Edicions internacionals Sedov

 

"Adéu Lleó. Lleguem el teu record irreprotxable a les generacions més joves dels obrers del món. Amb justícia tu viuràs en els cors de tots aquells que treballen, sofreixen i lluiten per un món millor. Joves revolucionaris de tots els països! Accepteu de nosaltres el record del nostre Lleó, adopteu-lo com fill vostre (n'és digne) i deixeu que, a partir d'ara, participe invisible en les vostres batalles, ja que el destí li ha negat la joia de participar en vostra victòria final!" Mèxic, 1938 Lev Trotski ("Lleó Sedov: fill, amic, lluitador")



Años 30-40: Materiales de la construcción de la IV Internacional

( Foto: Portada de La Permanenta Revolucio, publicación en esperanto, órgano de la fracción bolchevique-leninista por la IV Internacional de la Sennacieca Asocio Tutmonda (SAT). 1935)

 

Manifiesto de la IV Internacional sobre la guerra imperialista y la revolución proletaria mundial. Mayo de 1940.

"Manifiesto de emergencia". Aprobado por la Conferencia Extraordinaria celebrada del 19 al 26 de mayo de 1940, en Nueva York. Escritos León Trotsky, Libro 6. 1938-40. CEIP

 

 

Manifiesto de la Cuarta Internacional sobre la guerra imperialista y la revolución proletaria mundial

La Conferencia de Emergencia de la Cuarta Interna­cional, el partido mundial de la revolución socialista, se reúne en el momento inicial de la segunda guerra impe­rialista. Atrás quedó ya la etapa de intentos de aperturas, de preparativos, de relativa inactividad militar. Alemania desató las furias del infierno en una ofensiva general a la que los aliados responden igualmente con todas las fuerzas destructivas de que disponen. De ahora en adelante y por mucho tiempo el curso de la guerra imperialista y sus consecuencias económicas y políticas determinarán la si­tuación de Europa y la de toda la humanidad.

La Cuarta Internacional considera que éste es el mo­mento de decir abierta y claramente cómo ve esta guerra y a sus protagonistas, cómo caracteriza la política respec­to a la guerra de las distintas organizaciones laborales y, lo más importante, cuál es el camino para lograr la paz, la libertad y la abundancia. La Cuarta Internacional no se dirige a los gobiernos que arrastraron a los pueblos a la matanza, ni a los políticos burgueses responsables de estos gobiernos, ni a la burocracia sindical que apoya a la burguesía belicista.

La Cuarta Internacional se dirige a los trabajadores y las trabajadoras, a los soldados y los marineros, a los campesinos arruinados y a los pueblos coloniales esclavizados. La Cuarta Internacional no tiene ninguna ligazón con los opresores, los explotadores, los imperialistas. Es el parti­do mundial de los trabajadores, los oprimidos y los explotados. Este manifiesto está dirigido a ellos.

Las causas generales de la guerra actual

La tecnología es hoy infinitamente más poderosa que a fines de la guerra de 1914 a 1918, mientras que la humanidad es mucho más pobre. Descendió el nivel de vida en un país tras otro. En los umbrales de la guerra actual la situación de la agricultura era peor que cuando estalló la guerra anterior.

Los países agrícolas están arrui­nados. En los países industriales las clases medias caen en la ruina económica y se formó una subclase permanente de desempleados, los modernos parias. El mercado inter­no ha estrechado sus límites. Se redujo la exportación de capitales. El imperialismo realmente destrozó el mercado mundial, dividiéndolo en sectores dominados individual­mente por países poderosos. Pese al considerable incre­mento de la población del planeta, el intercambio comer­cial de ciento nueve países del mundo decayó casi en una cuarta parte durante la década anterior a la guerra actual. En algunos países el comercio exterior se redujo a la mitad, a la tercera o a la cuarta parte.

Los países coloniales sufren sus propias crisis internas y las de los centros metropolitanos. Naciones atrasadas que ayer todavía eran semilibres hoy están esclavizadas (Abisinia, Albania, China…)

Todos los países impe­rialistas necesitan poseer fuentes de materias primas sobre todo pasa la guerra, es decir, para una nueva lucha por las materias primas. A fin de enriquecerse posteriormente, los capitalistas están destruyendo y asolando el producto del trabajo de siglos enteros.

El mundo capitalista decadente está superpoblado. La admisión de cien refugiados extras constituye un problema grave para una potencia mundial como Estados Uni­dos. En la era de la aviación, el teléfono, el telégrafo, la radio y la televisión, los pasaportes y las visas paralizar el traslado de uno a otro país. La época de la decadencia del comercio exterior e interior es al mismo tiempo la de la intensificación monstruosa del chovinismo, especialmente del antisemitismo.

El capitalismo, cuando surgió, sacó al pueblo judío del guetto y lo utilizó como instru­mento de su expansión comercial. Hoy la sociedad capi­talista en decadencia trata de expulsar por todos sus poros al pueblo judío; ¡entre dos mil millones de perso­nas que habitan el globo, diecisiete millones, es decir menos del uno por ciento, ya no pueden encontrar un lugar donde vivir! Entre las vastas extensiones de tierras y las maravillas de la tecnología, que además de la tierra conquistó los cielos para el hombre, la burguesía logró convertir nuestro planeta en una sucia prisión. 

[...]

El Manifiesto termina con estas palabras:

¡Esta no es nuestra guerra!

Al mismo tiempo, no nos olvidamos ni por un mo­mento de que esta guerra no es nuestra guerra. A diferencia de la Segunda y la Tercera Internacional, la Cuarta Internacional no construye su política en función de los avatares militares de los estados capitalistas sino de la transformación de la guerra imperialista en una guerra de los obreros contra los capitalistas, del derrocamiento de la clase dominante en todos los países, de la revolu­ción socialista mundial. Los cambios que se producen en el frente, la destrucción de los capitales nacionales, la ocupación de territorios, la caída de algunos estados, desde este punto de vista sólo constituyen trágicos episo­dios en el camino a la reconstrucción de la sociedad moderna.

Independientemente del curso de la guerra, cumplimos nuestro objetivo básico: explicamos a los obreros que sus intereses son irreconciliables con los del capitalismo sediento de sangre; movilizamos a los trabajadores contra el imperialismo; propagandizamos la unidad de los obreros de todos los países beligerantes y neutrales; llamamos a la fraternización entre obreros y soldados dentro de cada país y entre los soldados que están en lados opuestos de las trincheras en el campo de batalla; movilizamos a las mujeres y los jóvenes contra la guerra; preparamos cons­tante, persistente e incansablemente la revolución en las fábricas, los molinos, las aldeas, los cuarteles, el frente y la flota.

Este es nuestro programa. ¡Proletarios del mundo, no hay otra salida que la de unirse bajo el estandarte de la Cuarta Internacional!

 

La totalidad del documento se puede encontrar en: 

"Manifiesto de emergencia". Aprobado por la Conferencia Extraordinaria celebrada del 19 al 26 de mayo de 1940, en Nueva York. Escritos León Trotsky, Libro 6. 1938-40. CEIP

 

Declaración de la célula trotskista del campo de exterminio nazi de Buchenwald - 20 de abril de 1945


¡Fraternización revolucionaria con los proletarios de los ejércitos de ocupación!
¡Por la Alemania de los consejos en una Europa de los consejos!
¡Por la revolución proletaria mundial!
Declaración de los comunistas internacionalistas de Buchenwald (IV°Internacional)
20 de abril de 1945
1. La situación internacional del capitalismo
Al acabar la Segunda Guerra Mundial, Italia, Alemania y Japón han perdido su posición como grandes potencias imperialistas, mientras que Francia ha sido vapuleada gravemente.
Las contradicciones y los conflictos imperialistas entre los EE.UU y Gran Bretaña dominan las zonas tempestuosas de la política imperialista mundial. Desde el principio de esta Guerra Mundial, Rusia salió de su aislamiento y se encuentra actualmente ante el problema de realizar política y militarmente sus éxitos militares contra las aspiraciones de las potencias imperialistas victoriosas. China, a pesar de sus grandes esfuerzos, sigue siendo el objeto de las grandes potencias imperialistas, lo que es una consecuencia necesaria de la victoria de la burguesía china sobre el proletariado chino.
La unanimidad afirmada concluyentemente en las conferencias imperialistas internacionales de paz debe ocultar a las masas las contradicciones inmanentes de las potencias capitalistas. Los intereses militares concordantes contra Alemania no pueden, sin embargo, impedir el estallido de las contradicciones en el campo aliado. A estas contradicciones se añaden las crisis inevitables y las convulsiones sociales del modo de producción capitalista en declive. Un análisis exacto de la situación internacional que aplique los métodos del marxismoleninismo es la condición indispensable para una política revolucionaria que corone con éxito.
2. La situación internacional de la clase obrera
Esta evolución da al proletariado alemán la posibilidad de levantarse a corto plazo de su derrota más profunda y de ponerse de nuevo a la cabeza del proletariado europeo en la lucha por derribar el capitalismo. La revolución rusa, aislada por el fracaso de la revolución en Europa, tomó una evolución que la alejó cada vez más de los intereses del proletariado europeo e internacional. La política del "socialismo en un único país" representó en primer lugar únicamente los intereses de la casta burocrática dominante y conduce actualmente el Estado ruso a una política de nacionalismo mano a mano con las potencias imperialistas. Cualquiera que sea la evolución en Rusia, el proletariado internacional debe liberarse de toda ilusión relativa a este Estado y llegar por un análisis marxista claro a la constatación de que la casta de burócratas y militares actualmente en el poder defiende exclusivamente sus propios intereses y que la revolución internacional debe renunciar a todo apoyo por parte de este Gobierno.
El completo derrumbe militar, político y económico de la burguesía alemana abre para el proletariado alemán la vía de su liberación. Para impedir el renacimiento de la burguesía alemán favorecido por las contradicciones imperialistas, la clase obrera debe llevar su lucha revolucionaria en cada país contra su propia burguesía. La clase obrera ha sido privada de su dirección revolucionaria por la política de las dos organizaciones obreras internacionales que han combatido activamente y saboteado la revolución proletaria; ellas solas hubieran podido impedir esta guerra. La II Internacional es un instrumento de la burguesía. La III Internacional se convirtió, desde la muerte de Lenin, en una agencia de la política exterior de la burocracia rusa. Ambas han participado activamente en la preparación y la dirección de esta guerra imperialista por lo que son corresponsables de ella. Aquellos que quieren hacer responsable o corresponsable de esta guerra a la clase obrera simplemente siguen sirviendo a la burguesía.
El proletariado sólo puede realizar su tarea histórica bajo la dirección de un nuevo partido mundial revolucionario. La construcción de este partido es la tarea inmediata de todos los elementos más avanzados de la clase obrera. En la lucha contra el capitalismo y sus agentes reformistas y estalinistas, algunos cuadros revolucionarios internacionales ya se han reunido para la construcción de este partido mundial. Para realizar esta tarea difícil, no es posible una vuelta a la consigna conciliadora por una nueva Internacional 2 ½ . Tal formación intermedia impide la clarificación ideológica necesaria y frena la eficacia revolucionaria.
3. ¡Más que nunca un 9 de noviembre de 1918!
En el período prerrevolucionario inminente, hay que movilizar a las masas trabajadoras en la lucha contra la burguesía y preparar la construcción de una nueva Internacional revolucionaria que realizará la unión de la clase obrera en la acción revolucionaria.
Todas las teorías e ilusiones relativas a un "Estado popular", "Democracia popular", ha conducido a la clase obrera durante las luchas de clases bajo la sociedad capitalista a las derrotas más sangrientas. Sólo la lucha intransigente contra el Estado capitalista hasta su destrucción y la instauración del Estado de los consejos obreros y campesinos puede impedir otras derrotas. La burguesía y la pequeña burguesía desarraigada llevaron el fascismo al poder. El fascismo es una creación del capitalismo. Sólo la acción independiente y victoriosa de la clase obrera contra el capitalismo puede destruir el mal del fascismo con sus raíces. En esta lucha, la pequeña burguesía vacilante seguirá al proletariado revolucionario en su empuje, como la historia de las grandes revoluciones nos lo ha enseñado.
Para vencer en las luchas de clases por venir, la clase obrera alemana debe luchar por la realización de las siguientes reivindicaciones:
¡Libertad de organización, reunión y prensa!
¡Libertad de asociación y restablecimiento inmediato de todas las conquistas sociales de antes de 1933!
¡Supresión completa de todas las organizaciones fascistas! ¡Utilización de sus fortunas en favor de las víctimas del fascismo! ¡Todos los representantes del Estado fascista deben ser juzgados por tribunales populares libremente elegidos!
¡Disolución del Wehrmacht (Ejército alemán) y su sustitución por milicias obreras!
¡Elecciones inmediatas y libres de consejos obreros y campesinos en toda Alemania y convocatoria de un congreso general de los consejos!
¡Hay que mantener y ampliar los consejos mientras se utilizan todas las instituciones
parlamentarias de la burguesía para la propaganda revolucionaria!
¡Expropiación de los bancos, de la industria pesada y los propietarios latifundistas! ¡Control de la producción por los sindicatos y los consejos obreros!
¡Ni un hombre, ni una moneda para las deudas de guerra y reparaciones de la burguesía! ¡Que pague la burguesía!
¡Por la revolución socialista en toda Alemania, contra la desmembración de Alemania!
¡Fraternización revolucionaria con los proletarios de los ejércitos de ocupación! ¡Por la Alemania de los consejos en una Europa de los consejos! ¡Por la revolución proletaria mundial!

Los comunistas internacionalistas de Buchenwald (IV° Internacional),
el 20 de abril de 1945
Para memoria: Karl FISCHER (de Austria), Marcel BAUFRERE (de Francia), Ernst FEDERN (de Austria), Florent GALLOY (de Bélgica).
Traducido
desde el francés y publicado por Germinal – núcleo en defensa del
marxismo. Abril 2008

1947 La Partición de Palestina

La partición de Palestina

 

(Editorial de Cuarta Internacional , noviembre-diciembre 1947)

 

 

Después que los "tres grandes" llegasen a un acuerdo sobre la partición de Palestina, el voto en las Naciones Unidas sólo era ya una mera formalidad. El imperialismo británico se retira del Oriente Próximo a una segunda línea de defensa comparable a la levantó con la división de la India. En el seno de los dos estados, el judío y el árabe, Gran Bretaña preserva lo esencial de sus posiciones económicas y financieras. La Legión Árabe del hipotético estado árabe y la Hagana operarán en estrecha relación con el Ministerio de la Guerra británico, al igual que en el caso de los ejércitos hindú y musulmán en la India. Y, también como en la India, la partición se ha demostrado como el mejor medio para desviar hacia un combate fratricida la lucha de las masas árabes y la cólera de la población trabajadora judía.

Palestina bajo administración británica. Fronteras en 1920

Las maniobras del imperialismo británico han sido necesarias a causa de la disminución de sus recursos. Esta disminución obliga a los imperialistas a rebajar sus "compromisos internacionales" a fin de economizar a la vez dólares, fuerza de trabajo y armamento. Esto se presenta incluso de forma aun más hipócrita en el caso específico de Palestina. De hecho, la creación de un estado árabe independiente en Palestina es muy poco probable. Por ello, el rey Abjdalá de Transjordania, el agente número uno de la City de Londres en el mundo árabe, podrá de hecho lograr integrar el este de Palestina en su reino y alcanzar, así, la primera etapa de la formación del imperio de la Gran Siria, objetivo final de su dinastía y de la burguesía británica en el Oriente Próximo. Londres continuará reinando sin que le cueste ni un penique al contribuyente inglés. El único pueblo que sufrirá las consecuencias será, sin lugar a dudas, el mismo pueblo palestino.

 

Para el imperialismo estadounidense, como para la burocracia soviética, la aceptación de la partición significa sobretodo la liquidación del mandato británico y la apertura de la lucha por la herencia de las posiciones abandonadas. El Kremlin se felicita por la apertura de un período de desórdenes en el Oriente Próximo, aprovechándose de ellos hará lo posible para debilitar las posiciones inglesas y preparar su propia penetración, ya sea bajo cobertura de una "Comisión Mixta de la ONU" ya sea bajo la de una "tutela de los Tres Grandes" sobre Jerusalén. El imperialismo estadounidense se ve enfrentado en Palestina, como anteriormente en Grecia, al problema de encontrar una solución de recambio a la tutela imperialista que los británicos no pueden ya asumir. Tras la evacuación de la tropas inglesas, la Hagana será la única fuerza militar que disponga de una equipamiento moderno, una fuerza extraña al mundo árabe y que servirá, si es necesario, para combatir una insurrección autóctona o una amenaza rusa sobre los pozos petrolíferos. No deberíamos, pues, sorprendernos a partir de ahora si el imperialismo estadounidense, bien bajo forma de una "Liga Judía" o bien financiándola, intenta tener una influencia predominante en el Oriente Próximo. Pero sigue siendo evidente que un estado judío, igual que el movimiento sionista que le ha precedido, sólo es considerado por las grandes potencias como un peón de sus maniobras en el seno del mundo árabe. Semejante estado, lejos de recibir una "protección" abierta y permanente de no importa cuál de estas potencias, se encontrará siempre en una posición precaria e incierta y para su población se abrirá un período de privaciones, terror y terrible tensión que se agudizarán a medida que se desarrollen las fuerzas en lucha por la emancipación del mundo árabe.

 

La partición de Palestina y el claro cambio de las posiciones sionistas frente al imperialismo británico (incluyendo aquellas de la mayoría de los extremistas) han descargado un golpe mortal sobre todas las teorías impresionistas que crecieron con las bombas del Irgún. La solidaridad fundamental de la Hagana e incluso del Irgún con el imperialismo y contra las masas árabes ha quedado demostrada de la forma más clara. El carácter criminal del sionismo aparece claramente en el hecho que, en razón de su papel reaccionario, los primeros movimientos de masas árabes a favor de una Palestina unida e independiente se han dirigido contra la población judía y no directamente contra el imperialismo. Los ultra reaccionarios jefes del Comité Árabe a favor de Palestina tienen, así, la ocasión de dar nuevo brillo a su blasón vertiendo la sangre de los desdichados judíos que son víctimas de la política sionista.

 

Los dirigentes sionistas de todo el mundo han festejado la proclamación del estado en miniatura como una gran victoria. ¡Miserable error! La trampa que es Palestina para los judíos, según las palabras de Trotsky, se ha vuelto a cerrar.

 

Sin cambio radical en la situación mundial y sin reflujo del sionismo en el movimiento obrero judío de Palestina, el exterminio completo del pueblo judío tras la erupción de la revolución árabe será el precio pagado por los judíos por su triste éxito en Lake Success. Y, por una ironía de la historia, el establecimiento de un estado judío independiente, que, según los brillantes teóricos sionistas, está destinado a erradicar el antisemitismo en el mundo ha sido saludado por el estallido de una oleada progromista salvaje en Adén y una nueva oleada de antisemitismo en el mundo.

 

La posición de la Cuarta Internacional frente a la cuestión palestina continúa siendo tan clara como en el pasado. Estará en la vanguardia del combate contra la partición, a favor de una Palestina unida e independiente, en la que las masas determinaran soberanamente su destino mediante la elección de Asamblea Constituyente. Contra los efendi y los agentes imperialistas, contra las maniobras de las burguesías egipcia y siria que tratan de desviar la lucha por la emancipación de las masas en lucha contra los judíos, llamará a la revolución agraria, a la lucha anticapitalista y antiimperialista, que son los motores esenciales de la revolución árabe. Pero sólo puede llevar adelante este combate con posibilidades de éxito con la condición que tome posición, sin equívocos, contra la partición del país y el establecimiento de un estado judío.


Más que nunca es necesario llamar al mismo tiempo a las masas trabajadoras de Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y Australia, la pueblo trabajador de cada país a luchar por la apertura de las fronteras de sus países respectivos a los refugiados, a las personas desplazadas, a todos los judíos deseosos de emigrar, sin discriminación. Sólo si llevamos adelante seriamente, efectivamente y con éxito este combate podremos explicar a los judíos porqué no hay que caer en la trampa palestina. La experiencia terrible que espera a los judíos en el estado en miniatura crea al mismo tiempo las premisas de la ruptura de amplias masas con el sionismo criminal. Si tal ruptura no se produce a tiempo, el "estado judío" se ahogará en sangre.

 

 

 

A los pueblos esclavos de Marruecos, Conferencia por la IV Internacional, julio 1936

Llamamiento de la
Conferencia por la IV Internacional (29-31 de
julio de 1936)

 

A LOS PUEBLOS ESCLAVOS DE MARRUECOS

A todos los pueblos oprimidos por los
imperialistas

 

Vosotros, como nosotros, proletarios del mundo entero, soportáis los mismos males, los mismos sufrimientos y las mismas cadenas: los de la esclavitud imperialista.
Hubo una época en que los bandidos imperialistas de Europa y de los otros continentes, bajo la creciente presión de las organizaciones revolucionarias de los proletarios que explotaban en sus países, intentaban resolver sus dificultades a costa de los pueblos colonizados. Los trabajadores de Europa y de otros continentes, al convertirse en apoyos de los piratas imperialistas para conquistaros y dominaros, se convirtieron, inconscientemente, en cómplices de sus propios explotadores pues un pueblo que oprime a otro no puede ser él mismo libre.
Pero desde entonces el capitalismo ha envejecido. En todas partes se encuentra en plena descomposición. Ya no es capaz de asegurar un desarrollo de la sociedad humana mundial. Sólo la solución socialista puede hacer salir al mundo del presente caos y facilitar a la humanidad su libre desarrollo y felicidad. Pero los bandidos imperialistas no sueñan ni por un momento en desaparecer y, después de haber utilizado a los proletarios de sus países para sojuzgaros y explotaros, recurren ahora a vosotros para combatir y vencer a los proletarios que se levantan contra ellos para liberar al mundo de las cadenas imperialistas. Tal es el caso hoy en día de España.
Desgracia para vosotros si, a vuestra vez, os convertís en los cómplices de vuestros opresores imperialistas. La vía de vuestra liberación (igual que la de los trabajadores de los países imperialistas) está en la lucha común contra la explotación capitalista.
Únicamente la alianza de los pueblos oprimidos y los proletarios de los países opresores puede liberar, tanto a unos como a otros, de la dominación de sus enemigos comunes: los capitalistas del mundo entero.
Tomamos como demostración solo los siguientes hechos:
El imperialismo italiano ha hecho de Abisinia su victima sangrante. Nunca jamás se habían empleado semejantes infames procedimientos en la conquista de otros pueblos. El Negus ha lanzado un llamamiento a la Sociedad de Naciones. Pero ¿cómo esta sociedad de bandidos, creada para sancionar el reparto actual del mundo, podría escuchar el llamamiento del pueblo abisinio, impedir a los piratas italianos instalarse en la meseta etiope? Lo que es preciso es levantar a los pueblos oprimidos de África para arrojar al mar a todos los bandidos imperialistas; lo que es necesario es realizar la unión de los pueblos oprimidos con la clase obrera de Europa y de los otros continentes.
Lo mismo pasa en Palestina. El gobierno británico ha clavado sus garras sobre Palestina para proteger la ruta de las Indias y sus intereses petrolíferos en Mesopotamia. A fin de mantener esta posición, los bandidos imperialistas ingleses atizan el odio de raza entre judíos y árabes provocando sin cesar sangrientas luchas entre unos y otros. Mientras los trabajadores judíos sigan siendo cómplices de los capitalistas, agentes del imperialismo inglés, mientras que los trabajadores árabes no busquen la alianza con los trabajadores judíos y sus hermanos de las Indias para batir a su común enemigo, el imperialismo inglés, éste, poniéndose en el lugar del pacificador entre ellos, no cesará de ganar a costa de su sangre, haciéndoles matarse mutuamente.
En Extremo Oriente nos encontramos cada día con nuevas agresiones japonesas contra China. Al igual que el imperialismo italiano, el imperialismo nipón busca desviar al pueblo, que oprime en su propio territorio, de la lucha revolucionaria lanzándolo a la conquista de otros pueblos en China.
El imperialismo francés de los Blum y Daladier no se comporta más suavemente en Indochina, África del Norte, Siria, por todas partes donde, bajo la sombra de su bandera tricolor, explota y oprime a los pueblos de los países conquistados.
Como en 1914, una nueva guerra imperialista está a punto de estallar para un nuevo reparto del mundo. Los mismos imperialistas que preparan esta guerra no tienen escrúpulos en armar a los pueblos coloniales cuando se trata de conducirlos contra el pueblo alzado en su país como es el caso de España hoy en día. Así, puede verse que la lucha por la liberación nacional y la revolución socialista están estrechamente ligadas.
La paz es la liberación de los pueblos oprimidos.
La liberación de los pueblos oprimidos significa el derrocamiento del capitalismo mundial: la revolución socialista internacional.
Cortar el paso al fascismo en Europa y en los otros países del continente, significa tender la mano a los pueblos oprimidos, liberar a los pueblos coloniales.
Las organizaciones que luchan por la IV Internacional, fieles a las enseñanzas de Lenin y de la revolución de Octubre, tienden fraternalmente la mano a los pueblos que luchan por su emancipación nacional.
La IV Internacional saluda la heroica lucha del pueblo etiope contra las bombas y lanzallamas de Mussolini y la tradición de la Sociedad de Naciones: apoya al pueblo árabe en sus esfuerzos por liberarse de la dominación británica. Tanto la Irlanda de 1919 y 1921 como, ahora, Egipto muestran que no pueden obtenerse de los imperialismo las más mínimas concesiones más que mediante la lucha revolucionaria de masas.
La IV Internacional condena la política de la II Internacional que continua adoptando resoluciones sobre el derecho de las naciones a disponer de ellas mismas al mismo tiempo que apoya a sus propios capitalistas en la dominación de los pueblos coloniales. El gobierno laborista de MacDonald en Gran Bretaña y el de Vandervelde en Bélgica han traicionado a los pueblos coloniales de la misma forma que los gobiernos conservadores u otros; mientras, los gobiernos del Frente Popular en Francia y en España continúan sin cambios la explotación de las colonias. Si el gobierno del Frente Popular en España hubiese tomado medidas inmediatas para ayudar a los pueblos marroq uíes a liberarse, el fascismo no hubiese tenido nunca base desde la que atacar a los obreros y campesinos españoles.
La III Internacional es la principal inspiradora del Frente Popular y de su reaccionaria política. Llama a los obreros y campesinos del mundo entero a batirse por la democracia contra el fascismo. El obrero de las fábricas de Bombay, el campesino hindú, los millones de indígenas de África privados de sus tierras y penando en las minas imperialistas a cambio de 10 chelines al mes rechazarán ser engañados por la III Internacional para tomar las armas a favor de cualquier potencia imperialista, sea la que sea, democrática o fascista. Aprovecharán la ocasión, por el contrario, para batirse ardidamente y sin piedad por su propia libertad nacional y económica.
La IV Internacional les declara que sus secciones en Europa, Asia, África y América llevarán adelante todas sus luchas contra su propio imperialismo, en tiempos de guerra como en tiempos de paz y lucharán junto a todos los pueblos coloniales por el derrocamiento de su común enemigo: el capitalismo mundial.

Internal Bulletins Socialist Workers Party (1938-1945)

Internal Bulletins Socialist Workers Party (1938-1945)

 

 

Manifiesto a los trabajadores del mundo entero, 1938

[Extracto. Texto completo en :Manifiesto a los trabajadores del mundo entero]

 

Comité Ejecutivo Internacional de la IV Internacional (Partido mundial de la revolución socialista )

septiembre de 1938

 

Traducción de Rodolphe Prager (comp.), Les Congrès de la Quatrième Internationale T1, París, La Brèche, 1978, p. 203.

¡Trabajadores, explotados y pueblos coloniales de todos los países!

La Conferencia de fundación de la IV Internacional –el Partido mundial de la revolución socialista–, que se realizó en septiembre de 1938, les hace este llamado urgente en el momento en que el mayor peligro amenaza a las masas del mundo entero y la causa de su emancipación de la esclavitud moderna. Nos encontramos frente a los horrores de una nueva guerra imperialista mundial. Es una mentira monstruosa creer que la guerra tendrá lugar entre naciones “pacíficas” y naciones “belicosas”, pues ella es inherente al capitalismo mismo y toda nación capitalista está comprometida en la locura de la carrera armamentística.

 

Es una monstruosa mentira decir que la guerra tendrá lugar entre países “democráticos” y países “dictatoriales”, pues las “democracias” ya son aliadas de numerosas dictaduras y, cuando la guerra estalle, las primeras víctimas serán los derechos y las instituciones democráticas ya ampliamente minadas en los países “pacíficos”. Es mentir afirmar que la guerra tendrá lugar por la independencia nacional o la libertad de Checoslovaquia. Es un cruel engaño en el que Checoslovaquia juega el mismo rol que la “pobre Bélgica”.

 

Los imperialistas anglo-franceses, que aplastan sin piedad a los combatientes por la independencia en las Indias, Siria, Túnez, Argelia, Palestina y en todas partes, sólo reconocen su “derecho a la independencia” a explotar a millones de esclavos a través del mundo.

 

¡Todas las clases dirigentes de los países capitalistas son piratas! Su guerra, a pesar de las pretensiones y consignas hipócritas, será una guerra de piratas. No será una guerra obrera, sino por el contrario, los obreros y, en general, los explotados serán las víctimas. No será una guerra por la democracia, pues la verdadera democracia para las masas sólo puede ser ganada en la lucha contra la dominación capitalista; e incluso los derechos democráticos de los que aún gozan las masas sólo pueden ser preservados y extendidos, como el ejemplo de la guerra civil española lo ha mostrado, por los métodos de la lucha de clases militante, revolucionaria hacia el socialismo.

 

Esta no será una guerra en interés de los obreros, pues los asaltos contra las conquistas sociales de los obreros franceses en junio de 1936, especialmente la semana de 40 horas, en nombre de la “defensa nacional”, muestran que la defensa de los intereses económicos y sociales más elementales de las masas –su pan cotidiano y su libertad– es incompatible con la defensa de la patria burguesa.

 

Hitler, que destruyó todas las conquistas sociales de la clase obrera alemana y austriaca, lleva adelante la lucha en nombre del capitalismo alemán contra los intereses de los pueblos de Europa.

 

Con las amenazas de guerra, destacamos que el enemigo principal permanece en su propio país. La clase obrera no tiene patria para defender, salvo la que ella conquiste y domine. Nuestro grito es: ningún apoyo a los causantes de la guerra y a las guerras imperialistas. ¡Continuación de la lucha de clases en todas las situaciones y utilización de la crisis guerrerista para el derrocamiento de la dominación imperialista, es decir de la guerra y del capitalismo mismo!

 

El mundo capitalista está herido de muerte. En su agonía, exhala los venenos del fascismo y de la guerra totalitaria, que amenaza reducir en todas partes a los obreros y campesinos a una nueva y horrible servidumbre y desencadenar las fuerzas de destrucción que arrasará toda la civilización moderna.

 

En el medio de la abundancia, con un aparato de producción que bien dirigido y organizado, podría cubrir todas las necesidades actuales de la humanidad, el capitalismo condena a millones de hombres a la desocupación, a miserables prestaciones sociales o al hambre.

 

La clase dirigente, quien sacudía antiguamente las cadenas del feudalismo en nombre de la democracia y de la igualdad, combina ahora las más sombrías fuerzas de la reacción y los elementos más abyectos de los bajos fondos de la sociedad, para abolir todos los derechos democráticos conquistados con la sangre del pueblo. Quiere, con el puñal y el látigo fascista, preservar su soberanía que aún sobrevive a la victoria inexorable del socialismo.
[...]
Leer el texto completo
.

Documentos históricos recuperados por el Grupo Germinal

En este apartado iremos 'colgando' todo tipo de documentos históricos que de una manera u otra hayan podido ser recuperados por el GG para la memoria histórica del combate internacional de la clase obrera.

"Contribución de la OCI a la discusión con la LC", OCI - CORCI - y "A los camaradas de la OCIE" LC, IV Internacional

CONTRIBUCIÓN DE LA OCI A LA DISCUSIÓN CON LA LC; DISCUSIÓN ENTRE NUESTRAS ORGANIZACIONES
(Organización Cuarta Internacional - CORCI - )
8 de mayo de 1979

A LOS CAMARADAS DE LA OCIE
(Liga Comunista - IV Internacional)
12 de mayo de 1979

Textos extraídos de "Materiales IV Congreso Liga Comunista", nº 6, junio 1979. (Boletín de debate conjunto nº 1)

Actas del Buró Internacional del CORCI, IX sesión, octubre 1979

ACTAS DEL BURÓ INTERNACIONAL DEL COMITÉ DE ORGANIZACIÓN POR LA RECONSTRUCCIÓN DE LA IV INTERNACIONAL
sesión IX

octubre 1979

Alto a la agresión imperialista contra Irán, Comité Paritario para la reorganización (reconstrucción) de IV Internacional, 1979

ALTO A LA AGRESIÓN IMPERIALISTA CONTRA IRÁN
Declaración del Comité Paritario para la reorganización (reconstrucción) de la Cuarta Internacional
octubre 1979

Bases para la fusión, Congreso de Unificación POSI, LC, FP-LCR, 1980

BASES PARA LA FUSIÓN
Congreso de Unificación
POSI (Partido Obrero Socialista Internacionalista)
LC (Liga Comunista, Estado Español)
FP-LCR (Fracción Pública Liga Comunista Revolucionaria)
31 octubre - 1 y 2 noviembre 1980

Carta abierta a las direcciones de la Liga Comunista y de la Liga Comunista Revolucionaria, octubre 1977

CARTA ABIERTA A LAS DIRECCIONES DE LA LIGA COMUNISTA Y DE LA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA
1 de octubre de 1977
Organización Cuarta Internacional
(Adherida al Comité de Organización por la Reconstrucción de la Cuarta Internacional)

Carta de la Liga Comunista a la Liga Comunista Revolucionaria, 1979

A los camaradas de la Liga Comunista Revolucionaria
MAYORÍA OBRERA O IZQUIERDA OBRERA AL PARLAMENTO
septiembre 1979

Carta del Comité de Organización por la Reconstrucción de la IV Internacional al Secretariado Unificado (extractos), 1979

CARTA DEL COMITÉ DE ORGANIZACIÓN POR LA RECONSTRUCCIÓN DE LA IV INTERNACIONAL AL SECRETARIADO UNIFICADO (extractos)
1979

Circular de la Tendencia Leninista-Trotskysta nº 9, 1 de octubre 1979

CIRCULAR DE LA TENDENCIA LENINISTA-TROTSKYSTA Nº 9
1 de octubre de 1979

Sumario
Introducción: La situación en la Internacional después de la reunión del Secretariado Unificado de septiembre-ocubre. Una declaración de la TLT

Documentos:
Carta Udry-Camejo al FSNL (trozos)
Declaración Moreno sobre la orden del día del Secretariado Unificado
Moción previa de la TLT sobre la Brigada Simón Bolívar (rechazada por unanimidad)
Moción previa de la FB sobre la BSB (rechazada por unanimidad)
Moción TLT sobre la represión
Moción adoptada por el SU sobre la BSB
Moción del SU sobre la actividad de los trotskistas en Nicaragua
Moción del SU sobre F. Amador
Declaración de F. Amador

Conclusiones de la discusión del Comité Paritario sobre la revolución iraní, 1980

CONCLUSIONES DE LA DISCUSIÓN DEL COMITÉ PARITARIO SOBRE LA REVOLUCIÓN IRANÍ
Comité Paritario por la Reorganización (reconstrucción) de la Cuarta Internacional
febrero 1980

Convocatoria a una conferencia mundial abierta de todas las organizaciones trotskistas, CORCI, FB, TLT, 1979

CONVOCATORIA A UNA CONFERENCIA MUNDIAL ABIERTA DE TODAS LAS ORGANIZACIONES TROTSKYSTAS
Declaración del Comité por la Reconstrucción de la Cuarta Internacional (CORCI), de la Fracción Bolchevique (FB) y de la Tendencia Leninista Trotskysta (TLT)
octubre 1979

Declaración del Comité Paritario sobre Perú, 1980

DECLARACIÓN DEL COMITÉ PARITARIO SOBRE PERÚ
Comité Paritario por la Reorganización (reconstrucción) de la Cuarta Internacional
febrero 1980

Declaración final de la reunión plenaria del Comité Paritario por la reorganización (reconstrucción) de la IV Internacional 1980

DECLARACIÓN FINAL DE LA REUNIÓN AMPLIADA DEL COMITÉ PARITARIO POR LA REORGANIZACIÓN (RECONSTRUCCIÓN) DE LA CUARTA INTERNACIONAL
febrero 1980

El programa socialista para Irán, PST Irán, 1979

EL PROGRAMA SOCIALISTA PARA IRÁN
Una carta de derechos para los trabajadores y campesinos

Partido Socialista de los Trabajadores (Irán)
1979

El Salvador: intensificar la lucha obrera y popular..., Comité Paritario, 1980

EL SALVADOR: INTENSIFICAR LA LUCHA OBRERA Y POPULAR, HACIA LA HUELGA GENERAL Y LA INSURRECCIÓN FINAL
Declaración del Comité Paritario por la Reorganización (reconstrucción) de la Cuarta Internacional
febrero 1980

En torno a las posiciones mantenidas por la Ligue Communiste en las elecciones legislativas de marzo de 1973, CC de la LC, 1973

EN TORNO A LAS POSICIONES MANTENIDAS POR LA LIGUE COMMUNISTE (SECCIÓN FRANCESA IV I.) EN LAS ELECCIONES LEGISLATIVAS DE MARZO DE 1973

Comité Central de la Liga Comunista (Estado Español)
1973

Jornadas de Estudio. Centenario del nacimiento de Trotsky, 1979

Jornadas de Estudio. Centenario del nacimiento de Trotsky, 1979

PARTIDO SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES - ARGENTINA
NUESTRA LUCHA POR LA CONSTITUCIÓN DEL PARTIDO Y LA INTERNACIONAL
Andrés Delgado

EL COMBATE DE LA FRACCIÓN LENINISTA TROTSKISTA Y DE LA TLT
Christian Nemo

CONTRIBUCIÓN DEL CAMARADA STÉPHANE JUST
COMITÉ DE ORGANIZACIÓN POR LA RECONSTRUCCIÓN DE LA IV INTERNACIONAL
Stéphane Just

1979

La crisis de la LCR y la escisión "en marcha", Buró Político de la Liga Comunista (anteriormente Tendencia Encrucijada, 1973

LA CRISIS DE LA LIGA COMUNISTA REVOLUCIONARIA Y LA ESCISIÓN "EN MARCHA"
Por el
Buró Político de la Liga Comunista española (anteriormente la Tendencia Encrucijada)
1973

La Cuarta Internacional y la revolución indochina, informe al Comité Central de la Liga Comunista, 1979

LA CUARTA INTERNACIONAL Y LA REVOLUCIÓN INDOCHINA
(Crítica de las posiciones de la mayoría y de la minoría del Secretario Unificado de la IV Internacional)
INFORME AL COMITÉ CENTRAL DE LA LIGA COMUNISTA (IV INTERNACIONAL)
junio 1979

La nueva situación en la Cuarta Internacional, Declaración de la Fracción Leninista-Trotskysta, 1973

LA NUEVA SITUACIÓN EN LA CUARTA INTERNACIONAL
Una declaración de la Fracción Leninista-Trotskysta
17 de agosto de 1973
(extraído del Boletín nº 7 (internacional) diciembre 1973, Liga Comunista (Estado Español), pp. 12-17)

La revolución política en la URSS y en Europa del Este; contribución de Stéphane JUST a la Conferencia Mundial, 1982

Contribución de Stéphane JUST a la Conferencia Mundial
febrero 1982

LA REVOLUCIÓN POLÍTICA EN LA URSS Y EN EUROPA DEL ESTE
NUEVOS ELEMENTOS PARA UN INFORME SOBRE LA REVOLUCIÓN POLÍTICA

(extraido de "Tribuna Internacional - La Verdad" Suplemento, Febrero de 1982

La revolución portuguesa y los nuevos problemas que se le presentan a la Cuarta Internacional, 1975

LA REVOLUCIÓN PORTUGUESA Y LOS NUEVOS PROBLEMAS QUE SE LE PRESENTAN A LA CUARTA INTERNACIONAL
31 agosto 1975

Comité Dirigente de la Fracción Leninista Trotskysta

(extráido de "Cuadernos de Sociología" nº 25, noviembre 1975, boletín interno de la Liga Comunista, Estado Español)

La situación política mundial y las tareas inmediatas de la IV Internacional, Fracción Leninista Trotskista, 1975

DOCUMENTOS DEL X CONGRESO DE LA IV INTERNACIONAL

"LA SITUACIÓN POLÍTICA MUNDIAL Y LAS TAREAS INMEDIATAS DE LA IV INTERNACIONAL"
Resolución presentada por la Fracción Leninista Trotskysta al X Congreso de la IV Internacional.

1975

La Vérité 1958-1961

LA VÉRITÉ 1958-1961

La Vérité, 15 Novembre 1958

LA VÉRITÉ (mensuel trotskyste)
Nº 513, 15 Novembre 58
Sommaire
LE JOURNAL DU MOIS
Les élections du 23 novembre 1958.
De Gaulle et les élections
Le mouvement ouvrier et les élections
Fraternité atlantique
Les syndicats et le pouvoir fort
DE GAULLE ET LA "GAUCHE OFFICIELLE"
DE GAULLE ET L'ALGERIE
Jean PERRIN. La crise de la social-démocratie française
François FORGUE. Le P.C.F. fidèle défenseur de l'ordre établi
François TARRANT. L'offensive patronalee a commencé
Henri LANGLOIS. Situation de l'économie française
A travers la presse syndicale
Pour une tribune libre de la jeunesse
Les jeunes en face du pouvoir fort
Réponse de J.-J. Marie
EMMO. Chronique du Cinéma. Une génération qui aimait la vie
André BUSSIERES. L'Afrique Noire après le référendum (I)
François MANUEL. Deuxième anniversaire de la révolution hongroise des Conseils ouvriers
Le journal de Trotsky en exil. Lettre à Jules Guesde. La famille Declere.
E. JONES. Lettre de New York
Pierre LAMBERT. Les problèmes du parti. Contribution à la discussion (I.- Introduction)
Gérard BLOCH. Marxisme, philosophie, science (I)
NOTES DE LECTURE
Konrad SYROP: Spring in October, the story of Polish Revolution, 1956.
8è Plenum du C.C. du P.O.U.P.
Carl E. SCHORKE. German Social-democracy
Pierre NAVILLE. La vie de travail et ses problèmes
R. GARAUDY. Humanisme marxiste (cinq essais polémiques)
Benno SAREL. La classe ouvrière d'Allemangne Orientale

La Vérité, 15 Décembre 1958

LA VÉRITÉ (mensuel trotskyste)
Nº 514, 15 Décembre 1958
Sommaire
LE JOURNAL DU MOIS
Les partis après les élections.
L'UNR au pouvoir.
Mendès-France, l'homme d'état radical.
Le Parti Socialiste devant la réalité.
Parlementarisme, P.C.F. et socialisme.
Parti ouvrier ou union des gauches.
Dans les organisations syndicales.
L'arbitrage de De Degaulle entre les finances et l'éducation nationale.
LE CONGRES DE LA FEDERATION DE L'EDUCATION NATIONALE
Jean LORRAIN. Quelques enseignements des élections générales.
Pierre LAMBERT. Rénovateurs en tous genres.
Victor LEPAGE. Vers la crise.
A travers les revues
Charles LEMOINE. Dix ans après la grève générale des mineurs.
André BUSSIERES. L'Afrique noire après le référendum.
Georges LAVAN. Aspects et leçons des élections américaines.
Déclaration du Cercle Petöfi.
François FORGUE. A propos de la politique du P.C.F. du 13 mai au 1er juin. Comment on ne défend pas les libertés démocratiques.
Pour une tribune libre de la jeunesse
Réponse d'un Jeune Communiste.
John WHITE. L'offensive du patronat anglais contre les "Shop Stewards"
Karl MARX. Les revendications inmédiates et le but final (Extraits des rapports rédigés par Marx pour le Congrès de Genève de l'A.I.T.)
NOTES DE LECTURE
La vérité sur l'affaire Nagy.
K.S. KAROL. Visa pour la Pologne.
A nos lecteurs.

La Vérité, Février 1959

LA VÉRITÉ (mensuel trotskyste)
Nº 515, 1er Février 1959
Sommaire
Points de repère pour 1959
LE JOURNAL DU MOIS
Faux dilemmes, vrais problèmes!
La "coexistence pacifique" au Proche et Moyen-Orient.
Un exemple de collaboration Washington-Moscou.
Le gran marchandage sur le dos des peuples.
La politique économique du gran capital.
Unité d'action, unité syndicale et droit de tendance.
De Gaulle et la gauche (suite).
La "gauche de la C.F.T.C." et De Gaulle (suite).
Pierre LAMBERT. Contribution à la discussion sur les problèmes du parti. Marx et les problèmes du parti ouvrier (I)
Charles LEMOINE. Août 1953: Pourquoi les mineurs ont combattu.
Jean PERRIN. Un épisode essentiel de la lutte des classes sous la IVè République. Les grèves de novembre-décembre 1947.
André BUSSIERES. les conséquences du référendum en Afrique Noire (III): conclusions.
LA RÉVOLUTION ALLEMANDE DE 1918-1919
Rosa LUXEMBOURG
L'Assemblée Nationale
L'Achéron s'est mis en mouvement
Les masses sont-elles mûres?
Léon TROTSKY
Une révolution qui traine en longueur
Rosa Luxembourg et la Quatrième Internationale
Ernest BOIVIN. Le 2è Congrès du P.C. russe sans Staline. La réforme de l'enseignement en U.R.S.S.
François FORGUE. Compromis et principes.
TRIBUNE LIBRE DE LA JEUNESSE:
Jean RIBES. Pas d'accord avec les conclusions de J.-J. Marie.
Pierre BRABANT. La révolution allemande (1918-1919). 1re partie: Novembre 1918-janvier 1919.

La Vérité, Mars 1959

LA VÉRITÉ (mensuel trotskyste)
Nº 516, 1er Mars 1959
Sommaire
LE JOURNAL DU MOIS
Pour les travailleurs: des paroles et des briques.
Khrouchtchev et Eisenhower étranglent la révolution au Moyen-Orient.
Avec les délégués au congrès de la Fédération des Métaux C.G.T.
Les grèves du Borinage, grèves revendicatives.
Une lettre à La Vérité.
Société libre et propiété privée.
Jean PERRIN. L'U.G.S., le P.S.A. et l'U.F.D.: un parti libéral bourgeois ou un parti socialiste ouvrier?
François FORGUE. Y a-t-il encore une classe ouvrière?
François TARRANT. Les marchands de vent.
TRIBUNE LIBRE DE LA JEUNESSE
Les journaux de groupes ajistes.
Ernest BOIVIN. Le 21è congrès du P.C.U.S.: un congrès extraordinaire... bien ordinaire.
Brochure de 32 pages à détacher:
Léon TROTSKY
La Commune de Paris et la Russie des Soviets
Marx et... Kautsky
Les leçons de la Commune
La Commune de Paris, le Front Unique Ouvrier et le Bloc des gauches
Pierre BRABANT. La révolution allemande (1918-1919) (2e article)
Henri LANGLOIS. Où en est l'économie française?
Tom KEMP. L'économie européenne et la récession aux Etats-Unis
EMMO. Chronique du Cinéma. Serie noire et téléphones blancs
NOTES DE LECTURE
Trois commentaires du 13 Mai
Daniel Mothé: Journal d'un ouvrier
Basil Davidson: Le réveil de l'Afrique

La Vérité, Juin-Septembre 1959

LA VÉRITÉ (revue trotskyste)
Nº 517-518, Juin-Septembre 1959
Sommaire
JOURNAL
Ne pas se payer des mots
Querelle autour d'un vote
Démocratie ouvrière
La 5e Assemblée Générale de la F.U.A.J.
Ni dieu ni sorcier: un homme d'état bourgeois
A propos de la lutte contre la guerre d'Algérie
Ould-Aoudia et Mohamed Nadj
Masses et appareils
Pierre LAMBERT. Le dossier de la laïcité
Documents:
I.- L'Eglise contre l'égalité
II.- Jules Guesde: Lettre a Monsieur Léon XIII, pape de son état, en son palais du Vatican, Rome
III.- Ce que l'Eglise entend par liberté de l'enseignement
IV.- Fidèle à elle-même
François FORGUE. Le 1er congrès du Parti Socialiste Autonome
Documents: principales résolutions adoptées au 1er congrès du P.S.A.
Jean-Jacques MARIE. Au Moyen Orient: la révolution à l'ordre du jour
Lettre d'une lectrice: A propos de "Marxisme, philosophie, science"
La calomnie stalinienne, facteur de devision de la classe ouvrière (brochure à détacher)
Pierre BRABANT. La révolution allemande (1918-1923). IIIè article:
1923, l'année décisive
John WHITE. Le 1er congrès de la Socialist Labour League
23è anniversaire de juin 36
Documents:
I.- Le rapport de Thorez du 11 juin: "Tout n'est pas possible"
II.- Le communiqué du C.C. du P.C.F. du 13 juin: "Il faut savoir terminer una grève"
III.- "Un parti de gouvernement"
IV.- L'article de Trotsky du 9 juin: "La révolution française a commencé"
Document: la F.U.A.J. devant la Ve République
Document: Résolution sur les relations internationales de la Socialist Labour League
NOTE DE LECTURE. La semaine ceint de lauriers

La Vérité, Mai-Juin 1960

LA VÉRITÉ, revue trotskyste
nº 519, Mai-Juin 1960
Sommaire
Des militants ouvriers menacés du tribunal militaire pour délit d'opinion
Quatre militants trotskystes traduits devant le tribunal militaire
JOURNAL
Luttes ouvrières en cours: grèves partielles et grèves tournantes
Après l'échec de la conférence au sommet
Karl MARX:
Les principes sociaux du christianisme
La religion est l'opium du peuple
François MANUEL:
Du nouveau sur Imre Nagy, Moscou et la révolution hongroise
Léon TROTSKY:
Jean Jaurès (Brochure à détacher)
Lettre ouverte aux ouvriers français
Henri LANGLOIS
Benjamin Péret
NOTES DE LECTURE

La Vérité, Hiver 1960-61

LA VÉRITÉ, revue trotskyste
nº 520, Hiver 1960-61
Sommaire
De Gaulle, la "gauche" et l'Algérie
Le référendum: notre position
Léon Trotsky (1879-1940)
Victor LEPAGE:
Les journées de juin 1960 au Japon
Visite à Marguerite et Alfred Rosmer
La lettre de démission de Pierre Monatte au comité confédéral de la C.G.T.
Pierre LAMBERT
Les problèmes du parti ouvrier (III): la révolution de 1848 en France
Henri LANGLOIS:
Quelques remarques sur le développement du marxisme
NOTE DE LECTURE
Jean BABY. Critique de base

La Vérité, mai 1961

LA VÉRITÉ, revue trotskyste
nº 521, Mai 1961
Où est l'intérêt de la classe ouvrière?

Los problemas claves de la revolución portuguesa, Fracción Leninista Trotskysta de la IV Internacional, 1975

LOS PROBLEMAS CLAVES DE LA REVOLUCIÓN PORTUGUESA
Comité Coordinador de la Fracción Leninista Trotskista de la IV Internacional
agosto de 1975

Manifiesto del Congreso de Fundación del POSI, febrero 1980

¿QUÉ QUIERE EL PARTIDO OBRERO SOCIALISTA INTERNACIONALISTA?

Manifiesto del Congreso de Fundación del POSI
(Resolución Política del Congreso de Fundación del Partido Obrero Socialista Internacionalista) (POSI) - (Por la reconstrucción de la IV Internacional). Asociado al CORCI.

febrero 1980

Nicaragua: contra las posiciones revisionistas del SU, Comité Paritario por la Reorganización... 1980

NICARAGUA: CONTRA LAS POSICIONES REVISIONISTAS DEL SECRETARIADO UNIFICADO
Comité Paritario por la Reorganización (reconstrucción) de la Cuarta Internacional
febrero 1980

Nicaragua: las tareas de la IV Internacional, Comité Paritario por la Reorganización... 1980

NICARAGUA: LAS TAREAS DE LA CUARTA INTERNACIONAL
Comité Paritario por la Reorganización (reconstrucción) de la Cuarta Internacional
Febrero 1980

Nicaragua: por una campaña internacional contra la represión, Comité Paritario por la Reorganización.. , 1980

NICARAGUA: POR UNA CAMPAÑA INTERNACIONAL CONTRA LA REPRESIÓN
Comité Paritario por la Reorganización (reconstrucción) de la Cuarta Internacional
Febrero 1980

Nuevos avances en el curso anticapitalista en Vietnam, Fred Feldman, 1976

NUEVOS AVANCES EN EL CURSO ANTI-CAPITALISTA EN VIETNAM
Por Fred Feldman
octubre 1976

Por la pronta reunificación del movimiento trotskista mundial, BP del SWP, 1963

POR LA PRONTA REUNIFICACIÓN DEL MOVIMIENTO TROTSKYSTA MUNDIAL

"Votado por el Buró Político del Socialist Workers Party, el 1 de marzo de 1963, y adoptado luego por el Congreso de Reunificación de la IV Internacional como base de la reunificación del movimiento trotskista mundial."
Presentación del boletín nº 7 (interno) de la Liga Comunista (Estado Español) del que se extrae (pagínas 18-21)

Por un Congreso Extraordinario, 1980

CARTA ABIERTA DE LA FRACCIÓN BOLCHEVIQUE Y DE LA TENDENCIA LENINISTA-TROTSKYSTA
a los dirigentes y militantes que se reclaman del Secretariado Unificado
POR UN CONGRESO EXTRAORDINARIO
1980

Porque no suscribimos el proyecto de "Resolución política mundial", Tendencia Leninista Trotskysta, marzo 1979

PORQUE NO SUSCRIBIMOS EL PROYECTO DE "RESOLUCIÓN POLÍTICA MUNDIAL"

Tendencia Leninista Trotskista
marzo 1979

(extraído de "Materiales IV Congreso Liga Comunista" nº 11, octubre 1979)

Proyecto de tesis para la reorganización (reconstrucción) de la IV Internacional, 1980

PROYECTO DE TESIS PARA LA REORGANIZACIÓN (RECONSTRUCCIÓN) DE LA IV INTERNACIONAL
1980
COMITÉ PARITARIO POR LA REORGANIZACIÓN (RECONSTRUCCIÓN) DE LA CUARTA INTERNACIONAL

(publicado en Correspondencia Internacional - La Verdad, edición extraordinaria de fin de año, Noviembre 1980)

Qué es y qué quiere la Liga Comunista, mayo 1977

QUÉ ES Y QUÉ QUIERE LA LIGA COMUNISTA
Mayo 1977

Resolución constitutiva del Comité Paritario y Reglamento del Comité Paritario, 1979

RESOLUCIÓN CONSTITUTIVA DEL COMITÉ PARITARIO
REGLAMENTO DEL COMITÉ PARITARIO
1979

Resolución estratégica II Congreso Liga Comunista Revolucionaria (I Congreso Liga Comunista, OSCI), 1973

HACIA LA REPÚBLICA SOCIALISTA
POR EL PARTIDO DE LA IV INTERNACIONAL
Resolución estratégica del
II Congreso de la Liga Comunista Revolucionaria
(I Congreso de la Liga Comunista, OSCI, Estado español)
1973

Resolución sobre Afganistán, Comité Paritario por la Reorganización (reconstrucción) de la Cuarta Internacional, 1980

RESOLUCIÓN SOBRE AFGANISTÁN
Comité Paritario por la Reorganización (reconstrucción) de la Cuarta Internacional
febrero 1980

Resolución sobre las tareas del CORCI y Declaración del BI al SU, 1976

RESOLUCIÓN SOBRE LAS TAREAS DEL COMITÉ DE ORGANIZACIÓN POR LA RECONSTRUCCIÓN DE LA IV INTERNACIONAL
(adoptada en la séptima sesión del Buró Internacional, diciembre de 1976)
y
DECLARACIÓN DEL B.I. AL S.U.
(diciembre 1976)

Resolución sobre Perú del PST y del POMR, 1980

RESOLUCIÓN SOBRE PERÚ
Partido Socialista de los Trabajadores (Perú) y Partido Obrero Marxista Revolucionario (Perú)
febrero 1980

Salvemos la unidad trotskista de la IV Internacional, Declaración de la Fracción Bolchevique (europea) septiembre 1979

Declaración de la Fracción Bolchevique - Europea

SALVEMOS LA UNIDAD TROTSKISTA DE LA IV INTERNACIONAL
septiembre 1979

Su contenido real es la dictadura del proletariado (sobre la 'Asamblea Constituyente en Polonia'). Stéphane JUST, 1981

<!--[if gte mso 9]>

Normal
0
21


false
false
false







MicrosoftInternetExplorer4

<![endif]-->

Intervención
de Stéphane JUST en el Segundo Consejo General de la Cuarta
Internacional (Comité Internacional),
realizado entre el 23 y 29 de marzo de 1981. (“Cuatro Intervenciones
en el debate sobre Polonia. Asamblea
Constituyente: ¿la principal consigna?”,
Suplemento de Correspondencia Internacional, año 1, julio-agosto de 1981, página
V, “Su contenido real es la dictadura
del proletariado”)

<!--[if gte mso 9]>


<![endif]--><!--[if gte mso 10]>

<![endif]-->

Tercer Congreso de la Liga Comunista, Resolución Política y Comunicado del Congreso, 1976

III CONGRESO DE LA LIGA COMUNISTA (ORGANIZACIÓN SIMPATIZANTE DE LA IV INTERNACIONAL)

Comunicado del Congreso: ¡A la clase obrera! ¡A todos los oprimidos!
Resolución política del Tercer Congreso de la Liga Comunista

septiembre de 1976

Tercer Congreso de la Liga Comunista, Resolución sobre la cuestión sindical, 1976

III CONGRESO DE LA LIGA COMUNISTA
(Organización simpatizante de la IVª Internacional en el Estado español)

RESOLUCIÓN SOBRE LA CUESTIÓN SINDICAL
septiembre 1976

Tesis para la construcción del Partido Revolucionario en Francia, Comité enlace OCI - LCI, 1979

TESIS PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO EN FRANCIA
Comité de Enlace OCI - LCI
1980

Tesis sobre burocracia, 1ª y 2ª parte, Materiales preparatorios del Cuarto Congreso de la Liga Comunista, Estado Español, 1978-1

TESIS SOBRE BUROCRACIA (1ª y 2ª partes)
Materiales preparatorios del IV Congreso de la Liga Comunista (Estado Español)
septiembre 1978 - agosto 1979

¿Adonde va la dirección del SWP?, Declaración de la Tendencia Leninista Trotskista, agosto 1979

Declaración de la Tendencia Leninista Trotskysta
¿ADONDE VA LA DIRECCIÓN DEL SWP?
agosto 1979

La lucha política contra el revisionismo lambertista

Materiales en CASTELLANO 

para un balance de la lucha contra el revisionismo lambertista

 

El Grupo Germinal acordó en su reunión plenaria del 6 de mayo de 2006 hacer públicos en castellano diversos textos del COMITÉ POUR LE REDRESSEMENT POLITIQUE ET ORGANISATIONNEL DU P.C.I. (POUR LA RECONSTRUCTION DE LA IVè INTERNATIONALE) y del, después, COMITÉ POUR LA CONSTRUCTION DE PARTI OUVRIER REVOLUTIONNAIRE, LA CONSTRUCTION DE L'INTERNATIONALE OUVRIERE REVOLUTIONNAIRE. Comenzamos la labor con esta primera entrega.

