2018-03-23 Italia: las elecciones generales del 4 de marzo

 Artículo del Groupe Marxiste Internationaliste

 

Italia :

Las elecciones generales del 4 de marzo

Los grandes partidos burgueses del período precedente (PD, FI) se desmoronan; lo que queda del movimiento obrero (PRC, LeU) no se beneficia de ello; dos partidos anteriormente marginales (M5S, LN) son los que lo aprovechan.

Para los partidarios del dégagisme1, las elecciones generales de marzo en Italia confirman que «hay una ola dégagista en Europa» (Bastien Lachaud, diputado La Francia insumisa, LCI, 5 de marzo). Un término que pone en el mismo saco el inicio de la revolución social de Túnez en 2011 con la victoria electoral del capitalista Trump en los Estados Unidos en 2016, o la actual de los partidos reaccionarios en Italia, no es que sea muy ilustrativo. Por otra parte, a fecha de hoy, la LFI2 no ha presentado un verdadero análisis de las elecciones italianas, no más que el PCF o el PS.

El gobierno Macron-Philippe-Collomb se aprovecha de ello para justificar su caza a los inmigrantes al modo Trump y su proyecto de ley inspirado en Sarkozy y Le Pen.

Tomo nota de que, en el mundo donde vivimos, se pueden defender bellas ideas pero no pueden defenderse haciendo abstracción de la brutalidad del contexto. Italia ha sufrido hoy innegablemente en el contexto de una presión migratoria muy fuerte en la que vive desde hace meses y meses. (Emmanuel Macron, AFP, 5 de marzo)

Lo que hay que comprender es que acoger a los refugiados (la «bella idea») choca contra la dura realidad ("una fuerte presión migratoria) y puede conducir al país que lo olvide a una crisis política. ¿Con su explicación del resultado de las elecciones italianas por el exceso de extranjeros, es Macron tan diferente de los "populismos" de los que dice que protege a Francia? Todas las fracciones políticas de la burguesía decadente esconden que:

  1. La pobreza y la inestabilidad política de los países dominados son los resultados de la dominación y de la explotación extranjeras (que incluye a los grandes grupos capitalistas franceses o italianos...);

  2. El ejército francés, con el ejército británico, jugó un papel decisivo en la destrucción de Libia en 2011 (que el gobierno italiano intentó entonces impedir) y participa en las devastaciones en curso en Siria y en Irak;

  3. La desigualdad y los conflictos de Asia occidental y de África generan inevitablemente desplazamientos de población, pero estos desplazamientos afectan sobre todo a los países dominados. Por ejemplo, los sirios ha huido mayoritariamente dentro mismo de Siria o con destino al Líbano, a Jordania y a Turquía;

  4. El Estado francés ha contribuido a la «fuerte presión migratoria» en Italia, suspendiendo los acuerdos de Shengen, cerrando desde el 2015 su frontera italiana a los emigrantes, igual que el Estado suizo (no miembro de la UE, pero sí del espacio Shengen). La mayoría de los emigrantes que abordaban las costas italianas no tenían la intención de quedarse sino que se han encontrado encerrados allí. Esta política de Hollande y de Macron ha contribuido mucho al éxito de las consignas xenófobas y anti-UE en el país vecino: «hay un sentimiento, ampliamente difundido, de que sus socios de la UE han dejado que Italia se enfrente sola con la inmigración » (The Economist, el 10 de marzo).

La fragilidad del capitalismo italiano revelada por la crisis mundial

El capitalismo italiano consiguió una acumulación de gran escala después de la 2a Guerra mundial, apoyándose en las traiciones de PSI y de PCI, en la reconstrucción de la economía devastada y en la CEE-Unión europea.

Del 1950 al 1963, la economía italiana conoció una fase de expansión sin equivalente en la Europa de postguerra, con un crecimiento del 7,5 % en 1955. (Piedra Milza, Historia de Italia, 2005, Fayard, p. 927)

Con el crecimiento económico y la emigración, la tasa de desempleo cayó al 3,6 % en 1963. Pero Italia se vió afectada particularmente por las crisis capitalistas mundiales de 1973-1975 y de 2007-2009 (el PIB descendió el -5,5 % en 2009 respecto a 2008). Sufrió cuatro años de recesión (2008-2009 luego 2012-2013), lo que implicó una regresión del PIB de cerca del 9 % con relación a su situación de 2007 y una duplicación de la tasa de desempleo (del 6 % en 2007 al 13 % a finales de 2014). En quince años, 200.000 titulados universitarios dejaron el sur para emigrar hacia el norte o en el extranjero.

Como todos los demás estados capitalistas, incluida China, el estado italiano recurrió al déficit presupuestario frente a la crisis (saldo presupuestario del -5,2 % del PIB en 2009) sin preocuparse de las reglas de la Unión Europea vigentes desde el 1992 ( el 3 % del PIB como máximo). Las finanzas públicas quedaron marcadas por una deuda elevada ( el 132 % del PIB, cuando la regla es menos del 60 % como máximo), lo que limita los márgenes de la política presupuestaria del estado burgués italiano.

