiciones de trabajo…Contra los despidos, los obreros y obreras de CIPLA, Interfiera, Flaskô, Diamantina, Flakepet, ocupan sus fábricas y piden al gobierno que las nacionalice. Los estudiantes, a pesar de la traición de los dirigentes de la UNE (Unión Nacional de Estudiantes) ligada a la CUT, se manifiestan masivamente contra la privatización de las universidades.

En septiembre, los trabajadores de banca rechazan la aceptación por la dirección del sindicato CNB-CUT de únicamente el 8,5 % de incremento salarial, es decir, de la propuesta de la patronal bancaria brasileña (FUNABAN).

Los trabajadores y los campesinos demuestran su disponibilidad para el combate contra la patronal y los grandes propietarios, su desconfianza creciente respecto al PT, igual que respecto a las burocracias sindicales que están ligadas a él…Brasil puede relanzar en cualquier momento la revolución en América Latina.

EL ASCENSO REVOLUCIONARIO EN LATINOAMÉRICA

A pesar de la contraofensiva de la burguesía mundial de los años ’80 que hizo recular al proletariado en todos sitios, desencadenó la guerra contra los países oprimidos como Granada, Afganistán e Irak, restablecido el capitalismo en Rusia, Latinoamérica sigue siendo hoy un continente inestable.

Allí, las masas han expulsado, en varios países, presidentes burgueses elegidos, y abierto situaciones revolucionarias: en Argentina, en diciembre 2001, en Bolivia en octubre de 2003. Sin embargo, los explotados no han podido derrocar a la burguesía e instaurar su Estado, ni siquiera crear organizaciones de tipo soviético que puedan unificar a las masas en lucha y aspirar al poder.

En Argentina, los trabajadores industriales jugaron un papel muy débil en las manifestaciones de diciembre de 2002, mientras que su papel fue decisivo en 1969 y los años siguientes. Tras la caída de De la Rua, el proletariado estuvo dividido y paralizado: por los dirigentes peronistas de las dos CGT, por los radicales burgueses de la CTA, por los estalinistas de todo tipo, por los seudo-trotskistas de las organizaciones de parados (‘piqueteros’) que han separado de los trabajadores con empleo y de los trabajadores de las fábricas ocupadas, transformadas aplicadamente en cooperativas . Todas estas corrientes se han negado a luchar por la unidad de todos los trabajadores, la centralización de todos sus órganos de combate (ver Révolution Socialiste nº 1, nº 2-3).En Bolivia, la huelga general y las manifestaciones que consiguieron expulsar a Lozada se apoyaron en asambleas en los barrios obreros y en los campos. Pero la dirección de la COB, el MAS y el MIP impidieron la generalización de las milicias obreras y campesinas contra el ejército y declararon una tregua para liquidar los órganos de autoorganización.

La marcha adelante del proletariado latinoamericano está frenada por la ausencia de partidos obreros revolucionarios. El imperialismo y las fracciones principales de la burguesía brasileña cuentan, además, con la existencia de un partido de base obrera sometido a ellos: el PT.

EL PT, PARTIDO OBRERO DE MASAS NACIDO BAJO LOS AUSPICIOS DE LA IGLESIA CATÓLICA

Aunque nacido de las luchas obreras de los años 70 contra la dictadura militar, el PT no ha sido nunca un partido revolucionario. Desde su origen, este partido de masas guardó durante un tiempo, un carácter relativamente democrático. Pero el principal dirigente del PT, ahora presidente, es un católico militante, como el antiguo dirigente del sindicato polaco Solidarinosc, Lech Walesa (ver Révolution Socialiste nº 7-8). Además, desde su nacimiento, el programa del partido lleva la marca de la Iglesia Católica, vieja organización reaccionaria que ha defendido desde hace casi 2000 años todos los tipos de explotaciones (esclavismo, servidumbre y el trabajo asalariado), lo mismo que la colonización y las guerras imperialistas…

El acceso al poder de ‘Lula’ es el fruto de más de veinte años de trabajo político con origen en la lucha sindical bajo la dictadura y en la doctrina social de la Iglesia. (Amérique Latine 2004, La Documentation Française, p.6)

El PT se constituyó como partido obrero burgués, es decir como una organización salida de la clase obrera, pero con un programa para mejorar el capitalismo, y cuya dirección es cómplice de la burguesía.

Únicamente la intervención resuelta de una fracción bolchevique-leninista, que luche por un partido obrero revolucionario y sobre la base del programa del marxismo, habría podido evitar la constitución de un partido reformista tan implantado y popular, que sitúa a los trabajadores bajo la tutela del capital y de la iglesia. A falta de un partido revolucionario, era legítimo para los comunistas revolucionarios intervenir en la gestación y en la proclamación de este partido de masas, relativamente democrático, que aceptaba todas las tendencias del movimiento obrero. El objetivo de los leninistas hubiera sido conseguir el máximo de fuerzas para un partido claramente revolucionario, firmemente delimitado de los reformistas. En otras palabras, la adhesión al PT no podía constituir más que una táctica pasajera, subordinada a la construcción de un partido revolucionario.

LOS ENTERRADORES DE LA IV INTERNACIONAL, ALA IZQUIERDA DEL PT

Pero las corrientes que se reclaman fraudulentamente de Lenin y de Trotsky y que han intervenido en el PT eran incapaces de trabajar allí en la perspectiva de la toma del poder y de la insurrección, por un partido del tipo bolchevique. Todo lo contrario, estos entreguistas han devuelto, a lo largo de los años, a muchos elementos de vanguardia al seno del partido reformista y han avalado el dominio de ‘Lula’ sobre el PT. Con el acceso de éste a la más alta posición del Estado burgués, mantenerse en el PT tiene un precio: el apoyo al frente popular.

La corriente lambertista O Ttrabalho está en el PT […]. Ha hecho de todo para impedir la aparición de un partido revolucionario. Exigiendo ‘recuperar el PT’ mediante la organización de ‘una conferencia del PT de los orígenes’, cada número de su órgano O Trabalho explica que el gobierno de frente popular está en una encrucijada, que puede modificar su política. En el seno de la CUT, la fracción sindical de OT protege a la burocracia vendida contra los sindicatos y sindicados que quieren romper con el apoyo al frente popular.

La corriente pablista Democracia Socialista va todavía más lejos. Está presente en el interior del gobierno de frente popular, junto a los ministros capitalistas. Su dirigente Rossetto lleva a cabo la reforma agraria de F.H. Cardoso. Igual que OT, DS participa en la dirección de la CUT junto a los lulistas. Tras un año y medio de sumisión al frente popular, ante el descontento creciente de las masas, una fracción de DS ha participado en la revuelta de los cuatro parlamentarios contra el proyecto Lula-Alencar-Rossetto contra las pensiones, y después en la constitución en abril de 2004 del ‘movimiento por un nuevo partido’. Mientras que la minoría excluida del PT se reclama de la última conferencia de DS, que justificaba la participación en el gobierno, la mayoría de DS prefiere los puestos ministeriales sindicales, municipales… a la solidaridad más elemental con sus propios camaradas víctimas del aparato corrupto del PT.

OT y DS se hacen pasar, ambos, por la sección en Brasil de la 4ª Internacional fundada por el dirigente bolchevique Trotsky.

