2009-01-06 ¡No a la implantación del Plan Bolonia en la Universidad!

 

¡No a la implantación del Plan Bolonia en la Universidad!

¡Abajo las leyes privatizadoras de la enseñanza! 

¡Los estudiantes de Grecia y Francia han demostrado que es posible hacer retroceder a los gobiernos, que es posible vencerles!

 

El gobierno del PSOE ha empezado a implantar, desde octubre del 2008, el llamado Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) o proceso Bolonia, un paso adelante más en el desarrollo de las dos leyes privatizadoras de la enseñanza (la LOU y la LOE), cuyo objetivo final es poner la enseñanza y la investigación públicas en manos de las empresas privadas en todos los terrenos: desde la financiación hasta el funcionamiento, la contratación de personal o el diseño curricular.

Estamos ante una ofensiva mayor contra un servicio público central para la vida de los trabajadores, como es la enseñanza.  Ofensiva que si bien fue iniciada por el gobierno de Aznar y su LOU, está siendo profundizada sin empacho por el de Zapatero, que la combina con el incremento continuo de la financiación pública a los centros educativos privados (conciertos y demás subvenciones), con gran predilección de los de la Iglesia católica, como demostró ya con la LOE.

Ningún nivel educativo está libre del ataque, ninguna comunidad autónoma:  la burguesía del Estado Español ha tomado la decisión de reducir a escombros el sistema de instrucción pública destinada a la clase trabajadora, y así todos los gobiernos a todos los niveles administrativos (incluidos los tripartitos de Catalunya y Euskadi) preparan normas que implican la entrega del control de la enseñanza y la investigación públicas a los organismos patronales y las empresas individuales que puedan estar interesadas, quienes estrangularán en la inanición todo lo que no signifique beneficio para el capital.

Hay proyectos muy parecidos en Francia, Italia, Portugal, Alemania, Grecia... Los gobiernos de la Unión Europea actúan coordinados, de la misma manera que lo hicieron para reducir las pensiones, lo hacen para intentar aumentar hasta 65 el tope de las horas semanales de trabajo... o para salvar, con miles de millones de euros públicos,  a los propietarios de los bancos que ahogan en hipotecas imposibles a las familias obreras.  

Pero no está escrito que el gobierno consiga siempre todo lo que se propone.  También como en Francia, Italia o Grecia, los jóvenes universitarios del Estado Español han entrado en combate contra la implementación del plan Bolonia y las leyes que lo preceden. Y, como en Francia o Grecia, es posible que consigan la paralización del proyecto en marcha.

Desde el inicio del curso se suceden las asambleas, concentraciones, manifestaciones de decenas de miles, ocupaciones de facultades y rectorados.  Todavía de manera dislocada y desigual, pero con serios intentos de alcanzar una coordinadora estatal formada por delegados de las asambleas, los estudiantes saben que si se incorporaran a su lucha los sindicatos de profesores, las centrales obreras y todas las organizaciones y partidos que se reclaman de los trabajadores, el gobierno no podría resistir el envite y recularía rápidamente.  

Sin embargo, están dejándolos solos, esperando que se agoten.  Porque las direcciones de los grandes sindicatos de enseñanza y de las centrales obreras mayoritarias, del PCE y por supuesto del PSOE -responsable del gobierno- se sitúan en el marco de aceptación del Espacio Europeo de Educación Superior diseñado en Bolonia, ligados como están por mil y un compromisos al respeto y mantenimiento del sistema actual de dominación en el Estado Español y a los designios del capital en todos los sectores.

En esta situación, los estudiantes sólo pueden confiar en su propia autoorganización, alcanzando finalmente la coordinación estatal de delegados de las asambleas.  Sólo así tendrán la fuerza para arrastrar a la movilización a la inmensa mayoría de los universitarios, de los estudiantes de enseñanza media.  Sólo así empujarán a los profesores a entrar masivamente con ellos en la lucha, forzando el apoyo de las organizaciones sindicales y centrales obreras.  

 

Los  sindicatos y las organizaciones que se reclaman de la clase obrera deben apoyar mediante un frente unido la lucha por la retirada del plan Bolonia 

¡No a la aplicación del plan Bolonia!

¡Abajo la LOU y la LOE!

¡Fuera manos privadas de la enseñanza pública!

Ni un euro público a la enseñanza privada

 

Por una enseñanza única, pública, laica, de calidad y gratuita a todos los niveles

Por la huelga indefinida de toda la enseñanza pública para echar abajo todo el plan Bolonia y todas  las leyes privatizadoras

 

6 de enero de 2009