Los gobiernos Letta (2013-2014), Renzi (2014-2016) y Gentiloni (2016-2018) se esforzaron por reducir el déficit ( el-1,9 % del PIB en 2017) y, de ese modo, la deuda. Estos gobiernos dirigidos por el PD procedieron, como todos los gobiernos burgueses, recortando los gastos públicos que sirven en primer lugar a los trabajadores y acusando de buena gana a la UE de ser la culpable de la austeridad : « los políticos rechazaron la responsabilidad del crecimiento reducido a causa de la austeridad impuesta por la UE ». (The Economist, el 10 de marzo).

LFI atribuye la austeridad, italiana o francesa, al extranjero, a “Europa”, aunque se aplique todavía más severamente en Gran Bretaña, que ha mantenido su moneda y decidido salir de la Unión Europea. Como lo reconoce un ex presidente del consejo (primer ministro) del 2011 al 2013 : « hasta sin los mandatos europeos, deberíamos tener una cierta disciplina. »(Mario Monti, Le Monde, 2 de marzo). Es notable que la UE, ejerciendo una presión, nunca sancionó Italia para sus faltas a ambas reglas.

La persistencia del paro masivo

Entre la crisis capitalista y la austeridad estatal, centenares de miles de personas se hundieron en la miseria, especialmente en el Sur. En cambio, el ejército, la policía y los bancos reciben más que nunca el maná público, sin hablar de la criminalidad mafiosa que continua parasitando Italia.

El gobierno italiano oficializó el salvamento de dos bancos mutualistas3 de tamaño medio - Banca popolare di Vicenza y Veneto banca, al borde de la quiebra. El decreto que inicia el procedimiento de liquidación de ambos bancos ha sido aprobado por el presidente del consejo, Paolo Gentiloni. El Estado italiano pondrá 4,785 mil millones de euros sobre la mesa para que Intesa Sanpaolo, el primer banco minorista del país, recupere ambos bancos. Pier Carlo Padoan, ministro de economía, precisó que el coste total de las garantías públicas en esta transacción podía elevarse hasta 17 mil millones de euros, para cubrir los créditos deteriorados de ambos bancos. (Le Monde, 25 de junio de 2017)

Para intentar salir el marasmo, todos los gobiernos burgueses italianos han ayudado al capital y golpeado a los trabajadores : recorte en los gastos sociales (enseñanza, salud, etc.), reducción de los impuestos sobre el capital, ampliación de la edad de jubilación (65 años para los hombres, de 60 años para las mujeres), reducción de las pensiones (cálculo sobre los salarios del conjunto de la vida laboral), contratos de trabajo más flexibles, aumento de las tasas de matrícula en la universidad, el salario «al mérito» para los profesores, etc.

Gracias al aumento de la tasa de explotación y a la coyuntura europea y mundial, el capitalismo italiano acabó por reanudar el crecimiento a partir de finales de 2014: +1 % en 2015, +0,9 % en 2016, +1,6 % en 2017 (pero la media es del +2,2 % en la zona euro y del +3,7 % en el mundo, para el mismo período).

A pesar de esta escampada, Italia sigue siendo el enfermo de la zona euro : el PIB en volumen continua inferior en un 6 % a su nivel de antes de la crisis, y la reanudación del crecimiento es menos sostenida allí que entre sus socios de la zona euro. Por otra parte, la deuda pública, superior al 130 %, todavía no ha iniciado su descenso y el sector bancario continua frágil. (Céline Antonin, Italia : el horizonte parece aclararse, OFCE, diciembre de 2017)

La recuperación se traduce en una creación nítida de empleos ( +900.000 en el período 2015-2017), la tasa de empleo de la población en edad de trabajar reencontró su nivel anterior a 2008 (58,4 %) y la tasa de desempleo acabó por bajar. Pero sigue elevada : El 10,8 % de la población activa y hasta el 32,2 % en los jóvenes activos de 15-24 años. El paro se queda en el 18 % en el sur.

En estas condiciones, el capitalismo italiano, aunque no se priva de sobreexplotar a los trabajadores extranjeros, no necesita una inmigración masiva, contrariamente al capitalismo alemán. Los partidos italianos que hacen de los extranjeros el blanco principal de sus ataques (LN, FI) totalizan más de el tercio de los sufragios expresados. Si a ellos se les suma los que, sin hacer de ello el eje de su política, también quieren rechazar los emigrantes (M5S, PD), se sobrepasa el 84 %.