La 4ª Internacional no tiene, ni puede tener, sitio en ninguno de los frentes populares…(La agonía del capitalismo y las tareas de la 4ª Internacional , 1938, GB, pg 48)

Desgraciadamente, esta falsificación es generalizada. La 4ª Internacional, que estalló en 1952-53, vio sucumbir a todas sus secciones a las presiones de la burguesía mundial, vía burocracias estalinistas, aparatos sindicales o fuerzas nacionalistas. Desde entonces, en todo el mundo, se desgarra y mancilla la bandera del ‘trotskismo’ y de la ‘4ª Internacional. A finales del siglo XX, la mayoría de los ‘trostskistas’ apoyaba de hecho el restablecimiento del capitalismo en Rusia. En este principio del siglo XXI, en Francia, la LCR pablista ha votado por Chirac, LO hardista ha preparado y aprobado la ley Chirac contra las muchachas árabes y turcas, el PT lambertista se niega a defender a los obreros inmigrantes. En otros sitios el asunto no va mejor: el PO altamirista está a favor de una asamblea constituyente, el SWP cliffista de Gran Bretaña opera con bloques duraderos con los islamistas, el PT lambertista de Argelia se pronuncia contra los derechos de los bereberes, etc.

En estas condiciones, que no son especiales de Brasil, la pretensión de sanar la 4ª Internacional sucumbida desde hace mucho tiempo a enfermedades tan mortales como la adhesión a los frentes populares, proviene del charlatanismo de los viejos manipuladores centristas. ¿Cómo se puede aspirar a defender el Programa de Transición sin hacer el balance de Lora y Moreno, sin rechazar el ‘frente único antiimperialista’ pablo-lambertista, sin combatir contra el refuerzo de las fuerzas de represión de la burguesía y contra todo pacto gubernamental con los representantes de los capitalistas? ¿Cómo regenerar, refundar, reconstruir una internacional sin apoyarse en siquiera una sección?

Durante los años ’30, los bolcheviques leninistas partidarios de una 4ª Internacional le arrancaban los trabajadores de vanguardia a los partidos de la 2ª y 3ª Internacional, dedicadas a la colaboración de clases. Los epígonos contemporáneos de la difunta 4ª Internacional hacen el trabajo inverso: le proveen de cuadros a todos los partidos reformistas o los sustituyen en caso de necesidad. Esto es verdad en Brasil, tanto dentro como fuera del PT.

EL PSTU CONTRA UN PARTIDO REVOLUCIONARIO BASADO EN EL PROGRAMA DEL MARXISMO

El PSTU proviene de la escuela del caudillo argentino Nahuel Moreno, quien capituló sucesivamente ante el nacionalismo burgués y el castrismo. Los fundadores del PSTU fueron excluidos del PT hace unos diez años por haberse atrevido a poner en cuestión al presidente reaccionario Collor antes del fin de su mandato. Este partido reagrupa a más de 2.000 militantes y obtuvo más del 0.5 % de los votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

En la segunda vuelta de esas elecciones, el PSTU desistió a favor del tándem Alentar-Lula, es decir, votó frente popular como, en Francia, la LO y la LCR votaron Union de la Gauche en las segundas vueltas en 1981. Los centristas no tienen principios, se adaptan.

Así, en 2004, el PSTU parece que busca crear sus propios sindicatos, basándose en que una fracción de los trabajadores ha perdido sus ilusiones respecto a Lula. Si lo hace volverá la espalda a las organizaciones de masas de la clase obrera, lo que de hecho significa dejarlas en manos de las burocracias cómplices de Lula y de Alentar.

Por el contrario, los bolcheviques lucharían en el seno de toda organización de masas, especialmente en la CUT, la UNE, el MST, contra sus direcciones, por la defensa de sus reivindicaciones, por la ruptura con el gobierno, por la huelga general. Con su izquierdismo de fachada, el PSTU le permite al gobierno proseguir sus negociaciones con la CUT para hacer la política que necesitan los capitalistas. Zé Maria tiene buen cuidado de no dirigir contra el frente popular a la vanguardia que influencia el PSTU; no propone nunca la constitución de un gobierno obrero y campesino, no explica jamás que únicamente el armamento de los trabajadores y la toma del poder abrirán la vía al socialismo.

El oportunismo del PSTU se revela en su actitud ante las fuerzas de represión, ante el corazón del Estado burgués. Igual que LO en Francia,(ver Révolution Socialiste, nº2-3), el PSTU apoya las reivindicaciones de los perros de presa de los capitalistas y de los latifundistas.

Evidentemente, los bolcheviques apoyarían toda revuelta de los soldados profesionales y de los policías contra su jerarquía y toda negativa a cumplir las órdenes de represión de un gobierno burgués contra las masas. Pero se oponen a las reivindicaciones ordinarias de aumento de los salarios, de reducción del tiempo de trabajo, de aumento de los efectivos, sin hablar ya de las frecuentes exigencias de equipamientos suplementarios y de facilidades jurídicas. Las ‘reivindicaciones’ y las ‘acciones sindicales’ de los policías civiles y militares brasileños, de los gendarmes y policías franceses, conducen a incrementar los impuestos que pagan los trabajadores, y ello para pagar y armar, para equipar a los mercenarios de los explotadores que reprimen a los revolucionarios, las manifestaciones, las huelgas y las insurrecciones. Aunque los fundamentos de la dominación de clase reposan en la economía, las clases se mantienen gracias a los aparatos y órganos del Estado político: ejército, policía, partidos, tribunales, etc.

El aparato gubernamental con su ejército capitalista, situado bajo el comando de un cuerpo de oficiales burgueses y de junkers, con su policía y su gendarmería, sus carceleros y sus jueces, sus curas, sus funcionarios, etc., constituye, entre las manos de la burguesía, el más potente instrumento de gobierno. (1er congreso de la IC, Plataforma de la Internacional Comunista, 1919, Los cuatro primeros congresos de la IC, p.19)

El proletariado sólo paralizará el aparato de represión de la burguesía y de los grandes terratenientes mostrando su fuerza:

Para impedir el restablecimiento de la policía sólo hay un medio: crear una milicia popular constituida en ejército (armamento general del pueblo substituyendo al ejército permanente). V. Lenin, Las tareas del proletariado en nuestra revolución, 1917, Oeuvres t.24, p. 63)

EL PSoL SE NIEGA A COMBATIR REALMENTE CONTRA EL FRENTE POPULAR

Hace diez años que la corriente morenista fue expulsada del PT. Sus fracciones más derechistas renegaron de sus camaradas y escindieron para poder quedarse en el Partido de los Trabajadores. DS y OT se plegaron a las decisiones de la dirección de ese partido.

Hoy, para mantenerse en el gobierno del frente popular, la mayoría de DS acepta las expulsiones de sus propios camaradas que se han negado a votar a favor de la ley contra las pensiones: OT cierra los ojos a las expulsiones de los parlamentarios morenistas y pablistas que han osado desafiar a Lula y al FMI. Quienes no luchan, en el seno de sus pretendidas 4ª Internacionales, contra estas vergonzosas capitulaciones y contra el soporte al frente popular, están muertos para la revolución.

El 5 y el 6 de junio de 2004, los 4 parlamentarios ‘radicales’, seguidos de sus corrientes en el seno del PT (DS-LR, MES, CST) y junto a una escisión del PSTU (Socialismo y Libertad), constituyeron el ‘partido Socialismo y Libertad’ (PSoL), con varios centenares de militantes.