 

Desgraciadamente los materiales políticos de esta organización, hasta la muerte de Stéphane JUST, son desconocidos en lengua española y, por tanto, inaccesibles a los militantes que, bien reagrupados en diversas organizaciones, bien aislados, intentan luchar por hacer pervivir el programa de la revolución permanente, la lucha por el mantenimiento de los principios bolcheviques y, por tanto, del marxismo.

 

(Están accesibles EN FRANCÉS los sumarios y algunos artículos on line de los números de Combattre pour le Socialisme - órgano del Comité - publicados bajo la dirección de Stéphane Just:

 

 

 

Cómo el revisionismo se apoderó de la dirección del PCI, Stéphane JUST, 1984

Cómo el revisionismo se apoderó de la dirección del PCI, Stéphane JUST, 1984

Dónde está y hacia dónde va la dirección del PCI, Stéphane JUST, 1984

Dónde está y hacia dónde va la dirección del PCI, Stéphane JUST, 1984

Contribución a la preparación del XXXI Congreso del PCI

Contribución a la preparación del XXXI Congreso del PCI, número especial de Combattre pour le Socialisme, 18 de abril de 1986, Comité por el enderezamiento político y organizativo del PCI, por la reconstrucción de la Cuarta Internacional

Despúes de la huelga del 21 de octubre de 1986

Despúes de la huelga del 21 de octubre de 1986, Editorial de Combattre pour le Socialisme, nº 12, 23 octubre de 1986

Informe sobre la situación internacional aprobado por el Comité Nacional el 26 de septiembre de 1986

INFORME SOBRE LA SITUACIÓN INTERNACIONAL APROBADO POR EL COMITÉ NACIONAL EL 26 DE SEPTIEMBRE DE 1986; Editado por el COMITÉ POR EL ENDEREZAMIENTO POLÍTICO Y ORGANIZATIVO DEL PCI,POR LA RECONSTRUCCIIÓN DE LA CUARTA INTERNACIONAL

Caracas: en peligro la existencia de la Cuarta Internacional - CIR

Caracas: en peligro la existencia de la Cuarta Internacional - CIR, suplmento al nº 15 de Combattre pour le Socialisme, 30 marzo de 1987

Informe sobre la Cuarta Internacional, Comité por la construcción del Partido Obrero Revolucionario

Informe sobre la Cuarta Internacional, Comité por la construcción del Partido Obrero Revolucionario, por la construcción de la Internacional Obrera Revolucionaria

A propósito de dos Conferencias y Declaración del Comité (mayo y noviembre de 1991)

A PROPÓSITO DE DOS “CONFERENCIAS MUNDIALES”

Publicado en Combattre pour le Socialisme, suplemento al nº 37, 15 de mayo de 1991, páginas 1-10
COMITÉ POUR LA CONSTRUCTION DU PARTI OUVRIER RÉVOLUTIONNAIRE (POUR LA RECONSTRUCTION DE LA IVè INTERNATIONALE)

DECLARACIÓN DEL COMITÉ POR LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO, POR LA CONSTRUCCIÓN DE LA INTERNACIONAL OBRERA REVLUCIONARIA

Publicado en el suplemento a Combattre pour le socialisme nº 40, 22 de noviembre de 1991, COMITE POUR LA CONSTRUCTION DU PARTI OUVRIER REVOLUTIONNAIRE, LA CONSTRUCTION DE L’INTERNATIONALE OUVRIERE REVOLUTIONNAIRE

Del oportunismo... al revisionismo... al liquidacionismo, marzo 1992

DEL OPORTUNISMO... AL REVISIONISMO... AL LIQUIDACIONISMO, Suplemento nº 2 a COMBATTRE POUR LE SOCIALISME nº 41, 10 de marzo de 1992
(COMITE POUR LA CONSTRUCTION DU PARTI OUVRIER REVOLUTIONNAIRE, LA CONSTRUCTION DE L'INTERNATIONALE REVOLUTIONNAIRE)

Artículos y declaraciones publicadas en Germinal, 2ª época, nº 1, febrero 1996

Declaración del COMITÉ POUR LA CONSTRUCTION DU PARTI OUVRIER RÉVOLUTIONNAIRE, LA CONSTRUCTION DE L'INTERNATIONALE OUVRIÈRE RÉVOLUTIONNAIRE : Defender la Seguridad Social (30 de octubre de 1995

Declaración del COMITÉ POUR LA CONSTRUCTION DU PARTI OUVRIER RÉVOLUTIONNAIRE, LA CONSTRUCTION DE L'INTERNATIONALE OUVRIÈRE RÉVOLUTIONNAIRE: Salvar la Seguridad Social exige romper con el gobierno Chirac-Juppé, iniciar el combate contra él para vencerlo y derribarlo (17 de noviembre de 1995)

Declaración del COMITÉ POUR LA CONSTRUCTION DU PARTI OUVRIER RÉVOLUTIONNAIRE, LA CONSTRUCTION DE L'INTERNATIONALE OUVRIÈRE RÉVOLUTIONNAIRE: Dirigentes de las Federaciones sindicales: romped con el gobierno y la patronal, realizad el Frente Único, Llamad a la Huelga General de toda la clase obrera (1 de diciembre de 1995)

Declaración del COMITÉ PÒUR LA CONSTRUCTION DU PARTI OUVRIER RÉVOLUTIONNAIRE, LA CONSTRUCTION DE L'INTERNATIONALE OUVRIÈRE RÉVOLUTIONNAIRE: El gobierno Chirac-Juppé persiste y firma (14 de diciembre de 1995)

Argelia. Contra la dictadura militar, contra la reacción islamista, por una auténtico Partido Obrero

ARGELIA. CONTRA LA DICTADURA MILITAR, CONTRA LA REACCIÓN ISLAMISTA, POR UN AUTÉNTICO PARTIDO OBRERO (Combattre pour le socialisme, nº 62, abril 1996) (Publicado en Germinal, 2ª época, nº 5, julio 1996, páginas 23 a 28)

Contra el nuevo 'partenariado' social en defensa de los convenios colectivos que unifican a la clase obrera

CONTRA EL NUEVO 'PARTENARIADO' SOCIAL EN DEFENSA DE LOS CONVENIOS COLECTIVOS QUE UNIFICAN A LA CLASE OBRERA
(Publicado en Combattre pour le socialisme nº 66, febrero de 1997)
(Publicado en Germinal, 2ª época, nº 7/8, abril 1997, páginas 50 a 55)

*Primera parte: ¿Una nueva revolución industrial?
*El maquinismo
*Unas relaciones sociales
*Una contradicción fundamental del desarrollo del maquinismo
*El microprocesador: ¿Una nueva revolución industrial?
*¿El fin del taylorismo?
*La automatización flexible
*Trabajo y modo de producción
*Contrato colectivo e 'individualizado' de las relaciones laborales

_____________________________________________________________________________________

CONTRA EL NUEVO PARTENARIADO SOCIAL, EN DEFENSA DE LOS CONVENIOS COLECTIVOSQUE UNIFICAN LA CLASE OBRERA

Una campaña de propaganda a la cual se prestan numerosos especialistas, expertos e intelectuales burgueses tiende a acreditar la idea de que estaríamos viviendo un ‘cambio de civilización’, una ‘nueva revolución tecnológica’ ligada a la ‘mundialización’ de la economía. Este cambio sería equiparable a la revolución industrial de fines del siglo XVIII y principios del XIX. Prometería una nueva época caracterizada por la ‘reducción del tiempo de trabajo’ y la ‘superación del asalariado’. Estos discursos recogidos por los dirigentes de las direcciones obreras no hacen sino intentar enmascarar la crisis del modo de producción capitalista que aboca a millones de proletarios y de jóvenes al paro, a la desesperación y la miseria, al tiempo que justifican el cuestionamiento de las conquistas fundamentales del proletariado.

Estos ‘teóricos’ a menudo justifican sus propuestas refiriéndose fraudulentamente a K. Marx. Este artículo se dirige pues a restituir lo que es el trabajo en el modo de producción capitalista y a refutar la idea de que la ‘nueva revolución tecnológica’ modificaría el lugar del trabajo, su contenido y su valor social. La segunda parte del artículo, que será publicada en el próximo número de CPS [y de Germinal], precisará cómo tras las ‘nuevas’ nociones de ‘competencias’, ‘contratos de actividad’, ‘maîtrise des temps sociaux’, etc. …, se esconden de hecho los objetivos de la burguesía: reducir de forma drástica el valor de la fuerza de trabajo a fin de permitir la supervivencia del modo de producción capitalista. Para ello es preciso destruir las conquistas fundamentales del proletariado que limitan la competencia entre los asalariados, reformar o destruir el Código del trabajo, avanzar hacia la destrucción de las organizaciones obreras sometiéndolas a los intereses de la patronal. El medio para conseguirlo es el desarrollo de la cogestión.

Desde hace años gran número de obras de expertos burgueses (recientemente los informes del Comisariato general del Plan dirigido por Boissonnat, Le travail dans vingt ans, la obra La fin du travail de Jeremy Rifkin prologada por Michel Rocard…) han esbozado los objetivos y el método para alcanzarlos.

En televisión, el 12 de diciembre de 1996, Jacques Chirac afirmaba:

“Es preciso adaptarse porque no estamos ahora como hace veinte años”. Y el 31 de diciembre añadía: “Corresponde al gobierno liberar las energías que reclaman serlo. Simplificando, mucho más aún, las reglamentaciones, las formalidades, el papeleo”.

En 1936 y luego en 1945, como consecuencia de poderosos movimientos revolucionarios, durante los ‘treinta gloriosos’ (porque el proletariado ha combatido sin interrupción y porque sobre la base de la economía de armamento, del crédito y de un endeudamiento colosal se desarrolló un período de acumulación de capital), la clase obrera y la juventud arrancaron numerosas conquistas. Estas conquistas que limitan la extorsión de la plusvalía, se concentran en los convenios colectivos, los estatutos nacionales y el Código de trabajo. Jacques Chirac, en nombre de la burguesía francesa, expresa la necesidad de destruirlas; son lo que denomina “reglamentaciones, formalidades y papeleo”.

En este camino el obstáculo es la potencia social del proletariado. Para evitarla, paralelamente a la introducción de ‘diálogo social’ del que participan los aparatos del movimiento obrero, la burguesía pone en marcha una vasta campaña de justificaciones ideológicas cuyo tema principal es: “las cosas han cambiado… El trabajo ya no puede ocupar el mismo lugar… Es preciso adaptarse”.

Como un eco los dirigentes de las organizaciones sindicales retoman el mismo discurso. Así, en la CGT R. Obadia y S. Salmon afirman:

“Vivimos un cambio de civilización, pero nos cuesta definirlo y pensarlo. Lo que por otra parte no es anormal. Los ingredientes son conocidos: nueva revolución tecnológica, mundialización, transformación del trabajo. En tales condiciones, el modo de regulación social que se afirmó tras la liberación y que marcó los ‘treinta gloriosos’ se muestra obsoleto”.
(Le Monde, 8-9 de septiembre de 1996)

Es preciso oponerse a estos argumentos.

1ª PARTE: ¿UNA NUEVA REVOLUCION INDUSTRIAL?

En la Contribución a la crítica de la economía política Karl Marx explica: “Una formación social no desaparece jamás antes de que se hayan desarrollado todas las fuerzas productivas que puede contener”. En su obra Les habits neufs de l’emploi (obra que prologó J. Delors), Bernard Bruhnes afirma que vivimos una nueva revolución industrial: tras la máquina de vapor, el microprocesador. Pero, ¿acaso la utilización de la informática permite al capitalismo escapar de sus contradicciones fundamentales, abre un nuevo estadio al capitalismo? “Estas nuevas tecnologías” de las que habla B. Bruhnes y que “no cesan de transformar la actividad de la producción”, ¿abren acaso una nueva época de desarrollo de nuevas fuerzas productivas en el marco del sistema capitalista? Para contestar a esta pregunta es preciso volver sobre el significado de la revolución industrial.

EL MAQUINISMO

Marx explicó que el punto de partida de la revolución industrial no fue la máquina a vapor (fuerza motriz) sino la máquina-herramienta:

“La máquina de vapor por sí misma tal como existía durante el período manufacturero, desde su invención a fines del siglo XVII hasta comienzos de 1780, no provocó ninguna revolución en la industria. Al contrario, lo que hizo necesarias las máquinas revolucionadas por el vapor fue la invención de la máquina-herramienta”
(El Capital, Libro I)

La máquina-herramienta consta de tres elementos: el motor que impulsa el mecanismo, la transmisión (correas, poleas, engranajes…) que transmite el movimiento a la herramienta que actúa sobre el objeto modificando su forma. En la máquina-herramienta, el instrumento (herramienta) está manejado por un mecanismo movido por energía, humana (o animal), natural (agua, viento) o artificial (vapor).

“Desde que la herramienta es reemplazada por una máquina movida por el hombre, pronto se hace necesario reemplazar al hombre de su papel de motor por otras fuerzas naturales”.

El motor y la máquina-herramienta forman entonces un conjunto independiente completamente emancipado de los brazos y de la fuerza humanos: el maquinismo.

La manufactura, parcelando las operaciones, acrecentó considerablemente la eficacia del trabajo obrero.

“El medio de trabajo adquiere en el maquinismo una existencia material que exige el reemplazo de la fuerza humana por fuerzas naturales y el de la rutina por la ciencia. En la manufactura la división del proceso de trabajo es puramente objetiva: es una combinación de obreros independientes. En el sistema maquinista, la gran industria crea un organismo de producción completamente objetivo e impersonal con el que se encuentra el obrero en el taller como condición previa a su trabajo”
(Ibid)

Sobre las bases materiales de la fábrica, la gran industria opera una transformación de la producción en una esfera industrial que arrastra una transformación análoga en las otras (industrias, agricultura, medios de comunicación y de transporte). La revolución industrial es producto del desarrollo del modo de producción capitalista.

UNAS RELACIONES SOCIALES

El auge del maquinismo (la alianza de la máquina-herramienta y de la máquina-vapor) va unido a la concentración de los medios de producción (máquina-herramienta, máquina motriz y trabajadores se concentran en el mismo lugar) y la institución de nuevas relaciones sociales que se caracterizan por la “separación radical del productor de los medios de producción”. El capital es la propiedad exclusiva de una minoría de capitalistas. La clase obrera vende su fuerza de trabajo a los poseedores de los medios de producción.

“La propiedad privada capitalista está fundada sobre la explotación del trabajo ajeno, el asalariado”
(ibid)

En el modo de producción capitalista, la fuerza de trabajo humana se erige como la principal fuerza productiva; las relaciones sociales de producción burguesa convierten justamente la cantidad de trabajo utilizada en el factor decisivo de la producción. Marx explica que en el modo de producción capitalista:

“El objetivo determinante de la producción es la plusvalía. No es pues considerado productivo más que el trabajador que proporciona una plusvalía al capitalista, es decir aquél cuyo trabajo fecunda al capital… De ahora en adelante la noción de trabajo productivo no encierra solamente una relación de actividad y efecto útil entre productor y producto sino fundamentalmente una relación social que hace del trabajo el instrumento inmediato de la valorización del capital”
(Ibid)

Las fuerzas productivas no son una cosa sino una relación social de producción entre dos clases antagonistas. Las fuerzas productivas están destinadas a valorizar el capital, a extraer de los obreros el máximo de plusvalía.

A pesar de lo que sermonean los ideólogos, la invención y la utilización de las máquinas ni tiene ni tuvo jamás como objetivo el aligerar el trabajo de los hombres.

“Como todo desarrollo de la fuerza productiva del trabajo, el empleo capitalista de las máquinas no tiende sino a disminuir el precio de las mercancías, a reducir la parte de la jornada que el obrero trabaja para sí mismo a fin de prolongar la otra en que trabaja para el capitalista. Es un método particular para fabricar plusvalía relativa”
(Ibid)

Y por ello el desarrollo del maquinismo tuvo formidables consecuencias para el proletariado. En la fase ascendente del capitalismo, paradójicamente, aún expulsando el trabajo vivo (los proletarios) del proceso de producción, el impulso conferido a las fuerzas productivas fue tal que multiplicó y concentró al proletariado. Al mismo tiempo, para contrarrestar el elevado coste de las nuevas técnicas (la aceleración de sus prestaciones comportaba la de su obsolescencia) se produjo un aumento de la duración de la jornada de trabajo. Por fin se redujo el valor de la fuerza de trabajo: la disminución de las necesidades de fuerza muscular y habilidad profesional impulsó la sustitución de los hombres por mujeres y niños.

UNA CONTRADICCION FUNDAMENTAL DEL DESARROLLO DEL MAQUINISMO

El gigantesco acrecentamiento del capital constante ( C ) introdujo una modificación de la relación entre C y V (capital variable), de la composición orgánica del capital (C+V) aumentando C mientras V disminuía.

“… el empleo de la maquinaria para la producción de plusvalor implica una contradicción inmanente, puesto que de los dos factores del plusvalor suministrado por un capital de magnitud dada, un factor, la tasa del plusvalor, sólo aumenta en la medida en que el otro factor, el número de obreros, se reduce.” (El Capital, I, 496)

Ahora bien, el plustrabajo no pagado al obrero es la fuente de la plusvalía. Esta contradicción está en el origen de una de las leyes del capital: la baja tendencial de la tasa de beneficio. Ella empuja al capitalista a prolongar la jornada de trabajo o a intensificar la explotación durante la jornada de trabajo mediante políticas de productividad; o por la disminución de los salarios.

EL MICROPROCESADOR: ¿UNA NUEVA REVOLUCION INDUSTRIAL?

La utilización del término ‘revolución industrial’ a propósito de la generalización de la informática es voluntariamente abusiva. Para numerosos ‘especialistas’ se trataría de una tercera revolución industrial tras las del vapor y la electricidad y motor de explosión. Estos observadores no sólo hacen de fuerzas motrices el origen de la revolución industrial, sino que utilizan el término para enmascarar las contradicciones del modo de producción capitalista.

En un principio movida por energía humana (o animal), después por energía artificial (vapor, electricidad…), la máquina es dirigida por el hombre o efectúa movimientos simples si es autónoma. Gracias a la informática, la conducta de las máquinas-herramientas se convierte en autónoma (‘inteligente’), claro está que en los límites que fija la misma tecnología de la información. La automatización no es más que la prosecución y plenitud de la mecanización. Con la automatización no hay instauración de un nuevo modo de producción, es decir, de nuevas relaciones sociales entre los hombres. La automatización no hace más que perfeccionar, llevar hasta el límite lo que había introducido el maquinismo.

La utilización de componentes electrónicos miniaturizados, el aumento de sus capacidades, el descenso de sus precios permiten una aceleración del ritmo de la producción, el aumento de la precisión en la fabricación, considerables facilidades de adaptación a diferentes objetos de trabajo (y de trabajadores), etc.

Estos cambios son importantes. Pero son de orden cuantitativo. El alba del maquinismo desplazó la habilidad manual, hoy es desplazada la habilidad intelectual: por medio de la máquina el capital acapara cada vez más trabajo altamente cualificado y complejo. Este es uno de los factores que empuja a la burguesía a destruir la enseñanza pública, los diplomas, las cualificaciones.

Contrariamente a las afirmaciones de los aparatos y de los partidos obreros, que ven en la integración del trabajo intelectual en el proceso productivo la instauración de un ‘cambio de civilización’, de una modificación de los procesos productivos, no se puede ver en ello más que la expresión más depurada de la tendencia del capital a reemplazar el trabajo vivo por el trabajo muerto. Tras haber reducido al obrero al papel de controlador, la informatización de las empresas en el marco del modo de producción capitalista expulsa masivamente del proceso productivo al trabajo vivo, creador de valor.

¿EL FIN DEL TAYLORISMO?

La nueva revolución industrial habría entonado el réquiem por el taylorismo. El informe de la Comisión Boissonat (página 75) nota:

se da “una transformación de gran amplitud del modelo de organización industrial probablemente comparable a la que se operó hace un siglo con la racionalización tayloriana”.

¿Qué es el taylorismo? En su obra La organización de la empresa, Frederic Taylor definía la organización científica del trabajo como una actividad productiva intensificada; dicho de otra forma: la organización científica de la explotación de la fuerza de trabajo.

Las normas de producción se fundaron sobre el cronometraje del obrero más fuerte o más hábil; el trabajo fue parcelado (trabajo en cadena); se creó un cuerpo de especialistas (bureau de méthodes) que organizaban el trabajo desposeyendo así a los trabajadoresde conocimientos globales, otro cuerpo estaba encargado de vigilar el cumplimiento de las tareas y asegurar el orden patronal (los contramaestres)… Su puesta en práctica provocó despidos masivos, un formidable aumento de la tasa de explotación. (Precisemos aquí que el llamado ‘fordismo’ era la aplicación de estos métodos a una producción en masa)

El taylorismo no ha desaparecido, y así lo muestra el mismo informe, tres páginas más adelante:

“El trabajo en cadena no ha desaparecido. Se extiende incluso más allá de los 45 años, edad a partir de la cual estaba poco expandido”.

Gran número de proletarios son aún cronometrados, pagados por rendimiento; en las fábricas del grupo RVI por ejemplo, el proceso de producción está enteramente normalizado: todas las operaciones a efectuar están escrupulosamente consignadas a cada puesto de trabajo, cada obrero montador debe firmar una ficha de control para cada operación importante, se emplean grupos de mejora de la producción, la consigna del patrón es ‘respetar los procesos’. El aumento científico de la explotación de la fuerza de trabajo ha sido mantenido, reforzado, mejorado.

Obligada por el taylorismo, la clase obrera sin embargo ha combatido. Contra la parcelación de las tareas, y el trabajo a destajo ha practicado la resistencia pasiva (colas ante los cronómetros), ha reivindicado criterios objetivos, ensayos profesionales, ha defendido las cualificaciones.

LA AUTOMATIZACION FLEXIBLE

La maquinaria automática funcionaba según el principio de una regularidad invariable: los mecanismos permitían la parada automática tras cualquier disfunción. El sistema electrónico es capaz de prever, anticipar y corregir los disfuncionamientos. Introduce la flexibilidad. Puede adaptarse a variadas demandas, a cambios de programa. Es lo que J. Lojkine, intelectual ligado al PCF, llama “la automatización flexible”.

Para la burguesía se ha convertido en una necesidad una minuciosa organización del proceso de producción. Según el informe Boissonnat (página 76) la empresa de hoy ha de ser: “reactiva” (poder adaptarse a las variaciones de la demanda, funcionar en flux tendus), “flexible” (en el uso de los recursos materiales, humanos, en la organización), “integrante” (sinergia entre todos los estadios de la producción, cuestionamiento de las fronteras de la empresa, asociación de los trabajadores en la definición de la estrategia de la empresa), “comunicante” (fin de la jerarquía taylorizante, implicación de todos, polivalencia). Esto es lo que quiere abarcar el término “toyotismo”.

De esta forma, la ‘automatización flexible’ lejos de liberar al asalariado de su actividad, lejos de permitirle dominar el proceso de producción, lo somete aún más al capital, a las relaciones de producción burguesas, la ‘movilización del personal’ que reivindica la patronal no es otra cosa que una sumisión acentuada de la explotación. El informe de Antoine Riboud (PDG de BSN) Modernisation, mode d’emploi expresa este punto de vista sin ambigüedades:

“En la era de la automatización, de la robotización y de la sociedad de la información, la competitividad de las empresas juega sobre la inteligencia los asalariados, su iniciativa, su sentido de la responsabilidad y de la anticipación (…) La capacidad nominal de una máquina y el cronometraje de las tareas no significan nada en cuanto a la eficacia de la productividad… La nueva productividad, llamada ‘global’, depende enteramente de la calidad de las nuevas relaciones hombre/máquina, capital/trabajo. Si se da el rechazo, si hay fractura, o ignorancia, o angustia (…) la sanción será la pérdida de la competitividad”.
(Citado por ‘Actuel Marx’, ‘La crise du travail’ p. 48)

En el marco de las relaciones de producción capitalistas, las condiciones de trabajo se imponen al asalariado (y no a la inversa). El asalariado es un engranaje del trabajo colectivo. En los Fundamentos de la crítica de la economía política K. Marx explica:

“La acumulación del saber, de la habilidad así como de todas las fuerzas productivas del cerebro social son entonces absorbidas por el capital que las opone al trabajo: desde ahora aparecerán como una propiedad del capital o más exactamente del capital fijo en la medida en que entra en el proceso de trabajo como medio de producción efectivo”.

A través de la maquina electrónica la dominación del capital ejerce sobre el asalariado una presión de una potencia inaudita: lo que afirma Ribaud es que el asalariado debe estar totalmente disponible, su ‘inteligencia’ misma es “propiedad del capital”.

TRABAJO Y MODO DE PRODUCCION

El primer capítulo del informe de la Comisión Boissonnat comienza así:

“La amenaza que el paro hace hoy día planear sobre la sociedad francesa, nos lleva a interrogarnos sobre el lugar que ocupa el trabajo en la vida de los individuos y en la historia de las sociedades. Esta cuestión remite a otras dos: ¿qué es el trabajo? ¿Cuál es su valor?”.

La exacerbación de la crisis mortal del modo de producción capitalista ligada a la expulsión masiva del trabajo vivo (único productor de riqueza) del proceso de producción lleva a los ideólogos burgueses a multiplicar las ‘tesis’ que pretenden redefinir el trabajo. Todas tienen un punto común: abordan el trabajo en general, al margen del modo de producción, es decir de las relaciones sociales entre los hombres.

Claro está que es un olvido voluntario: todo modo de producción, toda industria está fundada sobre un cierto tipo de relaciones sociales entre los hombres. Este modo de relación es él mismo parte integrante de las fuerzas productivas. La división del trabajo sobre la que está fundada la gran industria (incluso bajo su forma automatizada) expresa una relación social de producción entre dos clases antagonistas: la clase obrera vende ‘libremente’ su fuerza de trabajo a la burguesía quien extrae el máximo de plusvalía.

Bajo otros modos de producción (antiguo, feudal) existía la explotación de la fuerza de trabajo, el trabajo asalariado tiene la particularidad de enmascararla. La “forma-salario” hace aparecer la retribución de la fuerza de trabajo (siendo su valor el tiempo de trabajo socialmente necesario para producirla y reproducirla) como retribución del trabajo. Bendita apariencia para la burguesía: enmascara la división de la jornada de trabajo en dos partes distintas, aquélla en la que el proletario trabaja para reproducir su fuerza de trabajo (trabajo necesario) y aquélla en la que trabaja gratis para el capital (plustrabajo). Por el contrario, el tiempo de trabajo durante el cual el esclavo no hacía más que remplazar el valor de su fuerza de trabajo aparecía como o retribuido, y el trabajo del siervo estaba netamente separado, en el espacio y en el tiempo, en su parte servil y parte necesaria.

De ello se desprende que el capitalista busca aumentar la duración del plustrabajo en detrimento del trabajo necesario especialmente mediante el aumento de la productividad, la prolongación de la jornada de trabajo, la baja de los salarios.

Aumenta la plusvalía absoluta (aumento absoluto del valor creado), esencialmente por la prolongación de la jornada de trabajo, y acrecienta la plusvalía relativa (disminución del tiempo de trabajo necesario) fundamentalmente mediante el aumento de la productividad en los sectores de fabricación de mercancías que concurren a la reproducción de la fuerza de trabajo obrera. La primera es el punto de partida de la segunda.

CONTRATO COLECTIVO E ‘INDIVIDUALIZACION’ DE LAS RELACIONES LABORALES

Contrariamente a lo que afirma el informe Boissonnat, los derechos colectivos de los asalariados no han nacido por la intervención del Estado de bienestar, no han salido de la “organización productiva tayloriana”, son producto del combate del proletariado. La naturaleza de las relaciones laborales no es una simple cuestión ‘económica’ o un ‘problema social’, se trata de una cuestión eminentemente política que deriva de una relación de fuerzas política entre las clases, de las relaciones globales entre éstas.

Hoy la burguesía emprende la ofensiva para romper los convenios colectivos, los estatutos nacionales y el conjunto del Código del trabajo que son productos de la lucha de clases que reconocen la existencia de la clase obrera como clase y su derecho a negociar su fuerza de trabajo en función de la totalidad de las posiciones que ha conquistado a su enemigo de clase. La patronal quiere substituirlos con contratos individuales, ‘contratos de actividad’ como los de ‘alquiler de servicios’ de la ley Le Chapelier que estipulaba:

“Corresponde a la convención libre de individuo a individuo el fijar la jornada para cada obrero. Corresponde al obrero mantener el compromiso que ha convenido con quien le ocupa”.

Sobre este tipo de convenios libres se encamina toda la ofensiva actual. En nombre de una autodenominada “mutación del trabajo”, la patronal incrementa la intensificación del trabajo mediante el acrecentamiento de la concurrencia entre los asalariados.

La organización participativa por objetivo, el trabajo en grupo, la polivalencia, ligadas a la evaluación individualizada de los rendimientos conducen al salario individualizado según la cantidad de trabajo.

“En el salario por tiempo el trabajo se mide por su duración directa; en el pago a destajo, por la cantidad de productos en que se condensa el trabajo durante un tiempo determinado [y esto no es lo esencial, sigue Marx] Como la calida e intensidad del trabajo están controladas aquí por la forma misma del salario, éste vuelve superflua gran parte de la vigilancia del trabajo” (El Capital, I, 673-674)

Que el salario sea pagado por piezas o por tiempo, corresponde siempre al valor de la fuerza de trabajo (y no al valor del trabajo realizado). Pero el trabajo por piezas presenta la ventaja de empujar al asalariado a intensificar su trabajo. K. Marx prosigue

“Una vez dado el pago a destajo, naturalmente, el interés personal del obrero estriba en emplear su fuerza de trabajo de la manera más intensa posible, lo que facilita al capitalista la elevación del grado normal de la intensidad. El obrero, asimismo, está personalmente interesado en prolongar la jornada laboral para que de esta manera aumente su jornal o su salario semanal” (El Capital, I, 675-676)

Hoy en día la evaluación individualizada de los rendimientos es una nueva forma del salario por piezas; el autocontrol, los círculos de calidad, los consejos de taller permiten una intensificación extrema del trabajo y la informatización es un celoso guardián patronal.

“… el mayor campo de acción que el pago a destajo ofrece a la individualidad, tiende por una parte a desarrollar dicha individualidad y con ella el sentimiento de libertad, la independencia y el autocontrol de los obreros, y por otra parte la competencia entre ellos mismos, de unos contra otros. Tiende pues a aumentar salarios individuales por encima del nivel medio y, al mismo tiempo, a abatir ese nivel” (El Capital, I, 677)

Es preciso subrayar esta última frase. Una obra de la OCDE La flexibilité du temps de travail hace notar que uno de los factores que incita a los trabajadores japoneses a no utilizar su derecho a vacaciones pagadas es la presión operada mediante la evaluación individual de rendimientos (derecho: 15,7 días de media, días tomados: 8,6 de media en 1991). Al mismo nivel hay que poner el descenso en Francia de los días de baja por enfermedad o accidente de trabajo.

El gobierno Chirac-Juppé tiene una política general: combate por establecer “nuevas relaciones en el trabajo y el empleo”. Este plan general elaborado sobre la base de numerosos estudios responde a las exigencias de la patronal e incluye los medios para su puesta en práctica.

En defensa de los intereses del imperialismo decadente, está obligado a intentar destruir todas las conquistas sociales del proletariado de las que forman parte sus organizaciones. Volveremos sobre el contenido de ese plan en un próximo artículo.

(C.P.S.66 - Febrero de 1997)

Defender el marxismo, defender el materialismo dialéctico

DEFENDER EL MARXISMO, DEFENDER EL MATERIALISMO DIALÉCTICO

(Publicado en Combattre pour le socialisme nº 64, 16 de septiembre de 1996)
(Publicado en Germinal, Segunda Época, número 6, 21 de noviembre de 1996, páginas 14 a 24)

________________________________________________________________________________________________

DEFENDER EL MARXISMO
DEFENDER EL MATERIALISMO DIALECTICO (1)
(CPS 64, 16 de septiembre de 1996)

Este artículo es una introducción a una serie de artículos que publicará CPS [y, por tanto, GERMINAL] en “defensa del marxismo”. Su objetivo es precisar el núcleo del combate a emprender en defensa del marxismo, en defensa del método elaborado por Marx y Engels, el materialismo dialéctico. Este primer artículo no puede estudiar en profundidad las obras o artículos citados. En otros artículos volveremos sobre los aspectos particulares que toma la ofensiva actual contra el marxismo. En ellos se criticarán obras o artículos cuyos autores son calificados por la prensa (o por los autores mismos) de “neo-marxistas”, “marxianos” o “marxólogos”. Es conveniente precisar que estos términos, salidos de la Universidad, han sido difundidos por la prensa burguesa y aceptados por la prensa y los organismos ligados al movimiento obrero. No han sido inventados sino para mejor traicionar,en nombre del propio marxismo (o de una referencia más o menos vaga al marxismo) la obra de K. MARX y de F. ENGELS. Más allá de sus divergencias, estos “neo-marxistas”, “marxianos” o “marxólogos” tienen en común su rechazo del materialismo dialéctico. Es el caso, particularmente, de todos los revisionistas, es decir, de todos los que desde el interior del movimiento obrero son partidarios de la revisión del marxismo con un espíritu de colaboración y reconciliación de las clases. En enero de 1940 Trotsky presentaba “algunos ejemplos instructivos”:

“Siempre se puede defender la vieja sociedad con los métodos materiales e intelectuales heredados del pasado. Es absolutamente impensable que se pueda derribar esta vieja sociedad y edificar una nueva sin un previo análisis crítico de los métodos en vigor (…).
Quien conozca las luchas de tendencias en el interior de los partidos obreros sabe que el tránsito al campo del oportunismo e incluso al de la reacción burguesa comienza por el rechazo de la dialéctica. Los intelectuales pequeño burgueses consideran a la dialéctica como el punto más vulnerable del marxismo y especulan al mismo tiempo sobre el hecho de que les es más difícil a los trabajadores verificar las divergencias en el plano filosófico que en el político. Todo el testimonio de la experiencia confirma este hecho tan conocido (…).
Los ejemplos de Bernstein, Kautsky y Franz Mehring son extremadamente instructivos. Bernstein rechazaba categoricamente la dialéctica como “escolástica” y “misticismo”. Kautsky manifestaba su indiferencia respecto a ella (…) Mehring fue un propagandista y un defensor incansable del materialismo dialéctico (…) el destino político de estos tres hombres es bien conocido. Bernstein acabó sus días como un obtuso demócrata pequeño burgués. Kautsky de centrista se transformó en vulgar oportunista. En cuanto a Mehring, murió comunista y revolucionario.”
TROTSKY. Carta abierta a Burnham (En defensa del marxismo)

Los revisionistas y los intelectuales pequeño burgueses reaccionarios de hoy en día beben en las mismas fuentes de los viejos métodos en defensa de la sociedad burguesa en putrefacción.

El centenario de la muerte de K. MARX (1818 - 1883) dio lugar a diferentes publicaciones y manifestaciones. La que más eco tuvo en la prensa fue el congreso internacional Cent ans de marxisme - Bilan et perspectives que tuvo lugar en la universidad de París X (Nanterre) del 27 al 30 de septiembre de 1995. Otro coloquio titulado Friedrich Engels, savant et révolutionaire se celebró del 17 a 20 de octubre. Otras manifestaciones como el debate del 14 de mayo de 1996 a la Mutualidad, del que dio cuenta ampliamente l’Humanité, la publicación de revistas y de numerosas obras parecen poner a la orden del día “la actualidad del marxismo” en el inicio de los 90. La lectura de los informes hechos públicos por los periódicos, la de los artículos aparecidos en revistas “especializadas” y el contenido de las obras de intelectuales que se dicen “marxistas” muestran una base común. Esta “conmemoración” del centenario de la muerte de K. Marx es de hecho un cuestionamiento fundamental de su obra, de la teoría científica que necesita el proletariado para vencer y que elaboró en colaboración con F. Engels. ¿Cómo, en nombre del marxismo, puede acreditarse la idea de que la crisis de la humanidad puede resolverse “reformando”, “sobrepasando” el capitalismo? Tal es el eje central que se desprende de estas publicaciones.

“EL PASADO DE UNA ILUSION” DE FRANÇOIS FURET

Por parte de los intelectuales al servicio de la burguesía, el combate abierto contra el marxismo viene ya de antiguo. Así, en su obra “El pasado de una ilusión. Ensayo sobre la idea del comunismo”, François Furet cree poder demostrar que con la “caída de la URSS” es “la idea misma de revolución” la que muere. Apoyándose en los escritos de Hannah Arendt (Le système totalitaire, 1961) afirma que el estallido de la URSS prueba que la concepción materialista de la historia elaborada por K. Marx no sería más que una ilusión.

“La quiebra del régimen nacido de octubre de 1917 y puede que más aún el carácter radical que ha tomado privan en efecto a la idea comunista no sólo de su país de adopción sino también de toda salida: lo que ha muerto ante nuestros ojos, con la Unión soviética de Gorbachov, engloba todas las versiones del comunismo, desde los principios revolucionarios de octubre hasta su historia y hasta la ambición de humanizar su curso”.
(p. 54)

Furet exulta: se trata del “fracaso absoluto” de la revolución proletaria. Y este fracaso

“obliga a repensar convicciones tan viejas como la izquierda occidental e incluso la democracia. Comenzando por el famoso “sentido de la historia”, mediante el que el marxismo-leninismo pretendía conferir garantía de ciencia al optimismo democrático. ¿Si el capitalismo se ha convertido en el porvenir del socialismo, si es el mundo burgués el que sucede al de la “revolución proletaria”, en qué queda esta seguridad con el tiempo? El final de las prioridades canónicas deshace el encaje de las épocas en la ruta del progreso. La historia vuelve a ser ese tunel donde el hombre se adentra en la oscuridad sin saber a dónde conducirán sus acciones, sin conocer su destino, desposeido de la ilusoria seguridad de una ciencia de lo que hace. Privado de Dios el individuo democrático ve temblar sobre sus bases, en este fin de siglo, la divinidad histórica: angustia que va a necesitar conjurar.
A esta amenaza de la incertidumbre se une en su espíritu el escándalo de un futuro cerrado. Habituado a conferir un poder ilimitado a la sociedad, puesto que le promete que es libre como todos e igual a todos, aún falta, para que pueda un día sobrepasar el horizonte del capitalismo, ir más allá de ese universo donde existen ricos y pobres. Mas el fin del comunismo le devuelve, por el contrario, al interior de la antinomia esencial de la democracia burguesa, que redescubre como si fueran de ayer mismo los términos complementarios y contradictorios de la ecuación liberal, los derechos humanos y el mercado; por ahí compromete el fondo mismo de lo que ha constituido el mesianismo revolucionario desde hace dos siglos. La idea de otra sociedad se ha convertido en algo casi imposible de pensar, y es más, nadie avanza a este respecto en el mundo actual ni el esbozo de un nuevo concepto. Henos aquí condenados a vivir en el mundo en que vivimos.”
(p. 54)

El capitalismo es pues el único porvenir posible y las masas no tienen otra salida que someterse a su explotación. Para Furet, en efecto, el capitalismo “no pude ser la cabeza de turco de las desgracias del siglo XX”. Las guerras mundiales no han sido guerras imperialistas: “lo que la hecatombe tiene de extraordinario encuentra con Lenin sus responsables y sus cabezas de turco a escala de la masacre: el imperialismo, los monopolios capitalistas, la burguesía internacional”.

Según Furet, la destrucción de la URSS haría caduca esta tesis. Pero el plumífero de la burguesía no tiene otra explicación: “la primera guerra mundial es el acontecimiento más enigmático de la historia”. Las masas serían pues responsables del alineamiento de los jefes socialdemócratas a la unión sagrada y a la defensa de los intereses de su propio imperialismo. ¡Las masas labran su propia desgracia!

Por lo que respecta a la segunda guerra mundial, nos encontraríamos frente a una “guerra ideológica”. Furet retoma y asume el término de Hannah Arendt de “estado totalitario” para cualificar tanto al estado hitleriano como al régimen estalinista. Tanto el uno como el otro serían el producto de una revolución. Furet recurre incluso a la moral cristiana: “En el siglo XX el hombre ha reemplazado a Dios como dueño de su destino”. Y las “locuras políticas” (fascismo y estalinismo) han nacido de esta substitución. El proletariado sólo tiene una solución: someterse a la explotación capitalista y creer… ¡en el más allá!

Furet, “especialista” universitario en Historia de la Revolución francesa, desea exorcizar completamente la revolución que comenzó en 1917 en Rusia, la revolución proletaria. Es por ello que dice: “La voluntad de enlazar con el carácter universal de la Revolución francesa lleva a la catástrofe”.

La revolución rusa demostró que la historia puede “realizarse por la voluntad de los hombres”. La caída de la URSS revelaría la ilusión que encierra esta proposición. Para los que no pueden resignarse con “el mundo en que vivimos” no queda más que un remedio implícito: Dios.

Este discurso reaccionario ciertamente no es nuevo, solamente se adapta a las necesidades de la burguesía en crisis para la defensa de sus intereses.

DEL COMUNISMO A LA “REFUNDACION DE LA DEMOCRACIA”, PHILIPPE HERZOG

Lo que es nuevo es que en el seno del movimiento obrero sea tan abierta y sistematicamente retomado el discurso reaccionario de la burguesía. “Neomarxistas”, “marxianos”, “marxólogos”, se refieren, cada uno a su manera, a esas tesis reaccionarias y plantean la misma cuestión que Furet: “¿Qué hay que conservar de Karl Marx?”.

Un artículo de Philippe Herzog, aparecido en “La Lettre de confrontation” de marzo de 1995, llamaba a L’Humanité y al PCF a reconocer los trabajos de Furet, H. Arendt y compinches:

“El libro de F. Furet ‘El pasado de una ilusión’, apasionante y esclarecedor, tiene una amplia audiencia. Espero que lo lean muchos comunistas (…) Desconocedores de la obra fundamental de Hannah Arendt y tantos otros trabajos, los comunistas no aceptan de ningún modo el concepto de ‘sistema totalitario’. Sin embargo, H. Arendt elucida lo esencial que retoma Furet: un sistema de poder totalitario es aquél que tiende a cumplir una lógica de la historia, sirviéndose para ello de un partido y de un aparato de estado y policiaco que ejerce una dominación total sobre los individuos hasta destruirlos (…) En este sentido puede hacerse la comparación entre comunismo, bolchevismo y fascismo”.

Buen “demócrata” burgués, Philippe Herzog caracteriza un estado según su forma y no según su naturaleza de clase. En 1939, a propósito de la naturaleza de la URSS, Trotsky se refería a las proposiciones de los que identificaban estalinismo y fascismo:

“Por una parte, la burocracia soviética ha asimilado los métodos políticos del fascismo; por otra, la burocracia fascista, que de momento se limita a ‘medidas parciales’ de intervención gubernamental, tiende hacia la estatización de la economía, a la que pronto llegará”.

Y comentaba:

“La primera afirmación es perfectamente justa; pero es falso afirmar (…) que el ‘anticapitalismo’ fascista sea capaz de llegar a expropiar a la burguesía. Las medidas ‘parciales’ de intervención del estado y de nacionalización difieren en realidad de la economía estatizada y planificada tanto como las reformas difieren de la revolución. Mussolini y Hitler no hacen más que ‘coordinar’ los intereses de los propietarios y ‘regularizar’ la economía capitalista, y ello, en lo esencial, con fines militares”.

Esta aparentemente radical condena del estalinismo por parte de Herzog no es más que palabrería. Philippe Herzog y el PCF combaten tanto, hoy como ayer, la revolución proletaria y la democracia obrera. Los artículos publicados por L’Humanité con motivo del film de Ken Loach “Tierra y libertad” son esclarecedores: justificar y defender la política contrarrevolucionaria de Stalin y de los PCs que estranguló la revolución española.

Con el fin de ceñirse abiertamente al sistema capitalista y a la defensa del orden burgués, P. Herzog nos propone “revisar” a Marx.

“Paul Ricoeur tiene razón al señalar que los marxistas no han comprendido las aportaciones históricas de la democracia liberal, producto de las luchas populares. El mismo Marx debe ser coregido a este respecto por Tocqueville. La negación por los bolcheviques del mercado, de la iniciativa privada y del estado de derecho ha llevado a la quiebra del socialismo ‘real’. La ética no ha quedado a salvo: los excesos del odio al empresario capitalista, la cerrazón de cara al otro, son evidentes. Lo he dicho en numerosas ocasiones a los comunistas: según mi parecer la ética del poder de Ghandi es muy superior a la de Lenin”.

Furet podría reclamar derechos de autor:

“La crítica radical de la burguesía nace, fundamentalmente, de la idea socialista, del hegelianismo de izquierda del que saldrá Marx (…). El odio hacia la burguesía no es mas que en apariencia el odio hacia el otro… el odio a uno mismo.”

Philippe Herzog fija al PCF y a los comunistas un nuevo objetivo:

“Sé que los comunistas han empezado a considerar el valor de la democracia y a defenderla. Pero queda mucho camino por andar aún para asimilar una dimensión más amplia: enriquecerse de los otros, de sus valores, de sus experiencias. Pueden intentar buscar un nuevo mensaje de alcance universal. Pero, por mi parte, no creo que sea fecundo pretender sólo una refundación comunista. Creo en la necesidad de un cruce de las diferentes aportaciones históricas, y por tanto del comunismo, en una obra plural de refundación de la democracia y de su base económica cuyas dimensiones serían: reparto y difusión de los poderes, gestión de la eficacia social, cooperación dentro de una conflictualidad abierta y constructiva. Como señala F. Furet para imaginar un futuro más allá del comunismo, tenemos la obligación de reelaborar las herencias”.

Teniendo en cuenta su lugar en el aparato del PCF P. Herzog juega el papel de punta de lanza para que el PCF continúe y redoble su energía en una acción de desarmamiento teórico de la clase obrera. Los comunistas, la clase obrera, deberían “enriquecerse de los otros”. ¿Pero quiénes pueden ser “los otros” sino la burguesía? El objetivo, pues, es que el PCF abra la vía en el interior del movimiento obrero a la asociación capital-trabajo. La preparación del XXIX congreso del PCF, que debe celebrarse a finales de año, muestra que los consejos de Herzog han sido escuchados (CPS volverá sobre el tema). Las diferentes fracciones salidas del ex-aparato estalinista se han convertido hoy en punta de lanza de una nueva ofensiva generalizada contra el marxismo.

EL CONGRESO “MARX INTERNACIONAL”

La prensa ha saludado como un acontecimiento el congreso Marx internacional que se ha realizado bajo la iniciativa de la revista Actuel Marx dirigida por Jacques Bidet y Jacques Texier. Su programación ha sido presidida por un comité constituido por las diez revistas siguientes: Alternative économique, Raison Présente, La Pensée, Futur Antérieur, Nouvelles questions féministes, L’Homme et la société, Critique communiste, Écologie politique, Revue M, Politis la revue. Un centenar de revistas e instituciones académicas le han aportado su apoyo. Entre ellas se encuentra: Actuel Marx Argentine, Actuel Marx Brésil; numerosas revistas de Europa accidental: Cahiers d’histoire IRM Paris, Les temps modernes Paris, L’association des amis de Louis Althusser, les cahiers Léon Trotsky, Grenoble; instituciones y revistas de Atenas, Roma, Milán, Florencia, Barcelona, Madrid, Lisboa, Bruselas, Londres, Frankfurt, Bremen…; instituciones y revistas de Europa del Este y de la ex URSS, de América latina, de Asia (Tokio, Seúl, una delegación vietnamita).

La revista Sciences humaines nº 63, de julio de 1996, publica un dossier titulado Le destin du marxisme. Veamos la presentación que hace de algunas de las principales revistas francesas:

“Actuel Marx’: creada en 1987 por J. Bidet y J. Texier, propone proceder a una relectura crítica del marxismo. Los filósofos Etienne Balibar, Geoges Labica, Mickaël Löwy (…) figuran en su comité de redacción.
‘Futur Antérieur’: revista bimensual publicada por las ediciones Harmattan. Dirección J. Marie Vincent (París VIII).
‘La pensée’: decana de las revistas marxistas, fue fundada en 1939 por el Institu de Recherche Marxiste (convertido en ‘Espace Marx’ en 1995).
‘Revue M’: M por ‘Mensuel, marxiste, mouvement’; creada en 1986, cuenta con la colaboración de profesores de París VIII (Michèlle Riot-Sarcey, Denis Berger), de ex comunistas (el antiguo ministro Anicet Le Ports), del historiador Gilles Pérault, del ecologista Alain Lipiet”.

Se trata fundamentalmente de intelectuales ligados al aparato estalinista del PCF o salidos de él. En otro artículo de la misma revista (encabezado: Intellectuels: les chemins de la reconversion) podemos leer:

“La crisis de los partidos comunistas nos obliga a replantearnos los postulados fundadores de la doctrina marxista (…) los pensadores y corrientes influenciados por el marxismo han divergido en cuanto a la actitud a adoptar. En Europa continental unos han emprendido un inventario del marxismo procediendo a una relectura crítica de la obra de Marx, otros han levantado acta de la obsolescencia del marxismo observando nuevos horizontes intelectuales. Ironía de la historia, actualmente es en los países anglosajones, tradicionalmente refractarios al pensamiento marxista, donde se observa una renovación del pensamiento marxista.
El marxismo de inventario es en Francia esencialmente el que hace la revista Actuel Marx (..), reúne a intelectuales que al igual que G. Labica, E. Balibar, Y. Quinion. O. L. Sée, han pertenecido, o pertenecen aún, al PCF pero que pretenden realizar una reflexión independiente, libre de toda carga partidista”.

Dejemos que sea Actuel Marx quien precise sus objetivos y de qué “independencia” se trata:

“Las sociedades llamadas ‘comunistas’ se hunden. Las organizaciones de referencia marxista están en crisis y al mismo tiempo al margen de toda ortodoxia se desarrolla especialmente en los grandes países desarrollados una importante producción intelectual que renueva las tradiciones marxistas y las confrontan con otros componentes mayores de la cultura contemporánea.
Actuel Marx se propone, desde su fundación en 1987, ser un laboratorio de estas nuevas reelaboraciones (subrayado nuestro). Su objetivo es el de abrirse a la constitución de una verdadera comunidad científica. Revista internacional dedicada a la recepción y discusión de cuestiones teóricas fundamentales y de problemáticas nuevas, se dirige a un amplio público de disciplinas diversas: filosofía, historia, economía, derecho, ciencias sociales.
Actuel Marx ofrece cada año dos números, en realidad dos verdaderos libros con un tema propio cada uno de ellos, así como firmas regulares que cubren lo esencial de la literatura marxista mundial.
Actuel Marx se inscribe en el contexto del centro de filosofía política, económica y social en el Centre National de la Recherce Scientifique (CNRS) adcrito a la universidad de París”.

Estas líneas precisan de algunas aclaraciones:

a) Hay que destacar el lugar central del PCF (y de los PCs en general) y de los hombres y organismos que han surgido de la actividad emprendida por Actuel Marx desde 1987. Bajo una cobertura “científica” esta revista se fija el objetivo de centralizar y federar cualquier investigación o estudio sobre el “marxismo”. Bajo un aspecto reemplaza el papel jugado en otros tiempos por la internacional estalinista cuando los PCs se alineaban en defensa de los intereses de la burocracia del Kremlin. En la actualidad esta “renovación de las tradiciones marxistas” se afirma como una supeditación abierta a la ideología burguesa que es “el componente más importante de la cultura contemporánea”. De hecho el aparato de estado de la burguesía, a través de la universidad y de los centros de investigación se ocupa del combate contra el marxismo con la excusa de actualizarlo; la universidad suministra la cobertura científica y los medios financieros.

b) La adhesión a esta empresa de Crítica comunista (revista oficial de la LCR) de Daniel Bensaïd (miembro de la dirección de la LCR) que multiplica las “comunicaciones” a Actuel Marx y las intervenciones en los coloquios o foros del PCF se hace en nombre de la IV Internacional. El revisionismo pablista, del que salió la LCR, está en el origen de la destrucción de la IV Internacional. Pero hoy en día este aval no es inocente: busca asimilar el combate llevado por Trotsky y la IV Internacional a esta ofensiva generalizada contra el marxismo. La participación oficial en el congreso de Pierre Broué, la Contribution au débat sur le cours du capitalisme à la fin du Xxème. Siècle aportada por Marc Chesnais refuerzan esta empresa. Conviene intentar destruir lo que queda del combate llevado en defensa del marxismo por la reconstrucción de la IV Internacional. El lugar que ocupan algunos en este dispositivo debe menos al mediocre valor actual de sus trabajos que a la etiqueta de trotskystas que ostentaban hasta hace bien poco.