El jefe del M5S Luigi Di Maio, en la primavera de 2017, tomó posiciones muy duras en la crisis migratoria del Mediterráneo, popularizando la expresión de «taxis de los mares» para calificar a los buques fletados por las ONG humanitarias para efectuar operaciones de socorro a la altura de Libia. (Le Monde, 7 de marzo)

Las traiciones repetidas de las burocracias sindicales

Aparte del PRC4, las únicas organizaciones obreras de masa que subsisten son los sindicatos tradicionales. Las confederaciones principales son las previsibles : CGIL (más o menos equivalente de la CGT [o CCOO en España, NDT]), CISL (equivalente de CFDT [origen en la democracia cristiana, como ELA-STV en Euskalherria, NDT]) y UIL (equivalente de FO [o UGT en España, NDT]). Pero, como en todos los países imperialistas, los aparatos de los sindicatos están corrompidos por el Estado burgués y los capitalistas. De vez en cuando, se ven forzados a llamar a «jornadas de acción» que sirven de válvulas de escape para las bases, mientras negocian ataques interrumpidos contra la clase obrera, exacerbados por las crisis capitalistas recurrentes y la competencia internacional.

En julio de 1992, las burocracias de CGIL, CISL y UIL renunciaron a la escala móvil de los salarios por exigencia de Confidustria (el Medef italiano [confederación patronal,NDT]). En julio de 1993, firmaron un acuerdo de negociación colectiva a dos niveles : de rama y de empresa. Los sindicatos se comprometían a tener en cuenta tanto las restricciones macroeconómicas como la competitividad de las empresas.

En noviembre de 2012, las burocracias de CISL y de UIL firmaron con la patronal un acuerdo «de productividad» que liga los salarios con los resultados de las empresas. Ahora los acuerdos de empresa reemplazan a los convenios colectivos en lo que afecta a la organización del trabajo.

En junio de 2013, las burocracias de las confederaciones de CGIL, de CISL y de UIL firmaron con la patronal un acuerdo sobre representatividad. A los firmantes se les garantiza el monopolio de la representación del personal en las empresas. Como consecuencia de ello, a los otros sindicatos (COBAS, CUB, USB, CSB) les es casi imposible participar en las elecciones de delegados del personal en las empresas.

En enero de 2014, las burocracias de las confederaciones de CGIL, de CISL y de UIL firmaron con la patronal un acuerdo que permitía derogaciones de los convenios colectivos nacionales sobre las condiciones de trabajo los horarios y los salarios.

El 28 de febrero, la víspera de las elecciones, las burocracias de las confederaciones de CGIL, de CISL y de UIL firman con Confindustria un acuerdo sobre los salarios que privilegia el nivel de la empresa y condiciona los aumentos salariales a los incrementos de productividad.

Así, los aparatos social-imperialistas de los sindicatos contribuyen a la desorientación política e ideológica de la clase obrera, completando las traiciones históricas del ex-PSI y del ex-PCI, así como a la orientación "reformista" de los pequeños partidos que han sobrevivido al naufragio de la socialdemocracia y del estalinismo (LeU, PRC).

La política migratoria del Estado burgués

Tanto el antiguo «centro izquierda» El Olivo-PD, cuando estaba a la cabeza del gobierno (2006-2008, 2013-2018), como el antiguo «centro derecha» PDL-FI, cuando era su turno (2001-2005, 2008-2011), intentaron limitar la inmigración. Por una parte, el Estado encerró a trabajadores y a jóvenes que no habían cometido ningún crimen o delito (en los CIE, los CARA, o los CDA) ; por otra parte, se intentó impedir la entrada (acuerdos con los señores de guerra de Libia, patrullas en el mar), todo con la ayuda de la UE. Así, en octubre de 2013, después de la muerte en un solo naufragio de 366 emigrantes en Lampedusa, el gobierno Letta (coalición de PD con, entre otros, el PDL de Berlusconi) activó la operación Mare Nostrum, reemplazada en noviembre de 2014 por la operación Tritón, menos costosa y a cargo de la UE.

Durante la ceremonia hipócrita de la cadena de ataúdes, el ministro del interior Angelino Alfano anuncia que el gobierno ha decidido remodelar su "misión", empleando más medios de patrulla con el fin de salvar a los náufragos; y precisa que a este cambio le ha llamado Mare Nostrum. Evidentemente, Mare Nostrum no sustituye a Frontex - el mecanismo europeo de control de las fronteras exteriores de la UE – efectivo desde el 2005 mediante dos dispositivos : Hermès (dedicado al control del Canal de la Sicilia y de las islas Pelagias) y Aeneas. Mare Nostrum no tiene como objetivo real salvar la vida de los emigrantes o de llevar a los tribunales a los barqueros, sino más bien hacer frente, gracias a un control militar minucioso, y esto hasta las costas libias, el aflujo migratorio creciente que a finales de octubre representaba más de 50.000 llegadas. Mare Nostrum, este control intensivo del área mediterránea afectada por los flujos migratorios, fue puesta en funcionamiento en noviembre de 2013. (Rivoluzione comunista, Fronte proletario contro guerra statale anti-immigrati, 2017, p. 14)

En julio de 2017, el gobierno PD, como el de LREM a Francia en el mismo momento, culpabiliza a las organizaciones que socorren los emigrantes.