Todas estas corrientes tienen el mismo origen, el pablismo que inició la destrucción de la 4ª Internacional hace medio siglo. Pablo había resucitado, en el congreso de 1951 de la 4ª Internacional, ‘el frente único antiimperialista’, contra el programa de la 4ª Internacional, el de la revolución permanente. El FUAI servía para justificar el apoyo a las burguesías nacionalistas, siendo el frente popular la forma consagrada para ello desde los años 30. Cegado por la dirección misma de la 4ª Internacional, el POR traicionó la revolución boliviana de 1952, capitulando de manera estalino-menchevique ante el MNR (partido burgués). Todos los que [a lo largo del tiempo se han convertido en] liquidadores de las organizaciones bolchevique-leninistas de Latinoamérica, los argentinos Posadas y Moreno, el boliviano Lora, el francés Lambert, el belga Mandel… son los herederos de la capitulación del congreso de 1951 ante el nacionalismo burgués y, consecuentemente, partidarios del ‘frente único antiimperialista’.

Desde el estallido de la 4ª Internacional de 1952-53, los pablistas versión Moreno y los pablistas versión Mandel fueron peronistas cuando Perón estaba en la cumbre de su carrera de demagogo burgués, castristas cuando la revolución cubana entusiasmó al continente, sandinistas cuando Somoza caía, altermundialistas con los éxitos de los foros sociales mundiales…

Como la cotización de Lula baja entre los trabajadores de Brasil, la minoría Libertad Roja de DS, el MES y la CST piensan que ha llegado el momento de separarse. Para justificar este tardío descubrimiento, el PSoL dice que el gobierno ‘se ha transformado en una agencia de defensa de los intereses del capital financiero’. Como si no lo hubiera sido de entrada, por su composición y su programa.

Pero ellos no fundan un partido radicalmente diferente del PT, un partido que encare dirigir la insurrección y permitir a la mayoría trabajadora la toma del poder. Además, se niegan a fusionarse con el PSTU porque lo encuentran demasiado radical. El eslogan hueco de los altermundialistas, ‘otro mundo es posible’, es adaptado localmente y convertido en ‘otro Brasil’, voluntariamente impreciso:

En la medida en que el gobierno acelera su curso hacia el precipicio, se abre una vía para una alternativa de izquierda consecuente, socialista y democrática, capacitada tanto para arrastrar e influenciar sectores de masas como para ofrecer una salida positiva a los que creen en otro Brasil. (Bases programáticas del PSoL, 6 de junio de 2004)

En consecuencia, el nuevo partido es incapaz de enfrentar el frente popular y el gobierno burgués, de llamar a todas las organizaciones obreras a la ruptura con la burguesía, a constituir organismos de tipo soviético.

Además, el PSoL no exige ni siquiera la derogación de la ley contra las pensiones. Estos semi-reformistas reivindican una ‘reforma agraria verdadera’ y ‘reformas sociales’. Su objetivo de un ‘socialismo democrático’ no tiene nada que envidiar al proyecto ‘pacifista’ de la UP de Allende…Con un siglo de retraso, el PSoL está por ‘una verdadera constituyente’. Dicho de otra manera, el PSoL respeta el poder de la minoría explotadora. Más todavía, su programa pide la ‘democratización de las fuerzas policiales’: sin embargo, estas últimas constituyen el núcleo de base del Estado burgués. El proletariado armado deberá liquidarlas. Esto sitúa al PSoL muy a la derecha del POUM, que desarmó políticamente al proletariado durante la revolución española. El PSoL semi-reformista no tiene otro objetivo que constituirse en ala izquierda del frente popular. No aspira en absoluto, aun menos que el PSTU, a edificar un partido revolucionario con un programa claro, ni a luchar por el poder de los trabajadores. PSTU y PSoL quieren hacerse un lugar junto al PT, en el seno de la sociedad capitalista.

¡POR LA REVOLUCIÓN PERMANENTE! ¡POR UN PARTIDO BOLCHEVIQUE!

DS, OT el PSoL y el PSTU son otros tantos obstáculos en la vía de la revolución. Su programa común es el rechazo de la insurrección y del partido revolucionario, la mejora del capitalismo y la reforma del Estado burgués. Epígonos de la difunta 4ª Internacional, ayudan, directa o indirectamente, a Lula y al frente popular.

Los elementos de vanguardia están dispersos y confusos. Además de los revolucionarios que se han extraviado en el PT, el PSoL y el PSTU, existe a su izquierda un cierto número de organizaciones más pequeñas. Seis de entre ellas han respondido a la Convocatoria de los 21 puntos de una conferencia internacional lanzada por el Colectivo en el que participa el Grupo bolchevique: CC, FT, OO, POM, RL; TM. Otra más, la LBI, ha publicado textos del GB y de Lucha Marxista de Perú, que igualmente es miembro del Colectivo.

Su responsabilidad es inmensa, porque el tiempo cuenta. Hay que arrancarse las secuelas oportunistas del pablismo sin zozobrar en las desviaciones simétricas del sectarismo: abandono de la intervención en las organizaciones de masas, rechazo del frente único obrero, negativa a participar en las elecciones, etc.

Para acabar con la dominación capitalista no sólo hay que romper con el FMI, y el ALCA del imperialismo americano, sino con la burguesía nacional y las potencias imperialistas europeas. Él único medio de no pagar la deuda es movilizar a los asalariados de las ciudades y a los parados, los soldados de constricción y los estudiantes, los obreros agrícolas y los campesinos pobres, las mujeres trabajadores y las de las favelas.

La lucha de las masas proletarias y semi-proletarias no se parará con la independencia nacional. Desembocará naturalmente en la expropiación de todos los medios de producción, de todos los latifundios, de los bancos, de las grandes empresas industriales y de las cadenas de distribución, sean nacionales o extranjeras, instaladas sobre suelo brasileño.

Pero la coalición gubernamental cuyo eje es el PT defiende esta propiedad privada. Toda organización revolucionaria debe decir: ¡Ningún apoyo al gobierno Lula-Alencar! ¡Abajo el frente popular PCdoB-PT-PL-PMBD! ¡Ni un voto para las listas donde figuren los candidatos burgueses! ¡Ruptura de todas las organizaciones obreras con la burguesía, su Estado, su gobierno! ¡Gobierno sólo de los partidos obreros! ¡Verdadero gobierno obrero y campesino!

A la coalición abierta o enmascarada entre la burguesía y la socialdemocracia, los comunistas oponen el frente único de todos los obreros contra la burguesía, la coalición política y económica de todos los partidos obreros contra el poder burgués, por el derrocamiento definitivo de este último. (Resolución sobre la táctica, 1923, Los cuatro primeros congresos de la IC, p 158)

Un gobierno obrero y campesino sólo puede emerger por la generalización de los órganos de masas en lucha, su armamento, su insurrección para destruir el aparato del Estado burgués, desarmar las policías y el cuerpo de oficiales.

La revolución brasileña sólo podrá sobrevivir y avanzar hacia el socialismo extendiéndose. Sin ninguna duda, la victoria del proletariado tendría un eco mundial y continental, incluidos los Estados Unidos. La creación de los Estados Unidos Socialistas de toda América aseguraría la victoria de la revolución socialista mundial.