Se trata, pues, fundamentalmente del reagrupamiento de la “comunidad científica” de los intelectuales al servicio de la ideología burguesa: CPS publicará ulteriormente un estudio preciso de determinados artículos u obras mostrando que “el laboratorio de estas nuevas reelaboraciones” se sitúa en el marco de un combate abierto por la destrucción del marxismo y el desarmamiento de la clase obrera.

LOS FALSIFICADORES

Se impone una aclaración. Todos estos “acercamientos” al marxismo reposan sobre falsificaciones: el “marxismo-leninismo” es una. Fueron los estalinistas os que tras la muerte de Lenin, y para mejor falsificar a Marx (y a Lenin), utilizaron esta caracterización y especialmente a fin de desarrollar la “teoría” de “la construcción del socialismo en un solo país”. Los marxistas, en aquella ocasión Trotsky, han combatido esta teoría y emitido el pronóstico histórico correcto. A propósito del “proyecto de programa de la IC”, escribía en 1928:

“el peligro político de la nueva teoría reside en la comparación errónea establecida entre las dos palancas del socialismo mundial: nuestras realizaciones económicas y la revolución proletaria mundial. Sin la victoria de esta última no construiremos el socialismo. Los obreros de Europa y del mundo entero deben comprender claramente esto. La construcción económica tiene una importancia enorme. Si la dirección se equivoca, la directura del proletariado se debilita; su caída sería un golpe tal para revolución internacional que ésta no se repondría durante una larga serie de años. Pero la decisión del proceso histórico entre el mundo del socialismo y el mundo del capitalismo depende de la segunda palanca, es decir, de la revolución proletaria mundial. La importancia gigantesca de la Unión Soviética proviene de que es la base de apoyo de la revolución mundial, y no de su capacidad para construir el socialismo independientemente de la revolución mundial”.
(Trotsky, Obras tomo I - La Internacional Comunista después de Lenin, Akal editor 1977, pp. 143-144).

La afirmación: el socialismo, y a mayor abundamiento el comunismo, se realizó en la URSS y en los otros países en los que el capital fue expropiado es una falsificación. En el prefacio francés a su libro “La revolución permanente” el marxista Trotsky explicaba:

“El marxismo parte del concepto de la economía mundial, no como una amalgama de partículas nacionales, sino como una potente realidad con vida propia, creada por la división internacional del trabajo y el mercado mundial, que impera en los tiempos que corremos sobre los mercados nacionales.
Las fuerzas productivas de la sociedad capitalista rebasan desde hace mucho tiempo las fronteras nacionales. La guerra imperialista fue una de las manifestaciones de este hecho. La sociedad socialista ha de representar ya de por si, desde el punto de vista de la técnica de la producción, una etapa de progreso respecto al capitalismo. Proponerse por fin la edificación de una sociedad socialista nacional y cerrada, equivaldría, a pesar de todos los éxitos temporales, a retrotraer las fuerzas productivas deteniendo incluso la marcha del capitalismo.”
(León Trotsky, Obras escogidas tomo I, Edit. Fundamentos, 1976, pp.91-92)

Otra falsificación: la voluntad revolucionaria de Stalin, la burocracia estalinista y sus agentes. Sóllo los marxistas, y una vez más Trotsky, han establecido el porqué y el cómo el estado obrero de la URSS degeneró, como se formó una burocracia parasitaria y contrarrevolucionaria y el papel que ésta jugó. Sólo los marxistas han puesto de relieve y han combatido la acción contrarrevolucionaria de la burocracia del Kremlin.

La burocracia del Kremlin y su aparato internacional alcanzaron su máxima pujanza a finales y recién concluida la segunda guerra mundial. En estrecha colaboración con el imperialismo dividieron Europa en dos zonas de influencia, y Alemania en cuatro de ocupación, a fin de contener y hacer retroceder la oleada revolucionaria producto de la guerra y del hundimiento del imperialismo alemán y, en el caso de Alemania, para paralizar y aplastar al proletariado alemán. Los que condenan el marxismo pasan todo esto a beneficio de inventario.

Han sido los marxistas (Trotsky) los que han establecido que, en el caso en el que una revolución política no derribara en la URSS a la burocracia contrarrevolucionaria y el capital no fuera expropiado por el proletariado en los países imperialistas dominantes de Europa, la burocracia restauraría el capitalismo.

“Sin embargo, admitamos que ni el partido revolucionario ni el contrarrevolucionario se adueñen del poder. La burocracia continúa a la cabeza del Estado. La evolución de las relaciones sociales no cesa. Es evidente que no puede pensarse que la burocracia abdicará en favor de la igualdad socialista. Ya desde ahora se ha visto obligada, a pesar de los inconvenientes que esto presenta, a restablecer los grados y las condecoraciones; en el futuro, será inevitable que busque apoyo en las relaciones de propiedad”.
(León Trotsky, La revolución traicionada, Edit. Fontamara, 1977 p. 239)

Con otras palabras, la burocracia del Kremlin es en última instancia el factor restauracionista decisivo en la URSS, lo que no impidió a Trotsky apreciar justamente, en 1940, que el Kremlin debería expropiar el capital en los países que como consecuencia del pacto germano-ruso de 1939, el ejército de la URSS ocupaba en la parte este de Europa. Pero señalaba, al mismo tiempo, el contenido contrarrevolucionario a escala de Europa y del mundo de la política del Kremlin. En un texto titulado “Nuevamente y una vez más sobre la naturaleza de la URSS” Trotsky escribía:

“La ocupación de Polonia oriental por el Ejército Rojo es, por supuesto, un “mal menor” en comparación con la ocupación del mismo territorio por las tropas nazis. Pero este mal menor se obtuvo porque se aseguró a Hitler la conquista de un mal mayor”.
(León Trotsky, En defensa del marxismo, Edit. Fontamara 1977, p. 50)

Al final de la segunda guerra mundial el ejército de la burocracia del Kremlin ocupó, de acuerdo con las potencias imperialistas victoriosas, toda la parte este de Europa. Alemania fue repartida en cuatro zonas de ocupación. Para las potencias imperialistas victoriosas en aquel tiempo lo importante era contener y después hacer retroceder la oleada revolucionaria que ascendía en Europa y particularmente aplastar políticamente al proletariado alemán, evitando que se produjera en Alemania, como al final de la Primera guerra mundial, una revolución proletaria. Tal fue el principal papel de la ocupación por el ejército del Kremlin de la parte este de Europa y de Alemania.

La burocracia del Kremlin decidió expropiar el capital, según sus propios métodos y medios, en los países que ella controlaba sólo cuando se vio enfrentada, por una parte, a la incipiente “guerra fria” declarada por las potencias imperialistas bajo la batuta del imperialismo USA, y, por otra, a la incompatibilidad entre la economía planificada de la URSS (sobre la base de la propiedad estatal de los medios de producción) y el mantenimiento de la economía capitalista en aquellos países que controlaba. E hizo todo esto con unas condiciones y bajo una línea (la susodicha “construcción del socialismo en un solo pais”) que al final no podía más que concluir con… la restauración capitalista. Esto sólo los marxistas lo han analizado y previsto, combatiendo por la revolución proletaria en el este y en el oeste (revolución social y revolución política). Los marxistas son aquellos que han sido y continúan siendo fieles al programa y a las posiciones elaboradas por Trotsky concentradas en el programa de la IV Internacional que Trotsky fundó.

A fin de cuentas la burocracia del Kremlin y sus satélites han estallado bajo las presiones contradictorias del imperialismo y del proletariado. Cada una de sus fracciones se ha revelado como “restauracionista”. El imperialismo, y de forma notoria el estadounidense, ha ejercido una enorme presión sobre la URSS y los países de la parte este de Europa en el curso de la “guerra fría” , aislando su economía del mercado mundial y de la división internacional del trabajo, mediante la carrera de armamentos (sobre todo desde que Reagan accedió al poder en 1981). Todo ello ha multiplicado las desastrosas consecuencias de la gestión por las burocracias de la economía planificada sobre la basa de la propiedad estatal de los medios de producción, en función de sus intereses y de la defensa y el acrecentamiento de sus privilegios, sobre la base de la pretendida “construcción del socialismo en un solo país”.

DEFENDER EL MARXISMO
DEFENDER EL MATERIALISMO DIALECTICO (2)
(CPS 64, 16 de septiembre de 1996)

LA REINTRODUCCION DEL CAPITALISMO EN LA EX URSS EXIGE INTENTAR DESTRUIR EL MARXISMO.

La caída del muro de Berlín en 1989 es el final de un largo proceso de una cadena de explosiones revolucionarias cuyo punto de salida fue el movimiento revolucionario de Berlín este en 1953. Este combate del proletariado de Europa del este combinado con el movimiento de masas en la misma URSS fue un potente factor de dislocación de la burocracia del Kremlin. El conjunto de este proceso puso a la orden del día la revolución política. Esto significa que sobre la base de la propiedad estatal de los medios de producción, del monopolio del comercio exterior, el proletariado tenía la posibilidad de orientar su combate hacia la liquidación de la burocracia parasitaria, hacia la restauración de la democracia de los Soviets, hacia la instauración de su dictadura o la restauración (URSS).

En ausencia de partido obrero revolucionario, la movilización de masas no ha podido desembocar en la revolución política. La destrucción de la IV Internacional, la liquidación de toda posibilidad de combate para reconstruirla ha sido un factor determinante. La presión del imperialismo se ha ejercido potentemente. En ninguna parte el proletariado ha tenido la posibilidad de plantear su candidatura al poder y combatir para instaurar este poder político. En dichas condiciones, la dislocación de la burocracia del Kremlin ha llevado a la dislocación de la URSS, del estado obrero degenerado salido de la Revolución de Octubre de 1917. En las repúblicas de la ex-URSS las fracciones de la burocracia del Kremlin han emprendido la liquidación de la propiedad estatal de los medios de producción, del monopolio del comercio exterior y han dirigido la restauración del capitalismo.

Si bien la restauración del capitalismo está muy avanzada en la ex-URSS el orden burgués, los estados burgueses, no pueden ser verdaderamente restaurados y estabilizados más que enfrentando al proletariado. Esta restauración del capitalismo en la ex-URSS, en el este de Europa (como en China) implica, tal y como lo explicaba Trotsky, “un descenso catastrófico de la economía y de la cultura”. Por otra parte, según las estimaciones del BIRD, el PIB del la CEI alcanzará con dificultad en la actualidad el 48% del de 1989; la esperanza de vida ha retrocedido.

Sin embargo los principales ataques se aplazaron para después de las elecciones presidenciales en Rusia de junio de 1996. Los desarrollos políticos que han tenido lugar desde 1989 han mostrado que los proletariados de la parte este de Europa y de la URSS han sido cortados de su propia historia. El proletariado ruso ha sido cortado de la Revolución de Octubre de 1917: la burocracia estalinista exterminó a capas enteras de proletarios afirmando que ella era la heredera y la continuadora de la Revolución de Octubre. Para el proletariado de la Europa occidental la dislocación de la URSS sin que la revolución política haya estallado es un considerable factor de desconcierto. Por primera vez desde hace casi 80 años, la clase obrera se ve despojada del formidable apoyo que representaba Octubre de 1917; expropiación del capital, destrucción del Estado burgués, construcción de un Estado obrero: tal era la perspectiva sobre la cual era posible combatir.

Hoy en día, la ofensiva generalizada que los imperialismos europeos ya han desencadenada contra los proletariados de la Europa occidental y que se ven obligados a acentuar considerablemente, la ofensiva que el gobierno de Yeltsin salido de las elecciones de junio de 1996 debe lanzar, bajo la presión del imperialismo estadounidense, contra el proletariado ruso ponen a la orden del día enormes enfrentamientos de clase. A través de estos enfrentamientos los proletariados de Europa, el proletariado unificado de Alemania, el proletariado ruso, buscarán la forma de abrirse una salida política a través de estos enfrentamientos volviendo a enlazar con su propia historia. Tanto el imperialismo como sus aparatos a sueldo tienen una clara consciencia (el encarnecido combate para impedir la simple llegada al poder de un gobierno del SPD lo muestra). Los ataques actuales contra el marxismo se inscriben en el intento de impedir esa maduración política, lo que requiere intentar desposeer al proletariado del arma teórica y política del marxismo del marxismo.

Las diferentes fracciones salidas del aparato estalinista juegan un papel central en esta empresa. Teniendo en cuenta la historia del movimiento obrero francés, el PCF y las diferentes fracciones que de él han salido tienen una tarea particular que cumplir: la decisión de hacer aparecer desde 1987 la revista Actuel Marx no es producto del azar ni la simple preparación de una conmemoración. Fue en 1987 cuando Gorbachov hizo votar una ley esencial cuestionando la propiedad estatal de los medios de producción.

¿QUE ES EL MARXISMO?
LA LUCHA DE CLASES ES EL MOTOR DE LA HISTORIA

El análisis de la historia de la lucha de clases y de sus causas, la utilización de lo que Lenin llamó “las tres fuentes del marxismo” (la filosofía alemana, la economía política inglesa, el socialismo francés) radicalmente refundidas en el fuego de la lucha de clases del proletariado ascendente, permitieron a Marx y a Engels elaborar la “ciencia”, la teoría que necesita el proletariado para emanciparse. No fue por azar que entre 1845 y 1847, en vísperas de la Revolución europea de 1848, elaborasen la concepción materialista de la historia.

“La historia de toda sociedad hasta nuestros días es la historia de las luchas de clases”. Esta tesis afirmada al principio del Manifiesto del Partido Comunista, redactado en 1847 como programa de la Liga de los Comunistas, constituye la más importante conclusión de la concepción del materialismo histórico. El motor de la historia es la lucha de clases, la lucha por los intereses materiales. Karl Marx precisa por otra parte en 1852 en una carta a Weydemeyer:

“… por lo que a mí se refiere, no es a mí a quien corresponde el mérito de haber descubierto la existencia de las clases en la sociedad moderna, como tampoco la lucha que libran entre sí en esa sociedad… Lo que yo he aportado de nuevo es: 1º, demostrar que la EXISTENCIA DE LAS CLASES no está vinculada más que a FASES HISTORICAS DETERMINADAS DEL DESARROLLO DE LA PRODUCCION; 2º, que la lucha de clases lleva necesariamente a la dictadura del proletariado; 3º, que esa misma dictadura no representa más que una transición hacia LA ABOLICION DE TODAS LAS CLASES y hacia una SOCIEDAD SIN CLASES. [Marx/Engels, Cartas sobre El Capital, Edit. Laia, 1974 p.50] La condición vital de toda sociedad basada en el antagonismo de clases es la existencia de una clase oprimida (…) La condición para la liberación de la clase trabajadora es la abolición de las clases al igual que la condición para la liberación del tercer estado, del estamento burgués, fue la abolición de todos los estados y estamentos (…) Entretanto, el antagonismo entre el proletariado y la burguesía es una lucha de clases contra clases, lucha que, llevada a su máxima expresión, es una revolución total (…) Hasta en las vísperas de cada transformación general de la sociedad, el último grito de la ciencia social siempre será: ‘el combate o la muerte, la lucha sanguinaria o la nada, así se plantea invenciblememente la cuestión’ (cita de George Sand)”.
(Marx/Engels, op. cit., traducimos del francés la segunda parte de la cita al carecer de versión castellana publicada)

El materialismo histórico ha estado sujeto a virulentos ataques por parte de la burguesía. Cuando Furet explica que el odio al capitalista es el odio al otro expresa la necesidad que tiene la burguesía de impedir a la clase obrera el combate por la destrucción del modo de producción y de explotación capitalista. Para ello precisa impedir que la clase obrera se constituya en clase independiente, es decir en “partido político distinto, opuesto a todas las antiguas formaciones de partidos de las clases poseedoras”.

En el interior del movimiento obrero los revisionistas de toda calaña son partidarios de la colaboración y reconciliación entre las clases (verbi gratia: política de la “unión sagrada” de la socialdemocracia en 1914; política de Frentes Populares en los años 30…). Hoy en día, en respuesta a las exigencias de la burguesía, el PS, el PCF , predican la cogestión como media de mantener a la clase obrera bajo la dominación económica y política de la burguesía. Este es el sentido de la nueva definición del nombre “comunista” presentado por el PCF en su 28 congreso:

“Desde su aparición esta palabra ha sido amalgamada a un colectivismo nivelador (sic) (…)¡En nuestro país tiene una larga tradición! (…) el comunismo es una tendencia de nuestro pueblo por la libertad y la igualdad (…). En el siglo XIX, los fundadores del marxismo la han ligado al proletariado, a la clase obrera (…). Más de un siglo después las cosas han cambiado, la clase obrera se ha transformado, diversificado, ampliado (…). Liberar la sociedad de la dominación capitalista no implica privilegiar los intereses de una clase particular (…).
Para nosotros el término comunista significa: (…) la autogestión y nuevas relaciones entre ciudadanos y política, estado y sociedad… “

En el marco de la preparación de su 29 congreso, el PCF se orienta abiertamente en la vía de la cogestión. Y D. Bensaïd, que tiene bien aprendida su lección, repite que la lucha de clases no es (¡el único!) motor de la historia:

“Los conflictos que surgen de las relaciones sociales no son reductibles únicamente a relaciones entre clases. Se dan contradicciones entre los sexos, entre el ser humano y la naturaleza, entre naciones ricas y dominadas, etc… En lo que concierne al proletariado, es posible que nos encontremos ante un problema de vocabulario por lo ligado que está el término a estereotipos”.
(entrevista con Futurs communisme autrement, mayo de 1996)

Una vez más Bensaïd falsifica: no se trata de enumerar los diferentes tipos de conflictos que existen en la sociedad. La cuestión es saber cual es el motor de la historia. Las contradicciones fundamentales de las que parten los otros “conflictos” son los antagonismos de clase: la lucha de clases es el motor de la historia.

ABOLIR EL MODO DE PRODUCCION CAPITALISTA O “SUPERARLO”

Si los “neomarxistas”, “marxiologos” y “marxianos” se complacen en tomar prestados tal o cual concepto de K. Marx no es sino para rechazar su aspecto fundamental, al que lleva todo el análisis de Marx:

“El monopolio del capital se convierte en grillete del régimen de producción que ha crecido con él y bajo él. La centralización de los medios de producción y la socialización del trabajo llegan a un punto en que se hacen incompatibles con su envoltura capitalista. Esta salta hecha añicos. Ha sonado la hora final de la propiedad privada capitalista. Los expropiadores son expropiados.”
(K. Marx, El Capital, tomo I edit. Fondo de Cultura Económica, 1972 pp. 648 y 649)

“Lo que distingue al comunismo no es la supresión de la propiedad en general, sino la abolición de la propiedad burguesa.

Pero la propiedad privada burguesa moderna es la expresión última y más perfeccionada de la producción y apropiación de los productos, la cual se basa en los antagonismo de clase, en la explotación de los unos por los otros.

En este sentido, los comunistas pueden resumir su teoría en la expresión “abolición de la propiedad privada”.
(K. Marx, El Manifiesto Comunista, OME Obras Marx-Engels-9, edit. Grijalbo, l978 pp 150)

La defensa de la “propiedad burguesa”, de la propiedad privada de los medios de producción es el leiv-motiv de los revisionistas de todos los tiempos. El PCF coloca “la exigencia de democracia”, “las libertades burguesas” “en el corazón de todas las encrucijadas contemporáneas”. Durante mucho tiempo el PCF ha pensado “que la sociedad no podía liberarse del capitalismo mas que por medio de la dictadura del proletariado y de la estatalización de la economía (…). Pero la experiencia de la URSS muestra que no basta con abolir el capitalismo para superarlo. Querer construir una sociedad que le sea superior, no significa hacer tabla rasa de la sociedad existente para edificar otra completamente nueva de pies a cabeza (…).” (28 congreso del PCF)

En contacto con los intelectuales del PCF, D. Bensaïd convierte a Marx en un osado “contrabandista de lo posible” (echa mano del titulo de una obra de Michel Vadée). Afirma en la introducción de su libro Marx l’intempestif que “fidelidad crítica no es piedad conservadora”. Entre las numerosas “lecturas posibles” de K. Marx, afirma haber escogido su camino y compañía: la de Walter Benjamin y Antonio Gramsci. ¿Cual es la interpretación de Marx que hace D. Bensaïd?

“¿Una tentación determinista en el pensamiento de Marx?.
Estamos tentados de responder que ‘sí’ cuando habla de ‘leyes científicas’. Pero al mismo tiempo se autocorrige.
El objeto de su crítica -el capitalismo- no funciona como un reloj mecánico. “La teoría de Marx desemboca en lo posible, lo deseable: no se cierra en un sistema de predicciones. Tratandose del mercado, hoy en día es el discurso del liberalismo el que es determinista. Me atreveria a decir: tan necesaria es la planificación como posible el mercado”. Lo que le lleva a considerar ‘que el término superación del capitalismo es indudablemente más apropiado que el de abolición’ (L’Humanite, 17 de mayo de 1996)

No es Marx quien se “corrige”; es D. Bensaïd quien reduce la concepción materialista de la historia al concepto mecanicista del determinismo a fin de negar el carácter ineluctable de la revolución proletaria que se deduce de todo el análisis hecho por Marx sobre el funcionamiento del sistema capitalista. Las “interpretaciones” del marxismo de D. Bensaïd completan las de sus acólitos salidos del aparato estalinista contrarrevolucionario y participa de la empresa de destrucción del marxismo. La “posible superación del capitalismo”, que se ha convertido en un leiv-motif del PCF, ha sido retomada por D. Bensaïd. Es de hecho la defensa de la propiedad privada burguesa y de la libertad de empresa. ¡Y todo ello en nombre de K. Marx!

¿DICTADURA DEL PROLETARIADO O DEMOCRACIA BURGUESA?

Muchos de los que pretenden referirse a K. Marx no dudan en utilizar el hecho de que no escribiera la parte de El Capital que pretendía consagrar al Estado para afirmar que sus posiciones a este respecto son vagas o se prestan a diferentes interpretaciones. En realidad, pero, desde 1852, Marx y Engels afirmaron que el proletariado debe destruir la máquina del estado burgués por cuanto es el instrumento de su explotación.

La experiencia de la Comuna permitió precisar a Marx:

“… verás que expongo como próxima tentativa de la revolución francesa, no hacer pasar de unas manos a otras la máquina burocrático militar, como venía sucediendo hasta ahora sino demolerla (subrayado por Marx; en el original: zerbrechen), y ésta es justamente la condición previa de toda verdadera revolución popular en el continente.”
(Citado por Lenin en El estado y la revolución, Obras Escogidas tomo II, Edit. Progreso, 1970 pp.322 - 323)

El proletariado debe constituirse en clase dominante. Para ello se servirá:

“… su hegemonía política para despojar paulatinamente a la burguesía de todo su capital, para centralizar todos los instrumentos de producción en manos del estado, es decir del proletariado organizado como clase dominante…” ( Karl Marx, Manifiesto Comunista, OME-9 Obras de Marx-Engels, Edit. Grijalbo, 1978 pág. 156) “La lucha de clases lleva necesariamente a la dictadura del proletariado” (Carta a Weydmeyer, 1852)

Las fracciones que han salido del aparato estalinista intentan hoy hacer creer que la “dictadura del proletariado” fue una invención de Lenin y de los bolcheviques, que conduce a los “horrores del estalinismo”, y que se opone al pensamiento de K. Marx. Pero las precisiones que aportó Lenin están en total armonía con la teoría de Marx. Y así, en El estado y la revolución (agosto-septiembre de 1917), Lenin escribe a propósito de la carta de Marx a Weydemeyer (1852) que citamos más arriba:

“Lo fundamental en la doctrina de Marx es la lucha de clases. Así se dice y se escribe muy frecuentemente. Pero no es exacto (…) Porque la teoría de la lucha de clases no fue creada por Marx, sino por la burguesía, antes de Marx, y es, en términos generales, aceptable para la burguesía. Quien reconoce solamente la lucha de clases no es aún marxista (…) circunscribir el marxismo a la teoría de la lucha de clases es limitar el marxismo, tergiversarlo, reducirlo a algo que la burguesía pude aceptar. Marxista sólo es el que hace extensivo el reconocimiento de la lucha de clases al reconocimiento de la dictadura del proletariado. En ello estriba la más profunda diferencia entre un marxista y un pequeño (o un gran) burgués adocenado. En esta piedra de toque es en la que hay que contrastar la comprensión y el reconocimiento real del marxismo.”
(Lenin, El estado y revolución, Obras Escogidas, Tomo II, Edit. Progreso 1970, p. 720)

Para K. Marx no existe la democracia en general. Es partidario de la supresión del parlamentarismo burgués por el proletariado. La democracia burguesa no es más que decidir cada tres o seis años qué miembros de la clase dirigente “representarán y pisotearán al pueblo en el Parlamento…” La dictadura del proletariado es la democracia obrera, la que Lenin describió así:

“Democracia para la mayoría gigantesca del pueblo y represión por la fuerza, o sea, exclusión de la democracia para los explotadores, para los opresores del pueblo: he ahí la modificación que sufrirá la democracia en la transición del capitalismo al comunismo.”
(Lenin, op.cit. p. 363)

Las numerosas declaraciones de Marx (conclusiones de Miseria de la filosofía, del Manifiesto, de la Crítica del programa de Gotha y de Erfurt), proclaman con orgullo, abiertamente, que es ineluctable una revolución para que el estado burgués ceda lugar al estado proletario (la dictadura del proletariado). Para los “relectores de Marx” esto es absolutamente intolerable. L’Humanité informaba sobre el debate sostenido en la Mutualité:

“no se puede cortocircuitar la historia del siglo XX, que obliga a leer a Marx de otra manera”. Lucien Sève explicaba en la tribuna: “Durante mucho tiempo he estado preso de la idea -en el fondo una especie de ‘atentismo’- de que nada cambiaría sin la toma del poder político por la clase obrera”. Debate. Mientras que D. Bensaïd se interrogaba sobre el “doble aspecto de la revolución: acto de ruptura y proceso de transformación” (…) Jacques Bidet ponía el acento sobre la “rehabilitación de Marx como pensador democrático”.

No es preciso señalar que para J. Bidet se trata de la democracia burguesa:

“Marx es el más grande demócrata de su siglo pero, sin que le alcance responsabilidad alguna por el estalinismo, es preciso reconocer que cometió algunos errores teóricos. Mas no hay otra teoríaque pueda reemplazar la suya y es de ella de la que hay que partir, mas fundamentalmente corregida y transformada”.

Defender el orden burgués y su estado, combatir contra la toma del poder por la clase obrera, contra la democracia obrera (la dictadura del proletariado) contra la constitución de la clase obrera en clase para sí (la construcción del partido obrero revolucionario) tales son los fundamentos de la estafa que suponen las “relecturas” de Marx. Relecturas alineadas sobre los actuales objetivos del PCF (tal como aparecen, por ejemplo, en la preparación del 29º congreso) y que le proporcionan material “científico” para sus “revisiones” teóricas. El Comité nacional del PCF afirma, por ejemplo, que el partido no puede “privilegiar los intereses de una clase particular”, que son necesarias “transformaciones” para “superar las contradicciones de clases y progresar”; y contra los que evocan la necesidad de abordar la cuestión de la propiedad colectiva de los grandes medios de producción e intercambio, el Comité nacional propone reflexionar en una perspectiva nueva sobre las relaciones entre poderes, gestión y formas de propiedad a fin de evitar estatalismo y colectivismo.

Esto sucede a casi 65 años de la sumisión del PCF a la burocracia del Kremlin (tal como sucedió con los demás PCs) y su conversión en un partido contrarrevolucionario. Pero el mantenimiento de la propiedad estatal de los medios de producción surgida de la Revolución de Octubre de 1917 (a pesar de la degeneración del Estado obrero) le obligaba a referirse al menos de palabra a la perspectiva del socialismo. Hoy en día se compromete en un combate abierto contra la expropiación del capital, contra el Estado obrero, la economía planificada, la propiedad estatal; hoy combate públicamente contra el socialismo.

La reflexión “independiente de los intelectuales que pertenecieron o pertenecen aún al PCF” proporciona un barniz científico a esta ofensiva de liquidación del marxismo. Las referencias trucadas a Marx y Engels el núcleo de esta operación de desarme de la clase obrera. En esta empresa se empeñan intelectuales pequeñoburgueses fraudulentamente calificados de trotskystas: quienes, claro, son recibidos con los brazos abiertos. D. Bensaïd tiene el honor de concluir “el intercambio de puntos de vista entre cuatro intelectuales” a propósito del “comunismo” (o mejor de lo que queda de él) publicado por Futurs-communisme autrement:

“A pesar de historias y tradiciones diferentes, tenemos bastantes puntos en común para comprendernos y avanzar. Más allá del debate general, sería preciso para ello discutir detalladamente sobre las grandes cuestiones actuales: como la jornada laboral y el empleo, universalización y democratización, mundialización y Europa, relaciones hombres/mujeres. Y sobre todo iluminar esta reflexión con una práctica común tan a menudo como sea posible”.

DEFENSA DEL MATERIALISMO DIALECTICO

Al igual que el “marxismo de inventario”, el “marxismo analítico” se califica fraudulentamente de marxismo. Veamos la presentación que hace la revista Sciences humaines:

“El marxismo analítico designa una corriente de pensamiento nacida a finales de los años 80 en los países anglosajones. Su intención es aplicar a la teoría de Marx las críticas de la filosofía analítica (…) Para J. Elster, uno de los portavoces del marxismo analítico, esto significa desprenderse de explicaciones funcionalistas (el estado es un instrumento al servicio de una clase dominante) que reclaman una lógica dialéctica (la contradicción entre relaciones de producción y fuerzas de producción es el motor de la historia), o a conceptos colectivistas (las clases concebidas como actores homogéneos y conscientes). Para Eltser, sólo el método del individualismo metodológico (que parte de los individuos y de su lógica de acción) está en condiciones de explicar los hechos sociales”.

Ahora bien,el método de Marx rechaza la opción analítica que separa los términos. Todo su pensamiento en El Capital (y sus demás obras) descarta esta opción que separa los elementos de un todo complejo para analizarlos uno a uno. K. Marx se apoyó en la dialéctica hegeliana que hace de la contradicción y su superación la ley del movimiento, del cambio y de la realidad. Pero igualmente hizo una despiadada crítica del idealismo hegeliano, del lado “místico de su dialéctica”:

“Mi método dialéctico no sólo es fundamentalmente distinto del método de Hegel, sino que es, en todo y por todo, la antitesis de él. Para Hegel, el proceso del pensamiento, al que él convierte incluso, bajo el nombre de idea, en sujeto con vida propia, es el demiurgo de lo real, y esto la simple forma externa en que toma cuerpo. Para mi, lo ideal no es, por el contrario, más que lo material traducido y traspuesto a la cabeza del hombre.
(…)
La dialéctica mistificada llego a ponerse de moda en Alemania, porque parecía transfigurar lo existente. Reducida a su forma racional, provoca la cólera y es el azote de la burguesía y de sus portavoces doctrinarios, porque en la inteligencia y explicación positiva de lo que existe abriga a la par la inteligencia de su negación, de su muerte forzosa; porque, crítica y revolucionaria por esencia, enfoca todas las formas actuales en pleno movimiento, sin omitir por tanto, lo que tiene de perecedero y sin dejarse intimidar por nada.”
(K. Marx, El Capital, tomo I edit. Fondo de Cultura Económica, 1972 pp. 23 y 24.)

Lo que tienen en común los F. Furet, H. Ardent, J. Bidet, E. Balibar, L. Sève, P. Herzog, D. Bensaïd, etc… es ser adversarios conscientes del materialismo dialéctico pues en la concepción del mundo marxista, la “necesaria destrucción” de la burguesía se desgaja de la misma realidad objetiva (la contradicción entre la socialización de la producción y la apropiación privada de los medios de producción). Para prolongar la vida de la vieja sociedad, de la burguesía, se hace necesario intentar desarmar teórica y políticamente al proletariado.

Para su total cumplimiento, esta tarea debe ser acometida desde las propias filas obreras. En ausencia de Partido Obrero Revolucionaria, la clase obrera utiliza sus viejas organizaciones para unirse como clase contra la burguesía e intentar ofrecerse una salida política. Impedir a la clase obrera toda expresión política propia levantando combinaciones políticas para disolver los partidos obrero-burgueses en formaciones burguesas tipo OLIVO (Italia), esa es la orientación actual del PS y del PCF. Y les es preciso además acompañar este desarme político con una ofensiva contra la teoría que le es indispensable al proletariado, el marxismo. De ahí la alianza de los intelectuales salidos del PCF (con la etiqueta de marxistas) con los teóricos tradicionales de la burguesía en el marco de la Universidad burguesa.

Porque “el marxismo es la teoría del movimiento liberador del proletariado” (Lenin), los militantes obreros que siguen fieles a su clase, los proletarios conscientes y la fracción más consciente de la juventud estudiantil deben prestar gran atención a estos “relectores” del marxismo que intentan falsificarlo. Los progresos de la ciencia han proporcionado abundante material probatorio de la justeza de los análisis de Marx y Engels. Esta es la razón por la que hipócritamente hacen como sí los reconocieran, precisamente para mejor combatirlos. Reconocimiento que no solamente llega a vaciarlos de su contenido, sino incluso a intentar justificar, en nombre de Marx, las teorías más reaccionarias e impedir la emancipación del proletariado. Para tomar el poder, para construir el socialismo, el proletariado necesita un Partido Revolucionaria, una Internacional revolucionaria. Ahora bien, ambos no se pueden construir sin la teoría de la Revolución proletaria que constituye el marxismo.

Más que nunca les es indispensable a los militantes obreros revolucionarios utilizar el pensamiento, el método de Marx y Engels para hacer trizas a estos ‘relectores’ y desmontar sus elaboraciones. Frente a la ofensiva organizada y centralizada de desarme político y teórico del proletariado, la ofensiva que lleva el Comité por la Construcción del Partido Obrero Revolucionario en defensa del marxismo, del materialismo dialéctico, es indispensable a fin de que en los enfrentamientos de clases por venir pueda desarrollarse el combate por la construcción del Partido Obrero Revolucionario.

20 de agosto de 1996

El proletariado alemán: proletariado decisivo en Europa. El imperialismo alemán: líder político

EL IMPERIALISMO ALEMÁN: LÍDER POLÍTICO
Publicado en Combattre pour le socialisme, nº 64, septiembre de 1996 bajo el título de "LE PROLÉTARIAT ALLEMAND: PROLÉTARIAT DÉCISIF EN EUROPE", páginas 10 a 19

Publicado en Germinal, 2ª época, nº 7/8, abril de 1997, páginas 27 a 37.

EL PROLETARIADO ALEMÁN: PROLETARIADO DECISIVO EN EUROPA. EL IMPERIALISMO ALEMÁN: LÍDER POLÍTICO
*Khol fuera
*El plan de austeridad del gobierno Kohl: "kohl the knife"
*"Recesión" o "estancamiento"
*Crisis generalizada del sistema capitalista
*¿Por qué combatió el SPD contra la reunificación de Alemania?
*La movilización del proletariado de toda Alemania choca contra la política de los aparatos
*Las reivindicaciones patronales
*Los sindicatos negocian la flexibilidad y la desregulación
*Del 18º Congreso de la IG-Metall al Pacto por el Empleo
*El proletariado alemán es el proletariado decisivo en Europa

____________________________________________________________________________

EL IMPERIALISMO ALEMAN:
‘LIDER POLITICO’

La lucha emprendida por el proletariado alemán reunificado concierne al conjunto de los proletariados de Europa. “Kohl, the Knife” (Kohl, el cuchillo), titulaba Bussiness Week para simbolizar los profundos recortes en las conquistas obreras decididos por el plan del canciller Kohl. Al tiempo presentaba así las necesidades de la burguesía: “entre los gobiernos europeos y los líderes de la economía toma cada vez más fuerza la convicción de que ha llegado la hora de adoptar medidas económicas drásticas”. El director de Siemens expresa de esta forma el lugar y el papel que debe jugar el imperialismo alemán en Europa:

“Por doquier, en Europa resuena la demanda de un verdadero líder político. Lo que es preciso ahora es imponer la aplicación de medidas impopulares”.

Combatiendo por la reunificación de Alemania, por su propia reunificación, el proletariado alemán se ha vuelto a convertir en el proletariado decisivo de Europa. El desenlace de los enfrentamientos abiertos entre el imperialismo alemán y su propio proletariado afectará al conjunto del viejo continente.

***

La burocracia del Kremlin y el imperialismo se pusieron de acuerdo para instaurar el orden de Yalta y Postdam con el fin de contener la ola revolucionaria en Europa. La pieza esencial de ese dispositivo era el desmembramiento y la ocupación de Alemania. Tras haber aplastado bajo las bombas (en el marco de la “guerra total”) al proletariado alemán era preciso ahora dividirlo: la fracción del Este fue sometida a la represión de las tropas de ocupación del ejército del Kremlin, sus organizaciones obreras apenas reconstituidas fueron destruidas; la fracción occidental se mantuvo bajo la dominación de las tropas de ocupación de los imperialismos americano, inglés y francés. A partir de esas zonas de ocupación, en 1949, se constituyeron des estados alemanes.

Para someter a los intereses de la patronal a la fracción occidental de la clase obrera alemana, que a pesar de la ocupación entra en acción sobre su propio terreno de clase (ola de huelgas en el Oeste durante el invierno de 1946-47: en numerosas ciudades se lanzan consignas de control obrero, de publicar las cuentas), los imperialismos, con la ayuda de la socialdemocracia reconstituida y de los aparatos sindicales que controla, instauran la cogestión en la empresa. El Consejo de vigilancia compuesto por representantes elegidos por los asalariados y por los del capital tiene como objetivo contribuir a la “salvaguardia de las paz en las instalaciones”.

De 1947 a la caída del muro todas las relaciones sociales en la RFA se han visto encerradas en este marco (1947: acuerdo entre los jefes de empresa y los sindicatos instituyendo la cogestión en las empresas siderúrgicas de la zona de ocupación británica; 1951: ley que declara obligatoria una cogestión análoga para la industria siderúrgica y minera; 1952: ley modificada en varias ocasiones relativa a la “constitución social de las empresas”; 1976: ley ampliando la cogestión). La cogestión (Mitbestimmung) implica el consenso y la aceptación por los dirigentes sindicales de la legitimidad de los planes patronales. En 1993, frente a un congreso hostil que le reprochaba el haber cedido en la negociación, Monika Wylf Matthis, entonces presidenta del sindicato de los Servicios públicos, afirmaba: “No debemos jamás intentar anular a nuestro interlocutor. El tiene su posición legítima, tal y como nosotros tenemos la nuestra y nuestra legitimidad”. El derecho de huelga está estrictamente reglamentado. Si la RFA conoció 5 grandes huelgas de 1951 a 1957, su número se redujo después. Una comparación internacional del número de días perdidos ofrece los siguientes resultados para 1980-88: USA 11172; Italia 9499; RU 7557; RFA 666; Suiza 1. Si se relativizan las cifras respecto al número total de asalariados el palmarés es diferente: Grecia 754 jornadas perdidas cada 1000 asalariados; los USA se sitúan en mitad de la tabla con 114/1000; la RFA se encontraría en el último cuarto con 31/1000; Suiza 1/1000.

En la parte oriental de Alemania, la expropiación del capital tuvo lugar de forma contrarrevolucionaria. Como en los demás países del Este de Europa, la planificación fue organizada en orden a las necesidades esenciales de la burocracia de Kremlin y bajo su control. El ‘sindicato’ constituido por el aparato estaliniano (el FDGB) ocupaba una posición clave: su función era movilizar y estimular a las masas para llevar cabo las directivas de la burocracia. La huelga estaba prohibida.

La caída del muro de Berlín fue la conclusión de un largo proceso marcado por explosiones revolucionarias (movimiento revolucionario del Este de Alemania en 1953; revolución húngara de los Consejos en 1956; movilización el mismo año en Polonia; movimiento checoslovaco de 1968; huelga general de agosto de 1980 en Polonia). En ausencia de partido revolucionario, la reunificación de Alemania, producto de la movilización de las masas, se operó en el cuadro del estado imperialista de la RFA. Pero la reunificación del proletariado alemán trastoca el dispositivo establecido, las relaciones sociales producto de la posguerra, y ello en una situación de crisis generalizada se traduce en una severa amenaza de recesión en Alemania (y puede que a escala mundial).

Es en Europa donde el proletariado concentra aún hoy en día las conquistas económicas, sociales y políticas más importantes. Para los imperialismos europeos (y para el capitalismo internacional), la ofensiva generalizada emprendida por los estados burgueses contra sus proletariados debe doblar su intensidad. Es una necesidad imperiosa el que el imperialismo alemán se convierta en un verdadero ‘líder político’, que machaque económicamente al proletariado alemán e intente infligirle una derrota política. La situación política en Alemania se convierte así en la pieza central de los desarrollos de la lucha de clases en Europa. Es preciso reubicar en este marco la consigna “Kohl fuera” que surgió en la manifestación del 15 de junio pasado en Bonn. Conviene también poner de evidencia las fuerzas y debilidades del proletariado alemán.

“KOHL FUERA”

El 15 de junio de 1996, 350.000 personas convergen sobre Bonn: cifra que supera la propia población de una ciudad cuya elección como capital de la RFA, en 1949, se debió al hecho de mantenerse al margen de las grandes concentraciones obreras. Se trató de la mayor manifestación de la posguerra organizada por la confederación alemana de sindicatos, la DGB. 350.000 asalariados llegados en 75 trenes y 5400 autobuses especiales desfilaron contra el plan de austeridad del gobierno CDU-CSU del canciller Helmut Kohl. Toda la prensa ha puesto de manifiesto la importancia de las consignas contra Kohl, consignas que expresaban la necesidad de derrocarlo. Pero esa no es la orientación del aparato de la DGB, aunque se haya visto obligado a llamar a esta manifestación centralizada de los trabajadores de toda Alemania.

La iniciativa de la DGB fue apoyada por el SPD (el partido socialista, único partido obrero de la Alemania unificada), formaciones burguesas y pequeñoburguesas como el PDS (el ex-partido estalinista SED rebautizado, del que lo esencial de sus cuadros ha sido integrado en el aparato de estado de la República burguesa federal), las Iglesias, los Verdes. Las declaraciones del Presidente de la DGB, Dieter Schulte muestran que el aparato no contempla la posibilidad de combatir para derribar el gobierno burgués reaccionario de H. Kohl:

“El canciller Kohl no debe ser solo el canciller de la unificación, debe ser también el de la justicia social.
Pido a cada diputado del Parlamento alemán que vote no al plan de Kohl”.

Así Schulte deja entender que las masas podrían obtener satisfacción de la mayoría burguesa CDU-CSU que ha definido un programa de ataques sin precedentes contra las conquistas obreras. Aporta de esta forma su sostén al gobierno de Kohl y, dejando creer que podría hacer otra política, afirma de hecho que debe mantenerse. Lo mismo hace el SPD cuya política tiende a cegar toda perspectiva política, a impedir la constitución de un gobierno en solitario del SPD. Si Barbara Diekmann, alcalde SPD de Bonn, se vio obligada a afirmar que “aquí y ahora se celebra el Parlamento del pueblo”, frente a miles de trabajadores que corean la consigna de noviembre de 1989 “Somos el pueblo”, no recoge, como tampoco lo hacen los demás dirigentes de su partido, la consigna inscrita sobre las banderas y coreada por la muchedumbre: “Fuera Kohl!”.

La dirección de Fuerza Obrera, que en noviembre / diciembre de 1995 combatió contra la huelga general en Francia, se ve obligada a informar en el periódico FO / Hebdo que para el proletariado alemán la huelga general está a la orden del día: “Huelga general ahora’, se podía leer sobre las pancartas”. En efecto, desde hace algunas semanas, las huelgas y las manifestaciones se ha multiplicado a pesar de la estricta reglamentación del derecho de huelga y manifestación: la huelga no está autorizada más que cuando en el curso de una negociación una o las dos partes declaran rotas las negociaciones, después si la proposición de mediación es rehusada aún será preciso que la consulta que deben organizar los sindicatos recoja al menos un 75% de los votos favorables a la huelga; en su defecto, la obligación de paz se impone; ciertas manifestaciones han sido “legalmente” prohibidas pues las autoridades han juzgado que tenían “carácter político”.

En la primavera del 96, la movilización del proletariado unificado de toda Alemania puso a la orden del día la huelga general para derribar el gobierno de Kohl. Que la ÖTV llame a la huelga general de los trabajadores de los servicios públicos, que la DGB (y cada una de sus federaciones) llame a la huelga general al conjunto de los trabajadores de Alemania, contra el plan de austeridad, para derribar al gobierno de Kohl. Tal exigencia iba tomando forma desde hacía meses afirmándose particularmente el 15 de junio. Dieter Schulte era consciente de ella cuando una semana más tarde advierte al gobierno:

“Las huelgas de noviembre / diciembre en Francia no serán más que una pálida copia de lo que se prepara en Alemania si usted se obstina en no dar marcha atrás”.

Tal haciendo, no expresa sino el temor del aparato, temor compartido por la burguesía, de que el proletariado alemán reunificado consiga apartar los obstáculos políticos y se ponga en movimiento sobre su propio terreno de clase. Más aún, el diálogo con el gobierno buscaba permitir a Kohl una maniobra táctica. La multiplicación de huelgas de advertencia en los servicios públicos contra los aspectos particulares que atañen a este sector en el plan de Kohl ponía a la orden del día la huelga general de la función pública. El gobierno (por sus mediadores) ha reculado provisionalmente descartando provisionalmente la amenaza de congelación salarial y reducción de las indemnizaciones por enfermedad para los trabajadores de los servicios públicos. En vísperas de la manifestación del 15 de junio, Libération, podía escribir:

“Si se llega al acuerdo la próxima semana en la función pública, sobre la base de este arbitraje, como es previsible, la amenaza de conflicto social en Alemania parece desde ahora descartada.”

Porque se encuentran ligadas a la defensa del orden burgués, las direcciones de la DGB y el SPD han comprometido todas sus fuerzas para que la manifestación del 15 de junio no pueda abrir la vía a la huelga general de los servicios públicos, a la huelga general de todas las corporaciones de Alemania para derribar al gobierno Kohl.

EL PLAN DE AUSTERIDAD DEL GOBIERNO KOHL: “KOHL THE KNIFE”

El número 524 de L’Expansion de mayo de 1996 hacía la siguiente presentación:

“No se trata de un programa económico, sino de una verdadera refundación del Estado social alemán lo que emprende el canciller Kohl. Por su amplitud (vastísima), por su calendario (muy apretado), por los sacrificios que impone (a todos), la tentativa no tiene precedente en Europa. El objetivo ha sido anunciado a bombo y platillo y el país puesto en estado de alerta; ¡se trata ni más ni menos que de suprimir 74.000 millones de marcos de gasto público, o sea más de 250.000 millones de francos [más de 6 billones y medio de pesetas] desde 1997! Y ello en tres frentes: el presupuesto federal (-25.000 millones de marcos), el presupuesto de los Länder y los presupuestos sociales (paro, retiro, sanidad, -24.000 millones)”.

El plan tiene dos objetivos: reducir el déficit público y “descargar a las empresas que financian el grueso del sistema social a fin de disminuir el coste del trabajo”. El semanario Business Week (27 de mayo de 1996) informa del alcance:

“Los recortes presupuestarios propuestos por Kohl - el equivalente al 2% del PIB - son mucho más profundos que los efectuados por la primera ministro Margaret Thatcher (…) aunque su programa esté destinado a revitalizar la economía alemana, su objetivo más amplio se dirige a modificar el perfil de los problemas económicos en Europa”.

Tal es el rol de “verdadero jefe político” y económico en Europa asignado al imperialismo alemán. Business Week constataba que en esta carrera, el gobierno español de J.M. Aznar iba a “hacer recortes más duros en las finanzas públicas” y L’Expansion exclamaba: “Francia contra la pared (el plan de economías del gobierno Juppé es 6 veces inferior al de Kohl)”.

Las medidas que contiene el plan de Kohl muestran la amplitud del ataque lanzado contra la clase obrera alemana:

 congelación durante dos años de los salarios en los servicios públicos.
 reducción de 10% a 80% de las indemnizaciones salariales por enfermedad.
 disminución del reembolso de ciertos cuidados,
 elevación progresiva de la edad de jubilación a los 65 años, disminución de la pensión en caso de retiro anticipado,
 disminución de las indemnizaciones por paro; las personas sin empleo deberán aceptar trabajos con salarios inferiores a su último salario neto,
 congelación del alza prevista de un 10% en las prestaciones familiares,
 abaratamiento del despido para las PME,
 reducción de un 0,40% en las cotizaciones sociales abonadas por los empleadores a las cajas públicas,
 reforma fiscal que contiene importantes bonificaciones para las empresas.

El programa del gobierno Kohl es una cuestionamiento fundamental del sistema de protección social, de salud, de la enseñanza (los Länder son responsables de la enseñanza, de las universidades, de la ayuda social…) y de los convenios colectivos. Marca las pautas a seguir por el conjunto de las burguesías de Europa occidental. Golpear al proletariado alemán hoy es tanto más importante para el imperialismo alemán (y para el capital internacional) cuanto que se anuncia una recesión en Alemania en el cuadro de una situación económica mundial particularmente amenazante.

“RECESION” O “ESTANCAMIENTO” EN ALEMANIA

El Institut der deutschen Wirtchaft ofrece las siguientes estadísticas:

Tasas de crecimiento anuales del PIB de la RFA (en %)
RFA 1950-75
1980-90
1985-90 5,5
2,2
3,4
OESTE 1990
1991
1992
1993
1994* 5,7
4,5
1,6
-1,9
2,3
ESTE 1993
1994* 7,1
9,2
ALEMANIA UNIFICADA 1993
1994*
1995
1996 (prev) -1,2
2,9
1,9
0,75** o 0,50*
*Estadísticas de los grandes institutos de investigación económica
** Previsiones del gobierno alemán
(Fuente: citado por A. Losser L’économie allemande (PUF)

En 1994, el inicio de la recuperación se debió al tirón de las exportaciones (+7,2%), la inversión y los nuevos Länder (+9,2% del PIB). Este éxito de las exportaciones se debió por una parte a una coyuntura exterior favorable (la recuperación de la inversión internacional benefició a las industrias alemanas de bienes de equipo) y a los esfuerzos de productividad sobre todo en la industria del automóvil. Pero el 22 de mayo de 1996 el Financial Times hacía notar:

“La economía alemana ha retrocedido durante dos trimestres consecutivos. Según las definiciones en uso en Estados Unidos y en Gran Bretaña, el país se encuentra en recesión”.

El PIB retrocedió un 0,5% en el primer trimestre de 1996; retroceso que se añadía a dos trimestres consecutivos (el tercero y el cuarto de 1995) de crecimiento nulo. Sin entrar en las disputas de estadísticas y definiciones (el gobierno alemán contesta esta apreciación), basta dar los resultados de la producción industrial para constatar que las tendencias a la recesión parecen confirmarse. Retroceso desde mediados de 1995; pérdida de 1,5% a 1,8% al comienzo de 1996 en comparación con el mismo período del año precedente; la tasa de utilización de las capacidades industriales retrocede desde el otoño de 1995; la demanda industrial retrocede un 4,3% en marzo de 1996 con relación a marzo de 1995.

Hecho notable: por primera vez “Los Länder del Este no arrastran al alza la economía alemana” titula un artículo de Le Monde del 3 de julio:

“En 1996 las transferencias públicas netas en beneficio del Este alcanzarán 131.000 millones de marcos. Estas transferencias no son muy elevadas según la opinión unánime de los economistas, aún están demasiado dirigidas a financiar el consumo a expensas de la producción.
En el primer trimestre de 1996 el retroceso del PIB este-alemán (-2,5% en relación al primer trimestre de 1995) ha hecho retroceder a la economía alemana mientras el Oeste del país conocía un ligero crecimiento del 0,5% con relación al primer trimestre de 1995. Todo indica que esta inversión de tendencia continuará. Los seis principales institutos económicos alemanes, en su último informe de primavera programan para 1997 ‘un crecimiento inferior en Este con respecto al Oeste pro primera vez desde 1991’. En el mismo documento estos organismos temen que ‘los nuevos Länder se conviertan en un desierto económico (…)”.

Los síntomas de la crisis son múltiples: insolvencia de las empresas del Este dos veces superior a la del Oeste; la productividad alcanza el 75% de la del Oeste… Cada vez más claramente, como lo hace notar Hans Hogel Hartel del instituto HWWA de Hamburgo, “es notorio que las dificultades del Este residen en un aumento demasiado rápido de las rentas no seguidas por un aumento de la productividad”.

El diferencial entre el Oeste y el Este se ahonda. En el primer trimestre de 1996 la tasa de paro (en datos depurados) ha pasado del 14,8% al 15,9% en el Este. La renta bruta oriental es un 74,5% de la occidental. Para calificar la desindustrialización que se produce en el Este Le Monde habla del “efecto Mezzogiorno” (se ha pasado de 3,4 millones de asalariados en la industria antes de la unificación a 600.000 hoy día). Los seis institutos proponen un remedio simple: la disminución de los salarios en los cinco Länder del Este.

El aumento de la masa de parados pesa sobre los salarios (el número oficial de parados es de más de 3,8 millones en mayo de 1996, número ciertamente inferior al real, un importante subempleo reina sobre todo en la parte Este del país). El Instituto de investigaciones económicas ha dejado claro que los salarios no sobrepasan en un 3% a los de 1980. Ahora bien, los salarios reales han bajado en 1996. Si a ello juntamos que el paro en la Alemania del Oeste ha aumentado en 2,3 millones, no se puede por menos que concluir que la renta de los hogares ha descendido desde 1980.

CRISIS GENERALIZADA DEL SISTEMA CAPITALISTA

Le Monde sigue:

“A la inversa (de la industria) el sector de la construcción y obras públicas sostenido por múltiples medidas fiscales gubernamentales, se ha llevado la parte del león en la actividad económica dela región. Se ha construido de tal manera en la ex-RDA que hoy día en Dresde, Leipzig o Erfurt inmensas superficies de oficinas siguen desesperadamente vacías”.

De manera general la quasi-recesión que sufre Alemania hoy está ligada a la crisis general del sistema capitalista. La economía alemana siente de lleno la retracción del mercado mundial, de la expansión mundial. La evolución de las tasa de crecimiento muestra que la recuperación anunciada en 1993 en Estados Unidos no parece haber sido más que una breve oscilación al alza en el curso de la crisis recurrente del sistema capitalista.

En esta situación, la concurrencia inter-capitalista se agudiza, tanto más cuanto que el imperialismo americano - única potencia mundial tras el hundimiento de la URSS - ha emprendido una fuerte ofensiva contra los imperialismos europeos y japonés con el fin de recuperar cuota de mercado e imponer a sus oponentes la asunción del grueso de los costos que gravan un sistema capitalista en putrefacción. Le Figaro del 20 de abril de 1995 anunciaba una pérdida de un 30% de cuota de mercado para Alemania en el curso de los diez últimos años.

En un informe sobre un viaje oficial a los Estados Unidos del ministro alemán de Asuntos Exteriores en mayo de 1996 se puede leer: “En un tono grave e inhabitual en las relaciones entre Bonn y Washington Klaus Kinkel ha advertido contra una guerra comercial trasatlántica”. Los Estados Unidos decretaron sanciones comerciales contra Cuba, Irán y Libia (las leyes Helms-Burton). Exigen de sus partenaires (traducir: sus concurrentes) el poner fin a sus intercambios comerciales con esos países. De lo contrario amenazan con someter al derecho americano a las empresas de terceros países, es decir, por ejemplo, demandar a la empresa alemana Krupp por proveer de motores a Cuba para su industria azucarera. La Unión Europea, y el gobierno alemán a su cabeza, intentan obtener u acuerdo de libre cambio entre la UE y México. De esta forma intentan los europeos tantear en el seno del ALENA, utilizando para ello el eslabón más débil, México.