Nacido hace sesenta y un años en Reggio Calabria, hijo de general, Marco Minniti es un producto puro del Partido comunista italiano (PCI)... En Libia, antigua colonia italiana donde los intereses económicos transalpinos siguen siendo importantes y los servicios de contraespionaje muy activos, el ministro de interior multiplica sin miramientos los contactos con los jefes locales, para acabar con las salidas de barcos hacia Europa, equipando a los guardacostas con barcos radiantemente nuevos. En el canal de la Sicilia, fuerza a las ONG encargadas de las operaciones de socorro en el mar a comprometerse con un «código de buena conducta». (Le Monde, 14 de septiembre de 2017)

Acusada de «favorecer la inmigración ilegal» más bien que de salvar vidas, la ONG alemana Jugend Rettet ha sido privada de su buque de socorro en el Mediterráneo por las autoridades italianas, el miércoles, 2 de agosto. (Le Monde, 3 de agosto de 2017)

Los policías bloquearon el domingo por la mañana al Open-Arms, fletado por la ONG española Proactiva. La razón ? La víspera, el barco había obtenido el derecho de desembarcar a 218 personas que se habían negado a ser entregadas a los guarda-costas libios. (Le Monde, el 23 de marzo de 2018)

Bloqueados en Libia, los emigrantes africanos a menudo son extornsionados, reducidos a la esclavitud, víctimas de maltratos, violados, asesinados.

Un atentado racista y una movilización antifascista

El 3 de febrero de 2018, un antiguo candidato de la Lega en 2017, después de haber hecho el saludo fascista y gritado «Viva Italia!» disparó contra un grupo de personas negras en Macerata, en el centro de Italia. Seis personas están heridas. El fascista invoca la violación y el homicidio de Pamela Mastropietro por traficantes de droga nigerianis para disparar contra inocentes cuyo único crimen era tener la piel oscura. Berlusconi, cuya formación Forza Italia reclama la expulsión de 600.000 extranjeros y es aliada de la LN en el seno del «centro derecha», infravalora :«me parece que se trata del gesto de un desequilibrado, que merece la condena más firme, pero que no puede considerarsa que tenga una connotación política clara ».

El PD utiliza al ministro del interior y al alcalde de Macerata, así como su influencia en la CGIL (la central sindical principal) y en la Associazione nazionale partigiani de Italia (la Asociación de los antiguos miembros de la Resistencia), para impedir las manifestaciones de protesta. A pesar de la prohibición oficial, los fascistas de Forza Nuova se concentraron en Macerata el 8 de febrero, con la complacencia de la policía y de los carabineros (gendarmería).

Los Centri Sociali (CS, un movimiento anarquista una de cuyas fracciones apoya a la coalición electoral PaP) convocaron manifestación el 10 de febrero en Macerata. Se adhieren las coaliciones de partidos Liberi e uguali y Potere al popolo, FIOM (la federación de la metalurgia de CGIL), COBAS (clases del SUR), etc. : Hubo por lo menos 20.000 manifestantes. El 25 de febrero, otras 20.000 personas, sobre todo jóvenes, se manifiestaron en Milán. En Livorno, cuando los CS se contra-manifestaban frente a los provocadores FDI, el dirigente de PaP Maurizio Acerbo apoyó a los antifascistas pero al portavoz de LeU Pietro Grasso les condenó.

El naufragio de la representación política anterior de la burguesía

El 4 de marzo, la participación en las elecciones de ambas cámaras (Cámara de los Diputados, Senado) ha sido elevada: El 73 % de los inscritos, aunque un poco inferior a la de las elecciones precedentes generales, en febrero de 2013 (75 %).

El Partito Democratico (PD, Partido demócrata) es el partido burgués que ha sido el eje de los gobiernos precedentes. Procede de la fusión en 1998 de los renegados del estalinismo (PDS, la mayoría del antiguo Partido comunista italiano) y de supervivientes del clericalismo ligado a la Iglesia católica (PPI, principal componente resultante del desaparecido Partido demócrata-cristiano que dirigió el país durante 40 años). Los votos al PD pasaron del 25,4 % en 2013 al 18,7 % en 2018. Su secretario general, Mateo Renzi, se ha visto forzado a dimitir.

La primera víctima del escrutinio es el Partido Demócrata del antiguo primer ministro Matteo Renzi, que sufre una derrota humillante. Con menos del 19 % de los votos, es decir apenas 112 diputados y 57 senadores, el principal partido de izquierda alcanza un mínimo histórico. (Le Monde, 7 de marzo)

El otro partido burgués de gobierno, Forza Italia (FI, Fuerza Italia), fundado en 1994, se desmorona también (ha pasado del 21,6 % al 14 %). No es seguro que él sobreviva a su jefe, de 81 años de edad.