Para esto es necesario un partido distinto del PT, también del ‘de los orígenes’: un verdadero partido comunista, que confíe en la clase obrera, resuelto a echar abajo a la burguesía, basado en el marxismo.

Es esta la perspectiva para dirigirse a la base del PT y de la CUT, al PSTU y al PSoL. La base política para hacer frente a los acontecimientos: elecciones municipales de octubre, ocupaciones de tierras, huelgas obreras, insumisión de jóvenes trabajadores que cumplen su servicio militar, luchas de las mujeres por el derecho al aborto y por la igualdad… este es el eje sobre el que los militantes revolucionarios brasileños podrían reagruparse y podrían avanzar hacia la construcción del Partido obrero revolucionario y de la Internacional obrera revolucionaria.

30 de septiembre de 2004.

Situación política en el Estado Español

LA POLÍTICA DEL GOBIERNO DE ZAPATERO: una política al servicio del capital, una política de continuidad

La formación del Gobierno Zapatero: reubicación de la tropas ocupantes, profundización de la política antiobrera, mantenimiento de la Constitución capitalista y monárquica

El 15 de abril Zapatero pronunciaba en el Congreso de los Diputados su discurso de investidura. En él afirmaba que “algunas utopías merecen ser soñadas”[i]. La misma frase ya pone limites a la utopía, que no es realizable sino sólo soñable. Los objetivos de gobierno, que se comprometía a realizar Zapatero, dejaban aún más claro los límites nada ‘utópicos’ del gobierno del PSOE.

Un primer bloque de propuestas era: introducir algunas reformas en la Constitución de 1978, ‘concretas y limitadas’ (transformar el Senado en Cámara Territorial; establecer la igualdad hombre mujer en lo que concierne a la sucesión a la Corona... “sin alterar las previsiones que afectan al Príncipe de Asturias”; introducir la denominación oficial de las 17 comunidades y dos ‘ciudades autónomas’, en referencia a los enclaves militares imperialistas de Ceuta y Melilla; introducir una referencia a la Constitución Europea, se refería al Tratado entre estados para una Constitución para Europa. Todo ello solicitando el dictamen del Consejo de Estado, habiendo previamente hecho un cambio en su presidencia y proponiendo, también, una reforma de este órgano ‘consultivo’ para que, de ahora en adelante, pasen a formar parte de él (como vocales natos y permanentes) todos los ex presidentes de gobierno.

En un segundo bloque propuso abordar la reforma de algunos estatutos de autonomía, dentro de los límites de la Constitución de la Monarquía ya que “La legitimidad de las reformas estatutarias sólo tiene, para nosotros, dos condiciones: el respeto a la Constitución y su aprobación mediante mayorías que supongan, al menos, un amplio consenso político y social.”

Otro bloque era: ordenar la retirada de Irak de las tropas ocupantes del ejército español, para “sacar a España de la foto de las Azores”, de modo que “no permitiremos que se ponga en cuestión nuestro firme compromiso con la seguridad internacional y en la lucha contra el terrorismo”.

En cuanto a la relación con el partido directamente burgués más importante del Congreso, avanzó su intención de mantener el frente unido con el PP en el ‘Pacto antiterrorista’: “El elemento esencial de la lucha contra el terrorismo es la unidad de los demócratas. El Pacto contra el Terrorismo para mí sigue vigente.”

Se comprometió a crear mil nuevas plazas de jueces y fiscales y a reforzar los aparatos de represión con “36.000 efectivos más”.

Prometió mantener la política económica seguida hasta ahora de modo que “el gobierno no incrementará la presión fiscal global”.

En lo referido a la educación aseguró: “Debo reiterar el anuncio que en su día formulé en relación con la Ley Orgánica de Calidad de la Educación y la Ley Orgánica de Universidades. Me comprometí a reformarlas de inmediato y así lo haremos.”

Sobre política del agua: “Quiero anunciar una nueva política del agua. El gobierno abordará una profunda reforma de las Confederaciones Hidrográficas y revisará el plan Hidrológico Nacional vigente..”

Tuvo un recuerdo para la clase obrera y se comprometió a “Posibilitar un empleo de calidad que ponga fin a la escandalosa e injustificada precariedad en el empleo” para pasar, acto seguido, a amenazar: “El gobierno propondrá un gran acuerdo social de competitividad y empleo estable”; se refirió al ‘problema’ de la vivienda para anunciar que combatiría la especulación del suelo y que su gobierno elaborará un Plan que “pondrá a disposición de las familias a precios asequibles 180.000 viviendas anuales más”, para acabar prometiendo “la elevación progresiva del salario mínimo interprofesional hasta alcanzar los seiscientos euros mensuales al final de la legislatura”.

Se comprometió a reformar el Código Civil para reconocer el derecho al matrimonio de los “homosexuales y transexuales”, “con los efectos consiguientes en materia de sucesiones, derechos laborales y protección por la Seguridad Social”. En cuanto a la inmigración destacó que “Es imprescindible mejorar el control de fronteras para frenar la inmigración irregular y la persecución de los traficantes de mano de obra”

Según el diario El País, dedicó siete minutos al tema del terrorismo, seis al de la reforma de la constitución tres al del empleo y la política social y uno al del aumento del salario y las pensiones.

Al día siguiente, 16 de abril, el Congreso de los Diputados votó la investidura de Zapatero como Presidente del Gobierno: PSOE (164) ERC (8) IU (5), CC (3), BNG (2) y CHA (1) votaron a favor; en contra, el PP (148) mientras que CiU (10), PNV (7), EA (1) y Nafarroa Bai (1) se abstuvieron.

Casi un mes más tarde, Llamazares, Coordinador general de Izquierda Unida, afirmaba en una entrevista: “El programa de investidura va mucho más a la izquierda de la tradición del PSOE”[ii]

El 17 de abril Zapatero prometió su cargo de Presidente del gobierno ante Su Majestad Don Juan Carlos de Borbón. De su gobierno destacan el ministro Pedro Solbes, Vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, nunca ha sido militante del PSOE pero sí fue ministro de agricultura entre 1991 y 1993 y el ministro todopoderoso de Economía y Hacienda, desde 1993 hasta 1996, del Gobierno de Felipe González que aplicó la dura política de ajusta antisocial y antiobrera, política que Rodrigo Rato supo agradecer cuando llego al gobierno del Sr. Aznar; la vicepresidenta primera, y ministra de Presidencia y portavoz del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, también ‘independiente’ del PSOE; el Ministro de Seguridad José Antonio Alonso, también ‘independiente’ del PSOE; el ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos, católico ‘progresista’ que sólo en el 2000 se afilió al PSOE y que ha sido protagonista, en primera línea, de la política imperialista de la UE en el Oriente Próximo participando en el ‘proceso de paz’ contra Palestina como enviado especial de la UE y en las negociaciones de la Hoja de Ruta; tras ellos destacan ya dos antiguos militantes del PSOE, el nacionalista españolista José Bono, ministro de Defensa, y Jesús Caldera que, como ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, estará sujeto a las directrices provenientes desde el ministerio de Economía y Hacienda. Jordi Sevilla, también militante del PSOE, que se hace cargo del ministerio de Administraciones Públicas (autonomías) y que, también, tiene que ver con el independiente Pedro Solbes, bajo cuyo mandato ministerial en Agricultura y en Economía trabajó como jefe de Gabinete.