La amenaza de un crac bolsista, financiero, bancario en general es al menos tan grave, si no lo es más, para la economía capitalista que lo antedicho. En la primavera de 1995 el dólar sufría un descenso histórico (una pérdida de un 25% con respecto a las demás monedas): esta rápida caída amenazaba con abocar al Japón al hundimiento financiero. El G7, reunido en abril, decidía una estrategia de “recuperación ordenada de los cambios”: los bancos centrales intervinieron masivamente para sostener el dólar. Tras ello la moneda estadounidense recuperó un 34% de su valor respecto al yen y casi un 10% respecto a las monedas europeas. Tras la reunión de los ministros de finanzas del G7 en Lille - mayo de 19966 -, el secretario americano del Tesoro consideró que les tocaba a París y Bonn tomar las medidas necesarias para la revalorización del dólar a fin de facilitar la recuperación europea disminuyendo las tasas de descuento y controlando eficazmente sus déficit presupuestarios.

Golpear económica y políticamente al proletariado alemán se ha convertido en una imperiosa necesidad para el imperialismo germano (y para el capital internacional) con vistas a imponer un descenso drástico del valor de la fuerza de trabajo a escala europea. Los objetivos del imperialismo alemán son claros: no solamente recuperar lo que se ha visto obligado a conceder para mejorar el poder adquisitivo de las masas de la ex-RDA, sino cuestionar las conquistas fundamentales arrancadas por el proletariado alemán (lo esencial de las cuales está garantizado por convenios colectivos). Reducir el valor de la fuerza de trabajo en toda Alemania, multiplicar los despidos, crear una masa permanente de parados, tales son sus objetivos inmediatos: el plan de austeridad de Kohl va acompañado con los 60.000 despidos que reclama la privatización de Deutsche-Telekom, con los 32.000 despidos de ferroviarios en el marco de la privatización de las vías férreas, con los 60.000 previstos en la minería, con los 30.000 asalariados que ‘sobran’ en Volkswagen, etc…

Pero, ¿qué es lo que permite al gobierno de la CDU/CSU-FDP de Kohl emprender tal ofensiva seis años después de que la movilización de las masas impusiera la reunificación de Alemania y del proletariado alemán?

¿POR QUÉ COMBATIÓ EL SPD CONTRA LA REUNIFICACIÓN DE ALEMANIA?

Mientras que en 1987 y 1989 el gobierno Kohl se encontraba con el agua al cuello, el SPD encaminó sus esfuerzos contra la movilización de las masas del Este de Alemania. Combattre pour le socialisme, en su número especial del 24/12/1990 declaraba:

“El pujante movimiento en la parte Este de Alemania de finales de 1989 ha aterrorizado a las grandes potencias imperialistas y a la burocracia del Kremlin. Temen a la reunificación de Alemania. ¿Hasta dónde podría conducir este movimiento? Nadie estaba en condiciones de responder a esta cuestión. Pero el gobierno Kohl explotó hábilmente las aspiraciones a la unificación. Canalizándolas hacia la RFA. Los dirigentes del SPD se opusieron. Frenaron mientras les fue posible. Se enfrentaron abiertamente a la voluntad de la gran mayoría del pueblo alemán. Las consecuencias han sido que por tres veces los partidos burgueses han triunfado en las elecciones de forma aplastante, como lo hicieron el 2 de diciembre, elecciones en las que fueron elegidos los representantes de toda Alemania en el Bundestag”.

Ya en septiembre de 1989, cuando comenzaron las manifestaciones de los lunes en Leipzig (en las que surgieron las consignas: “Somos el pueblo”, el 9 de octubre, y “Somos un pueblo”, el 20 de noviembre), Willy Brandt declaraba:

“Si como ya podemos entrever que en los próximos decenios se irá borrando poco a poco la división de Europa, tenemos que plantearnos la cuestión de cómo los alemanes podemos estrechar nuestros lazos (…) Pero ello no debe traducirse necesariamente en la existencia de un solo Estado”.

Tras las legislativas de 1990, Oscar Lafontaine centró toda su campaña sobre los peligros de una reunificación precipitada y sus costes: el SPD perdió el 4% de sus votos con relación a 1987 mientras los resultados de numerosas elecciones parciales parecían anunciar que lograría la mayoría en el Bundestag.

Ligado a la defensa del orden burgués, a la defensa de la propiedad privada de los medios de producción, el SPD ha combatido el proceso de reunificación política del proletariado alemán. La supervivencia hoy de un renadío del antiguo partido estalinista en el Este de Alemania, el PDS, es en gran medida su consecuencia. El SPD sabía que si se comprometía por la reunificación el proletariado del Oeste podía ponerse en movimiento e iniciarse un proceso de fusión de revolución política y revolución social. El SPD ha comprometido todas sus fuerzas para cerrar toda salida política a las masas, para impedir el que la movilización de las masas del Este pueda sacar a la luz la cuestión del poder. La existencia de una mayoría del SPD en el Bundestag habría conducido inmediatamente a un gobierno en solitario del SPD para toda Alemania.

Una vez que la CDU/CSU fue aupada a la victoria, el SPD se comprometió en una política de sostén al gobierno de Kohl y su programa político de defensa de los intereses del imperialismo alemán. Ello le permitió preparar su ofensiva contra las masas.

LA MOVILIZACION DEL PROLETARIADO DE TODA ALEMANIA CHOCA CONTRA LA POLITICA DE LOS APARATOS

Contra las fracciones del ex-aparato estalinista que se han puesto al servicio del gobierno Kohl, contra la FDGB, el ‘sindicato’ estalinista que ha intentado su ‘renovación’ proponiendo una FDGB-Este opuesta a la DGB-Oeste, las masas han combatido a favor de un solo sindicato obrero para toda Alemania: la DGB (IG-Metall, con sus 2,8 millones de miembros, es el primer sindicato de rama a escala mundial). Contra el gobierno de Kohl, las masas del Este imponían el primero de julio del 90 la paridad entre el Deutschemark y el Ostmark, emprendiendo inmediatamente el combate por los mismos salarios y las mismas conquistas.

Hoy Kohl y la patronal deben cuestionar la equiparación salarial de los trabajadores del Este. Les es preciso emprender la ofensiva contra las masas y utilizar la reestructuración de la economía del Este para “definir una política industrial innovadora (…) En los nuevos Länder la crisis juega un papel de catalizador de la innovación. Además, esta renovación acelerada coincide generalmente con la aparición de sobrecapacidades de producción en el conjunto de Alemania. La ex RDA se convertiría en una especie de laboratorio para la modernización de las estructuras de producción de la antigua RFA” (“L’unification sans miracles”, CIRAC octubre de 1995).

Utilizar los nuevos Länder para cuestionar las conquistas obreras de toda Alemania, impedir la extensión al Este de los convenios colectivos que desde hace decenios garantizan estas conquistas a los obreros en la RFA, tal es el eje de la ofensiva.

A partir de 1991, la movilización de proletariado de toda Alemania, aunque comportando aspectos diferenciados, se ordena sobre un objetivo central: defensa el valor de la fuerza de trabajo, extensión y defensa de los convenios colectivos. En el Este, por ejemplo, en junio de 1991, los trabajadores se movilizaron para exigir la anulación de los despidos (huelgas con ocupación de fábricas) mientras en el Oeste 2500 mineros del Ruhr se manifestaban (junto a una delegación de obreros de Sajonia) contra las supresiones de empleo y la reestructuración de las minas. Otros 30.000 trabajadores se declaran en huelga por un aumento del 6,7% a fin de recuperar la pérdida de poder adquisitivo debida al ‘impuesto para la unificación’.

En marzo de 1992 se produjo la huelga con ocupación de los astilleros navales de Rostock; en el Oeste, en abril, los dirigentes de la ÖTV hubieron de llamar a los trabajadores de los servicios públicos a la huelga para exigir un 9,5% de aumento (mientras que los de la IG-Metall conseguían evitarla firmando un compromiso con la patronal). Pero la ÖTV organiza la dislocación con la táctica de las huelgas alternadas. El voto contra el acuerdo salarial y la vuelta al trabajo de un 55,9% de trabajadores expresa el conflicto entre trabajadores y dirigentes. Finalmente el capital alemán y el gobierno de Kohl no pudieron imponer el descenso del poder adquisitivo que esperaban pero los trabajadores alemanes no obtuvieron sus reivindicaciones iniciales.

El aparato de la DGB, como el del SPD, defendiendo la propiedad privada de los medios de producción protege al gobierno de Kohl. Esta colaboración con el régimen burgués se expresa en todos los terrenos. Así la oficina de la privatización ha cristalizado el odio de las masas del Este golpeadas por el paro (su primer director fue asesinado el 1 de abril de 1991). Pero el SPD era favorable a las privatizaciones. Otto Schilly que presidía la comisión parlamentaria de control de la Treuhand justificaba así las privatizaciones:

“No se puede rechazar totalmente el argumento según el cual es el saneamiento de las estructuras este-alemanas la causa del paro y no las privatizaciones”.

A fines de 1992, la Treuhand hubo de modificar su método de privatización: el único sostén de las autoridades de Bonn no era suficiente. Los Länder (algunos de ellos dirigidos por el SPD) debían colaborar en la tarea de privatización-reestructuración financiando los planes regionales de ayuda a sectores en crisis y los sindicatos fueron asociados a las medidas tomadas. La Treuhand, por su parte, subordinó su “sostén a los planes de reestructuración” (períodos de reconversión reemplazan a los despidos ‘secos’) al respeto por las organizaciones sindicales de una disciplina salarial que éstas aceptaron.

LAS REIVINDICACIONES PATRONALES

En 1993 la patronal de la metalurgia de Sajonia denuncia el acuerdo salarial firmado dos años antes previendo la igualación de los salarios del Este con los del Oeste en 1995. Huelgas masivas y manifestaciones estallan por toda Alemania. Cierto que el 14 de mayo la patronal renuncia a la anulación del convenio colectivo, pero mientras que la huelga amenaza con extenderse a los otros Länder, la dirección de la IG-Metall acepta la proposición patronal: 9% de aumento en lugar del 26% y retraso en la igualación de los salarios hasta 1997.

La movilización de los metalúrgicos chocó con la política de consenso de los aparatos ligados a la cogestión. Así presentaba lo presentaba F. Batoil en un número especial (septiembre de 1995) de la revista Autrement: l’autre Allemagne:

“Mientras que todas las condiciones estaban reunidas para que las reivindicaciones se vieran satisfechas, el sindicato retrocede y acepta las condiciones patronales (…) ¿Cómo se explica esto? En realidad la Treuhand ha puesto todo su peso en la balanza, el peso del empleador más importante de Alemania del Este. Amenazó con suspender todas las formas de apoyo a las sociedades de empleo y otras ayudas sociales que aporta a los trabajadores que perdieron su empleo, si se hacía efectiva la nivelación del 26%. En la medida en que gestiona la gran mayoría de las empresas metalúrgicas, es el empleador de numerosos metalúrgicos. Está pues sometida al acuerdo tarifario que fija los montantes salariales. Todo aumento salarial penaliza tan gravemente las finanzas públicas que no ha dudado en practicar el chantaje obligando a los sindicatos a aceptar sus condiciones; a cambio de lo cual se ha comprometido a continuar gestionando las empresas incluso las parcialmente deficitarias. Este ejemplo ilustra no sólo la capacidad que tiene la oficina de privatización de obligar a sus partenaires a adoptar determinados comportamientos instaurando nuevas reglas, sino igualmente la de los agentes sociales para integrar las diferencias y participar en la elaboración de compromisos tanto locales como generales”.

De hecho la DGB ha aceptado integrarse en el nuevo dispositivo puesto en marcha por la Treuhand y el gobierno. Este dispositivo de cogestión implica que los sindicatos se pliegan al respeto y defensa de la propiedad privada de los medios de producción, a la racionalización capitalista de la explotación de la fuerza de trabajo. La ‘abundancia’ de los 30 gloriosos contribuía a enmascarar esta realidad. Hoy en día la política de consenso lleva a los aparatos a negociar la liquidación de las conquistas obreras. El verdadero contenido de la ‘Mitbestimmung’ de la ‘Sociale Markwirtschaft’ (economía social de mercado) sale ahora claramente a la luz. La patronal no puede tolerar la cogestión de los años fastos y por otra parte numerosas PME-PMI se separan de las organizaciones patronales a fin de no estar ligadas a los convenios nacionales.

Al mismo tiempo el SPD se comprometía políticamente junto al gobierno Kohl participando, a mediados de marzo de 1993, con la coalición CDU/CSU-FDP en un cónclave de 3 días que concluyó con la firma de un Pacto de solidaridad. Pacto que ponía las bases del saneamiento de las finanzas públicas: se trataba de hacer pagar a las masas la reunificación mediante un ‘impuesto de solidaridad’ del 7,5%, el aumento de los impuestos y de las cotizaciones sociales.

Para el proletariado de la metalurgia hacer ceder a la patronal exigía imponer a la IG-Metall la ruptura con la política de consenso, que llamara a la movilización contra el gobierno de Kohl. En efecto, en la legislación alemana, un acuerdo firmado por los agentes sociales se impone a los firmantes: la decisión de la patronal sajona de denunciar el acuerdo firmado en 1991 era un precedente y de hecho una amenaza contra el conjunto del dispositivo de los convenios que garantizan las conquistas obreras. La amplitud de la movilización de los metalúrgicos de toda Alemania muestra que el proletariado tenía clara conciencia de ello. Pero no consiguió imponer al aparato de la IG-Metall la ruptura con la política de consenso y gestión de la sociedad burguesa, que llamara a la huelga general de metalúrgicos de toda Alemania, que exigieran del SPD la ruptura con el gobierno proclamándose candidato al poder.

En septiembre de 1993 el gobierno podía presentar el Standort Deutschland (el informe sobre la competitividad industrial alemana). Según A. Minc, el conjunto de los responsables estatales patronales y sindicales han mostrado unanimidad sobre los temas abordados. ¿Cuál es pues este “nudo de valores económicos y sociales comunes” que llevó a la comisión Minc a admirar el “consenso germánico”? Tomemos una muestra:

“Cambiar el comportamiento de los ciudadanos (…) volver al espíritu de iniciativa y de responsabilidad, abandonar el comportamiento reivindicativo para proporcionar un nuevo impulso a Alemania (…)
Limar las rigideces legislativas y reglamentarias: (…) mejor utilización de los factores de producción a fin de aligerar los costes y crear empleo; la reforma de la jornada de trabajo (duración general, anual, semanal) y la reducción de los estudios generales deben contribuir a esta optimización; la modulación de los salarios y reducción de las cargas sociales, permitidas tanto por el control de los gastos sanitarios como por el de la cobertura social, debía restaurar el atractivo del locus industrial alemán y reducir el paro (…)”

En la introducción, el informe marca las responsabilidades:

“La competitividad de Alemania nos concierne a todos: el Estado, los Estados Federales y las comunidades, al igual que los partidos, los agentes sociales , los sindicatos y las Iglesias, a éstos y a las escuelas, las instituciones culturales y hasta a los medios de comunicación”.

La reivindicación central de la patronal es la “reducción de los costos laborales” por la flexibilidad y aumento de la duración de la jornada laboral (bien por la vuelta a las 40 horas, bien por la extensión de la edad laboral u otras modalidades). Varios Länder han dado ejemplo prolongando la duración del servicio de los enseñantes o de los funcionarios en 1993 y 1994. IBM ha negociado en 1994 un acuerdo que prevé pasar de 36 a 38 horas de trabajo semanal por el mismo salario.

LOS SINDICATOS NEGOCIAN LA FLEXIBILIDAD Y LA RESREGULACION

En 1994 la patronal de la metalurgia de los Länder del Oeste anuncia que no prorrogará el acuerdo vigente sobre los salarios. Reivindica un ‘giro’ en la Tarifa autonómica, un descenso de un 10% de los ‘costes salariales’. Mientras los metalúrgicos se declaran en huelga por la defensa de sus salarios, mientras que los carteros hacen huelga contra la privatización, es sin embargo la política del aparato la que prevalece: las negociaciones se circunscriben a los límites que exige el informe Standort (se negocia la flexibilidad en nombre del empleo); por otra parte la DGB acepta la privatización de Deutsche-Telekom en tres etapas a cambio de algunas ‘garantías’.

En la metalurgia el acuerdo salarial firmado logra un aumento de 1,16%, o sea una pérdida de poder adquisitivo; integra además la flexibilidad de trabajo (la disminución del tiempo de trabajo puede llegar a una pérdida salarial del 17%). El aparato de la IG-Metall acepta la ‘cláusula de apertura’ en la negociación colectiva (en ciertos casos, la patronal puede desligarse del contenido de la convención). En la metalurgia, en la química, la convención autoriza nuevos contratos con sueldos inferiores a los tarifados.

El acuerdo firmado en Volkswagen en el 93 y que entró en vigor el 1 de enero de 1994 significó un importante punto de apoyo para la patronal. Willy Scherer, sindicalista de IG-Metall escribe en la revista Page 2 (julio-agosto de 1996):

“Con el acuerdo que entró en vigor el primero de enero de 1994 para dos años, la duración semanal pasó de 36 a 28.8 horas (para 4 días), lo que representa una reducción del 20%. Los partidarios del ‘modelo VW’ han subrayado que el salario mensual no disminuiría tanto. Sin embargo, si se considera el salario anual, la caída efectiva alcanza de un 15% a 20%: las compresiones simlemente han sido repartidas sobre las diferentes componentes del salario anual (…)
Los costos salariales de las fábricas VW de Alemania han disminuido así un 20%, o sea 1.800 millones de DM al año. Simultáneamente, los nuevos equipamientos combinados con la flexibilidad del horario de trabajo facilitada por el acuerdo, has hecho explotar la productividad (…) Existen unos 150 horarios diferentes en las 6 fábricas VW (…) abundan las reglamentaciones particulares. Se ha introducido una extrema flexibilidad del personal (…)”

El artículo precisa que en gran número de empresas se ha pasado a 35 horas sobre 5 días; habiéndose mantenido el acuerdo que fija la semana de 28.8 horas, la jornada de trabajo ha sido recortada. 1150 obreros y aprendices has sido transferidos de Edem (Baja Sajonia) a Hannover; 7.000 personas trabajan en 4 equipos. Asalariados de Edem han sido ‘prestados’ (sic) a la fábrica de Hannover: se ha alojado a las personas en condiciones deplorables (en cuarteles o habitaciones privadas, 3 mujeres por habitación…), sin poder volver a casa más que el fin de semana. Toda negativa equivaliendo al despido inmediato. En el Este, en Mosela (Sajonia) una moderna fábrica construye los Golf en 15 horas (en lugar de 30) utilizando empresas subcontratadas.

Tras la renegociación del acuerdo en 1996, la dirección de VW anunció su intención de reducir sus efectivos en Alemania de 105.000 a 84.000 en 1998. La IG-Metall ha aceptado firmar la acentuación de la flexibilidad, el incremento de las horas extraordinarias, los sábados suplementarios, la extensión de la jornada laboral de 28,8 a 30 horas. El mismo artículo prosigue:

“un asalariado de Kassel escribe en el boletín Arbeiterstimme, órgano de los militantes sindicales de izquierda, con mucha presencia en las grandes empresas industriales, que este acuerdo representa la más grande estafa salarial desde que existe VW (…) En Hannover más de 50 obreros han invadido una asamblea de delegados sindicales para protestar contra el resultado de las negociaciones. ‘Jamás se habían dado tales protestas en VW contra un acuerdo’, declara un delegado de taller de la fábrica de Hannover”.

El combate emprendido por el proletariado unificado de Alemania choca hoy frontalmente con la política de apoyo al capitalismo en crisis del aparato sindical, de la DGB y de sus federaciones. El enfrentamiento entre las masas y los aparatos para intentar imponerles otra política (romper con la burguesía) es inevitable.

DEL 18º CONGRESO DE LA IG-METALL AL PACTO POR EL EMPLEO

Del 30 de octubre al 4 de noviembre de 1995 se celebró el 18º congreso de la IG-Metall. Según Le Monde del 3 de noviembre, el discurso del presidente del sindicato, Klaus Zwickel

“ha sido saludado por la patronal de la metalurgia alemana que habla de un discurso ‘notable y corajudo’ (…) ‘Nosotros congelamos los salarios, ustedes los despidos’: tal es, en esencia, la espectacular proposición que acaba de hacer la IG-Metall a la patronal alemana”.

Klaus Zwickel propone un cuestionamiento global del convenio de la metalurgia que concierne a 3,5 millones de asalariados: se trata no solamente de congelar los salarios, sino de aceptar salarios de inserción por debajo de los tarifados, de borrar de las reivindicaciones la disminución del tiempo de trabajo y de “adaptar el convenio nacional de manera más flexible” a las realidades de las empresas, lo que es la negación misma de un convenio nacional. Y ello en nombre de la creación de 300.000 empleos, y de la contratación de aprendices. Le Monde indica que ciertas de estas proposiciones han provocado las protestas de la base y de la fracción del aparato que califica de ‘tradicionalista’.

Asumiendo abiertamente las reivindicaciones patronales y con el apoyo de la DGB, la IG-Metall se ha lanzado a las negociaciones salariales: “un verdadero laboratorio social”, se puede leer en la prensa. La patronal ya puede reclamar abiertamente el 2 de enero la instauración de un nuevo sistema: un salario mínimo inferior a los mínimos actuales, sustituyendo a los acuerdos salariales de ramo y una parte del salario individualizada según el rendimiento del asalariado.

El 29 de enro la DGB firmó con la patronal un Pacto por el empleo bajo el patrocinio del canciller Kohl. Pacto que comporta, entre otras cosas, un descenso del 30% de las ayudas a los parados, el principio de la desreglamentación, de la flexibilidad de los salarios y de los horarios, de las cláusulas de apertura, el cuestionamiento de las pensiones, la reestructuración de la Seguridad Social, la disminución de los impuestos patronales, la adaptación de la educación y formación de los aprendices a los cambios estructurales. Pero contrariamente a la proposición de la IG-Metall, la patronal no creará ningún puesto de trabajo: ¡concede una ‘prórroga’ (sic) para los 110.000 despidos previstos!

Se trata de un verdadero pacto político con la patronal y el gobierno Kohl en una situación en la que lo que está al orden del día para el imperialismo alemán es el imponer un descenso importante y global del valor de la fuerza de trabajo. La DGB se compromete así a imponer este programa a la clase obrera por cuenta de la patronal. El ministro de trabajo Blüm puede expresar su satisfacción al día siguiente de la firma:

“Una iniciativa sin precedente en Europa (…) un gigantesco paso adelante que nos permitirá ahorrarnos los sucesos que acaba de conoce Francia”.

Kohl podía así anunciar su plan de austeridad el 25 de abril de 1996.

EL PROLETARIADO ALEMAN ES EL PROLETARIADO DECISIVO EN EUROPA

Tras la manifestación de 15 de junio Kohl afirmó: “ya se ha escuchado bastante a los profesionales de la reflexión y la queja”. Le Monde del 20 de junio comentaba:

“Gracias a la práctica de las mesas redondas, el canciller Kohl ha logrado anestesiar el cuerpo social para proceder, llegado el momento, a la intervención quirúrgica que se imponía. Desde ahora el debate se desarrolla en el Parlamento”.

El 29 de junio el Bundestag aprobó lo esencial del plan de Kohl. El debate proseguirá ahora en el Bundesrat, donde el SPD tiene la mayoría.

El aparato de la DGB y el de sus federaciones, en particular la ÖTV, han logrado impedir la huelga general en junio. Mientras los trabajadores de los servicios públicos exigían que la ÖTV llame a la huelga general para la retirada del plan Kohl, el 13 de junio el aparato firmó un acuerdo para hacer descender el aumento salarial del 4,5% al 1,3% para 1997 congelando en el 85% la nivelación de los salarios del Este sobre los del Oeste.

La DGB y sus federaciones hacen uso de todo su peso para intentar contener el conflicto abierto entre el proletariado unificado de Alemania y la patronal y su Estado dentro del marco de relaciones establecidas por la Mitbestimmung y la Sozial Marktwirstchaft: el consenso, es decir la sumisión del proletariado a los intereses de la burguesía. Pero la cogestión, tal como ha funcionado durante los años de crecimiento económico ya no es posible. La asociación, con voz deliberatoria, de los representantes elegidos por los asalariados a las decisiones de los dirigentes y a las principales decisiones económicas de la empresa implica hoy que los representantes consideren como legítimas las exigencias de la patronal. Los aparatos ya no pueden negociar aumentos salariales, mejoras en las condiciones de trabajo a cambio de la ‘paz social’. La política de los aparatos se muestra claramente como política defensa de los intereses burgueses. He ahí el origen de la crisis que los atraviesa.

Sin embargo, incluso si en esta etapa los obstáculos no han podido ser apartados, la manifestación centralizada del 15 de junio no tuvo precedente en la historia del proletariado alemán tras la guerra. El plan Kohl cristaliza la movilización de los proletariados del Este y del Oeste. A la orden del día está la cuestión de la huelga general por su retirada. Pero aún así es preciso que el proletariado alemán se abra una perspectiva política: derribar el gobierno CDU/CSU del canciller Kohl para aupar su propia representación política. En el estado actual de las relaciones políticas eso significaría imponer el gobierno del único partido obrero: el SPD.

En 1989, combatiendo contra la reunificación, el SPD impidió que el movimiento de las masas del Este de Alemania se combinara con la movilización del proletariado del Oeste contra el gobierno de Kohl y, de esta forma, impedía que el proletariado unificado de Alemania emprendiera la lucha por su propio poder. Combatiendo contra el movimiento de las masas el SPD ha contribuido a que la reunificación de Alemania se haya dado en el marco del Estado burgués alemán. Ha permitido también las victorias electorales sucesivas de la mayoría burguesa CDU/CSU dirigida por Kohl. Ha taponado toda perspectiva política y junto al aparato de la DGB ha confinado el movimiento de la clase durante varios años en el tradeunionismo. En realidad lo esencial de la fuerza del gobierno Kohl reposa sobre el apoyo político del SPD y del aparato de la DGB.

Un artículo de Le Figaro del 16 de abril de 1996 titulado Cizaña en el seno del partido socialista explica cómo la nueva derrota electoral del SPD en las elecciones en tres Länder el pasado 24 de marzo ha sido el origen de una crisis en el partido. Crisis que no ha hecho sino amplificar la que apareció en el congreso de Mannheim de noviembre de 1995. Oscar Lafontaine fue elegido presidente sobre la base de un discurso de apariencia más izquierdista; al mismo tiempo el congreso adoptaba un programa cuyo tema no displacería a la burguesía: “Empleos para Alemania”. Estas posiciones de apoyo al gobierno de Kohl no son ajenas a la nueva derrota electoral del SPD; continúa pagando su oposición a la unificación.

Las diversas posiciones de las fracciones del aparato del SPD expresan todas ellas el rechazo a romper con la burguesía. Hans Apel, antiguo ministro de defensa de Helmut Schmidt se ha declarado por la conciliación con los patronos. Schmidt mismo ha animado a Kohl a efectuar economías draconianas, al igual que Schröder que se pronunció por negociar con Kohl “la amputación de los privilegios sociales”. He ahí la muestra de cuan ligado está el SPD al capital y al Estado burgués alemán. A la reivindicación de la ruptura con el gobierno de Kohl, Oscar Lafontaine responde proponiendo la alianza con otras fuerzas burguesas: los Verdes y el PDS; la alianza con el PDS en algunos Länder del Este contribuye a legitimar este partido burgués a los ojos de los trabajadores del Este.

En el fondo el SPD jamás se ha opuesto al plan de austeridad de Kohl: sólo está por un diferente reparto de los sacrificios. ¿Cuál será su posición en el Bundesrat, donde tiene la mayoría? La movilización masiva del proletariado alemán el 15 de junio pone a la orden del día la posibilidad de una campaña política para que las masas impongan al SPD la ruptura con Kohl, con su gobierno y su mayoría CDU/CSU. En la DGB, sus federaciones, en la ÖTV, es preciso combatir para que llamen a la huelga general para derribar al gobierno Kohl; para que interpelen al SPD y le exijan que se pronuncie contra el plan de Kohl en su totalidad, por su retirada; que le reclamen el combatir por un gobierno en solitario del SPD para toda Alemania; que le exijan utilizar su mayoría en el Bundesrat en este sentido. Teniendo en cuenta las actuales relaciones políticas, es la única forma de abrir una perspectiva política al proletariado.

Sólo esta orientación política puede permitir la construcción del Partido obrero revolucionario que necesita la clase obrera alemana, pues no puede haber solución a la crisis actual salvo si el proletariado toma el poder, expropia al capital para instaurar una planificación racional elaborada y puesta en práctica bajo contro obrero. Una planificación que no será completamente satisfactoria más cuando se integre en un conjunto más vasto: los Estados Unidos socialistas de Europa.

La historia ha mostrado que el proletariado alemán es el proletariado decisivo de Europa, el resultado del enfrentamiento entre el proletariado unificado y el líder de los imperialismos europeos vendrá preñado de consecuencias para el conjunto de los proletariados de Europa.

CPS 15 de julio de 1996

Ex Yugoslavia; el imperialismo americano adquiere una posición estratégica

EX-YUGOSLAVIA: EL IMPERIALISMO AMERICANO ADQUIERE UNA POSICIÓN ESTRATÉGICA (Combattre pour le socialisme nº 62, mayo de 1996)(Publicado en Germinal, 2ª época, nº 5, julio de 1996, páginas 6-11)

La bota de hierro (terror en Palestina), Comité pour la construction du parti ouvrier révolutionnaire, 1996

Rusia ante las elecciones generales. Elecciones a la Duma. Condiciones de estas elecciones, marzo de 1996

RUSIA ANTE LAS ELECCIONES GENERALES. ELECCIONES A LA DUMA. CONDICIONES DE ESTAS ELECCIONES (Combattre pour le socialisme, 8 marzo de 1996)RUSIA: ANTE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES

ELECCIONES A LA DUMA
CONDICIONES DE ESTAS ELECCIONES

El 17 de diciembre de 1995, con las elecciones a la Duma, se abrió un ciclo electoral que acabrá el 16 de junio de 1996 con la elección por sufragio universal del Presidente de la República federativa de Rusia que sucederá a Boris Yeltsin. Las listas electorales tienen inscritos 105 millones de electores, de un total de 148 millones de habitantes, los cuales habrán de elegir 150 diputados para un periodo de cuatro años. La Duma es la cámara baja del parlamento ruso. La mitad de los diputados son elegidos por escrutinio proporcional sobre las listas nacionales presentadas por los partidos. Una lista debe obtener más del 5 % de los sufragios expresados para tener representación, si nó sus votos se distribuyen proporcionalmente entre las listas que sí lo hayan obtenido. Cuarentaitrés partidos pudieron presentar listas.

La segunda mitad de los diputados a la Duma se elige por escrutinio mayoritario sobre la base de circunscripciones. Habían 2.867 candidatos para 225 circunscripciones. Muchos candidatos se presentaron sin etiqueta.

LOS RESULTADOS

Los resultados proporcionales fueron los siguientes:

. Participación del 64,95 % en las proporcionales, mientras que en las elecciones del 12 de diciembre de 1993 la participación fué del 53,31 %.

Cuatro partidos franquearon la barrera del 5 % para tener elegidos:

-Partido Comunista: 22,31 de los votos emitidos (12,4 % el 12/12/93) : 100 escaños en la proporcional,
-PDLR (Vladimir Jirinovski): 11,06 de los votos emitidos (22,9% el 12/12/93): 50 escaños en la proporcional
-Nuestra Casa Rusia: 9,05 % de los emitidos (no existía en 1993): 44 escaños en la proporcional,: 6,9 % de los emitidos (7,9 % el 12/12/93)
-Coalición Iabloko: 6,9 % de los emitidos (7,9 % el 12/12/93): 31 escaños en la proporcional.

En el escrutinio uninominal a una vuelta los resultados fueron los siguientes:

Candidatos independientes: 77 escaños; Partgido Comunista: 58; PDLR: 1; Partido Agrario: (3,8 % de los votos en la proporcional) 20 escaños; Nuestra Casa Rusia: 10 escaños; Opción Democrática de Rusia: 9 escaños; Poder al Pueblo: 9 escaños; Congreso de las Comunidades Rusas: 5 escaños; Otros partidos: 23 escaños.

CORRIMIENTO DE VOTOS ENTRE 1993 Y 1995

En todo caso, el avance del PC habrá que apreciarlo teniendo en cuenta que en las eleccines del 12/12/93 hubo lista de su área de influencia: “Mujeres de Rusia” que obtuvo 8,1 % de los emitidos, y el “Partido Agrario” que obtuvo el 7,9 %.

Según la prensa estas elecciones mostrarían la profundización de la diferenciación entre Moscú “la rica” y la periferia. Así, en Moscú, el partido del primer ministro “Nuestra Casa Rusia” ha obtenido 19,3 % de los emitidos “allá donde los bancos, los comercios, los extrangeros y el boom de la construcción han creado un embrión de clase media”, escribe Le Monde el 24 y 25/12/95. En estas elecciones Opción Democrática, de Egor Gaidar, que tenía el poder en 1993, sólo obtuvo buenos resultados en Moscú: 11,6 %. El conjunto de los partidos pro-gubernamentales obtuvo en esta ciudad el mismo resultado que obtuvieron en 1993 los partidos gubernamentales del momento..

Igual estabilidad se constata en Moscú del lado de los llamados partidos “democráticos”: en estas elecciones el PC (15 %), el KRO del general Lebed (5 %), el partido de Jirinovski (12,5 %) han obtenido en conjunto los mismos votos que cosecharon el PC y el partido de Jirinovski (11 % y 13 %) juntos en 1993..

Por el contrario, en la periferia se produce un reforzamiento de la oposición. El PC ha recuperado prácticamente la mitad de lo que Jirinovski ha perdido.

“Los reformadores continuan fuertes en San Petersburgo: el partido Iabloko de Grigori Iavlinski va en cabeza (16 %) delante del PC (13 %) y del NDR (12,7 %). Iabloko o el NDR ganan también u obtienen buenos resultados en otras ciudades de los Urales. Por contra, en muchas rdgiones del centro y del sur el PC se ha reforzado, así como en el cinturón rojo de Rusio Occidental (Tver,Briansk, Belgorod o Kursk). Pero también entre losd mineros, queines en 1991 fueron el pilar de Boris Yeltsin. Al iguakl que en las elecciones de 1993, el partido de Irinovski tiene sus mejores resultados en las regiones “fronterizas” junto al PC: en Kaliningrado, región de militares retornados de la Europa del Este y de jubilados, en Stravopol inundado de refugiados del Cáucaso, o en Extremo Oriente, tocado por la fobia del “peligro amarillo”. (Le Monde: 24 y 25/12/95).

El 17 de enero de 1996 Genadi Selenev, miembro del PC, fué elegido predidente de la Duma en tercera vuelta.

LIMITES DEL PODER DE LA DUMA

Llegados a este punto hay que recordar los límites de los poderes de la Duma. Por ejemplo: la Duma precedente condenó la intervención rusa en Chechenia, exigió la retirada de las fuerzas armadas y ordenó la apertura de negociaciones. Ya se sabe con qué resultado.

La constitución del 93 es una constitución presidencialista, con un poder del tipo bonapartista. La Duma precedente, extremadamente dividida, tenía muy dificil reunir los 222 votos necesarios para aprobar una ley. El gobierno funcionó generalmente a base de decretos (ucases), y los decretos presidenciales tenía fuerza de ley.

Para levantar un veto del Jefe del Estado, las dos cámaras (la Duma y el Consejo de la Federación) deben reunir una mayoria de dos tercios. Lo que es casi imposible. En dos años Boris Yeltsin ha bloqueado alrededor de un tgercio de las leyes votadas por el Parlamento. La Duma dispone de un arma: negarse en redondo a aprobar la ley de presupuestos, que es la única que escapa al reino de los decretos. Y la ha utilizado. Pero da igual. Rusia ha funcionado sin presupuesto durante el año fiscal de 1994; en 1995 el presupuesto no fué aprobado hasta el mes de marzo.

El artículo de Liberation del 19/12/1995, de donde hemos sacado estas informaciones concluye:

“Entre toda esta guerrilla parlamentaria, la asamblea no tiene ningún recurso real para presionar al ejecutivo. La Duma no puede puede hacer un voto de censura al gobierno sin incurrir en el riesgo de verse disuelta. Y la complegidad del procedimiento de revocación lo vuelve ilusorio en la práctica”.

Sin embargo las elecciones a la Duma del 17 de diciembre de 1995 son importantes: han marcado un profundo movimiento de rechazo a la restauración capitalista; han tenido lugar 6 meses antes de las elecciones presidenciales del 16 de junio de 1996 las cuales, visto el caracter presidencial y bonapartista del régimen son las que de verdad cuentan.

SITUACION DEL PROLETARIADO

El éxito electoral del PC se debe a que aparenta oponerse a la política que para el proletariado significa una catástrofe económica y social. En absoluto se debe al recuerdo de Stalin. Liberation del 5/1/96 indica:

“Más de 45 millones de rusos, es decir , cerca de un tercio de la población viven bajo el umbral de la pobreza, según Loudmilla Bezlepkina, ministro de la protección social.

Casi 30 millones de personas cobran menos del salario mínimo de 320 mil rublos (9.000 pts.) al mes, a los que hay que añadir la mitad de los 31 millones de jubilados. Las rentas de los pobres alcanzan de media el 53 % del nivel de subsistencia, mientras que las de los ricos triplican aquel nivel.

La tasa de paro, oficialmente del 2,6 %, es estimada por los expertos económicos en el 13,5 % de la población activa. La esperanza de vida de los hombres ha pasado de 63,8 años en 1994 a 57,3 en 1995. La de las mujeres, que era de 74,4 años, a caido a 71,1 años.

Moscú cuenta con cerca de 250.000 personas sin techo. La mitad están instalados de forma permanente en la capìtal y viven en sótanos y garages.

Las organizaciones humanitarias que se ocupan de su cuidado y nutrición estiman que su número aumenta regularmente desde hace tres años. Desde el principio del invierno, en noviembre, 277 personas han muerto de frio.”

Otra ilustración de la situación dramática de las masas.

Loas mineros de Rusia se declararon en huelga el 2 de febrero de 1996 para exigir el pago de sus atrasos salariales. No han cobrado desde hace dos, tres, hasta cinco meses. Le Monde del 9 de febrero escribía:

“Los enseñantes acababan el jueves una huelga de tres días, los controladores aéreos la preparan e incluso los militares han anunciado su intención de manifestarse en Mosacú. Los pensionistas, que tienen la fuerza de sitiar las sucursales del Fondo de jubilación casi en bancarrota, no son mencionados por la prensa. Todos reclaman el cobro de los atrasos. Pero estos retrasos no son más que la punta del iceberg de la suspensión de pagos en Rusia. y se han agravado fuertemente a finales de 1995 con el éxito proclamado de la “estabilización” de la economía rusa.

Según datos del gobierno, publicados por el economista en jefe Anatoli Tchoubais, antes de su destitución el mes pasado, el 45 % de estas deudas (más de 10 mil millones de dólares,) son de las empresas y el Estado a sus proveedores, el 28 % representan los impiuestos no cobrados por el Estado y sólo el 3,7 % las deudas del Estado con sus asalariados.”

UNA APRECIACIÓN ECONÓMICA OPTIMISTA

Sin embargo, según el “Balance Económico y social 1995” , publicado por Le Monde, 1995 habría sido un año de “estabilización económica” :

“La inflación, por primera vez, ha bajado del 5 % en ritmo mensual, es decir, una tasa anual de cerca del 120 % (contra el 220 % en 1994) : la caída de la producción parece casi controlada -5 % (contra -15 % en 1994) después de haber sufrido una caída más importante que la que conocieron los EEUU durante la Gran Depresión (1) . El déficit del presupuesto del Estado se ha reducido a un 5 % del PNB. El rublo ha sido encuadrado y estabilizado en los entornos del 4.500 rublos por dólar. El comercio exterior ha sido ampliamente excedentario (20.000 millones de dólares). Sin embargo, el porcentaje creciente debido a las materias primas hace temer una “tercermundializacion” de la economía rusa”.

(1) En total la producción ha caído en Rusia del 50 al 60 % en siete años.

LIQUIDACIÓN DE LA PLANIFICACIÓN

LA LEY SOBRE LAS EMPRESAS DEL ESTADO (JULIO 1987)

El desmantelamiento de la economía de la URSS y de Rusia comenzó mucho antes de la generalización de las privatizaciones en 1992. La ley sobre las empresas del estado, de julio de 1987, que entró en vigor el 1 de enero de 1988, fue un hito en este sentido. Las empresas, a partir de aquel mimento, quedaron sometidas a las tres A: autonomía, autofinanciación y autogestión. Los directores ya no serán designados por la administración del Estado, sino elegidos por un “colectivo de trabajadores”. Una empresa que registre pérdidas podrá ser declarada en quiebra. Se suprimen los indicadores de producción en valor y se reemplazan por índices de productividad. Se animará la firma de contratos interempresas, se reducirán los encargos de los ministerios y se animará a hacer contratos directos entre las empresasd de la URSS y del extranjero. Las empresas tendrán una gran autonomía financiera. Se liberalizará la circulación de capitales, así como el comercio exterior. Desde entonces existirá la posibilidad de inversiones extranjeras (joint ventures), de repatriación de capitales.

El sistema bancario fue reformado mediante la anulación del monopolio del Gosbank. Se constituyó y desarrolló un sistema de bancos privados, así como un mercado financiero. Se había desarrollado ya todo un sector privado en el comercio sobre todo, pero también de “cooperativas” no agrícolas. El 1 de julio de 1988 se estimaba que un millómn de personas se había empleado en ello..

DESMANTELAMIENTO DE LA PLANIFICACIÓN

En efecto, a partir de 1989-1990 la economía de la URSS ( y de Rusia) y la planificación se dislocaron al mismo tiempo que el poder político se licuaba.

“El sistema de trueque, aún menos eficaz que las asignaciones de fondos centralizadas de antaño, se generalizó en 1991 tanto entre las empresas como entre las repúblicas, intentando cada cual conservar o atraer hacia sí el máximo de bienes de consumo.

1991 fue también el año de la explosión de las “bolsas de mercancías”, embrión de un mercado al por mayor : 400 registradas en otoño ( a menudo instaladas en la periferia en antiguos locales del Partido Comunistas) donde se subastaban -en rublos o en dólares y en ausencia de toda legislación o garantía- trigo, camisas, petróleo o reactores nucleares... algunas empresas escaparon a todo control, especialmente las del sector privas, que con sus casi veinte millones de empleados produjeron desde enrtonces el 20 % del PNB (frente al 7 % en 1990). Las cifras de producción se subestiman deliberadamente, incluso en los koljoses, para desviar una parte de los productos hacia las bolsas, o para vender en el extranjero materias primas a cambio de divisas.” (Balance Económico y social 1991, pg 86)

En agosto de 1991 el Banco de Relaciones Económicas perdió su monopolio sobre las transacciones económicas.

Resulta evidente que la dislocación de la URSS (8-21 de diciembre de 1991) fue un factor importante en la dislocación de su economía (Sin desaparezcan las dependencias y relaciones económicass entre las repúblicas. Rusia sigue siendo un centro económico en relación a una gran parte de las repúblicas nuevamengte independientes). Ello no impide que la dislocación de la URSS y del Comecon haya contribuido potentemente a su dislocación económica.

ENERO 1992: LIBERTAD DE PRECIOS.

La institución de la libertaqd de precios se adopta el 2 de enero de 1992. Fué una nueva etapa de dislocación de la economía de Rusia. Así la describe el “Balance Económico y Social 1992”:

“Todo comenzó pues el dos de enero por la liberalización de los precios. Después de algunas semanas particularmente difíciles -¿no se preveían motines de hambre?- en el curso de las cuales los moscovitas ironizaban: “sigue sin haber nada en las tiendas, ¡pero es mas caro!”, se asistió, sobre todo en las grandes ciudades, a una verdadera eclosión del comercio privado: grandes almacenes reconvertidos, que incluso llegaron a hacer campañas de lanzamiento, hasta cientos de pequeños quioscos con una variedad cada vez más importante de productos, sin olvidar los mercados koljosianos cada vez mejor abastecidos, ni los antiguos almacenes del estado, que subsisten y continuan vendiendo “no gran cosa por casi nada”.

El reverso de la medalla: una inflación que alcanza el 2200 % en un año, mientras que el gobierno esperaba solamente el 10 %. El crecimiento del déficit presupuestário, los créditos concedidos a las empresas, el hecho de que estas hayan aumentado sus precios al máximo sin buscar el aumento de sus ventas (¿por qué si todavía no tienen un imperativo de rentabilidad?). Los préstamos a las otras repúblicas para que continuen comprando productos rusos: son muchos los factores que han inchado considerablemente la masa monetaria.

Si la población soporta, aunque muy dolorosamente, el alza de precios es porque está compensada por una serie de factores. Así, los salarios se han multiplicado por 10 en el curso del año y se han mantenido un gran número de ventajas sociales. Según explicaba un experto europeo: “es dificil hablar de inflación en el sentido occidental del término, cuando la mayoría de la población no paga ni alquiler ni calefacción ni electricidad y muchos todavía consiguen aprovisionarse gratuitamente en bienes de consumo gracias a los siempre vivaces “combinats” socialistas”. Aquí como siempre, las principales víctimas han sido los funcionarios, los intelectuales y sobre todo los jubilados, incapaces de hacer frente al alza del coste de la vida.

Otra inquietud: la pérdida del valor del rublo. La introducción desde primeros de agosto de la tasa única del rublo, preludio de una verdadera convertibilidad, ha sido una de las decisiones capitales tomadas en 1992. La moneda comenzó desde entonces a caer (125 rublos por dolar en julio, 420 a finales de diciembre), mientras que el nuevo gobernador del banco central declaraba desde su llegada que era ridículo continuar sosteniendo la moneda nacional”.

Má lejos, el Balance Económico y Social 1992 indicaba que:

“Hay que tener en cuente que el comercio ilegal se ha desarrollado de manera considerable, hasta tal punto que no dudamos en hablar de un verdadero pillaje del país por los ‘businessmen’ poco escrupulosos y que a menudo son aparatchiks reconvertidos. Las exportaciones ilegales de capitales alcanzarían de 5 a 6 mil millones de dólares, mientras que las inversiones extranjeras no llegan a mil millones”

LA PRIVATIZACIÓN

LA PRIVATIZACIÓN: PRIMERA FASE

El gobierno ruso lanzó la privatización generalizada a partir de octubre de 1992. ‘Problèmes Économiques’ del 2 de mayo de 1995 presenta de este modo la privatización:

“Aunque los mercados locales de capitales hayan podido financiar un pequeño número de compras de pequeñas empresas, las instituciones fiancieras estaban demasiado poco desarrolladas generalmente para poder facilitar la privatización de las grandes empresas industriales. Sin embargo, los planificadores querían que la privatización fuera rápida, de manera que alcanzara una ‘masa crítica’ que impediría la vuelta a una planificación centralizada (Nelson y Kuzes, 1994).
En definitiva, la elección que se hizo de compra de la empresa por los asalariados (CES) como principal medio de privatización de las grandes unidades de producción fué, sin duda, el resultado de la combinación de varios factores: la búsqueda por el gobierno de un cierto favor electoral cara a los dirigentes y asalariados de las empresas, la exigencia de los reformadores de una privatización rápida, el estado del mercado de capitales y el valor de base generalmente débil de las grandes firmas industriales.”

La puesta en funcionamiento

El programa ruso de privatización rápida se encontró confrontado a un mercado de capitales embrionario y en ausencia de una ley de sociedades. La privatización hubo de efectuarse, pues, bajo una forma no dependiente del mercado de capitales, y los problemas jurídicos fueron agudos entre los ‘acontecimientos’ de 1991 y las elecciones al Parlamento ruso de diciembre de 1993. Entre estas dos fechas hubo un vacío legislativo con un Presidente de Rusia y un Soviet Supremo. Se pudo comenzar gracias a la utilización de decretos de privatización, sin verdadero procedimiento parlamentario. Un decreto presidencial del 29 de diciembre de 1991 y un decreto del Soviet Supremo del 11 de junio de 1992 constituyeron la única base legal del programa (Banco Europeo para la reconstrucción y el desarrollo, 1993).

Este programa preveía la privatización obligatoria de las empresas industriales que ocuparan más de 1000 asalariados (o tuvieran un capital de valos nominal superior a 50 millones de rublos) desde el inicio del 1992, y ello con dos excepciones: la privatización no podía afectar a ciertas industrias relacionadas con la defensa nacional, consideradas ‘estratégicas’, y en alagunos sectores quedaba sometida a la aprobación de las autoridades centrales, especialmente en las industrias extractivas, el petróleo y los transportes. La ejecución deel programa fué rápido, aunque se pueda ser excéptico ante las declaraciones oficiales sobre la amplitud de la privatización, porque el gobierno ruso tiende a sobreestimar los resultados en razón de las condiciones impuestas por las instituciones occidentales para la atribución de préstamos en divisas fuertes.

Las modalidades

La CES con atribución gratuita de acciones fué pues escogida para satisfacer a la vez a los reformadores, los adquirientes potenciales (los asalariados), y los objetivos políticos del Estado vendedor. Se realizó asociando una legislación procedente del centro para respuestas descentralizadas en la privatización de las empresas mismas.

El centro puso a disposición de cada ciudadano (incluidos los niños) cupones a un precio bajo que representaba gastos administrativos. De un valor nominal de 10.000 rublos, estos cupones podían ser utilizados primero por los asalariados, a los que se reservaba una adquisición especial, después, en una segunda fase, por cualquier ciudadano en una subasta pública. Se previeron tres modalidades principales, a la que posteriormente se añadió una cuarta, poco utilizada. Quien escogía la modalidad era el colectivo de trabajadores.

Aunque la segunda modalidad ofrece a los asalariados un medio relativamente oneroso de adquirir las acciones, ella les garantiza la mayoría en el capital de la empresa por la adquisición de títulos antes de la subasta pública. A fin de impedir un control de los inversores extranjeros, más del 80 % de las grandes firmas ( y del 75 % de conjunto) privatizadas en 1993 lo fueron por esta segunda modalidad. De hecho, si cada salariado cedía tres de los cupones gratuitos recibidos por su familia en 1992, normalmente era suficiente para asegurar un accionariado asalariado mayoritario en la mayor parte de las grandes privatizaciones. Ciertas encuestas citadas por Boycko y otros (1993, pg168) muestran que las compras suplementarias de acciones por los asalariados en las subastas públicas permitieron una media de accionariado asalariado de al menos el 70 % (del cual el 17 % en manos de los dirigentes de la firma).

Además de los cupones gratuitos, las empresas rebajaron el coste de las acciones para los asalariados acordando rebajas para ellos hasta el 10 % del precio de compra, gracias a unas deducciones sobre los beneficios no repartidos y acordando préstamos a bajo interés para financiar sus compras de acciones durante este periodo de fuerte inflación. En la ‘Panadería Bolchevique’ de Moscú, por ejemplo, los asalariados recibieron descuentos, préstamos, permisos remunerados y transporte gratuito para acudir a las subastas.

A remarcar que, aunque las acciones de este género en el escalón central y en los escalones locales puedan justificar que se hable de ‘gratuidad’ en el proceso de privatización, no se puede decir nada seguro sobre el valor de los activos así adquiridos, ni sobre una posible subvaloración de éstos, porque los precios de compra, l capital social y los resultados están siempre indicados en rublos. (pgs 16 y 17)

Anteriormente ‘Problèmes ëconomiques’ escribía (pg 13) :

Dado que su patrimonio está relativamente poco diversificado, no es casi probable que los asalariados-accionistas conserven por mucho tiempo sus acciones. a medida que las vendan, el marco creado por la CES degenerará muy probablemente. Es paradójico, sin embargo, que esta degradación probable en las grandes firmas constituye, de hecho, la principal cualidad de este modo de privatización (...) Constituye una estructura capaz de evolucionar progresivamente hasta llegar a sistemas clásicos de gestión, con inversores estables procedentes del exterior, los cuales permetirán una verdadera transforma ión de las grandes empresas industriales y no ya una simple transferencia de la propiedad de las acciones.”

COMPRA DE LAS EMPRESAS POR LOS ASALARIADOS: UNA TRANSICIÓN

La ‘compra de las empresas por los asalariados’ es sólo una transición. En todo estado de cosas, numerosas empresas así privatizadas no son ‘rentables’ y están destinadas a la quiebra, a ser reestructuradas, descompuestas, dislocadas, liquidando en parte, si no en su totalidad, su plantilla.

Su situación económica conduce obligatoriamente a la gran mayoría de los asalariados a liquidar sus acciones.

De todas formas, la mayor parte de las acciones han sido cedidas a alguno de los 600 dondos de inversión que las gestionan.

LA BANCAROTA DE LA MMM

Hay que recordar aquí la bancarrota de la MMM

En principio, los ‘fondos de inversión’ emiten acciones y, con el capital así adquirido, compran (y venden) acciones de empresas en vías de privatización. El MMM era el más importante de estos fondos. Según su director, contaba con diez millones de accionistas. En seis meses, la acción MMM había pasado de 1.600 rublos a 125.000, en razón de los beneficios operados y de la especulación. Pero las actividades de la MMM no estaban legalmente registradas. En consecuencia: eran especulativas, por no decir pura y simplemente un camelo.

Los servicios fiscales le reclamaron el pago de 50 mil millones de rublos por atrasos fiscales que eran imposibles de pagar: las cajas estaban vacías. Miles y miles de ahorradores intentaron vender sus acciones y exigieron su reembolso. La dirección de la MMM publicó una carta en la cual afirmaba que “a partir del 19 de julio de 1994 la cotización de la acción se fija en 1.000 rublos” y añadía: “Usted no perderá nada si guarda sus acciones, porque en tres meses su cotización habrá subido por encima de los 100.000 rublos”. La dirección de la MMM fué arrestada y la MMM quebró.

Un despacho de la AFPP, de 20 de agosto de 1994 explicaba:

EL BANCO CENTRAL RUSO SUJETA CON ALFILERES 27 ‘FONDOS DE INVERSIÓN’

“El banco central ruso (BCR) puso en guardia el viernes al público frente a las actividades de 22 fondos de inversión del tipo MMM, la firma cuyo hundimiento de acciones, a finales de julio, arruinó a decenas de millares de personas. Estas sociedades, precisa el Banco central, no tienen autorización para percibir dinero de los particulares. No están sometidas a la inspección del BCR , el cual no puede garantizar sus actividades. Una advertencia del mismo tipo, referente a la MMM, la más conocida de estas sociedades que prometen dividendos maravillosos, que de hecho sólo pueden ser pagados gracias a la aportación de nuevos accionistas, sembró el mes pasado un pánico monstruoso entre los accionistas y obligó a la MMM a devaluar sus títulos (de 115.000 a 1.000 rublos). Por su parte, el Ministerio ruso de finanzas indicó, el viernes, que los ‘certificadas’ MMM (un céntimo de acción, puesto en venta cunando los títulos MMM valían más de 100.000 rublos (alrededor de 270 francos) no estaban en absoluto garantizados, que no tenían, por tanto, ningún valor. A pesar de las edvertencias del gobierno, del hundimiento de los títulos y de la detención del presidente del MMM, Serguei Mavrodi, acusado de fraude fiscal, centenares de accionistas continuan manifesrándose cada día para exigir la liberación de ese hombre de negocios”

PRIVATIZACIÓN: SEGUNDA FASE

El dos de julio de 1994 Boris Yeltsin firmaba el decreto que abría una segunda fase de privatizaciones. En agosto, Anatoli Tchoubaïs, primer vice-primer ministro, encargado delas privatizaciones, cerraba la primera fase. Según él, el 70 % de las empresas estaba ya privatizado. Cifraba en 40 millones el número de accionistas. El 70 % de las empresas privatizadas en el curso de esta primera fase lo habría sido según la modalidad que atribuía el 51 % de capital escriturado a los asalariados de la empresa. La nueva ola debería conducir a que el 90 % de las empresas estuviera privatizado antes de finalizar el año 1995.

Pero las modalidades de la segunda fase de privatizaciones han sido muy diferentes de la primera. Las acciones de las empresas han sido compradas y no cambiadas por bonos (los “Vouchers”). Al mismo tiempo, las privatizaciones no eran ya obligatorias. Las regiones y los municipios dispusieron de una mayor autonomía en su aplicación.