El segundo perdedor de las elecciones legislativas, Forza Italia, ha quedado tal vez en un estado más lastimoso todavía. Con apenas el 14 %, una cifra ridículamente baja para una formación que se supone que representa al conjunto de la derecha moderada, la formación nacida en 1994 solo por la voluntad de Silvio Berlusconi está al final de carrera. (Le Monde, 7 de marzo)

El éxito de dos partidos "populistas"

El gran vencedor de las elecciones del 4 de marzo es el Movimento 5 stelle (M5S, Movimiento 5 estrellas), un partido pequeño burgués demagógico y xenófobo creado sobre una base del dégagisme [ver nota pg 1, NDT] en 2009 por un payaso que pasó el testigo a Luigi Di Maio. Denunciando el abandono del Sur y gracias a la promesa de una «renta ciudadana», el M5S ha captado más del 32,7 % de los votos en todo el país (frente al 25,5 % en 2013) y es netamente mayoritario en el sur. Ha sido felicitado por Farrange, el antiguo dirigente de UKIP, el partido que promovió el Brexit.

El otro partido que sale bien librado, con el 17,4 % (frente al 4,1 % en 2013), es la Lega de Matteo Salvini (antiguo Lega Nord, Liga Norte). Nunca había sobrepasado el 10,2 % de los votos. Mantiene su racismo anterior pero ha cambiado su viejo programa (la secesión de la parte más rica de Italia) por un nacionalismo italiano agresivo.

El líder de la Liga ha acertado en su apuesta : completar la mutación del partido federalista y antiitaliano, del que tomó la jefatura hace menos de cinco años, en una gran formación nacionalista y xenófoba, extendiéndose por todo el país. (Le Monde, el 7 de marzo).

La LN gana en el seno de la coalición llamada de "centro derecha" (sic) que incluía, además de a FI, a otro partido fascistoide, Fratelli d' Italia (FdI, Hermanos de Italia), que consiguió el 4,35 % de los votos. Ha recibido las felicitaciones del jefe del FN-RN francés.

Además, dos listas fascistas, CasaPound y la coalición Italia agli Italiani (Italia para los italianos, formada por FN y MS-FT) tienen respectivamente el 0,95 % y el 0,38 % de los votos. Estos grupos atacan físicamente a los militantes obreros y a los extranjeros.

La marginación electoral del reformismo

Los dos grandes partidos reformistas de postguerra, Partito socialista italiano (PSI) y Partito comunista italiano (PCI) desaparecieron, respectivamente en 1994 y en 1991-2007.

La herencia de la socialdemocracia, es la colaboración de clase más repugnante : el sabotaje de la revolución de 1920 por el PSI, la reconstrucción del Estado burgués después de la II Guerra mundial, la participación repetida en gobiernos con la Democracia Cristiana, la dirección del gobierno que puso fin a la escala móvil de los salarios, la ayuda a la toma de control por Bersluconi de la televisión privada, la corrupción …

La operación Mani pulite (manos limpias) comenzó en febrero de 1992 cuando dos magistrados milaneses, investigando un asunto común de corrupción, encontraron un flagrante delito de soborno a un miembro importante del PSI, Mario Chiesa... Siguió una auténtica marea de detenciones, pesquisas, denuncias, confesiones. Dos antiguos alcaldes PSI de Milán fueron inculpados. Craxi mismo, después de haber intentado sublevar a la opinión pública contra el «gobierno de los jueces», tuvo que rendir cuentas : Hallado culpable de haber desviado en su propio beneficio sumas de dinero considerables, fue forzado a dimitir de su puesto de secretario general del PSI. Pronto no tuvo otro recurso que exiliarse en Túnez. (Piedra Milza, Historia de Italia, 2005, Fayard, p. 927)

Quienes ocupan hoy el lugar de la socialdemocracia en Italia, las escisiones de izquierda del PD y de la derecha de PRC, reunidas en la coalición cajón de sastre Liberi e uguali (LeU, libres e iguales), tienen el límite de votos en el 3,4 %.

El principal partido reformista que sobrevivió a la desaparición de PCI es Partito della rifondazione comunista (PRC).

El PRC nació en 1991 cuando el PCI fue disuelto al final de su 20º y último congreso y fue creado el Partido democrático de la izquierda ...Desde el principio se juntaron un conjunto de personalidades, de corrientes culturales y de posiciones políticas muy diversas, unidos esencialmente sobre una base de su voluntad de oponerse al "giro," que consideraban como una liquidación del patrimonio político, ideológico y simbólico del Partido comunista. (Los Partidos comunistas y post-comunistas en Europa Occidental, 1999, Documentation française, p. 72)

En 2013, su mini frente popular con el Movimento Arancione y la Federazione dei verde reunió el 4,4 % de los votos. En 2018, forma de nuevo una coalición, Potere al popolo (PaP, Poder para el pueblo). Incluye al Partito comunista italiano (una escisión de PRC que enarbola la bandera burguesa italiana al lado de la bandera roja), la Piattaforma eurostop (una frente eurófobo), los CRAC (estalino-maoístas), la Sinistra anticapitalista (SAC, Izquierda anticapitalista ligada al NPA)... Este bloque electoral es sostenido en Francia por el NPA, el PCF y LFI. Ha obtenido solamente el 1,32 % de los sufragios expresados y ningún diputado.