Al día siguiente de hacerse público el Gobierno de Zapatero éste anunciaba que “Esta mañana, una vez que el ministro de Defensa ha jurado su cargo, le he dado la orden de que disponga lo necesario a fin de que las tropas españolas destinadas en Irak regresen a casa en el menor tiempo y con la mayor seguridad posibles.”[iii]

El reforzamiento del Estado, judicatura, ejército y policía

Control de la judicatura

El 25 de noviembre de 2004, el PSOE perdía la votación sobre la reforma del sistema de elección de magistrados, del Tribunal Supremo y de los Tribunales Superiores de Justicia, a causa del absentismo ‘laboral’ en las filas de sus diputados. El 29, el Gobierno se reunía en Consejo de Ministros Extraordinario para aprobar de nuevo el proyecto y, el 9 de diciembre, se aprobaba en el Congreso la reforma que obliga a elegir a los miembros de la Sala Segunda de lo Penal por tres quintos del Pleno del Consejo General del poder Judicial. A la Sala Segunda de lo Penal le corresponde ser “competente para conocer de la autorización de las actividades del Centro nacional de Inteligencia que afecten a los derechos fundamentales reconocidos en el artículo 18.2 y 3 de la Constitución..”. “No hay más que echar un vistazo a la Ley Orgánica del poder Judicial para ver que entre las competencias de la Sala Penal consta la instrucción y enjuiciamiento de las causas penales contra el Presidente y miembros del Gobierno, presidentes del Congreso y el Senado, diputados y senadores, la cúpula de la Judicatura y la fiscalía, etc.” afirmaba, en un entrevista, Fernando Salinas vicepresidente del Consejo del Poder Judicial[iv].
El frente unidodel ‘Pacto Antiterrorista’ con el PP...

El 12 de abril, las ejecutivas del PSOE y del PP desarrollaban sus respectivas reuniones para preparar el debate de investidura. Zapatero afirmaba ante la de su partido que “El pacto Antiterrorista ha sido y es un instrumento útil y vamos a mantenerlo en sus términos. Es un pacto entre el PP y el PSOE, aunque no es excluyente”[v]; Acebes, desde la ejecutiva del PP, le respondía que era incompatible mantener este frente unido, contra el derecho a la autodeterminación, con que en él entrasen a formar parte fuerzas políticas como ERC e IU. Para el Gobierno de Zapatero se trataba de recomponer rápidamente los aparatos de estado, que habían mostrado todos sus poros y cloacas en el atentado contra la clase obrera en Madrid el 11 de septiembre del 2003.

...y el reforzamiento del aparato policial

José Bono, nacionalista convencido y confeso, no tuvo reparos en decapitar a la cúpula del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y colocar a un civil sin experiencia (Alberto Saiz consejero de Industria en la Junta de Castilla-La Mancha), pero “una persona de mi absoluta confianza”[vi], para dirigir los servicios secretos.

La recomposición de la cúpula de los aparatos represivos del estado español continuó, el 30 de abril, con el nombramiento del general del Ejército del Aire Carlos Gómez Arruche como director de la Guardia Civil, tras 17 años sin que ningún militar dirigiera este cuerpo armado que cuenta ya con 20 generales ‘propios’. ¿El objetivo declarado? Facilitar la puesta en marcha de la remodelación de la Guardia Civil a fin de suprimir los arrestos y la aplicación del Código Penal Militar en el desarrollo de sus funciones represivas (de ‘seguridad ciudadana’), que no en las realizadas en el extranjero. Objetivo a largo plazo: controlar el movimiento asociativo en el seno de la Guardia Civil y el enorme aumento de efectivos previsto (3.000 nuevos guardias civiles por año durante los próximos diez años que lo llevarán a ser un cuerpo armado con más ‘profesionales de carrera’ que las actuales Fuerzas Armadas mercenarias. Además de ello, “La Guardia Civil es un instituto armado de naturaleza militar, dependiente del ministro del interior, en el desempeño de las funciones que por la ley orgánica de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se le atribuyan, y del ministro de Defensa en el cumplimiento de las misiones carácter militar que se le encomienden en colaboración con las Fuerzas Armadas”[vii]. Así reza el anteproyecto de Ley Orgánica de la Defensa Nacional que ‘legislará’ por primera vez el carácter militar de este cuerpo armado represivo.

El 19 de mayo, José Antonio Alonso, ministro del Interior, presidió la primer reunión del Comité del Mando Único constituyendo, así, oficialmente este organismo que impulsará la creación del Centro Nacional Antiterrorista que coordinará a la policía, la Guardia Civil y el Centro Nacional de Inteligencia: “El CNA desarrollará funciones de inteligencia, información y coordinación y para ello centralizará las bases de datos y las informaciones operativas sobre terrorismo”[viii]. Hacía 20 años que los servicios secretos no participaban en un órgano permanente de ‘coordinación’ de todos los aparatos armados represivos del estado español; lo hicieron bajo el manto del Mando Único de la Lucha antiterrorista creado por Calvo-Sotelo en 1981, y mantenido por Felipe González (ministro Barrionuevo) a través del comisario franquista, torturador de presos políticos, Manuel Ballesteros y de Francisco Álvarez. El Consejo de Ministros, del 28 de mayo, aprobó este Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista, previendo un coste anual inicial de 2 a 3 millones de euros y dotándole de inmediato, provisionalmente en la misma sede del Ministerio del Interior, de una sala de operaciones (¿por qué Alonso declaraba al mismo tiempo que “no tendrá carácter operativo”[ix]?), un área de gestión de bases de datos y otra de inteligencia e investigación (¿por qué Alonso continuaba su declaración diciendo que “... ni será un tercer cuerpo de seguridad”?)

Investigación, desarrollo

y carrera de armamentos a escala española ¿’seguridad’ a favor de quién?

El Gobierno Zapatero justificaba el nombramiento del nuevo director de la Guardia Civil en su intención de cumplir su programa electoral, pero resulta que “Según la Fundación por la Paz, las partidas destinadas explícitamente a I+D militar ascienden a 1.3330,3 millones de euros (casi el 27% del total de los fondos para I+D para 2005) mientras que el programa principal de financiación pública para los investigadores recibe el 9,9%.”[x] El mismo diario, siguiendo a la Fundación por la Paz, recordaba que, en su programa electoral, el POSE se comprometió a separar estos gastos “reubicando los correspondientes gastos militares destinados a la fabricación de armamento en el lugar adecuado.” En la defensa de los Presupuestos para el 2005, ante el Congreso de los Diputados, y refiriéndose al aumento en él destinado al Ministerio de Defensa, Jesús Cuadrado afirmaba: “Producir seguridad, interior y exterior, es de izquierdas. No nos arrepentiremos nunca de ese criterio”[xi]. ¿Qué seguridad? ¿A favor de quién? Tendremos ocasión de verlo, más abajo, cuando se analice la política del Gobierno Zapatero sobre seguridad laboral, ante la inseguridad de la precariedad, o respecto a la accidentalidad en el trabajo o la inseguridad en la vivienda de la juventud. Por de pronto, lo que está claro es que el gobierno Zapatero ha mantenido todos los proyectos presupuestarios de inversión en armamento (submarinos, helicópteros de ataque Tigre, avión de transporte A400M...), prometiendo más gasto ya que prepara una transformación cualitativa de las Fuerzas Armadas que las prepare para mejorar el control, del interior del Estado, y la capacidad de intervención, en el extranjero, ya en solitario ya en comandita con otras potencias imperialistas bajo el paraguas ‘legal’ de turno (ONU, OTAN, UE..).
Prolongación de largo brazo del ejército: la Directiva de Defensa Nacional...