La venta de acciones debería permitir a las empresas disponer de una masa monetaria susceptible de favorecer las inversiones y la marcha de las empresas. ‘L’Humanité’ informaba:

Dimitri Vassiliev, vice-presidente del Comité de Estado para los bienes explicaba en Izvestia del 29 de junio último (1995) que las acciones serían repartidas en tres grupos: el primero, constituído por el 6 % de la población -de 9 a 10 millones de personas-; un segundo grupo, por inversores extranjeros con los mismos derechos que los rusos; en tercera posición, los bancos. Finalmente, y muy alejados, los “colectivos”. es decir el personal de las empresas.

En efecto, y es la más fuerte de las consecuencias de las novedades, el personal de las empresas no podrá ya detentar la mayoría de las acciones, como en la primera fase de la privatización. Tendrán, sin embargo, acceso al 205 o 30 % del capital, lo que hace decir a Boris Fiodorov que en la medida que las acciones caigan “en manos de un número más restringido de accionistas”, éstas ejercerán una influencia más sensible en los asuntos de las sociedades y el gobierno tendrá el deber de defenderlas”. Lo que “Les Echos” traducían en estos términos de 14 de julio último: Los inversores privados podrán adquirir la mayoría del capital de una empresa y reestructurarla, mientras que actualmente los colectivos de asalariados controlan la mayor parte de las empresas privatizadas.”

El mismo artículo de L’Humanité’ informaba:
“Deseoso de facilitar el proceso de privatización, Boris Yeltsin aprobó, mientra hacía un crucero por el Volga, las iniciativas de Nijni-Novgorod. Éste, escribe la agencia Tass, decidió vender los activos y no las empresas nacionalizadas: “Esto significa, comentó el presidente de Rusia, que el nuevo propietario no heredará las deudas de las empresas y no estará obligado a contratar a su antigua plantilla. Así aparece una oportunidad de organizar un trabajo lucrativo”

NUEVAS PRIVATIZACIONES

En el mes de marzo de 1995, el gobierno anunció que procedería a nuevas privatizaciones para enjugar un agujero presupuestario de 81.000 millones de francos. Un consorcio de bancos le propuso accede a un préstamo a cambio de la destión “temporal” de la participación estatal en las empresas públicas. En el caso de que el gobierno no reembolsara este préstamo, los bancos guardarían estas participaciones, libres para revenderlas.

Para atenuar el escándalo provocado por esta proposición, el gobierno respondió que la ‘segunda fase de privatizaciones’ no había alcanzado las previsiones y que era preciso encontrar recursos que enjugaran el agujero presupuestario. Según él, vender directamente las acciones haría bajar las cotizaciones, ya depreciadas. En el veranbo de 1995, en lugar de los 18,7 billones de rublos (1.900 millones de francos) las privatizaciones sólo aportaron al presupuesto 250.000 millones.

Oficialmente, el 26 de septiembre Boris Yeltsin aprobó un nuevo plan de privatizaciones que afectaba a 29 empresas, mientras que inicialmente debían haber sido 46. Tres meses más tarde Le Monde de 24 de enero de 1996 sacaba el siquiente balance:

“SUBASTAS AMAÑADAS

Esta segunda etapa ha tomado la forma original de préstamos al Estado a cambio de participaciones. Debía permitir ingresar 9 billones de rublos (10.000 millones de francos), pero ha quedado muy lejos del objetivo. Más grave, quizá, es que la subasta de acciones detentadas por el Estado en algunas de las más grandes y rentables empresas del país, ha aparecido claramente como un montaje. Porque la operación se ha revelado como un enmascaramiento de la oferta que hizo en abril el consorcio de bancos, que proponínan prestar dinero al gobierno a cambio de acciones en las empresas del estadfo. Como ésto provocó el escándalo, Boris Yeltsin decidió en agostó, por decreto, que las acciones serían subastadas. Anatoli Tchubaïs aseguraba incluso que los inversores extranjeros no sólo estarían autorizados a participar, sino que serían ‘bienvenidos’. Un mes más tarde, sin embargo, el gobierno anunciaba que los extranjeros no podrían participar en la subasta de las empresas ‘estratégicas’. Paralelamente, bajo el efecto del lobby militar, de las protestas de la oposición nacionalista, incluso de los jefes de empresa afectados, la lista de las empresas puestas en el mercado se reducía para finalmente pasar de 46 a 15.
A pesar de la organización oficial de las subastas, la segunda fase de la privatización se ha resumido en arreglos privados previamente preyparados. Dos de los más grandes bancos del país, supuestamente próximos al poder, Menatep y Oneximbank, se han hecho -directamente o a través de intermediarios- con las más bellas joyas de la industria rusa: los gigantes del petróleo Sidanko y Iukos, el productos de metales raros, Norilsk Nickel. Estos bancos ha pagado precios considerados ridículamente bajos en las subastas, las cuales a menudo eran organizadas por ellos mismos y de las que a veces descataban concurrentes ‘por razones técnicas’.

En el dominio petrolero, el hecho es sangrante. Las acciones de las tres mayores compañías petroleras, Lukoil, Sidanko y Iukos, cuyas reservas serían al menos equivalentes a las de los gigantes occidentales como la americana Exxon, han sido vendidas a precio de saldo. El 51 % de las acciones de Sidanko, la cuarta sociedad petrolera rusa, han sido vendidas por 130 millone de dólares a la Compañía Financiera Internacional, estrechamente ligada a Oneximbank. Ésta última consiguió, también en noviembre, el 38 % de las acciones de Norilsk Nickel (35 % de las reservas mundiales de Níquel) y en una subasta organizada por él mismo, por la módica suma de 1270,1 millones de dólares -100.000 dólares por debajo del precio de salida- cuando una oferta dos veces superior del Rossiiski Bank Kredit era rechazada por ‘insuficiencia de garantías financieras’

El banco Manatep consiguió por sólo 309 millones de dólares el 78 % de las acciones de Iukos, número dos del petróleo ruso, la cual extrae anualmente 35 millones de toneladas de bruto. Menatep, que organizaba la venta, rehusó los 350 millones de dólares propuestos por una troika de bancos concurrentes (Inkobank, Alfabank i Rosiiski Kredit) por “razones técnicas”. En cuanto a Lukoil, la mayor compañía petrolera rusa, la adquirió, con el banco Imperial ligado al gigante del gas Gazprom (éste muy próximo al presidente del gobierno), 5 % de sus propias acciones, por la suma de 35 millones de dólares (y contra el pago de sus atrasos fiscalesº de 111 millones de dólares). Una compañía petrolera americana tuvo que pagar 250 millones de dólares hace un año por el 6 % de las acciones...”

EL GAZPROM

Las privatizaciones penetraron profundamente el sector esencial en Rusia de las materias primas, del petróleo, del gas. Se han formado sociedades del género GAZPROM. GAZPROM es el mayor monopolio del mundo. Su valor se estima entre 250 y 900 mil millones de dólares. Eemplea 360.000 personas. Es una empresa mixta : el 40 % del capital es estatal, el 15 % de los empleados.

“ El resto del capital ha sido vendido a “ciudadanos rusos en ciertas regiones” (34 %). Cerca del 10 % del capital, del cual el 9 % ha sido prometido a los mercados extranjeros, están todavía en manos de la empresa misma, que se resiste a vender “por cuatro perras esta joya” a los inversores extranjeros. El capital continúa muy cerrado. A pesar de las promesas, continúa prohibido vender o comprar acciones de las sociedad sin el acuerdo de la dirección. Gazprom es uno de los primeros productores de divisas del país (35 % de los ingresos) y el primero en contribuir a los presupuestos del Estado. Cerca del 35 % de las rentas del Estado vienen del sector energético. La mitad de esta suma la paga Gazprom”. (Le Monde del 12/12/95).

LA PRIVATIZACIÓN DE LA TIERRA

Las publicaciones que tratan de la privatización de la tierra afirman que en Rusia, generalmente, en la agricultura no ha tenido lugar. Es falso.

Uno de los primeros actos del poder soviético fue la nacionalización de la tierra. La reforma agraria atribuía a los que se benefiaciaban de ella el disfrute de lotes de tierra que se les atribuían, pero el Estado conservaba la propiedad. ¿Por qué?

Marx distinguió la renta diferencial y la renta absoluta. Todo propietario de tierras hace pagar al que utiliza su tierra una renta proporcional a la fertilidad, a trabajo igual, de aquella. pero Marx subraya que de todas formas el propietario hace pagar al que la utiliza una renta independientemente de su fertilidad. Marx llama a esta parte de la renta : la renta absoluta. El Estado soviético, al nacionalizar la tierra, atribuyendo lotes cultivados por sus usuarios sin que le pagaran nada, se apropiaba de la renta absoluta, y la otra parte de la renta, la renta diferencial, revertía sobre los que cultivaban los lotes. Cuando el cultivo de la tierra se hacía por granjas del Estado (Sovkhoses), la renta diferencial la ingresaba igualmente aquél.

Con la colectivización, la constitución de Kolkhoses, la planificación, la fijación de cuantías a librar al Estado a precios fijados por él, este último podía participar en parte de la renta diferencial de la que se benefiaciaban anteriormente los cultivadores de los lotes.

El 28 de diciembre de 1991, Yeltsin firmó un decreto por el cual la propiedad estatal de la tierra era abolida. Desde entonces sovkhosianos y kolkhosianos eran los propietarios de las tierras que cultivaban, que pasaban a ser enajenables. Todo sovkhosiano o kolkhosiano podía reclamar su parte de tierra, una parte del material agrícola y convertirse en labrador particular. Bien entendido: renta absoluta y renta diferencial volvían de nuevo a los propietarios de la tierra.

Voluntariamente o no, los comentadores confunden dos cosas: el restablecimiento de la propiedad privada de la tierra y el hecho de que hasta el presente muy pocos han sido los que han constituído explotaciones individuales. Ello no impide que la propiedad estatal de la tierra esté liquidad, que la renta diferencial juegue su papel: hay explotaciones pobres y otras que se enriquecen. Igualmente, se desarrollan diferenciaciones sociales en el interior de las explotaciones y ello sobre la base de la propiedad privada restablecida de la tierra.

Un reportaje aparecido en ‘Libération’ muestra cuáles son las reacciones de los trabajadores de la tierra.

“En su inmensa mayoría, los ‘campesinos’ rusos son más que retincentes a ver desmantelar el sistema de granjas colectivas que presentan la inmensa ventaja de pagar un salario, aunque sea bajo, por un trabajo mínimo. Y las experiencias de estos últimos años han reforzado la desconfienza natural de los agricultores. ‘ Sólo ha sido posible poseer tierras en la región donde los primeros granjeros se instalaron por su cuenta, a partir de 1992’ precisa Alexeii. Al principio, todo iba bien. Se podía comprar tractores a buen precio, conseguir préstamos para los abonos, las simientes. La inflación ayudaba a devolverlos. Después todo se ha torcido. Moscú prefiere proveerse del extrajero. Imposible obtener créditos de los bancos, y por tanto ni granos ni fertilizantes. Endeudados, los campesinos han debido revender sus tierras para volver a las granjas colectivas.

EL PAISAJE DE FONDO DE LAS PRESIDENCIALES

DE NUEVO SOBRE LA SITUACIÓN ECONÓMICA

Tanto como la extensión y profundidad de las privatizaciones cuenta la desagregación de la economía de Rusia. Ambos van juntos y se complementan. En un informe titulado ‘La vida económica en la Rusia de los tiempos de Yeltsin’ podemos leer:
“Los misterios de la balanza de pagos.
De acuerdo con los cálculos del instituto de previsión económica de la academia de ciencias, la relación exportaciones/PIB se acerca al 23,5 %, pero las importanciones no llegan más que al 18,8 % . (En 1993, en millones de dólares : exportaciones 46.300, importaciones 34.400, saldo 11.900. Después esta tendencia se ha acentuado.) ¿Cómo explicar este dexcedente a priori sorprendente? La caída de las inversiones disminuye las importaciones de los bienes de equipo. El descenso de la producción industrial reduce el consumo interior de materias primas y de productos intermedios, lo que permite mantener un alto nivel de exportaciones. Los fondos conseguidos así financian las importaciones de bienes de consumo y la salida masiva de capitales.”

En un texto publicado por ‘Problèmes économiques’ nº 2409 del 1 de febrero de 1995, se plantea la cuestión:

“¿Rusia se orienta, por tanto, hacia la producción únicamente de materias primas y bienes de consumo de baja gama? Un vistazo selectivo por algunos sectores no permite hoy afirmar la hipótesis de este escenario de ajuste por lo bajo, incluso si grandes incógnitas subsisten en cuanto a la posibilidad de supervivencia, de reconversión y de repunte a largo plazo de las antiguas industrias punteras (aeronáutica, armamento..)”

El informe citado arriba indica:

“¿Hasta cuándo?, tal es la pregunta que todos se hacen al ver funcionar hoy a Rusia. ¿Hasta cuándo se la podrá transformar sin que haya mantenimiento de las refinerías? ¿Hasta cuándo las centrales nucleares aguantarán el golpe sin reparaciones mayores? ¿Hasta cuándo se podrá pagar las importaciones de bienes de consumo que eviten una explosión social?.

Rusia está “comiéndose” su capital. La inversión ha descendido a un nivel tan débil que no asegura el mantenimiento del stock de capital existente. A excepción de las empresas del sector militar, la industria soviética disponía ya a mitad de los años 80 de un parque de máquinas antiguo. Depués la inversión no ha cesado de bajar. Resultado: el potencial productivo del país baja a la medida en que quedan fuera de uso los equipamientos, por falta de mantenimiento o de piezas de recambio. Esta situación plantea también problemas de seguridad, especialmente en materia nuclear, petróleo o química, donde los sistemas de control son vetustos y el estado de las canalizaciones preocupante.”

Más lejos:

“Los expertos dividen hoy las empresas en cuatro categorías. La primera reúne aquellas empresas tan inadaptadas que no ya consiguen vender nada hace tiempo y que sobreviven gracias a las subvenciones del Estado. La segunda reúne a empresas mejor gestionadas, pero con producciones igualmente deficientes y que no disponen de medios para reconvertirse. Éstas deberían también desaparecer en gran parte. La tercera categoría incluye las empresas que, a diferencia de las precedente, tienen recursos, porque venden productos exportables o porque no tienen mucha competencia de las importaciones. Éstas deben reconvertirse prograsivamente. Cuarta y última categoría,, las empresas que ya han conseguido desarrollar producciones de acuerdo con las normas internaciones y que consiguen, exportando, procurarse las divisas que les permiten importar lo equipos y los recambios necesarios para su desarrollo”.

En cuanto a la producción agrícola, no es mucho más brillante la situación. Para tomar el ejemplo de los cereales, la producción en 1992 en Rusia fue de 103 millones de toneladas, de 77,9 millones en 1995. En lo que respecta al trigo, las cosechas fueron de 36,7 millones de toneladas en 1987, de 49,6 millones en 1990, de 46,2 millones en 1992, de 43,5 millones de toneladas en 1993, de 32,7 millones en 1994 y de 29 millones en 1995.

No hay que olvidar, además, que la economía de Rusia está profundamente penetrada y controlada por mafias que literalmente le hacen pillaje y la descomponen. Ejemplo: se cifra en 100.000 millones de dólares cada año la huída de capitales de Rusia.

Esto es lo que aplasta, sangra económica y socialmente a los obreros y campesinos de Rusia, al proletariado ruso en todos sus componentes y lo que explica el progreso electoral del PC. Ante la perspectivas de las elecciones presidenciales, Boris Yeltsin ha tenido que “hacer algo”: ha modificado la composición de su gobierno. La principal víctima fue Anatoli Tchubais, considerado como el “padre de las privatizaciones”. Le Monde del 18/1/96 comentaba como sigue este despido:

“Oficialmente, el Kremlin le reprocha ser responsable de grandes retrasos de pagos de salarios en la función pública, de un fortísimo aumento de las suspensiones de pagos en las empresas, que alcanzarían los 10.000 millones de dólares a finales de 1995, y de una organización ‘poco honesta’ de las ventas en las subastas de los bienes del Estado. Las últimas atribuciones de partes de emepresas nacionalizadas a bancos, a cambio de préstamos al Estado, se han desarrollado bajo la marca de un nepotismo escandaloso.”

Anatoli Tchubais ha sido reemplazado por un tal Vladimir Kadannikov, que dirigía desde septiembre de 1988 las fábricas de automóviles LADA. Le Monde del 27/1/96 indica:

EL SENTIDO DEL NOMBRAMIENTO DE KADANNIKOV

“En Moscú, algunos temen que M. Kadannikov esté dispuesto a aplicar al país las recetas puestas en funcionamiento en su fábrica. El salario medio (un millón de rublos por mes, o sea, mil francos) es allí dos veces superior a la media nacional. Pero los emolumentos a Ato-Vaz no se han pagado desde noviembre...
Podemos temer que el nuevo patrón de la economía rusa no quiera lo que ha prometido Boris Yeltsin, relanzar la producción. Ato-Vaz (ex-LADA) anunció, su intención de producir desde enero 40.000 coches más en 1996, pero Kadannikov reconocía que de esa manera aumentaría las pérdidas de una fábrica ‘que gasta más que gaba’.

Después de su nombramiento, el jueves, Kadannikov afirmó que él apartaría ‘correcciones serias a la política industrial.”

Otros ministros han sido destituidos y reemplazados. Libération del 17 de enero de 1996 anunciaba : “una ola de remodelaciones sin precedentes: siete personalidades, entre los cuales dos demócratas de renombre, el ministro de Asuntos Exteriores, Andrei Kozyrev, y el jefe de la administración presidencial, Serguei Filatov, han dejado ya su cargo desde enero.”

La pregunta está planteada : ¿Pondrá en cuestión Boris Yeltsin las privatizaciones? La respuesta: querría pero no puede:

* necesita obtener un importante crédito del FMI
* obtener un reescalonamiento de la deuda exterior de Rusia, que alcanza los 120.000 millones de dólares
* obtener el control de la deuda comercial contraída con 600 bancos
* mantener el control del crecimiento de la masa monetaria

Las relaciones entre Boris Yeltsin y el imperialismo son distendidas, incluso si electoral y verbalmente se permite algunas fantasías, hasta incluso si toma algunas decisiones que no afectan al curso de la restauración del capitalismo en Rusia. Dos acontecimientos acaban de probarlo, por si fuera necesario.

Intervención russa en Chechenia o no, el 25 de enero de 1996 los diputados de la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa votaron por 165 votos a favor, 35 en contra y 15 abstenciones, a favor de la adhesión de Rusia a este Consejo. Creado en 1949, la vocación afirmada del Consejo de Europa sería ‘defender los derechos del hombre y la democracia’ en el continente europeo a través de 160 convenios y principalmente del convenio europeo de los derechos humanos elaborado en 1950.

Después de largos meses de discusiones con el gobierno ruso, el Fondo Monetario Internacional acaba de acordar un préstamo al Estado ruso de 10.200 millones de dólares (alrededor de 50.000 millones de francos). El primer año el Estado ruso deberá recibir 4.000 millones de dólares, en pagos mensuales aprobados por los miembros del Fondo. En principio, el Kremlin debe mantener el crecimiento de los precios en el 1 % mensual y el déficit p`resupuestario no debe superar el 4 % de PIB. El FMI estima que las privatizaciones deben continuar, el sistema bancario ser mejor controlado y hacerse un conjunto de reformas estructurales (entre ellas la fiscal) que permetirán aumentar los ingresos del estado. Se trata de un apoyo a Yeltsin en vista de las elecciones presidenciales.

Ciertamente, no se ha privatizado la totalidad de las empresas. Pero en ningún país es ese el caso. Hoy hay que constatar que jurídicamente la mayor parte de las empresas del país son privadas. Los ‘expertos’ burqueses estiman que ‘ a pesar de sus insuficiencias, el programa de privatización es hoy, probablente, irreversible (Problèmes économiques nº2425-24 mayo 1995). Pero la plena restauración capitalista exige que sean cumplidos otros pasos: la supresión de las subvenciones a las empresas no rentables, su reestructuración, su liquidación, millones de despidos.

El artículo ya citado, “Una economía desarticulada” , explica:

“Desde el punto de vista estríctamente económico, la desaparición de los múltiples dinosaurios industriales que continúan produciendo bienes que nadie compra no es grave... El verdadero problema es de orden social. En ciertas ciudades, toda la población depende de un sólo combinat, el cual posee el parque de viviendas y gestional el hospital, los comercios... Cerrar la fábrica es cerrar la ciudad. Incluso en las grandes ciudades, la vida de numerosos (millones y millones, NDLR) asalariados rusos de base es ampliamente facilitada por la supervivencia de algunas ‘adquisiciones del socialismo’. Las cargas ligadas al alojamiento (alquiler, calefacción, electricidad, teléfono) continúan a un oprecio módico para todos aquellos que están alolados por su empresa o su administración. Este particularismo (sic) de empresa frena el establecimiento de un verdadero mercado de trabajo y de vivienda.

Los dirigentes no lo han comprendido todavía (¡ah!), ya que dudan, por un lado, de cerrar el grifo de las subvenciones a las empresas en coma profundo, negándose , por el otro, al desarrollo de un sistema de protección social independiente de las empresas, lo que permetiría a los asalariados cambiar de empleo con menor coste. Se han necesitado presiones del Banco Mundial (lo dice al autor del artículo, NDLR) -es el colmo- para que se haya puesto en funcionamiento una (débil) indemnización de paro.”

Es lo que el Presidente en el poder y su gobierno deberán realizar, inmediatamente después de las elecciones presidenciales, para llevar hasta el final la restauración del capitalismo. El proletariado, la población trabajadora, la juventud rusa, que sufren ya duramente las consecuencias de la marcha hacia la restauración capitalista, se verán todavía más duramente aplastadas económica y socialmente. Obreros y campesinos serán rechazados del proceso económico por millones y millones.

EL ENFRENTAMIENTO ES INELUCTABLE

LAS MANIOBRAS DE YELTSIN

Boris Yeltsin y Ziuganov, secretario del PC, son oficialmente candidatos. Yeltsin no puede tener otra política que la que continúe la marcha a la restauración capitalista. Su política de represión militar en Chechenia ilustra que su respuesta a las aspiraciones de los pueblos a la independencia es una política gran-rusa. en contraste, finalmente, se somete estrchamente a las potencias imperialistas, particularmente al imperialismo americano.

La destitución de Andrei Kozirov, servil en la relaciones con las potencias imperialistas, del puesto de ministro de Exteriores, su substitución por Primakov, considerado como defensor intransigente de los intereses de Rusia, no cambia nada en cuanto al fonde de las cosas. Sin duda, Primakov pronunció ‘palabras fuertes’ en sus primeras declaraciones como ministro, el 12 de febrero :

“A pesar de todas las dificultades, Rusia continúa siendo una gran potencia”. Pero añadió: “Esto no es contradictorio con una asociación con los antiguos adversarios de la guerra fría”. Que debe estar fundado “en la igualdad “. A propósito de la extensión de la OTAN a los países del antiguo pacto de Varsovia, podría significar que la OTAN desplegue sus misiles a poca distancia de Rusia. En ese caso, Rusia podría a su vez redesplegar misiles nucleares de alcance intermedio.

“ Sin embargo, (escibe Le Monde del 15/1/96) Primakov, como su predecesor Andrei Kozyrev, deja la puerta abierta a un compromiso con el Oeste sobre este tema. Lo que Moscú quiere impedir a cualquier precio ‘es un movimiento de infraestructuras militares de la OTAN ‘ hacia las fronteras rusas. Lo que deja entender que Rusia estaría dispuesta a aceptar un compromiso: la integración política de ciertos países de Europa central en la Alianza Atlántica. Estas ‘medidas de retorsión’ no intevendrían más que en caso de despliegue de medios militares particularmente si son nucleares.”

Como lo prueban la entrada de Rusia en el Consejo de Euyropa, el préstamo que le acaba de conceder el FMI, las visitas al Kremlin de Khol, Juppé, etc, Yeltsin se beneficia del apoyo total del imperialismo cara a las elecciones presidenciales. El nombramiento de Primakov como ministro de Asuntos Exteriores, en lugar de Kozyrev, es un acto electoral : Boris Yeltsin quiere esgrimir la bandera del nacionalismo.

¿Y EL PC?

Pero ¿qué perspectivas abre el Partido Comunista y su secretario general Ziuganov? Son de lo más vagas.

*Constitución de una “unión de las fuerzas patrióticas que se apoye en la Duma”, formación de “un gobierno de confianza nacional con un programa correspondiente” Es decir, gran-ruso y nacionalista en referencia a la grandeza pasada de la ex-URSS.

*Ziuganov participó en el forum de Davos (todo un programa).

“Interrogado sobre sus intenciones en economía, Ziuganov ha denunciado con violencia el estado actual del país: es ‘el cataclismo, la ley de la selva y el reino de las mafias’. Ha explicado que es partidario de un ‘mercado regulado en el cual coexistan varios tipos de propiedades, las propiedades del Estado, colectivas, cooperativas y privadas’. Ziuganov se refiere a menudo a la economía mixta, como la de Francia, Suecia o ...Shanghai.”

El PC de Rusia no es en absoluto un ppartido obrero, no representa de ninguna manera los intereses de la población trabajadora, de la juventud: es un partido salido de la burocracia del Kremlin, de una fracción de ésta que quiere, utilizando las posiciones que ocupa en el aparato del Estado y las empresas, hacer que la restauración capitalista la respete y se haga en su provecho.

EL PROLETARIADO: OBSTÁCULO A LA RESTAURACIÓN CAPITALISTA

En el estadio actual, en el modo de producción capitalista, no hay lugar para un capitalismo ruso potente y desarrollado, sino solamente para un capitalismo del tipo semi-colonial, estrechamente subordinado a las potencias imperialistas dominantes, al capital financiero. La inestabilidad política actual asusta a los capitales. Sin embargo, es significativo que se inviertan tan pocos capitales en Rusia, y también los sectores en que se dan las inversiones : “ Las inversiones extranjeras (son) ridiculamente bajas (5.000 millones de dólares desde 1991). Todavía no han despegado: sólo se esperaban 1.200 millones de dólares en 1995” (Bilan économique et social,1995); estas inversiones afectan principalmente al sector comercial, la explotación de materias primas y la industria ligera.

El mayor obstáculo a la restauración capitalista sigue siendo el proletariados, por la buena razón de que aquélla significa su laminación, la decadencia económica y social de decenas de millones de obreros, de campesinos, de trabajadores. El verdadero fren, hoy, a la restauración capitalista son ellos. Su fuerza potencial es enorme y temida, como acaba de demostrar la huelga de los mineros. Libération del 5 de febrero de 1996 escribía:

Frente a un movimiento que amenaza con extenderse, el gobierno, prioritariamente, ha soltado lastre, y el viernes por la noche iniciaba el desbloqueo de 2,4 billones de rublos (2.600 millones de francos) en subvenciones suplementarias para el primer trimestre de 1996. Concesiones juzgadas suficientes por la dirección moscovita del sindicato, pero que parecen lejos de satisfacer a los mineros.”

Este periódico cuenta lo siguiente:

“El problema para Serguei (secretario de la sección sindical), este sábado a mediodía, es convencer a los mineros, la llamada base, de que es hora de reemprender el trabajo..
‘Hemos ganado, comienza Serguei, aunque ciertamente so sea la victoria final, pero el gobierno ha tenido miedo. Desde hace dos meses se negaba a discutir con nosotros. Hemos mostrado nuestra fuerza y en cuarenta y ocho horas ha cedido. Hemos obtenido lo máximo. Los camaradas en Moscú han decidido suspender la huelga y nosotros debemos obedecer sus órdenes. Las otras regiones ya han parado. No tendría sentido continuar’. Lo mineros se manifiestan golpeados por el grisú. ‘¿Dónde están nuestros salarios?’, grita uno de entre ellos ‘¿dónde está nuestro dinero? No tenemos necesidad de regalitos del gobierno’ . Serguei agita el acuerdo firmado por los negociadores . ‘¿tú estás sordo o qué?’, chilla otro, ‘eso no es más que una hoja de papel. Si hoy volvemos al trabajo, mañana olvidarán lo que han firmado¿por qué quereis que yo vuelva al fondo de la mina si todavía no me han pagado el dinero que me deben?. Boris Migunov, director de la mina, acude en ayuda. ‘Los sindicatos han obtenido miles de millones. Yo me comprometo a abonar la paga de octubre el próximo martes. Bueno, y ahora se ha acabado. Todo el mundo al trabajo.’

La asamblea general se levanta. Ante lo absurdo, los mineros se miran, encienden un cigarro. ‘A cuatro meses y medio de las elecciones presidenciales, que estoy seguro que ganará Boris Yeltsin, otras ramas de la industria podían haber seguido nuestro ejemplo. Yeltsin lo sabe bien. Llegó al poder gracias a la huelga de los mineros de 1989 y a nuestro apoyo. Si volvemos ahora, no habremos conseguido nada. El director no puede ni siquiera prometer que nos pagará los salarios de noviembre y diciembre antes de que acabe febrero. Entre Moscú y nuestros bolsillos, las subvenciones se pierden. Cuando lleguen, la inflación se habrá comido nuestras pagas’”

FUERZA Y DEBILIDAD DEL PROLETARIADO RUSO

Los límites actuales del proletariado ruso están ahí. Una fuerza potencial temible pero que -en el proceso de la crisis de la burocracia del Kremlin- no ha podido generar organizaciones políticas que la representen y defiendan sus intereses. En cuanto a las organizaciones sindicales, muy a menudo son la continuidad de los seudo-sindicatos estalinistas, componentes del estado burocrático y qye continúan ligados a esta o aquella fracción de la burocracia estallada del Kremlin. En resumen, al proletariado ruso le falta un partido que plantee los problemas y responda a ellos en el nivel en que éstos se sitúan: el del poder político, el de la re-toma del poder político por el proletariado. El proletariado de Rusia, como de la URSS, no ha tenido hasta ahora los medios para reapropiarse de su propia historia, para enlazar con la revolución rusa, reconstruir un partido bolchevique auténmtico.

Este es, sin duda, un efecto prolongado del descrédito que la burocracia del Kremlin ha arrojado sobre la revolución de octubre, pero también de que aquélla haya controlado estrechamente toda la vida económica, social y política de Rusia y de la URSS. Con el estallido de la burocracia del Kremlin, su aparato no ha sido disuelto. Está también dislocado, sus fracciones se han adaptado al proceso de la restauración capitalista en el que juegan un papel activo y de sumisión de las masas a este proceso. El PC es una falsa salida política para ellas. Las organizaciones ‘sindicales’ heredadas del aparato del Estado estalinista continúan encuadrándolas en gran parte.

Ha faltado y falta un patido de la IV Internacional que lleve hasta el final el combate contra la burocracia del Kremlin, sus fracciones, sus secuelas, para la construcción de nuevas organizaciones obreras y de una nueva sociedad en la que aquéllas serían extirpadas hasta sus raíces, un partido que desarrolle el programa de la revolución plítica. Que tal partido falte no es un azar. La desnaturalización de la IV Internacional por el revisionismo pablista, los Pablo, Mandel y sus émulos, la liquidación de la posibilidad de su reconstrucción por los otros tipos de revisionismos desarrollados por los Gerry Healy, los Lambert, los Moreno y otros, son responsables de la destrucción de la IV Internacional. Subsisten de ella sólo etiquetas engañosas que enmascaran la adaptación a la sociedad burguesa, a los partidos social-demócratas y estalinistas y/o a los aparatos burocráticos sindicales. En estas condiciones, un auténtico programa de la revolución polítivca no ha podido constriurse en Rusia y más ampliamente en la URSS.

Entonces, ¿qué queda del Estado obrero salido de la revolución de octubre? La superestructura política es incontestablemente burguesa, la restauración capitalista está muy avanzada, sin haberse acabado. Queda sobre todo un gigantesco y potente proletariado, pero que no tiene partido ni organizaciones propias que lo agrupen en su conjunto y que está sumido en la confusión. En las elecciones presidenciales del 16 de junio no estará representado. Los resultados no son por ello menos inciertos. ¿Quién las ganará? ¿Yeltsin, Ziuganov o un tercero?¿La casta de los oficiales, o una parte de ella, jugarán algún papel? Sean cuales sean los resultados de las elecciones presidenciales, el poder político (que tan bien encarna Boris Yeltsin con su alcoholismo y sus crisis cardíacas) no saldrá estabilizado. Al contrario. Continuarán trabajando las fuerzas centrífugas que tienden a dislocarlo. Además, la situación económica y financiera no puede más que agravarse; el ‘vencedor’ deberá afrontar al proletariado, la juventud; las cuestiones nacionales son explosivas (Chechenia): etc...etc... En otros términos. El periodo abierto por el estallido de la burocracia del Kremlin está lejos de estar cerrado. El curso de la lucha de clases en el mundo influirá sobre sus desarrollos y recíprocamente. El proletariado ruso puede realizar lo que no ha realizado hasta el presente: reapropiarse de su propia historia. Un partido revolucionario puede construirse sobre el eje del restablecimiento de la dictadura del proletariado.

Combatiendo por la construcción del Partido Obrero Revolucionario, por la construcción de la Internacional Obrera Revolucionaria, nuestro comité trabaja en ese sentido.

8 de marzo de 1996.

Socialismo o barbarie, declaración noviembre de 1996

DECLARACION DEL COMITÉ POR LA CONSTRUCCION DEL PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO Y DE LA INTERNACIONAL OBRERA REVOLUCIONARIA

SOCIALISMO O BARBARIE

Todos podemos ver la realidad del capitalismo: una inmensa miseria que alcanza a las tres cuartas partes del planeta y, en las metrópolis imperialistas, la destrucción de todas las conquistas arrancadas anteriormente por el proletariado: en los USA el salario por hora mínimo es inferior a 625 pesetas y la tasa real de paro no es del 5% sino que sobrepasa el 10% si se aplican los mismos criterios de cálculo que en Europa (para algunos expertos se situaría incluso en el 14%). En Francia [España] está en marcha la liquidación de la Seguridad Social y se anuncia la de los retiros obreros; el número oficial de parados se eleva por encima de los tres millones [cifras similares se dan en el Estado español]. Para la juventud, el único porvenir que ofrece el capitalismo es el paro, las chapuzas o un trabajo que no se corresponderá jamás con la titilación adquirida.

OCTUBRE DEL 17

Pese a todo, en 1917 la Revolución de Octubre demostró que es posible destruir el Estado burgués, expropiar a la burguesía, construir un Estado obrero, emprender la construcción del socialismo. Pero aquel Estado obrero degeneró, los soviets fueron liquidados por la burocracia, la economía se asfixió: sólo los aparatos políticos financiados por la burocracia del Kremlin -como el PCF [PCE]- llamaban ‘socialismo’ a lo que se había convertido en su monstruosa negación. Sin embargo para los trabajadores no podía borrarse lo que había significado Octubre de 1917: la primera revolución proletaria victoriosa en la historia de la humanidad.

RESTABLECIMIENTO DEL CAPITALISMO

Hoy día la URSS ha sido dislocada, la planificación económica y el monopolio del comercio exterior han sido liquidados por la burocracia, así como lo esencial de la propiedad estatal de los medios de producción. En Rusia, en la ex-URSS, en los países del Este de Europa, el capitalismo es reintroducido a marchas forzadas, y con el capitalismo más miseria, paro, descomposición social. Rusia misma, en su descomposición, está condenada al estallido. La burguesía exulta: “Veis como el socialismo es imposible”, no cesa de martillear. A coro, los dirigentes de los PS y de los PC repiten: “es preciso renunciar a esa utopía. Es preciso adaptarse a la libre empresa”. Proclaman “la quiebra del socialismo” los mismos -ellos y sus antecesores políticos- que han asesinado el socialismo.

ELLOS ASESINARON OCTUBRE DE 1917

¿Qué pasó? En Octubre de 1917, tras tres años de guerra imperialista -la mayor carnicería de la historia hasta entonces- el proletariado ruso destruía el Estado Zarista y levantaba la democracia de los soviets; una ola revolucionaria se extendió por Alemania, por Europa central. Inmediatamente los imperialismos francés, americano e inglés intervinieron militarmente en Rusia contra el Estado obrero. En Alemania fue aplastada la revolución, Karl Liebknecht y Rosa Luxemburgo fueron asesinados por mercenarios bajo las órdenes de los dirigentes socialdemócratas Ebert y Noske.

Finalmente la URSS consiguió rechazar la ofensiva conjunta de los imperialismos y los rusos blancos, pero salió exangüe y dramáticamente aislada: el proletariado estaba agotado, sangrado, casi liquidado. Marx escribió: “no se socializa la miseria (…) la indigencia (no provoca sino) que retorne la lucha por lo necesario y resucitando así todas las viejas lacras”. Trotsky explica: “Sobre el terreno histórico de la miseria, agravada por la devastación, la lucha por la existencia individual ha conocido un encarnizamiento sin precedentes: ¿es preciso recordar que se ha producido actos de canibalismo en dos ocasiones en cierta región del país?”. Las “viejas lacras” (el gendarme repartidor que se sirve el primero) reapareció con los rasgos de la burocracia del Kremlin. A su vez, como un cáncer, la burocracia estaliniana prosiguió la destrucción del Estado obrero; hoy nadie niega ya los crímenes de Stalin y de la burocracia del Kremlin: bajo una falsa etiqueta de socialismo la dictadura de Stalin exterminó la generación de Octubre (a Trotsky y los principales dirigentes), instituyó el gulag, confiscó en su provecho la totalidad del poder.

REVOLUCIONES, CONTRARREVOLUCION: DECENIOS DE COMBATE

La burocracia estaliniana fue la organizadora de las más terribles derrotas del movimiento obrero: en China (1927), en España (1936), etc.…en Alemania, en 1933, Hitler tomó el poder gracias al Partido comunista alemán para quien el principal enemigo era el partido socialdemócrata. Sin embargo la crisis del sistema capitalista (1929-39), una nueva ola revolucionaria a partir de 1944 acuerdan una prorroga a la URSS. De ella resultaron otros Estados obreros (China, Yugoslavia…), pero burocratizados desde el principio debido a la ausencia de partido revolucionario. Los imperialismos redoblaron sus esfuerzos: plan Marshall, guerra de Corea, guerra de Vietnam…innumerables insurrecciones nacionales y revoluciones fueron ahogadas en sangre, a menudo con el apoyo de los dirigentes de los PS y de los PC; como sucedió en mayo de 1945, cuando el gobierno provisional del que formaban parte el PCF y la SFIO [Sección francesa de la Internacional obrera, la organización socialdemócrata francesa que más tarde dará lugar al PS] aplastó la insurrección argelina de Sétif: 40.000 muertos.

En el Este de Europa la revolución política, de Berlín (1956) a Budapest, de Praga a Varsovia, intenta establecer un verdadero poder obrero: los tanques de la burocracia aplastaron esta aspiración. La presión económica y financiera el imperialismo junto a la carrera de armamentos acabaron de arruinar a estos regímenes: a partir de 1989 se fueron hundiendo bajo los golpes de las masas. Pero tras decenios de represión y de miseria, bajo la presión del imperialismo y en ausencia de organización revolucionaria. El proletariado no ha podido tomar el poder. Así se abrió la puerta a la restauración capitalista.

QUIEREN EXTIRPAR LA IDEA MISMA DEL SOCIALISMO

Durante decenios, los dirigentes de los PS y de los PC han combatido en la práctica al socialismo aunque unos se reclamaran de un lejano ‘socialismo’ y otros lo hicieran del ‘comunismo’. Hoy día, y ya abiertamente, el socialismo se ha convertido para ellos en el enemigo: el PS de Jospin [aquí González] elogia la ‘libertad económica’. El Labour Party de Toni Blair rechaza el control estatal de la economía. El PCF de Robert Hue [lo mismo que el PCE de Anguita] defiende igualmente la propiedad capitalista: “el estatismo ha demostrado que no puede cumplir su misión… este modelo (…) ha fracasado”. (Con el pretexto de “superar el capitalismo”, el PCF propone ayudarle a sobrevivir mediante la cogestión, como el PS, mientras el capitalismo es históricamente un sistema desde hace mucho retrasado). Durante decenios, el PCF -representante oficial de la burocracia del Kremlin- proporcionó un sostén activo a todos los crímenes del estalinismo. Hoy el PCF escribe cínicamente: “el estatismo (…) hizo posible (…) el estalinismo”. Es como el asesino que se lava las manos sobre el cadáver de su propia víctima espetándole: “tú eres responsable… ¡de que yo sea un criminal!”.

Situándose explícitamente en defensa del capitalismo, estos partidos protegen a los diferentes gobiernos burgueses. Por esta razón, en noviembre-diciembre de 1995, salvaron al gobierno de Chirac-Juppé.

COMBATIR, VENCER Y DERRIBAR EL GOBIERNO RPR-UDF

En noviembre-diciembre de 1995, el gobierno Chirac-Juppé podía haber sido barrido. Pero los dirigentes del PS y del PCF han sido respetuosos con este gobierno. Los dirigentes sindicales combatieron contra la huelga general en nombre de la “generalización de las huelgas”… Salvado de esta manera, el gobierno Chirac-Juppé ha podido emprender la destrucción de la Seguridad Social y proseguir su política antiobrera.

Sin embargo este gobierno teme sobre todo a una nueva ola que lo barrería. Desde principios de verano los aparatos sindicales se han empeñado en la construcción de diques para frenar un poderoso movimiento del proletariado que podría enfrentar y vencer al gobierno Chirac-Juppé. Han multiplicado las jornadas de huelga, las acciones dislocadas, dispersas… Junto a los dirigentes del PS y del PCF demandan a este gobierno ultrarreaccionario ‘otras opciones’, una buena política. Rehusando romper con este gobierno acentúan todavía más su política de participación-concertación, hacia la co-gestión.

Pero este gobierno es aborrecido por el conjunto de los trabajadores; el RPR y la UDF temen ser barridos por los medios y métodos de clase del proletariado. El PS y el PCF no temen esto menos. Por ello dejan para las legislativas de marzo de 1998 la posibilidad de infligir una derrota electoral al RPR y la UDF para instituir un gobierno de ‘cohabitación’. Los trabajadores no se hacen ilusiones con el PS y el PCF. Sin embargo, eventualmente, para derrotar al RPR y la UDF, votarán otra vez por el PS y, complementariamente, por el PCF, ello a falta de partido revolucionario.

POR UN GOBIERNO DEL PS Y DEL PCF SIN MINISTROS BURGUESES

Los dirigentes del PS y del PCF se preparan activamente para esta cita electoral. Ahora bien, por el momento, el gobierno es el gobierno Chirac-Juppé (o cualquier otro que eventualmente pudieran formar RPR y UDF). Lo que necesita la clase obrera es que los dirigentes de las organizaciones obreras, partidos y sindicatos, rompan con este gobierno, lo combatan y derriben. ¡Que realicen el Frente Único de las organizaciones obreras contra este gobierno! En lugar de preparar diferentes combinaciones para una cohabitación poselectoral respetuosa con Chirac, en lugar de prepararse para gobernar en alianza con uno o varios partidos burgueses, que se pronuncien por un gobierno de Frente Único de las organizaciones obreras: un gobierno formado por ministros del PS y del PCF sin ningún representante burgués, y que emprendan el combate por derribar inmediatamente el gobierno Chirac-Juppé.

Imponer esto, imponer tal gobierno del PS y del PCF, imponer la satisfacción de las reivindicaciones: para mantener este combate a la clase obrera le es preciso un partido revolucionario; al final, para que se constituya un verdadero gobierno obrero, para que sea expropiada la burguesía, la clase obrera debe construir un auténtico partido revolucionario que se fije como objetivo la toma del poder, la constitución de un Estado obrero, de una Federación de los Estados Unidos Socialistas de Europa.

A falta de tal partido, de tal perspectiva, la clase obrera y la juventud encajarán los golpes cada vez más duros que les inflige la burguesía.

EL SOCIALISMO NO ES UNA UTOPIA

Salvo los charlatanes nadie osa hoy en día pretender que la miseria, el paro y las guerras desaparecerán sin que desaparezca el capitalismo.

El pretendido ‘socialismo en un solo país’ fue una utopía reaccionaria propagada por Stalin. Igual que el capitalismo se ha apoderado de la tierra entera y que es por la potencia militar, económica y financiera de sus Estados como los capitalismos nacionales aseguran la defensa de sus partes de mercado y del sistema en sí, no es sino apoderándose de la tierra entera como podrá ser construido el socialismo a partir de la destrucción de los Estados burgueses, de la expropiación de la burguesía, de la construcción del Estado obrero. No se puede construir el socialismo en un solo país.

SOCIALISMO O BARBARIE

El sistema capitalista gira sobre un volcán. En la bolsa de New York y sobre los demás mercados financieros, se hincha una formidable burbuja financiera. Su estallido puede provocar en cualquier momento un crac bolsista, monetario, bancario generalizado. La debacle económica que resultará será de una amplitud sin precedentes. Pero el capitalismo no desaparecerá por sí mismo, siempre hace soportar los costes de sus crisis la población trabajadora.

La barbarie capitalista no tendrá fin más que si la clase obrera, el conjunto del proletariado enfrenta la cuestión del poder, expropia a la burguesía y desmantela su Estado instaurando un Estado obrero. Ello implica la construcción de un Partido revolucionario, de una Internacional obrera revolucionaria fundada sobre el programa de la revolución.

Socialismo o barbarie: no hay otra alternativa.

20 de noviembre de 1996

Abajo el Proyecto de Ley "de Orientación e incitación a la reducción del tiempo de trabajo"

(Publicado en Combattre pour le socialisme nº 70, 1 de diciembre de 1997)
(Publicado en Germinal, 2ª época, nº 10, febrero de 1998, páginas 15 a 20)

NO A LA FLEXIBILIDAD
NO A LA ANUALIZACIÓN DEL TIEMPO DE TRABAJO
NO A LA REDUCCIÓN DE SALARIOS

ABAJO EL PROYECTO DE LEY "DE ORIENTACIÓN E INCITACIÓN A LA REDUCCIÓN DEL TIEMPO DE TRABAJO"
*Anualización del tiempo de trabajo...
*... Reducción de los salarios...
*... Contra las organizaciones sindicales obreras...
*... Regalos de lujo para los patronos
*Nueva máquina de guerra contra las conquistas del proletariado
*Ley quinquenal, ley de Robien: leyes de participación y cogestión...
*... Como también lo es la "ley sobre las 35 horas"
*"Conferencia nacional por el empleo, los salarios y la reducción del tiempo de trabajo"
*Los intereses del proletariado

______________________________________________________________________________

NO A LA FLEXIBILIDAD,
NO A LA ANUALIZACION DEL TIEMPO DE TRABAJO,
NO A LA REDUCCION DE SALARIOS

ABAJO EL PROYECTO DE LEY
"DE ORIENTACION E INCITACION
A LA REDUCCION DEL TIEMPO DE TRABAJO"

Conforme a las propuestas emanadas de la "conferencia nacional sobre elempleo" del 10 de octubre pasado, el gobierno Jospin - Gayssot - Chevènement - Voynet - Kouchner transmitió oficialmente el 27 de noviembre a los "agentes sociales" su anteproyecto de ley de "orientación e incitación a la reducción del tiempo de trabajo", llamado también proyecto de ley "de las 35 horas". Este anteproyecto debe presentarse al consejo de ministros el 10 de diciembre y ser después examinado por la Asamblea nacional los 21 y 22 de enero de 1998.

El proyecto define las modalidades que adoptará el tránsito a las 35 horas, en dos fases. En la primera, que acabará hacia fines de 1999, los "agentes sociales" serán incitados a negociar la reducción del tiempo de trabajo. En 1999, lo más tarde el 30 de septiembre, "tras concertación con los agentes sociales, el gobierno presentará al parlamento un balance de las 35 horas que servirá de base a la elaboración de un nuevo proyecto" (Le Monde, 29 de noviembre de 1997) que marcará el principio de una segunda fase al final de la cual las 35 horas deberán ser puestas en práctica en todas las empresas: desde el 1 de enero de 2000 las de más de 20 asalariados, y desde el 1 de enero de 2002 las de menos de 20 (o sea, 1.800.000 empresas que emplean al 37% de asalariados del comercio).

Anualización del tiempo de trabajo...

Le Monde del 29.11.97 resume:

"Duración legal del trabajo. El texto precisa que "la duración legal del trabajo efectivo de los asalariados se fija en 35 horas semanales desde el 1 de enero de 2002" y "para las empresas de más de veinte empleados el 1 de enero del 2000". Este decremento puede precisarse "en forma de tiempo libre"a lo largo del año o alimentando una "cuenta de ahorro-tiempo", fórmula más conveniente para los cuadros. Las empresas afectadas son las que se recogen en el artículo L.200-1 del código de trabajo: establecimientos indistriales y comerciales públicos y privados, profesiones liberales, asociaciones, sindicatos profesionales. A las que se adjuntan, precisa el texto,"establecimientos agrícolas, artesanales y cooperativos junto a sus diferentes dependencias". Entran también en el ámbito de la ley los transportes urbanos y las clínicas privadas concertadas por el sistema público hospitalario. Por el contrario, las tres funciones públicas (Estado, ayuntamientos, sanidad), la administración pública, la SNCF [ferrocarriles] así como la RATP [los transportes públicos metropolitanos de París] han sido expresamente excluídos.

El anteproyecto indica que los sindicatos, organizaciones patronales, empleadores y asociaciones patronales deben negociar las modalidades de esta reducción. "Adaptadas a la situación de las diferentes ramas y empresas" y en el marco de las disposiciones del código del trabajo que ya prevén diferentes soluciones (por ejemplo la anualización). Se consideran los acuerdos de ramo".

En realidad, la duración legal que se fija en 35 horas semanales no es más que una media legal que se puede alcanzar por una negociación adaptada a las "diferentes situaciones" (es decir, preferentemente empresa por empresa). Y ello en el marco de las disposiciones legales vigentes, en particular de laley quinquenal (llamada) para el empleo de 1993, que autorizan el recurso al reposo compensador y a la "anualización, por ejemplo" (!!). Por otra parte, en lo que concierne al régimen de horas extraordinarias, "el ministro de trabajo ha escogido no tocar el límite actual de 130 horas por año y asalariado -impuesto por el código de trabajo, salvo acuerdo particular de ramo-, límite a partir del cual es necasario el acuerdo de la Inspección de trabajo" (Les Échos, 29.11.97).

Queda así perfectamente claro uno de los principales objetivos del proyecto de ley:

bajo el pretexto de caminar "hacia las 35 horas" impulsar extraordinariamente las negociaciones a nivel de empresa con vistas a la anualización del tiempo de trabajo.

... Reducción de los salarios...

El proyecto de ley no ofrece garantía alguna en lo que respecta al mantenimiento del nivel salarial en el caso de acuerdo sobre la reducciónde la jornada laboral. Desde el 10 de octubre de 1997, D. Strauss-Kahn y M. Aubry se empeñan en asegurar a los patronos que a lo peor, para aquellas empresas que permanezcan en el marco de las 39 horas, "el recargo en el costo del trabajo sería inferior al 3% pues el incremento por las horas extraordinarias entre las 35 y 39 será de un 25% a partir del 2000" (Le Monde, 29.11.97). Lo que es más: "este incremento puede ser reducido si la situación lo requiere. De ninguna manera está excluido el que las empresas puedan permanecer en las 39 horas sin sobrecoste alguno tras el 1 de enero del 2000".

En realidad, como ha demostrado la experiencia de la ley Robien, la negociación sobre la reducción del tiempo de trabajo a nivel de empresas con el objetivo de "preservar el empleo" se acompaña siempre de más flexibilidad en el trabajo y un cierto recorte de los salarios. Ciertos medios patronales lo han comprendido bien: llegan a proponer que puesto que la jornada semanal se reduce alrededor de un 10%, la lógica de la ley exige que se acometa una reducción del SMIC [salario mínimo] del mismo orden. Se concibe el proyecto de ley del gobierno como una buena palanca para hacer descender los salarios nominales.

... Contra
las organizaciones sindicales obreras...

Les Échos del 22.11.97 indican que el proyecto de ley: "levantará un obstáculo importante, el de la ausencia de delegados sindicales en la aplastante mayoría de las empresas. El texto extenderá la delegación de asalariados que estarán habilitados para negociar habiendo recibido mandato de una o varias organizaciones sindicales, no presentes en la empresa. El ministerio ha mantenido los principios de la ley votada enmedio del acuerdo patronal-sindicatos del 31 de octubre, ley que expiraba el 31 de octubre de 1998. Pero ha extendido la facultad de negociar a candidatos elegidos en listas a delegados de personal o de comité de empresa, y todo ello sin acuerdo de ramo previo, como sucedía hasta hoy".

El resultado de estas disposiciones es bien conocido. Consigue que representantes sindicales de paja, directamente ligados a los patrones, se erijan en "interlocutores sociales" y negocien acuerdos de empresa, sin control alguno de las federaciones sindicales.

... Regalos de lujo para los patronos

Además, los patronos que se comprometan a rebajar el tiempo de trabajo y empleen, recibirán sus buenas ayudas así:

"Ayudas a las empresas: por principio están inscritas en la ley, su montante será fijado por decreto. Adoptarán la forma de reducción de cotizaciones sociales y se aplicarán tanto a los trabajadores afectados por la reducción como a los nuevos contratos. Durante 1998 y 1999 será de 9.000 francos [aproximadamente unas 243.000 pesetas] durante el primer año para las empresas que reduzcan al menos un 10% la duración colectiva del trabajo y se comprometan en incrementar el número de sus asalariados en un 6% de los efectivos afectados por la reducción. Para una reducción del 15% de tiempo de trabajo y el mantenimiento o creación de un 9% de empleo, la ayuda sería de 13.000 francos por asalariado durante el primer año [unas 338.000, buenbocado al salario diferido]. Las ayudas serán degresivas e irán reduciéndose a razón de 1000 francos por año durante 5 años. La empresa deberá comprometerse a manetener sus nuevos efectivos al menos durante dos años. El texto ha previsto un capítulo preventivo para cuando la empresa no pueda más que salvar empleos amenazados. La ayuda será entonces idéntica, pero la administración tendrá derecho a suprimirla si al cabo de tres años la empresa no ha cumplido su compromiso". (Le Monde, 29.11.97)

Este dispositivo de "ayudas" se inspira ampliamente en el de la Ley Robien, adoptada en 1996. Basta recordar que los regalos que recibieron los patronos gracias a la esta ley fueron de 700 millones en 1997 y se elevarán a 2.700 millones de francos en 1998. Para el primer año de aplicación de la futura ley, el gobierno ha presupuestado ya 3.000 millones de francos.

Nueva máquina de guerra
contra las conquistas del proletariado

En el preámbulo de motivos del anteproyecto, el gobierno explica:

"Las empresas podrán, algunas ya pueden, sacar partido de la reducción del tiempo de trabajo: jornadas más cortas permiten más variadas opciones de organización, una mayor diversificación, adaptación de los horarios a las variaciones de la producción, mejor utilización de los equipos, una mejora en la calidad del servicio". (Le Monde, 29.11.97)

El proyecto de ley del gobierno permitirá que las "empresas" -es decir, los patronos- saquen "provecho de la reducción del tiempo de trabajo". En otras palabras, un objetivo claro: aumentar la tasa de beneficio, incrementar la competitividad del capitalismo francés. Para ello el capital sólo conoce un medio: incrementar la productividad del trabajo y reducir cada vez más el valor de la fuerza de trabajo. En este sentido le es preciso, en particular, conseguir desmantelar los convenios colectivos en los que cristalizan las conquistas fundamentales arrancadas por el proletariado: el cálculo semanal de la duración de la jornada de trabajo, el abono incrementado de las horas extraordinarias, etc.