La escisión neo-estalinista de RPC, el Partito comunista (PC), que se ha presentado por separado, es marginal, con el 0,32%.

El PRC, el PCI, el PC, los CRAC ... nunca aprendieron las lecciones del estalinismo. La historia del estalinismo-togliattismo es la de la mano tendida al fascismo por el PCI en 1936 ("llamamiento a los fascistas"), la traición a la revolución de 1943-1944, la participación en los gobiernos burgueses de 1943 a 1947, el intento para restaurar la monarquía en 1944 ( "giro de Salerno"), la traición a la situación revolucionaria en 1969, la propuesta para gobernar conjuntamente con la DC en 1973 ("compromiso histórico"), la renuncia abierta del marxismo con la transformación en 1991 del PCI en PSD, la liquidación del PSD en 2007 en un partido burgués normal (PD) con lo que quedaba de la Democracia Cristiana desacreditada y procesada por la justicia.

El cretinismo reformista y pacifista del PRC

A la mayoría de las corrientes centristas del mundo, esto no les ha impedido dar un apoyo entusista al PRC durante todo el final del siglo XX, incluidas las corrientes “trotskistas” sumadas al proteccionismo, el pacifismo y el reformismo. Ello se tradujo en la incorporación de sus afiliados locales al PRC (y su integración en las burocracias sindicales viejas o nuevas) del mismo modo que participaban ya al mismo tiempo en Syriza, en Grecia, en Die Linke, Alemania, etc.

El PRC practicó la colaboración internacional de clases montando el engaño del Foro Social Mundial en 2001, con la ayuda de la burocracia cubana de Castro, del gobierno burgués de Brasil y de un ala del Iglesia Católica. A nivel nacional, el PRC apoyó a un gobierno burgués en 1996 y luego participó en un gobierno liderado por un antiguo demócrata cristiano en 2006. Todavía está vinculado al PCF, que ha gobernado más de una vez por cuentade la burguesía y a Syriza que lo hace todavía en Grecia.

La estrategia comunista fue resumida en una moción del Congreso de La Haya de la Primera Internacional: hegemonía de la clase obrera, necesidad del partido, toma del poder.

En su lucha contra el poder unido de las clases poseedoras, el proletariado solo puede actuar como clase constituyéndose a sí mismo en partido político separado y opuesto a todos los antiguos partidos políticos creados por las clases poseedoras. Esta constitución del proletariado en partido político es indispensable para asegurar el triunfo de la revolución social y su fin supremo: la abolición de las clases. La coalición de fuerzas de la clase obrera, ya lograda por la lucha económica, debe servir así como una palanca en su lucha contra el poder político de sus explotadores. Puesto que los amos de la tierra y el capital todavía usan sus privilegios políticos para defender y perpetuar sus monopolios económicos y subyugar al trabajo, la conquista del poder político se ha convertido en el gran deber del proletariado. (AIT, Artículo 7a de los Estatutos, septiembre de 1872, La Première Internationale, 10-18, p.338).


Durante la campaña electoral, el PRC y sus aliados no hablaban de socialismo o de revolución, ni de expropiación o derrocamiento del Estado burgués. Cosas como "poder para el pueblo" o el "poder" aparecen por todas partes (y en ninguna parte), dejando a los explotadores con el instrumento de poder más formidable, el Estado.

Nosotros practicamos cada día la solidaridad, el mutualismo y el control popular sobre las instituciones que no protegen nuestros intereses ... (PaP, Manifesto, 2017)

"Pueblo" hace posible reemplazar la lucha de clases por un agregado de movimientos opuestos no al capitalismo, sino a la Unión Europea y la "mercantilización del mundo".

Un movimiento de trabajadores y trabajadoras, jóvenes, desempleados y jubilados, de todos aquellos que ponen sus habilidades al servicio del bien común, ya sea que estén comprometidos con asociaciones, comités territoriales, o más puntualmente en las movilizaciiones ciudadanas en los territorios, o bien que militen en el terreno en sindicatos, partidos políticos u otras organizaciones comprometidas con los ideales de la izquierda social y política, anti-capitalista, comunista libertario, ecologista, feminista, laico, pacifista "meridionalista". (PaP, Manifiesto, 2017)

Potere al Popolo alaba el rescate del capitalismo y la reconstrucción del estado burgués que efectuaron sus predecesores del PCI de 1943 a 1947.

