2009-01-05, Primero de Mayo 2009

ES HORA DE CENTRALIZAR NUESTRAS LUCHAS

Los salarios reales siguen descendiendo año tras año, en los años de ‘bonanza' económica y ahora también. Los beneficios recogidos por el gran capital han sido exorbitantes. Más de millón y medio de hogares están en el paro. Entre el paro registrado y el que afecta a los miles de trabajadores ‘informales' alrededor de cuatro millones de obreras y obreros están en el paro. Los patronos siguen amenazando con cerrar más empresas. La pequeña burguesía, eso que llaman clases medias,se da cuenta ahora que el capitalismo es una gran estafa. La juventud trabajadora ve cada vez más lejos la posibilidad de construir su propia vida. La reacción clerical amenaza con subir el infierno a la tierra si la persona humana adquiere el derecho democrático radical sobre su propia persona, sobre sus propios afectos. La sanidad pública es desmenuzada y entregada a la empresa privada. La gran multinacional de la educación, la Iglesia Católica, amenaza con hacer arder por los cuatro costados todo libro que ilumine la razón del ser humano, aunque si el estado le paga más tendrá un poco de paciencia. La patronal exige el despido libre sin indemnización. La banca exige ser resarcida de todos los millones que está dejando de robar.

 

En medio de la más profunda crisis económica y social que ha vivido el proletariado español desde hace muchos años, las trabajadoras y los trabajadores pugnan por resistir la ofensiva de los patronos que exigen seguir recibiendo beneficios exorbitados. Por todas partes se producen manifestaciones y huelgas. Todas estas movilizaciones deben ser generalizadas y centralizadas en una única acción de nuestra clase. Es la única forma de ganar. La clase obrera tiene instrumentos para centralizar su resistencia y pasar a la ofensiva: sus asambleas de fábrica o centro de trabajo, sus sindicatos.

 

El gobierno basado en la mayoría del PSOE que la juventud, las trabajadoras y los trabajadores impusieron en las últimas elecciones retrocede cada día más ante las exigencias de la patronal, de la gran banca, del gran capital. Los millones de los superávit del estado, gracias a las cotizaciones de nuestro salario diferido, de la Seguridad Social, los derrama el gobierno Zapatero con prodigalidad sobre la mesa del gran capital financiero y de la construcción. A cambio, algún ministro levanta la voz para contentarnos diciendo que no admitirán ninguna reforma laboral. Pero en los hechos la crisis va haciendo mella en la correlación de fuerzas entre el trabajador y el patrono y va imponiendo una verdadera reforma laboral a favor de la patronal. ¡Es hora de centralizar nuestros esfuerzos para contrarrestar la ofensiva de la burguesía! ¡Es hora de pasar a la ofensiva! ¡Somos la mayoría, somos quienes creamos la riqueza! ¡Sólo nosotros, las trabajadoras y los trabajadores, podremos librar a la sociedad de la catástrofe a que la lleva la actitud del gobierno! La única forma de parar a la ‘derecha' es con nuestra fuerza, la burguesía y sus criados no conocen otro lenguaje.

 

Trabajo para todas y todos: escala móvil de horas de trabajo sin merma de salario

Recuperación del salario real: escala móvil de salarios

Plan de obras públicas destinadas a satisfacer las necesidades de las más amplias capas de la población y no las del gran capital

Sanidad pública y de calidad

Educación pública, laica, gratuita de calidad

Bienestar Social a cargo del estado y no de los salarios diferidos (defensa de la caja de la Seguridad Social)

Expropiación del gran capital bancario, agrario, industrial, de la construcción y comercial

Derecho a la vivienda

Créditos baratos para la clase obrera y la pequeña burguesía

Recuperación por la afiliación del control de las organizaciones sindicales de clase; independencia del estado y de la patronal

Control obrero para todas las expropiaciones; control obrero efectivo en todas las ramas de la producción y de la distribución

Gobierno obrero

Ninguna intervención imperialista en el extranjero, retirada de todas nuestras tropas ocupando países en el extranjero, ninguna diplomacia secreta

Frente a la crisis causada por la anarquía y el fórceps de las fronteras imperialistas: Estados Unidos Socialistas de Europa

 

 

--