En 1993, bajo el gobierno Balladur, la mayoría RPR-UDF adoptó la ley quinquenal (llamada) por el empleo, que constituyó un gran ataque contra el proletariado. Dicha sentaba las bases para negociar a nivel de ramos profesionales "acuerdos" que instaurasen la anualización del tiempo de trabajo, la reducción eventual de la duración de la jornada con reducción del salario, el desarrollo del trabajo a tiempo parcial, la polivalencia y la movilidad, una multiforme reducción de los salarios reales, cuando no de los nominales, etc. A pesar del compromiso de los dirigentes de la CGT y FO, junto a la CFDT, la CGC y la CFTC, para ayudar a la CNPF a poner en práctica esta ley, en particular por la firma de la lista de decisiones del 28 de febrero (que la CGT no firmó pero que protegió participando hasta el final en las negociaciones), la burguesía está lejos de haber alcanzado sus objetivos de aplicación de la flexibilidad del trabajo. La revista Usine Nouvelle [Nueva Empresa] de 16.10.97 constataba:

"Dos años después del acuerdo interprofesional del 31 de octubre de 1995 que había fijado el marco de negociaciones sobre la reorganización del tiempo de trabajo, en el que se encuadró la organización patronal, sólo treinta y una ramas habían apostado por un acuerdo, sobre un total de ciento veintiocho (de más de 10.000 trabajadores)."

Para hacer saltar el cerrojo de los acuerdos de ramo, la mayoría RPR-UDF adoptó en otoño de 1997 la ley del diputado UDF-Democracia liberal, Gilles de Robien. Esta ley amplía y perenniza el dispositivo que introdujo la ley quinquenal de 1993, abriendo esta vez ampliamente la puerta a la posibilidad de acuerdos de flexibilidad a nivel de empresas. Aunque contestada por una parte de la CNPF, permitió la apertura de una nueva brecha hacia la destrucción del código del trabajo.

"En total, más de 1100 convenios, que afectan a más de 120.000 asalariados, se firmarán en base a la ley de Robien" (Le Monde 19.11.97).

El proyecto de ley "de orientación e incitación a la reducción del tiempo de trabajo" del gobierno Jospin-Gayssot-Chevènement-Voynet-Kouchner está inspirado directamente en la ley Robien. Pero agitando el señuelo de las 35 horas el gobierno quiere dar una considerable impulsión a las negociaciones empresa por empresa y hacer así estallar los convenios nacionales de ramo y el código del trabajo. Particularmente insoportable para la burguesía francesa son las disposiciones de la ordenanza de 1982 que instauró la duración legal semanal de la jornada de trabajo en 72 horas. Ello a pesar de que no han sido aplicadas más que en parte y han sufrido grandes recortes tras la aplicación de la ley quinquenal. Necesita acabar con toda duración semanal legal y nacional del tiempo de trabajo. Necesita generalizar la anualización en vistas de una total flexibilidad del trabajo. Con el proyecto de ley "sobre las 35 horas", el gobierno intenta ayudar al avance de la patronal en esta vía. Se trata de permitirle poder aplicar el conjunto de medidas reaccionarias previstas en la ley quinquenal. Sin duda alguna el proyecto de ley del gobierno constituye una nueva máquina de guerra contra las conquistas del proletariado.

Ley quinquenal, ley de Robien:
leyes de participación y cogestión....

Tras la elección de una mayoría RPR-UDF a la Asamblea nacional en 1993 y la elección después de Chirac como presidente de la República en 1995, reducir el "coste del trabajo" fue uno de los objetivos prioritarios de los gobiernos de Balladur y Chirac-Juppé. Era una necesidad imperiosa de la burguesía francesa. Pero no habiendo infligido derrotas decisivas al proletariado, la burguesía no puede avanzar más que en la medida en que los dirigentes sindicales se comprometen a participar, hacia la cogestión, en nombre del "diálogo social". La ley quinquenal (llamada) por el empleo no hubiera podido ver la luz de no ser porque los dirigentes de la CGT y de la CGT-FO aceptaron el diálogo social propuesto por Balladur. La misma ley organiza la "participación". Programa la "negociación" entre los "agentes sociales", requisito indispensable. Constituye un marco para que las organizaciones sindicales "negocien" su aplicación. De hecho los dirigentes de la CGT y de la CGT-FO se han ido comprometiendo cada vez más en esta línea.

Era éste, por ejemplo, el objetivo del acuerdo interprofesional del 31 de octubre de 1995. Con la ley Robien sucede lo mismo. La ley en sí es "iniciativa": su ejecución depende enteramente de la capacidad de los dirigentes de las organizaciones sindicales para hacerla aplicar. Y en esto también se han comprometido los dirigentes de las confederaciones. Le Monde, 22/10/97, destaca que con el asentimiento de los dirigentes de las confederaciones, los sindicatos de CGT y CGT-FO han firmado multiples convenios Robien, aunque, claro está, en este terreno la CFDT sigue siendo líder.

... Como también lo es
la "ley sobre las 35 horas"

En junio de 1997, Chirac fue derrotado. La mayoría RPR-UDF desalojada de la Asamblea nacional. El proletariado y la juventud utilizando en su favor la crisis entre el RPR y la UDF frente a la progresión del FN, eligieron una mayoría relativa de diputados del PS y PCF. Expresaron de esa forma su voluntad de poner fin a la ofensiva del gobierno Chirac-Juppé contra las conquistas de la clase obrera, su aspiración a derribar a Chirac. Para impedir a la clase obrera y la juventud de utilizar en su favor la derrota infligida a Chirac, L. Jospin ha constituido un gobierno de alianza entre los partidos tradicionales de la clase obrera, el PS y el PCF, y las organizaciones burguesas MDC, los Verdes y el PRS.

Por su misma naturaleza, así como por las condiciones políticas en las que se ha constituido -la derrota de Chirac- el gobierno de tipo frente popular de Jospin-Gayssot-Chevènement-Voynet-Kouchner necesita el apoyo total del PS, del PCF y, sobre todo, de los dirigentes de la CGT, de la CGT-FO, de la FSU y de la FEN. Necesita que los dirigentes sindicales lleguen más lejos en su compromiso de participación y cogestión, en la aceptación del "diálogo y partenariado social con la patronal".

Es por ello que, tras su discurso programático ante la Asamblea nacional, en junio de 1997, Jospin apeló a las "fuerzas vivas" del país a un "pacto nacional". Precisaba que la organización de una "conferencia del empleo, los salarios y la reducción del tiempo de trabajo" podría sellar este pacto, principalmente alrededor de una ley que "organice la introducción progresiva de las 35 horas para el fin de siglo". El proyecto de ley "sobre las 35 horas" constituía el centro del pacto que debían concluir la patronal y las confederaciones sindicales obreras.

L. Jospin quería transplantar a Francia el Pacto por el empleo firmado por los dirigentes de la DGB y la patronal alemana bajo el patrocinio del gobierno Kohl el 29 de enero de 1996. Ese pacto prevía, entre otras, una reducción de la subvención a los parados, la desreglamentación, la flexibilidad de los salarios y horarios, etc., abriendo la vía a la presentación de un plan de austeridad por Kohl en abril de 1996 (ver CPS 64). El proyecto de ley "sobre las 35 horas" debía nacer de la concertación entre la patronal y los dirigentes sindicales bajo la égida del gobierno. Su aplicación se basa enteramente en la participación de los dirigentes sindicales en el "esfuerzo común" por mejorar la competitividad.

"Conferencia nacional
poe el empleo, los salarios
y la reducción del tiempo de trabajo"

Inicialmente, el gobierno quería convocar esta conferencia desde el mes de julio. Después fue anunciada para el mes de septiembre, y no se reunió finalmente hasta el 10 de octubre. ¿Por qué razones? Claramente las dificultades no provenían de los dirigentes de la CGT y de la CGT-FO. En varias ocasiones, Vianney y Blondel requirieron a Jospin para que cumpliera sus compromisos reclamando una ley-marco sobre las 35 horas. Frente a las tergiversaciones de la CNPF, Viannet se comprometió a sostener la iniciativa del gobierno multiplicando los llamamientos a la CNPF y acudiendo a Matignon el 29 de septiembre de 1997. Por su parte, Blondel, rechazando en nombre de la CGT-FO "gestionar un pacto social", apremiaba al gobierno para organizar la conferencia y llamaba a la CNPF a participar. Incluso se pronunció abiertamente por "la aplicación de la reducción semanal a las 35 horas, sin pérdida de salario, con la adopción de un marco legal preciso sobre el objetivo, la fecha de ejecución y el mantenimiento de los salarios" (Le Monde, 1/10/97).

Precisamente los retrasos en la convocatoria de la conferencia y su celebración se debieron a desacuerdos de la CNPF. En una entrevista en Le Monde del 22/10/97, Denis Kessler, vicepresidente de la CNPF, afirmaba:

"El mandato otorgado por la CNPF, tras una asamblea general extraordinaria y un consejo ejecutivo, es muy claro: no podemos negociar nada desde el momento en que el gobierno anunció una ley-marco y una fecha límite para la transición a las 35 horas. Como no estuvimos presentes en las discusiones preparatorias entre Jean Gandois y Martine Aubry, Didier Pineau-Valencienne y yo no conocíamos, al llegar, el tenor de las proposiciones anunciadas tras la cumbre del 10 de octubre.
La cuestión es: ¿Fue sincera M. Aubry con J. Gandois en la preparación de la cumbre? ¿Pecó por intención u omisión? Estoy convencido de que la señora Aubry no ha sido del todo sincera con J. Gandois, quien se sintió burlado, engañado, traicionado. Hombre de honor y de convicciones, su reacción ha estado a la altura de su decepción. En la apertura de la conferencia, el señor Jospin sólamente mencionó una ley que debía, cito, "lanzar el movimiento". En el transcurso de la jornada no se habló de otra ley ni de fecha límite. Sólo en los dos últimos minutos del discurso de cierre del primer ministro se descubrió que habría una segunda ley, cualquiera que fuese el resultado de la primera ley de incitación, y que el transito a las 35 horas comportaba una fecha límite. Ni la oportunidad, ni las modalidades de este tránsito han sido abordadas en el transcurso de la conferencia".

Denis Kessler tiene el mérito de la claridad. La CNPF ha amenazado con boicotear la conferencia hasta el último momento porque está irreductiblemente opuesta a una "ley-marco con fecha límite para el tránsito a las 35 horas", por podrida que sea. Estaba dispuesta a aceptar una ley de incitación en la línea de la ley Robien. Martine Aubry y Dominique Strauss-Kahn, los dos negociadores del gobierno con la CNPF, han hecho gala de una artística vaguedad para obtener su participación. Es probable que Gandois haya sido realmente engañado. La patronal estima que una ley-marco "sobre las 35 horas, por favorable que le sea, como es el caso del actual proyecto de ley del gobierno, seguiría siendo un freno para los objetivos que quiere imponer en cuanto a flexibilidad del trabajo.

Por esta razón, el pacto nacional propuesto por L. Jospin ante la Asamblea nacional en junio de 1997 nació muerto y jamás pudo ver la luz. Jospin mismo pronto lo comprendió. Tras su discurso-programa de junio dejó de emplear el término "pacto nacional". La conferencia del 10 de octubre se ha celebrado como una clásica reunión de organización del "diálogo social" amparada por el gobierno. Los dirigentes de las confederaciones obreras estaban dispuestos a comprometerse, pero para ello necesitaban la coartada de una ley "sobre las 35 horas". La CNPF no podía aceptarlo, y Jospin no podía dar marcha atrás en sus proposiciones.

Tras la conferencia Gandois desenterró el hacha de guerra contra el gobierno. Por ello anunció que debía ser reemplazado por un "duro" en la dirección de la CNPF. Los dirigentes de la CGT y de la CGT-FO, y claro está los de la CFDT, han hecho todo lo posible para salvar la apuesta del gobierno. Viannet y Blondel llamaron de nuevo a la patronal para comprometerse a reemprender el diálogo social. En una entrevista con el diario Les Échos, Viannet precisó que la CGT estaba abierta a "negociaciones incluso en las empresas". Por su parte la CNPF se ha empeñado en un combate real para conseguir la retirada del proyecto de toda fecha límite para la instauración de las 35 horas. Está preparando jornadas contra el proyecto de ley y se prepara para designar un "duro" como presidente, E-A Seillière. Éste ha declarado ya la línea que va a seguir: rechazar todo lo posible las negociaciones a nivel nacional; intensificar las negociaciones a nivel de empresa. Si no obtiene completa satisfacción, la patronal espera al menos agravar para el proletariado las disposiciones de la futura ley.

********iNSERTAR IMAGEN DE FRANCIA*************

Los intereses del proletariado

Los intereses del proletariado exigen que se emprenda el combate para imponer al gobierno Jospin-Gayssot-Chevènement-Voynet-Kouchner la retirada del proyecto de ley "sobre las 35 horas". Para abrir la vía a tal combate es necesario reclamar que los dirigentes de las confederaciones obreras CGT yCGT-FO rompan con el gobierno, que rechacen el "diálogo social" y la participación, que realicen el frente único de las organizaciones obreras en base a la consigna "A bajo el proyecto de ley de orientación e incitación a la reducción de tiempo de trabajo". Sobre esta orientación deben llamar al proletariado a preparar una manifestación central y nacional frente a la Asamblea el día de la votación, a fin de imponer al PS y al PCF que rechacen el proyecto de ley.

Evidentemente, para arrancar tal reivindicación es preciso enfrentar y vencer al gobierno Jospin-Gayssot-Chevènement-Voynet-Kouchner, gobierno al servicio del capital, imponer al PS y al PCF que rompan con el gobierno, derriben a Chirac y formen un gobierno del PS y el PCF sin representantes de las organizaciones burguesas. Ello no puede lograrse si no es con la movilización, el combate general del proletariado sobre este eje.

Al infame proyecto de ley gubernamental es preciso oponer la reivindicación de las 35 horas, de 32 horas, o menos aún, como duración legal nacional del trabajo, en todas las corporaciones y empresas, sin disminución de salario ni flexibilidad, con contrataciones compensatorias realizadas bajo control obrero. Así será posible acabar con el paro, con el trabajo precario. Pero tal política exige acabar con la propiedad privada de los medios de producción, expropiar al capital. La satisfacción del derecho al trabajo es incompatible con el mantenimiento del régimen capitalista.
01.12.97 (Combattre pour le socialisme, número 70 - 8 de diciembre de 1997)

1988-03-07, Apoyo incondicional al pueblo palestino, Comité pour la Construction du parti ouvrier révolutionnaire

Artículo publicado en Combattre pour le socialisme, número 21, 20 de marzo de 1988

 

 

APOYO INCONDICIONAL AL PUEBLO PALESTINO

 

GAZA, CISJORDANIA: EL PUEBLO PALESTINO PROSIGUE EL COMBATE

En el momento en que escribimos
este artículo, la radio anuncia que las tropas israelíes han matado a 85
palestinos desde el 9 de diciembre, día en que comenzaron, en Cisjordania y
Gaza, las manifestaciones contra la ocupación, manifestaciones que se renuevan
sin cesar. A estos muertos (oficiales) hay que añadir centenares de heridos
entre los cuales a todos aquellos a los que, sistemáticamente, los soldados israelíes
han roto brazos y piernas a golpe de bastón, piedra o culatazos.

 

La banda de Gaza y Cisjordania
fueron ocupadas cuando durante la “guerra de los seis días” (5 al 10 de junio
de 1967), el ejército israelí aplastó a los ejércitos egipcio, sirio y jordano.
La “guerra del Kipur” del otoño de 1973 no modificó la situación. A
continuación, bajo el mandato de Carter, los acuerdos de Camp David prepararon
la firma el 25 de marzo de 1979 de un “tratado de paz” entre Egipto e Israel.
Sólo el 25 de abril de 1982 el ejército de Israel acabó de evacuar el Sinaí
conquistado durante la “guerra de los seis días”. Pero mantuvo la ocupación de
Gaza y Cisjordania.

 

Incluso más: el 14 de diciembre
de 1981, el gobierno de Israel decidió anexarse el Golán, territorio arrancado
a Siria. Desde el 6 de junio de 1982, el ejército israelí invadió Líbano para
“zanjar de una vez por todas la cuestión palestina”. A fines de agosto y
principios de septiembre, Yasser Arafat, presidente de la OLP, aceptó firmar un acuerdo
por el cual las fuerzas armadas de la
OLP evacuarían los campos palestinos de Beirut Oeste,
dejándolos sin defensa. El 16 y el 17 de septiembre, el ejército israelí dejaba
entrar en los campos de refugiados palestinos de Sabra y Chatila a las milicias
cristianas que él mismo había armado… Se libraron a masacres: más de 1.000
muertos.

 

Las manifestaciones, casi
permanentes, que se llevan a cabo en Cisjordania y Gaza, en las que los jóvenes
palestinos se enfrentan lanzando piedras a los soldados israelíes, prueban, si
hacía falta, que la “cuestión palestina” no está “zanjada”. No lo estará en
tanto que el estado de Israel exista, en tanto que subsistan los regímenes
feudales burgueses árabes del Oriente Medio y las camarillas militares, en
tanto que no se abra la vía de los Estados Unidos Socialistas del Próximo y
Medio Oriente.

 

PRIMERAS LUCHAS DEL PUEBLO PALESTINO CONTRA EL IMPERIALISMO Y EL
SIONISMO

Es inútil recordar la
importancia, tanto estratégica como económica, que esta región tiene para el
imperialismo. Desde antes de la Primera
Guerra Mundial, los imperialismos inglés, francés y alemán se
disputan los despojos del imperio otomano en descomposición. Uno de los motivos
del conflicto de influencia entre el imperialismo alemán y el resto de
imperialismos es el ferrocarril Berlín-Bagdad a través de Turquía, vía directa
de penetración alemana en el Próximo y Medio Oriente y, más allá, hacia el
Oriente, temible amenaza contra el imperialismo inglés.

 

A fines de la Primera
Guerra Mundial, los imperialismos inglés y francés se
repartían las zonas de influencia en esta región del mundo. Los ingleses, que
controlaban ya Arabia, recibieron “mandato de la SDN” sobre Mesopotamia (Irak actual) y Palestina
(Israel, Cisjordania, Gaza, Jordania actuales). Los franceses recibieron
“mandato de la Sociedad
de Naciones” sobre Líbano y Siria. En 1917, por la declaración de Balfour, para
obtener el apoyo del movimiento sionista y de los judíos de Palestina, el
imperialismo inglés prometió la constitución de un “hogar nacional judío” en
Palestina. En 1921 Inglaterra instituyó el reino de Irak y en 1922 el Emirato
de Transjordania. En Irak y Jordania reinaban príncipes de la familia
hachemita. Entre las dos guerras y durante la Segunda Guerra Mundial, para
mantener su control sobre el Próximo y Medio Oriente, el imperialismo inglés
maniobró entre las monarquías que él había constituido, los pueblos de esta
región y el sionismo. En efecto, en el Próximo y Medio Oriente, tras la Primera Guerra Mundial, los
pueblos se despertaban a la lucha por su independencia nacional, que el
sojuzgamiento de los imperialismos inglés y francés exacerbaban.

 

En ese momento el pueblo palestino ya se
sitúa en primera fila del combate contra el imperialismo y a favor de la
independencia nacional de los pueblos del Próximo y Medio Oriente. El 21 de
abril de 1936 comienza en Palestina una huelga general. Durará seis meses.
Acabó cuando los dirigentes palestinos de entonces aceptaron llamar a su
finalización a cambio del envío de una “comisión de investigación” inglesa para
determinar el futuro del país: una traición deshonrosa al pueblo palestino.
Pero un verdadero movimiento revolucionario se prolongará hasta 1939. El
movimiento nacional palestino choca desde el principio, necesariamente, con el
sionismo. Entre 1919 y 1925 el número de judíos residentes en Palestina pasa de
60.000 a
125.000. Entre 1925 (y sobretodo a partir de 1933) hasta la guerra, el
movimiento de emigración sionista no deja de acelerarse. El desarrollo del
pueblo judío de Palestina ha ido a la par con el rechazo económico de la
población palestina, de la industria, del comercio y la agricultura. Ayudados
por la financiación proveniente del extranjero, los judíos de Palestina se
apropiaron de una parte cada vez más importante de las riquezas económicas. Una
estadística de 1939 da cuenta de que en Palestina el capital extranjero
(imperialista) representaba en aquella fecha el 75% del capital invertido, el
capital judío el 20% y el palestino sólo el 2 o 3%.

 

Hasta 1947 el imperialismo británico ha jugado
un juego de equilibrios entre palestino y sionistas apoyándose especialmente en
Transjordania y la Legión
Árabe de Glub Pacha que habían formado y encuadrado oficiales ingleses. Pero
tras la Segunda Guerra
Mundial se producen profundas modificaciones: un aumento creciente en todo el
Próximo y Medio Oriente del movimiento nacional; el debilitamiento irremediable
de los imperialismos francés e inglés; la fuerte intervención del imperialismo
norteamericano, convertido en la potencia imperialista dominante en el mundo y
que progresivamente irá reduciendo a una papel y posiciones menores, en esta
región del mundo, a los imperialismos francés e inglés. Uno de los principales
instrumentos que el imperialismo norteamericano utiliza para establecer su
hegemonía en Próximo y Medio Oriente será el sionismo y ello en conflicto, más
o menos abierto, con el imperialismo británico.

 

En 1947, los judíos poseían 174.000 hectáreas
de las mejores tierras arables de las cuales más de la mitad pertenecían la Fondo Nacional Judío.
Ciertamente, en el país que se convertiría en Israel, los palestinos poseían
aún alrededor de 600.000
hectáreas pero la mayor parte de ellas eran de propiedad
pública, ya dedicadas a actividades de interés común, ya no cultivables. En
esta parte de Palestina vivían 700.000 judíos y 1.200.000 palestinos. Hay que
añadir que los sionistas organizaban el boicot sistemático a los productos y
comercio palestinos e incluso a la mano de obra palestina allí donde podían
hacerlo.

CONSTITUCIÓN DEL ESTADO DE ISRAEL

El 29 de noviembre de 1947, la ONU adoptó por 33 votos a
favor contra 13 en contra y 10 abstenciones, entre ellas la de Gran Bretaña, el
plan de partición de Palestina. La
URSS y Francia votaron a favor del plan establecido por los
norteamericanos. El 14 de mayo de 1948, el Consejo Nacional Judío proclama en
Tel-Aviv la independencia de Israel. El 15, Washington reconocía al estado de
Israel mientras que los ejércitos de Transjordania, Egipto, Siria, Líbano e
Irak invadían Palestina. El 17, el Kremlin reconocía el estado de Israel. Tras
múltiples episodios y treguas que utilizaba el nuevo estado judío para reforzar
su potencial militar, con la ayuda de los USA y el Kremlin (así, a partir del
14 de junio se estableció un puente aéreo para suministrarle material de
guerra) Israel desencadena una serie de ofensivas que acaban en la derrota de
las tropas árabes y principalmente la derrota de las tropas egipcias. A
continuación se firman armisticios entre los diferentes países árabes e Israel.
Éstos consagran las conquistas de Israel. Mientras que el plan de partición
atribuía 55% de Palestina (hasta el Jordán) a un futuro estado de Israel y el
45% a un hipotético estado palestino, a consecuencia de los acuerdos de
armisticio Israel ocupa el 80%. Se apodera del Néguev que se anexa.

 

Sólo se trata de uno de los aspectos de la
acción del estado de Israel, agente del imperialismo norteamericano,
fundamentado en la opresión y expoliación, que hace reinar el terror a sangre y
fuego sobre las masas palestinas en particular y los países árabes en general.
Amnon Kapeliouk escribe en Le Monde
Diplomatique,
de diciembre de 1986, que antes incluso de que fuese
proclamado el estado de Israel:

 

“La Haganh (el ejército clandestino judío) y los
grupos terroristas disidentes (Irgan de M. Menean Begin y el grupo Stern)
desarrollaron una estrategia agresiva. “Llevar una guerra total”, “golpear duramente
y sobre un vasto territorio sin ninguna otra consideración”, “golpear el
conjunto de los transportes y comercio palestinos”: he aquí algunas de las
sugestiones de Ben Gurión. Fue este último el que escribió en su diario, a
principios de 1948: “Durante el asalto, debemos estar prestos para lanzar el
golpe decisivo, es decir destruir la aglomeración o bien expulsar a sus
habitantes y ocupar su lugar””.

 

“El pueblo árabe de Deir Yassin, en la
barriada oeste de Jerusalén, fue atacado y tomado el 10 de abril de 1948 por el
Irgún y el grupo Stern. Balance: doscientos cincuenta y cuatro habitantes
masacrados, la mayoría de ellos mujeres y niños”.

 

Se trata de expulsar mediante el terror a
los palestinos fuera de los límites del estado de Israel y de apropiarse de sus
tierras y riquezas, de hacer de esta región una región de población judía.
Sobre los 1.250.000 de habitantes palestinos, 850.000 huyeron del nuevo estado.
Desde 1948, cerca de 300.000
hectáreas de tierra, tras ser expropiadas a los
palestinos, secuestradas, fueron vendidas por el estado o puestas a disposición
de colonias o pueblos judíos que se crearon entonces. Nuevas tierras fueron
expropiadas en 1950 en “razón del absentismo”, 100.000 hectáreas
por “prescripción” durante los años 1950. A fines de los años 1970, 150.000 hectáreas
que pertenecían a los beduinos del sur de Israel fueron expropiadas.
Paralelamente, muy rápidamente la población judía pasó de 716.700 habitantes en
1948 a
cerca de tres millones. Un acuerdo secreto establecido entre Transjordania
(convertida en reino en 1946) e Israel, repartió la parte de Palestina situada
al oeste del Jordán. El 16 de diciembre de 1948, la Transjordania se
anexaba la parte de Palestina que se llamaba Cisjordania y se convertía en
reino de Jordania.

 

EL FRACASO DE LA OPERACIÓN MILTAR
ANGLO-FRANCO-ISRAELÍ EN SUEZ

Las lamentables derrotas de los
ejércitos árabes ante el ejército de Israel fueron un factor de radicalización
de los movimientos nacionales en los países del Próximo y Medio Oriente y
contra las monarquías de estos países. En Egipto, el 28 de enero de 1952, un
golpe de estado militar obligó a abdicar y huir al rey. El 18 de junio, fue
proclamada la República. El
25 de febrero de 1954, Nasser tomó el poder. A continuación se produjeron la
“radicalización” del régimen ante el rechazo de los gobiernos norteamericano e
inglés a financiar la construcción de la presa de Asuán, la nacionalización
(con indemnización) del Canal de Suez y las amenazas de revancha contra Israel.

 

El 23 de octubre de 1956 se formó
un mando militar unificado entre Egipto, Siria y Jordania. El 29, las tropas
israelíes invadieron el Sinaí. El 31 la aviación franco-británica bombardeaba
los aeropuertos egipcios y las tropas franco-inglesas desembarcaban. Bajo el
dictado del imperialismo norteamericano y de la burocracia del Kremlin, que
temía que la intervención militar franco-anglo-israelí en Egipto desatará un levantamiento
revolucionaria en todo el Próximo y Medio Oriente, los franceses y los ingleses
reembarcaron. Sólo en marzo de 1957 las tropas israelíes evacuaron
Charm-el-Cheik y Gaza, que pasaron a ser ocupados por las tropas de la ONU.

 

Israel no puede vivir sin la
ayuda económica, financiera y militar de los Estados Unidos. Sin embargo,
contra sus amos norteamericanos, el estado de Israel participó en la expedición
franco-inglesa de Suez. Implantado, artificialmente y sólo a través de la
fuerza y la expoliación, a partir de la opresión y el aplastamiento del pueblo
palestino, sobre un territorio limitado y militarmente difícil de defender,
rodeado de pueblos árabes; instrumento a los ojos de estos pueblos árabes de la
opresión y explotación imperialista; su constitución exigió que centenares de
miles de palestinos se exiliasen en Jordania, Arabia Saudita, Líbano, Siria y
otros lugares en los que, concentrados en los campos de refugiados, son
fermento de la lucha contra el imperialismo de alimento del fuego revolucionario;
cada obrero, campesino, explotado, de estos países reconoce en la causa
palestina su propia causa: el estado de Israel no tiene elección, debe
practicar una política expansionista, racista y chovinista, intentar imponer
por la fuerza de las armas a todos los
países de la región la “paz israelí”. Debe desencadenar guerras preventivas y
realizarlas sin piedad alguna.

 

El fracaso de la operación de
Suez provocó profundas modificaciones en el Próximo y Medio Oriente. Se produjo
una potente movilización de masas.
Nasser estableció estrechas relaciones con el Kremlin. Fue tan lejos
hacia la “izquierda” como le permitió la naturaleza del régimen. En febrero de
1958, Egipto y Siria formaron la
República Árabe Unida. El 14 de julio de 1958, un golpe de
estado militar derrocó a la monarquía en Irak. En las profundidades de la
población de Irak se había acumulado el odio contra la monarquía, el rey Facial
II, el primer ministro Nuri Said y la voluntad de barrer el régimen de los
feudalistas árabes establecido en 1921 por los británicos. Los “oficiales
libres” actuaron para prevenir una explosión revolucionaria, su golpe de estado
la precipitó. La revolución de desató. Las masas invadieron el palacio y las
calles, formaron sus comités, plantearon sus reivindicaciones. La República fue
proclamada. El general Hazmé tomó el poder. El Próximo y Medio Oriente viven al
ritmo de la revolución en Irak. El presidente de Líbano, Chamun, llamó a las
tropas norteamericanas. Seis mil “marines” desembarcaron en Líbano para
“mantener el orden”. 2.500 paracaidistas ingleses llegaron en avión desde el 17
de julio a Jordania. El PC iraquí contiene a las masas y sostiene al régimen
militar que Hazmé ha levantado. Tres meses más tarde, apoyándose en el PC de
Irak, lanza al ejército contra la población, aplasta y ahoga en sangre al
movimiento revolucionario, con el pretexto de luchar contra los nasseristas y
el partido Baas: millares de muertos especialmente en Mosul. En septiembre de 1961, a consecuencia de un
nuevo golpe de estado militar, Siria rompe con Egipto.

 

Durante los años siguientes, los
golpes de estado militares se suceden en Siria e Irak. Ningún gobierno en
Próximo y Medio Oriente puede, en ese momento, dejar de solidarizarse con la
causa palestina (al menos de palabra). Del 28 de mayo al 2 de julio de 1965 se
reunió, en el sector árabe de Jerusalén, el primer congreso nacional palestino.
Se formó la Organización
para la Liberación de Palestina (OLP), cuya carta de fundación
recusa la partición de Palestina y la creación del estado de Israel. En agosto,
se constituye el Comité Nacional de la
OLP y el Ejército de Liberación de Palestina (ELP). Se
encontraban bajo el férreo control de Nasser.

 

LA “GUERRA DE LOS SEIS DÍAS” Y SUS CONSECUENCIAS

Una nueva guerra entre Israel y
los estados árabes que lo rodean es ineluctable. Israel tomó la iniciativa. El
5 de junio de 1967, a
las 7 horas de la mañana, el ejército israelí atacó simultáneamente Egipto,
Siria, Jordania. Hizo trizas a sus ejércitos liquidándolos en seis días. Ocupó
el Sinaí, el Golán, Cisjordania, Gaza. La potencia militar de Israel estaba en
su apogeo y su dominación sobre esta región parecía indiscutible e
indisputable. En realidad la victoria de Israel tenía razones sociales y
políticas profundas. Los golpes de estado militares no han modificado los origines
sociales de las castas de oficiales, su incapacidad y su podredumbre. Los regímenes
establecidos no han roto los lazos que les atan al pasado, a la burguesía de
los negocios y corrompida y al imperialismo, incluso si establecieron nuevos
lazos con la burocracia del Kremlin. Su enemigo fundamental siguen siendo los
obreros, los campesinos, las masas miserables de su propio país. Son guardianes
vigilantes y beneficiados de la opresión y explotación de las masas árabes.
Temen como a la peste al fermento revolucionario que son las masas palestinas y
a las consecuencias de una derrota de Israel. Mientras que, por parte de
Israel, la guerra, por más reaccionaria y expoliadora que fueses, era sentida
como necesaria. Y fue llevada a cabo con la voluntad de vencer a todo precio.
Los israelíes en su conjunto pusieron todas sus fuerzas para vencer. Israel
está armada hasta los dientes por el imperialismo norteamericano.

 

La derrota de los estados árabes
tuvo como consecuencia un nuevo y enorme aflujo de refugiados palestinos hacia
los países árabes, sobretodo hacia Jordania. Huyeron de Cisjordania y Gaza
ocupadas por el ejército israelí. Se unieron a los que ya se habían refugiado
en Jordania a partir de 1947. Se concentraron por decenas de millares en
gigantescos campos. La OLP
constituyó un potente instrumento militar de control de estos campos, En fin,
una gran parte de Jordania es un trozo de Palestina en la que viven desde
entonces centenares de millares de palestinos. Por el contrario, la monarquía
se apoya principalmente en la antigua legión árabe organizada por los ingleses
y formada principalmente por beduinos del desierto.

 

Entre las masas palestinas y la
monarquía el antagonismo es absoluto. Tras la “guerra de los seis días” el
hundimiento es ineluctable, lo que está en juego no es otra cosa más que o el
aplastamiento y desarme del pueblo palestino o el derrocamiento de la monarquía
y la toma del poder por un gobierno emanado de las masas palestinas. El 17 de
septiembre de 1970, el ejército desencadena el combate para aplastar a las
fuerzas armadas de la OLP
y los refugiados de los campos palestinos. En Irbid, los palestinos organizan
un verdadero soviet. Carros de combate sirios penetran en Jordania. Se producen
escaramuzas con los blindados jordanos. Pero en respuesta a las exigencias del
Kremlin y del imperialismo norteamericano, Siria retira sus carros de combate.
En cuanto a la OLP,
en lugar de fijar a sus fuerzas armadas y al pueblo palestino el objetivo de derrocar
a la monarquía y llevar al poder a un gobierno emanado del pueblo palestino, su
dirección negocia con el rey Husein. Busca un compromiso. El 22 de septiembre,
Yasser Arafat y el rey Husein firman un acuerdo para el “restablecimiento del
orden”, acuerdo que llama a las fuerzas armadas de la OLP y de los palestinos a
cesar el combate. Es el “septiembre negro”. La OLP está desarmada. Millares de palestinos
resultan muertos. Decenas de millares se ven obligados a huir a otros países
árabes.

 

ISRAEL A UN DEDO DE LA
DERROTA

La cuarta guerra iraelo-árabe se
desencadenó a iniciativa de Egipto y Siria. El 6 de octubre de 1973 las tropas
egipcias franquearon el canal de Suez y las tropas sirias invadieron el Golán.
Los servicios secretos norteamericanos estaban al corriente de las
concentraciones de tropas egipcias y sirias pero, sin embargo, el ejército
israelí fue sorprendido por completo. Fue puesto en desorden y se retiró. Se
abrieron brechas en su dispositivo. Rápidamente retomó la iniciativa: tras
batir al ejército sirio, rompió el frente egipcio, franqueó el canal de Suez y
rodeó al III cuerpo de ejército egipcio. Para el ejército egipcio la operación
peligraba en tornarse un desastre (al igual que durante la guerra de los seis
días, las mismas causas produjeron los mismos efectos). Los días 23 y 24 de
octubre, Egipto, Siria e Israel aceptaron aplicar el “alto el fuego” que el
Consejo de Seguridad de la ONU
había ordenado hacía ya tiempo.

 

Alguna cosa cambió. El ejército
israelí gano, pero estuvo a un dedo de la derrota. Ya no parecía invencible. La
“paz israelí”, tal y como Israel la había impuesto en el momento de la guerra
de los seis días, ya no era posible. El imperialismo norteamericano teme la
reacción de las masas de los países árabes contra los regímenes podridos de los
estados árabes incapaces de combatir victoriosamente al pequeño estado de
Israel. Se ve obligado, con gran desgaste, a apoyar a Egipto y a apoyarse sobre
él continuando, al mismo tiempo, apoyando y apoyándose sobre Israel. El Egipto de
Anuar-el-Sadat, sucesor de Nasser, se convierte, como Israel, en cliente y
servidor del imperialismo norteamericano. Tras numerosas peripecias, las
relaciones entre Egipto e Israel llevan, bajo la dirección del imperialismo
norteamericano, al reconocimiento de Israel por Egipto, a los acuerdos de Camp
David en junio de 1978 y a la evacuación total del Sinaí en abril de 1982.

 

TODOS LOS GOLPES CONTRA EL PUEBLO PALESTINO

La cuestión palestina sigue
estando candente. En Líbano, 600.000 palestinos están concentrados en los
campos, lo esencial de las fuerzas armadas de la OLP se encuentra también en estos campos. (Los
estados árabes petroleros consagran una muy pequeña parte de la renta
petrolífera a financiar la compra de armas por las fuerzas armadas palestinas.
Es lo mínimo que deben hacer para ser recibir el marchamo de defensores de la
“causa árabe”). Se intentó “tratar” la cuestión palestina como fue “tratada” en
Jordania. La guerra de Líbano comenzó por el ataque de las milicias cristianas
contra los campos de refugiados palestinos de Tel-el-Zaatar y de Sir-el-Bacha,
situados al noreste de Beirut, para reducirlos. Rápidamente la relación de
fuerzas se demostró desfavorable a las milicias cristianas que debían hacer
frente, entonces, a un frente común entre palestinos y musulmanes de Líbano. El
15 de abril de 1976, el ejército sirio invadió Líbano: golpeó a la resistencia
palestina y quiso aplastarla. Salvó a las milicias cristianas de una aplastante
derrota. Ulteriormente las milicias cristianas establecieron estrechos lazos
con Israel que las armó y entrenó.

 

Durante los años siguientes, el
ejército israelí multiplicó los ataques aéreos contra los campos de refugiados
palestinos y las razias terrestres en Líbano. Finalmente, el 6 de junio de
1982, el ejército israelí invadió Líbano. En septiembre de 1982, Yasser Arafat
capituló y aceptó que las fuerzas armadas palestinas abandonasen los campos de refugiados
palestinos que rodeaban Beirut y se embarcasen hacia Túnez, dejando los campos
de refugiados desarmados. En el otoño de 1983, los sirios organizaron el asalto
y la toma de los campos de refugiados palestinos que la OLP controlaba en los
alrededores de Trípoli. Obligaron a la
OLP y a sus fuerzas armadas, incluyendo a Yasser Arafat, a
embarcarse igual que lo habían hecho en Beirut el año anterior. Cuando los
israelíes se retiraron de Líbano, se produjo, a partir de mayo de 1985, el
intento de las milicias chiítas de Amal para tomar el control de los campos de
refugiados palestinos de Beirut aplastando a la resistencia palestina que había
reorganizados sus fuerzas armadas. Lanzaron múltiples asaltos y asediaron los
campos de refugiados palestinos hasta principios de 1988.

 

YASSER ARAFAT Y LA OLP:
DE CAPITULACIÓN EN CAPITULACIÓN

Israel no logró todos los objetivos
que se había fijado cuando invadió Líbano, especialmente: construir un estado
libanés bajo control de los cristianos y subordinado a Israel. Por el
contrario, precipitó la quiebra política de la OLP que, a su manera, ha ayudado al aislamiento
del pueblo palestino subordinando su acción a los gobiernos de los estados
árabes, incluyendo a los de Arabia Saudita, en nombre la “unidad de acción de
la nación árabe”. La derrota de la
OLP y la capitulación de Arafat en Beirut han abierto una
crisis en Al Fatá (principal formación de la OLP y dirigida por Arafat) y en la OLP.

 

Yasser Arafat ha ido de
capitulación en capitulación ante los gobiernos de los estados árabes más
directamente sometidos a la influencia de los Estados Unidos. El 25 de julio de
1982, Arafat firma un documento en el que, en nombre de la OLP, reconoce: “todas las
resoluciones de la ONU
sobre la cuestión palestina”, lo que equivale a reconocer, de hecho, el estado
de Israel. A partir de octubre emprende negociaciones con el rey Husein de
Jordania, directamente ligado al imperialismo norteamericano, para la
constitución de un comité mixto jordano-palestino. El 3 de enero de 1983 el
comunicado final del CC de la OLP
reconocía como “un hecho irreversible” los acuerdos de Camp David. En el mes de
febrero, el Comité Nacional de la
OLP adoptó el Plan de Fez “como un suelo mínimo para una
iniciativa política de los estados árabes” y las propuestas “contenidas en el
proyecto del presidente Brejnev del 16 de septiembre de 1982”. De entrada es la
adopción del plan Reagan, plan que se reduce en última instancia a la
“autonomía interna de Cisjordania y Gaza” durante un periodo de cinco años,
continuará la ocupación por el ejército israelí. El objetivo es un “autogobierno
de los territorios en asociación con Jordania”. El 11 de febrero de 1985 el rey
de Jordania y Yasser Arafat firmaban en Amman un acuerdo que contempla que una
“delegación común jordano-palestina” pueda participar en posibles
“negociaciones de paz”. El acuerdo fue aprobado por el Comité Ejecutivo y el
Consejo Nacional de la OLP.

 

CUESTIÓN NACIONAL, CUESTIÓN SOCIAL

Pero el Plan Reagan choca con
obstáculos insuperables. Israel no puede aceptar que los territorios ocupados
durante “la guerra de los seis días”, Gaza y Cisjordania, el Golán anexado, se
escapen de sus manos. Sería el comienzo de la desintegración del estado judío y
la amenaza de su hundimiento. El pueblo palestino no puede aceptar acantonarse
en un estado palestino apéndice. En Israel propiamente dicho hay, hoy en día,
al menos 650.000 palestinos. Su crecimiento demográfico es mucho más rápido que
el de los judíos. Hay 1.400.000 de palestinos en Cisjordania y Gaza, y su
número crece rápidamente. En Israel la población judía se eleva a 3.500.000
pero su número no tiende a crecer rápidamente. Según determinadas estimaciones,
el número de judíos en los territorios ocupados y en Israel llegará a 4,2
millones y el de los palestinos árabes a 3,5 millones en el año 2000 y la
igualdad se logrará en el 2010. Actualmente la población total palestina
alcanzaría ya los 4,5 millones, de los cuales 2,5 emigrados: 600.000 en Líbano,
278.000 en Kuwait, 215.000 en Siria, 1.160.000 en Arabia Saudita, 48.500 en
Egipto, etc.

 

No sólo en Israel los palestinos
se ven expropiados en la práctica sino que también lo son en gran parte en Gaza
y Cisjordania, donde lo esencial de los recursos y resortes de la economía
están en manos de los judíos. Así, en Gaza 2.500 colonos judíos poseen el 28%
de las tierras públicas. En Cisjordania, la población judía ha pasado de 10.000 a 60.000 y ha
acaparado la tierra. En Gaza, como en Cisjordania, los colonos israelíes
monopolizan las fuentes de agua, lo que en este país es vital. La prensa ha
informado de cómo la población palestina de Gaza se ve relegada en miserables
guetos, cómo una gran parte de ella franquea todos los días la frontera para ir
a trabajar a Israel a cambio de miserables salarios. Un ejemplo: en Israel el
PNB asciende a 5.200 dólares por habitante y año; en Cisjordania y Gaza se
eleva a 750 dólares.

 

La podredumbre del imperialismo
hace que la economía de los países árabes en los que se han refugiado los
palestinos sea incapaz de absorber la gran masa de refugiados que permanece
agrupada en los campos.

 

La cuestión palestina no es sólo
una cuestión nacional: estrechamente imbricada a la cuestión nacional está la
cuestión social. 4,5 millones de palestinos combaten por una nación, un estado
palestino. La verdadera Palestina se extiende desde Tel-Aviv a Gaza, en
Jordania donde el 60% de la población es palestina. Reencontrar una nación
significa evidentemente para los palestinos la expropiación de los
expropiadores, judíos evidentemente, pero también de los feudalistas árabes de
Jordania y, en la medida en que aún quedan, de los grandes propietarios
terratenientes de Cisjordania, Gaza y Golán, la apropiación de los medios de
producción, el control de las palancas económicas y financieras.

 

Todo ello explica lo encarnizado
del combate que llevan adelante los palestinos a pesar de todas las traiciones
y los golpes que han recibido desde hace decenas de años, el heroísmo de los
manifestantes de Gaza y Cisjordania. En los territorios ocupados, los gobiernos
israelíes han conjugado de forma clara desde hace 20 años la represión y la
corrupción. Han intentado encontrar una capa de colaboradores. No lo han
logrado. Estas maniobras han fracasado. Mediante huelgas, manifestaciones,
incluyendo la utilización de los medios electorales, cuando ha sido posible,
los palestinos no han cejado de combatir contra el estado de Israel. En Gaza y
en Cisjordania el último potente movimiento fue en 1981. Estuvo marcado por
manifestaciones, huelgas generales de comerciantes. Pero es la primera vez que en los “territorios ocupados” la
lucha del pueblo palestino alcanza tal nivel, tal intensidad. Manifestaciones y
huelgas generales de comerciantes se suceden desde hace tres meses, día a día,
sin debilitarse. Ello recuerda la huelga general de 1936. Amnon Kapelouik
escribe en Le Monde Diplomatique de
marzo de 1988:

 

“En cada
pueblo, incluso en los más alejados, se han establecido comités populares
locales. En determinadas localidades excentradas, los habitantes han cerrado
los accesos, rehusado ir a trabajar en Israel y proclamado su pueblo “zona
palestina autónoma”. Tal fue el caso en Deir-el-Ghusun, cerca de Tulkarén, un
pueblo de cuatro mil habitantes en el que, finalmente, debió penetrar el
ejército el 12 de febrero.

 

La parte árabe
de Jerusalén, anexada el 29 de junio de 1967, no se ha librado de la revuelta:
“el alcalde israelí ha tenido que reconocer que, en la ciudad “reunificada” la
famosas “coexistencia” entre las dos comunidades (tan aireada por la
propaganda) estaba “muerta”. Jerusalén-Este es tratada ahora por las fuerzas de
ocupación con el mismo rigor que el resto de Cisjordania.

 

En los
territorios ocupados, en dos ocasiones ya, el movimiento nacional se ha dotado
de dirección: el Frente Nacional Palestino (disuelto en 1972) y el Comité de
Orientación Nacional (disuelto en 1982), cuyos miembros eran conocidos por
todos. Hoy en día el mando nacional unificado, compuesto por jóvenes, opera en
la clandestinidad más total. Su autoridad se ejerce sobre todas las capas de la
población del “interior”, y actúa en coordinación con la Organización de
Liberación de Palestina. Sus consignas se trasmiten a través de panfletos
multicopiados o impresos por ordenador (distribuidos por decenas de millares de
ejemplares) así como también a través de los altavoces de las mezquitas.

 

Los comités
deciden la declaración de huelga, fijan las horas de apertura y de cierre de
los almacenes, organizan la ayuda a las familias víctimas de la represión.
Voluntarios recolectan entre los comerciantes donaciones en especie y
mercancías. El llamamiento de los comités a favor del rechazo a trabajar en
Israel ha tenido una gran repercusión, a pesar del sacrificio doloroso que este
boicot representa para los obreros palestinos; pero el desgaste inflingido a la
economía israelí es también considerable. Durante las manifestaciones, se
movilizan médicos y farmacéuticos; ordenes muy estrictas prohíben el uso de
armas de fuego, incluso teniendo en cuenta que la población las posee. Sin
embargo panfletos firmados por el mando nacional unificado indican (es su
título) “Como preparar cócteles molotov”.”

 

Es una forma de organización de
tipo soviético que es propia de la revolución proletaria. Para el pueblo
palestino es una cuestión de vida o muerte.

 

Esto es lo que explica también
que todos los estados árabes, todas las clases y capas explotadoras, feudales-burguesas
del Medio Oriente teman al pueblo palestino, teman su victoria. Ésta daría un
formidable impulso, no sólo a la lucha contra el imperialismo sino, también, a
la revolución social de las masas en su propio país. Esto es lo que explica,
igualmente, la violencia, la brutalidad de la represión Israelí. Hay que decir,
simplemente porque es la verdad, que la población judía, en su conjunto, teme a
los actuales movimientos del pueblo palestino. Se producen en los territorios
ocupados y repercuten, encuentran un potente eco, en la población palestina del
estado de Israel; el 21 de enero último, los 600.000 palestinos que aún viven
en el Estado de Israel mantuvieron una huelga general. Siguiendo el llamamiento
“la paz ahora”, centenares de millares de israelíes se manifestaron contra la
guerra declarada por Israel a Líbano y especialmente cuando se produjeron las
masacres de los campos de refugiados de Sabra y Chatila y la responsabilidad
del ejército israelí fue conocida. Esta fue una de las razones que obligaron a
Israel a evacuar Líbano. Cierto, el 23 de enero, entre 30.000 y 50.000
manifestantes judíos desfilaron en Tel-Aviv a favor de “negociaciones” y de la
“retirada de las tropas de Israel de los territorios ocupados”. En febrero, se
manifestaron 5.000 en Jerusalén. El 4 de marzo en Tel-Aviv, una manifestación
israelí-árabe reunió, bajo el mismo lema, a 10.000 manifestantes. Estas
manifestaciones están lejos de haber reunido a las mismas masas que las de
1982. Sus consignas se sitúan en el marco del mantenimiento y defensa del
estado de Israel y de un estado palestino apéndice. Evidentemente la población
judía del estado de Israel se encuentra angustiada y paralizada.

 

NUEVA SITUACIÓN EN EL PRÓXIMO Y MEDIO ORIENTE

Económica, financiera, militar y,
también, políticamente, el estado de Israel no puede vivir sin la ayuda del
imperialismo norteamericano. En el año 1988, el gobierno israelí recibió una
ayuda de 3.000 millones de dólares: 1.800 millones a título de ayuda militar;
1.200 millones para gastos civiles. A ello es preciso añadir la “ayuda
privada”: 1.000 millones de dólares. Más de un tercio de las exportaciones
israelíes se hacen a los Estados Unidos. En 1987 el déficit de la balanza
comercial alcanzó 4.000 millones de dólares contra 2.000 en el año 1986 (ello
sobre un PNB que, en 1985, alcanzó los 21.140 millones de dólares).
Militarmente, Israel depende, en lo esencial, del material de los Estados
Unidos. Una cuarta parte de la fuerza de trabajo disponible es utilizada, cada
año, en un momento u otro, por el ejército.

 

Israel sigue siendo una base
indispensable de la estrategia norteamericana en el Próximo y Medio Oriente.
Pero desde 1979, año en el que la revolución en Irán derrocó al régimen del
Sha, que era otro pilar del orden imperialista en esta región del mundo, el imperialismo
norteamericano ha tenido que reajustar su dispositivo. Debe apoyarse mucho más
en los regímenes feudales-burgueses, en las camarillas militares árabes de la
región, llamar a la colaboración, incluso más estrecha que en el pasado, a la
burocracia del Kremlin. Igualmente se ve obligado a aportar a los estados
árabes un mayor apoyo pues la crisis económica y, sobretodo, la caída del
precio del petróleo exacerban las contradicciones económicas, sociales y
políticas en este país, en el que la revolución iraní ha levantado una inmensa
esperanza entre las masas árabes.

 

La guerra que Irak desencadenó
contra Irán tenía como principal objetivo abatir la revolución iraní.
Contribuyó a reforzar al régimen contrarrevolucionario de la República Islámica.
Ha supuesto una sangría para las masas iraníes y las ha agotado. Sin embargo la
victoria no ha sido posible. Tras iniciales éxitos han llegado las derrotas. El
hundimiento del ejército y estado de Irak abrirán a su vez una brecha en todo
el dispositivo del imperialismo y en el orden social y político de la región,
por esta brecha podrían colarse las masas. Para evitarlo, los imperialismos coaligados
y la burocracia del Kremlin exigen a Irán abandonar la guerra y retirar su
ejército a las fronteras de 1979. Y el estado de Israel debe subordinarse a
este dispositivo. El secretario de estado norteamericano para asuntos
exteriores, Georges Schultz, acaba de exigir al gobierno israelí una inmediata
respuesta a las medidas inmediatas que acaba de proponer: apertura, a mediados
de abril, de una conferencia internacional que reúna a Israel, las partes
árabes interesadas y los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU; formación de una comisión
bilateral israelí-palestina, que tendrá seis meses para preparar un “estatuto
transitorio” para los “territorios ocupados”; reagrupación del ejército israelí
en “bases estratégicas” y organización de elecciones para designar un
“ejecutivo palestino” que participaría en las negociaciones sobre el estatus
definitivo de los “territorios ocupados”. Estas medidas deberán de llevar a la aplicación del plan Reagan. El
imperialismo norteamericano teme las repercusiones en los países del Próximo y
Medio Oriente del movimiento revolucionario que se desarrolla en Gaza y
Cisjordania. Quisiera quebrarlo y desactivarlo. Al mismo tiempo, el imperialismo
norteamericano ha concedido, ciertamente, su acuerdo al gobierno israelí para
que Cisjordania y Gaza se mantenga vedadas a los periodistas, es decir para que
la represión franquee un nuevo grado yendo, puede ser, hasta el baño de sangre
generalizado. En este marco, sin debilitar más de lo que lo están los estados
árabes, es en el que sería precios encontrar una salida a la cuestión
palestina. Haría falta… Es urgente… Posible ya es otra cosa.

 

La burguesía israelí tiene una
larga experiencia. Esta experiencia le permite servirse de todo. Así, se ha
lanzado en la expedición militar en Líbano cuando la guerra entre Irak e Irán
estaba en su apogeo, suministrar armas a Irán y después pactar “la paz” con
Egipto. Las dificultades se estrechan sobre ella y el impas histórico (que
puede acabar en catástrofe) del sionismo y del estado de Israel se precisa. Sin
embargo, los 3.500.000 judíos atrapados en la ratonera del estado de Israel
están persuadidos de su “justo derecho”. Tienden a alinearse tras las
“soluciones” más reaccionarias. Una encuesta ha dado como resultado que el
50,4% de los israelíes estiman que la población palestina de Gaza y Jordania
debe ser expulsada hacia los países árabes. Israel dispone de sólidos apoyos
internacionales, del apoyo del imperialismo.

 

La “cumbre árabe” que se ha
realizado en Amman del 8 al 11 de noviembre es significativa. En el momento en
que Egipto reconoció al estado de Israel, suscribió los acuerdos de Camp David e
hizo la “paz” con Israel, fue excluida de la Liga Árabe, la mayoría de los estados árabes
rompieron sus relaciones diplomáticas con Egipto. En Amman, Egipto ha sido
vuelta a admitir en la Liga
Árabe (en esta cumbre ha ocupado un lugar preponderante). Todos los estados
árabes, incluyendo Siria, han participado en esta cumbre y han reanudado
relaciones diplomáticas con Egipto. El acuerdo se produjo para preconizar la
realización de una “conferencia internacional”, que controlarían el
imperialismo norteamericano y la burocracia del Kremlin, para “solucionar el
problema palestino”. Esta posición es también la del Kremlin. Los estados
feudales burgueses y las camarillas se ponen de acuerdo abiertamente para
aislar y estrangular al pueblo palestino.

 

Las ilusiones no son admisibles
al respecto. El conjunto de datos muestra que el estado de Israel todavía
dispone a corto plazo de un margen de acción y de maniobra. Más aun: el estado
de Israel se batirá como un perro sin piedad para mantenerse en pie.

 

UNA POLÍTICA PARA EL PUEBLO PALESTINO

El pueblo palestino necesita una
política. En su momento, las resoluciones del Comité de Organización por la Reconstrucción de la IVª Internacional la
trazaron:

 

<!--[if !supportLists]-->·
<!--[endif]-->por la liberación nacional contra el
imperialismo

<!--[if !supportLists]-->·
<!--[endif]-->por la destrucción del estado sionista y del
estado de Husein

<!--[if !supportLists]-->·
<!--[endif]-->por la Constituyente palestina, por la constitución de
un único estado unificado palestino que garantice el derecho de las minorías:

<!--[if !supportLists]-->·
<!--[endif]-->contra las soluciones reaccionarias y
contrarrevolucionarias de “paz” dictadas por la coexistencia pacífica, por el
imperialismo norteamericano y la burocracia del Kremlin, sacrificando los
intereses de las masas populares del Próximo y Medio oriente, la reivindicación
del derecho del pueblo palestino a una nación, a favor de una República
palestina unificada, piedra angular del internacionalismo proletario.