Hemos luchado contra el socavamiento de nuestra Constitución, nacida de la Resistencia, y por su verdadera aplicación ... (PaP, Manifesto, 2017); Nuestra República se basa en el trabajo ... La reapropiación de la soberanía popular en todos los niveles y en todos los planos de la sociedad ... Restaurar la dignidad y la centralidad para las asalariadas y asalariados. (PaP, Programma, 2017)

La coalición PaP de hecho quiere mejorar el capitalismo y el estado burgués.

Exigimos un sistema judicial capaz de garantizar su respeto efectivo y rápido. La justicia también es parte del bien común ... Para nosotros, el poder del pueblo significa restaurar al control de las clases populares sobre la producción y la distribución de la riqueza, realizar la democracia en su sentido verdadero y original. Para lograr esto, debemos dar pasos intermedios y, sobre todo, construir y experimentar con un método que hemos llamado control popular. (PaP, Programma, 2017)

La coalición PAP predica a los explotados y oprimidos el pacifismo que las bandas fascistas, e’ejército imperialista, los servicios secretos, los carabineros, la policía y la mafia se cuidan mucho de respetar.

Separada del pueblo, constituyendo una casta profesional cerrada de hombres entrenados para castigar duramente a los pobres, hombres relativamente bien pagados y disfrutando de los privilegios del poder (por no hablar de sus ingresos lícitos), la policía sigue siendo indefectiblemente - en todas las repúblicas democráticas donde reina la burguesía - el instrumento, la muralla, el escudo más seguro de aquélla. No se pueden hacer reformas serias y radicales a favor de las masas trabajadoras con su ayuda. Es objetivamente imposible. La sustitución de una milicia popular por la policía y el ejército permanente es la condición para el éxito de cualquier reforma ... (Lenin, Olvidaron lo esencial, 18 de mayo de 1917, Oeuvres, Progrès, t. 24, p.60).

Una ruptura incompleta con el reformismo

Per una sinistra rivoluzionaria (PuSR, por una izquierda revolucionaria), la coalición electoral de dos organizaciones que dicen ser trotskistas, ha obtenido solo el 0,08%. Se trata del Partito Comunista dei Lavoratori (PCL, Partido Comunista de los Trabajadores) y de Sinistra Classe Rivoluzione (SCR Izquierda Clase Revolución) ligada a la GR francesa que apoyó la candidatura socialimperialista de Mélenchon en la primera vuelta.

En general, las corrientes que se fueron del PRC cuando éste proporcionó un ministro al gobierno de Prodi tienen muchas dificultades para distinguirse de su padre: la SAC sigue sembrando ilusiones sobre el PRC.

La reconstrucción de una verdadera izquierda comenzó en las elecciones con la formación de la lista de PaP. (SAC, Declaración, 5 de marzo)

Incluso al PCL, que ha reivindicado un gobierno de los trabajadores durante su campaña, le cuesta deshacerse del frentepopulismo: en las elecciones municipales de Nápoles, en mayo de 2011, llamó a votar por el “progresista” Luigi de Magistris, del partido burgués Italia dei Valor El programa de Per una sinistra rivoluzionaria no dice nada sobre autodefensa, ni sobre la necesidad de desmantelar los cuerpos represivos, como si se pudiera "controlar" al ejército y la policía.

La vieja burocracia estatal debe ser desmantelada y el control de los trabajadores extendido a todas las ramas de la vida pública. Elección y revocabilidad de todas las responsabilidades públicas. Límite máximo de la remuneración de todos los funcionarios públicos, que se corresponderá con el salario promedio de un trabajador cualificado. Control de los trabajadores en todos los niveles de la administración pública. (PuSR, Il nostro programma, febrero de 2018)

Reivindicándose de Lenin y Trotsky, el centrismo procedente de la destrucción de la IVª Internacional censura una pieza esencial del programa de la Internacional Comunista: la lucha contra las burocracias social-patriotas (políticas y sindicales), la centralización de los soviets, armamento de los trabajadores, destrucción del estado burgués, insurrección, poder de los trabajadores ...

La Oposición de Izquierda Internacional se basa en los primeros cuatro congresos del IC. Eso no significa que jure lealtad a cada letra de sus decisiones... Pero todos los principios fundamentales (actitud ante el imperialismo y el estado burgués, ante la democracia y el reformismo; problemas de la insurrección; dictadura del proletariado; actitud hacia el campesinado y las naciones oprimidas; soviets, trabajo en los sindicatos; parlamentarismo; la política del frente único) siguen siendo la más alta expresión de la estrategia proletaria en la época de la crisis del capitalismo. (OGI, La Oposición de Izquierda Internacional, Sus Tareas, Sus Métodos, enero de 1933, Los Congresos de la Cuarta Internacional, La Brèche, t. 1, pp. 60-61)

Una incertidumbre institucional

Una vez más, la Unión Europea está conmocionada, pero no a causa de la clase obrera y menos aún por cuenta de la clase obrera. El golpe lo ha dado la reacción e, incluso más que en el caso del Brexit, es claramente xenófobo. El sector más frágil de la clase trabajadora sirve como chivo expiatorio de las dificultades del capitalismo italiano y del sufrimiento que su supervivencia ocasiona en quienes trabajan para vivir.