El 2 de noviembre Zapatero firmaba, a bordo del portaaviones Príncipe de Asturias, la Directiva de Defensa Nacional en la que se incluía, por primera vez en la ‘democracia’, la intervención del ejército contra el terrorismo en el interior del estado, “aunque según las fuentes consultadas el empleo de la fuerza militar sería siempre un ‘último recurso’ tras el agotamiento de los medios diplomáticos, policiales, judiciales o de inteligencia’”[xii]. Toda la directiva está encaminada a reforzar las capacidades de intervención del ejército español tanto en el interior como en el exterior. El Gobierno Zapatero añade a ello la presentación del anteproyecto de Ley Orgánica de la Defensa Nacional que sigue impidiendo la sindicación de la tropa, ahora mercenaria, : “... los miembros de las Fuerzas Armadas [...] no podrán recurrir en ningún caso a cualquier de las formas directas o indirectas de la acción sindical”[xiii] rebajando las expectativas ‘progresistas’, que se adelantaban en el borrador filtrado a la prensa en enero “..abstenerse del recurso a la acción sindical”[xiv], formulación que parecía dejar un resquicio al ‘asociacionismo’; derecho que el PSOE, en su programa electoral, prometió reconocer. Esta misma ley será la que legalice definitivamente el Ejército de mercenarios ya que, hasta el momento, el PP había dejado el servicio militar obligatorio, único ámbito ‘legal’ en el que la juventud obrera podía aprender los rudimentos del arte militar, en suspenso. Por otra parte, y principalmente, el Gobierno Zapatero presenta un proyecto de Ley de Defensa que hace desaparecer el concepto guerra para sustituirlo por ‘conflicto armado’ o ‘crisis’, curándose en salud ante posibles necesidades de intervenir en una ‘guerra ilegal’. Extrayendo enseñanzas de las movilizaciones contra la intervención imperialista en Irak, este proyecto aleja la figura del Monarca de la responsabilidad directa en las decisiones, y dirección de los asuntos, en un ‘conflicto armado’ manteniendo lo obligado por la constitución: “su Majestad el Rey es el Mando supremo de las Fuerzas Armadas”.

... y salvaguarda de la Monarquía del Borbón

El Rey no podrá menos que estarle agradecido al Gobierno de Zapatero que, de la mano de su ministro Bono, le llevó de visita al País Vasco tras 18 años sin pisar tierra vasca. El Rey, vestido para la ocasión con uniforme de campaña, todo un símbolo, visitó la base militar de Araca, enclava a sólo cinco kilómetros de Vitoria y pudo comprobar, de primera mano, la modernización del armamento (carros de combate M-60, vehículos de transmisión...) y, también, que el escaso millar de mercenarios que la habitan han adquirido una nada despreciable experiencia en intervenciones imperialistas en los Balcanes, Afganistán e Irak. El País Vasco es la única comunidad autónoma que cuenta con guarniciones militares en todas sus provincias, aunque “la mitad de los militares destinados en el País Vasco viven en comunidades limítrofes y se desplazan cada día a su lugar de trabajo”[xv]; esto tampoco cambiará con el Gobierno de Zapatero. El Rey, tan amante de la Constitución, según para qué, se dirigió a la tropa española enclavada en el País Vasco con estas palabras. “Estoy contento al ver vuestro espíritu de servicio, vuestra lealtad a España, vuestro cariño a las Vascongadas...”. ¿Vascongadas? Sobran comentarios y recuerdos franquistas.

La reforma de los estatutos de autonomía: la ‘reforma’ de la Constitución...

para que todo siga igual y para que haya más España

Una reforma para reciclar los enfrentamientos entre las fracciones políticas burguesas

“En una época en que las estructuras política y económicas tienden a mundializarse, en que las fronteras comienzan a dejar de separar a unos pueblos de otros, en que los Estados ceden porciones muy grandes de su soberanía a instituciones supranacionales (tendencia que lleva camino de acentuarse), el interés de los pueblos que componen nuestro Estado es mantener su unión para no perder peso en la nueva correlación de fuerzas que se va afirmando. Eso nos plantea la necesidad de superar los nacionalismo que nos dividen. Y el primero a superar es el nacionalismo españolista porque él es el primero que justifica y agudiza los nacionalismo periféricos.”[xvi] Así se expresaba, de nuevo, Carrillo aconsejando a todos los sectores de la burguesía que cobija el Estado Español una entente para acometer la reforma de los estatutos de autonomía. El artículo se titulaba “¿Una segunda fase de la transición democrática?” En marzo, medio año antes, Carod había pedido a Zapatero valentía par impulsar “una segunda transición, libre de las hipotecas del franquismo” y el Secretario de Organización del PSOE, José Blanco, debía recordar a Maragall que “la única reforma constitucional del programa [del PSOE] se refiere al artículo 69 para hacer del Senado una Cámara territorial.”[xvii] Pero Maragall, preso de los acuerdos tomados con ERC y Iniciativa per Catalunya Verds tenía que pasar, en el lapso de la segunda semana de abril, del “una relectura de los textos fundamentales” al “no nos pondremos como límite la Constitución”... para acabar bajando a “quiero que quede claro que el Estatuto no se hace con la finalidad de cambiar la Constitución.”

El Gobierno de Zapatero tiene abierto un frente, respecto a la cuestión nacional y la Constitución españolista de la Monarquía del Borbón, que presenta claramente tres bolsas estancadas: el frente común con el PP; la reforma de los estatutos canario, catalán y vasco; y la división al respecto que recorre al PSOE. Casi la práctica totalidad de Comunidades Autónomas tienen planteadas o en marcha reformas de sus Estatutos. Pero los casos de Canarias, Catalunya y País Vasco son excepcionales en estos momentos.

Los límites de la reforma constitucional: la monarquía, la negación del derecho de autodeterminación

Los límites a la reforma de los estatutos han quedado muy claros. En mayo de 2004, Jordi Sevilla afirmaba: “No es momento de abrir un debate constituyente, ni siquiera reconstituyente. Tampoco creo que lo mejor para la Constitución sea no tocar nada [...] Zapatero, al incorporar el nombre de las comunidades a la Constitución, sólo pretende su reconocimiento simbólico”[xviii] (s.n.). Al día siguiente ‘fuentes gubernamentales’ declaraban al mismo diario “el lema de café para todos responde a la etapa anterior, ya superada. El café ahora se lo va a tomar cada comunidad como quiera, pero, eso sí, dentro de la misma taza.”[xix]. Ya en el mes de junio, Sevilla, volvía a marcar los límites, en su presentación de líneas generales ante el Senado, recalcando que el reforma de la Constitución que propone el Gobierno “no va a abrir un período constituyente [...] Lo que no se hará es reformar los estatutos desde el Gobierno central. Tampoco se va a obligar a ninguna comunidad a aceptar cambios que no desee, ni se frenarán sus aspiraciones si respetan las reglas del juego”[xx]. El ariete nacionalista del Gobierno Zapatero, José Bono, remachaba los límites enseñando al mismo tiempo las armas que lo garantizan; el 6 de enero en la celebración de la Pascua Militar, y ante Su Majestad el Rey Borbón y los jefes de los tres ejércitos, afirmó: “por encima de la identidad de territorio, la España que cuenta es la España de los ciudadanos, la España de la Constitución, de donde emana la legitimidad de todas las instituciones [...] Por eso, ningún territorio podrá tener proyectos que rompan la voluntad soberana de todos los españoles” y, por si no estaba aún bastante claro, “Más libertad, menos fronteras entre nosotros, más solidaridad y más Constitución. Es decir, más España”[xxi]. El Monarca no pudo por menos que afirmar: “Agradezco las amables palabras y la detallada exposición que acaba de dirigirnos el señor ministro de Defensa, con un resumen de las actuaciones llevadas a cabo por el ministerio y una exposición de los planes y previsiones para el futuro.”[xxii]