9.- La primera
condición en el combate por los Estados Unidos Socialistas Soviéticos del
Próximo y Medio Oriente es, pues, la lucha primordial a favor de la
reivindicación del pueblo palestino a una nación. No situar esta reivindicación
en el centro del combate revolucionario es, quiérase o no, aceptar las
exacciones perpetradas por el estado sionista contra el pueblo palestino. Nada,
incluyendo el holocausto hitleriano de la Segunda Guerra Mundial, puede
justificar semejante posición. Pero situar en primer plano de la lucha de los
trabajadores judíos y palestinos árabes, la reivindicación a la nación del
pueblo palestino es adelantar en primer lugar la reivindicación de la Constituyente
palestina, en el territorio de Palestina. La lucha dirigida hacia la
destrucción del estado de Israel y del estado jordano de Husein se inscribe
como la reivindicación de un estado unificado de Palestina, reivindicación
transitoria hacia los Estados Unidos Socialistas del Próximo y Medio Oriente.”

Noviembre de
1973

 

Pero la consigna de Constituyente
palestina no cobra todo su sentido más que si se sitúa en la línea del Gobierno
Obrero y Campesino de Palestina, único gobierno capaza de resolver la cuestión
social como, también, la cuestión nacional. Por otra parte, la forma de
organización de tipo soviético del movimiento revolucionario en curso
actualmente en Gaza y Cisjordania es significativo: la Constituyente
palestina no es suficiente como consigna: la perspectiva de un Gobierno Obrero
y Campesino emanado de los consejos y apoyándose sobre ellos es indispensable.
Todavía es preciso añadir: existe un previo a la Constituyente, la
destrucción del estado de Israel; se trata, en primer lugar y ante todo, de que
los palestinos (los que permanecen en Israel, Gaza, Cisjordania, Jordania pero
también aquellos que se han visto obligados a exiliarse) recuperen su país para
constituir un estado palestino; no hay una especie de equilibrio en dos
“comunidades” que hay que mantener ni tampoco de un estado bi-nacional a
constituir.

 

En fin, la victoria de las masas
palestinas está indisolublemente ligada a la de la revolución proletaria en el
Próximo y Medio Oriente, contra el imperialismo, los estados feudal-burgueses y
las camarillas militares del Próximo y Medio Oriente, en el combate por la
independencia nacional, las libertades democráticas, la Asamblea Constituyente
soberana, el Gobierno Obrero y Campesino, la reforma agraria, la toma en manos
del proletariado de los principales medios de producción, la expropiación de
las clases dominantes y explotadoras, los Estados Unidos Socialistas del
Próximo y Medio Oriente. Evidentemente el proletariado palestino no puede
contar, para llevar adelante su combate, con la
OLP. Como todos los otros proletariados, le
es necesario construir una central sindical obrera; le es preciso, sobretodo,
que se construya un Partido Obrero Revolucionario que se sitúe en el programa
de la revolución proletaria en Palestina, en el Próximo y Medio Oriente, los
Estados Unidos Socialistas del Próximo y Medio Oriente y, por tanto, de la
revolución proletaria, contra el imperialismo, las clases y capas explotadoras
y las burocracias parasitarias.

 

 

 

Hay que exigir
a las organizaciones obreras (partidos y sindicatos) de los países
imperialistas, especialmente francesas:

 

“Basta ya con
esta masacre. La indignación no es suficiente. Dirigentes del PS y del PCF
dicen reprobar la sangrienta represión israelí contra los palestinos que se
manifiestan en Gaza y Cisjordania en nombre de su pueblo, a favor de las
libertades democráticas, del fin de la represión y del derecho del pueblo
palestino a volver a su país y a disponer de sí mismo.

 

¿Por qué no
llaman, igual que los dirigentes de las centrales sindicales, a una masiva
manifestación frente a la embajada de Israel bajo el lema: ¡Basta ya de masacre!? El pueblo palestino tiene el derecho
elemental a expresar sus reivindicaciones democráticas y nacionales y a
combatir a favor de ellas.”

 

7 de marzo de 1988

Los sindicatos, la crisis del imperialismo y el nuevo período de la revolución proletaria, Stéphane Just, 1985

LOS SINDICATOS, LA CRISIS DEL IMPERIALISMO Y EL NUEVO PERÍODO DE LA REVOLUCIÓN PROLETARIA

Stéphane JUST

1985

Bill Clinton y el congreso republicano reelegidos: una nueva etapa en la ofensiva contra el proletariado estadounidense

BILL CLINTON Y EL CONGRESO REPUBLICANO REELEGIDOS: NUEVA ETAPA EN LA OFENSIVA CONTRA EL PROLETARIADO ESTADOUNIDENSE

Publicado en Combattre pour le socialisme nº 66, febrero de 1997, páginas 25 a 30

Una nueva perspectiva. Comité por la construcción del Partido Obrero Revolucionario

Una nueva perspectiva, Comité por la construcción del Partido Obrero Revolucionario, por la construcción de la Internacional Obrera Revolucionaria, 1997

Diciembre 96 / enero 97, fuerza y debilidad del proletariado coreano

DICIEMBRE 96 / ENERO 97, FUERZA Y DEBILIDAD DEL PROLETARIADO COREANO

________________________________________________________________________________

DICIEMBRE 96 / ENERO 97, FUERZA Y DEBILIDAD DEL PROLETARIADO COREANO

LA NUEVA LEGISLACION DEL TRABAJO: UN ATAQUE FRONTAL CONTRA EL PROLETARIADO

El jueves 26 de diciembre de 1996, los diputados del partido gubernamental (Partido de la Nueva Corea) aprobaron una nueva legislación del trabajo. La ley fue aprobada con la ausencia, incluso, de la oposición parlamentaria burguesa.
¿Qué prevé esta ley? Por una parte establece una total libertad de despido, limita los contratos indefinidos en beneficio de contratos de duración determinada. Instaura la flexibilidad y anualización del tiempo de trabajo, permitiendo jornadas de hasta 56 horas semanales en función de la demanda. Por otra parte refuerza todas las disposiciones contra el movimiento obrero. Así, prevé la posibilidad de reemplazar en todo momento el personal huelguista por personal interino. Rechaza el reconocimiento de cualquier otro sindicato antes del 2002, en particular de la KCTU (Confederación Coreana de Sindicatos). Mantiene la prohibición de sindicación para los funcionarios y enseñantes.
Aunque a decir verdad esta ley no es completamente nueva. En lo esencial se trata del retorno puro y simple a la legislación antiobrera de la dictadura de Park Chung Hee, dictadura instaurada por el imperialismo americano en 1961, y actualizada en 1980 por el gobierno de Chon Doo Whan. Una legislación que había sido muy quebrantada por el movimiento de la clase obrera y de la juventud. En cada una de las legislaciones de 1963 y de 1980 se intentó reconocer como único sindicato al ‘sindicato oficial’ cuyos dirigentes eran nombrados con el aval del gobierno, subordinar el ejercicio de huelga al acuerdo del mismo gobierno, impedir la sindicación de los funcionarios. Todas estas medidas, ampliamente barridas en 1987, se intentan ahora reinstaurar.
Para comprender la violencia de tal ataque es preciso apreciar cual es el lugar que ocupa Corea del Sur en relación con su propia historia, modelada por las diferentes potencias imperialistas, en particular el imperialismo americano, y por el rol jugado por la burocracia estalinista hasta que explotó.
En 1945 se selló un acuerdo contrarrevolucionario entre el imperialismo americano y la burocracia estalinista para dividir Corea en dos a nivel del paralelo 38. Esta división de Corea chocó frontalmente con las aspiraciones de las masas coreanas a constituirse en nación. Aspiración opuesta desde hace siglos a las empresas colonizadoras alternativas de China y Japón, a las que se debe juntar en el siglo XIX Rusia. De 1910 a 1945 el Japón aseguró su dominación colonial sobre Corea. La cuestión nacional, pues, jamás ha sido solucionada en Corea y el combate por hacerlo mediante la reunificación y contra la división mantenida hasta ahora, es parte integrante y decisiva del combate del proletariado coreano y de la juventud tanto del Norte como del Sur.

LA GUERRA DE COREA

Stalin decidió que las tropas norcoreanas atacaran al Sur. En caso de triunfo sería un refuerzo para la lucha que no deja de mantener con la ‘República democrática China’. Creyó poder comprometer a las tropas de Corea del Norte para invadir Corea del Sur, aunque en Yalta el imperialismo americano había recibido en el reparto el dominio sobre el Sur de Corea.
En enero de 1950, el secretario de estado Dean Acheson anunció públicamente que Corea no formaba parte del perímetro de defensa de los Estados Unidos. En realidad se trataba de una de esas maniobras a las que acostumbra el imperialismo americano. Apenas franquearon la frontera las tropas norcoreanas, a demanda de Estados Unidos el Consejo de Seguridad de la ONU se hace cargo de la guerra de Corea, las tropas americanas juegan en ella el principal papel, Mac Arthur es nombrado comandante supremo.
El 25 de junio de 1950 las tropas norcoreanas invaden el Sur de la península. Stalin se encierra en la trampa que le tendió el imperialismo americano. En pocas semanas las tropas norcoreanas llegan a unos 40 kilómetros de Pusan, puerto de Corea del Sur. En caso de victoria Corea del Norte debería alinear las relaciones de producción de Corea del Sur sobre las suyas. Pero las tropas americanas reagrupadas y reforzadas detienen el avance norcoreano, sus tropas son inmovilizadas. Los americanos preparan la contraofensiva que dirigirá Mac Arthur, nombrado General jefe.
Sus tropas desembarcan en Inchon, a la altura del paralelo 38. En tres días cortan Corea a la altura de este paralelo, las tropas del norte, que han caído en la trampa, retroceden derrotadas y en desorden. Simplemente capitulan. La empresa de Stalin desemboca en un desastre. En seguida, Mac Arthur invade Corea del Norte y sus tropas alcanzan el Yalu, frontera entre China y Corea. Entonces, apenas pertrechadas con un armamento irrisorio pero en innumerable masa, las tropas chinas contraatacan. Van a derrotar a las tropas americanas, aunque al precio de 900.000 muertos. Mac Arthur amenaza con emplear la bomba atómica contra China. Truman lo destituye fulminantemente y nombra en su lugar al general Ridgway.
Desangrado, el ejército chino es bloqueado a pocos kilómetros de Seúl. El 27 de julio se firma el armisticio entre los chinos y el imperialismo americano. Desde entonces no han cambiado las posiciones geográficas. Seúl queda como capital de Corea del Sur controlada por el imperialismo americano.

DOMINACION IMPERIALISTA Y CONSTITUCION DE UN CAPITAL NACIONAL

El capitalismo, pues, se desarrolla en la parte sur de Corea en estrecha dependencia del imperialismo americano. Se desarrolla a la sombra de un régimen militaro-policial, constituido en estrecha ósmosis con el ejército y los servicios secretos americanos (¡hasta tal punto de que la policía secreta surcoreana se llama KCIA!). Este régimen militaro-policial permitirá el desarrollo de la economía capitalista sobre la base de una fenomenal tasa de explotación de la mano de obra. Desarrollo basado en gran parte sobre la base de inversiones americanas a las que se unirán, a partir de 1965 y la firma del tratado de normalización de relaciones con el Japón, las inversiones japonesas (que de ahora en adelante sobrepasarán a las primeras).
Pero al lado de estas inversiones, todos los esfuerzos de los gobiernos han consistido a través de ‘planes quinquenales’ en constituir una burguesía nacional. Como en otros países dominados, el instrumento de esta tentativa ha sido la estatización del sistema bancario. Mediante la ayuda financiera masiva del sistema bancario del estado se han podido constituir los grandes trusts coreanos: Samsung, Daewoo, Hyundyai. Y aún así, estos trusts no son en absoluto independientes de las grandes potencias imperialistas con las cuales han firmado acuerdos varios: Hyundai con la Mitsubishi, Daewoo con General Motors, Samsung con Chrysler por ejemplo.
De todas formas, el rápido desarrollo del capitalismo modificó radicalmente la estructura de la producción a partir de los años1970, producción ampliamente virada hacia la exportación. Corea es la segunda potencia mundial en astilleros navales y se encuentra entre los diez primeros productores mundiales de acero. Al mismo tiempo, algunas industrias tradicionales, en particular el textil y la marroquinería, se han deslocalizado hacia otros países donde las condiciones de explotación de la mano de obra son aún más ventajosas para el capital. En conjunto, con excepción de cortos períodos de recesión, predomina el rápido crecimiento de la economía surcoreana. El producto interior bruto ha aumentado un 9,1% en 1991, un 5,1% en 1992, 5,5% en 1993, 8,2% en 1994. Sólo para el año 1995, el volumen de exportaciones aumentó un 14% sobre el año precedente.

UN DESARROLLO ECONOMICO AMENAZADO DE HUNDIMIENTO

Si embargo este aparentemente impetuoso desarrollo no es más que un aspecto de las cosas. De entrada es un desarrollo producido por medios artificiales que colocan a la economía coreana en su conjunto bajo la muy real amenaza de una catástrofe bancaria y financiera. Desde este punto de vista, lo que pasa en la economía coreana es un reflejo de las características generales del estado actual del imperialismo.

Por una parte, el desarrollo se ha dado sobre la base de un endeudamiento generalizado: importante endeudamiento del estado (que aumenta un 10% anual desde 1990), endeudamiento catastrófico de los trusts coreanos que se han abierto camino en el mercado mundial con los métodos aventureros del dumping. Por ejemplo Daewoo, recientemente de actualidad por no haber logrado hacerse con Thomson Multimedia, tiene un endeudamiento que alcanza el 352% de su capital; Hyundai llega al 500%. Para comparar, el endeudamiento medio de las firmas francesas es del orden del 100%.

Desde este punto de vista, la quiebra de Hanbo Steel, segundo grupo siderúrgico de Corea, es muy reveladora. Veamos lo que decía el corresponsal de Le Monde en Tokio:

“La quiebra de la segunda siderúrgica de Corea del Sur, Hanbo Steel, cuyas deudas se cifran en 5800 millones de dólares, constituye una advertencia para un sistema financiero ya fragilizado. Sus principales acreedores, Korea First Bank, Korea Exchange Bank, Seoul Bank y Korea Development Bank han sido directamente afectados: sus préstamos, otorgados sin las suficientes garantías, son prácticamente irrecuperables. Korea First Bank ha sido el más vulnerable, con créditos que se elevaban a 1300 millones de dólares, o sea un 60% del montante de sus recursos: le harán falta diez años para borrar la deuda”.

La gran fragilidad de los ‘chaebols’ -así se llaman los trusts coreanos- lleva en sí misma la amenaza de hundimiento del sistema bancario, un hundimiento que, claro está, traería consecuencias mucho más allá de las fronteras de Corea. Es comprensible la inquietud del capital financiero de las metrópolis imperialistas. También se informa en el mismo número de Le Monde que inmediatamente después de la declaración de quiebra de la Hanbo Steel, la banca japonesa y la de Hong Kong decidió aplicar, a las filiales en el extranjero de los bancos coreanos, tasas de interés más elevadas.

EL PROLETARIADO Y LA JUVENTUD COREANA COMBATEN

Y a decir verdad otra amenaza planea sobre la economía capitalista coreana, por lo demás producto inevitable de su desarrollo: el desarrollo del mismo proletariado. Este proletariado, a la vez numéricamente muy poderoso (ya habían 9 millones de obreros en 1986) y muy concentrado en las grandes empresas, ha afrontado importantes combates de clase a pesar de la sangrienta represión a la que ha recurrido el estado militaro-policial. En 1987 la clase obrera se unía a la movilización de los estudiantes contra la dictadura, movilización que socavó profundamente el régimen militar y permitió arrancar algunas libertades democráticas. La fusión del movimiento de la juventud -hay cerca de 1,4 millones de estudiantes en Corea del Sur- y el de la clase obrera siempre ha integrado reivindicaciones por las libertades democráticas y contra el régimen militar junto al combate contra el imperialismo y por la reunificación (sirva de ejemplo la lucha de los estudiantes en 1996). En 1987 la movilización de las masas arrancó importantes concesiones (fin de la ‘autoelección’ del presidente de la república, liberación parcial de presos políticos), aunque la oposición burguesa al régimen uno de cuyos jefes era Kim Young Sam, actual presidente de la república, consiguió salvar al régimen. En el plano de las reivindicaciones económicas, los obreros coreanos obtuvieron aumentos salariales del orden del 15% anual durante los últimos años, lo que, aunque se tenga en cuenta una inflación de un 5% anual, constituye una mejoría de sus condiciones de existencia. Este despertar del proletariado coreano se inscribe en el desarrollo general del combate de clase en los países llamados ‘emergentes’, como se inquieta Le Monde:

“Si la perspectiva de un recalentamiento de estas economías parece hoy por hoy descartada, los temores se trasponen a los riesgos de una eventual explosión social (…)”

El mismo diario cita el ejemplo de Indonesia:

“En Indonesia el número de movimientos de huelga ha pasado de 19 en 1989 a 296 en 1994, representando una pérdida de 1,5 millones de horas de trabajo”

Según las estadísticas de la ONUDI y del FMI los salarios reales habrían progresado entre 1973 y 1993 un 150% en Filipinas, 195% en Malasia, 240% en Indonesia y 290% en Singapur. Aunque se tomen esta cifras con prudencia, son el reflejo de una realidad, a saber: que el proletariado de estos países ha emprendido el combate para vender más cara su fuerza de trabajo en una situación en la que la burguesía, teniendo en cuenta la abismal diferencia entre el coste de la fuerza de trabajo en estos países y en las metrópolis imperialistas, aún podía hacer concesiones.

LA ADHESION DE COREA DEL SUR A LA OCDE Y LA NECESIDAD DE ACOMETER CONTRA EL PROLETARIADO

La ley sobre el trabajo manifiesta que de ahora en adelante, en Corea, las concesiones han terminado. En 1996 el gobierno surcoreano decidió la adhesión a la OCDE (Organización para el Comercio y el Desarrollo Económico). Las implicaciones son las siguientes: levantamiento de las protecciones tarifarias y aduaneras que según Le Monde “amenaza del 5 al 12% de los productos locales y entre 170.000 y 405.000 empleos”, y apertura del mercado financiero coreano desde 1997. Desde entonces, y contra la política proteccionista que había imperado hasta entonces en el plano agrícola, los Estados Unidos consiguieron poder vender su arroz en el mercado surcoreano. Por otra parte no cabe duda de que la adhesión a la OCDE fue impuesta por las potencias imperialistas dominantes, especialmente por el imperialismo americano..

Tal situación obligó al gobierno de Kim Young Sam a tomar desde 1993 una serie de medidas que llegaban a cuestionar incluso las prebendas y ventajas que disfrutaban antaño ciertos sectores del aparato político y militar. De hecho, la estrecha fusión de los aparatos político, militar y bancario favorecía un sistema de corrupción generalizada. Desde 1992 se emprendió un proceso de privatización del sistema bancario acompañado de medidas contra la mafia de estado llamada ‘sociedad única’, que reagrupaba a los beneficiarios de esta corrupción.

Pero los golpes del gobierno de Kim Young Sam están dirigidos principalmente contra el proletariado. Se trata no sólo de acabar con los aumentos salariales, de instaurar la flexibilidad, sino de ir más lejos y cuestionar las escasas libertades democráticas que arrancaron la clase obrera y la juventud desde 1987. Por ello, y constituyendo un elemento decisivo de la legislación adoptada por una mayoría sometida por Kim Young Sam, se han reforzado los poderes de los servicios secretos (la KCIA).

EL IMPERIALISMO Y LA BUROCRACIA DE LA CISL PATROCINAN UNA LEY ADOPTADA MEDIANTE EL ‘DIALOGO SOCIAL’

Respecto a ello es importante ver cual ha sido la posición de las potencias imperialistas con relación a los desarrollos de la lucha de clases en diciembre y enero. La prensa burguesa ha querido hacer creer que las potencias imperialistas desaprobaban el gobierno de Kim Young Sam en nombre de los eternos ideales de la ‘democracia’. ¿Pero cuál es la realidad? Le Monde cita al Comité de empleo, trabajo y asuntos sociales de la OCDE, que el 23 de enero

“reconoce los esfuerzos desplegados por las autoridades coreanas para reformar la legislación del trabajo, pero estima que la nueva ley no responde plenamente a los compromisos del gobierno coreano en lo que concierne a la libertad de asociación y a la negociación colectiva” (…) y (…) “anima al gobierno coreano a retomar el diálogo con todas las partes interesadas, lo que será testimonio de la importancia que el gobierno concede a una aceleración del proceso para garantizar plenamente la libertad de asociación y de negociación colectiva”.

Es decir, la OCDE aprueba plenamente los objetivos de la ley de Kim Young Sam, pero pide al gobierno que los ponga en práctica por otros medios, los de la ‘concertación’, ‘participación’ y ‘diálogo social’. Los círculos imperialistas abogan en particular por que la KCTU, actualmente no reconocida, sea integrada en dicho ‘diálogo social’.

Los dirigentes de la CISL (Confederación Internacional de Sindicatos Libres) se alinearon inmediatamente sobre los pasos de los dirigentes imperialistas y se presentaron en Seúl para avalar esta posición, en particular ante los dirigentes de la KCTU. Así hizo el aparato de FO, miembro francés de la CISL, que se pronunció por la ‘reforma’ de la legislación del trabajo como pone de manifiesto, por ejemplo, esta posición de la Federación de Enseñanza FO, que, en esto como en otras cosas, expresa fielmente la posición del aparato confederal:

“La FNEC-FP-FO afirma su solidaridad y apoyo a los trabajadores de Corea en huelga por la defensa de sus derechos. La FNEC-FP-FO exige en particular que cesen todas las persecuciones emprendidas contra los responsables sindicales y que sea respetada la existencia de los sindicatos coreanos.
La FNEC-FP-FO se dirige solemnemente al gobierno coreano para solicitarle abrir inmediatamente la discusión con los representantes de los sindicatos con el fin de que sea reformada la nueva ley sobre el trabajo” (9.1.97)

El gobierno de Kim Young Sam no ha tardado nada en adherirse al método preconizado por las potencias imperialistas. Desde el 10 de enero, y con el objetivo de desactivar el llamamiento a la huelga general, el dirigente del partido de Kim Young Sam (Partido de la nueva Corea) se reunía con los dirigentes del sindicato amarillo, la Federación de sindicatos coreanos (FKCTU). El 21 de enero Kim Young Sam se reunió con los dirigentes de la ‘oposición’ (burguesa) y anunció que el no reconocimiento de la KCTU había sido un error. Le Monde del 22 de enero indicaba:

“Un mes después del desencadenamiento de un importante movimiento sindical, el presidente surcoreano Kim Young Sam aceptó finalmente, el martes 21 de enero, reexaminar la muy contestada ley sobre el trabajo. Dicha legislación’ podrá ser de nuevo discutida en el Parlamento’, anunció un portavoz de la presidencia tras una reunión entre el jefe del estado y los responsables de los partidos de la oposición surcoreana. El presidente ha hecho saber igualmente que suspendería las órdenes de detención emitidas por la justicia contra los dirigentes sindicales que encabezan el movimiento de protesta. El jefe del estado, sin embargo, ha precisado que no se trataba de abrogar una ley que ya había sido votada por el Parlamento el 26 de diciembre en ausencia de los diputados de la oposición”.

Kim Young Sam quiere indicar con ello que ha asimilado perfectamente las consignas de sus superiores. Desde ahora preconizará el diálogo… en el marco del mantenimiento de la ley ya adoptada. El diálogo tendrá lugar, incluso con la KCTU, y el movimiento de masas refluirá sin obtener la derogación de dicha ley.

EL MOVIMIENTO DE MASAS Y LOS SINDICATOS

Claro está que no se puede entender el hecho de que el poderoso movimiento de masas no haya podido ni barrer al gobierno de Kim Young Sam, ni hacerlo retroceder en la legislación sobre el trabajo, sin apreciar precisamente el papel de los dirigentes sindicales. En Corea existen esencialmente dos confederaciones sindicales: la FKCTU, única reconocida, y la KCTU, todavía ilegal.

Pero la FKCTU sólo tiene de sindicato el nombre. En realidad es la heredera de los sindicatos organizados por el gobierno en estrecha ósmosis con el imperialismo americano, sindicatos organizados tras la feroz represión contra los verdaderos sindicatos obreros que se construyeron en la posguerra y que la represión liquidó. Sobre la tradición de este sindicalismo de estado del que es heredera la FKCTU, veamos lo que dice la Histoire du Syndicalisme dans le Monde des Origines a nos Jours de Jean SAIGNES:

“Esta [la FKCTU, ndlt] se da como programa la colaboración con la patronal y el poder, y la movilización de la mano de obra para promover el crecimiento. (…) Amenazas¬ prisión, torturas, listas negras elaboradas a menudo por los propios jefes sindicales, son moneda corriente. (…) En estos sindicatos la corrupción hace estragos a la hora de acceder a las funciones dirigentes a menudo muy lucrativas. Los dirigentes de este trade-unionismo conservador, aconsejados por la A.F.I.L., una de las ramas internacionales de la AFL-CIO, y clientelizados por el poder, mantienen entre el asalariado la adhesión al productivismo oficial, ligándose así plenamente a los fines de la estrategia económica (…) predican sin descanso la colaboración con la patronal y el anticomunismo combatiendo el recurso a la huelga.”

En resumidas cuentes, en una situación extremadamente peligrosa debido a la movilización de las masas, la FKCTU se mantuvo fiel a su historia.

Fue la KCTU quien llamó a la huelga el 26/12/96 y no la FKCTU, ésta última, empero, se vio obligada a adherirse a la misma. Y, por el contrario, fue después la FKCTU la que llamó a la vuelta al trabajo.

Mientras la movilización se mantuvo en su cumbre, a principios de enero, la FKCTU no llamó a la huelga y dialogó con el representante del gobierno. Llamó a la huelga el 14 y 15 de enero cuando el movimiento estaba casi liquidado. La huelga, desde 14/15 de enero será ya un fracaso. No se puede decir que la FKCTU traicionara la movilización obrera; más bien es preciso decir que la clase obrera tuvo a toda la FKCTU frente a ella.

Hay una diferencia con la KCTU. Esta es heredera de otra tradición, la del combate del proletariado, en las peores condiciones de represión, por constituir verdaderos sindicatos contra el ‘sindicalismo oficial’. Es la heredera de los combates de 1987 que abrieron una brecha en la dictadura militaro-policial. Sería erróneo, sin embargo, ilusionarse con la dirección de la KCTU. Si sobre la base de la presión del movimiento de masas pudo incluso, en un momento del conflicto, pronunciarse por derribar el gobierno de Kim Young Sam, los estrechos lazos que mantienen sus dirigentes con la burocracia de la CISL, que establecieron relaciones con ella tras decenios de apoyo a los ‘sindicatos oficiales’, influencia que ejerce sobre sus dirigentes la Iglesia católica, la condujeron en resumidas cuentas a aceptar el marco del ‘diálogo social’ con Kim Young Sam.

No por ello hay que dejar de sumar en el haber de la formidable combatividad de la clase obrera coreana el haber comenzado a construir una organización sindical de clase rompiendo con los sindicatos del estado.

LA SITUACION EN COREA DEL NORTE

Si nos atenemos a los resultados, es incontestable que el gobierno ha vencido en el pulso que lo ha opuesto al proletariado. Para comprender esto es preciso apreciar también el papel y la situación de la burocracia que ostenta el poder en el Norte. La movilización obrera en el Sur era sentida como una amenaza por el gobierno norcoreano.

El caso del submarino hundido en septiembre pasado tras una incursión en aguas territoriales surcoreanas ofreció al gobierno norcoreano la oportunidad de pronunciarse, el 29 de diciembre -o sea inmediatamente después del inicio de la huelga-, por “la paz y la estabilidad de la península coreana”.

“La República Popular Democrática de Corea desea actuar concertadamente con otros países en pro de la paz y la estabilidad de la península coreana”.

Ello no carece de importancia ya que de forma natural todo movimiento de masas implica necesariamente la cuestión de acabar con la partición de la península impuesta por el imperialismo y la difunta burocracia estaliniana.

Y el mismo estado en que se encuentra Corea del Norte es por sí solo una ayuda para el gobierno del Sur. La gestión de la burocracia ha conducido a un verdadero desastre económico agravado por el hundimiento de la URSS. La penuria es tal que las masas están al borde de la hambruna. El imperialismo americano ejerce una presión cada vez más fuerte, y a decir verdad mantiene al país a su merced utilizando el arma del embargo sobre las exportaciones y la de la ‘ayuda humanitaria’ ya que ahora los recursos agrícolas del país no pueden alimentar a sus habitantes.

En Corea del Norte, como en otras partes, la burocracia se apresura a desmantelar la propiedad estatal recurriendo, principalmente, a la creación de ‘zonas libres’, tal y como hace la burocracia china, pero con mucho menos éxito debido a la negativa del imperialismo americano a invertir. Jamás, por ejemplo, fueron realizadas las previstas inversiones de la General Motors.

El general Gary Luck, con el cinismo propio de un representante regional del imperialismo, resume muy bien la situación:

“La cuestión no estriba en saber si ese país va a desintegrarse, sino cómo, por implosión o explosión y cuándo lo hará”.

CUESTIONES A RESOLVER PARA LA CLASE OBRERA Y LA JUVENTUD DE COREA

La movilización de masas de diciembre 96 / enero 97 planteó, más allá de la derogación de la ley sobre el trabajo, la cuestión de la misma existencia del gobierno de Kim Young Sam y el desmantelamiento del estado militaro-policial construido por el imperialismo americano. Pero la clase obrera, aunque ha comenzado a construir sus centrales sindicales, se ha visto bloqueada en el combate por el hecho de no disponer de partido político propio.

La construcción del partido obrero en Corea es una cuestión decisiva para el futuro, un partido que no podrá construirse más que a partir de militantes sindicales y de los que surjan del movimiento juvenil.

El programa de tal partido deberá necesariamente integrar como cuestión crucial el combate por la reunificación de Corea y por una Constituyente soberana para toda Corea, lo que supone la liquidación del gobierno militar del Sur y de la burocracia del Norte.

En esto la constitución del Partido Obrero es inseparable de la emergencia de una vanguardia revolucionaria. Ha sido precisamente la ausencia de Partido Obrero y de una vanguardia que combatiera en su seno por el programa de la revolución socialista lo que ha constituido, a pesar de su impresionante fuerza, la debilidad del movimiento de diciembre 96 / enero 97 en Corea del Sur. (C.P.S. 67 - 11.04.97)

Lenin: dos textos inéditos

LENIN: DOS TEXTOS INÉDITOS

Discurso al Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista (17 de junio de 1921)

[Lucha contra el hambre]

1921

 

León Sedov: escritos

LEÓN SEDOV: ESCRITOS

Libro Rojo sobre el Proceso de Moscú, 1936

LIBRO ROJO sobre el Proceso de Moscú

León Sedov

1936

En formato epub: Libro Rojo sobre el Proceso de Moscú

Los cuatro primeros congresos de la Internacional Comunista

Los cuatro primeros congresos de la Internacional Comunista, Volumen 1

selección de tesis, resoluciones, discursos y llamamientos de
LOS CUATRO PRIMEROS CONGRESOS DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA
VOLUMEN 1

Primer Congreso de la Tercera Internacional:
*Invitación al Partido Comunista alemán (Spartakusbund) al Primer Congreso de la Tercera Internacional
*Tesis sobre la democracia burguesa y la dictadura del proletariado;
*Discurso del Lenin sobre sus tesis;
*Plataforma de la Tercera Internacional;
*Tesis sobre la situación internacional y la política de la Entente;
*Discurso del camarada Trotsky;
*Manifiesto de la Tercera Internacional a los proletarios de todo el mundo.

Segundo Congreso de la Tercera Internacional:
*Estatutos de la Tercera Internacional
*Condiciones de admisión de los partidos en la Tercera Internacional
*Las tareas fundamentales de la Tercera Internacional
*Resolución sobre el papel del Partido Comunista en la revolución proletaria;
*El movimiento sindical, los comités de fábrica y de empresas;
*Tesis y adiciones sobre los problemas nacional y colonial;
*Tesis sobre el problema agrario
*El Partido Comunista y el parlamentarismo;
*Manifiesto del Segundo Congreso de la Internacional Comunista: El mundo capitalista y la Tercera Internacional

---------------

Ya en 1934 sólo los militantes revolucionarios que se oponían al estalinismo mostraban interés en dar a conocer los textos fundamentales producidos por la Internacional Comunista (la Tercera Internacional). Casi un siglo más tarde, el Grupo Germinal realiza el esfuerzo de hacer accesible el conocimiento de estos textos a todos los revolucionarios y revolucionarias de habla española. No es un esfuerzo ‘erudito’ sino político, otras organizaciones con recursos humanos y materiales muy superiores al Grupo Germinal podrían haber hecho este esfuerzo, pero no lo han hecho. Se trata, evidentemente, de una opción política. El Grupo Germinal, que a causa de su debilidad no cuenta aún ni con una Plataforma ni con un Programa de Acción para el estado español, construye así, lenta pero firmemente, los cimientos del partido obrero revolucionario que necesita el proletariado, que precisan las más amplias masas. Las tesis, resoluciones y manifiestos de la Tercera Internacional en sus cuatro primeros congresos forman parte del programa del Grupo Germinal, no podemos más que hacer nuestras las palabras de los editores de aquella recopilación de 1934.

_________________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________________

Prólogo de los editores de la versión francesa de 1934

“La recopilación que aquí presentamos incluye todos los manifiestos, tesis y resoluciones adoptadas por los cuatro primeros Congresos de la Internacional Comunista, entre 1919 y 1923.

La enorme cantidad de hechos y de acontecimientos a los que se refieren estos textos habrían exigido evidentemente abundantes notas explicativas. Para las jóvenes generaciones, la tarea cumplida por la Internacional Comunista en vida de Lenin y con la participación activa de Trotsky, sigue siendo hoy completamente desconocida.

Que la socialdemocracia no haya tenido ningún interés en hacer conocer estos textos es bastante comprensible; a partir de ellos se puede aprender a batir el reformismo y a organizar con las grandes masas trabajadoras la insurrección proletaria.

En cuanto al silencio observado en las filas de la IC debe ser explicado de otra manera: ocurre que toda la experiencia de la IC entre 1919 y 1923 contradice enteramente el curso político seguido por ésta después de 1924 y que está caracterizado por la derrota en Alemania en 1923, en Bulgaria y en Estonia en 1924, el apoyo dado al reformismo inglés en 1926, el aplastamiento de la gran revolución china en 1926-1927, la impotencia en la revolución española y la capitulación ante el fascismo alemán en 1932-1933.

Sin embargo, hemos debido renunciar a las notas, pues no era posible ampliar aún más este volumen, ya de por sí voluminoso. Asimismo, debimos renunciar a incorporar una introducción general, que habría sido no obstante muy necesaria.

Nosotros, que pertenecemos a la Liga Comunista Internacional (antes llamada Oposición de Izquierda), consideramos que la inmensa experiencia de los movimientos revolucionarios de la guerra y de la posguerra, tal como está resumida, analizada, elaborada y hecha consciente por la IC entre 1919 y 1923, constituye la adquisición fundamental del marxismo contemporáneo.

Esta es la razón que nos impulsa a reeditar hoy estos documentos, como base del marxismo-leninismo contemporáneo.

Los manifiestos (en particular los del II Congreso) y las resoluciones generales, ofrecen un cuadro suficientemente preciso de la situación política y económica.

Un cierto número de tesis (sobre la cuestión nacional, sobre la cuestión agraria, sobre la democracia burguesa y la democracia proletaria), elaboradas por el Primero y el Segundo Congreso, permanecen como la base fundamental del marxismo en la época actual. Otras tesis ofrecen inapreciables lecciones de estrategia y de táctica.

Los textos han sido reproducidos según las traducciones hechas en la época, y que son a veces defectuosas. No nos fue posible hacer una revisión completa, ya que ello hubiese exigido un largo trabajo cuando nuestro propósito era el de poner tan rápidamente como fuera posible estos documentos en manos de los militantes. Algunos, que estaban inéditos en francés, debieron ser traducidos.

Agreguemos finalmente que los documentos del Quinto y Sexto Congreso de la IC (1925 y 1928) son de fácil acceso. Al lector le resultará útil consultar sobre el período que sigue a la muerte de Lenin en 1924 la Crítica del proyecto de programa de la IC [incluida en la obra de Trotsky La Internacional Comunista después de Lenin que el lector puede también bajarse desde esta página del Grupo Germinal], de León Trotsky, en la que toda la experiencia histórica y la actividad revolucionaria de los años 1923-1928 son examinados a la luz de los principios de los cuatro primeros Congresos.

Estamos convencidos de que esta recopilación tendráuna buena acogida en las filas de la joven generación, que encontrará en ella la orientación marxista y las ricas lecciones que necesita.”

Los cuatro primeros congresos de la Internacional Comunista, Volumen 2

selección de tesis, resoluciones, discursos y llamamientos de
LOS CUATRO PRIMEROS CONGRESOS DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA
VOLUMEN 2

Tercer Congreso de la Tercera Internacional:
*Tesis sobre la situación mundial y las tareas de la Tercera Internacional;
*Tesis sobre la táctica;
*Resolución sobre el informe del Comité Ejecutivo;
*Tesis sobre la estructura, los métodos y la acción de los partidos comunistas;
*Resolución sobre la organización de la Tercera Internacional;
*La Tercera Internacional y la Internacional Sindical Roja;
*Manifiesto del Comité Ejecutivo de la Tercera Internacional: Hacia un nuevo trabajo, hacia nuevas luchas; ¡A los hombre y mujeres proletarios de todos los países!
*Tesis para la propaganda entre las mujeres:

Cuarto Congreso de la Tercera Internacional:
*Resolución sobre la táctica de la Tercera Internacional;
*Tesis sobre la unidad del frente proletario;
*Resolución sobre el informe del Comité Ejecutivo;
*Resolución sobre el programa de la Tercera Internacional;
*Resolución sobre la revolución rusa;
*Tesis sobre la acción de los comunistas en el movimiento sindical;
*Tesis sobre la cuestión de Oriente;
*Programa de acción agraria;
*Tesis sobre la cuestión negra;
*Resolución sobre la Internacional de las Juventudes Comunistas;
*Resolución sobre la cuestión educativa;
*Resolución sobre la ayuda proletaria a la Rusia Soviética;
*Resolución sobre la reorganización del Ejecutivo y su futura actividad;
*Resolución sobre la cuestión francesa;
*Programa de acción y de trabajo del Partido Comunista francés;
*Resolución sobre España;
*Resolución sobre Irlanda.

___________________________________________________________________

Ya en 1934 sólo los militantes revolucionarios que se oponían al estalinismo mostraban interés en dar a conocer los textos fundamentales producidos por la Internacional Comunista (la Tercera Internacional). Casi un siglo más tarde, el Grupo Germinal realiza el esfuerzo de hacer accesible el conocimiento de estos textos a todos los revolucionarios y revolucionarias de habla española. No es un esfuerzo ‘erudito’ sino político, otras organizaciones con recursos humanos y materiales muy superiores al Grupo Germinal podrían haber hecho este esfuerzo, pero no lo han hecho. Se trata, evidentemente, de una opción política. El Grupo Germinal, que a causa de su debilidad no cuenta aún ni con una Plataforma ni con un Programa de Acción para el estado español, construye así, lenta pero firmemente, los cimientos del partido obrero revolucionario que necesita el proletariado, que precisan las más amplias masas. Las tesis, resoluciones y manifiestos de la Tercera Internacional en sus cuatro primeros congresos forman parte del programa del Grupo Germinal, no podemos más que hacer nuestras las palabras de los editores de aquella recopilación de 1934.
____________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________

Prólogo de los editores de la versión francesa de 1934

“La recopilación que aquí presentamos incluye todos los manifiestos, tesis y resoluciones adoptadas por los cuatro primeros Congresos de la Internacional Comunista, entre 1919 y 1923.

La enorme cantidad de hechos y de acontecimientos a los que se refieren estos textos habrían exigido evidentemente abundantes notas explicativas. Para las jóvenes generaciones, la tarea cumplida por la Internacional Comunista en vida de Lenin y con la participación activa de Trotsky, sigue siendo hoy completamente desconocida.

Que la socialdemocracia no haya tenido ningún interés en hacer conocer estos textos es bastante comprensible; a partir de ellos se puede aprender a batir el reformismo y a organizar con las grandes masas trabajadoras la insurrección proletaria.

En cuanto al silencio observado en las filas de la IC debe ser explicado de otra manera: ocurre que toda la experiencia de la IC entre 1919 y 1923 contradice enteramente el curso político seguido por ésta después de 1924 y que está caracterizado por la derrota en Alemania en 1923, en Bulgaria y en Estonia en 1924, el apoyo dado al reformismo inglés en 1926, el aplastamiento de la gran revolución china en 1926-1927, la impotencia en la revolución española y la capitulación ante el fascismo alemán en 1932-1933.

Sin embargo, hemos debido renunciar a las notas, pues no era posible ampliar aún más este volumen, ya de por sí voluminoso. Asimismo, debimos renunciar a incorporar una introducción general, que habría sido no obstante muy necesaria.

Nosotros, que pertenecemos a la Liga Comunista Internacional (antes llamada Oposición de Izquierda), consideramos que la inmensa experiencia de los movimientos revolucionarios de la guerra y de la posguerra, tal como está resumida, analizada, elaborada y hecha consciente por la IC entre 1919 y 1923, constituye la adquisición fundamental del marxismo contemporáneo.

Esta es la razón que nos impulsa a reeditar hoy estos documentos, como base del marxismo-leninismo contemporáneo.

Los manifiestos (en particular los del II Congreso) y las resoluciones generales, ofrecen un cuadro suficientemente preciso de la situación política y económica.

Un cierto número de tesis (sobre la cuestión nacional, sobre la cuestión agraria, sobre la democracia burguesa y la democracia proletaria), elaboradas por el Primero y el Segundo Congreso, permanecen como la base fundamental del marxismo en la época actual. Otras tesis ofrecen inapreciables lecciones de estrategia y de táctica.

Los textos han sido reproducidos según las traducciones hechas en la época, y que son a veces defectuosas. No nos fue posible hacer una revisión completa, ya que ello hubiese exigido un largo trabajo cuando nuestro propósito era el de poner tan rápidamente como fuera posible estos documentos en manos de los militantes. Algunos, que estaban inéditos en francés, debieron ser traducidos.

Agreguemos finalmente que los documentos del Quinto y Sexto Congreso de la IC (1925 y 1928) son de fácil acceso. Al lector le resultará útil consultar sobre el período que sigue a la muerte de Lenin en 1924 la Crítica del proyecto de programa de la IC [incluida en la obra de Trotsky La Internacional Comunista después de Lenin que el lector puede también bajarse desde esta página del Grupo Germinal], de León Trotsky, en la que toda la experiencia histórica y la actividad revolucionaria de los años 1923-1928 son examinados a la luz de los principios de los cuatro primeros Congresos.

Estamos convencidos de que esta recopilación tendráuna buena acogida en las filas de la joven generación, que encontrará en ella la orientación marxista y las ricas lecciones que necesita.”

Obres escollides de Lenin en català


Enllaç amb les Obres de Lenin en el Marxists' Internet Archive

1902, Què fer?

QUÈ FER?, LENIN, 1902

1915, El socialisme i la guerra

EL SOCIALISME I LA GUERRA, LENIN, 1915

1917, Pacifisme burgès i pacifisme socialista

PACIFISME BURGÈS I PACIFISME SOCIALISTA, LENIN, 1917

1917, L'imperialisme, fase superior del capitalisme

L'IMPERIALISME, FASE SUPERIOR DEL CAPITALISME, LENIN, 1916

1918, L'estat i la revolució

L'ESTAT I LA REVOLUCIÓ, LENIN, 1917

1918, La revolució i el renegat Kautsky

LA REVOLUCIÓ I EL RENEGAT KAUTSKY, LENIN, 1918

1906, La guerra de guerrilles

LA GUERRA DE GUERRILLES, LENIN, 1906

1920, L' "esquerranisme", malaltia infantil del comunisme

Novetat a les Obres Escollides de Lenin en català de les Edicions Internacional Sedov:
L'"ESQUERRANISME", MALALTIA INFANTIL DEL COMUNISME
1920

1908, Marxisme i reformisme

MARXISME I REFORMISME, LENIN, 1908

1908, Marxisme i revisionisme

MARXISME I REVISIONISME, LENIN, 1908

1909, Actitud del partit obrer envers la religió

ACTITUD DEL PARTIT OBRER ENVERS LA RELIGIÓ, LENIN, 1909

1911, En memòria de la Comuna

EN MEMÒRIA DE LA COMUNA, LENIN, 1911

1913, Les tres fonts i les tres parts integrants del marxisme

LES TRES FONTS I LES TRES PARTS INTEGRANTS DEL MARXISME, LENIN, 1913

1915, Karl Marx

KARL MARX, 1915

1916, El programa militar de la revolució proletària

EL PROGRAMA MILITAR DE LA REVOLUCIÓ PROLETÀRIA, LENIN, 1916

1916, L'imperialisme i l'escissió del socialisme

L'IMPERIALISME I L'ESCISSIÓ DEL SOCIALISME, LENIN, 1916

1917, Informe sobre la revolució de 1905

INFORME SOBRE LA REVOLUCIÓ DE 1905, LENIN, 1917

1917, Projecte de decret sobre el control obrer

PROJECTE DE DECRET SOBRE EL CONTROL OBRER, LENIN, 1917

1917, Tesis sobre l'Assemblea Constituent

TESIS SOBRE L'ASSEMBLEA CONSTITUENT, LENIN, 1917

1919, La Tercera Internacional i el seu lloc en la història

LA TERCERA INTERNACIONAL I EL SEU LLOC EN LA HISTÒRIA, LENIN, 1919

1922, Sobre el significat del materialisme militant

SOBRE EL SIGNIFICAT DEL MATERIALISME MILITANT, LENIN, 1922

1895, Frederic Engels

Frederic Engels, 1895. V.I. Lenin

1897, A quina herència renunciem?

A quina herència renunciem?, 1897.  V.I. Lenin

1897, Contribució a la caracterització del romanticisme econòmic

CONTRIBUCIÓ A LA CARACTERITZACIÓ DEL ROMANTICISME ECONÒMIC

(Sismondi i els nostres sismondistes patris)

V. I. LENIN

1897

1898, La "Unió de lluita" als obrers de Petersburg i als socialistes

LA "UNIÓ DE LLUITA" ALS OBRERS DE PETERSBURG I ALS SOCIALISTES

V. I. LENIN

1898

1904, Un pas endavant, dos passos enrere (Una crisi en el nostre partit)

UN PAS ENDAVANT, DOS PASSOS ENRERE

(Una crisi en el nostre partit)

V.I. LENIN

1904

1905, Dues tàctiques de la socialdemocràcia en la revolució democràtica

DUES TÀCTIQUES DE LA SOCIALDEMOCRÀCIA EN LA REVOLUCIÓ DEMOCRÀTICA

V. I. LENIN

1905

1908, Materialisme i empirocriticisme

V. I. LENIN

MATERIALISME I EMPIROCRITICISME (Notes crítiques sobre una filosofia reaccionària)

1908

1910, Algunes particularitats del desenvolupament històric del marxisme

ALGUNES PARTICULARITATS DEL DESENVOLUPAMENT HISTÒRIC DEL MARXISME

LENIN, 1910

1910, Divergències en el moviment obrer europeu

DIVERGÈNCIES EN EL MOVIMENT OBRER EUROPEU

V. I. LENIN

1910

1917, La catàstrofe que ens amenaça i com combatre-la

LA CATÀSTROFE QUE ENS AMENAÇA I COM COMBATRE-LA

V. I. LENIN

1917

1917, Se sostindran els bolxevics en el poder?

 
SE SOSTINDRAN ELS BOLXEVICS EN EL PODER?

V. I. LENIN

1917

1917, Sobre les consignes

SOBRE LES CONSIGNES

V.I. Lenin

juliol 1917

1917, Tres crisis

TRES CRISIS

V.I. Lenin

juliol 1917

1918, Carta als obrers nord-americans

CARTA ALS OBRERS NORD-AMERICANS

V. I. LENIN

1918

1918, Resolució aprovada en la reunió conjunta del Comitè Executiu Central de tota Rússia...

RESOLUCIÓ APROVADA EN LA REUNIÓ CONJUNTA DEL COMITÈ EXECUTIU CENTRAL DE TOTA RÚSSIA, DEL SÒVIET DE MOSCOU, DELS COMITÈS FABRILS I DELS SINDICATS EL 22 D'OCTUBRE DE 1918

V. I. LENIN

1918

1919, Economia i política en l'època de la dictadura del proletariat

ECONOMIA I POLÍTICA EN L'ÈPOCA DE LA DICTADURA DEL PROLETARIAT

V. I. LENIN

1919

1919, Tesis sobre la democràcia burgesa i la dictadura del proletariat

TESIS SOBRE LA DEMOCRÀCIA BURGESA I LA DICTADURA DEL PROLETARIAT

DISCURS SOBRE LES TESIS

V.I. LENIN

1919

(Primer Congrés de la Tercera Internacional)

1919, VIII Congrés del Partit Comunista (bolxevic) de Rússia

VIII CONGRÉS DEL PARTIT COMUNISTA (BOLXEVIC) DE RÚSSIA

18-23 de març de 1919

 -Informe sobre el programa del partit (pronunciat el 19 de març)

-Discurs de resum de l'informe sobre el programa del partit (pronunciat el 19 de març)

-Informe sobre el treball al camp (pronunciat el 23 de març)

-Resolució sobre l'actitud envers el camperolat mitjà

1920, Condicions d'admissió en la Internacional Comunista

CONDICIONS D'ADMISSIÓ EN LA INTERNACIONAL COMUNISTA

V. I. LENIN

1920 

(2on Congrés  de la Tercera Internacional)

1920, La cultura proletària

LA CULTURA PROLETÀRIA

V. I. LENIN

1920

1920, Les tasques fonamentals de la Internacional Comunista

LES TASQUES FONAMENTALS DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA

V. I. LENIN

1920

(2 on Congrés de la Tercera Internacional

1920, Tesis sobre la qüestió agrària

TESIS SOBRE LA QÜESTIÓ AGRÀRIA

V. I. LENIN

1920 

(2 on Congrés de la Tercera Internacional)

1920, Tesis sobre les qüestions nacional i colonial

TESIS SOBRE LES QÜESTIONS NACIONAL I COLONIAL

V. I. LENIN

1920

(2on Congrés de la Tercera Internacional)

1920, VIII Congrés dels Soviets de tota Rússia

VIII CONGRÉS DELS SOVIETS DE TOTA RÚSSIA

22-29 de desembre de 1920

- Informe del Comitè Executiu Central de tota Rússia i del Consell de Comissaris del Poble sobre la política exterior i interior (pronunciat el 22 de desembre)

-Projecte de Resolució del VIII Congrés dels Soviets sobre l'Informe de l'electrificació

1921, Sobre la significació de l'or ara i després de la victòria completa del socialisme

SOBRE LA SIGNIFICACIÓ DE L'OR ARA I DESPRÉS DE LA VICTÒRIA COMPLETA DEL SOCIALISME

V. I.LENIN

1921

1921, Tesis de l'informe sobre la tàctica del PCR

TESIS DE L'INFORME SOBRE LA TÀCTICA DEL PCR

VI LENIN

1921

 (3 er Congrés de la Tercera Internacional)

1923, Més val poc i bo

MÉS VAL POC I BO

V. I. LENIN

1923

Obres escollides de Rosa Luxemburg en català


Enllaç amb les Obres de Rosa Luxemburg en el Marxists' Internet Archive
 
Enllaç a Rosa Luxemburg en castellano d'Edicions Internacionals Sedov  

1893, La vaga dels miners anglesos

LA VAGA DELS MINERS ANGLESOS

ROSA LUXEMBURG

1893

1894, L'origen del Primer de Maig

L'ORIGEN DEL PRIMER DE MAIG

Rosa Luxemburg

1894

1900, Reforma social o revolució?

REFORMA SOCIAL O REVOLUCIÓ?

ROSA LUXEMBURG

1900

(segona edició 1908)

1900-1901, La crisi socialista en França

LA CRISI SOCIALISTA EN FRANÇA

ROSA LUXEMBURG

1900-1901

1903, En memòria del partit "Proletariat"

EN MEMÒRIA DEL PARTIT "PROLETARIAT"

ROSA LUXEMBURG

1903

1903, Estancament i progrés del marxisme

ESTANCAMENT I PROGRÉS DEL MARXISME

ROSA LUXEMBURG

1903

1904, Problemes organitzatius de la socialdemocràcia russa

PROBLEMES ORGANITZATIUS DE LA SOCIALDEMOCRÀCIA RUSSA

ROSA LUXEMBURG

1904

1905, El socialisme i les esglésies

EL SOCIALISME I LES ESGLÉSIES

ROSA LUXEMBURG

1905

1906, Vaga de masses, partit i sindicats

VAGA DE MASSES, PARTIT I SINDICATS

ROSA LUXEMBURG

1906

1911, Utopies pacifistes

UTOPIES PACIFISTES

ROSA LUXEMBURG

1911

1913, L'acumulació del capital.

L'ACUMULACIÓ DEL CAPITAL

Rosa Luxemburg

1913

1914, Militarisme, guerra i classe obrera

MILITARISME, GUERRA I CLASSE OBRERA

(PARAULES PRONUNCIADES DAVANT EL TRIBUNAL DE FRANKFURT)

ROSA LUXEMBURG

1914

1915, La crisi de la socialdemocràcia (el fullet de Junius) i Tesis sobre les tasques de la socialdemocràcia internacional

LA CRISI DE LA SOCIALDEMOCRÀCIA (EL FULLET DE JUNIUS)

TESIS SOBRE LES TASQUES DE LA SOCIALDEMOCRÀCIA INTERNACIONAL

ROSA LUXEMBURG

1915

1916-1917, Introducció a l'economia política

INTRODUCCIÓ A L'ECONOMIA POLÍTICA

Rosa Luxemburg

1916-1917

1918, Contra la pena capital

CONTRA LA PENA CAPITAL

ROSA LUXEMBURG

1918

1918, Els objectius d'Spartakus

ELS OBJECTIUS D'SPARTAKUS

ROSA LUXEMBURG

1918

1918, Fragments sobre la guerra, la qüestió nacional i la revolució

(FRAGMENTS SOBRE LA GUERRA, LA QÜESTIÓ NACIONAL I LA REVOLUCIÓ)

ROSA LUXEMBURG

1918

L'acumulació del capital o en què han convertit els epígons la teoria de Marx. Crítica de les crítiques.