Ciertamente, el gran capital italiano y mundial no se alegra de que esos partidos tan inciertos hayan ganado las elecciones generales, y mucho menos de que ninguno de ellos tenga la capacidad de formar un gobierno por sí mismo, a falta de una mayoría parlamentaria.

Los triunfos electorales del M5S y la Liga marcan el mayor giro en Europa desde la votación del Brexit. Anuncian un largo período de incertidumbre política y amargas negociaciones antes de que Italia tenga un nuevo gobierno. (Financial Times, 7 de marzo)

Pero la burguesía sabe cómo doblegar los partidos más demagógicos a sus necesidades. Cuando apareció, Forza Italia tampoco era un partido tradicional de la burguesía (se construyó alrededor de un hombre, con el apoyo de los canales de televisión). La Liga Norte ya participó en los gobiernos de Berlusconi. En cuanto al M5S, se está preparando para convertirse en un partido burgués de gobierno.

El Sr. Di Maio se reúne regularmente con los líderes empresariales y los embajadores de la UE, e incluso fue a Londres para tranquilizar a los inversores. (Financial Times, 11 de marzo)

Y el M5S ya ha renegado de uno de sus principios fundametales: rechazar cualquier transacción con los otros partidos.

Si bien el rechazo de alianzas ha sido siempre una de las singularidades del movimiento, junto con el compromiso de su "pureza", el M5S ha entrado, sin remilgos, en una lógica de negociaciones para formar un gobierno. (Le Monde, 7 de marzo)

Cualquiera que sea el próximo gobierno, será burgués de parte a parte.

El poder del capital imperialista no reside en su capacidad de establecer, a voluntad, el gobierno que desea y cuando lo desea. Su poder radica en el hecho de que cualquier gobierno no proletario está obligado a servir al capital imperialista. (Trotsky, Bonapartismo y fascismo, julio de 1934, Contra el fascismo, Syllepsis, p. 440)

Romper con la burguesía, reagrupar a la vanguardia de los trabajadores

Incluso si el fascismo no es un peligro inmediato, la alternativa es cada vez más clara: socialismo o barbarie. O bien una serie de retrocesos económicos, políticos, ideológicos; o bien la unidad de los explotados para derrocar al capitalismo, para abrir la vía a la revolución europea y mediterránea. Para esto, se necesita un partido obrero revolucionario.

La crisis del movimiento obrero ha alcanzado un punto culminante en Italia. Es hora de que, en relación con la construcción de una nueva internacional, los militantes más decididos y conscientes, actualmente dispersos en el PCL, el PRC, los CS, etc. se reagrupen sobre una base revolucionaria e internacionalista. Se inspirarán en los esfuerzos de Antonio Labriola, Amedeo Bordiga, Antonio Gramsci y Pietro Tresso. Se guiarán por los programas de la Liga de los Comunistas dirigida por Engels y Marx, de la Internacional Comunista en vida de Lenin y de la Cuarta Internacional en vida de Trotsky.

Los militantes del partido comunista revolucionario en construcción sabrán estar a la vanguardia del frente único en defensa de los refugiados, del derecho de todos los trabajadores y estudiantes circular y establecerse en Europa, de la lucha diaria por las reivindicaciones y la independencia de los sindicatos frente al estado, la auto-organización de las luchas y la centralización de los órganos soviéticos. la autodefensa contra las fuerzas de represión y los matones fascistas, para abrir la perspectiva de un gobierno obrero y campesino, de los Estados Unidos Socialistas de Europa, de la Federación Socialista del Mediterráneo.

23 de marzo de 2018

Groupe Marxiste Internationaliste (Francia)



1#Dégagisme: Deriva de la expresión “Dégage!” (¡Lárgate!). El "dégagisme" es un neologismo político popularizado desde 2011 durante la Primavera Árabe. Se utiliza en la política francesa para exigir el desalojo, por la fuerza o no, de la persona o personas que detentan el poder, sin la voluntad de substituirlos, lo que conduce a un vacío de poder (Wikipedia).

2#LFI: La France Insoumise. Partido “de izquierdas” fundado en 2016 alrededor de la candidatura presidencial de Jean-Luc Mélenchon, que quedó en cuarto lugar (19,58%), tres veces más votos que el candidato del PS (6,36%).

3#Bancos mutualistas: Cooperativas de crédito. En el Estado Español, por ejemplo, las Cajas Rurales.

4#PRC : Partito de la Rifondazione Comunista, partido continuador del antiguo Partido Comunista Italiano (PCI), cuando éste, en 1991, decidió disolverse para acabar fundando un partido burgués (Partido Demócrata) fusionándose con una corriente de la Democracia Cristiana,