la socialdemocracia ‘catalana’, el nacionalismo ‘radical’ catalán:

dentro del mismo cauce

En junio del 2004 el Gobierno de la Generalitat de Catalunya concretó, en la cantidad de 97, las competencias que exigía al Estado Español. Proponía una negociación con el estado paralela al desarrollo de la reforma de su Estatuto de Autonomía. Convergencia i Unió planteó en su momento la transferencia de 88 competencias. El Gobierno catalán ‘tripartito’ (PSC, ERC y Iniciativa Verds) planteaba que las 97 competencias le podían ser traspasadas dentro del marco de la Constitución (recurriendo al artículo 150.2) aunque en el caso de 28 de ellas será necesario reformar la legislación estatal. A finales de enero pasado, Maragall intervino en un encuentro organizado por el Foro Nueva Economía, lobby de presión de las grandes multinacionales, para dirigirse más que a los presentes a los votantes catalanes. Recurriendo de nuevo a su digo pero no digo fue, sin embargo, bastante claro en esta ocasión. Aprovechando el concepto ‘comunidades nacionales’ usado por Rubio Llorente, presidente del Consejo de Estado, expresó que “Es una fórmula discutible, como todas, pero interesante. Espero que modifique y cualifique el artículo 2 de la Constitución”. El presidente del Consejo de Estado tardó poco en replicarle que su concepto buscaba definir “comunidades culturales, no jurídicas ni políticas ni territoriales”, y Maragall acabó rogando que “no estaría mal [que la reforma de la Constitución] señalara realidades territoriales distintas, no sé si culturales y políticas”[xxiii]. A pesar de dirigirse a los votantes del tripartito, Maragall, en el mismo acto, no pudo dejar de militar en el frente unido contra el Plan Ibarretxe y afirmó, al respecto, que “Para que quede más claro aún si cabe, en Cataluña no se puede imponer un nuevo Estatuto por la mayoría parlamentaria. Es necesario el concurso de la oposición”. ¿Qué dice el artículo 2 de la Constitución? “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.” Unos pocos días más tarde, Joan Puigcerdós (el portavoz en Madrid de ERC, socio de Gobierno de Maragall) aprovechaba la ‘discusión’ del Plan Ibarretxe en el Congreso para advertir: “No se lleven a engaños, no sólo aspiramos a cambiar el estatuto catalán, si sólo fuera así, estaría en las mismas reglas de juego”, para pasar a referirse a la actual legislatura como destinada a representar “el umbral de un cambio del modelo de Estado. Si la primera transición significó la democracia y la primera puerta significó pasar de una dictadura a un Estado democrático, la segunda puerta es el Estado plurinacional”[xxiv].

cuando el PP es más ‘soberanista’, incluso que ERC

Tres días antes, Jordi Sevilla denunciaba el proyecto de reforma del Estatuto canario como ‘filosoberanista’ pues, entre otros artículos, prevé en el 30.3 que “El derecho propio de Canarias en materias de su competencia se aplicará con preferencia al del Estado, que tendrá, en defecto de aquél, carácter supletorio”; según el diario El País del 31 de enero “... más allá de la ‘inconstitucionalidad’ de los artículos 30.3 y 30.4 lo que más ‘ha alarmado’ al Gobierno socialista es la disposición adicional tercera del borrador del Estatuto, que permite ceder a Canarias del Estado todas las competencias, con la única excepción de la Defensa, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y la Alta inspección de servicios.” ¿Otro ‘Plan Ibarretxe’? Si la fracción de la burguesía que promueve la reforma va por esos derroteros en Canarias, lo hace representada políticamente por Coalición Canaria y por... el Partido Popular que son los socios de Gobierno en Canarias.

El Plan Ibarretxe: la gran mascarada

En el tomo II, número 2, de Germinal 3ª época ya hicimos un análisis del significado político del ‘Plan Ibarretxe’. El 20 de abril de 2004 el Tribunal Constitucional rechazó la impugnación del Plan que presentó el PP el 13 de noviembre de 2003. El 22 de abril, otra vez en el marco del Foro Nueva Economía, Ibarretxe reafirmó que no retiraría su propuesta de modo que “La reforma del Estado está sobre la mesa y la cuestión de fondo es si aceptamos o no el Estado plurinacional y la asimetría.”[xxv] También se reafirmó en su colaboración con el estado español, comprometiendo la participación del PNV, al contrario de lo que hizo en 1978 de cara a la Constitución, en la ponencia del Congreso para la reforma de la Constitución. El 29 de abril, Jordi Sevilla visitó Vitoria y rompió con ello la tendencia de estos últimos cuatro años, en los que ningún representante del Gobierno estatal había mantenido contactos con los representantes del Gobierno vasco; la entrevista con Ibarretxe no duró más de una hora. Ya en este año, el 4 de enero, Ibarretxe, tras la aprobación por el Parlamento Vasco del Plan Ibarretxe (ahora proyecto de nuevo Estatuto), afirmaba en Vitoria: “El Parlamento español no va a sustituir la voluntad de la sociedad vasca. De lo que se trata es de buscar una acomodo democrático a las decisiones de las instituciones vascas [...] Es el propio Parlamento vasco el que debe valorar si la negociación es correcta o no y si es susceptible de ser remitido para su ratificación mediante consulta a la sociedad vasca”[xxvi]. Seis días más tarde la Ejecutiva del PSOE se lanzó en tromba, de nuevo, contra el Plan Ibarretxe acusándole de “recibir el apoyo de los violentos [y] rendir servicio a una organización ilegal que ha adquirido un protagonismo político intolerable [...] lo que llegó a la Cámara como un plan nacionalista, sale de la misma con las bendiciones y gracias a los apoyos de ETA y sus acólitos”[xxvii]. El 13 del mismo mes, Zapatero recibió en la Moncloa a Ibarretxe para afirmar: “Mientras yo sea presidente, nunca se aprobará ni se aplicará el plan Ibarretxe”[xxviii]. El 1 de febrero se escenificó, en el Congreso de los Diputados, la gran mascarada de una supuesta ‘discusión democrática’ sobre el Plan Ibarretxe. PSOE y PP, en aras de su frente unido, junto a Coalición Canaria y Chunta Aragonesista votaron en contra; IU se partía en dos: Llamázares, por IU, votó en contra mientras que Iniciativa Catalunya Verds se abstenía. PNV, EA, BNG y NB, votaron a favor. Al día siguiente, 2 de febrero, el lehendakari Ibarretxe reunía al consejo extraordinario de gobierno vasco para convocar elecciones anticipadas vascas el próximo 17 de abril. Este adelanto en un mes de las elecciones no preocupó a Zapatero ni el PSE, que tiene su propio plan de reforma del estatuto vasco, al fin y al cabo Ibarretxe con este adelanto se olvidaba del referéndum vasco ‘inconstitucional’ y abría otra vez más una salida a las componendas con el gobierno español. Ya el PSOE había derogado, de todos modos, la introducción por el PP en el Código Penal de un artículo (506 bis) penando con hasta cinco años de prisión a todos aquellos que interviniesen de un forma u otra en la puesta en marcha y realización de referéndum ‘ilegales’. Por su parte ERC, que votó a favor del Plan Ibarretxe el 1 de febrero, al día siguiente afirmaba su predisposición a llegar a un “acuerdo de estabilidad” gubernamental española que superase el mero “apoyo” parlamentario actual. ERC dispuesta a garantizar la ‘estabilidad’, el PNV adelantando las elecciones vascas, el PSE (PSOE de Euskadi) con un plan ‘alternativo’ al de Ibarretxe... pero el 26 de febrero decenas de millares de vascos tuvieron que volver a manifestarse en Bilbao reivindicando un derecho tan elemental como el de tener una voz simplemente parlamentaria y en el marco de las instituciones de la Constitución de la monarquía. La manifestación estaba convocada por la plataforma 18/98+ que denuncia “la vulneración de los derechos civiles y procesales” en el proceso que la Audiencia Nacional tiene abierto contra militantes de Jarrai-Haika-Segi y otros militantes de organizaciones de la ‘izquierda’ vasca.