L'ACUMULACIÓ DEL CAPITAL O EN QUÈ HAN CONVERTIT ELS EPÍGONS LA TEORIA DE MARX

(CRÍTICA DE LES CRÍTIQUES)

Rosa Luxemburg

Rosa Luxemburg en castellano

 
Enllaç a les Obres escollides de Rosa Luxemburg en català

1893. El año 1793

EL AÑO 1793

Rosa Luxemburg

1893

1902. Una cuestión de táctica

UNA CUESTIÖN DE TÁCTICA

Rosa Luxemburg

4 de abril de 1902

1908. El Estado-nación y el proletariado

EL ESTADO-NACIÓN Y EL PROLETARIADO

Rosa Luxemburg

1908

1908. El problema de las nacionalidades en el Cáucaso

EL PROBLEMA DE LAS NACIONALIDADES EN EL CÁUCASO

Rosa Luxemburg

1908

(extraido de la Sección III de La nación y la autonomía)

1912, Anarquistas, socialdemócratas y huelga general

ANARQUISTAS, SOCIALDEMÓCRATAS Y HUELGA GENERAL

Rosa Luxemburg

17 de abril de 1912

1913. La acumulación del capital

 

Índice

 

Prólogo 

 

PRIMERA PARTE: El problema de la reproducción

 

CAPITULO I Objeto de esta investigación 

CAPITULO II Análisis del proceso de reproducción, según Quesnay y Adam Smith 

CAPITULO III Crítica del análisis de Smith

CAPITULO IV El esquema marxista de la reproducción simple 

CAPITULO V La circulación del dinero 

CAPÍTULO VI La reproducción ampliada 

CAPITULO VII Análisis del esquema marxista de la reproducción ampliada 

CAPITULO VIII Intentos de solución de la dificultad por Marx 

CAPITULO IX La dificultad desde el punto de vista del proceso de circulación 

 

SEGUNDA PARTE Exposición histórica del problema 

 

PRIMER ASALTO Controversias entre Sismondi-Malthus y Say-Ricardo Mac Culloch 

 

CAPITULO X La teoría sismondiana de la reproducción 

CAPITULO XI Mac Culloch contra Sismondi 

CAPÍTULO XII Ricardo contra Sismondi 

CAPÍTULO XIII Say contra Sismondi 

CAPÍTULO XIV Malthus 

 

SEGUNDO ASALTO Controversia entre Rodbertus y von Kirchmann 

 

CAPITULO XV La teoría de la reproducción de von Kirchmann 

CAPITULO XVI Rodbertus y su crítica de la escuela clásica 

CAPÍTULO XVII Análisis de la reproducción por Rodbertus 

 

TERCER ASALTO Struve-Bulgakow- Tugan-Baranowski contra Woronzof-Nicolai-on 

 

CAPITULO XVIII Nuevo planteamiento del problema 

CAPÍTULO XIX El señor Woronzof y su “excedente” 

CAPÍTULO XX Nikolai-on 

CAPÍTULO XXI Las “terceras personas” y los tres imperios mundiales de Struve 

CAPITULO XXII Bulgakof y su complemento del análisis marxista 

CAPÍTULO XXIII La “desproporcionalidad” del señor Tugan-Baranowski 

CAPÍTULO XXIV El ocaso del marxismo “legal” ruso 

 

TERCERA PARTE Las condiciones históricas de la acumulación 

 

CAPÍTULO XXV Contradicciones del esquema de la reproducción ampliada 

CAPÍTULO XXVI La reproducción del capital y su medio ambiente 

CAPÍTULO XXVII La lucha contra la economía natural 

CAPÍTULO XXVIII La introducción de la economía de mercancías 

CAPÍTULO XXIX La lucha contra la economía campesina 

CAPÍTULO XXX Los empréstitos internacionales 

CAPÍTULO XXXI Aranceles protectores y acumulación 

CAPÍTULO XXXII El militarismo como campo de la acumulación del capital 

1913. La acumulación del capital. Crítica de las críticas

Rosa Luxemburg

La acumulación del capital o en qué han convertido los epígonos la teoría de Marx. Crítica de las críticas.

Descargar en .pdf                                 Descargar en .doc

1914-1918. Programa de la Liga Spartakus y otros escritos

Puedes completar la lectura del Programa de la Liga Spartakus con el último discurso de Rosa,  donde presenta el proyecto de programa ante el Congreso de fundación del Partido Comunista Alemán (30-31 diciembre 1918 y 1 enero 1919)

 

ÍNDICE

  1. EN MEMORIA DEL PARTIDO "PROLETARIO"
  2. MILITARISMO, GUERRA Y CLASE OBRERA
  3. LOS OBJETIVOS DE SPARTAKUS (PROGRAMA DE LA LIGA SPARTAKUS)
  4. (Notas sobre la guerra, la cuestión nacional y la revolución)

 

 

 

 

 

.

1916-1917. Introducción a la economía política

INTRODUCCIÓN A LA ECONOMÍA POLÍTICA

Rosa Luxemburg

(1916-1917)

1918. La socialización de la sociedad

LA SOCIALIZACIÓN DE LA SOCIEDAD

Rosa Luxemburg

4 de diciembre de 1918

1919 ¡A pesar de todo! (Trotz alledem!)

Manifiesto ¡A PESAR DE TODO!,
publicado el 15 de enero de 1919, en el órgano de los espartaquistas alemanes, ya PMonumento a la Revolución. Berlín 1926. Ludwig Mies van der Rohe artido
Comunista Alemán, cuando la insurrección obrera de Berlín era aplastada
en sangre por orden del socialdemócrata Noske. El mismo día de la
publicación de este manifiesto Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht  caían
asesinados. 
Sus cuerpos fueron entrerrados en el Cementerio Central Friedrichsfelde,
llamado popularmente el “Cementerio del Socialismo”. Este cementerio,
donde también descansan los restos de Wilhelm Liebknecht y numerosos
militantes obreros, conservó, desde 1926 hasta su destrucción por los
nazis en 1935, el legendario Monumento a la Revolución que proclamaba su homenaje a Rosa y Karl con la inscripción: "¡A pesar de todo!" ("Trotz alledem!") 
--------
(Foto: Monumento a la Revolución. Berlín. El Monumento a las Víctimas de la Revolución fue diseñado por el
arquitecto Ludwig Mies van der Rohe, construido por un miembro del
Comité Central del Partido Comunista de Alemania, Wilhelm Pieck,
e inaugurado el 13.6.1926. Bundesarchiv Bild 183-08783-0009, Berlin-Friedrichsfelde, Einweihung Gedenkstätte.jpg)

Trotsky inédito en Internet y castellano

Edita: GRUP GERMINAL (En defensa del marxismo)

1904. Nuestras tareas políticas

NUESTRAS TAREAS POLÍTICAS

Leon Trotsky

1904

1915. Conclusiones (a la publicación en Nache Slovo del Manifiesto de Zimmerwald)

CONCLUSIONES (A LA PUBLICACIÓN EN NACHE SLOVO DEL MANIFIESTO DE LA CONFERENCIA SOCIALISTA INTERNACIONAL EN ZIMMERWALD, SUIZA)

León Trotsky

3-6 de octubre de 1915

1915. Evaluación no crítica de una época crítica

EVALUACIÓN NO CRÍTICA DE UNA ÉPOCA CRÍTICA

León Trotsky

10 de marzo de 1915

1915. Imperialismo e idea nacional

IMPERIALISMO E IDEA NACIONAL

León Trotsky

20 de julio de 1915

1915. La esencia de la crisis

LA ESENCIA DE LA CRISIS

León Trotsky

30 de octubre de 1915

1915. ¡Ni subjetivismo ni fatalismo!

¡NI SUBJETIVISMO NI FATALISMO!

León Trotsky

25 de diciembre de 1915

1916. "Autodefensa"

"AUTODEFENSA"

León Trotsky

9-22 de marzo de 1916

1916. "¡Clemencia!"

"¡CLEMENCIA!"

León Trotsky

4 de julio de 1916

1916. Carta a Jules Guesde

CARTA A JULES GUESDE

León Trotsky

11 de octubre de 1916

1916. Carta de España. Sobre la minoría socialista [Francia]

CARTA DE ESPAÑA. SOBRE LA MINORÍA SOCIALISTA

León Trotsky

11 de diciembre de 1916

1916. Divergencia fundamental

DIVERGANCIA FUNDAMENTAL

León Trotsky

19 y 20 de julio de 1916

1916. En la lucha por la III Internacional

EN LA LUCHA POR LA TERCERA INTERNACIONAL

León Trotsky

10 de marzo de 1916

1916. Estrategia y política socialistas

ESTRATEGIA Y POLÍTICA SOCIALISTAS

León Trotsky

22 de agosto de 1916

1916. Las impresiones y generalizaciones de Miliukov

LAS IMPRESIONES Y GENERALIZACIONES DE MILIUKOV

León Trotsky

23 y 24 de agosto de 1916

1916. Primero de Mayo

PRIMERO DE MAYO

León Trotsky

1 de marzo de 1916

1916. Recuento en Dublín

RECUENTO EN DUBLÍN

León Trotsky

4 de julio de 1916

1917. Los terroristas serbios y los "liberadores" franceses. El estado de ánimo de los vieneses en los primeros días de guerra

LOS TERRORISTAS SERBIOS Y LOS "LIBERADORES" FRANCESES. EL ESTADO DE ÁNIMO DE LOS VIENESES EN LOS PRIMEROS DÍAS DE LA GUERRA

León Trotsky

principios de 1917

1919. A los camaradas de la Liga Espartaco

A LOS CAMARADAS DE LA LIGA ESPARTACO

León Trotsky

9 de marzo de 1919

1919. Carta del camarada Trotsky a los camaradas franceses

CARTA DEL CAMARADA TROTSKY A LOS CAMARADAS FRANCESES

León Trotsky

1 de septiembre de 1919

1919. Discurso ante el Primer Congreso de la Internacional Comunista

LEON TROTSKY
1919
DISCURSO ANTE EL PRIMER CONGRESO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA

2 de marzo de 1919

1919. El socialismo francés en vísperas de la revolución

EL SOCIALISMO FRANCÉS EN VÍSPERAS DE LA REVOLUCIÓN

León Trotsky

20 de noviembre de 1919

1919. Grandes días

GRANDES DÍAS

León Trotsky

6 de marzo de 1919

1919. Jean Longuet

JEAN LONGUET

León Trotsky

18 de diciembre de 1919

1919. Manifiesto de la Internacional Comunista a los obreros de todo el mundo

LEON TROTSKY
marzo 1919
MANIFIESTO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA A LOS PROLETARIOS DEL MUNDO (Primer Congreso de la Tercera Internacional)

1919. Orden del día nº 83 al Ejército Rojo y a la Marina Roja. Saludos de la Internacional Comunista

ORDEN DEL DIA Nº 83 AL EJERCITO ROJO Y A LA MARINA ROJA

Saludos de la Internacional Comunista

León Trotsky

11 de marzo de 1919

1919. Una revolución que se prolonga

UNA REVOLUCIÓN QUE SE PROLONGA

León Trotsky

23 de abril de 1919

1919. ¡Viva el Primero de Mayo! ¡Viva el comunismo! A los trabajadores de todos los países

¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO! ¡VIVA EL COMUNISMO!

A LOS TRABAJADORES DE TODOS LOS PAÍSES

León Trotsky

1 de mayo de 1919

(Declaración redactada por Trotsky a aprobada por el Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista)

1920. Carta a los camaradas yugoslavos

CARTA A LOS CAMARADAS YUGOSLAVOS

León Trotsky

10 de octubre de 1920

1920. Carta a un sindicalista francés (dirigida a Monatte, detenido en la Santé)

CARTA A UN SINDICALISTA FRANCÉS (DIRIGIDA A MONATTE DETENIDO EN LA SANTÉ)

León Trotsky

31 de julio de 1920

1920. Discurso del camarada Trotsky pronunciado el 7 de agosto de 1920 en el Segundo Congreso de la Internacional Comunista

DISCURSO DEL CAMARADA TROTSKY PRONUNCIADO EL 7 DE AGOSTO DE 1920 EN EL SEGUNDO CONGRESO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA

León Trotsky

7 de agosto de 1920

1920. Discurso sobre el informe del camarada Zinóviev acerca del rol del partido

DISCURSO SOBRE EL INFORME DEL CAMARADA ZINÓVIEV ACERCA DEL ROL DEL PARTIDO

León Trotsky

26 de julio de 1920

1920. El mundo capitalista y la Internacional Comunista (Manifiesto del 2º Congreso de la Internacional Comunista)

LEON TROTSKY
1920
EL MUNDO CAPITALISTA Y LA INTERNACIONAL COMUNISTA (MANIFIESTO DEL SEGUNDO CONGRESO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA, 1920)

7 de agosto de 1920

1920. Las condiciones de admisión (Para el II Congreso Mundial de la Internacional Comunista)

LAS CONDICIONES DE ADMISIÓN

(Artículo para el 2º Congreso Mundial de la III Internacional)

León Trotsky

22 de julio de 1920

1920. Los agrupamientos en el movimiento obrero francés y las tareas del comunismo francés. Para 2ª Congreso 3ª Internacional

LOS AGRUPAMIENTOS EN EL MOVIMIENTO OBRERO FRANCÉS Y LAS TAREAS DEL COMUNISMO FRANCÉS

Para el 2º Congreso Mundial de la Internacional Comunista

León Trotsky

22 de julio de 1920

1920. Nuevo período, nuevos problemas

NUEVO PERÍODO, NUEVOS PROBLEMAS

León Trotsky

19 de diciembre de 1920

1920. ¡En la ruta de la construcción del socialismo! Discurso de Trotsky a las secciones femeninas.

¡EN LA RUTA DE LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO! DISCURSO DE TROTSKY A LAS SECCIONES FEMENINAS

León Trotsky

8 de diciembre de 1920

1921. A modo de prefacio (a Nueva Etapa)

A MODO DE PREFACIO

(a Nueva Etapa)

León Trotsky

19 de agosto de 1921

1921. Carta a Lenin [sobre el partido comunista francés]

CARTA A LENIN [SOBRE EL PARTIDO COMUNISTA FRANCÉS]

León Trotsky

septiembre de 1921

1921. Carta a los camaradas Cachin y Frossard

CARTA A LOS CAMARADAS CACHIN Y FROSSARD

León Trotsky

14 de julio de 1921

1921. Carta a Lucie Leiciague sobre l'Humanité

CARTA A LUCIE LEICIAGUE SOBRE L'HUMANITÉ

León Trotsky

23 de julio de 1921

1921. Carta a Rosmer [¿noviembre 1921?]

CARTA A ROSMER [NOVIEMBRE DE 1921]

León Trotsky

¿Noviembre de 1921?

1921. Carta del Ejecutivo de la I.C. al CD del PCF

CARTA DEL EJECUTIVO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA AL CD DEL PCF

León Trotsky

26 de julio de 1921

1921. Cartas al congreso de Marsella

CARTAS AL CONGRESO DE MARSELLA

León Trotsky

19 de diciembre de 1921

1921. Discurso pronunciado ante la Segunda Conferencia Mundial de Mujeres Comunistas

LEON TROTSKY
DISCURSO PRONUNCIADO ANTE LA SEGUNDA CONFERENCIA MUNDIAL DE MUJERES COMUNISTAS
1921

15 de julio de 1921

1921. La revolución bolchevique se llevó a cabo en fecha fija

LA REVOLUCIÓN BOLCHEVIQUE SE LLEVÓ A CABO EN FECHA FIJA

León Trotsky 

25 de octubre de 1921

1921. La situación económica mundial. Discurso en el Tercer Congreso de la Internacional Comunista el 23 de junio de 1921

LA SITUACIÓN ECONÓMICA MUNDIAL

DISCURSO ANTE EL  TERCER CONGRESO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA

León Trotsky 

23 de junio de 1921

1921. Las enseñanzas del Tercer Congreso de la Internacional Comunista

LAS ENSEÑANZAS DEL TERCER CONGRESO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA

León Trotsky

12 de julio de 1921

1921. Nueva etapa

NUEVA ETAPA

León Trotsky

Agosto de 1921

Índice:

A modo de prefacio

La situación mundial

Una escuela de estrategia revolucionaria

1921. Tesis sobre la situación mundial y las tareas de la Internacional Comunista (3er Congreso III Internacional)

LEON TROTSKY
junio 1921
TESIS SOBRE LA SITUACIÓN Y LAS TAREAS DE LA TERCERA INTERNACIONAL (TERCER CONGRESO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA)

1921. Una escuela de estrategia revolucionaria

UNA ESCUELA DE ESTRATEGIA REVOLUCIONARIA

LEÓN TROTSKY

Julio de 1921

Editado por el Tercer Congreso de la Internacional Comunista, 1921. Reeditado en la edición rusa de Los cinco primeros años de la Internacional Comunista

1922. Carta a Ker

CARTA A KER

León Trotsky

6 de junio de 1922

1922. Carta a Rosmer [22 de mayo de 1922]

CARTA A ROSMER [22 DE MAYO DE 1922]

León Trotsky

22 de mayo de 1922

1922. Carta a Treint

CARTA A TREINT

León Trotsky

31 de julio de 1922

1922. Carta a Zinóviev [sobre el partido comunista francés y copias a Lenin, Radek y Bujarin]

CARTA A ZINÓVIEV [SOBRE EL PARTIDO COMUNISTA FRANCÉS, COPIAS A LENIN, RADEK Y BUJARIN]

León Trotsky

22 de noviembre de 1922

1922. Carta del Comité Ejecutivo a la Federación del Sena [Sobre el federalismo y el centralismo democrático]

CARTA DEL COMITÉ EJECUTIVO A LA FEDERACIÓN DEL SENA

[SOBRE EL FEDERALISMO Y EL CENTRALISMO DEMOCRÁTICO]

León Trotsky

Julio de 1922

1922. Comunismo y masonería

COMUNISMO Y MASONERÍA

León Trotsky

25 de noviembre de 1922

1922. Cuarto discurso de Trotsky. Extractos de los protocolos del Ejecutivo de la Internacional Comunista.

CUARTO DISCURSO DE TROTSKY. EXTRACTOS DE LOS PROTOCOLOS DEL EJEUCTIVO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA

León Trotsky 

8 de junio de 1922

1922. Discurso ante el Ejecutivo de la Internacional Comunista el 2 de marzo de 1922

DISCURSO [ANTE EL EJECUTIVO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA EL 2 DE MARZO DE 1922]

León Trotsky

2 de marzo de 1922

1922. Discurso ante el Ejecutivo de la Internacional Comunista sobre la crisis del PCF

DISCURSO ANTE EL EJECUTIVO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA SOBRE LA CRISIS DEL PCF

León Trotsky

8 de mayo de 1922

1922. Discurso sobre el Frente Único

LEON TROTSKY
DISCURSO SOBRE EL FRENTE ÚNICO (Comité Ejecutivo de la Tercera Internacional, 26 de febrero de 1922)
primera edición en español

1922. El comunismo francés y la actitud del camarada Rappoport

EL COMUNISMO FRANCÉS Y LA ACTITUD DEL CAMARADA RAPPOPORT

León Trotsky

23 de mayo de 1922

1922. El Frente Único y los comunistas en Francia

LEON TROTSKY
1922
EL FRENTE ÚNICO Y LOS COMUNISTAS EN FRANCIA, 1922
(primera edición en español)

1922. El gobierno obrero en Francia

EL GOBIERNO OBRERO EN FRANCIA

León Trotsky

 
30 de noviembre de 1922

1922. Entre el imperialismo y la revolución

ENTRE EL IMPERIALISMO Y LA REVOLUCIÓN
León TROTSKY
1922

1922. Informe al Cuarto Congreso Mundial de la Internacional Comunista

INFORME AL 4º CONGRESO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA

León Trotsky

1 de diciembre de 1922

1922. La situación económica de la Rusia de los soviets. [Tesis sobre la NEP y las perspectivas de la revolución mundial]

LA SITUACIÓN ECONÓMICA DE LA RUSIA DE LOS SOVIETS

[TESIS SOBRE LA NEP Y LAS PERSPECTIVAS DE LA REVOLUCIÓN MUNDIAL]

León Trotsky

1 de diciembre de 1922

1922. Las contradicciones de la política soviética

LAS CONTRADICCIONES DE LA POLÍTICA SOVIÉTICA

León Trotsky

2 de noviembre de 1922

1922. Las perspectivas políticas

LAS PERSPECTIVAS POLÍTICAS

León Trotsky

30 de noviembre de1922

1922. Los comunistas y los campesinos en Francia

LOS COMUNISTAS Y LOS CAMPESINOS EN FRANCIA

León Trotsky

29 de abril de 1922

1922. Nota al Buró Político (Ultra-confidencial) [Colocar el asunto en los raíles de la política]

NOTA AL BURÓ POLÍTICO (ULTRA-CONFIDENCIAL)

[COLOCAR EL ASUNTO EN LOS RAÍLES POLÍTICOS]

León Trotsky

9 de abril de 1922

1922. Programa de trabajo y acción del Partido Comunista Francés (Cuarto Congreso Tercera Internacional)

PROGRAMA DE TRABAJO Y ACCIÓN DEL PARTIDO COMUNISTA FRANCÉS (IV CONGRESO III INTERNACIONAL)

León Trotsky

5 de diciembre de 1922

1922. Resolución de la Internacional Comunista sobre al Partido Comunista de Francia

RESOLUCIÓN DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA (PRESENTADA POR TROTSKY) EL 4 DE MARZO DE 1922 SOBRE AL PARTIDO COMUNISTA DE FRANCIA

León Trotsky

4 de marzo de 1922

(publicado en Le Bulletin Communiste del 30 de marzo y 6 de abril de 192)2)

1922. Resolución sobre la cuestión francesa (Cuarto Congreso de la Internacional Comunista)

LEON TROTSKY
noviembre 1922
RESOLUCIÓN SOBRE LA CUESTIÓN FRANCESA (IV CONGRESO DE LA III INTERNACIONAL)

2 de diciembre de 1922

1922. Resolución y mensajes del Ejecutivo de junio de 1922

RESOLUCIÓN Y MENSAJES DEL EJECUTIVO DE JUNIO DE 1922

León Trotsky

junio de 1922

1922. Tras Génova y el 1º de Mayo. Las lecciones de nuestras grandiosas manifestaciones

TRAS GÉNOVA Y EL 1º DE MAYO. LAS LECCIONES DE NUESTRAS GRANDIOSAS MANIFESTACIONES

León Trotsky

8 de mayo de 1922

1922. [Breve autobiografía. 1879-1917]

[BREVE AUTOBIOGRAFÍA]

León Trotsky

1922

1922. [La lucha contra el hambre y por la confiscación de los objetos preciosos de la Iglesia] enero-abril

[LA LUCHA CONTRA EL HAMBRE Y POR LA CONFISCACIÓN DE LOS OBJETOS PRECIOSOS DE LA IGLESIA]

León Trotsky

Enero-Abril de 1922

1923. A las juventudes comunistas rusas (extracto discurso)

A LAS JUVENTUDES COMUNISTAS RUSAS (EXTRACTO DE DISCURSO)

30 de octubre de 1923

1923. Balance de un período

BALANCE DE UN PERÍODO

León Trotsky

25 de marzo de 1923

1923. Carta a los miembros del Comité Central y de la Comisión Central de Control del PCR-b

CARTA A LOS MIEMBROS DEL COMITÉ CENTRAL Y DE LA COMISIÓN CENTRAL DE CONTROL DEL PARTIDO COMUNISTA RUSO -Bolchevique

León Trotsky

23 de octubre de 1923

1923. Carta a los miembros del Comité Central y de la Comisión Central de Control del PCR-b

CARTA A LOS MIEMBROS DEL COMITÉ CENTRAL Y DE LA COMISIÓN CENTRAL DE CONTROL DEL PARTIDO COMUNISTA RUSO- Bolchevique

León Trotsky

8 de octubre de 1923

1923. Carta al Comité Central del PCR(b)

CARTA AL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA RUSO (BOLCHEVIQUE)

León Trotsky

9 de diciembre de 1923

1923. Carta al Politburó del Comité Central y al Presidium de la Comisión Central de Control

CARTA AL POLITBURÓ DEL COMITÉ CENTRAL Y AL PRESIDIUM DE LA COMISIÓN CENTRAL DE CONTROL

León Trotsky

13 de diciembre de 1923

1923. Carta al Presidium de la CCC y al Politburó del CC del PCR(b)

CARTA AL PRESIDIUM DE LA COMISIÓN CENTRAL DE CONTROL Y AL POLITBURÓ DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA RUSO (B)

León Trotsky

19 de octubre de 1923

1923. Convicciones y fuerzas reales

CONVICCIONES Y FUERZAS REALES

León Trotsky

5 de abril de 1923

1923. Discurso ante el Plenario Unificado del CC y de la CCC del PCR-b el 26 octubre 1923

DISCURSO ANTE EL PLENARIO UNIFICADO DEL COMITÉ CENTRAL Y DE LA COMISIÓN CENTRAL DE CONTROL DEL PARTIDO COMUNISTA RUSO (Bolchevique)

León Trotsky

26 de octubre de 1923

1923. El nuevo curso (y anexos)

EL NUEVO CURSO Y PROBLEMAS DE LA VIDA COTIDIANA
(TEXTO COMPLETO y ANEXOS)

León Trotsky

1923

1923. Guerra y revolución: nuestras tareas

GUERRA Y REVOLUCIÓN: NUESTRAS TAREAS

León Trotsky

21 de octubre de 1923

1923. Informe al Congreso del Sindicato de Trabajadores de los Transportes

INFORME AL CONGRESO DEL SINDICATO DE TRABAJADORES DE LOS TRANSPORTES

León Trotsky

20 de octubre de 1923

1923. La liberación de los pueblos coloniales condición de la revolución europea El problema del ejército negro. Carta a Mackey

LA LIBERACIÓN DE LOS PUEBLOS COLONIALES, CONDICIÓN DE LA REVOLUCIÓN EUROPEA. EL PROBLEMA DEL EJÉRCITO NEGRO

(CARTA A C. MACKEY)

León Trotsky

15 de febrero de 1923

1923. La Nueva Política Económica

LA NUEVA POLÍTICA ECONÓMICA

León Trotsky

1 marzo de 1923

1923. La nueva política económica de los soviets y la revolución mundial

LA NUEVA POLÍTICA ECONÓMICA DE LOS SOVIETS Y LA REVOLUCIÓN MUNDIAL

León Trotsky

1923

1923. Nota a la subcomisión del Politburó

NOTA A LA SUBCOMISIÓN DEL POLITBURÓ

León Trotsky

5 de diciembre de 1923

1923. Problemas de la vida cotidiana (anexo: Revolución y cultura)

PROBLEMAS DE LA VIDA COTIDIANA (ANEXO: REVOLUCIÓN Y CULTURA)

León Trotsky

1923

1923. Revolución y cultura

REVOLUCIÓN Y CULTURA

Lev Trotsky

1923

1923. ¿Es posible fijar un horario preciso para una revolución o una contrarrevolución?

¿ES POSIBLE FIJAR UN HORARIO PRECISO PARA UNA REVOLUCIÓN O UNA CONTRARREVOLUCIÓN?

León Trotsky

23 de septiembre de 1923

1924. Los problemas de la guerra civil

Novedad en Edicions Internacionals Sedov

LOS PROBLEMAS DE LA GUERRA CIVIL

Conferencias impartidas por Trotsky en 1924 en la Academia de Ciencias Militares de Moscú

1924. Nuestras divergencias

NUESTRAS DIVERGENCIAS

León Trotsky

30 de noviembre de 1924

1924. Tras la derrota alemana (extractos discurso)

TRAS LA DERROTA ALEMANA

(extractos discurso en Tiflis)

León Trotsky

11 de abril de 1924

1925-1926. ¿A dónde va Inglaterra? Europa y América

¿ADONDE VA INGLATERRA?
Apéndice:
EUROPA Y AMÉRICA
León Trotsky
1925-1926
De acuerdo con la primera edición castellana en Ediciones Biblos, 1927
textos íntegros
traducción de Ángel Pumarega
Ilustraciones: Gabriel Maroto
Edicions Internacionals Sedov quiere rendir con esta primera edición (reedición) en internet un pequeño homenaje a los hombre y mujeres que en los años veinte y treinta dedicaron buena parte de sus vidas tanto a la difusión de las ideas revolucionarias como también a la difusión cultural en la clase obrera del Estado español.

1925. Sentido y métodos de la propaganda antirreligiosa

SENTIDO Y MÉTODS DE LA PROPAGANDA ANTIRRELIGIOSA

León Trotsky

1925

1925. Sobre la Oposición de Leningrado

SOBRE LA OPOSICIÓN DE LENINGRADO

León Trotsky

22 de diciembre de 1925

1925. Un análisis de las consignas y divergencias

UN ANÁLISIS DE LAS CONSIGNAS Y DIVERGENCIAS

León Trotsky

14 de diciembre de 1925

1925. ¿Un bloque con Zinóviev?

¿UN BLOQUE CON ZINÓVIEV?

León Trotsky

9 de diciembre de 1925

1926. Carta a Bujarin

CARTA A BUJARIN

León Trotsky

(9 de enero de 1926)

1927. Carta a Krúpskaya [¿Se trata pues de "follón"?]

CARTA A KRUPSKAYA [¿SE TRATA, PUES, DE "FOLLON"?]

León Trotsky

17 de mayo de 1927

1927. El miedo a nuestra plataforma

EL MIEDO A NUESTRA PLATAFORMA
(Discurso pronunciado por Trotsky el 23 de octubre de 1927 sobre la propuesta de su expulsión del Comité Central)
León TROTSKY

1927. Hang Keu y Moscú

HANG KEU Y MOSCÚ

León Trotsky

28 de mayo de 1927

1927. La revolución china y las tesis del camarada Stalin

LA REVOLUCIÓN CHINA Y LAS TESIS DEL CAMARADA STALIN

León Trotsky

17 de mayo de 1927

1927. La vía segura

LA VÍA SEGURA

León Trotsky

27 de mayo de 1927

1927. Nueva etapa

NUEVA ETAPA

León Trotsky

fines de diciembre de 1927

1927. ¿Verdaderamente no ha llegado ya el momento de entender?

¿VERDADERAMENTE NO HA LLEGADO YA EL MOMENTO DE ENTENDER?

León Trotsky

26 de mayo de 1927

1928. Carta al congreso de la Leninbund

CARTA AL CONGRESO DE LA LENINBUND

León Trotsky

enero de 1928

1928. China y la Asamblea Constituyente

CHINA Y LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE

León Trotsky

diciembre de 1928

1928. Declaración de la Oposición de Izquierda rusa al VI Congreso de la Internacional Comunista

DECLARACIÓN DE LA OPOSICIÓN DE IZQUIERDA RUSA AL VI CONGRESO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA

León Trotsky

12 de julio de 1928

1928. Instrucciones a Pierre

INSTRUCCIONES A PIERRE

León Trotsky

principios de 1928

1928. La crisis del bloque centro-derecha

LA CRISIS DEL BLOQUE CENTRO-DERECHA

León Trotsky

mediados de noviembre de 1928

1928. La Internacional Comunista después de Lenin (El gran organizador de derrotas)

LEON TROTSKY
1928
LA INTERNACIONAL COMUNISTA DESPUÉS DE LENIN (EL GRAN ORGANIZADOR DE DERROTAS)
TEXTO COMPLETO

1928. [A propósito de las tesis del camarada Radek]

[A PROPÓSITO DE LAS TESIS DEL CAMARADA RADEK]

León Trotsky

17 de julio de 1928

1928. [Aprender y esperar]

[APRENDER Y ESPERAR]

León Trotsky

26 de mayo de 1928

1928. [Aumenta la correspondencia]

[AUMENTA LA CORRESPONDENCIA]

León Trotsky

8 de mayo de 1928

1928. [Circular sobre la declaración en el VI Congreso]

[CIRCULAR SOBRE LA DECLARACIÓN EN EL VI CONGRESO]

León Trotsky

9 de mayo de 1928

1928. [Consecuencias internacionales de la capitulación de Zinóviev y Kámenev]

[CONSECUENCIAS INTERNACIONALES DE LA CAPITULACIÖN DE ZINÓVIEV Y KÁMENEV]

León Trotsky

14 de enero de 1928

1928. [Consideraciones provisionales sobre el congreso de la Internacional Comunista]

[CONSIDERACIONES PROVISIONALES SOBRE EL CONGRESO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA]

León Trotsky

9 de septiembre de 1928

1928. [El viaje y el primer mes de deportación]

[EL VIAJE Y EL PRIMER MES DE DEPORTACIÓN]

León Trotsky

27 de febrero de 1928

1928. [La actitud frente a los decistas]

[LA ACTITUD FRENTE A LOS DECISTAS]

León Trotsky

22 de septiembre de 1928

1928. [La insurrección de Catón]

[LA INSURRECCIÓN DE CATÓN]

León Trotsky

2 de marzo de 1928

1928. [La ley de los zigzags sigue en vigor]

[LA LEY DE LOS ZIGZAGS SIGUE EN VIGOR]

León Trotsky

30 de agosto de 1928

1928. [La organización del trabajo de cara al congreso]

[LA ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO DE CARA AL CONGRESO]

León Trotsky

29 de septiembre de 1928

1928. [Las posiciones de Safarov]

[LAS POSICIONES DE SAFAROV]

León Trotsky

26 de mayo de 1928

1928. [Las relaciones con el Gosizdat]

[LAS RELACIONES CON EL GOSIZDAT]

León Trotsky

mayo de 1928

1928. [Las tesis de Preobrazhensky]

[LAS TESIS DE PREOBRAZHENSKY]

León Trotsky

24 de mayo de 1928

1928. [Los errores de la Oposición]

[LOS ERRORES DE LA OPOSICIÓN]

León Trotsky

23 de mayo de 1928

1928. [Los métodos de dirección]

[LOS MÉTODOS DE DIRECCIÓN]

León Trotsky

2 de junio de 1928

1928. [Nuestra situación en Alma-Ata]

[NUESTRA SITUACIÓN EN ALMA-ATA]

León Trotsky

3 de mayo de 1928

1928. [Nuestras divergencias con el grupo decista]

[NUESTRAS DIVERGENCIAS CON EL GRUPO DECISTA]

León Trotsky

11 de noviembre de 1928

1928. [Oportunismo e izquierdismo]

[OPORTUNISMO E IZQUIERDISMO]

León Trotsky

14 de julio de 1928

1928. [Piatakov está acabado]

[PIATAKOV ESTÁ ACABADO]

León Trotsky

17 de marzo de 1928

1928. [Reencuentros]

[REENCUENTROS]

León Trotsky

20 de agosto de 1928

1928. [Todavía nos esperan conflictos]

[TODAVÍA NOS ESPERAN CONFLICTOS]

León Trotsky

30 de agosto de 1928

1928. [Un giro crudamente empírico]

[UN GIRO CRUDAMENTE EMPÍRICO]

León Trotsky

24 de junio de 1928

1928. [Zinóviev y Kámenev]

[ZINÓVIEV Y KÁMENEV]

León Trotsky

10 de marzo de 1928

1928. [¡Nuevas "desviaciones"!]

[¡NUEVAS "DESVIACIONES"!]

León Trotsky

5 de mayo de 1928

1928. ¿Qué esperar del VI Congreso?

¿QUÉ ESPERAR DEL VI CONGRESO?

León Trotsky

17 de julio de 1928

1929. Mensaje entregado a Blumkin

MENSAJE ENTREGADO A BLUMKIN

León Trotsky

Agosto de 1929

1930. El asunto Blumkin. Carta a M & A Rosmer

EL ASUNTO BLUMKIN. CARTA A M. & A. ROSMER

León Trotsky

5 de enero de 1930

1930. Los límites de la verosimilitud

LOS LÍMITES DE LA VEROSIMILITUD

León Trotsky

julio de 1930

1930. [Los trabajadores extranjeros en Francia]

[LOS TRABAJADORES EXTRANJEROS EN FRANCIA]

León Trotsky

2 de mayo de 1930

1930. [Tres cartas a Bertold Grad. Sobre la unificación de la Oposición en Austria y Frey]

[TRES CARTAS A BERTOLD GRAD. SOBRE LA UNIFICACIÓN DE LA OPOSICIÓN EN AUSTRIA Y FREY]

León Trotsky

julio a septiembre de 1930

1934. Carta de Trotsky a Paul-Henri Spaak

CARTA DE TROTSKY A PAUL-HENRI SPAAK

León Trotsky

14 de abril de 1934

1934. Entrevista con Paul-Henri Spaak [carta a L. Lesoil]

ENTREVISTA CON PAUL-HENRI SPAAK [CARTA DE TROTSKY A L. LESOIL]

León Trotsky

18 de febrero de 1934

1934. ¿Socialismo en un solo país?

¿SOCIALISMO EN UN SOLO PAÍS?

León Trotsky

1934

1935. "Etiquetas" y "números"

"ETIQUETAS" Y "NÚMEROS"

León Trotsky

7 de agosto de 1935

1935. La vía de los socialistas revolucionarios. [Prefacio al folleto del mismo título de Fred Zeller]

LA VÍA DE LOS SOCIALISTAS REVOLUCIONARIOS

[PREFACIO AL FOLLETO DEL MISMO TÍTULO DE FRED ZELLER]

León Trotsky

7 de noviembre de 1935

1935. [Discusiones sobre China]

[DISCUSIONES SOBRE CHINA]

Harold R. Isaacs y León Trotsky

agosto de 1935

1936. Carta a Victor Serge sobre diferentes grupos y personalidades en Francia

CARTA A VICTOR SERGE SOBRE DIFERENTES GRUPOS Y PERSONALIDADES EN FRANCIA A PROPÓSITO DE LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO

León Trotsky

30 de juli de 1936

1936. Tras la crisis de los bolcheviques-leninistas

TRAS LA CRISIS DE LOS BOLCHEVIQUES - LENINISTAS

León Trotsky

7 de junio de 1936

1937. Australia y la guerra sinojaponesa

AUSTRALIA Y LA GUERRA SINOJAPONESA

León Trotsky

23 de diciembre de 1937

1937. Declaración sobre el Ejército Rojo decapitado

DECLARACIÓN SOBRE EL EJÉRCITO ROJO DECAPITADO

León Trotsky

12 de junio de 1937

1937. Discusión sobre la cuestión china

DISCUSIÓN SOBRE LA CUESTIÓN CHINA

León Trotsky y otros

11 de agosto de 1937

1937. Japón y China

JAPÓN Y CHINA

León Trotsky

30 de julio de 1937

1937. [El gobierno obrero y campesino]

[EL GOBIERNO OBRERO Y CAMPESINO]

León Trotsky

26 de mayo de 1937

1937. [El libro sobre la revolución china]

[EL LIBRO SOBRE LA REVOLUCIÓN CHINA]

León Trotsky

23 de octubre de 1937

1937. [Epílogo a la discusión sobre la situación china]

[EPÍLOGO A LA DISCUSIÓN SOBRE LA SITUACIÓN CHINA]

León Trotsky

3 de septiembre de 1937

1937. [La guerra sinojaponesa]

[LA GUERRA SINOJAPONESA]

León Trotsky

27 de octubre de 1937

1937. [La lucha contra la guerra]

[LA LUCHA CONTRA LA GUERRA]

León Trotsky

25 de septiembre de 1937

1937. [La sección belga y la guerra sinojaponesa]

[LA SECCIÓN BELGA Y LA GUERRA SINOJAPONESA]

León Trotsky

29 de septiembre de 1937

1937. [Objeciones al libro de Isaacs]

[OBJECIONES AL LIBRO DE ISAACS]

León Trotsky

1 de noviembre de 1937

1939. Carta a Daniel Guérin

CARTA A DANIEL GUÉRIN

León Trotsky

10 de marzo de 1939

1939. La Cuarta Internacional en Francia. Entrevista por CLR James

LA CUARTA INTERNACIONAL EN FRANCIA

(Entrevista hecha por  C.L.R. James en abril de 1939)

Abril de 1939

1939. [Carta a un amigo en Francia]. Carta a Rosmer

[CARTA A UN AMIGO EN FRANCIA]. CARTA A ROSMER

León Trotsky

14 de febrero de 1939

1939. [Discusión sobre la historia]

[DISCUSIÓN SOBRE LA HISTORIA]

León Trotsky [Schüssler y CLR James]

abril de 1939

Años 30 : Materiales de la Oposición Comunista de España, de la Izquierda Comunista Española y de la Sección B-L de España

Materiales de la Oposición Comunista de España (OCE),
de la Izquierda Comunista Española (ICE) y de la Sección Bolchevique-Leninista de España.

 

(Añadimos a estos materiales, por su lucidez histórica, el cartel-programa de la Agrupación Los Amigos de Durruti, encolado en los muros y árboles de Barcelona en abril de 1937, a tiempo de evitar la derrota contrarrevolucionaria de mayo del 37)

A los obreros afiliados a la UGT, a los trabajadores en general, C.E. de la Izquierda Comunista Española (ICE), 1932

A LOS OBREROS AFILIADOS A LA UGT, A LOS TRABAJADORES EN GENERAL
Comité Ejecutivo de la Izquierda Comunista Española (ICE)
octubre 1932

Acerca de las Alianzas Obreras, Redacción revista Comunismo, 1934

ACERCA DE LAS ALIANZAS OBRERAS
Redacción de la revista Comunismo
febrero 1934

Algunas consideraciones sobre la Oposición Comunista, Henri Lacroix, 1931

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LA OPOSICIÓN COMUNISTA
Henri Lacroix
Publicado en la revista "Comunismo", nº 5, octubre 1931

Amigos de Durruti. Cartel-Programa encolado en Barcelona. Abril de 1937

"Las gloriosas jornadas de mayo en Barcelona nos encontraron débiles
organizativamente, pero ideológicamente fuertes y fogueados. Eramos
los únicos, junto con los "Amigos de Durruti", que formulábamos
el plan de acción; el plan de resistencia al complot stalinista-burgués,
es decir, el plan y las consignas de la insurrección proletaria.
Durante esos días no solamente formulamos las consignas generales,
sino también, en nuestras hojas y octavillas, los medios prácticos
para realizarlas: la formación de comites de barrio sobre la base
del Frente Obrero Revolucionario POUM-CNT-FAI. Pero a diferencia de la
dirección del POUM, denunciamos constantemente las traiciones de
la dirección reformista de la CNT-FAI. Los hechos de mayo nos encontraron
también a cada uno en nuestro puesto, es decir, en las barricadas,
con los obreros revolucionarios de Barcelona contra los perros del capital,
los stalinistas: unos en las barricadas del POUM, en las Ramblas, otros
en las barricadas de la CNT, en la casa CNT-FAI."

"El Frente Popular Español abrió las puertas a Franco". 1939. M.Casanova, militante trotskista  durante la guerra civil española.

----------------------------------------

La Agrupación de los Amigos de Durruti fue un grupo anarquista español , creado el 15 de marzo de 1937 por Jaime Balius , Félix Martínez y Pablo Ruiz, como reacción al decreto de militarización de las milicias dictado por el gobierno de la República, y que editará (a partir de mayo de 1937 y hasta febrero de 1938) el periódico El Amigo del Pueblo, ilegalizado tras la publicación de sus primeros números e inspirado en L'Ami du Peuple de Marat. 

La agrupación se formó a partir de la confluencia de una corriente que se pronunciaba, desde la misma prensa de la CNT, contra la colaboración con el gobierno, y otra corriente integrada por milicianos, que volvió a Barcelona para luchar contra la militarización de las milicias; así, la mayor parte de los integrantes de la nueva agrupación serán antiguos miembros de la Cuarta Agrupación de la Columna Durruti, al frente de la cual habían estado Pablo Ruiz, Progreso Ródenas y Eduardo Cerveró, entre otros.

Desde su constitución formal, el 17 de marzo, hasta el 3 de mayo, la Agrupación efectuó diversos mítines (en el Teatro Poliorama el 18 de abril y en el Teatro Goya el 2 de mayo), lanzó diversos manifiestos y octavillas, exigiendo la liberación del dirigente libertario FRancisco Maroto del Ojo, saboteó la intervención de Federica MOntseny en el mitin de la Monumental del 11 de abril, y llenó los muros de Barcelona con carteles que explicaban su programa.   (Extraido de Wikipedia "Los Amigos de Durruti"

 

El 5 de mayo, durante las llamadas Jornadas de mayo de 1937, publicaron esta octavilla:

En las barricadas de la Barcelona de mayo del 37 sólo hubo dos octavillas revolucionarias, ésta y la de la Sección bolchevique-leninista de España (por la IV Internacional)

 

.

Ante las elecciones catalanas, Redacción revista Comunismo, Izquierda Comunista Española, 1932

ANTE LAS ELECCIONES CATALANAS
Redacción revista Comunismo
noviembre 1932

Carta abierta de los Bolcheviques-Leninistas al C.E. del POUM, 1937

CARTA ABIERTA DE LOS BOLCHEVIQUES-LENINISTAS AL COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO OBRERO DE UNIFICACIÓN MARXISTA
abril 1937

Carta de la Izquierda Comunista Española a las Juventudes Socialistas, 1935

CARTA DE LA IZQUIERDA COMUNISTA ESPAÑOLA A LAS JUVENTUDES SOCIALISTAS
6 de abril de 1935

Carta del Comité Nacional de la Izquierda Comunista Española al Secretariado Internacional, 1935

CARTA DEL COMITÉ NACIONAL DE LA IZQUIERDA COMUNISTA ESPAÑOLA AL SECRETARIADO INTERNACIONAL
21 de julio de 1935

Carta del Secretariado Internacional al Comité Ejecutivo de la Izquierda Comunista Española, 1935

CARTA DEL SECRETARIADO INTERNACIONAL AL COMITÉ EJECUTIVO DE LA IZQUIERDA COMUNISTA ESPAÑOLA
julio de 1935

Constitución de la Alianza Obrera en Cataluña, 1934

LLAMAMIENTO CONSTITUCIÓN DE LA ALIANZA OBRERA
Unión General de Trabajadores
Unión Socialista
Izquierda Comunista
Bloque Obrero y Campesino
Partido Socialista Obrero Español
Unió de Rabassaires

enero 1934

Contra la reacción monárquica, el Frente Proletario de lucha, Izquierda Comunista Española,1932

Después de la intentona borbónica:
CONTRA LA REACCIÓN MONÁRQUICA, EL FRENTE PROLETARIO DE LUCHA
Izquierda Comunista Española (ICE)
agosto 1932

Correspondencia de Andreu Nin con Trotsky y Ambrogi

Del verbalismo socialista a la acción, Izquierda Comunista Española, 1934

DEL VERBALISMO SOCIALISTA A LA ACCIÓN
IZQUIERDA COMUNISTA ESPAÑOLA
Enero 1934

Derrotas desmoralizadoras y derrotas fecundas, Andrés Nin, 1935

DERROTAS DESMORALIZADORAS Y DERROTAS FECUNDAS
Andrés NIN
"L'Estrella Roja", 16 febrero 1935

Dos cartas de Moulin al Secretariado Internacional, 1936

DOS CARTAS DE MOULIN AL SECRETARIADO INTERNACIONAL
agosto 1936
septiembre 1936

El congreso del Bloque Obrero y Campesino, 1933

EL CONGRESO DEL BLOQUE OBRERO Y CAMPESINO
Izquierda Comunista Española
julio 1933

El deber del momento, Editorial de "El Soviet" nº 1, 1931

EL DEBER DEL MOMENTO
Editorial de la revista "El soviet" nº 1 octubre 1931

El desarrollo de la revolución española y sus perspectivas, Redacción revista Comunismo, 1933

EL DESARROLLO DE LA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA Y SUS PERSPECTIVAS
Redacción de la revista Comunismo
diciembre 1933

El desarrollo del fascismo en España y la lucha de la clase trabajadora. Por una política justa, ICE, 1933

EL DESARROLLO DEL FASCISMO EN ESPAÑA Y LA LUCHA DE LA CLASE TRABAJADORA
POR UNA POLÍTICA JUSTA
Izquierda Comunista Española
abril 1933

El estalinismo y el POUM en la revolución española, Walter Held, 1937

EL ESTALINISMO Y EL POUM EN LA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA

Walter Held
5 de febrero de 1937

El problema de Cataluña queda en pie, "El Soviet" nº 9, 1932

EL PROBLEMA DE CATALUÑA QUEDA EN PIE
Editorial de "El Soviet" nº 9, 23 junio 1932

El problema de las nacionalidades en Euskadi, José Luis Arenillas, 1934

EL PROBLEMA DE LAS NACIONALIDADES EN EUSKADI
José Luis Arenillas
"Comunismo" nº 38, septiembre 1934

El proletariado español ante la revolución, Andrés Nin, 1931

EL PROLETARIADO ESPAÑOL ANTE LA REVOLUCIÓN
Andrés NIN
1931

El proletariado y el problema de Cataluña, "El Soviet" nº 4, 1932

EL PROLETARIADO Y EL PROBLEMA DE CATALUÑA
Editorial de "El Soviet" nº 4, 12 mayo 1934

II Conferencia de la Oposición Comunista de España (OCE), junio 1931

SEGUNDA CONFERENCIA DE LA OPOSICIÓN COMUNISTA DE ESPAÑA (OCE)
Junio de 1931

PLATAFORMA POLÍTICA DE LA OCE
Tesis sobre la organización del PCE
Tesis sindicales de la OCE
Tesis sobre la cuestión de las nacionalidades
Proyecto de tesis agraria

Informe sobre la fusión de la ICE con el BOC, Jean Rous, 1935

INFORME SOBRE LA FUSIÓN DE LA IZQUIERDA COMUNISTA DE ESPAÑA (SECCIÓN DE LA LCI) Y EL BOC (BLOQUE OBRERO Y CAMPESINO, MAURÍN)
Jean Rous
Octubre 1935

Informe sobre la política de los Bolcheviques-Leninistas en la revolución española, Jean Rous, 1937

INFORME SOBRE LA POLÍTICA DE LOS BOLCHEVIQUES-LENINISTAS EN LA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA
Presentado por Jean Rous a la Conferencia de Ámsterdam del Buró Ampliado del Centro por la IV Internacional
11 y 12 de enero de 1937

La dualidad de poderes en la revolución española: la cuestión de los comités, Moulin, 1937

LA DUALIDAD DE PODERES EN LA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA: LA CUESTIÓN DE LOS COMITÉS
Enero 1937

La huelga general de enero y sus enseñanzas, Ediciones Comunismo, 1933

LA HUELGA GENERAL DE ENERO Y SUS ENSEÑANZAS
EDICIONES COMUNISMO
marzo 1933

La situación actual en España y las tareas de los Bolcheviques-Leninistas por el Buró por la IV Internacional, 1937

LA SITUACIÓN EN ESPAÑA Y LAS TAREAS DE LOS BOLEVIQUES-LENINISTAS
BURÓ POR LA IV INTERNACIONAL
15 de mayo 1937

La situación en España y las tareas de los bolcheviques-leninistas, G. Munis, 1940

LA SITUACIÓN EN ESPAÑA Y LAS TAREAS DE LOS BOLCHEVIQUES-LENINISTAS
G. MUNIS
abril 1940

La situación política española y la misión de los comunistas, III Conferencia de la OCE, 1932

LA SITUACIÓN POLÍTICA ESPAÑOLA Y LA MISIÓN DE LOS COMUNISTAS
III Conferencia de la Oposición Comunista Española
(I Conferencia de la Izquierda Comunista Española)
marzo 1932

La situación política, el peligro fascista y la necesidad del Frente Único del Proletariado, Andreu Nin, 1931

LA SITUACIÓN POLÍTICA, EL PELIGRO FASCISTA Y LA NECESIDAD DEL FRENTE ÚNICO DEL PROLETARIADO
Andreu Nin
"Comunismo", nº 7, diciembre 1931

La Voz Leninista, 5 de abril de 1937. Órgano de la sección Bolchevique-leninista de España (por la IV Internacional)

 "Los que hacen la revolución a medias cavan su  tumba". Saint- Just

 

La Voz leninista, 5 de abril de 1937

 

La clarividencia de los revolucionarios, un mes antes de la contrarevolución de mayo de 1937.

 

 

Las lecciones de la insurrección de octubre, Andrés Nin, 1934

LAS LECCIONES DE LA INSURRECCIÓN DE OCTUBRE
ES NECESARIO UN PARTIDO REVOLUCIONARIO DEL PROLETARIADO
Andrés NIN
"L'Estrella Roja", n 1 de diciembre de 1934

Llamamiento a la clase obrera española, CE de la Cuarta Internacional, 1938

LLAMAMIENTO A LA CLASE OBRERA ESPAÑOLA
Comité Ejecutivo de la IV Internacional
Septiembre 1938

Los acontecimientos de mayo: una revolución traicionada, Lois Orr, 1937

LOS ACONTECIMIENTOS DE MAYO: UNA REVOLUCIÓN TRAICIONADA
LOIS ORR
10 de mayo de 1937

Los comunistas y el momento presente, Andrés Nin, 1931

LOS COMUNISTAS Y EL MOMENTO PRESENTE
A PROPOSITO DE UNAS DECLARACIONES DE MAURIN
Andrés Nin
"El Soviet" nº 2, octubre 1931

Nuestros propósitos, Comunismo, 1931

NUESTROS PROPOSITOS
Redacción "Comunismo"
Mayo 1931

Octavilla de la SBLE repartida en las barricadas durante las jornadas de mayo en Barcelona, 1937

VIVA LA OFENSIVA REVOLUCIONARIA

Nada de compromisos. Desarme de la Guardia Nacional Republicana y de la Guardia de Asalto reaccionarias. El momento es decisivo. La próxima vez será demasiado tarde.

Huelga general en todas las industrias que no trabajen para la guerra hasta la dimisión del gobierno reaccionario. Sólo el Poder Proletario puede asegurar la victoria militar.

ARMAMENTO TOTAL DE LA CLASE OBRERA

VIVA LA UNIDAD DE ACCIÓN CNT-FAI-POUM

VIVA EL FRENTE REVOLUCIONARIO DEL PROLETARIADO

EN LOS TALLERES, FÁBRICAS, BARRICADAS, ETC: COMITÉS DE DEFENSA REVOLUCIONARIA!

Sección bolchevique-leninista de España (por la IV Internacional)

Reacción y revolución en España, Andrés Nin, 1933

REACCIÓN Y REVOLUCIÓN EN ESPAÑA
Andrés NIN
Noviembre 1933

Resolución de la Izquierda Comunista, Comité Ejecutivo ICE, 1932

RESOLUCIÓN DE LA IZQUIERDA COMUNISTA
Comité Ejecutivo de la Izquierda Comunista Española
Noviembre 1932

Resolución del Comité Ejecutivo de la Izquierda Comunista Española, 1935

RESOLUCIÓN DEL COMITÉ EJECUTIVO DE LA IZQUIERDA COMUNISTA ESPAÑOLA
abril 1935

Resolución sobre la situación política y la actuación de la clase obrera, C.E. de la Izquierda Comunista Española, 1932

RESOLUCIÓN SOBRE LA SITUACIÓN POLÍTICA Y LA ACTUACIÓN DE LA CLASE OBRERA
Comité Ejecutivo de la Izquierda Comunista Española
diciembre 1932

Tesis sindicales de la Izquierda Comunista Española, III Conferencia de la OCE, I de la ICE, 1932

TESIS SINDICALES DE LA IZQUIERDA COMUNISTA DE ESPAÑOLA
Tercera Conferencia de la Oposición Comunista de España (OCE), Primera de la Izquierda Comunista
Española (ICE)
marzo 1932

Tesis sobre la dirección oficial del partido, III Conferencia de la Oposición Comunista de España, ICE, 1932

PROYECTO DE TESIS SOBRE LA DIRECCIÓN OFICIAL DEL PARTIDO
Tercera Conferencia de la Oposición Comunista de España (Primera de la Izquierda Comunista Española)
marzo 1932

Tesis sobre la situación internacional y el comunismo, III Conferencia de la Oposición Comunista de España, ICE, 1932

TESIS SOBRE LA SITUACIÓN INTERNACIONAL Y EL COMUNISMO
Tercera Conferencia de la Oposición Comunista de España (OCE), Primera de la Izquierda Comunista Española (ICE)
1932

Tesis sobre las nacionalidades, III Conferencia de la Oposición Comunista de España, ICE, 1932

TESIS SOBRE LAS NACIONALIDADES
Tercera Conferencia de la Oposición Comunista de España (OCE), Primera de la Izquierda Comunista Española (ICE)
marzo 1932

Textos internos del POUM presentados por José Rebull, 1937

TEXTOS INTERNOS DEL POUM PRESENTADOS POR JOSÉ REBULL
1937

Un momento crítico, "El Soviet" nº 10, 1932

UN MOMENTO CRÍTICO
Editorial de "El Soviet" nº 10
30 junio 1932

¡A pesar de todo, viva la revolución española!, Sección española de los bolchevique-leninistas (IV Internacional), 1937

 

 A 70 años de Mayo de 1937: La revolución española ahogada por el Frente Popular

 

¡A PESAR DE TODO, VIVA LA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA! (*)

Sección española de los bolcheviques-leninistas (Cuarta Internacional) 19 de julio de 1937

 

 

(*) Referencia de los bolcheviques-leninistas de España al Manifiesto ¡A PESAR DE TODO!, publicado el 15 de enero de 1919, en el órgano de los espartaquistas alemanes, ya Partido Comunista Alemán, cuando la insurrección obrera de Berlín era aplastada en sangre por orden del socialdemócrata Noske. El mismo día de la publicación de este manifiesto Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht caían asesinados. Sus cuerpos fueron entrerrados en el Cementerio Central Popular, llamado popularmente el “Cementerio del Socialismo”. Este cementerio, donde también descansan los restos de Wilhelm Liebknecht y numerosos militantes obreros, conservó, desde 1926 hasta su destrucción por los nazis en 1935, el legendario Monumento de la Revolución que proclamaba su homenaje a Rosa y Karl con una inscripción: "¡A pesar de todo!" ("Trotz alledem!")