¿Nueva taza de café en la estructura estatal?

El PP y el PSOE han estado tejiendo su frente unido contra el derecho de autodeterminación. El 18 de mayo de 2004 el PP, junto a Coalición Canaria, apoyaban las enmiendas del PSOE a una propuesta del PP en el Congreso de los Diputados para ‘equiparar’ a todas las comunidades. El 4 de enero Rajoy demostraba su interés en visitar La Moncloa “para garantizar la unidad de España” y, por la tarde, José Blanco (por el PSOE) le hacía eco agradeciendo la propuesta de unidad nacional del PP, pero recordando que “La unidad nacional está garantizada por la Constitución”[xxix]. El 13 de enero, Rajoy ofrecía a Zapatero, que se estaba entrevistando con Ibarretxe, la conformación de un frente parecido al Pacto Antiterrorista para “responder al grave desafío a la unidad nacional” que suponía el proyecto del lehendakari; mientras, Fraga jaleaba de nuevo a las filas del PP proponiendo la aplicación del artículo 155 de la Constitución, es decir el estado de sitio contra los vascos. Al final de todo, el 16 de enero, y tras alguna reunión ‘discreta’ (es decir secreta) como se ha visto con el tiempo, el PSOE y el PP volvían a reafirmar su frente unido contra el derecho de autodeterminación tan firmemente que el Gobierno de Zapatero se veía obligado a emplearse a fondo para convencer a sus apoyos en el Congreso, ERC e Izquierda Verde, de que “no debían tomar el pacto más que como lo que es, una mesa para buscar acuerdos”[xxx]. Y es que el frente españolista del PP y del PSOE de la pasada legislatura no alcanzó sus resultados y, ahora, se trata de recomponerlo sobre nuevas bases una vez admitido que “Aunque Ibarretxe estaba contaminado por el pacto de Lizarra, que contaba con el respaldo de ETA, ganó las elecciones por los errores de los constitucionalistas” según palabras de Ramón Jáuregui, dirigente del Partido Socialista de Euskadi, el 5 de febrero.

El 28 de febrero, Rajoy declaraba ante la Junta Directiva Nacional del PP: “Constato que el Gobierno escoge otros socios”. Con esta constatación el PP dio
por roto el pacto con el PSOE... para consensuar el ‘modelo de Estado’. En el fondo de la cuestión de lo que se trata para el PP es de lograr que la negociación, entre el Gobierno Zapatero y el PP, se desarrolle al mismo nivel que tiene su frente unido contra el derecho de autodeterminación, llamado ‘Pacto Antiterrorista’.

El ‘giro social’: de nuevo más ‘dialogo social’
para imponer avances en la permanente ‘reforma laboral’

El apoyo de las cúpulas sindicales

El 15 de abril de 2004, los dirigentes de CCOO y UGT saludaban con euforia el discurso de investidura de Zapatero. Según el diario El País, CCOO señalaba “por su especial importancia” la reforma tributaria anunciada por Zapatero, aplaudiendo los compromisos del candidato a Presidente del Gobierno referentes a la lucha contra la precariedad laboral, la reducción de los accidentes laborales, subida de las pensiones y aumento del salario mínimo interprofesional hasta alcanzar los 600 euros. Por su parte, Cándido Méndez, por UGT, resaltó que el ‘eje social’ se anunciara en el discurso como referente fundamental de la política del nuevo Gobierno.

Ya en marzo, Fidalgo, Secretario general de CCOO, declaraba en una entrevista “Espero de la opción socialista que sea sensible a lo que, según su programa y su discurso, son las necesidades de este país. Encauzarlo por un modelo de crecimiento distinto del que hemos tenido en el último período, ser más flexibles en las demandas socio-laborales y tener un espíritu de diálogo y de apertura hacia los agentes económicos y sociales.”[xxxi] Interrogado en la misma entrevista sobre la opinión que le merecía Pedro Solbes fue escueto en la respuesta: “Muy positiva. Me alegro mucho de que Solbes vaya a dirigir la política económica de este país.” En la misma entrevista también volcó una excelente opinión sobre Jesús Caldera, ministro de trabajo. Éste acudió al 8º Congreso de CCOO para comprometerse, ante los allí reunidos, en un aumento del 30% del salario mínimo interprofesional, en cuatro años, la reducción de la temporalidad en el empleo y el cambio en el modelo productivo de la economía.

La permanente ‘reforma laboral’:

aumentar la tasa de explotación de la clase obrera

Una idea concreta de la dirección en la que el Gobierno Zapatero pretende hacer ese ‘cambio’ en el ‘modelo productivo’ la dio Joan Trullén, secretario general de Industria. “Según Trullén, se trata de ‘sentar las bases de un cambio en el modelo de la producción’ y de ‘aprovechar al máximo la cultura del diálogo’”[xxxii]; para ello explicó a los periodistas los proyectos de su ministerio de cara a lograr un pacto que contrarreste las llamadas ‘deslocalizaciones’. El mismo diario comentaba así los contenidos del pacto propuesto por el ministerio de Industria: “El pacto es simple: moderación salarial y más flexibilidad laboral a cambio de que las empresas comprometan inversión y aumenten su arraigo en las zonas en las que trabajan”. Trullén añadía la intención de propiciar aumentos, en las desgravaciones fiscales en el impuesto de sociedades, con la condición de que las empresas inviertan más I+D. El mismo portavoz del ministerio ponía como ejemplo, de concreción de esta orientación, la planta de Volkswagen en Ladaben (Navarra). El presidente la patronal, José María cuevas, incidía en la misma línea el pasado 17 de noviembre ante la Asamblea anual de la CEOE: “José María cuevas, propone ‘más flexibilidad en las relaciones laborales’, rebajar los costes fiscales y las coti